Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

sábado, 12 de junio de 2010

SOLAMENTE UN ECO - ALAN BARCLAY





Solamente Un Eco
Alan Barclay

-
DON LINGARD se alisó cuanto pudo la guerrera del uniforme y golpeó en la puerta
del despacho del comandante en jefe. Esperaba que su llamada habría tenido las
proporciones correctas de decisión y deferencia que se pueden pedir al simple tactac
en el panel de una puerta.
La llamada fue seguida al otro lado de la puerta por un fuerte e indefinible ruido de
origen humano. Don entendió que esto quería decir «¡Adelante!» y entró. La
habitación era larga y estrecha y el comandante en jefe estaba sentado delante de
su mesa, al fondo del cuarto, inclinado sobre unos papeles. Don se adelantó con
firmeza, cosa nada fácil dado el mínimo de gravedad existente en el Asteroide
Cepha III. Se detuvo exactamente en el centro de la mesa, enfrente del comandante,
a un metro de él, y saludó. Transcurrido aproximadamente medio
minuto, el comandante levantó la cabeza. Tenía la cara bastante macilenta y los
ojos de un azul desteñido. Miró a Lingard, observando su correcta rigidez, su impecable
uniforme negro y su único galón.
Lingard, por su parte, notó con disgusto que su superior llevaba desabrochado el
cuello del uniforme.
-¡Gran Júpiter! - exclamó el comandante en jefe finalmente -. ¿Quién demonios es
usted?
- Subteniente Lingard, señor - replicó -. Destacado en la Base Avanzada Cepha
III...> presentándose a usted> señor.
-¿Subteniente, eh? - preguntó el comandante en tono casi admirativo -. ¡Pobre
chico! - continuó inesperadamente -. Aparque en esa silla y cuéntemelo todo. Vaya
derecho al grano, que ahora no está en un escuadrón de entrenamiento.
Plantó sus largas piernas sobre la mesa y se retrepó hacia atrás en la silla.
-¿Qué edad tiene? ¿Veinte? ¿Cuál es su puntuación de entrenamiento?
- Tengo casi veintiuno, señor. Aprobé con el número dos de mi clase el
entrenamiento básico Categoría A en pilotaje y navegación. Seis meses adelantado
en entrenamiento de combate en la Estación de Entrenamiento de la Luna.
Clasificación A en artillería.
- Bien, bien...; y muriéndose de ganas de tener un choque con el enemigo, estoy
seguro.
- Sí señor, naturalmente.
-¿Por qué? - le espetó el comandante en jefe con violencia inesperada.
- No hay más que una posible razón, señor - respondió Lingard titubeando . Para
cumplir con mi deber v avudar a derrotar al invasor - estaba bastante azarado al
decir todo esto.
- Muy propio muchacho, muy propio - aprobó el viejo . Y por supuesto para adquirir
fama, sin duda. Bien, tendrá su oportunidad, aunque yo creo que la atmósfera de
gloria y de muerte predomina más en las unidades de retaguardia que aquí fuera;
pero tengo que decidir lo que voy a hacer con usted... ¿Dijo clasificación A en artillería?
Mientras hablaba apretó un botón y el teléfono de su mesa lanzó una respuesta.
- Hawkins ¿está el capitán Stinson franco de servicio?
- Sí, señor.
- Bien; búscale. Dile que tenga la amabilidad de venir en seguida a verme.
Transcurrieron unos segundos de silencio.
- No me entusiasmo demasiado con la muerte y la gloria - continuó el comandante -.
Tenemos una guerra espacial entre manos desde que sorprendimos al enemigo
merodeando alrededor de los límites exteriores de nuestro sistema y nadie puede
decir que se vea una solución, por el momento. Por tanto, yo pienso que es
necesario para ustedes, los jóvenes, hacer parte de su servicio aquí. Creo justo el
dar una oportunidad a todos los muchachos para que pasen aquí una temporada y
que puedan volver pronto a sus casas en la madre Tierra. Tengo la satisfacción de
decir que la proporción de bajas en mi estación es verdaderamente escasa.
- Pero seguramente, señor, es de vital importancia continuar la lucha resueltamente
- aventuró Lingard.
- Resueltamente - repitió el comandante en jefe más bien para sí mismo-. Sí, eso
está bien, aunque implica la posibilidad de alcanzar una solución. De todos modos,
hablaremos sobre ello más adelante. Por el momento, le voy a nombrar segundo
con el capitán Stinson en su nave.
- Pero señor - protestó Lingard -. Yo estoy clasificado como piloto de guerra de
clase A. No soy un segundo.
- Ya lo sé; pero, sin embargo, hará su primera docena de guardias como segundo
del capitán Stinson.
- Muy bien, señor. A sus órdenes.
- El servicio que haga al lado de Stinson doblará aproximadamente sus
posibilidades de sobrevivir - añadió sonriendo el comandante -. Stinson no
impresiona al mirarle, pero es un buen hombre. Cauto y calculador. Ahora vendrá.
Lingard esperó pacientemente. Se encontraba un poco desorientado por la actitud
del comandante en jefe por la confianza con que le trataba y por su manera de
hablar tan poco marcial.
La aparición de Stinson fue otra sorpresa para Lingard. La primera impresión fue
que era muy viejo. A un muchacho de la edad de Lingard, cualquiera que pasase de
los treinta años le parecía casi senil. Stinson era bajo y algo contrahecho. No
solamente su uniforme estaba considerablemente arrugado> sino que el hombre
que había dentro parecía encontrarse bajo una fuerte depresión moral.
-¡Ah, Stinson! - exclamó el comandante en jefe, mientras el recién llegado le hacía
un saludo negligente. Le presento al subteniente Lingard aquí presente. Está
clasificado como piloto, pero le he nombrado su segundo para que adquiera experiencia.
-¿Otro más ?- dijo Stinson mirando agriamente a Lingard. Preferiría un artillero
experimentado.
- Tenga en cuenta que Lingard lo es de primera clase - respondió el comandante
amigablemente - Tiene una excelente clasificación en artillería.
- Sí, disparando sobre patos sentados - rezongó Stínson. Me falta poco para cumplir
mi tiempo, señor. ¿Por qué quitarme oportunidades encomendándome el
entrenamiento de novatos?
- Es una orden - repuso el comandante, todavía amigablemente.
- Muy bien, señor - contestó Stinson poniéndose firme. ¿Puedo someter
formalmente mi petición para ser trasladado a otra unidad, señor?
- Lo tiene que hacer por escrito y razonándolo - señaló el comandante -> y no se le
concederá. Ahora Ilévese a Lingard a la residencia de oficiales para que se vaya
familiarizando.
- Muy bien, señor - dijo Stinson, saludando. ¿Viene, teniente Lingard?
El hall de la residencia de oficiales era un cuarto muy alegre, circular, y se
encontraba situado a unos metros debajo de la superficie del asteroide. Había gran
cantidad de enormes butacas, de muchas de las cuales surgían las piernas de los
ocupantes> aparentemente inconscientes> y un bar. En las paredes había colgadas
láminas de las que usualmente se ven en las residencias de oficiales jóvenes y
algunos grabados en colores bastante buenos.
Estos grabados eran evidentemente obra de un verdadero artista y todos trataban
del mismo asunto. Uno de ellos llevaba el título «¿Es este cl enemigo?»
Representaba a una criatura parecida a un pulpo, con grandes ojos amenazadores>
saltones, como de loco. En otro decía: «¿O quizá este?», y representaba un tipo
como un cocodrilo montado sobre un scootcr> delgado como un lápiz y con una
larga y estrecha cola color humo azulado. Ese cocodrilo estaba disparando un
desintegrador. El tercer dibujo mostraba un animal marino, rechoncho> pero de
expresión inteligente, flotando en un barco rodeado de un líquido bulboso.
- Entonces, ¿es verdad que nadie los ha visto nunca? - preguntó Lingard-. ¿O es
que, al menos, nadie ha vivido lo suficiente para explicar cómo son?
- Vamos a tomar una copa - le invitó Stinson, que no parecía tener muchos deseos
de entrar en discusiones sobre este asunto.
Al día siguiente la unidad operó durante veinte horas seguidas. Lingard llegó a la
sala de tripulación con media hora de anticipación> cruzó el rastrillo exterior y entró
en la nave, que se encontraba en el túnel.
A pesar de ser muy temprano, Stinson ya estaba allí. El hombrecillo se dedicaba a
revisar el armamento y, al verle, le saludó con un gruñido.
Lingard ocupó el puesto del artillero y empezó a trabajar en las piezas. Estuvo
comprobando cómo los largos y pulidos cañones se deslizaban suavemente en sus
montajes y les hizo girar a derecha e izquierda> manejando los controles. Los
mecanismos de carga movían sus brazos de acero con un chasquido cuando
Lingard probaba su funcionamiento. Finalmente quitó la cubierta y vió con disgusto
que se trataba del viejo tipo Mark 1 en lugar del moderno Mark III, con control
automático, como él esperaba hallar.
Lingard hizo notar esto a Stinson, mientras se ayudaban mutuamente a colocarse
los uniformes de vuelo.
- Ese modelo tiene por lo menos media tonelada de lastre inútil y nos acorta
considerablemente la aceleración - apuntó Lingard.
- Tenemos autorización del comandante en jefe para desecharlo - contestó
Stinson. Mejor será que se ajuste el cinturón de vuelo.
Ocupó el puesto del piloto. Puso en marcha los motores y empezó a llamar a la
torre de control pidiendo vía libre.
Lingard no apartaba la vista del cronómetro Cuando el segundero llegó al punto
indicado, Stínson, sin hacer ninguna ceremonia, apretó el botón para ponerlo en
marcha.
Permanecieron un instante bajo el sonido atronador de los motores y, de repente,
una mano gigantesca pareció asir a la aeronave y la lanzó con una fuerza increíble
a lo largo del túnel, hacia el silencio y la negrura del espacio. Un momento después
Stinson cortó los gases para dejar los motores en un susurro, niveló, con el plano
de la eclíptica por horizonte, y puso rumbo a los límites exteriores del contorno del
asteroide.
- Bueno, Lingard - le dijo Stínson con mucha menos acritud de lo usual en él -, este
es el momento para el que ha vivido v se ha entrenado todos estos años. ¿Cómo lo
encuentra?
- Me tengo mucho sentido de la realidad - admitió el otro francamente -, sino
cuando mi cabeza se lo recuerda al estómago, y entonces siento como si un
enjambre de mariposas diese vueltas a mi alrededor.
- Lo mismo me pasa a mí - añadió Stinson, solo que yo las tengo todo el tiempo.
¿Desea usted preguntar algo?
- Lo menos un millón de cosas - replicó Lingard con vehemencia -. Para empezar,
¿cuál es nuestra área de acción?
- Está ahí, en el mapa - le respondió -. En el esquema de los trabajos de patrulla no
tiene importancia mil millas más o menos. El enemigo trata de engañarnos llamando
nuestra atención sin dar la cara desde el sector de Aries; por tanto, trace primero
una raya desde el Sol hacia Aries después tome un punto en esa línea que esté justamente
por fuera de los asteroides v trace un círculo cuyo centro sea un punto en
ángulo recto con la línea. Dándole a ese círculo un grosor de dos millones de millas
tendrá nuestro volumen del área de patrulla.
- Excepto que no me ha dicho el radio del círculo.
- De momento, cuarenta millones de millas. Puede calcular el número de naves que
serán necesarias para explorar ese espacio> teniendo en cuenta que cada
explorador puede inspeccionar un cuarto de millón de millas, en vez de medio millón>
que es lo que dicen los libros.
Lingard explicó que en la base le habían dado para hacer unos cálculos en que
intervenían integrales dobles..
- Me temo que si calcula la duración máxima de nuestro raid. con relación al
consumo de gasO~1> comida y aire para la tripulación> va a tener que manejar una
buena cantidad de complicadas matemáticas> pero la cosa es que podamos estar
en posición durante ciento cincuenta horas \--añadió en tono amargo - los expertos
han probado matemáticamente que no necesitamos mucha comida durante el raid,
y no me sorprendería mucho que dentro de poco demostraran que tampoco
necesitamos aire.
-¿Suele haber muchos navíos enemigos que atraviesen por nuestra pantalla
durante el raid?
- Bastantes, pero nuestra misión es principalmente descubrirlos v transmitir la
información, aunque también debemos destruir los que nos sea posible. Muchos
pasan sin que podamos controlarlos y, una vez que señalamos su paso> los
muchachos de la Defensa de Retaguardia se encargan de ellos. Fíjese que pasan
muchos más de los que dicen las noticias, y yo he encontrado muchachos que
aseguran que han tocado en Marte - y tras una pausa continuó -: Ahí tiene la lección
número uno: Descubrirlos, señalarlos y atacarlos> si se tiene ventaja. Y ahora
le voy a dar la regla número dos (no es una regla oficial, es de mi propia cosecha,
pero es vital): Un Gobierno bienhechor y con buena intención nos ha provisto de
ropa apropiada> que es la que llevamos ahora, y debemos hacer todo lo posible
porque vuelva a la base intacta y con nosotros dentro. El gasoil, se supone que es
el necesario para que podamos volver> si...
-¿Por qué se supone?- interrumpió Lingard un poco irritado -. Tenemos la certeza
de que el gasoil será suficiente. Está previsto para esto. Hace siete años> el capitán
Graham volvió después de cinco días y medio de crucero...
- Está bien> muy bien - protestó Stinson-. En efecto, está previsto para volver a
casa, y yo me alegraré de que vuelva> tanto como usted mismo. Pero volverá si
conserva fría la cabeza después de haber sido atacado; si se acuerda de su propia
posición v velocidad de su base, y si es capaz de calcular mentalmente geometría
esférica v de trazar una ruta a ojo. De acuerdo totalmente con usted sobre esto, y
creo que la ciencia es maravillosa. ¿Puedo volver ahora a lo que estaba diciendo?
- Seguro - asintió Lingard.
- Si nos toca una sola vez la onda D del enemigo, somos un par de pollos asados.
Fíjese que se derrama todo el gasoil en los motores y en los tanques y convierte la
nave en un pequeño punto de luz que nadie nota, pero desde el momento del
impacto hasta la voladura total no transcurre más de un cuarto de minuto, que es el
tiempo que tarda la materia en hervir. ¿Me sigue?
- Sí, le sigo - dijo Língard ~
- Bueno, ahora métase bien esto en la cabeza y no lo olvide; si alguna vez veo que
estamos a punto de ser asados, daré la voz de tirarse. Se me oirá perfectamente,
porque chillaré con todas mis fuerzas. Mientras doy la orden apretaré el botón para
que se abra la salida de urgencia. Después, le volveré a decir por segunda vez que
se tire. Esta segunda vez ya tiene que estar fuera, antes que yo abra mi trampa.
¿Está claro?
- Muy claro, señor; da la orden de tirarse, la primera vez cuando aprieta el botón, y
la segunda, después de abrirse la salida de emergencia.
- Exactamente, tómese un poco de tiempo para meter bien esto en su imaginación,
porque cuando suceda, será tan repentino que le prometo que no intentaré siquiera
repetirlo una tercera vez, y sin enterarse se encontrará ya cocido. Si llega a oírme
por tercera vez, será únicamente un eco.
Alcanzaron posición después de cuarenta horas de economizar en lo posible el
combustible, empleando velocidades estudiadas para conseguir la velocidad cero
con relación a la línea Sol-Aries. Una vez alcanzada, colocaron en posición el rayo
localizador y permanecieron inmóviles mientras exploraban el espacio a su
alrededor, por encima y por debajo. Permanecieron tres horas en esta posición de
observación. Stinson dedicó el tiempo libre a calcular el importe de sus pagas
atrasadas y las gratificaciones que le debían, y a hacer planes muy complejos
concernientes a su futura vida civil. Cuando se cansaba de esto, se dedicaba a leer
libros sobre fotografía. Lingard, durante la primera hora, estuvo observando el
pálido resplandor violeta en el globo indicador de tres pies de diámetro, con una
especie de ansiedad temblorosa; pero a medida que pasaron las horas (y los días)
su entusiasmo bajó mucho de nivel.
- Tómalo con tranquilidad, hijo - le aconsejó Stinson mirándole por encima de su
libro -. Tendremos que hacer cuatro o cinco raids sin cazar ni una sola cosa.
Cuando menos lo piensas v cuando empiezas a creer que todo es un mito, te aparece
uno a cien millas de distancia.
El hecho fue que en este raid no vieron la menor señal del enemigo. Sin embargo,
en el raid siguiente, al segundo día, vieron dos oscuras burbujas temblorosas
flotando dentro de los márgenes de su globo.
- Ahí los tiene - dijo Stinson sin demostrar ninguna emoción -. Son un par de
Jackoes.
- Bueno, vamos detrás de ellos - gritó Lingard. Stinson contempló las burbujas
durante un buen rato.
- No serviría de nada, están en los límites de nuestra esfera y saldrán de ella en
veinte minutos. Lo único que tenemos que hacer es comunicar la dirección y
velocidad a la base.
Procedieron a mandar la señal correspondiente y medio día después se enteraron
de que los intrusos habían sido exterminados por la Defensa de Retaguardia.
En el cuarto raid solo un pequeño aparato enemigo atravesó la pantalla. Aunque
pasó muy cerca de ellos, Stínson no se molestó en seguirlo.
Después del sexto raid, y como ocurriese lo mismo, Língard pidió que lo trasladaran
a otra nave.
- Denegado - respondió el comandante en jefe frunciendo el entrecejo -. Denegado,
y no crea que es por lo que le queremos, joven luchador. Es porque cuesta mucho
dinero al Gobierno instruirle y construir la nave en que sirve, y no tiene derecho a
suicidarse. No estamos haciendo esta guerra para divertirle. ¿Sabe?
- Señor - preguntó Lingard desesperado -. ¿Puedo hacerle una pregunta?
- Todas las que quiera.
- Supongamos que en lugar de esta política cauta de que lo primero es conservar la
vida, les diésemos caza como a diablos, los persiguiéramos con energía, los
empujásemos hasta sus guaridas y los machacáramos sin descanso; ¿no cree que
pronto abandonarían la guerra y se quedarían en sus casas? Creo que al final nos
resultaría más barato en hombres y en naves.
- Es un buen argumento - admitió el comandante -, pero hay razones por las cuales
no marcharía bien su sistema. La más importante es que, en mi opinión, no tienen
casas donde guarecerse.
Lingard se quedó pensativo ante esta contestación.
- Yo digo (y esto es una opinión enteramente particular) que ellos han venido a
través del espacio desde otro sistema. Creo que ellos, o tal vez los abuelos de la
presente generación de Jackoes, se han visto obligados a abandonar el planeta
donde vivían. Creo que toda su raza ha estado cruzando el espacio, desde la
estrella en que vivieron, durante decenas o centenas de años, buscando otra
residencia donde establecer su hogar. Estoy por apostar que si usted llegase a descubrir
su guarida (cosa que nadie ha hecho hasta ahora) encontraría una flota
completa a varios millones de millas. Muchas y grandes naves, montañas de ellas,
infinidad de Jackoes de todas formas y tamaños> sentados sobre todo lo que pueda
ser útil para sentarse, mirando para acá y pensando si al fin habrán llegado a su
tierra de promisión. No, Lingard, sea lo que sea lo que les hagamos, nada los hará
retroceder. El quedarse es su única esperanza.
- Entonces, ¿cuándo terminará?
- No lo sé - respondió el comandante en jefe -. Puede ser que dure para siempre.
Dos días después Lingard y Stinson se encontraban de nuevo patrullando. Los dos
estaban observando el sector que les correspondía. En el borde de la esfera del
localizador, próximamente en la vertical, por encima de ellos, una pequeña burbuja
era perseguida por otras tres mayores.
- Esto es un Jacko que se ha metido en nuestras líneas. Ha venido a dar un vistazo
y quizá ha llegado hasta la Tierra y ahora está tratando de salir otra vez. Las tres
burbujas grandes son nuestras naves de caza que lo van persiguiendo. Al pobre lo
van a atrapar en cinco minutos. ¡Fíjese!
Las cuatro burbujas navegaron suavemente por el interior luminoso de la esfera. De
los tres perseguidores, uno estaba algo por encima del Jacko y sus otros dos
compañeros se encontraban por debajo, pero todos ellos marchaban en sentido
convergente.
- Estos son los nuevos destructores de cazas tipo Pluto - dijo Stinson -. Van
pilotados por ocho hombres armados con proyectores de onda-D. Ahora será en
cualquier momento.
- Nunca pude comprender cómo se las componen para montar aparatos de onda-D
en naves tan pequeñas como estas. ¿Cómo puede la tripulación aguantar el
retroceso y el fogonazo de tan fuerte radiación?
- Bueno, por supuesto, las naves son bastante mayores que esta lata de sardinas y
llevan el proyector montado en las mismísimas narices. Lo manejan por medio de
control a distancia con una gran cantidad de material aislante entre él y la
tripulación.
- Pensándolo bien - reflexionó Lingard -, los exploradores Jackoes montan tubos de
onda-D.
- Así es - dijo Stinson -, ¿eso lo ha discurrido usted solo?
- Pero...
- Hay dos contestaciones a esta pregunta. La respuesta más fácil es que los
Jackoes aguantan muy bien esta radiación tan fuerte. Yo sé que el personal de
nuestro Cuartel General está a favor de esta teoría; de hecho hablan como si a los
Jackoes nada les gustara tanto como bañarse en fuertes radiaciones dos o tres
veces al día.
- Usted no está muy conforme con eso, al parecer.
- Yo... Ciertamente que no. Le diré lo que pienso. Creo que cualquier Jacko que
lanza la onda-D, desde un recinto cerrado, como una de sus naves, muere unas
seis semanas después, lo mismo que nos ocurriría a nosotros. Es más, sé que los
pilotos de combate de los Jackoes lo saben y por eso siempre se baten hasta el
final y cuando se ven derrotados vuelan sus naves. Mire el aspecto de este
individuo, dijo señalando la pantalla de observación. Está tratando de atacar a
nuestras naves antes de que lo abatan, aunque debe reconocer que no tiene
ninguna probabilidad de escape... Mire, ahí va.
Según miraban, la pequeña burbuja que había empezado a balancearse en un
estrecho arco, comenzó a hincharse de un modo desmesurado y, por fin, reventó.
Ya no estaba allí.
- ¡Pobre! - exclamó Stinson.
- Algunas veces pienso que usted ama a estas criaturas - le dijo Lingard mirándole
un poco irritado.
- No las odio tanto como usted - fue la respuesta -. Aun cuando parecieran
cocodrilos, pulpos o tuvieran dos cabezas y las bocas en sus estómagos, todavía
pensaría que son bastante buenos chicos. Antes que sus naves se pongan en
marcha, deben saber que no tienen ninguna probabilidad de sobrevivir. Si disparan
el proyector, se asan, y aunque no se asasen, la posibilidad que tienen de atravesar
nuestras líneas y poder volver a su base es mínima. Y a pesar de todo, vienen.
- Entonces, ¿por qué continúan viniendo?
- Es fácil de explicar. Por ahí, en alguna parte, tienen grandes naves llenas de
municiones, de papás, de pequeños hermanos y hermanas, y quizá de novias y
madres, si sus leyes biológicas son iguales a las nuestras. Y si están tratando de
encontrar un hogar para todos estos seres, ¿no haría usted lo mismo, aunque
cualquiera otra criatura, cualquiera otra clase de animal, persistiera en cruzarse en
su camino?
- Sí, lo supongo - dijo Lingard, y tras pensar un momento sobre ello, preguntó -:
¿Cómo es que cualquiera que vuelve a su casa, en la Tierra o en Marte, no habla
de esa manera?
- Porque vuelven asustados de los Monstruos del Espacio.
-¿Y cómo va a acabar esto?
- Se lo diré - dijo Stinson inesperadamente -. ¿Usted sabe lo que sucede cuando
dos chicos mayores se encuentran por primera vez? Se suelen hacer muecas el
uno al otro, se pelean, se sacan la lengua y se dan buenos coscorrones; pero el resultado
es que se hacen buenos amigos. Cada uno mide las fuerzas del otro,
descubren que son los dos humanos y decentes, normales e interesados en las
mismas cosas. En seguida intiman y se dedican a cambiarse las canicas y las
navajas. Bien, hay que reconocer que este es el actual estado de cosas entre
nosotros y los Jackoes. Nos estamos dando puñetazos en las narices unos a otros,
corre la sangre (lo malo es cuando se trata de la nuestra) y, al final, cada bando
decidirá que el otro pertenece a una raza decente y normal y merecedora de
respeto, y que, después de todo, h% sitio para ambos en este pequeño sistema.
Cuando se empieza a creer que todo es un juego, cuando se han hecho por lo
menos ocho o diez raids y parece que los Jackoes son un mito, por encuentras
uno, que probablemente se le ve a no más de quinientas yardas por la banda de estribor.
De hecho, en el noveno raid de Lingard apareció uno. Stinson fue el primero en
señalarlo.
- Esto debe despertar tu alma heroica - dijo a Lingard -. Me parece que, por fin,
vamos a tropezar con algo en nuestro camino.
Lingard se desplazó para mirar mejor el localízador.
-¿Dónde está?
-¿Ves esa mole, la que se está moviendo?
- Es otro bloque de roca - protestó Lingard.
- Conforme, es un bloque de roca, pero silo miras con atención verás que cambia
de forma... ¡Allí! Observa esas dos manchitas que hay detrás. Algunas veces se
funden con el bloque principal, pero frecuentemente parece que se desprenden.
Deben de ser un par de Jackoes tratando de hacer alguna jugarreta. Han cogido un
trozo de asteroide moviéndose en una ruta inferior aceptable y lo están abrazando
con la esperanza de poder atravesar nuestra pantalla, aún no descubierta por ellos.
Lingard miró con atención. Ahora podía ver claramente que aunque las dos
pequeñas manchas parecían casi siempre formar parte de la masa principal, con
mucha frecuencia se separaban por un instante. Calculó la ruta que seguían y vio
que iban a pasar muy cerca de ellos.
- Van a pasar muy cerca de nosotros - dijo -. ¿Daremos la señal?
- Todavía no - respondió Stinson-. Lo primero de todo, coloquémonos lo más cerca
posible del paso de ese trozo de material de construcción.
Apretó unos botones y puso en marcha la nave, deslizándose hacia la parte baja de
la órbita del asteroide. La burbuja movediza que había en el centro de la masa
luminosa se columpió hacia atrás y hacia adelante, hasta que, al cabo de diez
minutos, empezó a moverse directamente hacia el centro. El trozo de roca> que
parecía tener unos 200 pies de diámetro, venía ahora en línea recta hacia la nave.
- Desconectaremos el localizador por un momento - dijo Stinson-. La roca está
ahora entre nosotros y ellos> pero queda una probabilidad de que la punta de una
de sus antenas asome por encima del techo. Dentro de media hora podremos verla
directamente con el telescopio.
Efectivamente, media hora después pudieron localizar la roca con el telescopio, y
veinte minutos más tarde, pudieron verla a simple vista. Un monstruo espeluznante,
girando suave y continuamente, con grandes placas metálicas y cristalinas que
brillaban intensamente cuando les daba el sol.
Stinson hizo que su nave se emparejase rápidamente con la roca y> al mismo
tiempo, trató de entorpecer la marcha de la nave más próxima.
- Bueno, hijo, por detrás de esa roca hay dos naves Jackoes. Voy a rodearía un
poco para ponerme en posición de hacer un disparo que no falle al que tengamos
más cerca de los dos. No puede haber discusión ni titubeo, lo tiene que aniquilar
con el primer disparo, y a continuación le pondré en línea con el segundo para que
se lo cargue también. Tiene que ser rápido, limpio y no fallar ningún disparo. Nada
de fantasías.
-¡De acuerdo, capitán! - exclamó Lingard con entusiasmo, dirigiéndose hacia
adelante a la posición del apuntador y tomando los mandos de los cañones.
-¿Tiene el traje de salto bien ajustado? - dijo la voz de Stinson en la radio interior.
- Seguro - contestó Lingard.
- Recuerde que podemos ser tocados. No olvide lo que le dije sobre el lanzamiento
en caso de emergencia.
- No habrá que lanzarse - gritó Lingard -. Póngame usted exactamente medio
segundo en línea con cada uno de esos monos> los haré papilla.
- Es lo que tiene que hacer - graznó el otro -. Allá vamos.
Los motores zumbaron brevemente y la pequeña nave se deslizó a lo largo de la
roca. Una explosión de los motores los lanzó fuera de la sombra. Otra explosión de
los tubos laterales les imprimió una sacudida y les hizo dar la vuelta...
Allí estaban los Jackoes. A una distancia no mayor de 100 yardas se encontraba
una masa bulbosa y rojiza, otra más allá, por encima, y otra por debajo.
- ¡Diablo! - exclamó Lingard-. Ahí hay tres.
- Ya no podemos volvernos atrás - gritó Stinson-. Ahí tienes al más cercano.
Cárgatelo.
La nave dio una sacudida cuando Lingard la colocó en línea. Tomó el control del
cañón con manos sudorosas v enfocó la cruz amarilla del visor al centro de la
barriga de la nave más cercana.
No se acordó de apretar el botón para disparar, pero debió de hacerlo de una
manera inconsciente, puesto que la nave enemiga tembló al recibir el impacto de la
descarga fisionable. El Jacko pareció estallar.
-¡El siguiente' .- gritó Stinson entusiasmado -. Vamos con el siguiente.
Hizo girar el morro de la nave. El segundo enemigo estaba más lejos, por lo que el
piloto tuvo unos cuantos segundos para prevenirse. Una delgada llama azul salió
proyectada por el costado y la nave quedó enfilada al enemigo.
--Anda con él! - vociferó Stinson.
Lingard hizo girar el cañón para intentar un tiro de flexión. El blanco aceleró
justamente cuando él disparó y la carga no le alcanzó por pocas yardas. Dio un
tirón de la palanca para volver a cargar y oyó el zumbido de los pesados proyectiles
_al entrar en la recámara. El Jacko aceleró y se revolvió, lanzando pequeñas llamas
por sus motores laterales.
- No tire ahora - ordenó Stinson con calma -. No puede acertarle mientras esté
acelerando y bailando como una peonza> pero cuando empiece a virar hacía atrás>
en dirección opuesta, habrá un solo momento en que se quede quieto; espere ese
momento.
Lingard esperó siguiendo con la vista el rojo barco. Esperó un largo momento. Lo
suficientemente largo que pudo pensar dónde diablos se había metido la otra nave
enemiga. Entonces, el blanco se inmovilizó, su movimiento relativo bajó casi hasta
cero. Lingard accionó las palancas y los proyectiles salieron silbando. Durante los
dos minutos que siguieron al disparo el morro del enemigo se salió un poco de la
visual, pero no lo suficiente para quedar fuera del alcance de sus proyectiles
fisionables de acero. En su costado se abrieron seis agujeros. Dio la vuelta
violentamente al recibir el impacto y> de repente, lanzó una gran llamarada blanca.
-¡Le di! - gritó Língard.
Stinson no dijo ni una palabra. Estaba tecleando en los botones de disparar.
La nave dio con mucha rapidez una vuelta muy cerrada. Lingard se abatió contra el
asiento.
-¿Dónde está la tercera nave ?- preguntó.
- Hijito, está exactamente en nuestra cola - dijo Stinson con voz agria. Agárrate bien
a lo que puedas, que te vas a zarandear un poco.
La nave empezó a bajar y subir rápidamente describiendo grandes círculos. El
asteroide junto al cual empezó la batalla estaba ahora a muchos cientos de millas.
Por tres veces, un destello de llama azul metálico pasó por delante de las troneras
de observación.
- No anda muy listo con su onda D - observó Lingard -. ¿No puede girar más, para
que yo le pueda disparar?
- No hay la menor esperanza. Estos Jackoes son capaces de aguantar una fuerza
centrífuga mucho mayor de cuanto nosotros podemos soportar y pueden girar en
círculos más pequeños.
Una vez más, la aguja de luz azul pasó junto a ellos. Un segundo después la vieron
brillar justamente delante, y esta vez no era un destello momentáneo, sino un rayo
atravesado como una espada en su camino. Stinson dio un fuerte impulso a los
motores para elevar la nave y hacerla pasar por encima.
- La ventaja del rayo es que lo pueden dirigir hacia adelante para que tengamos que
meternos en él. ¿Qué es esto? ¡Gran Júpiter! Hemos sido tocados. Esta vez nos
dieron en la cola.
Se produjo una explosión imponente al tiempo que volaba uno de los motores
propulsores.
- Estamos alcanzados, hijo - chilló Stinson -. ¡Salta!
Lingard palpó la válvula de su casco para comprobar que estaba bien seguro v dio
un puñetazo en el botón de lanzamiento. Los cierres de la compuerta volaron con
un zumbido al tiempo que Stinson vociferaba de nuevo:
-¡Salta!
El chorro de aire que se proyectó levantó a Lingard y lo lanzó al espacio.
-¿Estás bien, hijo? - preguntó la voz de Stinson, por medio del intermicrófono, un
momento después.
- Creo que si - replicó Lingard.
- Bueno, espero que sabrá todo lo que tiene que hacer para volver a la base
utilizando su traje de salto.
- Me gustaría mucho que me lo repitiese, capitán.
Se encontraban flotando en la nada> en el negro vacío, y aunque Stinson no debía
encontrarse a muchas yardas de él, no podía verle.
- Muy bien, escuche. Tome la línea Sol-Aries como dato. ¿Se acuerda de las
coordenadas de la base cuando salimos?
- Ya lo creo - las recitó Lingard.
-¿Y de las coordenadas de nuestra nave, antes de empezar el ataque?
- Sí; pero nos hemos desplazado bastante desde entonces.
- No tanto como para que importe. ¿Conforme? El trabajo más difícil va a ser el
hacer una estimación periódica de su velocidad. Use el pequeño velocímetro que
tiene en el bolsillo exterior del traje de vuelo. Haga tantas comprobaciones de
velocidad como pueda. Hágalas continuamente, no tiene mucho más que hacer.
Cuando crea que se encuentra a menos de mil millas de la base empiece a mandar
mensajes por el microrradio. No esté todo el tiempo conmutado, envíe un mensaje y
desconecte. Espere diez minutos y envíe otro. Ahora, sobre todo, mucha
tranquilidad. Verifique la velocidad constantemente y llegará en nada de tiempo a
casa.
- Gracias, capitán - dijo Lingard agradecido.
La voz de Stinson, a pesar de ser áspera, había contribuido a elevar su ánimo
considerablemente.
-¿Está escuchando, Lingard? - se oyó la voz de Stínson un momento después> que
ahora era apremiante.
- Seguro.
- Hace un momento vi sobre mi cabeza un destello de ese maldito motor. Parece
que todavía anda rondando. Mientras no acelere> pareceremos en su localizador
unos restos de nuestra nave.
Durante diez minutos Lingard se sintió arrastrado por el espacio. Empleó el tiempo
en tratar de medir la velocidad. Sabía la velocidad y la dirección de la nave antes
que empezase el ataque, pero no tenía ni idea de lo que pudieran haber avanzado
durante el combate y, además que, naturalmente, habría que añadir una
componente adicional de velocidad debido al impulso del aire que lo lanzó fuera de
la nave. El asteroide, aunque era grande, pronto dejaría de verse y la única pieza de
los restos de su nave que podía ver era una andrajosa y retorcida plancha de
duraluminio que parecía colgar sobre su cabeza a unos 200 metros.
-¿Me está usted oyendo, hijito? - sonó la voz de Stinson de un modo extraño y con
un acento como de resignación.
- Sí - respondió Lingard.
- Ese Jakko me ha localizado. Ahora su nave flota muy cerca de mí. No cabe la
menor duda; en este momento ha dado un golpe en las troneras de sus motores
para virar en redondo. Quisiera saber si consigue detectar mi radio. Lo único que
puedo hacer es no moverme de donde estoy> a ver si me toma por muerto. La nave
tiene la punta anterior de cristal y veo que hay dentro una cosa que se mueve... Tal
vez voy a ser yo el primer ser humano que vea un Jacko... Parece que está
haciendo girar la torreta de tiro, pero espero que sea solamente una pre...
En ese instante la radio enmudeció. Con el rabillo del ojo Lingard vio un rayo de luz
diminuto. Pocos segundos después vio una llama larga y delgada que barrió toda la
nave y desapareció hacía el exterior.
Lingard siguió con mucho cuidado su ruta hacia la base, donde lo recogieron tres
días y medio después. Dos meses más tarde volvió a salir de patrulla, esta vez
como capitán de la aeronave.
En su primer raid le dijo a su segundo:
-¡Ah! Y si en alguna ocasión le parece oírme decir por tercera vez que abandone la
nave será solamente un eco.


http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!