Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

domingo, 31 de julio de 2011

EL ENEMIGO Damon Knight







EL ENEMIGO
Damon Knight



La nave espacial estaba posada en una esfera de roca en medio del cielo. Había un
resplandor en Draco; era el sol, a seis billones de kilómetros de distancia. En el silencio,
las estrellas no parpadeaban ni fluctuaban: ardían, frías y distantes. La estrella polar
resplandecía allá arriba. La Vía Láctea era un arco iris congelado sobre el horizonte.
En el círculo amarillo de la cámara neumática aparecieron dos figuras, ambas de mujer,
de rostros pálidos y duros detrás de los visores de los cascos. Llevaron un disco
plegable de metal a cien metros de distancia y lo montaron sobre tres altos aisladores.
Volvieron a la nave, moviéndose ágilmente de puntillas, como bailarinas, y salieron otra
vez con una abultada colección de objetos envueltos en una membrana transparente.
Sellaron la membrana al disco, y la inflaron a través de un tubo desde la nave. Los
objetos que había dentro eran artículos domésticos: una hamaca con armazón de
metal, una lámpara, un aparato transmisor y receptor de radio. Las dos mujeres
entraron en la membrana por la válvula flexible y pusieron en orden los muebles. Luego,
con cuidado, llevaron allí los últimos objetos: tres tanques con cosas exuberantes y
verdes, dentro de burbujas protectoras.
Bajaron de la nave un vehículo con forma de araña, con seis enormes ruedas infladas, y
lo dejaron montado sobre tres aisladores.
El trabajo había concluido. Las dos mujeres se detuvieron frente a frente junto a la casaburbuja.
La mayor dijo:
- Si descubres algo, quédate aquí hasta que yo vuelva dentro de diez meses. Si no,
deja el equipo y regresa en la cápsula de emergencia.
Las dos miraron hacia arriba, donde se movía una tenue chispa contra el campo de
estrellas. La nave madre la había dejado en órbita antes de aterrizar. Si fuese
necesario, podía ser llamada por radio para que aterrizase automáticamente; de lo
contrario, no había necesidad de gastar combustible.
- Comprendido - dijo la más joven. Se llamaba Zael; tenía quince años, y ésta era la
primera vez que salía de la nave espacial para quedarse sola. Isar, la madre, caminó
hasta la nave y entró sin mirar atrás. La compuerta se cerró; arriba, la chispa flotaba
hacia el horizonte. Una breve explosión de llamas levantó a la nave madre, que empezó
a girar y a subir. La antorcha se inflamó otra vez, y en unos pocos momentos la nave
era sólo una estrella brillante.
Zael apagó la luz de su traje y se quedó allí en la oscuridad, bajo la enorme semiesfera
del cielo. Era el único cielo que ella conocía; como su madre, y la madre de su madre,
Zael había nacido en el espacio. Siglos atrás, expulsado de los mundos grandes y
verdes, su pueblo se había vuelto austero, como los campos de estrellas entre los
cuales vagaba. En las cinco grandes ciudades del espacio, y en Plutón, Titán, Mimas,
Eros y mil mundos menores, ese pueblo luchaba por su existencia. Eran pocos
habitantes; la vida era dura y breve; no era ninguna novedad para una niña de quince
años quedarse sola en un planetoide para buscar minerales.
La nave era una chispa borrosa que ascendía describiendo una larga curva hacia la
eclíptica. Allá arriba, Isar y sus hijas tenían que distribuir cosas y llevar cargamentos a
Plutón. Gron, la ciudad de ellas, las había enviado a este largo viaje para que realizaran
un estudio. El planetoide, en su excéntrica órbita cometaria, se acercaba al sol por
primera vez en veinte mil años. Después de llegar a ese sitio sería una tontería no
perforar minas en la superficie del planetoide y sacar lo que tuviese valor. Una niña
podía hacer eso, y estudiar además el planetoide.
Sola, Zael se giró impasible hacia el artefacto de seis ruedas. Podría haber descansado
un poco en la casa-burbuja, pero le quedaban unas horas de traje, y no había
necesidad de desperdiciarlas. En la leve gravedad pudo saltar fácilmente a la cabina de
conducción; encendió las luces, y puso en marcha el motor.
El vehículo arácnido se arrastró sobre sus seis ruedas de amortiguación individual. El
terreno era asombrosamente quebrado; agujas y cráteres gigantes se alternaban con
hondonadas y grietas, alguna de diez metros de ancho y cientos de profundidad. Según
los astrónomos, la órbita del planetoide pasaba cerca del sol, quizá más cerca que la
órbita de Venus. Ahora mismo la temperatura de las rocas era de apenas unos pocos
grados sobre el cero absoluto. Ese era un frío más intenso que todos los que Zael había
experimentado en su vida. Lo sentía en los pies a través de los largos clavos aislantes
de las suelas de las botas. Las moléculas de cada piedra se habían inmovilizado; el
mundo era un congelado bostezo de hambre.
Pero en otra época había sido un mundo cálido. Allí estaban las señales. Cada vez que
pasaba por el perihelio, las rocas debían de resquebrajarse una y otra vez, produciendo
esta pesadilla de rocas destrozadas.
En la superficie la gravedad era solamente un décimo de G, casi como la caída libre; el
vehículo ligero, de ruedas hinchadas, trepaba fácilmente por cuestas que estaban a
pocos grados de la vertical. Donde no podía trepar, daba un rodeo. Las hendiduras
estrechas eran salvadas por las patas extensibles del vehículo; en otras más grandes,
Zael disparaba un arpón que volaba sobre la abertura y se clavaba al otro lado. La
máquina, al llegar al borde, caía al vacío y se columpiaba al extremo del cable; pero
mientras la débil gravedad la llevaba hacia el otro lado de la hendedura, el motor del
cabrestante enrollaba el cable. El vehículo tocaba el otro lado con una pequeña
sacudida y, sin detenerse, trepaba sobre el borde y continuaba la marcha.
Sentada con el cuerpo erguido detrás de los instrumentos, Zael trazaba un mapa de los
depósitos minerales sobre los cuales iba pasando. Fue para ella una satisfacción
descubrir que esos depósitos eran suficientemente ricos como para justificar allí la
explotación de minas. Las ciudades podían hacer casi cualquier cosa con cualquier
cosa, pero necesitaban una fuente primaria: los minerales.
Metódicamente, Zael se fue alejando en espiral de la casa-burbuja, registrando una
región de no más de cincuenta kilómetros de diámetro. La máquina trepadora era un
vehículo no presurizado, y no podía abarcar una zona grande.
Trabajando sola bajo el cielo inmutable, hora tras hora, identificó las vetas más ricas,
las señaló, y estableció rutas. Entre una y otra salida, comía y dormía en la casaburbuja,
cuidaba las platas, tan necesarias, y atendía los aparatos. Fuera del traje
espacial era esbelta y delgada, de movimientos rápidos, con la gracia rigurosa y severa
de su pueblo.
Completó el mapa y volvió a salir. En cada punto señalado colocó dos polos, muy
separados. Esos polos se clavaban solos en el terreno, y cada par generaba una
corriente que ionizaba los metales, o las sales metálicas, y depositaba lentamente metal
puro alrededor de cada cátodo. Con el tiempo era tal la concentración que resultaba
posible cortar el metal en bloques, para transportarlo con facilidad.
Zael prestó atención a los rastros de metal trabajado, adheridos acá y allá a las rocas.
Eran casi todos ellos fragmentos, parecidos a los que se encontraban comúnmente en
satélites fríos, como Mimas y Titán, y a veces en asteroides pétreos. No era un asunto
importante; significaba simplemente que el planetoide había sido habitado o colonizado
en otra época por la misma civilización prehumana que había dejado rastros en todo el
sistema solar.
A Zael la habían enviado a ver todo lo que tuviese algún interés. Casi había concluido
su trabajo; examinó concienzudamente los rastros metálicos, fotografió algunos, guardó
otros como muestras. Enviaba regularmente informes por radio a Gron; a veces, cinco
días más tarde, la esperaba en la casa-burbuja un breve acuse de recibo; a veces no.
Visitaba regularmente los polos, midiendo la concentración de metal. Estaba preparada
para cambiar los polos que no funcionasen adecuadamente, pero nunca tuvo ocasión;
los aparatos de Gron pocas veces fallaban.
El planetoide flotaba describiendo su arco milenario. Alrededor, el cielo giraba
imperceptiblemente. La chispa móvil de la cápsula de emergencia trazaba una y otra
vez su sendero. Zael comenzó a impacientarse y llevó el vehículo a exploraciones más
amplias. En el fondo de las frías grietas encontró algunas construcciones metálicas que
no eran simples fragmentos, sino obras completas: viviendas o máquinas. Las viviendas
(si eran eso) estaban hechas para criaturas más pequeñas que el hombre; las puertas
eran óvalos de no más de treinta centímetros de diámetro. Obedientemente, Zael
transmitió por radio esa información, y recibió el acostumbrado acuse de recibo.
Y de pronto, un día, antes de tiempo, el receptor cobró vida. El mensaje decía: ya llego.
Isar.
La nave tardaría tres veces más que el mensaje. Zael continuó recorriendo los polos,
sin mostrar ninguna emoción en su rostro iluminado por las estrellas. Por encima de su
cabeza la cápsula de emergencia, ya innecesaria, seguía pasando monótonamente.
Zael estaba rastreando los restos de un complejo de estructuras que habían sobrevivido
milagrosamente, algunas enterradas a medias, otras desnudas bajo las estrellas.
Encontró hacia donde llevaban esos restos, en un cráter, a sólo sesenta kilómetros de
la base, una semana antes de la fecha de llegada de la nave.
En el cráter había un globo metálico muy reforzado, con abolladuras y marcas, pero no
aplastado. Las luces de la máquina trepadora de Zael lo alumbraron un rato, y de pronto
aquello exhaló un bocanada de vapor; durante un segundo el globo pareció
oscurecerse. Zael miró, interesada: el leve calor del rayo de luz debía haber derretido
alguna película de gas congelado.
El fenómeno se repitió, y ahora Zael vio claramente que el chorro salía de una grieta
delgada y oscura que no había estado allí antes.
La grieta se ensanchó ante los ojos de la muchacha. El globo se estaba partiendo por la
mitad. En la estrecha abertura entre las dos mitades, se movía algo. Asustada, Zael dio
marcha atrás con el vehículo. Al retroceder cuesta arriba, las luces apuntaron hacia el
suelo. En la oscuridad, fuera de los rayos de luz, vio que el globo se expandía más aún.
Había un movimiento ambiguo entre las apenas visibles mitades del globo, y Zael deseó
no haber apartado la luz.
El vehículo subía oblicuamente por una piedra grande. Zael se volvió hacia abajo,
retrocediendo todavía en un ángulo agudo. La luz se apartó totalmente del globo, y
luego, al estabilizar la máquina, apuntó de nuevo hacia aquel sitio.
Las dos mitades de globo se habían separado por completo. En el centro, al dar allí la
luz, se agitó algo. Zael no vio más que una gruesa y fulgurante espiral metálica.
Mientras vacilaba, hubo un nuevo movimiento entre las mitades del globo. Algo fulguró
brevemente; la tierra tembló un instante, y de pronto algo golpeó sonora y rudamente el
vehículo. Las luces, perplejas, giraron y se apagaron.
En la oscuridad, la máquina se inclinó. Zael apretó los controles, pero fue demasiado
lenta. El vehículo volcó, quedando con las ruedas hacia arriba.
Zael sintió que era despedida de la máquina. Mientras rodaba y le zumbaban los oídos,
su impresión primera y más aguda fue la del frío que le atravesaba el traje espacial por
los guantes y las rodillas. Consiguió arrodillarse rápidamente, con la ayuda de las botas
de suela claveteada.
Aun ese breve contacto con el frío hizo que le dolieran los dedos. Buscó
automáticamente el vehículo, que significaba seguridad y calor. Lo vio aplastado en la
ladera de la montaña. A pesar de eso, el instinto le hizo caminar hacia allí, pero apenas
había dado el primer paso cuando la máquina volvió a saltar y a rodar otra docena de
metros por la pendiente.
Zael dio media vuelta, y por primera vez comprendió claramente que algo estaba
atacando a la trepadora. Entonces vio una figura centelleante que se retorcía
arrastrándose hacia la máquina destrozada. Zael no tenía encendida la luz del casco;
se acurrucó y se quedó inmóvil; sintió dos golpes metálicos, demoledores, transmitidos
por la roca.
La cosa móvil reapareció al otro lado de la trepadora, desapareció dentro, y tras un rato
salió otra vez. Zael vio fugazmente una cabeza estrecha alzada, y dos ojos rojos que
brillaban. La cabeza bajó, y la forma sinuosa se deslizó por una grieta, avanzando hacia
la muchacha. En lo único que pensaba Zael era en escapar. Gateó levantándose en la
oscuridad, y caminó alrededor de una aguja de piedra. Vio la cabeza fulgurante, alzada
más abajo, entre una maraña de cantos rodados, y echó a correr peligrosamente por la
cuesta hacia la trepadora.
El tablero de controles estaba destruido, las palancas torcidas o aplastadas, los diales
rotos. La muchacha se enderezó para mirar el motor y la palanca de velocidades, pero
inmediatamente vio que no servían para nada; el pesado eje de transmisión estaba
totalmente torcido. Si no la llevaban a un taller de reparaciones, la trepadora no andaría
nunca más.
Notó que allá abajo la figura plateada se deslizaba por el borde de la hendedura. Sin
perderla de vista, Zael se examinó el traje y los instrumentos. Aparentemente, el traje
estaba bien cerrado, los tanques de oxígeno y el sistema de recirculación intactos.
Mientras miraba el globo abierto bajo las estrellas, la muchacha pensó fríamente. La
cosa debía de haber estado allí enroscada durante miles de años. Quizás había en el
globo algún dispositivo fotosensible, destinado a abrirlo cuando el planetoide volviera a
acercarse al sol. Pero la luz de Zael había roto prematuramente el globo; la cosa que
estaba dentro había despertado antes de tiempo. ¿Qué sería, y qué haría, ahora que
volvía a estar viva?
Sucediese lo que sucediese, la primera obligación de Zael era advertir a la nave.
Conectó el transmisor de radio del traje; no tenía mucho alcance, pero ahora que la
nave estaba tan cerca quizá consiguiera enviar el mensaje.
Esperó largos minutos, pero no llegó ninguna respuesta. Desde donde estaba ella el sol
no era visible; uno de los riscos altos debía de bloquear la transmisión.
La pérdida de la trepadora había sido un desastre. Zael estaba sola y a pie, a sesenta
intransitables kilómetros de la casa-burbuja. Sus probabilidades de supervivencia, lo
sabía, eran ahora muy pocas.
Sin embargo, salvarse ella sin averiguar más acerca de la cosa sería no cumplir con su
deber. Zael miró dubitativamente hacia el globo vacío. La distancia que los separaba
era quebrada y peligrosa. Tendría que acercarse lentamente para no atraer la atención
de la cosa si usaba la luz.
Echó a andar hacia allí de todos modos, escogiendo cuidadosamente el camino entre
las piedras caídas. Varias veces saltó por encima de hendiduras que eran demasiado
largas para poder rodearlas. Cuando estaba a medio camino, cuesta abajo, vio un
movimiento y se detuvo. La cosa apareció retorciéndose sobre el borde roto de un cerro
- Zael vio otra vez la cabeza triangular y unos tentáculos ondulantes -, y luego
desapareció dentro del globo abierto.
Zael se acercó con cautela, dando un rodeo para poder ver directamente la abertura.
Luego de unos pocos movimientos la cosa reapareció, curiosamente gruesa y rígida. En
un sitio llano fuera del globo, la cosa se separó en dos partes, y la muchacha vio ahora
que una era la cosa en sí, y la otra una armazón metálica, estrecha y rígida, de unos
tres metros de largo. La cosa volvió a meterse en el globo. Cuando salió llevaba un
mecanismo bulboso que acopló de alguna manera a un extremo de la armazón. Siguió
trabajando durante un rato usando los miembros tentaculares y articulados que le
brotaban detrás de la cabeza. Luego regresó al globo, y esta vez salió con dos grandes
objetos cúbicos, que fijó al otro extremo de la armazón, conectándolos por una serie de
tubos al mecanismo bulboso.
Por primera vez entró en la mente de Zael la sospecha de que la cosa estaba
construyendo un vehículo espacial. Seguramente no había nada que pudiese parecerse
menos a una nave convencional: no había casco, sólo un hueco donde podría ir la
cosa, el objeto bulboso que podría ser un motor, y los dos recipientes grandes para
masa radiactiva. De pronto la muchacha ya no tuvo dudas. No llevaba contador Geiger -
había quedado en la trepadora -, pero estaba segura de que tenía que haber elementos
radiactivos en el mecanismo bulboso: ¡una micropila sin blindaje para una nave espacial
sin casco! Mataría a cualquier criatura viviente que viajase en ella, ¿pero qué criatura
de carne y hueso podría sobrevivir veinte mil años en este planetoide sin atmósfera,
cerca del cero absoluto?
Zael estaba seria e inmóvil. Como todo su pueblo, había visto los rastros de una guerra
entre los planetoides fríos que había tenido lugar hacía millones de años. Algunos
pensaban que la guerra había terminado con la destrucción deliberada del cuarto
planeta, el que antiguamente había ocupado el sitio de los asteroides. Debía haber sido
una guerra amarga; y ahora Zael pensó que entendía por qué. Si uno de los
contrincantes había tenido forma humana, y el otro la de esta cosa, entonces ninguno
de los dos podría descansar hasta que hubiese exterminado al otro. Y si esta cosa
escapaba ahora, y engendraba a más como ella...
Zael avanzó poco a poco, pasando de una piedra a otra cuando la cosa no estaba a la
vista. El ser había terminado de acoplar varios objetos pequeños y ambiguos a la parte
delantera de la armazón. Entró otra vez en el globo. A Zael le pareció que la estructura
estaba casi completa. Si le ponían más cosas, no quedaría espacio para el piloto.
El corazón latía con fuerza en el pecho de Zael. La muchacha salió del escondite y
avanzó desmañadamente, de puntillas, más rápido que si saltara. Cuando casi podía
tocar la armazón con la mano, la cosa salió del globo abierto. Se deslizó hacia ella,
enorme a la luz de las estrellas, con la cabeza metálica en alto.
Por puro instinto, Zael tocó el botón de la luz. Los locos del casco se encendieron, y
tuvo una fugaz imagen de costillas metálicas y fauces fulgurantes. De pronto la cosa
huyó precipitadamente hacia la oscuridad. La muchacha quedó aturdida un momento.
Pensó: ¡No soporta la luz! Y se lanzó desesperadamente hacia el globo.
La cosa estaba allí enroscada, oculta. Cuando la luz la tocó saltó fuera del globo y se
escondió. Zael la volvió a perseguir, y la encontró al otro lado de la pequeña colina. La
cosa se zambulló en una hondonada, desapareciendo.
Zael volvió junto al artefacto. La armazón estaba posada en la roca donde había
quedado. La muchacha la levantó tentativamente con la mano. Tenía más masa de lo
que había esperado, pero pudo balancearla al extremo del brazo hasta que adquirió
una velocidad respetable. La estrelló contra la piedra más cercana; el impacto le
entumeció los dedos. La armazón se desprendió y resbaló sobre la piedra hasta
detenerse. Los dos recipientes se desprendieron; el mecanismo bulboso se torció. Zael
la levantó otra vez, y otra vez la arrojó con fuerza contra la roca. La armazón se torció,
combándose, y saltaron unas pocas piezas. Volvió a hacerla oscilar con la mano, hasta
que la parte bulbosa se soltó.
El ser no estaba a la vista. Zael llevó los pedazos de la armazón a la hendidura más
cercana y los arrojó dentro. A la luz de su casco, flotaron descendiendo silenciosamente
y desaparecieron.
La muchacha regresó junto al globo. La criatura no había aparecido todavía. Zael
examinó el interior del globo: estaba repleto de tabiques de formas extrañas y de
máquinas, la mayoría demasiado grandes para poder moverlas, algunas sueltas y
portátiles. La muchacha no pudo saber con certeza si alguna de esas máquinas eran
armas. Para estar segura, sacó todos los objetos movibles y los arrojó al mismo sitio
que la armazón.
Había hecho todo lo que podía, y quizá más de lo prudente. Ahora su tarea era
sobrevivir: volver a la casa-burbuja, llamar a la cápsula de emergencia y partir.
Retrocedió subiendo otra vez por la cuesta, pasando junto a la trepadora destrozada,
desandando el camino hasta que llegó a la pared del cráter.
Las puntas de los riscos asomaban allá arriba, a cientos de metros sobre su cabeza, tan
escarpadas que cuando intentó escalarlas ni siquiera el impulso la mantuvo en pie;
comenzó a perder el equilibrio, y tuvo que danzar hacia atrás lentamente hasta que pisó
un sitio más firme.
Dio toda la vuelta alrededor del cráter antes de convencerse: no había salida.
Transpiraba debajo del traje: un mal comienzo. Las cimas ásperas de las montañas
parecían inclinarse hacia delante, mirándola burlonamente. Se detuvo un momento para
tranquilizarse, y tomó una píldora y un sorbo de agua del recipiente que llevaba en el
casco. Los indicadores mostraban que le quedaban menos de cinco horas de aire. Era
muy poco. Tenía que salir de allí.
Escogió lo que parecía la cuesta más fácil a su alcance. Subió por ella cuidadosamente.
Cuando empezó a perder impulso, usó las manos. El frío le picó a través de los guantes
como agujas de fuego. El más leve contacto producía dolor; asirse firmemente se
transformaba en una agonía. Estaba a pocos metros de la cima cuando se, le
empezaron a entumecer los dedos. Arañó furiosamente, pero los dedos se negaban a
cerrarse sobre las rocas; las manos le resbalaban, inútiles.
Cayó. Rodó lentamente por la cuesta que tanto dolor le había costado escalar; con un
esfuerzo recuperó el equilibrio, y fue a detenerse en el fondo, agitada y temblorosa.
Sintió en el corazón una desesperación fría. Era joven; no le gustaba la idea de la
muerte, ni siquiera una muerte limpia y rápida. Morir lentamente, jadeando dentro de un
sucio traje o perdiendo el calor contra la piedra, sería horrible.
Vio un movimiento indistinto a la luz de las estrellas, al otro lado del suelo del cráter. Era
la cosa; ¿qué estaría haciendo ahora que ella le había destruido los medios que tenía
para huir? Lentamente, se le ocurrió que quizá tampoco la criatura podía salir del cráter.
Esperó un momento y luego, vacilante, bajó por la cuesta hacia ella.
A mitad del camino se acordó de apagar las luces del traje para no ahuyentarla.
Innumerables hendiduras surcaban el suelo del cráter. Al acercarse más, vio que la
esfera partida estaba rodeada de esas hendiduras por todas partes. En un extremo de
la larga e irregular isla rocosa, la criatura se lanzaba de un lado para otro.
Volvió la cabeza hacia la muchacha cuando ella saltó la última abertura. Zael vio
aquellos ojos que fulguraban en la oscuridad, y el círculo de brazos articulados y finos
que formaban un collar detrás de la cabeza de la criatura. Al acercarse ella la cabeza se
alzó más, y las fauces se separaron.
Al ver a la cosa tan de cerca, la muchacha sintió una repugnancia que nunca había
conocido. No se trataba solamente de que la criatura fuera metálica y estuviera viva; era
una sensación de maldad que parecía llegar directamente desde la cosa, y que sugería
algo así como: «Soy la muerte de todo lo que amas.»
Los ojos rojos y ciegos miraban con un odio implacable. ¿Cómo podría conseguir que
aquella cosa comprendiese?
El cuerpo de la criatura era sinuoso y fuerte; los brazos articulados podían asir y
sostener. Estaba hecha para trepar, pero no para saltar.
De pronto, la muchacha no pudo dominar su repugnancia hacia la cosa. Dio media
vuelta y saltó otra vez por encima de la grieta. Desde el otro lado, se volvió para mirar.
La cosa se mecía erguida, levantando más de la mitad del cuerpo sobre la roca. Zael
vio ahora que había otro grupo de miembros prensiles en la cola. La criatura se deslizó
hasta el mismo borde de la grieta y volvió a erguirse, las fauces abiertas, los ojos
brillantes.
No tenían en común otra cosa que el odio y el miedo. Mirando a la criatura, Zael
comprendió que debía de tener tanto miedo como ella misma. Aunque era metálica, no
podía vivir para siempre sin calor. Zael le había roto las máquinas, y ahora estaba
atrapada igual que ella. Pero, ¿cómo se lo podía hacer entender?
La muchacha caminó unos pocos metros por el borde de la grieta, y luego volvió a
saltar del lado de la criatura. La cosa la miró alerta. Era inteligente; sin duda tenía que
serlo. Debía de saber que Zael no era nativa de ese planetoide, y que por lo tanto debía
de tener una nave o algún otro medio para huir.
La muchacha extendió los brazos. El círculo de miembros de la cosa se ensanchó en
respuesta; pero, ¿era esto un gesto de invitación o una amenaza? Conteniendo el
miedo y la repugnancia, Zael se acercó más. La alta figura oscilaba por encima de su
cabeza. La muchacha vio que los segmentos del cuerpo de la criatura eran anillos
metálicos que ajustaban suavemente, unos sobre otros. Cada anillo estaba un poco
abierto en la parte de abajo, y por allí se veía el mecanismo que había dentro.
Una cosa como esa no podía haber evolucionado en ningún mundo; tenía que haber
sido construida para alguna oscura finalidad. El cuerpo largo y flexible estaba hecho
para perseguir y capturar; las fauces eran para matar. Sólo un odio de una intensidad
que escapaba a su comprensión podía haber concebido y soltado ese horror en el
mundo de los vivos.
Zael se obligó a acercarse otro paso. Se señaló a sí misma con el dedo, y luego señaló
la pared del cráter. Dio media vuelta y saltó sobre la grieta; recuperó el equilibrio, Y
volvió a saltar en la otra dirección
Tuvo la impresión de que la actitud de la cosa, mientras la miraba, era casi una parodia
humana de la cautela y la duda. La muchacha se señaló y señaló a la criatura; dio
media vuelta, y saltó otra vez por encima de la hendedura, ida y vuelta. Se señaló a sí
misma y a la cosa, y luego hizo un ademán con el brazo por encima! de la grieta, un
movimiento lento y amplio. Esperó.
Después de un largo rato la criatura se movió, adelantándose lentamente. Zael
retrocedió con la misma lentitud, hasta que estuvo al borde de la grieta. Temblando,
tendió un brazo. La enorme cabeza se inclinó, y los miembros prensiles ondearon hacia
su manga y la rodearon. Aquellos ojos rojos miraron fijamente los de la muchacha, a
unos pocos centímetros de distancia.
Zael se giró y saltó con fuerza. Trató de tener en cuenta la masa de la cosa, pero la
desacostumbrada resistencia en el brazo la hizo retorcerse hacia atrás en el aire.
Aterrizaron juntas, golpeándose. Torpemente, Zael consiguió levantarse y alejarse del
frío que le atravesaba el traje. La cosa, erguida, se balanceaba cerca... demasiado
cerca.
Instintivamente otra vez, la muchacha tocó el botón de la luz. La cosa se alejó
retorciéndose en espirales plateadas.
Zael temblaba. El corazón le latía en la garganta. Con un esfuerzo, volvió a apagar la
luz. La cosa alzó la cabeza a una docena de metros de distancia, y esperó a la
muchacha.
Cuando Zael se movía, la cosa se movía, manteniendo la distancia. Al llegar a la grieta
siguiente, la muchacha volvió a detenerse hasta que la criatura se acercó y le rodeó el
brazo con los miembros prensiles.
Al otro lado de la grieta, se separaron de nuevo. De esa manera atravesaron cuatro
islas de roca antes de llegar a la pared del cráter.
La cosa se deslizó lentamente por la empinada cuesta. Con todo el cuerpo estirado, los
brazos prensiles encontraron algo de donde asirse; la cola se balanceó en el aire. El
largo cuerpo se dobló graciosamente hacia arriba; los miembros de la cola encontraron
otro sitio de donde asirse, encima de la cabeza.
Allí la cosa hizo una pausa, y miró a la muchacha. Zael tendió los brazos; hizo
pantomima de trepar, luego retrocedió, agitando la cabeza. Tendió otra vez los brazos.
La cosa vaciló. Tras un momento, los miembros de la cabeza volvieron a asirse de algo,
y la cola colgó balanceándose. Al acercarse la criatura, Zael la abrazó. La cabeza lisa y
brillante la miraba desde arriba. En ese momento glacial, Zael se encontró pensando
que para la cosa, el universo era quizá como un negativo fotográfico: todas las cosas
malas eran buenas, todas las cosas buenas eran malas.
La cabeza se deslizó junto al hombro; las potentes espirales le rodearon el cuerpo con
un leve roce. La cosa estaba fría, pero no era ése el superfrío entumecedor de las
rocas. Las espirales apretaron, y la muchacha sintió la fuerza helada y constrictiva de
aquel enorme cuerpo. De pronto sus pies dejaron de tocar la roca. La empinada pared
se inclinó y giró en un ángulo insensato.
Dentro de aquella espiral metálica, las fuerzas de Zael languidecieron. Las estrellas
giraron sobre su cabeza, luego se aquietaron. La cosa la había depositado en la cima
de la pared del cráter.
La fría espiral se deslizó, apartándose lentamente. Agitada y aturdida, Zael siguió a la
criatura por la quebrada pendiente. Todavía le ardía en la carne el contacto de aquel
cuerpo metálico. Era como un significado oculto, que sólo descubría con un esfuerzo.
Era como un anillo que uno ha usado tanto tiempo que, después de quitárselo, aún
parece seguir allí.
Más abajo, en la revuelta inmensidad del valle, al borde de una grieta, la esperaba la
criatura, con la cabeza alzada.
Humildemente, Zael se le acercó. Esta vez, en lugar de asirse del brazo de la
muchacha, la pesada masa se le enroscó alrededor del cuerpo.
Zael saltó. Al otro lado de la grieta, lentamente, aquella figura flexible se deslizó,
bajando y apartándose. Al llegar a un sitio alto, la cosa la rodeó otra vez con su frío
abrazo y la alzó sin ningún esfuerzo, como a una mujer en un sueño.
El sol estaba en el cielo, a poca altura sobre el horizonte. Zael estuvo a punto de tocar
la llave de la radio, vaciló, y apartó la mano. ¿Qué podía decirles? ¿Cómo podría
hacerles comprender?
El tiempo huía. Cuando pasaron por una de las zonas donde Zael había puesto minas,
donde las rocas reflejaban la luz fría y purpúrea, la muchacha supo que iban por buen
camino. Se orientó con eso y con el sol. En cada grieta, la cosa se le enroscaba
alrededor de los hombros; en cada cuesta empinada, la cosa la sujetaba por la cintura y
la alzaba, describiendo largos arcos, hasta la cima.
Cuando vio la casa-burbuja desde un cerro, comprendió con un sobresalto que había
perdido la noción del tiempo. Miró los indicadores. Le quedaba media hora de aire.
Ese conocimiento le despertó una parte de la mente que había estado sumergida y
dormida. Sabía que el otro había visto también la casa-burbuja; había en su
comportamiento una nueva tensión, una nueva intensidad en su manera de mirar hacia
adelante. Trató de recordar la topografía entre este punto y la casa. La había
atravesado docenas de veces, pero siempre en el vehículo trepador. Ahora era muy
diferente. Los cerros altos que antes habían sido solamente obstáculos momentáneos
eran ahora insuperables. Todo el aspecto del terreno había cambiado; ni siquiera podía
estar ya segura de las marcas.
Pasaban por la última zona de minas. La luz fría y purpúrea se deslizaba sobre las
rocas. Un poco más allá de ese sitio, recordó Zael, tenía que haber una ancha grieta; la
criatura, a unos pocos metros de distancia, no miraba hacia la muchacha. Inclinándose
hacia adelante, Zael echó a correr de puntillas. La grieta estaba allí; llegó al borde, y
saltó.
Al otro lado, se volvió para mirar. La cosa se retorcía al borde de la hendidura, furiosa,
el collar de miembros abierto, los ojos rojos encendidos. Tras un instante, los
movimientos se aquietaron y se detuvieron. Zael y la criatura se miraron por encima de
la brecha de silencio; luego Zael dio media vuelta.
Los indicadores le señalaban otros quince minutos. Echó a andar apresuradamente, y
pronto se encontró descendiendo a una profunda barranca que reconocía. A su
alrededor estaban las marcas de la ruta que solía tomar en el vehículo. Delante y a la
derecha, donde brillaban las estrellas por una abertura, debía de estar el sitio donde
unas rocas caídas formaban una escalera natural hasta la parte superior de la barranca.
Pero a medida que se acercaba al sitio empezó a inquietarse. La pared del otro lado de
la barranca era demasiado escarpada y demasiado alta.
Llegó por fin al fondo, y no había ninguna escalera.
Debía de haberse equivocado de sitio. No le quedaba otro remedio que caminar por la
hondonada hasta llegar al sitio indicado. Tras un momento de indecisión, echó a andar
apresuradamente hacia la izquierda.
A cada paso la barranca prometía volverse conocida. ¡Seguramente no podía haberse
equivocado tanto en tan poco tiempo! Los puntos de luz que dibujaban los rayos del
casco danzaban allá delante, burlonamente esquivos. De repente comprendió que se
había perdido.
Le quedaban siete minutos de aire.
Se le ocurrió que la criatura debía de estar todavía donde la había dejado, atrapada en
una isla de roca. Si volvía allí directamente, ahora, sin vacilar ni un segundo, quizá
tuviera aún tiempo.
Dio media vuelta, lanzando un involuntario quejido de protesta. Sus movimientos eran
apresurados e inseguros; tropezó una vez, y apenas pudo evitar una caída peligrosa.
Sin embargo, no se atrevió a ir más despacio ni a detenerse un momento. Respiraba
con dificultad dentro del casco; el olor tan conocido del aire reciclado parecía más
sofocante.
Miró los indicadores: cinco minutos.
Al llegar a una cima vio un líquido destello de metal que se movía entre los fuegos
purpúreos. Saltó la última hendidura y se detuvo cautelosamente. La cosa se le
acercaba con lentitud. En la enorme cabeza metálica no había ninguna expresión, las
fauces estaban cerradas; la corona de miembros prensiles casi no se movía: sólo de
cuando en cuando se retorcía alguno, repentinamente. Había en la cosa una quietud
torva, expectante, que inquietó a la muchacha; pero no tenía tiempo para la cautela.
Apresuradamente, con gestos bruscos, trató de representar su necesidad. Tendió los
brazos. La cosa se deslizó adelantándose lentamente, y lentamente se enroscó en ella.
Zael casi no sintió el salto ni el aterrizaje. La criatura se movía a su lado; cerca esta vez,
casi tocándola. Allá descendieron, a la semioscuridad estrellada de la grieta; Zael
caminaba inseguramente, porque no podía usar las luces del casco. Se detuvieron al
pie del precipicio. La cosa se volvió para mirarla un momento.
A la muchacha le zumbaban los oídos. La cabeza se meció hacia ella y pasó a su lado.
Los brazos metálicos asieron la roca; el enorme cuerpo se balanceó hacia arriba, por
encima de la cabeza de Zael. La muchacha miró y vio que la criatura se retorcía
diagonalmente sobre la faz de la roca, centelleaba brevemente contra las estrellas, y
desaparecía.
Zael se quedó mirando hacia allí con incrédulo horror. Había sucedido con demasiada
rapidez; no entendía cómo había podido ser tan estúpida. ¡Ni siquiera había intentado
agarrar el cuerpo cuando pasaba!
Los indicadores eran borrosos; las agujas casi tocaban el cero. Tambaleándose un
poco, Zael echó a andar por la hondonada hacia la derecha. Le quedaba quizás un
minuto o dos de aire, y luego cinco o seis minutos de asfixia lenta. Tal vez encontrase
todavía la escalera; aún no estaba muerta.
La pared de la hondonada no descendía a niveles más accesibles: subía en forma de
agujas y pináculos. La muchacha se detuvo, helada y saturada de fatiga. Las
silenciosas cumbres se alzaban contra las estrellas. No había salvación en ese sitio, ni
en todo el mundo vampiresco y muerto que la rodeaba.
Algo saltó en la roca, a los pies de Zael. Asustada, la muchacha retrocedió. La cosa que
había saltado se alejaba girando bajo las estrellas. Mientras miraba apareció, otro trozo
de piedra, y otro. Esta vez vio cómo caía, golpeaba la roca y rebotaba.
Volvió la cabeza bruscamente. Por la mitad de la faz de la roca, balanceándose con
facilidad de un punto de apoyo a otro, venía la criatura. Una nube de piedras,
arrancadas al pasar, bajaban flotando lentamente y rebotaban alrededor de la cabeza
de Zael. La criatura se deslizó los últimos metros y se detuvo junto a la muchacha.
La cabeza le daba vueltas a Zael. Sintió que aquel cuerpo fuerte se enroscaba a su
alrededor; que la alzaba y se ponía en marcha. La apretaba demasiado; no le dejaba
respirar. Cuando la soltó, la presión no cedió.
Haciendo eses, echó a andar hacia la casa-burbuja, que parpadeaba llamándola en el
horizonte chato. Le ardía la garganta. A su lado, el extraño ser se movía como mercurio
entre las rocas.
Zael cayó una vez - una caída lenta, aterradora, en aquel frío doloroso -, y las pesadas
roscas de la criatura la ayudaron a levantarse.
Llegaron a la grieta. Zael vaciló en el borde, entendiendo oscuramente por qué la
criatura había vuelto a buscarla. Era una retribución: y ahora ella estaba demasiado
aturdida para volver a entretenerse con ese juego. Los miembros de la criatura tocaban
la manga.
Allá arriba, hacia Draco, la nave de Isar estaba en camino. Zael buscó a tientas el
interruptor de la radio. La voz le salió ronca y extraña:
- Mamá...
El pesado cuerpo se le estaba enroscando alrededor de los hombros. Le dolía el pecho
al respirar, y veía oscuro. Juntando todas sus fuerzas, saltó.
Al otro lado de la hondonada, se movió con imprecisa lentitud. Vio la luz de la casaburbuja
que parpadeaba prismáticamente al final de una brumosa avenida, y supo que
tenía que llegar a ella. No sabía muy bien por qué; quizá tenía algo que ver con el ser
plateado que se deslizaba a su lado.
El zumbido de una onda de radio estalló en sus auriculares.
- ¿Eres tú, Zael?
La muchacha oyó las palabras, pero no entendió el significado. La casa-burbuja estaba
cerca ahora; veía la válvula flexible de la puerta. Sabía de algún modo que la criatura no
debía entrar allí; si entraba, quizá usara aquel sitio para tener crías, y luego extendería
por todas partes una plaga de criaturas metálicas.
Se volvió torpemente para impedírselo, pero perdió el equilibrio y cayó contra la pared
de la burbuja. La enorme cabeza plateada, allá arriba, abrió las fauces, y aparecieron
dos brillantes colmillos. La cabeza se inclinó delicadamente, las fauces se cerraron
sobre el muslo de Zael, y los colmillos se hundieron una vez. Sin prisa, la criatura se
deslizó, desapareciendo del campo visual de la muchacha.
Zael sintió en el muslo un frío que se le empezó a extender por el cuerpo. Vio dos
pequeños chorros de vapor que se escapaban del traje, donde había sido perforado.
Giró la cabeza; la criatura estaba entrando en la burbuja por la válvula flexible. Adentro,
se movió para un lado y para otro, evitando la diminuta luz. Olfateó la hamaca, la
lámpara, y luego el transmisor-receptor de radio. Zael recordó algo, y dijo
quejumbrosamente:
- ¿Mamá?
En respuesta, la onda de radio zumbó otra vez y la voz dijo:
- ¿Qué pasa, Zael?
La muchacha trató de responder, pero su gruesa lengua no encontró las palabras. Se
sentía débil y helada, pero no tenía miedo. Buscó a tientas en el equipo, encontró la
pasta adhesiva, y la extendió sobre las perforaciones. La pasta burbujeó un momento.
Luego, se endureció. Una cosa lenta y lánguida, que nacía en el dolor helado, le corría
por el muslo. Al girarse otra vez, vio que la criatura seguía inclinada sobre el aparato
transmisor-receptor. Aun desde donde estaba, la muchacha veía la palanca rojo vivo
que servía para llamar a la cápsula de emergencia. Mientras miraba, uno de los
miembros de la criatura asió esa palanca y empujó hacia abajo.
Zael alzó la mirada. Tras un momento, la chispa anaranjada que se movía en el cielo se
detuvo aparentemente, y poco a poco fue creciendo hasta transformarse en una estrella
brillante, y después en un fulgor dorado.
La cápsula de emergencia se posó en un llano rocoso, a cien metros de distancia. La
antorcha se apagó. Deslumbrada, Zael vio como la figura negra de la criatura se
deslizaba saliendo de la casa-burbuja.
La criatura se detuvo, y por un instante la cabeza cruel osciló allá arriba, mirando a la
muchacha. Luego continuó arrastrándose.
La puerta de la cámara neumática era un círculo de luz amarilla. Al llegar a ella la
criatura pareció vacilar; luego siguió adelante y desapareció dentro. La puerta se cerró.
Un instante más tarde la antorcha se encendió otra vez, y la cápsula se elevó sobre una
columna de fuego.
Zael estaba acunada contra la curva flexible de la burbuja. Tuvo un borroso
pensamiento: dentro de la burbuja, a muy poca distancia, había aire y calor. El veneno
que la criatura había depositado en su carne, fuese lo que fuese, quizá tardaría mucho
tiempo en matarla. La nave de su madre llegaría pronto. Tenía una posibilidad de vivir.
Pero la cápsula de emergencia continuaba elevándose sobre el largo penacho dorado;
y Zael no podía apartar la mirada de aquella terrible belleza que ascendía hacia la
noche.

FIN
http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!