Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

domingo, 30 de diciembre de 2012

LOS DEPREDADORES DEL MAR



LOS DEPREDADORES DEL MAR
LOS DEPREDADORES DEL MAR
H. G. Wells
1
Hasta el extraordinario acontecimiento de Sidmouth, la ciencia conocía solo
genéricamente a la peculiar especie de los Haploteuthis ferox, y ese conocimiento se
fundaba en un tentáculo semidigerido obtenido cerca de las Azores, y en un cuerpo
putrefacto picoteado por los pájaros y mordido por los peces, hallado en 1896 por el
señor Jennings, cerca de Land's End.
Sin duda, no hay área de la ciencia biológica en la que estemos tan a oscuras como en
la referida a los cefalópodos de las profundidades. Fue un simple accidente, por
ejemplo, lo que originó que el Príncipe de Mónaco descubriera, en el verano de 1895,
una docena de nuevas variedades; descubrimiento en el que se incluyó el tentáculo ya
mencionado. Sucedió que unos cazadores de cachalotes mataron a una de estas
bestias cerca de Terceira, y en sus últimos estertores, el cachalote casi embistió el yate
del Príncipe, le erró, rodó debajo de él y murió a menos de veinte metros del timón. En
su agonía, regurgitó una serie de grandes objetos que el Príncipe, percibiendo
vagamente que podrían ser extraños e importantes, pudo rescatar, gracias a una feliz
ocurrencia antes de que se hundieran. Puso las hélices en marcha, manteniendo los
objetos a flote en los remolinos que éstas creaban, hasta que pudo bajarse un bote. Y
los especimenes eran cefalópodos completos y fragmentos de cefalópodos, algunos de
proporciones gigantescas, ¡y casi todos desconocidos para la ciencia!
Parecería, por cierto, que estas grandes y ágiles criaturas de las profundidades del mar,
tienen, en su gran mayoría, que seguir siendo desconocidas para nosotros, ya que bajo
el agua eluden las redes, y solo se obtienen especimenes por accidentes tan
infrecuentes y casuales como éste. En el caso del Haploteuthis ferox, por ejemplo, aún
seguimos ignorando por completo su hábitat, tal como ignoramos los hábitos de cría del
arenque o las rutas marinas del salmón. Y los zoólogos son totalmente incapaces de
explicar su súbita aparición en nuestras costas. Probablemente se hayan elevado de las
profundidades coaccionados por una migración causada por el hambre. Pero tal vez
sea mejor eludir discusiones necesariamente inconcluyentes, y abocarnos de inmediato
a nuestra narración.
El primer ser humano que vio a un Haploteuthis vivo - es decir, el primer ser humano,
que sobrevivió, porque ya no puede haber dudas de que la ola de fatales ahogos y
accidentes de botes que se extendió por la costa de Cornwall y Devon a principios de
mayo se debió a esta causa - fue un comerciante de té retirado, de nombre Fison, que
se alojaba en una casa de pensión de Sidmouth. Era de tarde, y caminaba por el
sendero de los acantilados entre Sidmouth y Ladram Bay. En esta zona, los acantilados
son muy elevados, pero en cierto lugar, sobre la roja cara de uno de ellos, se ha
construido una especie de escalera. El señor Fison estaba aproximándose a ella,
cuando algo, que al principio le pareció una bandada de pájaros luchando por un
fragmento de comida que relucía de color blanco rosáceo bajo la luz del sol, le llamó la
atención. Acababa de bajar la marea, y el objeto se hallaba no solo muy por debajo de
él, sino también muy lejos, más allá de una estéril extensión de arrecifes rocosos
cubiertos de algas y entremezclados con estanques donde brillaba plateada el agua que
había dejado la marea. Y además, el señor Fison estaba encandilado por el reflejo del
agua que se extendía más allá.
Un minuto más tarde, cuando volvió a mirar, advirtió que su juicio era errado, pues por
encima de la lucha volaban en círculo varios pájaros, grajos y gaviotas en su mayoría;
estas últimas brillaban enceguecedoramente cuando el sol caía sobre sus alas, y los
pájaros parecían diminutos comparados con el objeto que se debatía. Y su curiosidad
aumentó, tal vez, al ver que su primera explicación había sido insuficiente.
Como no tenía otra cosa que hacer más que entretenerse, decidió que ese objeto, fuera
lo que fuere, sería la meta de su caminata de esa tarde, en lugar de Ladram Bay,
pensando que tal vez fuera alguna variedad de pez grande, varado en la playa por azar,
y agitándose en su agonía. Y por lo tanto se apresuró a descender por la empinada
escalera, deteniéndose a intervalos de alrededor de nueve metros para recuperar el
aliento y vigilar el misterioso movimiento. Al pie del acantilado se halló, por supuesto,
más próximo que antes de su objetivo; pero, por otra parte, éste aparecía ahora contra
el cielo incandescente, bajo el sol, haciéndose confuso e indistinto. Lo que era rosáceo
de él estaba ahora oculto tras un escollo de guijarros cubiertos de algas. Pero pudo
percibir que estaba formado por siete cuerpos redondos, separados o conectados, y
que los pájaros graznaban y gritaban constantemente, pero parecían temerosos de
acercarse demasiado.
El señor Fison, acuciado por la curiosidad, comenzó a abrirse paso por entre las rocas
gastadas por las olas y, descubriendo que las algas que las cubrían densamente las
volvían en extremo resbalosas, se detuvo, se despojó de sus zapatos y sus medias, y
se enrolló los pantalones encima de las rodillas. Su propósito era, por supuesto, solo
evitar una caída en los estanques rocosos que lo rodeaban y tal vez se sintiera
complacido, como todos los hombres, de tener una excusa para revivir, aunque fuera
por un momento, las sensaciones de la infancia. De cualquier modo, es a esto, sin
duda, a lo que el señor Fison debe su vida.
Se aproximó a su meta con la absoluta seguridad que este país da a sus habitantes
para enfrentarse a todas las formas de vida animal. Los cuerpos redondos se movían
de un lado a otro, pero solo cuando el señor Fison hubo traspuesto el escollo de
guijarros que ya mencioné, advirtió la horrible naturaleza de su descubrimiento. Fue
bastante repentino.
Cuando llegó a la cima de la loma, los cuerpos redondos se separaron, mostrando que
el objeto rosáceo era un cuerpo humano parcialmente devorado, aunque fue incapaz de
distinguir si era un hombre o una mujer. Y los cuerpos redondos eran unas criaturas
desconocidas y de aspecto terrible, de forma semejante a la de un pulpo, y con
enormes tentáculos, muy largos y flexibles, que se enrollaban copiosamente sobre el
suelo. La piel era de una textura reluciente, desagradable a la vista, como cuero
lustrado. La curvatura inferior de la boca rodeada de tentáculos, la curiosa excrecencia
de la curvatura, los tentáculos, y los grandes ojos inteligentes sugerían grotescamente
un rostro. Su cuerpo tenía el tamaño de un cerdo grande, y los tentáculos le parecieron
de varios metros de longitud. Había, cree el señor Fison, al menos siete u ocho de estas
criaturas. Veinte metros más allá, entre el oleaje de la marea que ahora ascendía, dos
más emergían del mar.
Sus cuerpos yacían laxamente sobre las rocas, y sus ojos lo contemplaban con maligno
interés: pero aparentemente el señor Fison no tuvo miedo, o no advirtió que estaba en
peligro. Probablemente, su confianza puede atribuirse a la lasitud de la actitud de esas
criaturas. Pero estaba horrorizado, por supuesto, e intensamente excitado e indignado
ante esas criaturas repelentes que devoraban carne humana. Pensó que se habrían
encontrado por azar con el cadáver de un ahogado. Les gritó, con la idea de alejarlas y,
viendo que no se movían de su alrededor, recogió un pedrusco redondo y se lo arrojó a
una de ellas.
Y entonces, desenrollando lentamente sus tentáculos, todas empezaron a moverse
hacia él, reptando deliberadamente al principio, y ronroneando suavemente una a otra.
En un momento, el señor Fison advirtió que estaba en peligro. Gritó otra vez, arrojó sus
botas y con un salto comenzó a alejarse. A veinte metros se detuvo y se volvió,
juzgando lentas a las criaturas, y ¡mirad! ¡los tentáculos de la primera ya aparecían por
encima de la loma sobre la que había estado parado!
Ante esto volvió a gritar, pero ya no era un grito de amenaza sino de temor, y comenzó
a saltar, corriendo, resbalando, vadeando el desigual terreno que lo separaba de la
playa. Repentinamente, los altos y rojos acantilados parecían muy distantes, y vio,
como si fueran criaturas de otro mundo, a dos diminutos trabajadores ocupados en la
reparación, de la escalera, que muy poco sospechaban la lucha por la vida que había
comenzado debajo de ellos. En un momento pudo oír que las criaturas chapoteaban en
un estanque a menos de cuatro metros detrás de él, y otra vez resbaló y casi cayó.
Lo persiguieron hasta el pie de los acantilados y solo desistieron cuando llegó junto a
los trabajadores al pie de la escalera que ascendía por la ladera. Los tres hombres las
apedrearon durante un rato, y luego se apresuraron a ascender hasta la cima del
acantilado, tomando el sendero hasta Sidmouth, para conseguir ayuda y un bote, y para
rescatar el cuerpo profanado de las garras de esas abominables criaturas.
2
Y, como si no hubiese pasado peligros suficientes ese día, el señor Fison salió con el
bote para señalar el lugar exacto de su aventura.
Como había marea baja, necesitaron hacer un rodeo considerable para aproximarse al
lugar, y para cuando llegaron a la escalera, el cuerpo mutilado había desaparecido. El
agua ascendía ahora, sumergiendo una laja de piedra tras otra, y los cuatro hombres
del bote - es decir los trabajadores, el botero y el señor Fison - traspasaron su atención
de los puntos de referencia de la costa hacia el agua que se extendía por debajo de la
quilla.
Al principio no pudieron ver otra cosa más que una oscura jungla de laminaria, y algún
pez que pasaba ocasionalmente como una saeta. Estaban ansiosos de aventura, y
expresaron libremente su disgusto. Pero de inmediato vieron a uno de los monstruos
que nadaba hacia el mar, con un movimiento de giro que le sugirió al señor Fison el
retorcido giro de un globo cautivo. Casi de inmediato, las ondulantes hojas de laminaria
se agitaron extraordinariamente, apartándose por un momento, y tres de las bestias se
hicieron oscuramente visibles, luchando por lo que tal vez fuera un fragmento del
hombre ahogado. En un momento, las oscuras cintas verde oliva habían vuelto a cubrir
el contorsionado grupo.
Ante eso, los cuatro hombres, grandemente excitados, comenzaron a gritar y a golpear
el agua con los remos, y de inmediato vieron un tumultuoso movimiento entre las algas.
Desistieron de ver con mayor claridad, y tan pronto como el agua se aquietó, les pareció
advertir que todo el fondo del mar, a través de las algas, estaba cubierto de ojos.
- ¡Horribles cerdos! - gritó uno de los hombres - ¡Qué, hay docenas!
En seguida, las cosas empezaron a elevarse en el agua que rodeaba a los hombres.
Desde entonces, el señor Fison ha descripto al escritor esta alarmante erupción surgida
del ondulante banco de laminaria. A él le pareció que duraba un tiempo considerable,
pero es probable que fuera un asunto de pocos segundos. Luego estas cosas se
hicieron más grandes hasta que el fondo del mar se perdió bajo sus formas
entremezcladas, y la punta de los tentáculos se elevó aquí y allá por encima del oleaje.
Una de las criaturas se acercó audazmente al bote y, aferrándose de él con tres de sus
tentáculos prestos a succionar, lanzó otros cuatro por encima de la borda, como si
tuviera la intención de hacer zozobrar el bote o encaramarse en él. De inmediato, el
señor Fison tomó el bichero y, golpeando con furia los tentáculos, la obligó a desistir.
Fue golpeado en la espalda y casi lanzado sobre la borda por el botero, quien estaba
usando el remo para resistir un ataque similar al otro costado del bote. Pero ante esto,
los tentáculos de ambos lados soltaron su presa de inmediato, se deslizaron fuera de la
vista y chapotearon en el agua.
- Será mejor que salgamos de aquí - dijo el señor Fison, que temblaba con violencia. Se
dirigió a la barra del timón, mientras que el botero y uno de los trabajadores se
sentaban y comenzaban a remar. El otro trabajador permaneció a proa del bote, con el
bichero, presto a golpear cualquier tentáculo que apareciera. Nada más parece haberse
dicho. El señor Fison había expresado el sentimiento común sin necesidad de
rectificación. De talante sombrío y temeroso, con rostros blancos y demudados, los
cuatro hombres se dispusieron a escapar de la posición en que tan imprudentemente se
habían colocado.
Pero apenas si los remos llegaron a tocar el agua antes que fueran inmovilizados por
oscuras y serpentinas sogas ahusadas, que también rodearon el timón; y otra vez
volvieron los tentáculos, reptando por los lados con un movimiento rizado. Los hombres
asieron los remos y tiraron, pero era como tratar de mover un bote en una flotante balsa
de algas.
- ¡Auxilio aquí! - gritó el botero, y el señor Fison y el segundo trabajador corrieron a
añadir sus fuerzas al remo.
Luego el hombre del bichero - su nombre era Ewan, o Ewen - saltó con una maldición, y
comenzó a golpear hacia abajo, por encima de la borda, hacia el banco de tentáculos
que ahora se apiñaba contra el fondo del bote. Y, al mismo tiempo, ambos remeros se
pusieron de pie para tratar de conseguir una oportunidad mejor de recobrar sus remos.
El botero le entregó el suyo al señor Fison, quien se esforzó desesperadamente, en
tanto el hombre sacaba una enorme navaja y, recostándose sobre la borda, comenzaba
a acuchillar los brazos que brotaban del mango del remo.
El señor Fison, que se tambaleaba con el tembloroso balanceo del bote, con los dientes
apretados, casi sin aliento, y las venas de la mano resaltándole mientras tiraba del
remo, miró de repente hacia mar abierto. Y allí, a menos de cincuenta metros, había un
gran bote que se encaminaba hacia ellos, con tres mujeres y un niño pequeño a bordo.
Un botero remaba, y un hombrecito que tenía una cinta rosa en el sombrero, estaba a
proa, saludándolos. Por un momento, por supuesto, el señor Fison pensó en ayuda, y
luego pensó en el niño. Dejó entonces su remo, alzó ambos brazos en un gesto
frenético, y gritó al grupo que se mantuviera alejado «¡en nombre de Dios!» Dice mucho
de la modestia y valor del señor Fison el hecho de que no parece advertir que haya
habido nada de heroísmo en su actuación de ese momento. El remo que había soltado
fue inmediatamente atraído hacia abajo, y luego reapareció flotando a veinte metros de
distancia.
En el mismo momento, el señor Fison sintió que el bote se inclinaba violentamente bajo
sus pies y un ronco grito, el prolongado grito de terror de Hill, el botero, hizo que
olvidara por completo el grupo de excursionistas. Se volvió y vio a Hill acuclillado junto a
la agarradera delantera del remo, con el brazo derecho por encima de la borda, y
fuertemente atraído hacia abajo. El botero emitió entonces una sucesión de agudos y
cortos gritos:
- ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh!
El señor Fison cree que debía haber estado acuchillando a los tentáculos por debajo de
la línea del agua cuando fue atrapado por ellos, pero, por supuesto, es imposible decir
con certeza lo que pasó. El bote estaba levantado de un costado, de modo que la borda
estaba a diez centímetros del agua, y tanto Ewan como el otro trabajador golpeaban el
agua con el bichero y el remo a ambos lados del brazo de Hill. Instintivamente, el señor
Fison se ubicó para equilibrar el peso.
Entonces Hill, quien era un hombre macizo y poderoso, hizo un esfuerzo desesperado,
y se puso casi de pie. Alzó el brazo, por cierto, completamente fuera del agua. De él
pendía una complicada maraña de lianas pardas; y los ojos de una de las bestias que lo
asían, se vieron momentáneamente en la superficie, brillando con fuerza y
determinación. El bote se inclinó más y más, y el agua marrón verdosa se precipitó en
cascada por un lado. Entonces Hill resbaló y cayó sobre sus costillas contra el costado,
y su brazo y la masa de tentáculos volvieron a chapotear en el agua. Hill rodó sobre la
borda; una de sus botas golpeó al señor Fison en la rodilla, cuando este caballero se
abalanzaba para asirlo, y en un momento más otros tentáculos se habían enrollado en
su cintura y en su cuello, y luego de una convulsa y breve lucha, durante la que el bote
estuvo a punto de zozobrar, Hill fue lanzado por encima de la borda. El bote se
enderezó con un violento sacudón que casi hace caer al señor Fison por el otro lado,
ocultando de sus ojos la lucha acuática.
Se tambaleó durante un momento, tratando de recuperar el equilibrio, y mientras lo
hacía, advirtió que la lucha y la marea ascendente habían vuelto a llevarlos hasta las
rocas cubiertas de algas. A menos de cuatro metros, una laja de rocas aún se alzaba
con rítmicos movimientos por encima del oleaje de la marea. En un momento, el señor
Fison asió el remo de Ewan, dio una poderosa palada y luego, dejándolo caer, corrió
hacia la proa y saltó. Sintió que sus pies resbalaban sobre la roca y, con un esfuerzo
frenético, saltó hacia otra masa más allá. Tropezó, cayó de rodillas, y volvió a
levantarse.
- ¡Cuidado! - gritó alguien, y un gran cuerpo parduzco lo golpeó. Uno de los
trabajadores lo había golpeado, sumergiéndolo en uno de los estanques, y mientras
descendía oyó gritos ahogados, lejanos, que en ese momento creyó que provenían de
Hill. Luego se maravilló de la agudeza y variedad de la voz de Hill. Alguien saltó por
encima de él, y una curva avalancha de agua espumosa se derramó encima de su
cuerpo, y pasó. Se puso de pie chorreando agua y, sin mirar hacia el mar, corrió hacia
la costa con tanta rapidez como le permitió su terror. Ante él, sobre el liso espacio
sembrado de rocas, tropezaban los dos trabajadores uno doce metros por delante del
otro.
Finalmente miró por encima del hombro y, viendo que no lo perseguían, se dio vuelta.
Estaba atónito. Desde el momento en que los cefalópodos habían emergido del agua,
había actuado con demasiada rapidez para comprender plenamente sus actos. Ahora le
parecía que había salido repentinamente de un mal sueño.
Porque allí estaba el cielo, sin una nube y refulgiendo bajo el sol de la tarde, el mar
hinchado bajo su brillo despiadado, la suave espuma cremosa de la rompiente, y los
bajos, largos, oscuros escollos de roca. El bote flotaba, derecho, elevándose y cayendo
suavemente sobre el oleaje a casi doce metros de la costa. Hill y los monstruos, toda la
tensión y el tumulto de esa despiadada lucha por la vida, se habían desvanecido como
si no hubieran existido jamás.
El corazón del señor Fison golpeaba con violencia; latía hasta en la punta de sus dedos,
y respiraba profundamente.
Faltaba algo. Durante algunos segundos no pudo pensar con claridad qué era. Sol,
cielo, mar, rocas... ¿qué era? Luego recordó el bote de los excursionistas. Había
desaparecido. Se preguntó si no lo habría imaginado. Se volvió, y vio a los dos
trabajadores de pie, juntos, bajo las elevadas masas de los altos acantilados rosados.
Vaciló pensando si haría un último intento de salvar a Hill. Su excitación física pareció
abandonarlo repentinamente, dejándolo indefenso y vacío. Se dirigió hacia la costa,
tropezando y vadeando hacia sus dos compañeros.
Miró hacia atrás una vez más, y ahora había dos botes a flote, y el más distante
cabeceaba torpemente, con el fondo hacia arriba.
3
Así fue como el Haploteuthis ferox hizo su aparición en la costa de Devonshire. Hasta
ahora, ésta ha sido su agresión más seria. El relato del señor Fison, junto con la ola de
accidentes de botes y bañistas a la que ya he aludido, y la ausencia de peces en las
costas de Socnish ese año señalan claramente la presencia de un cardumen de estos
voraces monstruos de las profundidades merodeando lentamente a lo largo de la línea
de la marea, junto a la costa. Una migración de hambre ha sido sugerida, lo sé, como la
causa que los trajo hasta aquí; pero, por mi parte, prefiero creer en la teoría alternativa
de Hemsley. Hemsley sostiene que un cardumen o banco de estas criaturas puede
haberse aficionado a la carne humana por accidente, cuando un barco zozobró entre
ellas; y ha vagado en busca de carne humana fuera de su zona acostumbrada; yendo
paralelamente a los barcos o siguiéndolos, ha llegado a nuestras costas en la estela del
tráfico del Atlántico. Pero discutir los convincentes argumentos de Hemsley,
admirablemente explicados, estaría fuera de lugar aquí. Aparentemente, el apetito del
cardumen fue satisfecho por las once personas que atraparon - pues en la medida que
puede afirmarse, había diez personas en el segundo bote -, y por cierto que las
criaturas no dieron más muestras de su presencia cerca de Sidmouth ese día. La costa
entre Seaton y Budleigh Salterton fue patrullada toda esa tarde y esa noche por cuatro
botes del Servicio Preventivo, tripulados por hombres armados con arpones y
machetes, y a medida que la noche avanzaba, un número de expediciones igualmente
equipadas, organizadas privadamente, se unieron a ellos. El señor Fison no tomó parte
en ninguna de estas expediciones. Alrededor de medianoche, se oyeron excitadas
voces provenientes de un bote situado a unas dos millas al sudeste de Sidmouth, y se
vio un farol que se agitaba de una manera extraña, de lado a lado y de arriba abajo. Los
botes más próximos se apresuraron a llegar hasta el sitio de la alarma. Los audaces
ocupantes del bote, un marinero, un cura y dos escolares, habían visto realmente cómo
los monstruos pasaban por debajo del bote. Aparentemente, las criaturas eran, como la
mayoría de los organismos de las profundidades, fosforescentes, y habían pasado
flotando, a cinco pies de profundidad, como hechas de rayos de luna a través de la
negrura del agua, con los tentáculos retraídos como si durmieran, girando y girando, y
moviéndose lentamente hacia el sudeste en una formación cuneiforme.
Los tripulantes del bote relataron esto por gestos, en forma fragmentaria, ya que
primero se les acercó un bote y luego otro. Finalmente, una pequeña flota de ocho o
nueve botes se reunió a su alrededor, y de ella se elevó un tumulto, como la cháchara
de un mercado, que quebró el silencio de la noche. Había muy poco ánimo para
perseguir al cardumen, la gente no tenía armas ni experiencia para una cacería tan
dudosa, y casi inmediatamente - puede ser que con alivio - los botes regresaron a la
costa.
Y ahora diremos lo que tal vez sea el hecho más admirable de toda esta asombrosa
incursión. No tenemos la más ligera idea de los siguientes movimientos del cardumen, a
pesar de que toda la costa sudoeste estaba alerta. Pero puede, tal vez, ser significativo
que un cachalote haya sido hallado en Sark el tres de junio. Dos semanas y tres días
después del incidente de Sidmouth, un Haploteuthis vivo llegó a la costa sobre las
arenas de Calais. Estaba vivo, porque varios testigos vieron que sus tentáculos se
movían convulsivamente. Pero es probable que estuviera agonizando. Un caballero
llamado Pouchet consiguió un rifle y le disparó.
Esa fue la última aparición de un Haploteuthis vivo. No se vieron otros en las costas
francesas. El 15 de junio, un cadáver, casi completo, fue llevado por el mar hasta la
costa, cerca de Torquay, y pocos días más tarde, un bote de la estación Marina de
Biología, dragando Plymouth, recogió un espécimen descompuesto, profundamente
desgarrado por una herida de machete. Cómo había hallado la muerte el aludido
espécimen, es imposible decir. Y el último día de junio, el señor Egbert Caine, un artista
que se bañaba en Newlyn, alzó los brazos, gritó, y fue arrastrado bajo el agua. Un
amigo que lo acompañaba no hizo ningún intento de salvarlo, sino que nadó de
inmediato hacia la costa. Este es el último hecho para relatar acerca de esta
extraordinaria incursión de las profundidades del mar. Si fue realmente la última de
estas horribles criaturas es, hasta ahora, prematuro decirlo. Pero se cree, y ciertamente
debe esperarse, que han retornado ahora, y para siempre, a las sombrías
profundidades del mar, desde donde tan extraña y misteriosamente se elevaron.
FIN

http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!