Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

lunes, 25 de febrero de 2013

EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA






EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA
ISAAC ASIMOV


Todo empezó como un sueño. No tuve que preparar nada, ni disponer las cosas de antemano. Me
limité a observar cómo todo salía por sí solo... Tal vez eso debería haberme puesto sobre aviso, y
hacerme presentir la catástrofe.
Todo empezó con mi acostumbrado mes de descanso entre dos misiones. Un mes de trabajo y un
mes de permiso constituye la norma del Servicio Galáctico. Llegué a Puerto Marte para la espera
acostumbrada de tres días antes de emprender el breve viaje a la Tierra.
En circunstancias ordinarias, Hilda, que Dios la bendiga, la esposa más cariñosa que pueda tener
un hombre, hubiera estado allí esperándome, y ambos hubiéramos pasado tres días muy agradables y
tranquilos..., un pequeño y dichoso compás de espera para los dos. La única dificultad para que esto
fuera posible consistía en que Puerto Marte era el lugar más turbulento y ruidoso de todo el Sistema,
y un pequeño compás de espera no es exactamente lo que mejor encaja allí. Pero..., ¿cómo podía
explicarle eso a Hilda?
Pues bien, esta vez, mi querida mamá política, que Dios la bendiga también (para variar), se puso
enferma precisamente dos días antes que yo arribase a Puerto Marte, y la noche antes de
desembarcar recibí un espaciograma de Hilda comunicándome que tenía que quedarse en la Tierra
con mamá y que, sintiéndolo mucho, no podía acudir allí a recibirme.
Le envié otro espaciograma diciéndole que yo también lo sentía mucho y que lamentaba
enormemente lo de su madre, cuyo estado me inspiraba una gran ansiedad (así se lo dije). Y cuando
desembarqué...
¡Me encontré en Puerto Marte y sin Hilda!
De momento me quedé anonadado; luego se me ocurrió llamar a Flora (con la que había tenido
ciertas aventurillas en otros tiempos), y con este fin tomé una cabina de vídeo..., sin reparar en
gastos, pero es que tenía prisa.
Estaba casi seguro que la encontraría fuera, o que tendría el videófono desconectado, o incluso
que habría muerto.
Pero allí estaba ella, con el videófono conectado y, por toda la Galaxia, lo estaba todo menos
muerta.
Estaba mejor que nunca. El paso de los años no podía marchitarla, como dijo una vez alguien, ni
la costumbre empañar su cambiante belleza.
¡No estuvo poco contenta de verme! Alborozada, gritó:
-¡Max! ¡Hacía años que no nos veíamos!
-Ya lo sé, Flora, pero ahora nos veremos, si tú estás libre. ¿Sabes qué pasa? ¡Estoy en Puerto
Marte y sin Hilda!
Ella chilló de nuevo:
-¡Estupendo! Entonces ven inmediatamente.
Yo me quedé bizco. Aquello era demasiado.
-¿Quieres decir que estás libre..., libre de verdad?
El lector debe saber que a Flora había que pedirle audiencia con días de anticipación. Era algo
que se salía de lo corriente. Ella me contestó:
-Oh, tenía un compromiso sin importancia, Max, pero ya lo arreglaré. Tú ven.
-Voy volando -contesté, estallando de puro gozo.
Flora era una de esas chicas... Bien, para que el lector tenga una idea, le diré que en sus
habitaciones reinaba la gravedad marciana: 0,4 respecto a la normal en la Tierra. La instalación que
la liberaba del campo seudogravitatorio a que se hallaba sometido Puerto Marte era carísima, desde
luego, pero si el lector ha sostenido alguna vez entre sus brazos a una chica a 0,4 gravedades, sobran
las explicaciones. Y si no lo ha hecho, las explicaciones de nada sirven. Además, le compadezco.
Es algo así como flotar en las nubes.
Corté la comunicación. Sólo la perspectiva de verla en carne y hueso podía obligarme a borrar su
imagen con tal celeridad. Salí corriendo de la cabina.
En aquel momento, en aquel preciso instante, con precisión de décimas de segundo, el primer
soplo de la catástrofe me rozó.
Aquel primer barrunto estuvo representado por la calva cabeza de aquel desarrapado de Rog
Crinton, de las oficinas de Marte, calva que brillaba sobre unos grandes ojos azul pálido, una tez
cetrina y un desvaído bigote pajizo. No me molesté en ponerme a gatas y tratar de enterrar la cabeza
en el suelo, porque mis vacaciones acababan de comenzar en el mismo momento en que había
descendido de la nave.
Por lo tanto, le dije con una cortesía normal:
-¿Qué deseas? Tengo prisa. Me esperan.
Él repuso:
-Quien te espera soy yo. Te he estado esperando en la rampa de descarga.
-Pues no te he visto.
-Tú nunca ves nada.
Tenía razón, porque al pensar en ello, me dije que si él estaba en la rampa de descarga, debería
haberse quedado girando para siempre, porque había pasado junto a él como el cometa Halley
rozando la corona solar.
-Muy bien -dije entonces-. ¿Qué deseas?
-Tengo un trabajillo para ti.
Yo me eché a reír.
-Acaba de empezar mi mes de permiso, amigo.
-Pero se trata de una alarma roja de emergencia, amigo -repuso él.
Lo cual significaba que me quedaba sin vacaciones, ni más ni menos. No podía creerlo. Así que le
dije:
-Vamos, Rog. Sé compasivo. Yo también tengo una llamada de urgencia particular.
-No puede compararse con esto.
-Rog -vociferé-. ¿No puedes encontrar a otro? ¿Es que no hay nadie más?
-Tú eres el único agente de primera clase que hay en Marte.
-Pídelo a la Tierra entonces. En el Cuartel General tienen agentes a montones.
-Esto tiene que hacerse antes de las once de esta misma mañana. Pero, ¿qué pasa? ¿Acaso no
tienes que esperar tres días?
Yo me oprimí la cabeza. ¡Qué sabía él!
-¿Me dejas llamar? -le dije.
Tras fulminarlo con la mirada, volví a meterme en la cabina y dije:
-¡Particular!
Flora apareció de nuevo en la pantalla, deslumbrante como un espejismo en un asteroide.
Sorprendida, dijo:
-¿Ocurre algo, Max? No vayas a decirme que algo va mal. Ya he anulado el otro compromiso.
-Flora, cariño -repuse-, iré, iré. Pero ha surgido algo.
Ella preguntó con voz dolida lo que ya podía suponerme, y yo contesté:
-No, no es otra chica. Donde estás tú, las demás no cuentan. ¡Cielito! -Sentí el súbito impulso
de abrazar la pantalla de vídeo, pero comprendí que eso no es un pasatiempo adecuado para
adultos-. Una cosa del trabajo. Pero tú espérame. No tardaré mucho.
Ella suspiró y dijo:
-Muy bien.
Pero lo dijo de una manera que no me gustó, y que me hizo temblar.
Salí de la cabina con paso vacilante y me encaré con aquel pelmazo:
-Muy bien, Rog, ¿qué clase de embrollo me han preparado?
Nos fuimos al bar del astropuerto y nos metimos en un reservado. Rog me explicó.
-El Antares Giant llega procedente de Sirio dentro de exactamente media hora; a las ocho en
punto.
-Muy bien.
-Descenderán de él tres hombres, mezclados con los demás pasajeros, para esperar al Space
Eater, que tiene su llegada de la Tierra a las once y sale para Capella poco después. Estos tres hombres
subirán al Space Eater, y a partir de ese momento quedarán fuera de nuestra jurisdicción.
-Bueno, ¿y qué?
-Entre las ocho y las once permanecerán en una sala de espera especial, y tú les harás compañía.
Tengo una imagen tridimensional de cada uno de ellos, con el fin que puedas identificarlos. En esas
tres horas tendrás que averiguar cuál de los tres transporta contrabando.
-¿Qué clase de contrabando?
-De la peor clase. Espaciolina alterada.
-¿Espaciolina alterada?
Me había matado. Sabía perfectamente lo que era la espaciolina. Si el lector ha viajado por el
espacio también lo sabrá, sin duda. Y para el caso que no se haya movido nunca de la Tierra, le diré
que todos los que efectúan su primer viaje por el espacio la necesitan; casi todos la toman en el
primer viaje que realizan; y muchísimas personas ya no saben prescindir jamás de ella. Sin ese
producto maravilloso, se experimenta vértigo cuando se está en caída libre, algunos lanzan chillidos
de terror y contraen psicosis semipermanentes. Pero la espaciolina hace desaparecer completamente
estas molestias y sus efectos. Además, no crea hábito; no posee efectos perjudiciales secundarios. La
espaciolina es ideal, esencial, insustituible. Si el lector lo duda, tome espaciolina. Rog continuó:
-Exactamente. Espaciolina alterada. Sólo puede alterarse mediante una sencilla reacción que
cualquiera es capaz de realizar en el sótano de su casa. Entonces pasa a ser una droga y se administra
en dosis masivas, convirtiéndose en un terrible hábito desde la primera toma. Se la puede comparar a
los más peligrosos alcaloides que se conocen.
-¿Y acabamos de descubrirlo precisamente ahora, Rog?
-No. El Servicio conocía la existencia de esa droga desde hace años, y hemos evitado que este
peligroso conocimiento se difundiese, manteniendo en el mayor secreto los casos en que se ha
hallado droga. Pero ahora las cosas han llegado demasiado lejos.
-¿En qué sentido?
-Uno de los tres individuos que se detendrán aquí transporta cierta cantidad de espaciolina
alterada sobre su persona. Los químicos del sistema de Capella, que se encuentra fuera de la
Federación, la analizarán y averiguarán la manera de producirla sintéticamente. Después de esto nos
encontraremos enfrentados con el dilema de tener que luchar contra la peor amenaza que jamás han
provocado los estupefacientes, o tener que suprimir el peligro suprimiendo su causa.
-¿La espaciolina?
-Exacto. Y si suprimimos la espaciolina, de rechazo suprimimos los viajes interplanetarios.
Me resolví a poner el dedo en la llaga:
-¿Cuál de esos tres individuos lleva la droga?
Rog sonrió con desdén.
-¿Crees que te necesitaríamos si lo supiésemos? Eres tú quien tiene que averiguarlo.
-Me encargas una misión muy arriesgada.
-En efecto; si te equivocas de individuo te expones a que te corten el pelo hasta la laringe. Cada
uno de esos tres es un hombre importantísimo en su propio planeta. Uno de ellos es Edward
Harponaster; otro, Joaquin Lipsky, y el tercer es Andiamo Ferrucci. ¿Qué te parece?
Tenía razón. Yo conocía aquellos tres nombres. Probablemente el lector los conoce también; y no
podía poner la mano encima de ninguno de ellos sin poseer sólidas pruebas, naturalmente.
-¿Y uno de ellos se ha metido en un negocio tan sucio por unos cuantos...?
-Este asunto representa trillones -repuso Rog-, lo cual quiere decir que cualquiera de ellos lo
haría con mucho gusto. Y sabemos que es uno de ellos, porque Jack Hawk consiguió averiguarlo
antes que le matasen...
-¿Han matado a Jack Hawk?
Durante un minuto me olvidé de la amenaza que pesaba sobre la galaxia a causa de aquellos
traficantes de drogas. Y casi, casi, llegué a olvidarme también de Flora.
-Sí, y lo asesinaron a instigación de uno de esos tipos. Tú tienes que descubrirlo. Si nos señalas
al criminal antes de las once, cuenta con un ascenso, un aumento de sueldo y la satisfacción de haber
vengado al pobre Jack Hawk. Y, por ende, habrás salvado a la galaxia. Pero si señalas a un inocente,
crearás un conflicto interestelar, perderás el puesto, y te pondrán en todas las listas negras que hay
entre la Tierra y Antares.
-¿Y si no señalo a ninguno de ellos? -pregunté.
-Eso sería como señalar a uno inocente, por lo que se refiere al Servicio.
-O sea que tengo que señalar a uno, pero sólo al culpable, de lo contrario mi cabeza está en
juego.
-Harían rebanadas con ella. Estás empezando a comprender, Max.
En una larga vida de parecer feo, Rog Crinton nunca lo había parecido tanto como entonces. Lo
único que me consoló al mirarle fue pensar que él también estaba casado y que vivía con su mujer en
Puerto Marte todo el año. Y se lo tenía muy merecido. Tal vez me mostraba demasiado duro con él,
pero se merecía aquello.
Así que perdí de vista a Rog, me apresuré a llamar a Flora.
-¿Qué pasa? -me preguntó ella.
-Verás, cielito -le dije-, no puedo contártelo ahora, pero se trata de un compromiso
ineludible. Ten un poco de paciencia, que terminaré este asunto en seguida, aunque tenga que
recorrer a nado todo el Gran Canal hasta el casquete polar en ropa interior, ¿sabes?, o arrancar a
Fobos del cielo..., o cortarme en pedacitos y enviarme como paquete postal.
-Vaya -dijo ella, con un mohín de disgusto-, si hubiese, sabido que tenía que esperar...
Yo di un respingo. Flora, a pesar de su nombre, no era de esas chicas que se impresionan por la
poesía. En realidad, ella sólo era una mujer de acción... Pero, después de todo, cuando flotase en
brazos de la gravedad marciana en un mar perfumado con jazmín y en compañía de Flora, la
sensibilidad poética no sería precisamente la cualidad que yo consideraría más indispensable.
Con una nota de urgencia en la voz, dije:
-Por favor, espérame, Flora. No tardaré. Después ya recuperaremos el tiempo perdido.
Estaba disgustado, desde luego, pero todavía no me dominaba la preocupación. Apenas me había
dejado Rog, cuando concebí un plan para descubrir cuál era el culpable.
Era muy fácil. Estuve a punto de llamar a Rog para decírselo, pero no hay ninguna ley que
prohiba que la cerveza se suba a la cabeza y que el aire contenga oxígeno. Lo resolvería en cinco
minutos y luego me iría disparado a reunirme con Flora; con cierto retraso tal vez, pero con un
ascenso en el bolsillo, un aumento de sueldo en mi cuenta y un pegajoso beso del Servicio en ambas
mejillas.
Mi plan era el siguiente: los magnates de la industria no suelen viajar mucho por el espacio;
prefieren utilizar el transvídeo. Cuando tienen que asistir a alguna importante conferencia
interestelar, como era probablemente el caso de aquellos tres, tomaban espaciolina. No estaban
suficientemente acostumbrados a viajar por el espacio para atreverse a prescindir de ella. Además, la
espaciolina es un producto carísimo, y los grandes potentados siempre quieren lo mejor de lo mejor.
Conozco su psicología.
Eso sería perfectamente aplicable a dos de ellos. No obstante, el que transportaba el contrabando
no podía arriesgarse a tomar espaciolina..., ni siquiera para evitar el mareo del espacio. Bajo la
influencia de la espaciolina, podría revelar la existencia de la droga; o perderla; o decir algo
incoherente que luego resultase comprometedor. Tenía que mantener el dominio de sí mismo en
todo momento.
Así de sencillo era. Me dispuse a esperar.
El Antares Giant arribó puntualmente, y yo esperé con los músculos de las piernas en tensión,
para salir corriendo en cuanto hubiese puesto las esposas al inmundo y criminal traficante de drogas
y me hubiese despedido de los otros dos eminentes personajes.
El primero en entrar fue Lipsky. Era un hombre de labios carnosos y sonrosados, mentón
redondeado, cejas negrísimas y cabello ceniciento. Se limitó a mirarme, para sentarse sin pronunciar
palabra. No era aquél. Se hallaba bajo los efectos de la espaciolina.
Yo le dije:
-Buenas tardes.
Con voz soñolienta, él murmuró:
-Ardes surrealista en Panamá corazones en misiones para una taza de té. Libertad de palabra.
Era la espaciolina, en efecto. La espaciolina, que aflojaba los resortes de la mente humana. La
última palabra pronunciada por alguien sugería la siguiente frase, en una desordenada asociación de
ideas.
El siguiente fue Andiamo Ferrucci. Bigotes negros, largo y cerúleo, tez olivácea, cara marcada de
viruelas. Tomó asiento en otra butaca, frente a nosotros.
Yo le dije:
-¿Qué, buen viaje?
Él contestó:
-Baje la luz sobre el testuz del buey de Camagüey, me voy a Indiana a comer.
Lipsky intervino:
-Comercio sabio resabio con una libra de libros en Biblos y edificio fenicios.
Yo sonreí. Me quedaba Harponaster. Ya tenía cuidadosamente preparada mi pistola neurónica, y
las esposas magnéticas a punto para ponérselas.
Y en aquel momento entró Harponaster. Era un hombre flaco, correoso, muy calvo, y bastante
más joven de lo que parecía en su imagen tridimensional. ¡Y estaba empapado de espaciolina hasta
el tuétano!
No pude contener una exclamación:
-¡Atiza!
-Paliza fenomenal sobre mal papel si no tocamos madera en la carretera.
Ferrucci añadió:
-Estera sobre la ruta en disputa por encontrar un ruiseñor.
Y Lipsky continuó:
-Señor, jugaré a ping-pong ante amigos dulces son.
Yo miraba de uno a otro lado mientras ellos iban diciendo tonterías en parrafadas cada vez más
breves, hasta que reinó el silencio.
Inmediatamente comprendí lo que sucedía. Uno de ellos estaba fingiendo, pues había tenido
suficiente inteligencia para comprender que si no aparecía bajo los efectos de la espaciolina, eso le
delataría. Tal vez sobornó a un empleado para que le inyectase una solución salina, o hizo cualquier
otro truco parecido.
Uno de ellos fingía. No resultaba difícil representar aquella comedia. Los actores del subetérico
hacían regularmente el número de la espaciolina. El lector debe haberlos oído docenas de veces.
Contemplé a aquellos tres hombres y noté que se me erizaban por primera vez los pelos del cuello
al pensar en lo que me sucedería si no conseguía descubrir al culpable.
Eran las 8,30, y estaban en juego mi empleo, mi reputación, y mi propia cabeza. Dejé de pensar
de momento en ello y pensé en Flora. Desde luego, no me esperaría eternamente. Lo más probable
era que ni siquiera me esperase otra media hora.
Entonces me dije: ¿sería capaz el culpable de realizar con la misma soltura las asociaciones de
ideas, si le hacía meterse en terreno resbaladizo?
Así es que dije:
-Estoy tan estupefacto que siento estupefacción.
Lipsky pescó la frase al vuelo y prosiguió:
-Estupefacción estupefaciente dijo el cliente con do re mi fa sol para ser salvado.
-Salvado con estofado de toro de nada sirve la efervescencia con un cañón -dijo Ferrucci.
-Cañones al son dulzón del trombón -dijo Lipsky.
-Bombón astroso -dijo Ferrucci.
-Oso de cal -dijo Harponaster.
Unos cuantos gruñidos y se callaron.
Lo intenté de nuevo, con mayor cuidado esta vez, pensando que recordarían después todo cuanto
yo dijese. Por lo tanto, debía esforzarme por decir frases inofensivas.
Dije pues:
-No hay nada como la espaciolina.
Ferrucci dijo:
-La colina de la mina en la Scala de Milán, tan taran, tan...
Yo interrumpí tan ingeniosas palabras y repetí, mirando a Harponaster:
-Sí, para viajar por el espacio, no hay nada como la espaciolina.
-Avelina con su cama de algodón en rama salta la rana...
Le interrumpí también, dirigiéndome esta vez a Lipsky:
-No hay nada como la espaciolina.
-Melusina toma chocolate con patatas baratas tras los talones de Aquiles.
Uno de ellos añadió:
-Miles de angulas grandes como mulas me tienen que matar.
-Atar después de bailar.
-Hilar muy finas.
-Minas de sal.
-Salga el rey.
-Buey.
Lo intenté dos o tres veces más, hasta que vi que por allí no iría a ninguna parte. El culpable,
quienquiera que fuese de los tres, se había ejercitado, o bien poseía un talento natural para efectuar
asociaciones de ideas espontáneas. Desconectaba su cerebro y dejaba que las palabras saliesen al
buen tun tun. Además, debía saber lo que yo estaba buscando. Si «estupefacción» con su derivado
«estupefaciente» no le habían delatado, la repetición por tres veces consecutivas de la palabra
«espaciolina» debía haberlo hecho. Los otros dos nada debían sospechar, pero él sí.
¿Cómo conseguiría descubrirlo entonces? Sentí un odio furioso hacia él y noté que me temblaban
las manos. Aquella asquerosa rata, si se escapaba, corrompería toda la galaxia. Por si fuese poco, era
culpable de la muerte de mi mejor amigo. Y por encima de todo esto, me impedía acudir a mi cita
con Flora.
Me quedaba el recurso de registrarlos. Los dos que se hallaban realmente bajo los efectos de la
espaciolina no harían nada por impedirlo, pues no podían sentir emoción, temor, ansiedad, odio,
pasión ni deseos de defenderse. Y si uno de ellos hacía el menor gesto de resistencia, ya tendría al
hombre que buscaba.
Pero los inocentes recordarían lo sucedido, al recobrar la lucidez. Recordarían que los habían
registrado minuciosamente mientras se hallaban bajo los efectos de la espaciolina.
Suspiré. Si lo intentaba, descubriría al criminal, desde luego, pero yo me convertiría después en
algo extraordinariamente parecido al hígado trinchado. El Servicio recibiría una terrible reprimenda,
el escándalo alcanzaría proporciones cósmicas, y en el aturdimiento y la confusión que esto
produciría, el secreto de la espaciolina alterada se difundiría a los cuatro vientos, con lo que todo se
iría a rodar.
Desde luego, el culpable podía ser el primero que yo registrase. Tenía una probabilidad entre tres
que lo fuese. Pero no me fiaba.
Consulté desesperado mi reloj y mi mirada se enfocó en la hora: las 9:15.
¿Cómo era posible que el tiempo pasase tan de prisa?
¡Oh, Dios mío! ¡Oh, pobre de mí! ¡Oh, Flora!
No tenía elección. Volví a la cabina para hacer otra rápida llamada a Flora. Una llamada rápida,
para que la cosa no se enfriase; suponiendo que ya no estuviese helada.
No cesaba de decirme: «No contestará».
Traté de prepararme para aquello, diciéndome que había otras chicas, que había otras...
Todo inútil, no había otras chicas.
Si Hilda hubiese estado en Puerto Marte, nunca hubiera pensado en Flora; eso para empezar, y
entonces su falta no me hubiera importado. Pero estaba en Puerto Marte y sin Hilda, y además tenía
una cita con Flora.
La señal de llamada funcionaba insistentemente, y yo no me decidía a cortar la comunicación.
¡De pronto contestaron!
Era ella. Me dijo:
-Ah, eres tú.
-Claro, cariño, ¿quién si no podía ser?
-Pues cualquier otro. Otro que viniese.
-Tengo que terminar este asunto, cielito.
-¿Qué asunto? ¿Plastones pa quien?
Estuve a punto de corregir su error gramatical, pero estaba demasiado ocupado tratando de
adivinar qué debía significar «plastones».
Entonces me acordé. Una vez le había dicho que yo era representante de plastón. Fue aquel día
que le regalé un camisón de plastón que era una monada.
Entonces le dije:
-Escucha. Concédeme otra media hora...
Las lágrimas asomaron a sus ojos.
-Estoy aquí sola y sentada, esperándote.
-Ya te lo compensaré.
Para que el lector vea cuán desesperado me hallaba, le diré que ya empezaba a pensar en tomar un
camino que sólo podía llevarme al interior de una joyería, aunque eso signifícase que mi cuenta
corriente mostraría un mordisco tan considerable que para la mirada penetrante de Hilda parecería
algo así como la nebulosa Cabeza de Caballo irrumpiendo en la Vía Láctea. Pero entonces estaba
completamente desesperado.
Ella dijo, contrita:
-Tenía una cita estupenda y la anulé por ti.
Yo protesté:
-Me dijiste que era un compromiso sin importancia.
Después que lo dije, comprendí que me había equivocado.
Ella se puso a gritar:
-¡Un compromiso sin importancia!
(Eso fue exactamente lo que dijo. Pero de nada sirve tener la verdad de nuestra parte al discutir
con una mujer. En realidad, eso no hace sino empeorar las cosas. ¿Es que no lo sabía, estúpido de
mí?)
Flora prosiguió:
-Mira que decir eso de un hombre que me ha prometido una finca en la Tierra...
Entonces se puso a charlar por los codos de aquella finca en la Tierra. A decir verdad, casi todos
los donjuanes de ocasión que se paseaban por Puerto Marte aseguraban poseer una finca en la Tierra,
pero el número de los que la poseían de verdad se podía contar con el sexto dedo de cada mano.
Traté de hacerla callar. Todo inútil.
Por último dijo, llorosa:
-Y yo aquí sola, y sin nadie.
Y cortó el contacto.
Desde luego, tenía razón. Me sentí el individuo más despreciable de toda la galaxia.
Regresé a la sala de espera. Un rastrero botones se apresuró a dejarme paso.
Contemplé a los tres magnates de la industria y me puse a pensar en qué orden los estrangularía
lentamente hasta matarlos si pudiese tener la suerte de recibir aquella orden. Tal vez empezaría por
Harponaster. Aquel sujeto tenía un cuello flaco y correoso que podría rodear perfectamente con mis
dedos, y una nuez prominente sobre la cual podría hacer presión con los pulgares.
La satisfacción que estos pensamientos me proporcionaron fue, a decir verdad, ínfima, y sin
darme cuenta murmuré la palabra «¡Cielito!», de pura añoranza.
Aquello los disparó otra vez. Ferrucci dijo:
-Bonito lío tiene mi tío con la lluvia rubia Dios salve al rey...
Harponaster, el del flaco pescuezo, añadió:
-Ley de la selva para un gato malva.
Lipsky dijo:
-Calva cubierta con varias tortillas.
-Pillas niñas son.
-Sonaba.
-Haba.
-Va.
Y se callaron.
Entonces me miraron fijamente. Yo les devolví la mirada. Estaban desprovistos de emoción (dos
de ellos al menos), y yo estaba vacío de ideas. Y el tiempo iba pasando.
Seguí mirándoles fijamente y me puse a pensar en Flora. Se me ocurrió que no tenía nada que
perder que ya no hubiese perdido. ¿Y si les hablase de ella?
Entonces les dije:
-Señores, hay una chica en esta ciudad, cuyo nombre no mencionaré para no comprometerla.
Permítanme que se la describa.
Y eso fue lo que hice. Debo reconocer que las últimas dos horas habían aumentado hasta tal punto
mis reservas de energía, que la descripción que les hice de Flora y de sus encantos asumió tal calidad
poética que parecía surgir de un manantial oculto en lo más hondo de mi ser subconsciente.
Los tres permanecían alelados, casi como si escuchasen, sin interrumpirme apenas. Las personas
sometidas a la espaciolina se hallan dominadas por una extraña cortesía. No interrumpen nunca al
que está hablando. Esperan a que éste termine.
Seguí describiéndoles a Flora con un tono de sincera tristeza en mi voz, hasta que los altavoces
anunciaron estruendosamente la llegada del Space Eater.
Había terminado. En voz alta, les dije:
-Levántense, caballeros. -Para añadir-: Tú no, asesino.
Y sujeté las muñecas de Ferrucci con mis esposas magnéticas, casi sin darle tiempo a respirar.
Ferrucci luchó como un diablo. Naturalmente, no se hallaba bajo la influencia de la espaciolina.
Mis compañeros descubrieron la peligrosa droga, que transportaba en paquetes de plástico color
carne adheridos a la parte interior de sus muslos. De esta manera resultaban invisibles; sólo se
descubrían al tacto, y aun así, había que utilizar un cuchillo para cerciorarse.
Rog Crinton, sonriendo y medio loco de alegría, me sujetó después por la solapa para sacudirme
como un condenado:
-¿Cómo lo hiciste? ¿Cómo conseguiste descubrirlo?
Yo respondí, tratando de desasirme:
-Estaba seguro que uno de ellos fingía hallarse bajo los efectos de la espaciolina. Así es que se
me ocurrió hablarles... (adopté precauciones..., a él no le importaban en lo más mínimo los detalles),
ejem, de una chica, ¿sabes?, y dos de ellos no reaccionaron, con lo cual comprendí que se hallaban
drogados. Pero la respiración de Ferrucci se aceleró y aparecieron gotas de sudor en su frente. Yo la
describí muy a lo vivo, y él reaccionó ante la descripción, con lo cual me demostró que no se hallaba
drogado. Ahora, ¿harás el favor de dejarme ir?
Me soltó, y casi me caí de espalda.
Me disponía a salir corriendo..., los pies se me iban solos, cuando de pronto di media vuelta y
volví de nuevo junto a mi amigo.
-Oye, Rog -le dije-. ¿Podrías firmarme un vale por mil créditos, pero no como anticipo de mi
paga..., sino en concepto de servicios prestados a la organización?
Entonces fue cuando comprendí que estaba verdaderamente loco de alegría y que no sabía cómo
demostrarme su gratitud, pues me dijo:
-Naturalmente, Max, naturalmente. Pero mil es poco... Te daré diez mil, si quieres.
-Quiero -repuse, sujetándole yo para variar-. Quiero. ¡Quiero!
Él me extendió un vale en papel oficial del Servicio por diez mil créditos; dinero válido, contante
y sonante en toda la galaxia. Me entregó el vale sonriendo, y en cuanto a mí, no sonreía menos al
recibirlo, como puede suponerse.
Respecto a la forma de contabilizarlo, era cuenta suya; lo importante era que yo no tendría que
rendir cuentas de aquella cantidad a Hilda.
Por última vez, me metí en la cabina para llamar a Flora. No me atrevía a concebir demasiadas
esperanzas hasta que llegase a su casa. Durante la última media hora, ella había podido tener tiempo
de llamar a otro, si es que ese otro no estaba ya con ella.
«Que responda. Que responda. Que res...»
Respondió, pero estaba vestida para salir. Por lo visto, la había pillado en el momento mismo de
marcharse.
-Tengo que salir -me dijo-. Aún existen hombres formales. En cuanto a ti, deseo no verte
más. No quiero verte ni en pintura. Me harás un gran favor, señor cantamañanas, si no vuelves a
llamarme nunca más en tu vida y...
Yo no decía nada. Me limitaba a contener la respiración y sostener el vale de manera que ella
pudiese verlo. No hacía más que eso.
Pero fue bastante. Así que terminó de decir las palabras «nunca más en tu vida y...», se acercó
para ver mejor. No era una chica excesivamente culta, pero sabía leer «diez mil créditos» más de
prisa que cualquier graduado universitario de todo el Sistema Solar.
Abriendo mucho los ojos, exclamó:
-¡Max! ¿Son para mí?
-Todos para ti, cielito. Ya te dije que tenía que resolver cierto asuntillo. Quería darte una
sorpresa.
-Oh, Max, qué delicado eres. Bueno, todo ha sido una broma. No lo decía en serio, como puedes
suponer. Ven en seguida. Te espero.
Y empezó a quitarse el abrigo.
-¿Y tu cita, qué? -le pregunté.
-¿No te he dicho que bromeaba?
-Voy volando -dije, sintiéndome desfallecer.
-Bueno, no te vayas a olvidar del valecito ese, ¿eh? -dijo ella, con una expresión pícara.
-Te los daré del primero al último.
Corté el contacto, salí de la cabina y pensé que por último estaba a punto..., a punto...
Oí que me llamaban por mi nombre de pila.
-¡Max, Max!
Alguien venía corriendo hacia mí.
-Rog Crinton me dijo que te encontraría por aquí. Mamá se ha puesto bien, ¿sabes? Entonces
conseguí encontrar todavía pasaje en el Space Eater, y aquí me tienes... Oye, ¿qué es eso de los diez
mil créditos?
Sin volverme, dije:
-Hola, Hilda.
Y entonces me volví e hice la cosa más difícil de toda mi vida de aventurero del espacio.
Conseguí sonreír.
F I N

http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!