Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

miércoles, 12 de junio de 2013

BILL, EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA!

BILL, EL HÉROE
GALÁCTICO
¡EL FINAL DE LA
EPOPEYA!
Bill, héroe galáctico/6
Harry Harrison



1
Pies, pies de todas clases, formas y tamaños. Todo un arcón de pie de cama lleno de
pies. Había pies que parecían botas de soldado de las que suministraba el Gobierno: pies
que tenían aspecto de zapatos deportivos y otros que parecían babuchas de acero
inoxidable. Hasta había pies que tenían aspecto de proceder de toda clase de animales
repulsivos como el jodido castor y el pájaro-regurgitador. Incluso había uno que se
parecía al de una robo-mula oxidada, sólo por una cuestión sentimental. Había pies
parecidos a coches deportivos, a naves espaciales y a algunos de los personajes de
holodibujos animados preferidos de Bill. El arcón de pie de cama era realmente un arcón
de pies, porque contenía todos los tipos de píe en los que uno pudiera pensar, y algunos
en los que uno no podía; de todo, menos pies reales. Eran todos artificiales. Pies de Bill.
Los píes habían sido durante mucho tiempo un problema para Bill, desde aquel fatídico
momento en que se encontró en Venena, el planeta de la muerte, y tuvo que volarse un
pie de un disparo para conseguir marcharse de allí. En aquella guerra de hombres había
siempre escasez de pies de repuesto. Durante todo ese tiempo, se había visto obligado a
compartir su vida con un pie de elefante, uno de sátiro, un pie anímico... más de los que
podía recordar. Ahora tenía aún más pies que ésos, y todos a la vez. Ya había renunciado
incluso a intentar conseguir un auténtico pie humano de repuesto: ahora asomaba un
brillante perno de su tobillo truncado.
Clac. Bill miró el pie lacado en negro que tenía una pagoda roja y dorada. No, aquella
noche no. Necesitaba algo mucho más atractivo si iba a acercarse, aunque sólo fuera
ligeramente, a una mujer durante aquel permiso. Clac. Bill revolvió el arcón en busca de
un pie con mayor atractivo sexual. ¿Quizá el de terciopelo rosado con uñas de plástico
rizadas de color rojo brillante? Clac. No. No resultaba lo suficientemente varonil. Clac. ¡Sí,
allí tenía lo que necesitaba! Clac. Bill retrocedió para admirar su elección en el espejo que
había apoyado en el suelo de su barracón.
Aquél era un pie que no pasaría desapercibido, un pie que decía: «He aquí un hombre
que camina con elegantes miembros», incluso sí no había nacido con los mismos
miembros que poseía ahora. Era grande, peludo y salvaje, exactamente como Bill se
imaginaba a sí mismo, el auténtico hombre-mono que a él le gustaba. Aquél era la madre,
si no el padre, de todos los píes.
Era temprano en Campo Bubónico y Bill había conseguido, mediante una delicada
combinación de soborno, extorsión y zarandeo por el cuello del oficinista de la compañía,
un permiso de manos de aquel mismo oficinista. Si se tenía en cuenta que la ciudad a la
que dicho permiso le autorizaba a ir podía verse desde la base, por la sencilla razón de
que se hallaba al otro lado de la valla, la cosa podía no resultar tan interesante. Pero se
rumoreaba que allí había mujeres, mujeres que no vestían el uniforme oliváceo de la
Armada Imperial, mujeres que se sentaban en bares en los que se servían brebajes
alcohólicos en grandes cantidades, mujeres a las que se les podía hablar y a las que se
podía tocar... y Bill comenzó a jadear y tuvo que refrenar su imaginación calenturienta.
A lo lejos comenzó un alboroto. Bill dirigió sus sentidos de soldado entrenado hacia el
frente de la barraca, y oyó el grito: «¡Vienen oficiales!». Sus reflejos agudizados para el
combate le hicieron dirigirse de inmediato hacia la puerta trasera en busca de
salvaguarda.
Demasiado tarde. Se precipitó a través de la puerta trasera y contra un muro de
ladrillos.
No, no era exactamente un muro de ladrillos. Estaba seguro de que, si hubiera habido
un muro justo detrás de la puerta trasera, él lo habría recordado, y ni siquiera en Campo
Bubónico los muros llevaban uniforme. Pero el sargento Murodeladrillos estaba allí, más
grande que Bill, y cuando veía a un soldado en plena huida, lo reconocía.
Bill se detuvo en seco, luego le mostró al sargento sus preciosos colmillos y gruñó
desde el fondo de la garganta.
Murodeladrillos le enseñó sus propios afilados colmillos implantados y le devolvió el
gruñido como un conejo vampiro asesino.
Bill rugió y escupió la saliva que le caía por los colmillos a la cara del sargento.
Murodeladrillos le restituyó el rugido y la saliva que éste le había escupido, con un poco
de la suya para devolvérsela con intereses.
Bill rugió nuevamente y sacó pecho.
Murodeladrillos hizo lo mismo y volvió a enseñarle los colmillos.
Estaba claro que las sutilezas no le estaban dando a Bill resultado alguno.
—Mueve tu jodido cuerpo grasiento —aulló.
Murodeladrillos rió de la forma más insultante.
—¡Tu madre lleva botas de combate! —se burló Bill, burlonamente.
Murodeladrillos parpadeó.
—¡Por supuesto! —espumajeó indignado—. Está en la Arma da. ¿Qué otra cosa
quieres que lleve?
—¡Tus dientes tienen un aspecto estúpido! —gritó Bill con desesperación—. Los
conejos están llenos de mierda... ¿y quién tiene miedo de un roedor vegetariano?
Murodeladrillos rechinó sus injuriados dientes ante Bill.
La diplomacia tampoco funcionaba.
—Eh, ¿qué hay, Bill?
—Sé un colega, Colega —barboteó Bill. En un repentino pasmo de desesperación se
arrojó al suelo y rodeó con sus brazos las rodillas del sargento— Por favor, no me hagas
entrar nueva mente allí. Hay un oficial en el barracón. Seguramente va a ocurrir algo
horrible.
Pero ni siquiera aquel patético ruego sirvió de nada.
—Lo siento, Bill, pero ya conoces las reglas: «Cúbrete el culo». Si dejo salir a alguien
tendré que ir yo mismo. No puedes haber olvidado el código del soldado.
Realmente, Bill no lo había olvidado. Estaba arraigado en todos ellos, desde el recluta
más raso hasta el más alto funcionario no combatiente; hipnóticamente instalado en sus
cerebros: «Todas las semanas son la semana de joder al compañero».
—Me alegro de haberte conocido, Bill. ¿Podré quedarme con tus colmillos cuando te
maten?
Bill estaba demasiado deprimido como para responder, incluso, a aquella pregunta de
rutina. Se puso rápidamente de pie, hizo una rápido intento para ver si podía esquivar al
sargento, rebotó tras un fuerte golpe y luego entró sombríamente en el interior del
barracón. Aquél era un sitio deprimente en el mejor de los días; cuidadosamente diseñado
por la cuñada del emperador con unos colores que garantizaban el mantenimiento de la
moral a un nivel bajo regular y el estómago a punto de regurgitar. En ese momento, ni la
colección de pies que poseía consiguió levantarle el ánimo.
Y las cosas sólo empeoraron. El oficial que estaba en la barraca era un hombre bajo y
descarnado al que flanqueaban seis mujeres guardaespaldas, altas y extraordinariamente
bien proporcionadas.
Aquél no podía ser otro que el capitán Kadaffi, héroe de los comandos caseros del
propio emperador. Había sobrevivido a docenas de batallas, fructíferas expediciones de
ataque detrás de las líneas enemigas e incontables intentos de asesinato por parte de sus
propios soldados. Era conocido y admirado (sólo por los demás oficiales, claro está) por
su voluntad de permanecer en la batalla hasta el último momento, hasta que el último de
los reclutas había muerto.
Los reclutas no admiraban mucho ese pasado, pero sus opiniones no contaban.
Después de todo, ellos eran los que habían intentado asesinarle. Incluso habían intentado
eliminarle cuando les estaba dando una conferencia, al grito de: «Matándole en clase, el
culo puede salvarse».
Las guardaespaldas formaron un semicírculo en torno a Kadaffi, mientras blandían sus
pistolas y armas explosivas a punto de disparar. El capitán adoptó una pose apenas
menos varonil que la de las mujeres.
—¡Necesito voluntarios! —chilló con autoridad oficialesca.
Bill y los demás soldados movieron nerviosamente los pies e intentaron retroceder. Las
pistolas de las guardaespaldas se estremecieron y efectuaron algunos disparos de
advertencia contra el techo del barracón.
—¡Necesito veinte héroes de sangre roja! ¿Hay alguien aquí que no tenga la sangre
roja?
Los soldados intentaron hallar una buena respuesta para aquello, pero Kadaffi no les
dio tiempo.
—Muy bien... todos ustedes son voluntarios.
El oficial se giró y desapareció detrás de las guardaespaldas. La más grande de ellas,
pelirroja de terrorífica voluptuosidad, dio un paso al frente y cubrió a los hombres con su
arma.
—Coged vuestros trastos y salid. ¡Ahora! —Puntualizó la orden disparando coquetona
unas cuantas ráfagas en el trozo de suelo que estaba a los pies de Bill.
—¡Eh! —protestó éste— ¡Éste es uno de mis mejores pies!
—No vas a necesitarlo en el sitio al que vas. No lo necesita más en absoluto después
de esta noche. Y es una verdadera lástima. Ese pie es bastante sexy, chato.
—Chato no, sino Bill. Con dos eles, igual que los oficiales.
Pero la pelirroja ya había perdido el interés por él.
El arcón de pie estaba abierto como el cofre del tesoro, pero ya no significaba nada
para Bill. Metió la mano hasta el fondo y sacó un pie que odiaba, uno que nunca quería
ponerse, el pie del ejército suizo.
Aquella era una obra maestra del arte del diseñador de pies. Era lo más avanzado en la
línea de pies de alta tecnología, con accesorios especiales, armas escondidas y
compartimentos secretos. Había un cuchillo envenenado que salía disparado de la
puntera, un miniláser que podía ser empleado para soldar o para dispararlo contra
personas, una pistola de dardos, una caja de municiones, una caja de herramientas, un
dispensador de preservativos, una botellita de salsa picante, un trozo de sedal monofilamento
superresistente, una brújula, una pistola de cohetes de señales, un servicio de
comida plegable, un serrucho, un sacacorchos, una lupa y un montón de otras cosas,
algunas de las cuales había olvidado para qué servían; tendría que leer el manual para
saberlo. El manual tenía más texto que dibujos y aproximadamente también el mismo
tamaño que el pie, por lo que Bill nunca lo había leído del todo. No tenía demasiada
importancia, dado que lo único de aquellas herramientas y accesorios que Bill había
utilizado hasta entonces era la botellita de salsa picante. Aunque, desafortunadamente, la
salsa picante había hecho un gran boquete en el producto de imitación de comida
instantánea de combate, mejorándolo inmensamente. Es decir, el envoltorio, porque la
comida continuaba siendo incomestible.
El pie de combate era también muy grande. Los compartimentos lo aligeraban, ya que
de lo contrario hubiera resultado imposible caminar con él.
Con el pie de combate bien encajado en el perno del tobillo, Bill miró
desesperadamente a su alrededor en busca de algo más que llevarse al fragor de la
batalla y quizá, por supuesto, al gran más allá. Se habían asegurado de que todo lo que
alguna vez había poseído con valor sentimental, todo lo que le recordara a su hogar en
Phigerinadon U, se hubiera perdido mucho tiempo antes. Incluso había desaparecido la
holo-instantánea de su robo-mula. Tras secarse una lágrima con su mano izquierdoderecha
-aquél era el único recuerdo que tenía de su antiguo compañero de tripulación, el
ministro vudú y mechero de sexta clase, el reverendo Tembo (al otro lado de su otra mano
derecha, que pertenecía a su equipamiento original)-, Bill se encasquetó la gorra del
Imperio encima de su cabeza del Imperio y se preparó para ir al encuentro de la muerte
que le reservaba el Imperio.
Al salir, un escuadrón de soldados armados hasta los dientes rodeó a los voluntarios y
se aseguró que ninguno de ellos pudiera escapar, tras lo cual los escoltaron hasta la
armería. Allí los esperaban trajes de batalla de una pieza, blindados; no tuvieron más
elección que meterse dentro de ellos.
De hecho, aquellos trajes tenían muchísimas cosas en común con el pie de Bill.
Estaban fabricados por la misma compañía (Compañía de Defensa Propia del Segundo
Primo del Emperador, Inc.), con el mismo cuidado y atención por los detalles. Ambos
tenían artilugios extraños y accesorios que a veces funcionaban realmente bien, y
difícilmente lo hacían en la mayoría de las ocasiones. Tenían el mismo acabado rayadodesportillado
de imitación de cromo. Y todos más o menos el mismo tamaño.
Con bastante rapidez, Bill se dio cuenta de que el pie no iba a entrar en el traje. Hizo
una buena representación de que in tentaba meterlo, y se aseguró que el capitán Kadaffi
y sus guardaespaldas le vieran.
Empujó, se retorció y emitió sonidos graciosos.
—¡Unk! —«unkeó».
—¡Krskq! —«krskqueó».
Fue una representación elaborada e impresionante. Saltó, giró e hizo piruetas, además
de llevar a cabo una impresionante imitación de un hombre que salta desde una torre al
interior de una pecera. Si se eliminan las cifras extremas, podemos decir que los demás
voluntarios le dieron 9 puntos sobre 15. Aquello no impresionó al capitán Kadaffi. Le
ordenó a la pelirroja grande que fuera a ver qué ocurría.
—¿A qué estás jugando, cabeza de mierda? —suspiró ella.
—Mi pie no entra en el traje.
Ella se inclinó para observar el problema, y hasta Bill llegó un embriagador perfume a
algo... ¿aceite de pistola? Se le aceleró el pulso y se aprestó para la acción.
—Creo que no podré ir con ustedes, después de todo. Al menos no podré hacerlo si no
consigo ponerme el traje, ¿correcto?
—Equivocado. Voy a volarte ese pie de un disparo.
—¡No puede hacer eso! Este es un pie de combate —gritó Bill, presa de pánico—. Lo
mejor de lo mejor. —Lo pensó durante un segundo—. Por otra parte —dijo con tono
adulador—, si usted me dejara ir al barracón, podría recoger uno de repuesto en unas
pocas horas. —Volvió a respirar la esencia de la chica—. Quizá después podríamos ir a
algún sitio íntimo y familiarizarnos el uno con los pies del otro.
—De ninguna manera, muchachote. —Ella sacudió la cabeza—. No es que la idea no
me resulte tentadora, pero ahora tú eres un comando. Ya conoces la divisa: «los
Escogidos, los Orgullosos, los Muertos». No me resulta gratificante eso de liarme con los
comandos.
La pelirroja volvió a inclinarse sobre el traje.
—Solucionaremos el problema. —Sacó una navaja láser y le cortó el pie al traje—. Eso
debería ser suficiente. Tu pie hace juego con el traje y ahora podrás utilizarlo en el
combate; y ¡qué demonios!, de todas formas estarás muerto dentro de poco. Y todos
contentos, ¿correcto?
Bill se quitó el pie, metió la pierna por el traje y luego volvió a encajar el pie desde
fuera. La guardaespaldas pegó la pernera del pantalón al pie con un poco de cinta
aislante y le dio a Bill unas palmaditas en la espalda.
—Felicidades, muchachote. Vas a hallar una muerte gloriosa al servicio del emperador.
Me gustaría ir contigo, pero tengo que quedarme en retaguardia con el capitán Kadaffi. Es
mejor estar bien alimentado que perfectamente muerto.
Bill se encogió comprensivamente de hombros y comenzó a comprobar el
funcionamiento de sus armas. Cañón de láser, plena carga. Depósito y lanzador de
granadas, cargados y a punto. Armadura, desportillada y rayada, pero sin escapes.
Pistola-ametralladoras, cargadas. Levantó una de ellas, despistando, para disparar un par
de ráfagas de prueba en dirección al ventrículo izquierdo de Kadaffi.
Cliec. Cliec. No ocurrió nada.
Excepto que el capitán chilló de júbilo.
—¡Excelente!
Avanzó contoneándose hasta Bill, que ahora se hallaba rodeado de femenina pulcritud
y temblando de expectación a la espera de una muerte que sería extremadamente
asquerosa y repentina.
—¿Qué ha ocurrido? —preguntó Bill.
—Esto es lo que ha ocurrido —dijo Kadaffi, mientras hacía un gesto florido para sacar
un pequeño dispositivo que tenía aspecto de control remoto de holovisor—. Mi control
remoto, eso es lo que ha ocurrido. No creerá que estoy lo suficientemente loco como para
permanecer en una habitación llena de soldados armados, ¿verdad? Ninguna de vuestras
armas funcionará hasta que yo lo diga.
»Pero usted, hijo mío —agregó, dedicándole a Bill una sonrisa odiosa—, usted ha
demostrado tener iniciativa. Tendrá el honor de dirigir el ataque.
Bill contempló el nuevo honor con horror creciente.
—Oh, mierda —musitó, mientras continuaba apretando el gatillo inoperante.
2
Estaba oscuro dentro de la barriga del transporte de ataque.
La constante vibración de los motores hacía que el estómago de los soldados no
parara de sacudirse ruidosamente a un ritmo que estaba justo por encima de la acidez de
estómago y un poco por debajo del franco vómito; lo cual al menos no les dejaba pensar
en el mortal ataque que debían llevar a cabo. Un fuerte gemido se oyó al fondo de la
nave.
Bill estaba sentado en la parte delantera, en la sección de los no gimientes. La puerta
de la cabina de primera clase estaba abierta apenas una rendija cuando ellos subieron a
bordo, aunque rápidamente la habían cerrado del todo. Bill aún estaba esperando en vano
poder echarle un segundo vistazo a aquel paraíso militar. El primero había sido algo
tentador, un atisbo de los embriagadores placeres reservados a los oficiales: los sillones
tapizados de terciopelo magenta y púrpura, los acordes de la música clásica de birimbao,
las elegantes obras de arte originales en terciopelo negro, el tintineo y gorgoteo de algo
que indudablemente era alcohólico y que escanciaban sobre cubitos de hielo, las
guardaespaldas que dejaban a un lado sus armas y comenzaban a desabotonarse la
ropa... y que habían cerrado la puerta de un puntapié. A Bill no le interesaba el hielo, pues
diluía el alcohol cuando se fundía; pero todo el resto era sinónimo de paraíso. Dado que
dentro de poco él podría acabar en ese pequeño edén de soldados, le parecía más justo
que nunca que le permitieran probarlo un poco antes.
La pared frontal despertó a la vida en un glorioso blanco y negro, con un estallido de
luz y una ensordecedora explosión estática. En ella se formó lentamente una imagen
difusa del capitán Kadaffi, que leía una hoja de papel con ojos miopes.
—En el momento en el que nos dirigimos juntos a la gloriosa batalla en nombre del
emperador, quiero que sepan que los corazones de todos los seres humanos libres de
todas partes están aquí con ustedes en esta ocasión maravillosa —leyó con un horroroso
quejido nasal—. Estamos comprometidos en una batalla terrible contra los impíos —aquí
la voz hizo una pausa que otra voz llenó con la palabra «chinger»—, en la cual está en
juego el futuro de la civilización misma. El emperador en persona quiere que sepan que
su sacrificio no será en vano. Sus nombres serán inscritos en el Libro de Muertos
Gloriosos del propio emperador. Si, por algún error, alguno de ustedes sobreviviera por
casualidad, se le concederá una medalla y un permiso de doce horas.
El capitán miró con asco la hoja de papel y luego la echó a un lado.
—Sí, sí. Hay un montón más de mierda acerca de la gloria y el patriotismo y todo eso.
Bla, bla, bla. Ahora bien, ésta es la misión que tienen ustedes.
La imagen grabada osciló y desapareció para ser reemplaza da por una en color.
Algunos de los soldados incluso levanta ron la vista y casi comenzaron a prestarle
atención. Pero sólo se debió a que una de las guardaespaldas, una rubia con una larga
cascada de cabellos y una blusa abierta, se inclinó por encima de un hombro de Kadaffi y
envió un beso a los soldados, al tiempo que enseñaba una generosa porción de su
escote. Al capitán se le cruzaron los ojos al intentar ver aquel espectáculo, y luego
devolvió su atención a los soldados.
—Nosotros, y por supuesto me refiero a ustedes, llegaremos dentro de pocos minutos
a la zona en la que saltarán. Hay una gran batalla ahí abajo. Por lo demás, vamos a
descender por detrás de las líneas chinger en un ataque suicida. Actuarán como diversión
del ataque principal. Lo único que tienen que hacer es llegar a tierra y disparar contra todo
lo que se mueva. Traten de no matarse los unos a los otros, aunque eso no tenga
demasiada importancia.
»Usted, soldado Bill... usted será la punta de lanza. Los demás le seguirán hacia el
glorioso combate. Preséntese, Bill.
Bill levantó una mano de mala gana; nadie se molestó en mirarle.
—Gracias, Bill. Quiero que sepan que estaré detrás de ustedes durante toda la
operación. Muy por detrás. Por supuesto, lo haré todo por control remoto desde aquí, pero
alguien tiene que regresar para relatar la historia del coraje que hayan demostrado tener,
¿correcto? Correcto.
La rubia pasó una mano entre los cabellos de Kadaffi.
—Hasta nunca, leales soldados.
Bostezó y desconectó, olvidándose de ellos.
La imagen se apagó y volvió a la vida. Era prácticamente igual, excepto por el detalle
de que la rubia tenía ahora dos botones más desabrochados. Kadaffi se rascó la cabeza e
intentó apartar sus ojos de aquella visión.
—Olvidé decirles que será mejor que se preparen para saltar. Puede que no les avisen
con demasiado tiempo.
La pared se destiñó para retomar su propio color amarillento enfermizo.
Alrededor de Bill, los soldados estaban ajustándose los cascos y los guantes,
cerrándose las placas visoras, comprobando nuevamente sus municiones, escribiendo
sus testamentos, vaciando sus estómagos.
Ahora se hallaban en el interior de la atmósfera de algún planeta, puesto que podían
sentir el sonido del combate en el exterior de la nave. A juzgar por las explosiones,
estaban ocurriendo muchas cosas desgraciadas a no demasiada distancia del punto en el
que se encontraban. Algunos de los estallidos eran muy potentes. Había cosas que
volaban en pedazos. De hecho, muchas cosas volaban en pedazos, y algunas muy cerca
de ellos.
La nave comenzó a virar, balancearse, barrenar y ladearse para evitar el fuego
antiaéreo. No era una mala idea, pero no funcionó del todo bien, ya que de pronto dejó de
existir el suelo.
En un primer instante, Bill deseó que el suelo hubiera sido volado de un disparo y no
abierto desde la nave, ya que aquello podía significar que el capitán Kadaffi no estaba a
salvo y había caído con ellos.
Luego se encontró cayendo como un plomo por el espacio.
Gritó durante un rato, pero aquello no pareció servir de mucho. Continuó cayendo a
plomo. Recorrió toda la gama de expresiones, desde «¡Oh, mierda; oh, mierda!», «¡No
quiero morir!» y «¡Socoooorroooo!», hasta «¡Mamá!», pero lo único que ocurrió fue que
continuó cayendo. Intentó activar el dispositivo antigravedad de su traje, pero estaba
conectado al mismo control remoto que las armas, en la ardiente manita del capitán
Kadaffi; o la fría manita, ya que cabía la posibilidad de que estuviera muerto y aquello
fuera el fin de toda la operación.
Por último, Bill intentó mirar hacia abajo.
Bueno, no era una idea tan mala como había creído al principio. Continuaba cayendo a
plomo, pero no podía ver el suelo, sino sólo nubes. Realmente no se sentía como SÍ
estuviera cayendo, excepto por el viento, y no podía sentirlo, sólo oírlo. Sellado en el
interior del traje, no podía percibir demasiadas cosas. Sólo ver a través de la placa visora,
y oler el sudor -¿y también la sangre?- del último tipo que lo había llevado puesto; pero no
podía sentir nada más.
Miró a su alrededor y vio al resto de los voluntarios. Sus radios también estaban
dirigidas por control remoto, por lo que lo único que podían conseguir era hacerse señas
los unos a los otros y caer a plomo, cosa que hicieron durante bastante rato.
Luego traspasaron la capa de nubes.
Los vieron de inmediato y comenzaron los disparos. Por todos lados zumbaban las
balas, las granadas y los rayos láser... pero para entonces los hombres caían tan de prisa,
que nadie consiguió hacer blanco en ellos ni una sola vez.
El escuadrón, por su parte, veía perfectamente bien. Y lo que veía eran montones y
montones de pequeñas figuras que se iban acercando a gran velocidad.
Les apuntaban y les disparaban mientras caían a plomo. Pero el buen capitán Kadaffi
tenía otras cosas en las que pensar y aún no había apretado el botón del control remoto
que activaba los trajes. No podían responder a los disparos. Lo único que podían hacer,
en realidad, era caer, y a esas alturas estaban adquiriendo mucha práctica en ello.
Bill no creía que necesitaran más horas de prácticas en caída libre. Incluso él, torpe
como era a veces, había llegado a dominar la técnica en pocos segundos. Por supuesto,
cabía la posibilidad de que ésa fuera su única misión. Un soldado con un traje de combate
blindado tenía un peso considerable y podía destruir un edificio pequeño si conseguía
caer directamente sobre él. Pero eso destruiría probablemente el traje, y los trajes eran
caros... mucho más que los soldados. Así que lo más probable era que el capitán hubiera
olvidado encender los dispositivos antigravedad. De alguna manera, eso era
tranquilizador.
Bill intentó relajarse, disfrutar del descenso y prepararse para lo que viniera después.
Pero, para su profunda sorpresa, lo que vino después fue un abrupto tirón que le
arremangó toda la parte inferior del traje hasta la entrepierna.
Cuando recobró el conocimiento, bajaba suavemente en dirección a los expectantes
brazos del enemigo. No le esperaban lo que se dice muy calmados. Le disparaban
montones de cosas para darle la bienvenida, y, por la forma que esas cosas tenían de
estallar, no se trataba precisamente de una bienvenida demasiado cordial; y estaban
comenzando a afinar su puntería.
Bill miró hacia abajo, al ejército completo que intentaba matarle. Miró hacia arriba, a la
nave desde la cual un solo hombre intentaba matarle.
Calculó las probabilidades que tenía y tomó una decisión. Kadaffi era más peligroso.
Levantó los brazos y tanteó el casco. La antena grande tenía que corresponder al
control remoto. La de tamaño medio sería de la radio que le conectaba con los demás
soldados; de vez en cuando funcionaba. La pequeña, ¡allí estaba!, tenía que ser la del
localizador. La agarró con fuerza y tiró de ella, pero los diseña dores habían previsto
aquello y no pudo arrancarla. Ni siquiera con ambas manos consiguió romperla. Podía
volarla con la pis tola, pero no quería arriesgarse a destruir el dispositivo antigravedad o,
por qué no decirlo, su propia cabeza.
¡Si al menos pudiera llegar hasta su pie del ejército suizo...! Se retorció hasta conseguir
alcanzarlo, arrancó la cinta aislante y apretó el botón que soltaba la caja de herramientas.
Era un artilugio pequeño, de un tamaño suficientemente reducido como para que cupiera
en una mano, y tenía varias herramientas plegables a los lados. Una navaja pequeña, una
lima de uñas, un cuchillo grande, tijeras, punzón, destornillador plano, destornillador de
estrella, abridor de botellas, abrelatas... ¿dónde mierda estaba? Al fin encontró lo que
estaba buscando: unos alicates portátiles plegables. En cuestión de un instante consiguió
cortar la antena y la tiró.
Ahora el cabeza de mierda del capitán Kadaffi no podría saber dónde estaba Bill.
Éste comenzó a disparar sus ametralladoras contra el enemiga No le preocupaba sí
hacía blanco o no, lo importante era que el retroceso de los disparos le empujara en la
dirección contraria. Comenzó a alejarse de la acción, pero tenía el viento en su contra y,
además, continuaba cayendo. Ahora estaba envuelto en penachos de humo y
completamente solo. Muy pronto se encontraría en medio de la refriega, con el enemigo
apuntándole realmente, no disparando a ciegas. Aquello no era en absoluto lo que él tenía
en mente.
Primero, gastó todas las municiones de sus ametralladoras. Eso hizo que su peso se
redujera un poco, lo suficiente como para ralentizar la caída, pero no lo bastante como
para detenerla del todo. Luego arrojó todas sus granadas, con la esperanza de que no
hubiera alguien debajo y le acertara. No quería irritar a nadie, especialmente a nadie que
tuviera un arma explosiva. Pero aún no se había quitado de encima el peso suficiente.
Los guantes con la pistola explosiva incorporada fueron las siguientes piezas de las
que se deshizo. Luego la mochila de supervivencia con las pastillas de agua
deshidratada, la ropa interior desechable hecha con papel higiénico reciclado y que
también podía ser usada como papel higiénico, las pastillas de seudo-alimento y demás
efectos suministrados por el Imperio. Pero continuaba cayendo lentamente.
Quizá la bota de combate blindada hiriera a alguien al caer; los pantalones blindados
abrieron un pequeño cráter. Ahora Bill «taba lo suficientemente cerca del suelo como para
ver y ser visto por los soldados con claridad. Sin embargo, ahora bajaba muy lentamente.
Se aflojó el cinturón y lo echó al aire. Sus segundos pantalones blindados cayeron y
golpearon contra el suelo; Bill se quedó flotando.
El único inconveniente era que el viento continuaba empujándole sobre las líneas
enemigas, pero, con los calzoncillos ondeando orgullosamente en la brisa y los brazos
levantados re sueltamente por encima de la cabeza, Bill esperaba estar bastante a salvo.
Nadie le disparaba, ni siquiera los otros soldados.
Ahora podía verlos, flotando por debajo y muy por delante de él, entrando en formación
de ataque. Dado que Bill no se hallaba implicado en aquello, tenía un aspecto bastante
interesante. Entraron en formación de cuña, con un vacío notable en el sitio donde se
suponía debía estar él, y cargaron contra las líneas enemigas.
Por supuesto, cargaban hacia abajo, y Bill descendía con ellos. El capitán Kadaffi podía
no saber dónde estaba Bill, pero sin duda seguía intentando que le mataran.
¿Qué más podía dejar caer para aligerar su peso? La bota ya había ido con los
pantalones. Bill esperaba realmente no tener que deshacerse de su pie de combate; no
tenía ni idea de cuándo podría conseguir otro para reponerlo, y durante los últimos años
había pasado demasiado tiempo sin pie en aquella pierna.
Sin embargo, se quitó el pie. El pequeño láser incorporado en el pie militar suizo era lo
suficientemente potente como para cortar los trozos de lo que le quedaba de la armadura.
Trocito a trocito fue quitando toda la mitad superior del traje de combate, y dejó sólo el
casco y el dispositivo antigravedad. Cogió con la boca las correas del dispositivo
antigravedad integrado en una mochila y se quitó el resto del traje.
Uff, volvía a volar a una altura estable. Ató las correas en torno a los calzoncillos, se
relajó y observó lo que alcanzaba a ver de la acción que se desarrollaba debajo; lo cual
no era demasiado, aunque parecía que la misión suicida estaba funcionando como la
habían planeado. Suicidio. Los soldados del Imperio se estaban conviniendo en pasta de
boniatos. Durante un fugaz instante, Bill sintió pena por sus antiguos camaradas. Pero la
sensación se desvaneció rápidamente y deseó tener algunas pastillas de cerveza
deshidratada.
Bill había estado en más batallas de las que le correspondían, pero nunca antes había
tenido la oportunidad de ponerle mucha atención a ninguna de ellas. Cuando uno se
encontraba en medio de la acción, ésta tenía todavía menos sentido del que adquiría
desde un punto panorámico, aunque éste era muy vago en el mejor de los casos. Siempre
había mucho ruido y confusión y, por supuesto, gente que te disparaba. Eso significaba
que uno bajaba la cabeza y no veía demasiado. De hecho, cuanto me nos se viera,
hablando en sentido general, mucho mejor. Si veías al enemigo, él podía verte a ti. En
cuanto a eso, era buena idea mantenerse fuera de la vista de los del propio bando cuando
la mayor parte del entrenamiento de un soldado consistía en cómo obedecer órdenes y
limpiar letrinas. Aprender a disparar las diferentes armas era una cosa secundaria. Bill
había aprendido a utilizar una pistola explosiva hacía mucho tiempo, pero lo había
conseguido leyendo la versión en cómic del manual oficial para soldados imperiales.
Después había adquirido mucha práctica en Venena y en otros desafiantes planetas
mortales.
Pero, a pesar de lo bueno que hubiera podido ser disparar a los oficiales y al enemigo,
nunca había obtenido la plena satisfacción del guerrero, la de saber que su trabajo era
valioso y apreciado, que era parte de un esfuerzo mucho mayor. Claro que los comicperiódicos
lo contaban todo acerca de cómo la Arma da estaba barriendo a los chingers
de todos los planetas de la galaxia; pero en realidad parecían estar barriéndolos siempre
de los mismos planetas. Sobre el terreno, donde Bill había combatido mucho tiempo, no
se veía rastro alguno de escoba.
Desde allí, sin embargo, la cosa era diferente. Desde el aire, con los calzoncillos
ondeando garbosamente en la brisa, saludando con la mano a los soldados de ambos
bandos que estaban abajo mientras se preguntaba dónde estaría el bar más cercano, Bill
podía ver toda la batalla desplegada ante sí como en un mapa. Las fuerzas chinger
estaban formadas en un rectángulo largo, estrecho y verde, igual que en los comicperiódicos,
y los soldados imperiales se acercaban a ellos en formación de grandes
flechas curvas y rojas. No era la mejor manera de ganar una batalla, pero quedaba muy
bonito en las fotografías de reconocimiento aéreo que la comandancia tenía que enviarle
al emperador.
Las dos grandes flechas se desplazaban hacia atrás y hacia delante, delante y
nuevamente hacia atrás, no haciendo demasiados progresos en ninguna de las dos
direcciones, pero haciéndose cada vez más pequeñas al ser voladas sus puntas.
Una pequeña flecha blanca pinchaba de forma ineficaz el otro lado del rectángulo
verde, captando la atención de los soldados verdes. Bill no podía saber si aún sobrevivía
alguno de los voluntarios, porque el control remoto del capitán Kadaffi no se ocupaba de
eso. La pequeña caja se limitaba a mantenerlos en formación para que les pudieran
disparar con mayor facilidad. Puede que el capitán no se interesase en absoluto por el
asunto, siempre y cuando esa flecha en concreto se mantuviera en perfecta formación,
señalara en la dirección correcta y alguien le estuviera disparando a alguien.
¡Eeep! Después de todo, quizá el capitán Kadaffi estuviera mirando. De repente, los
calzoncillos de Bill tiraron hacia arriba, para seguir al dispositivo antigravedad.
Afortunadamente se trataba de unos calzoncillos corrientes para soldados de resistencia
industrial, por lo que Bill fue llevado de paseo.
La pequeña flecha blanca de los comandos se elevó suave... e inerte... alejándose de
la batalla. Las pesadas armaduras, cargadas con los pertrechos militares y posiblemente
con algún cuerpo vivo, se elevaron lentamente de la superficie del planeta en dirección a
la nave.
Bill, por su parte, no tenía tanto peso encima, por lo que salió disparado hacia el cielo.
La flecha giró y se dirigió hacia donde las guardaespaldas del capitán estaban
esperando para limpiar los trajes y dejarlos lis tos para su reutilización. Se desplazaba
casi con delicadeza, girando sobre el campo de batalla al elevarse gradualmente por el
aire.
Bill sentía que el viento le azotaba la cara; se aferró a las correas del dispositivo
antigravedad para salvar su querida vida, mientras aquél le sacudía de un lado a otro y le
hacía girar en el aire. Considerando cómo están los paseos últimamente, éste fue
bastante bueno.
Había pagado bastante dinero en el parque de atracciones Amigo del Soldado y en el
burdel por cosas que no eran ni mucho menos tan violentas y nauseabundas como
aquello; y ni siquiera le aseguraban la auténtica amenaza de una muerte
monstruosamente dolorosa, que era el rasgo característico de la situación en la que se
encontraba ahora.
No era sólo el viento. Bill se estaba enfriando de verdad. Atravesó las nubes a toda
velocidad, y en las partes descubiertas de su cuerpo comenzaron a acumularse pequeños
cristales de hielo.
Se formaba realmente bien, especialmente en su pie. La escarcha hizo allí una
escultura, y el frío comenzó a subirle por la pierna. El aire ligero de esa altura hacía que
resultara más difícil respirar, y eso le proporcionó una pequeña distracción, aun que
preguntarse cuál de los dos problemas le mataría antes no era una gran mejora respecto
a la preocupación por uno solo de ellos.
Los dientes le comenzaron a castañetear. Todo su cuerpo temblaba y él sudaba de
miedo. Las gotas de sudor se congelaban casi de inmediato, y los temblores hacían que
le saltaran de en cima. Bill dejaba tras de sí una delicada pista de partículas de hielo que
destellaban a la luz del sol; lo cual habría resultado muy bonito si hubiese tenido tiempo
de apreciarlo... y sí no se hubiera estado congelando rápidamente hasta la muerte.
Se enrolló sobre sí mismo para conservar el calor. Se hubiera quitado el pie para
calentarse con el rayo láser, pero temblaba demasiado como para poder hacerlo.
Esta vez no se puso a gritar. Incluso si hubiera estado subiendo a toda velocidad hacia
la sección de los no gimientes, hubiera hecho caso omiso de ello. Gemir era lo único que
le quedaba por hacer, y estaba decidido a disfrutarlo plenamente. Gemir era un arte entre
los soldados, y se esperaba que lo practicaran y se mantuvieran en forma por si acaso lo
necesitaban en una emergencia como aquélla. Dicha forma de arte estaba estrecha
mente vinculada con el grito, por lo que muchas de las cosas que Bill gimió mientras subía
fueron muy similares a las que gritó mientras bajaba. Incluso lo hizo por el mismo orden.
Comenzó con unas cuantas rondas de: «Oh, mierda; oh, mierda», continuó con: «Por
favor, no me dejen morir», pasó a: «Socoooorroooo» y acabó con la antigua y corriente
exclamación de: «¡Mamá!».
Sus gemidos tuvieron aproximadamente el mismo resultado que sus anteriores gritos,
lo que equivale a decir que fueron completamente inútiles. Pero era importante hacer bien
las cosas. La congelación y la asfixia letales mientras uno subía directa mente por la
atmósfera en ropa interior no era algo que se hubiera tenido en cuenta en el campo de
entrenamiento ni en el curso de especialización de mechero que había seguido Bill, nunca
nadie había mencionado dicha posibilidad. Así pues, Bill tenía que confiar en sus instintos
cuidadosamente aguzados, aunque gemir parecía ser definitivamente lo más adecuado.
No se le ocurrió qué debía venir después de los gemidos, así que lo repitió todo y se
preparó para perder el conocimiento. En eso tenía mucha experiencia.
Ahora podía ver las estrellas, aunque no parpadeaban mucho, porque el aire era
demasiado ligero a esa altura. No cabía duda de que se estaba muriendo. Se daba cuenta
de ello porque sentía ambos pies por igual, tanto el artificial como el natural, y la fuerza
del viento que zumbaba en sus oídos estaba disminuyendo. Tenía la nariz entumecida y
las manos mucho peor que la nariz. Y ya comenzaba a tener alucinaciones.
Evidentemente eran alucinaciones, porque vio aparecer por encima de él una enorme
silueta negra a la que se dirigía directamente; pero al borde del espacio donde él se
encontraba no existían grandes cosas negras.
A la gran cosa negra le salieron ojos, los cuales abrió para mirar a Bill. Una terrible
boca roja brillante en su interior. Luego al monstruo le salieron brazos, montones de ellos,
los cuales comenzó a extender para apoderarse de Bill y meterle dentro de su monstruoso
estómago.
Bill quería alejarse pataleando y gritando, pero no había aire suficiente como para
gritar. Apretó el botón que activaba el cuchillo de su pie, pero en su lugar salió el serrucho
y le atacó con dicha arma.
Se oyó un macizo «¡cataplum!». Bill creyó oír que algo gritaba en algún lugar, a lo lejos.
Luego hubo un destello de luz y todo quedó en la más negra oscuridad.
3
Plano. Gris. Frío.
Bill tomó gradualmente conciencia de que todo el Universo era plano, gris y frío. Al
menos, lo era la parte que él podía llegar a ver.
¿Era aquello el paraíso? No tenía una idea muy clara del aspecto que se suponía debía
tener el paraíso, porque sus tempranas enseñanzas religiosas no eran más que un vago
recuerdo, pero aquello no parecía tener el aspecto idóneo.
Por otra parte, Bill tenía una considerable experiencia en despertarse en sitios que no
conocía y sin saber cómo había llegado a ellos. Aquello se parecía mucho más a algo
repulsivo, como era de esperar, que al paraíso.
Miró más atentamente su nuevo entorno. Plano, realmente plano, y bastante aburrido.
La superficie era de una textura re gular, una especie de bordado de punto de espiga en
relieve. Aquello tenía un aspecto algo familiar.
¿Dónde lo había visto antes? ¿En un libro de texto de astronomía? No, nunca había
visto un libro de texto de astronomía. ¿En un antiguo ejemplar de la Geografía Imperial?
No, Bill sólo miraba los anuncios con mujeres desnudas que traían esas publicaciones.
¿En un manual de instrucción?
Aquello disparó un resorte. No había sido en un manual, pero tenía algo que ver con el
ejército, ¿no?
¡Sí! Era suelo metálico antideslizante, como el de los barracones. El ánimo de Bill se
elevó de inmediato. Quizá nada de aquello era real... quizá nunca había sido obligado a
presentarse voluntariamente para formar parte de un comando ni había ido a una misión;
tal vez sólo se había caído y golpeado la cabeza cuando se dirigía a la salida para
disfrutar de su permiso de doce horas, o se había derrumbado a causa de la borrachera
que traía al volver. Aquello era algo mucho más familiar y tranquilizador.
Luego Bill recordó algo acerca del monstruo negro gigantesco con montones de brazos
y piernas, y se le erizaron los pelos de la nuca a causa del horror. ¿Una araña? Aquello
tenía que haber sido un sueño. En el espacio no había arañas, y él nunca había oído
hablar de arañas tan grandes, ni siquiera había visto una en los muchos planetas donde
había corrido muchísimos riesgos durante sus años de servicio. Ni siquiera Venena tenía
arañas tan grandes como la que había visto. Lo debía de haber soñado.
Eso era bastante poco habitual. La mayoría de los sueños que tenía Bill, inspirados por
el alcohol, estaban relacionados con serpientes gigantes, madrigueras de conejos o
elefantes que intentaban sacar cacahuetes del interior de cuevas, e incluso, a veces,
soñaba con que hacía con mujeres todas esas cosas que nunca tenía oportunidad de
hacer cuando estaba despierto. Otras veces, soñaba con barriles de cerveza, tinajas de
vodka, duchas de champaña, olas de whisky y todos los demás tóxicos repetitivos que la
vida del soldado hacía tan necesarios. Pero nunca había soñado con arañas.
¿Qué podía significar aquello, entonces...?
Bill levantó la cabeza del suelo y miró a su alrededor. La habitación no se parecía
mucho a un barracón de Campo Bubónico, sino más bien a un muelle de carga, a un
depósito o a una nave de transporte de soldados.
¿Una nave de transporte de soldados? Bill volvió a dejar caer la cabeza sobre el suelo
con un golpe sordo. ¿Había vuelto a caer en las garras del heroico capitán Kadaffi?
Hubiera sido preferible caer en las de la araña.
Bill dirigió una mirada apagada al suelo metálico limpio y recién pintado. La ola de
desesperación causada por el pensamiento de ser un superviviente y un héroe de los
comandos, le impidió al principio darse cuenta de que el suelo estaba demasiado limpio y
demasiado recién pintado. El personal de limpieza de una gabarra para soldados no
hubiera sido jamás tan aseado como para mantener así una nave. ¡Pero si incluso salían
de fábrica más sucias de lo que estaba aquélla!
Así pues, ¿qué mierda había ocurrido?
Finalmente, Bill se dio cuenta de que la única forma que había de averiguar algo era
levantarse del suelo y echar un vistazo por los alrededores.
Se puso de pie. El casco de su traje de combate yacía a un lado, junto al dispositivo
antigravedad. Sólo llevaba puesta la camisa y los calzoncillos del uniforme. Después de
todo, no se había imaginado todo aquello. Era interesante.
Se hallaba en una pequeña habitación que podría haber estado en cualquier parte,
siempre que esa cualquier parte fuera de la Armada. Las paredes eran del mismo color
que el suelo, y estaban hechas del mismo material. Si la nave hubiera estado destinada a
transportar soldados, las paredes hubieran sido del color verde amarillento más
nauseabundo imaginable. Si hubiera sido para oficiales, habría estado revestida de
terciopelo rojo y oro. Así que, por lo tanto, estaba en una bodega de carga. Lo único que
tenía que hacer, entonces, era salir a explorar.
El «único» problema lo presentaba la «única» puerta que había y que estaba cerrada
con llave. Tiró de ella durante un buen rato, y al final le llegó una voz desde el otro lado,
que le dijo:
—Sí, sí, ajústate tus jodidos pantalones.
—No tengo puestos los pantalones —gimió Bill.
—Entonces, para el carro —aconsejó la voz.
—No tengo ningún carro —se lamentó Bill—. Una vez tuve una robo-mula, pero de eso
hace mucho, mucho tiempo, en un planeta que está muy, muy lejos, cuando la vida era
mucho mejor y yo estaba estudiando la carrera de técnico fertilizador.
Bill sollozó compasivo ante aquellos recuerdos felices.
—Pues cállate y espera al general —replicó la voz.
—Dime que no acabas de decir «general» —suplicó Bill, lleno de esperanza.
—De acuerdo. No he dicho «general» —concedió la voz—. Pero aquí viene.
La pesada puerta metálica se abrió de golpe y le sacudió a Bill directamente en la sien.
Se tambaleó, dio un traspié y cayó sobre manos y rodillas.
—Bueno, bueno, bueno. ¿Qué tenemos aquí?
Bill levantó la vista en dirección a la voz. Esta última era invisible, claro está, pero su
dueño era aproximadamente del tamaño y forma de una cámara de congelación. En el
pecho llevaba más estrellas y condecoraciones que la mayoría de las cámaras de
congelación (excepto, por supuesto, la cámara de congelación del propio emperador, que
ostentaba un cargo ministerial). El nombre «Sabbyhonndo» estaba bordado en hilo de oro
sobre el bolsillo del pecho de su túnica de camuflaje para el desierto.
—Eso no es necesario, soldado. Un simple saludo militar será suficiente —comentó el
general.
Dos policías militares pusieron a Bill de pie, y él llevó a cabo su más refinado saludo de
dos-manos-derechas. Habitualmente, aquél era el mejor golpe de Bill para impresionar a
los oficiales, pero el general Sabbyhonndo no manifestó la reacción esperada.
—Vamos a tener una pequeña charla —dijo—. Escolten a este soldado a la sala de
interrogatorios.
Los policías militares cogieron a Bill por los codos, le levantaron y le sacaron al
corredor. Unos cuantos giros y escotillas más tarde, con sólo unos fuertes golpes
craneanos al pasar por los espacios más bajos, y Bill se halló atado con correas a una
silla de interrogatorio. Los técnicos de interrogatorio le aplica ron electrodos a la cabeza y
a sus genitales, mientras otro utilizaba algo que parecía un pequeño machete para
extraerle una muestra celular.
El general depositó su cuerpo grande y pesado en un rincón, mientras murmuraba para
sí mismo. Bill podía oírle, pero, si se volvía a mirarle, los electrodos le sacudían una
descarga de voltios. Cuanto más se volvía, más lo achicharraban los electro dos. Mirar
directo al frente demostró ser la mejor idea.
—Así pues, soldado —dijo con voz aduladora y cordial el general Sabbyhonndo—,
¿cuánto tiempo hace que es usted espía de los chingers?
—No mucho tiempo, señor. —Bill dio un salto al provocar los técnicos una ligera
descarga—. Quiero decir, claro está, que no soy un espía en absoluto. ¡Muerte a los
chingers! Fíjese en mi expediente... el único chinger que jamás he visto con vida fue uno
que conocí en el campo de entrenamiento. —Volvió a dar un bote—. ¡Yo odio a los
chingers! —Esta vez no le suministraron descarga alguna, por lo que se volvió más
osado—. ¿Puede decirme alguien dónde estoy?
—¿No lo sabe, soldado? ¿No fue usted enviado aquí por los chingers para ganarse
nuestra confianza con artimañas y sabotear nuestros planes?
—¡Mire mi casco! ¡Es material del suministrado regularmente por el Imperio! —Bill
gimió, anticipándose a la siguiente des carga eléctrica—. ¡Mire mi ropa interior!
—No sea asqueroso, soldado.
—¡No, de verdad, soy tan leal como cualquier otro soldado!
El general gruñó.
—¡Así que admite su deslealtad!
—¡Aauu! —Bill se sacudió por la descarga—. ¡No, no! ¡Yo amo al emperador! ¡Amo a la
emperatriz! ¡Amo a las hermanas del emperador y a sus primas y tías! ¡Sus hermanas,
sus primas y sus tías!
El general Sabbyhonndo se volvió para hablarle a uno de los técnicos.
—Aumente el voltaje. Tiene que estar mintiendo; intenta que le funcione el viejo truco.
—Se inclinó afablemente sobre la mesa en la que yacía Bill—. Ya sabe que no ganará
nada con esas mentiras... aparte de mí disgusto —tronó—. ¡El Señor hará que la ver dad
salga finalmente a la luz!
—¿Se refiere a Ahura Mazda? —preguntó Bill.
—¡Dios está de nuestra parte! —rugió el hombre de la túnica—. No hacemos más que
el bien si le ayudamos un poco con unos cuantos electrodos. Además, es mejor que sufra
usted un poco aquí y alcance la verdad, que sufrir los dolores eternos de la condenación
eterna. ¿Correcto?
—Por supuesto, señor. Correcto. ¿Sólo la verdad? —Bill son rió amplia y falsamente—.
¿Usted me informa de cuál es, yo la digo y todos contentos? ¿De acuerdo? ¡Aaauuu! —
«aaauuueó» al freírle la descarga.
—Respuesta equivocada, soldado. No lo ha comprendido. —Sabbyhonndo sacudió
tristemente la cabeza mientras apretaba las mandíbulas—. Debe confesar la verdad
libremente, sin estímulos ni coacciones. Vuelvan a aumentar el voltaje. Atícenle si miente.
Informe, soldado.
Bill miró a su alrededor en busca de ayuda. Un par de técnicos aburridos estaban de
pie rascándose la entrepierna mientras observaban el emocionante espectáculo. Uno se
hallaba ante los controles que freían a Bill. El otro miraba la pantalla de la computadora en
espera de que vomitara los resultados del análisis de la muestra celular de Bill.
Comenzaron a hablar quedamente -lo cual implicó más rascadas de entrepierna- acerca
de sus planes para la velada, que no eran nada del otro mundo dado que se hallaban
metidos en una pequeña nave que estaba en me dio de ninguna parte. Todo lo cual no
ayudó a Bill en absoluto. Aquélla era una situación que requería osadía, creatividad e
imaginación. Bill estaba desprovisto de esas tres cualidades.
—¡Aaauuu!
También se le estaba acabando el tiempo.
Con toda la velocidad de que fue capaz, montó algo con los trozos de la más reciente
literatura que podía recordar haber leí do. Él sabía que generalmente a los generales les
gustaban las historias complicadas, así que inventó una en la que aparecían tres
hermanos llamados Karamazov, un planeta desértico lleno de gusanos gigantes, un
príncipe japonés llamado Genji, un robot detective que tenía aspecto de hombre y una
gran ballena blanca. No estaba muy seguro del lugar de dónde salía la ballena, pero el
resto lo había sacado de los últimos ejemplares de Comics superhéroe seis superlativo.
Pero el general, Sabbyhonndo estaba destinado a no oír nunca aquel relato épico de
lógica y excusas militares. Justo en el momento en que Bill comenzaba a decir: «Llámeme
Bill...», la computadora tocó un timbre y comenzó a imprimir una larga tira de papel.
—¡Aja! —El general dio un salto y se puso a leer antes de que el papel acabara de salir
por la rendija de la pared—. Su nombre real es Bill, ¿verdad?
—Acabo de decirle que así es, ¿verdad?
—No servirá de nada que lo niegue. El DNA no miente. Yo sé quién es usted. Tengo
aquí su expediente completo de servicio, Bill. Y es un expediente bastante surtido. Hay
974 citaciones por beber estando de servicio; 63 ascensos, incluyendo uno en el campo
de batalla; 62 degradaciones. ¿No se siente incómodo por llevar el uniforme de la Armada
Espacial del Imperio?
—Sí, tiene razón, así es —sollozó Bill—. Expúlseme del cuerpo. No soy digno de él.
—No es algo tan fácil de hacer, soldado. Veamos. Tiene usted formación de mechero.
Su última misión... Estoy impresionado. Se presentó voluntario para los comandos.
—Me siento orgulloso de hacerlo por mi emperador y mi general, mi general —le aduló
Bill—. ¡Aaauuu!
—¡Quiten el voltaje! —le ordenó el general al técnico en electrochoques—. Parece que
es usted el único superviviente de aquella misión. Un superviviente... es un éxito
tremendo. Me siento impresionado, cosa que es jodidamente rara. Es usted el primer
soldado que en cuatro años ha sobrevivido a una de las misiones del capitán Cadáver.
Eso demuestra iniciativa; o suerte; o que es usted un espía chinger.
Continuó leyendo la lista y se detuvo atónito.
—¡Válgame Dios! —Sus ojos destellaban cuando miró a Bill—. ¡Dios está de nuestra
parte! —dijo entusiásticamente el general—. ¡Y realiza sus milagros por caminos
inescrutables! ¡Y los hace para nosotros porque los chingers son unos sucios ateos!
¡Usted, Bill, es la respuesta a todas mis plegarias!
Bill miró a su alrededor. No recibió ninguna descarga eléctrica, pero tampoco una
aclaración.
—¿Qué plegarias? ¿Qué respuesta?
—¡Desaten a este hombre! —ordenó Sabbyhonndo—. ¡Este soldado es un héroe
galáctico!
—Efectivamente, ése soy yo —dijo Bill mientras le ayudaban a ponerse de pie—. Bill, el
Héroe Galáctico. Mire la cubierta de este libro, si no me cree.
—No necesito hacer eso —respondió el general—. Está todo aquí, en su expediente de
servicio. ¡Este hombre fue condecorado por el mismísimo emperador! Ni siquiera fue
entrenado como artillero, pero, en una grande y terrible batalla contra los chingers salvó
su nave, la gran Christine Keeler, dama de la Flota Imperial. La derrota era inminente, el
desastre llamaba a sus puertas, el destino mismo de la civilización que conocemos estaba
en la balanza, pero él derribó al último de los atacantes chingers. ¡Sin entrenamiento!
¡Sólo puede haber sido obra de la mismísima mano de Dios en acción!
Bill, incómodo ante la novedad de aquellas palabras amables, arrastró por el suelo su
pie del ejército suizo.
—Quizá, pero realmente... no fue más que un disparo con suerte.
—La suerte no existe —tronó Sabbyhonndo—. ¡Sólo la divina y misteriosa intervención
del Señor mismo puede haber sido responsable de esto! Bill, aquí presente, tiene que ser
uno de esos protegidos del divino amor de Dios. ¡Y nos ha sido enviado con un propósito
determinado! ¡Tráiganle unos pantalones!
Media hora más tarde, Bill tenía puesto un uniforme fresco, bebía agua fresca,
imaginando que era vodka, y escuchaba al general mientras intentaba convencerse de
que lo que decía tenía algún sentido.
—¿Tiene alguna pregunta que formularme, soldado Bill?
—¿Preguntas? —Él frunció el entrecejo ante aquel insólito pensamiento— Una, tal vez.
Esta nave tenía aspecto de araña espacial cuando caí en su interior. Nunca antes había
visto una nave así. ¿O fue simplemente un sueño?
El general rió benévolamente entre dientes.
—No, Bill. Hice diseñar esta nave exploradora para que pareciera una arana espacial,
con el fin de que al enemigo le resultara más difícil encontrarnos.
—Pero si no existen cosas como las arañas espaciales —protestó Bill.
—Precisamente —explicó el general—. Por esa misma razón, no se ha inventado nada
para detectarlas, y estamos perfectamente a salvo. Después de todo, el Señor ayuda a
aquellos que se ayudan a sí mismos. Y es importante que esta nave esté a salvo, ahora
que me han confiado esta gran misión. Incluso estaremos más seguros al tenerle a usted
a bordo, al propio artillero de cola enviado de Dios, para protegernos y velar por nosotros.
Nuestro vil e insidioso enemigo no penetrará jamás nuestras defensas si usted está con
nosotros, Bill, el elegido de Dios, como miembro de nuestra tripulación.
Bill se sentía ciertamente halagado por el hecho de que le consideraran el elegido de
Dios y todas esas cosas, pero no estaba demasiado seguro de a qué dios se refería aquel
chiflado de general Sabbyhonndo. Probablemente no se trataba de su propio dios, Ahura
Mazda -a Bill le habían educado como un mazdeísta reformado estricto-, y tampoco del
dios oficial de la religión imperial oficial, que por supuesto era el mismo emperador, pero
aún quedaba un montón de posibilidades. En un imperio tan vasto como el Imperio, había
muchísimas religiones y cultos de locos que operaban a la vez que las religiones oficiales.
Además de los mazdeístas reformados, estaban los mitraístas revividos y amplificados,
y los mitraístas acústicos; los solistas y los lunistas, los budistas, los ramistas y los
hojistas, los adoradores del Sol, los de Tau Ceti, los de Aldebarán y los de NGC4681; los
confusionistas, los taoístas y los jonesistas; vudús e hindúes; elvistas, lennonistas y
marxistas (con una secta diferente por cada uno de los hermanos, excepto Zeppo y Karl,
que compartían la misma), y tantos otros grupos que las capillas compartidas de las
grandes naves estaban ocupadas a todas horas con la celebración de los servicios.
Así que no había manera de saber cuál era el dios que el general Sabbyhonndo sabía
que estaba de su lado, y Bill supuso que no tenía demasiada importancia aunque le
hubiera gustado saber cuál era el que le había escogido a él. Sí tenía que dirigirle una
plegaria, sería bueno saber cuál era el trato correcto. Por otra parte, el general podía ser
simplemente un chalado y estar diciendo disparates.
Bill odiaba hacer aquello, pero tenía que averiguar más cosas. Se obligó a beber otro
sorbo de... ¡puaj!... agua, y preguntó:
—Todo eso es muy halagador, señor, ¿pero de qué mierda está hablando?
El general se puso de pie y comenzó a pasearse.
—Me gusta su cara, Bill, aunque no su manera de hablar. Puede que se haya metido
en algunos problemas a causa de la bebida con anterioridad, una travesura infantil. Pero
eso no ocurrirá en esta nave.
Bill asintió de mala gana con la cabeza, cosa que le pasó inadvertida al general, que
hacía caso omiso de él a causa de la alegría producida por su inspiración interior.
—Confío en usted. El Señor me dice que confíe en usted, y por tanto lo hago. Tenemos
muy buenas relaciones, el Señor y yo. Pero no es de eso de lo que deseo hablar con
usted. Hemos sido honrados con una misión muy especial. Usted y yo... bueno,
principalmente yo, con un poco de ayuda de Dios y de usted, voy a asestar un golpe que
se encargará de preservar la verdad, la justicia y la forma de vida imperial. Sobre nosotros
ha recaído el gran privilegio, y en nosotros recaerá la gloria de la victoria.
Bill era un soldado demasiado veterano como para dejarse engatusar por aquella
mierda de la inspiración.
—Esa misión, señor, ¿no implicará por casualidad que alguien nos dispare? He oído
hablar de algunas experiencias nefastas que tenían que ver con ese tipo de cosas.
—En absoluto —le tranquilizó sinceramente Sabbyhonndo—. Éste será un simple golpe
quirúrgico con muy poca resistencia. El enemigo es astuto y peligroso, pero destruiremos
todas sus armas durante el primer ataque y estaremos perfectamente a salvo. No hay
nada de que preocuparse. Nada puede salir mal. Confíe en mí.
4
Mientras el general Sabbyhonndo describía aquella maravillosa misión, en la que Bill se
convertiría en un héroe sin riesgo alguno para su persona, se apoderó de él la sensación
de que aquello no sólo no era trigo limpio, sino que además había gato encerrado. Estaba
seguro de que aquel general extáticamente religioso estaba cargado de mierda. No había
nada a lo que pudiera ponerle el dedo encima, y no es que lo quisiera, pero, cuanto más
seguro se mostraba Sabbyhonndo, más dudas tenía Bill.
A simple vista, aquello parecía formar parte de una acción político-militar tan
francamente estúpida como ninguna otra de las que hasta entonces se hubiera propuesto
la Armada. El enemigo era el Gobierno de Ira-¡aj!, un planeta que estaba en rebelión
contra el emperador. El general Sabbyhonndo dejó muy claro que ni él ni el emperador ni
ninguno de los miembros de las fuerzas militares tenía nada contra el pueblo de Ira-¡aj!
Sólo se ría el Gobierno, e incluso, en su caso, un grupo muy pequeño de los más altos
líderes del Gobierno, a los cuales bombardea rían para someterlos. Por supuesto,
resultaría inevitable que un pequeño número de aquellos que habían tomado las armas
contra su amado emperador se hicieran papilla accidentalmente, pero, en la guerra
moderna total, no podían evitarse un pequeño número de casualidades, digamos que
cinco o diez.
De haber sido aquél un planeta corriente en rebelión, el procedimiento normal hubiera
sido el de bombardearlo y hacerlo saltar por los aires. Se habían llevado cuidadosos
estudios en la Corporación Runt, la empresa de investigación preferida del emperador,
acerca de las diferentes formas posibles de extirpar el cáncer de la rebelión del cuerpo
político. El bloqueo no era bueno; llevaría demasiado tiempo, no proporcionaría
dramáticas oportunidades de dar conferencias de prensa y planificar ante mapas de
colores, y las fotografías de la acción no ocuparían si quiera las páginas finales de los
comic-periódicos sin una orden de la Oficina Imperial de Libertad de Prensa. Las
negociaciones aún eran peores; tenían todos los defectos del bloqueo, pero, además,
demostraban debilidad, ya que era la debilidad la que hablaba primero y disparaba
después. A veces, la flota negociaba después de una batalla, pero sólo en el caso de que
pudieran hacer algunos prisioneros, cosa que ocurría en muy raras ocasiones. Sólo volar
un planeta rebelde por los aires proporcionaba una solución rápida y garantizada, al igual
que las fotografías que merecían figurar en primera plana. Estaba allí, en el manual de
oficiales: «Si un planeta se rebela contra el emperador, hágalo volar por los aires».
Pero Ira-¡aj! era diferente. Ira-¡aj! tenía algo que no poseía ningún otro planeta de la
galaxia. Ira-¡aj! tenía una mina de neutrones.
Los neutrones, como todo el mundo sabe, son muy, muy pequeñitos. De hecho, son
tan pequeñitos, que uno podría pasar junto a uno por la calle y no verlo. Y no son muy
sociables, por lo que no es habitual hallar reunidos más de cien o algo así. Pero se
necesitan muchísimos neutrones para fabricar una bomba de neutrones.
De todas las armas que la Humanidad había fabricado jamás, la favorita de todos los
generales, almirantes y mariscales de campo era la bomba de neutrones. Estallaba
realmente bien, constituía una buena fotografía que mantenía contento al emperador,
mataba a los soldados enemigos (y a veces a algunos que eran amigos, aunque aquél era
un asunto insignificante), y dejaba toda la infraestructura intacta.
¿Qué podía ser mejor?
Así pues, Ira-¡aj! era muy importante. Sin las minas de neutrones de Ira-¡aj! no habría
más bombas de neutrones. Y si Ira-¡aj! era volada por los aires, sería muy difícil encontrar
las minas. Podrían incluso perderse para siempre.
Pero, por el momento, el Imperio no podía conseguir ningún neutrón por culpa de aquel
asunto de la rebelión.
De alguna manera, alguien había cometido un terrible error. La totalidad de la Oficina
de Obtención de Neutrones había sido borrada del mapa, el personal sometido a un
consejo de guerra y fusilado por no prestar la suficiente atención. Mientras ellos habían
estado dormitando, Ira-¡aj! había celebrado elecciones ubres.
Eso, de por sí, hubiera sido suficiente como para causar una crisis en los salones del
poder. Las elecciones libres habían sido prohibidas hacía siglos, por el edicto de la
Preservación de la Libertad y la Democracia. Pero lo que ocurría era incluso peor que
eso.
Como si las elecciones libres no hubieran sido lo suficiente mente malas, los ira-
¡aj!ianos habían votado unánimemente por la paz.
La única utilidad que tenían los neutrones era la de hacer bombas de neutrones... para
matar a la gente.
—¡Que acabe la exportación de neutrones! —fue el grito del partido pacifista—. ¡Basta
de guerra!
Para el Imperio, sólo había una respuesta posible.
Un bonito, limpio, rápido, preciso y mortal ataque. Un gol pe quirúrgico que extirpara lo
malo y dejara lo bueno. Matando quizá a todo el mundo del otro bando para no tener que
preocuparse por problemas futuros. El emperador necesitaba recuperar esas minas de
neutrones cuanto antes y en pleno funcionamiento, para que la guerra con los chingers
pudiera continuar y expandirse. Por ello, lo que necesitaba de inmediato, si no antes, era
dedicación implacable y un oficial que no se detuviera ante nada. Aparte de la paz.
Aquello requería al general Sabbyhonndo. Ahora el general Sabbyhonndo requería la
ayuda de Bill.
—¡Sí, Bill, el Señor te ha traído hasta mí en mi hora de necesidad! ¡Y, con tu mano
divinamente guiada en mi cañón de cola, no podremos fallar!
Bill renunció a explicarle al general que no sabía cómo funcionaba un cañón de cola.
¿Para qué molestarse? Lo que necesitaba realmente era cubrirse el culo y averiguar
quién estaba a cargo de la destilería ilegal de aquella nave. Siempre había alguien a
cargo. Y la torreta del artillero de cola sería un sitio ideal para esconder unas cuantas
botellas; nadie que estuviera en su sano juicio se acercaría por allí si no tenía necesidad
de hacerlo.
Se arrastró al exterior de la cabina del general. Bill no estaba seguro de que éste lo
hubiera advertido siquiera; estaba ocupado en alguna clase de éxtasis religioso-militar.
Puesto que la nave del general, la Paz Celestial, no era una nave de combate normal
sino una exploradora, no tenía los pertrechos normales de combate del comando. La
cabina del capitán ocupaba poco menos que una cubierta completa, por ejemplo, y no
tenía siquiera el ordinario gimnasio privado; el comandante tenía que utilizar el mismo que
los demás oficiales, y compartía con ellos la sauna y la masajista. La nave era tan
pequeña, que sólo tenía un salón-comedor para oficiales, y un comedor-cocina para los
reclutas, que en realidad era la sala de máquinas con mesas colocadas encima de las
tuberías. Se calen taba tanto, que muchos soldados ni siquiera podían comer; lo cual
estaba bien porque la comida era incomestible. El jefe de cocina del salón-comedor tenía
acceso al aparador de las bebidas, por lo que difícilmente se molestaría en destilar nada.
Bill fue a hacerle una visita al cocinero de la cocina-comedor.
Dirigió sus pasos a través de las hileras de mesas y tuberías metálicas abolladas. Las
mesas habían sido dispuestas formando un dibujo entre el zigzag y el azar, por lo que los
soldados teman que mantener la vista baja y los sentidos alerta para poder atravesar la
sala sin abrirse las rodillas ni los tobillos. Afortunadamente, el lugar estaba vacío -el
desayuno había acabado y la mayor parte de la tripulación hacía cola ante la enfermería-,
así que Bill pudo avanzar por encima de las mesas en los tramos más complicados.
—Está cerrado. Vete a la mierda —gruñó el cocinero.
—Muy buenos días tenga usted —le aplacó Bill—. ¿No habría por ahí una taza de algo
oscuro y caliente para un nuevo miembro de la tripulación?
EI cocinero cogió una taza y la hundió en el fregadero en el que el robot lavaplatos
estaba haciendo su trabajo.
—Tome.
Bill tragó con dificultad y luego bebió un sorbo de aquel líquido.
—¡Ñammm! —mintió— ¡Esto es mucho mejor que el seudo-café de Campo Bubónico!
—Vació la taza, sonrió y se la tendió al cocinero—. Por favor, señor, ¿podría tomar un
poco más?
El cocinero le miró con ferocidad y refunfuñó, pero cogió la taza y volvió a llenarla. Esta
vez la probó también él.
—¿Sabe que tiene razón? Es mejor que el líquido habitual, y también más barato. Con
el dinero que ahorre quizá pueda comprarle a mamá la pata de palo.
—¡Oh! —Bill también había tenido una mamá alguna vez, y tal vez todavía la tenía. El
correo no funcionaba con regularidad, por lo que no podía estar seguro—. ¿Su mamá
perdió una pierna? Eso es horrible. Sin embargo, puedo decirle un sitio que es realmente
bueno en pies.
Levantó su pie del ejército suizo y lo puso encima de la mesa.
—No, no. Ella conserva todas sus extremidades. Simplemente colecciona miembros
artificiales. —El cocinero miró el pie más atentamente—. Debo reconocer que es un pie
realmente bonito. ¿No querrá separarse de él, por casualidad?
—Lo siento. Es el único que llevo encima. Puedo darle la dirección de la tienda que los
vende por correo...
—Bueno, eso sería realmente amable por su parte. Pero usted ya me ha hecho dos
favores y yo ni siquiera me he presentado. Julius Niño, sargento de cocina.
—Bill, mechero de primera clase y artillero de cola de Dios.
—¿Artillero de cola de Dios? Entonces ya ha conocido al general. ¿Qué puedo hacer
por usted, Bill?
Bill miró tímidamente a su alrededor y bajó la voz.
—No sabrá usted dónde puedo conseguir un poco de alcohol, ¿verdad?
El sargento Niño adoptó el aspecto de un hombre pensativo.
—Hummm. —Miró los estantes y armarios que había encima de los fogones y
fregaderos como si estuviera haciendo inventario mentalmente—. Está el alcohol de
madera que utilizan para limpiar los cañones de torpedo, pero eso le mataría; y, además,
lo cortan con salitre. —Pensó un poco más—. Está el vino sacramental del capellán, pero
él es un oficial y los oficiales no comparten lo que tienen y la llave del aparador del vino se
guarda en una jaula junto con las víboras de cascabel sacramentales del capellán. Creo
que debemos eliminar esa posibilidad.
Miró a Bill en busca de confirmación.
Bill sopesó cuidadosamente el asunto: por un lado, vino; por el otro, una muerte
prácticamente segura. Después de un rato, estuvo de acuerdo con Niño, muy a su pesar.
Mientras el sargento de cocina estaba pensando un poco más, Bill le interrumpió.
—Seguro que usted podría hacer algo. Algunas verduras sobrantes, un poco de
azúcar, levadura, agua, calor y, si quiere ponerse exigente, un alambique para destilar.
Bill no era ningún genio en química, pero a lo largo de los años había adquirido unos
pocos conocimientos de supervivencia.
Niño parecía como electrocutado. Bill conocía muy bien ese aspecto, por lo que buscó
algún cable suelto por las inmediaciones, pero, como no halló ninguno, lo atribuyó al
asombro y se volvió hacia el sargento.
—¿Hacer alcohol ilegal? Nunca. Nunca pensaría siquiera en semejante cosa. Sería
como violar mis propios principios: «Los labios que toquen alcohol jamás tocarán los
míos», así que también olvídese de besarme.
Hubiera continuado hablando de esta guisa de no haber sido por la llegada de un
soldado vestido con una túnica de camuflaje para el desierto, que llevaba dos cubos de
peladura de patatas.
—Aquí tengo su materia prima, sargento. ¿Quiere que las eche directamente en el
alambique?
—¿Alambique? —gorjeó Bill, emocionado—. ¡Entonces usted tiene un alambique!
—No, no —objetó el sargento, haciéndole señas al soldado de la túnica para que se
callara la boca so pena de muerte—. Ha dicho aguachirle, ¿verdad, Lamiclulos? Tenemos
aguachirle para el almuerzo, hecha con auténticas peladuras de verdura del salóncomedor
de oficiales. Es el favorito de los hombres. Bill, puede decirle al general que
todos los soldados adoran su aguachirle. Sí, de verdad.
—¿Por qué iba yo a decírselo al general?
Lamiclulos soltó una risita al dejar los cubos en el suelo.
Bill le miró con ferocidad. Lamiclulos le devolvió la mirada feroz.
Una vez completado este ritual, Bill preguntó otra vez:
—¿Por qué debería decírselo al general?
—Usted es su espía, ¿verdad? —insistió Niño.
—Joder, ¡no! —negó Bill.
—Venga ya —le halagó Lamiclulos—. Usted tiene que serlo. La mayoría de los que
estamos a bordo de la Paz Celestial somos espías de algún tipo —admitió.
—Y, si no es usted un espía de los chingers —razonó el sargento—, tiene que ser un
espía del general Sabbyhonndo.
Lamiclulos asintió para manifestar su acuerdo.
—Sí. No se ha puesto en contacto con ninguna de las otras células espías de a bordo.
Es la única persona que ha pasado algún tiempo reunido con el general, y si él hubiera
pensado que era un espía chinger, estaría usted muerto; y no lo está. Por lo tanto, usted
es su espía.
Bill meditó aquello profundamente y analizó sus prioridades y lealtades.
—Si yo fuera un espía chinger —propuso—, y no estoy diciendo que lo sea, cuidado,
sino que simplemente digo que sí lo fuera, ¿podría conseguir un trago?
—Bueno —concedió Niño—, sobre la base de que fuera usted un espía chinger, yo no
pondría ninguna objeción a conseguirle un trago... de eso de lo que no hay absolutamente
nada en la nave; porque nuestro amado general lo ha prohibido para los soldados. Pero,
sí estuviera trabajando para los chingers, entonces Lamiclulos tendría que arrestarle
porque es espía de la Oficina Imperial de Actividades Antisubversivas. ¿No es así?
—No exactamente —le corrigió Lamiclulos—. Mi misión aquí es la de espiar a los
oficiales, no a los soldados. También robo desperdicios del salón-comedor para el
alambique que tendríamos si lo permitiera el general. Pero no tengo órdenes algunas
referentes a chingers o espías chingers. O soldados, ya que estamos en ello. ¿Y usted?
—Yo no tengo nada que ver con los chingers —objetó el sargento de cocina—. Yo
espío para la Sociedad Pro Preservación de la Antigua Moralidad. SPAM se ha estado
infiltrando en los comedores-cocina durante siglos, reprimiendo las tendencias naturales
hedonistas de los soldados y asegurándose de que no reciban comida que los estimule
demasiado.
»Por otra parte —continuó—, recibo un estipendio de la Fundación del Desierto
Monsón para no servir ninguna exquisitez ira-¡aj!iana, ya que alguna podría minar la moral
de los sol dados.
»Pero —insistió Niño—, nada de esto tiene que ver con usted, Bill, puesto que ya ha
negado ser un espía chinger.
—Exactamente —afirmó Bill—. ¿No es eso lo que haría si fuese un espía chinger?
—Posiblemente —comentó Lamiclulos.
—Pero no es necesario —refutó Niño.
Bill quería continuar con la discusión, pero no consiguió pensar en ningún sinónimo de
«dije». En cambio, se marchó a buscar el cañón de cola para ver si algún artillero de esa
sección se había dejado olvidada una botella.
Las noticias corrían rápidamente en la Paz Celestial. Ninguno de los otros miembros de
la tripulación a los que vio quiso hablar con él, ni siquiera quisieron decirle hacia dónde
debía dirigirse o, por lo que a ellos respectaba, dónde se hallaba el cañón de cola. Ni
siquiera le dirigieron la palabra cuando les ofreció la salsa picante que llevaba en el pie de
combate.
Por otra parte, aquello le proporcionó muy pocas distracciones y al cabo de un par de
horas se hallaba metido apretada mente en la burbuja de la torreta del cañón de cola.
Bill ya había visto antes algo como aquello, pero sólo una vez y hacía mucho tiempo.
De hecho, aquella ocasión había sido la que le había traído hasta esta nave, la que le
había convertido en un héroe. Como se había comportado heroicamente, le habían herido
y había estado a las puertas del otro barrio, además de que nunca fue demasiado brillante
para empezar, el recuerdo que tenía de la torreta de la Christine Keeler era muy vago.
Tenía una palanca de gobierno con un botón rojo, una pantalla con luces rojas y verdes y
ninguna instrucción que seguir. Esta en la que se hallaba ahora era mucho más
complicada. Los lados de la tórrela estaban decorados con pinturas chillonas de chingers,
tanques y puentes que estallaban bajo un letrero que decía: «Nintari Electrónicos
presenta: ¡EL ARTILLERO DE COLA!». El asiento giraba completamente y se balanceaba
hacia atrás y hacia delante. En lugar de la palanca de mando de la otra, tenía una
parecida a la de los coches flotantes, sobre la que había dos botones, uno rojo y otro
negro. El negro tenía una pequeña etiqueta que decía: AMETRALLADORA. El rojo tenía
otra que decía: BOMBA.
Cuando Bill se abrochó el cinturón del asiento, la pantalla se encendió y en ella
apareció un retrato del emperador animado por computadora y a todo color, cuyos ojos se
movían alegremente y por separado. Tras un minuto, dicha imagen fue sustituida por una
del general Sabbyhonndo con su túnica de camuflaje para el desierto. La imagen dijo:
—¿Cómo se llama, soldado?
—Bill —dijo Bill.
En la parte inferior de la pantalla fueron apareciendo las le tras: SOLDADO BIL.
—No —dijo Bill—. Es con dos eles.
Pero la pantalla hizo caso omiso de su protesta.
—Usted es el nuevo artillero, SOLDADO BILL —dijo el general animado—. ¿Desea una
sesión de entrenamiento?
—Ya lo creo —respondió Bill.
La pantalla volvió a no hacerle ningún caso.
—Pulse el botón rojo para disparar fuego real, o el botón negro para el entrenamiento
—dijo.
Bill pulsó el botón negro con el pulgar.
—Deposite ahora la moneda —ordenó el Sabbyhonndo computerizado.
Junto a él se materializó un reloj digital y comenzó la cuenta atrás a partir de diez
segundos.
Con sus reflejos entrenados para el combate, Bill se inclinó para alcanzar el
dispensador de monedas de su pie del ejército suizo y sacó una de un cuarto de crédito.
Tal y como esperaba, la ranura estaba justo debajo de la pantalla. Metió la moneda por
ella con cuatro segundos de sobra.
En la pantalla apareció una lista de blancos y de valores de puntuación, con el dibujo
de cada tipo de blanco. Iban desde un punto por cada soldado enemigo, hasta un millón
de puntos por hombre de cabello negro, bigote espeso y muy mal color. En la pantalla
aparecieron las siguientes palabras debajo del hombrecillo: LÍDER ENEMIGO. HORAS
EXTRA A 500.000 PUNTOS.
Desde alguna parte, como proveniente de una gran distancia (aunque allí no había
nada más lejos de dos metros), Bill creyó oír a un coro que cantaba el himno de la
Armada, pero sacudió la cabeza y se desvaneció.
La imagen del general Sabbyhonndo regresó a la pantalla con un puntero en la mano y
de pie ante el tablero de puntuación.
—El botón negro que tiene la etiqueta AMETRALLADORA sirve para destruir cosas
pequeñas. —Señaló los dibujos de un soldado, una tienda y un tanque, y cada uno estalló
por riguroso turno—. El botón rojo etiquetado con la palabra BOMBA sirve para volar
cosas grandes. —Señaló los dibujos de un puente, un edificio y una nave de guerra, y otra
vez cada uno de ellos estalló por turno—. Hay una excepción. —El líder enemigo
reapareció en la pantalla—. Tiene que utilizar la bomba para obtener los puntos
correspondientes al líder enemigo. De otra forma, parecerá que estaba usted intentando
matarle a él en concreto, y no se le concederá punto alguno. Pulse el botón negro cuando
este preparado para comenzar.
Afortunadamente para Bill, había una máquina de cambio de monedas en la torreta.
Cuando se quedó sin monedas de un cuarto de crédito, pudo obtener más sin necesidad
de abandonar su puesto; además, la cantidad se la deducirían directamente de la paga.
Dado que no podía conseguir un trago y nadie que da hablar con él, pasó el resto del viaje
hasta Ira-¡aj! intentando nacer que su nombre entrara en el paraninfo de la fama del
¡artillero de cola!.
5
En cierto sentido, aquél era el mejor servicio que Bill hubiera prestado jamás. La gente
le dejaba tranquilo y nadie estaba intentando matarle. Por otro lado, estaba
constantemente sobrio y no había nada ni remotamente femenino a bordo de la Paz
Celestial, ni siquiera el gato de la nave (que era un gato macho de aspecto malvado, que
tenía sólo un ojo y ambas orejas araña das y desgarradas por las ratas espaciales que
cazaba en las bodegas); pero al menos, por el momento, nadie estaba intentando matarle,
cosa que era de por sí una gran ventaja.
El general Sabbyhonndo apareció unas cuantas veces en una transmisión en directo
para la loneta, y Bill tuvo que escuchar sus súplicas y prédicas; pero incluso eso resultó
tolerable cuando Bill se dio cuenta de que no tenía por qué permanecer despierto durante
ellas. Y el general continuó repitiendo, hasta que Bill se lo creyó, que aquélla sería una
batalla sin riesgos. No tendría siquiera que atacar a la gente, sólo bombardearían
cañones y edificios que no responderían al fuego.
Bill lamentó de alguna manera no poder obtener la totalidad del millón de puntos por el
líder enemigo, porque en la modalidad de fuego vivo había que acertarle exactamente a
un millón de puntos para obtener un permiso de doce horas. Pero también había
aprendido en aquel juego que el tipo de blanco del líder enemigo estaba habitualmente
rodeado de otros blancos que llevaban pistolas, misiles y armas de todas clases; y esos
blancos se sentían injuriados si uno intentaba matar a su líder. Bill se había desviado
muchísimo de su camino durante años, con el fin de evitar ofender a personas que tenían
un montón de armas.
Así que, cuando el general interrumpió al general animado por computadora para
decirle a Bill que ya se encontraban en órbita alrededor de Ira-¡aj!, y habían permanecido
en esa posición durante dos semanas con la esperanza de que los ira-¡aj!ianos se dieran
cuenta del error de su forma de actuar, Bill no comenzó a suplicar por su vida de
inmediato. No intentó siquiera recordar ninguna de las oraciones de su infancia. Sólo se
preguntó si le quedarían bastantes cuartos de crédito como para acabar la batalla,
Echó otra en la segunda ranura que encontró debajo de la pantalla. El asiento se
inclinó y comenzó a vibrar, y al cabo de un instante Bill estaba dormido.
Soñó con su hogar, su madre, su robo-mula y la gran casa con las columnas blancas
en el frente; con los alegres niños que venían a jugar y cantar en el patio mientras él
bajaba por la calle pavimentada con ladrillos amarillentos que conducía a la oficina de
reclutamiento. En alguna parte profunda de su subconsciente sabía que la granja no
había estado en ningún sitio parecido a ése, pero había pasado tanto tiempo, que ya no
estaba realmente seguro.
Luego soñó con su antigua y amable profesora, la señorita Flogisto, que le había
ayudado a comenzar con los cursos de operador técnico fertilizador por correspondencia,
cursos que añora jamás acabaría. En su sueño, ella le dijo:
—Siempre debes estar preparado, Bill, para aprovechar cualquier oportunidad que se
te presente; y, para hacer eso, debes planificarlo todo cuidadosamente. Incluso las
grandes aventuras Necesitan planificación, ya lo sabes.
Pero ¿por qué llevaba la señorita Flogisto una túnica de camuflaje de desierto? ¿Y por
qué le estaba chillando aquello a Bill?
—¡Bill! ¡Bill! ¡Aleluya, hijo mío, es hora de despertar!
Bill tomó gradualmente conciencia de que no era la señorita Flogisto quien le chillaba,
sino el general Sabbyhonndo. Maquinalmente, abrió los ojos de golpe y sus dos manos
derechas hicieron el saludo militar.
—¡Sí, señor! ¡Sí, señor! ¡Tres sacos llenos, señor! [ ]
—¡Válgame Dios, hijo mío! No se trata de una orden. Pero despiértese, Bill, estamos a
punto de entrar en gloriosa batalla contra los bárbaros impíos que amenazan las bases
mismas de nuestra civilización, que intentan minar los principios morales y religiosos que
son el núcleo de todo el Imperio y toda la Humanidad, que son la encarnación del mal
desconocido desde los días de la misma legendaria Tierra...
Los ojos de Bill comenzaron a cerrarse nuevamente.
—... destruir el enemigo que existe entre nosotros para poder destruir a los ateos
chingers...
Los ojos se le cerraron completamente, y su respiración se hizo más profunda y
regular.
—... las glorias del paraíso serán para nuestros victoriosos soldados...
Lo siguiente de lo que Bill tuvo conciencia fue de que el general le estaba gritando otra
vez desde la pantalla.
—¡Despierte, Bill! Como estaba diciendo, sólo con la eterna vigilancia de usted, la
mano del Señor actuando como su guía y el sistema de la computadora para hacer
blanco, podremos salvar a la galaxia del totalitarismo ateo.
De forma automática, Bill comentó:
—Sí, señor —pero se preguntó en qué se diferenciaba el totalitarismo ateo del servicio
en la Armada Espacial. Quizá tenía menos capellanes.
Pero, claro está, los chingers y los ira-¡aj!ianos no creían en el emperador, la mano de
cuyo propio y personal doble había babeado Bill una vez cuando le entregaron la medalla
que lo acreditaba como un héroe galáctico oficial. Ese tipo de contacto personal tendía a
reforzar la lealtad de un inocente muchacho granjero, y Bill siempre había sido
profundamente leal al emperador, a pesar de que no conseguía recordar su nombre.
Mientras Bill estaba pensando en ello, el general Sabbyhonndo acabó su estimulante
discurso.
—Entonces, artillero de cola Bill, ¿está listo para entrar en combate?
—Sí, señor. He estado practicando durante semanas.
—¡Excelente! Recuerde que en este ataque no vamos a matar a ningún miembro del
pueblo, porque todas las vidas humanas son sagradas, incluso las de los impíos traidores
que merecen ser torturados hasta la muerte. Limítese a bombardear los edificios que
aparecerán en rojo en su pantalla.
»Y ahí tiene algo que le demostrará mi confianza en usted. Atacaremos dentro de cinco
minutos. El Señor, el emperador y yo contamos con usted. ¡Buena suerte y que Dios le
bendiga!
El general desapareció de la pantalla de vídeo antes de que Bill pudiera reaccionar. De
todas formas, Bill estaba más interesado por lo que ocurría en la máquina de cambio de
monedas. De ella salían monedas y en la parte frontal parpadeaba un letrero que decía:
¡SIN CARGO! ¡SIN CARGO! ¡SIN CARGO! ¡Cinco créditos en monedas de un cuarto! Bill
se enjugó una lágrima ante aquel signo de la fe que tenía en él su comandante.
Recogió las monedas y las apiló ordenadamente en la pequeña repisa que había
encima de los controles. La primera moneda entró en la ranura, y por primera vez Bill
apretó el botón rojo de la ametralladora.
La pantalla de objetivos no era igual que la utilizada para los entrenamientos, pero no
estaba mal. Bill había aprendido a aceptar las sorpresas en el combate.
La gravedad artificial de la Paz Celestial mantenía todas las cosas en su sitio, pero el
asiento de Bill se inclinaba, se balanceaba y giraba para que pudiera llegar a un estado de
plena náusea mientras atravesaban la atmósfera hacia las defensas ira-¡aj!ianas.
¡Allí estaba! ¡Un pequeño punto de color rojo se encendió en la pantalla! Todo el tiempo
y las monedas de un cuarto que gastó en los entrenamientos no se malgastaron. Bill
esperó hasta que estuviera a tiro, y luego lanzó un misil «inteligente».
Los llamaban misiles inteligentes pero eran incluso más ton tos que el propio Bill, lo que
quería decir que eran muy tontos. No bastaba con enseñarles dónde estaba el blanco; Bill
tenía que dirigirlos hacia él valiéndose de las imágenes de televisión que le enviaban por
unas cámaras instaladas en el morro. La experiencia era como un viaje en montaña rusa
en el cual uno acaba es tallando al final, o como ser parte integrante de un comando, con
la diferencia de que uno no moría realmente.
Se produjeron estallidos por todas partes, pero Bill hizo caso omiso de ellos. Se
concentró en dirigir su misil directamente al emplazamiento del cañón. En el último
segundo pudo ver cómo los artilleros ira-¡aj!ianos se alejaban corriendo de sus puestos, y
luego la pantalla quedó en blanco. En la parte superior apareció la siguiente inscripción:
EMPLAZAMIENTO DE CAÑÓN: 50 PUNTOS, y el contador subió a 50, tras lo cual
apareció otro punto de color rojo a su disposición.
La gran batalla había comenzado.
6
Aquélla no era la madre de todas las batallas, pero al menos era el primo, en tercer
grado, de todas las batallas.
La Paz Celestial era la nave exploradora y comandante del gran asalto, la embarcación
más pequeña de la Armada. La nave del general apenas tenía poder armamentístico
suficiente como para destruir un planeta; pero comandaba las mejores tropas armadas
jamás reunidas desde la última vez, en febrero. Millones de heroicos soldados a bordo de
gallardas naves demostraron su heroísmo al dejar caer sus bombas desde una distancia
tremendamente grande; y detrás de aquella gran aventura había una solamente sólo
parcialmente desquiciada, la dominante inteligencia del general Ajenjo Sabbyhonndo.
El emperador había dicho:
—Ve, y trae de vuelta a mi oveja descarriada de Ira-¡aj!
Y el general se había lanzado a la acción con un plan brillante, mirada vidriosa y genio
organizativo.
Bueno, no fue exactamente así como había ocurrido. En realidad, lo que pasó fue que
un edecán susurró las noticias de Ira-¡aj! en uno de los oídos del emperador, el oído que
era menos sordo, y entonces el emperador farfulló algo y babeó de forma significativa;
entonces, otro edecán, estacionado a una distancia prudente de la boca imperial, anunció
las inspiradas palabras y pensamientos del emperador. El plan del general se reducía a
«bombardearlos hasta reducirlos a la Edad de Piedra», y su organización consistió en
decirles a unos cuantos oficiales: «Cojan sus naves y síganme».
Pero los robo-agentes publicitarios de a bordo de la Paz Celestial pusieron en
circulación y mantuvieron su propia versión de los hechos, y los ciudadanos del Imperio,
que sabían muy poco y se preocupaban aún menos, se imaginaron que debía de ser
verdad. Incluso había unos pocos lo suficientemente tontos como para creerse la
interminable inundación de propaganda militar.
Así fue como la gran flota se precipitó sobre las instalaciones defensivas de Ira-¡aj!
como oleadas continuas con el fin de practicar un masivo golpe quirúrgico que barriera
todo el sistema defensivo del planeta sin matar a ningún civil y quizá a menos de dos
defensores y medio. Era casi demasiado bueno como para creérselo.
Pero creérselo fue lo que hizo la gente, particularmente Bill. Podía ver las pruebas con
sus propios ojos, allí mismo, en la pantalla... y las pantallas de vídeo no mienten, ¿no?
Estaba viendo la acción en primera fila, a través de las cámaras instaladas en el morro de
los misiles inteligentes que hacían el trabajo. Aquellos misiles que él, Bill, que sentía cómo
pronto sería un héroe galáctico al cuadrado, guiaba con una precisión más que
sobrehumana hasta sus puntos de destino.
La primera oleada de naves, con Bill en la cola de la nave líder, se concentró en las
defensas anti-nave-espacial. La vasta Armada se precipitó muy profundamente en el
interior de la atmósfera de Ira-¡aj! y destruyó absolutamente todas las armas que había allí
abajo y podían dañarlos. Miles de gallardos artilleros como Bill se arriesgaron a los
horrores de la moderna guerra a distancia -mareo por el movimiento, aburrimiento,
agotamiento, sed, encallecimiento-, para proteger a sus camaradas de la terrible ira de
Ira-¡aj!
Un blanco tras otro se encendía de color rojo en la pantalla de Bill, y un misil tras otro
era lanzado por los conductos rectales de la araña espacial del general. La confianza de
Bill en sí mismo y su sistema armamentístico -eran cosas demasiado sofisticadas como
para ser meras armas- crecía a cada tiro certero. El primer misil inteligente había acertado
sobre el cañón hacia el cual él lo había apuntado, pero, al cabo de poco, Bill se puso a la
tarea de conseguir una mayor precisión. Ahora quería meter su misil por la boca de un
cañón y precipitarlo por la puerta trasera al interior de un polvorín. Y cada vez,
exactamente como le habían dicho que ocurriría, la sirena de advertencia del misil
entrante avisaba a los hombres para que les diera tiempo de salir corriendo como si se los
llevara el diablo.
Bill comenzó a sentir vértigo a causa de su éxito. Hacía que sus misiles bajaran rizando
el rizo o en barrena, describiendo loopings y escribiendo palabras con su rastro;
realmente estaba comenzando a divertirse. Pasado un rato se dio cuenta de que podía
utilizar las cámaras instaladas en el hocico de los misiles para observar el campo de
batalla sin correr riesgo alguno.
Para el misil, sí que existía un cierto riesgo, claro está. Los ira-¡aj!ianos, que no se
daban cuenta de que las vastas fuerzas militares que rodeaban el planeta no abrigaban
en su corazón otra intención que la de querer lo mejor para ellos, estaban haciendo todo
lo posible para derribar todo aquello que se movía por el cielo. Intentaban derribar los
misiles, y a veces incluso lo conseguían. Bill odiaba que le tocaran uno de los suyos; tenía
que reunir tantos puntos como pudiera, para conseguir tiempo extra de premio y no tener
así que agregar más monedas de su bolsillo a la pila que le había dado el general
Sabbyhonndo. A veces los soldados ira-¡aj!ianos disparaban a otras cosas, cosas que Bill
no podía ver en la pantalla; y a veces, comenzó a advertir Bill, los soldados que estaban
junto a los cañones no tenían oportunidad alguna de huir cuando no conseguían derribar
los misiles.
La cámara del morro volaba en pedacitos junto con el misil, claro está, por lo que él
nunca veía la explosión; pero poco a poco se fue dando cuenta de que algunos soldados
ira-¡aj!ianos saltaban por los aires al mismo tiempo que el objetivo. Bill había sido
personalmente volado por los aires algunas veces, y sentía una cierta compasión por los
ira-¡aj!ianos.
En un momento de relativa calma, envió uno de sus misiles a efectuar un pequeño
reconocimiento por el área. Por primera vez pudo ver la totalidad de la flota, extendida por
el cielo como un paciente narcotizado en una mesa de operaciones. Había miles de
naves: desde exploradoras de pequeño tamaño, como la Paz Celestial, hasta acorazados
tan grandes que no podían entrar en la atmósfera. Las naves más pequeñas atacaban por
oleadas, cada una conducida por una nave exploradora que las mantenía en perfecta
formación por control remoto. Las naves de mayor tamaño daban salida a sus propias
oleadas de bombarderos, cazas y plataformas volantes de misiles.
Las plataformas de misiles permanecían flotando muy por encima del campo de batalla,
y lanzaban sus misiles a través de las nubes. Los bombarderos cargaban directamente
sobre los blancos, rodeados por una zumbante nube de cazas. Mientras Bill observaba
aquello, un grupo de cazas se separó de una de las nubes y bajó en picado para
encontrarse con otro grupo que venía de más abajo. Desde aquella distancia sólo se
veían puntos, por lo que Bill no podía saber quién estaba ganando. Entonces, estalló un
bombardero. Bill guió su misil hacia abajo en dirección a un campo de aviación; la pantalla
parpadeó en rojo: CAMPO DE AVIACIÓN: 100 PUNTOS, justo antes de que le acertara.
¡Aquello no era juego limpio! ¡Allí estaba el emperador, haciendo lo posible para no
matar a nadie, y aquellos viles ira-¡aj!ianos estaban tratando de aniquilar a los
compañeros de Bill! En lo más recóndito de su pensamiento, Bill se dio cuenta de que en
realidad no conocía a ninguna de esas personas y que, después de todo, en la Armada
siempre era la semana de joder al compañero. Quizá también la música patriótica
subliminal le había hecho efecto. Quizá algunos de los sermones del general
Sabbyhonndo habían penetrado en su interior mientras dormía. Quizá incluso tenía algo
que ver con los hipno-espirales que estaban instalados en el interior del asiento. Por la
razón que sea, Bill se puso a luchar como un loco.
Ahora sabía cuál era su misión: destruir cualquier cosa que pudiera perjudicar a sus
compañeros, a sus muchachos, a sus camaradas de armas; y, de paso, perjudicarle a él.
Destruyó otra base antimisiles de naves espaciales, y borró del mapa un
emplazamiento de artillería antiaérea; luego voló otro depósito de armamento, y destruyó
unas cuantas AAA más, abrió un agujero en el lugar que ocupaba un campo de aviación y
se cargó más AMNE.
Para entonces, el comando de las defensas ira-¡aj!ianas había alertado a sus tropas, y
las de vanguardia estaban siendo atacadas. Bill ya no podía concentrarse sólo en las
instalaciones de tierra; ¡ahora estaba utilizando el láser para quitarse de encima los
misiles que lanzaban contra él! Su asiento saltó, brincó, bajó, giró, se sacudió y onduló
hasta el punto de que llegó a alegrarse de haber tomado el brebaje nutritivo del
dispensador de la torreta, como único alimento durante toda la semana. Cualquier otra
cosa ya la hubiera salpicado por la pantalla de vídeo que tenía delante.
No hubo más períodos de calma. Bill estaba demasiado ocupado en derribar cazas
enemigos y misiles, la mayor parte del tiempo, como para preocuparse de la fuente de la
que procedían. Los únicos respiros que tenía eran los necesarios para introducir otra
moneda, y no podía arriesgarse a perder mucho tiempo en eso. Afortunadamente, estaba
reuniendo suficientes puntos como para mantener el armamento en funcionamiento
durante mucho tiempo.
Bill apenas tuvo tiempo para pensar en lo segura que le había prometido el general que
sería la misión.
Ahora que estaba utilizando sobre todo el láser, tenía una visión casi normal de la parte
trasera. Estaba salpicada de flechas, señales intermitentes de color rojo y halos verdes
que rodeaban a las naves de la Armada, pero aun así le permitía ver qué estaba
ocurriendo. Y lo que estaba ocurriendo era que los infiernos comenzaban a desatarse.
Toda la batalla se estaba desarrollando en el aire, y se desplazaba alrededor del
planeta a gran velocidad. Pero continuaba siendo una batalla.
Los misiles volaban desde el suelo hacia las naves y desde las naves al suelo, y entre
las naves y los bombarderos y los cazas de la flota y los cazas ira-¡aj!ianos. Los rayos
láser dividían el cielo en cuadritos y quemaban, volaban y destrozaban cualquier cosa que
se les pusiera delante. A veces una descarga de láser de una de las naves imperiales
partía por la mitad a uno de sus propios bombarderos al intentar interceptar un caza
enemigo. De no haber tenido las marcas verdes y rojas en la pantalla, Bill jamás hubiera
tenido la posibilidad de saber de qué lado estaba cada uno, y esperaba de todo corazón
que los demás atacantes dispusieran de un sistema como aquél. Incluso con este, a
veces la pantalla se transformaba en una gran masa de puntos rojos y verdes.
El cielo estaba lleno de muerte zumbante. La Paz Celestial, dado que se hallaba a la
cabeza del ataque, sólo tenía que preocuparse de lo que apuntaban realmente contra
ella... aunque eso era más que suficiente, gracias. El resto de las naves y aviones
luchaban en medio de bombas, misiles, balas, cazas, bombarderos, desechos
electrónicos y basura espacial. Principalmente basura espacial. Las naves tenían escudos
repelentes que rechazaban los trozos de metal pequeños, pero los aviones estaban
quedando completamente abollados, ya que chocaban contra los restos de chatarra de
las bombas, los misiles, las granadas e incluso con otros aviones o chatarra que era tan
eficaz como una bomba o un rayo láser en cuanto a arrancar un ala o atravesar la carlinga
o la torreta de la ametralladora.
Ya no había forma de saber quién disparaba contra quién. Cuando un bombardero o, a
veces, una nave imperial era derribada, no quedaba muy claro si lo había sido por el
fuego ira-¡aj!iano, el fuego imperial o simplemente por haber chocado con algún trozo de
chatarra.
De todas formas, ya no importaba. Bill también había dejado de seleccionar sus
objetivos; tampoco se fijaba en su puntuación total (que era bastante baja, dado que la
chatarra volante no valía ningún punto para la computadora, independientemente de lo
peligrosa que resultase). Se limitaba a disparar contra cualquier cosa que tuviera aspecto
de poder estar acercándose a él.
Y luego, de repente, todo pareció estar alejándose más y más.
Bill tardó un par de minutos en darse cuenta de que la Paz Celestial se había apartado
del campo de batalla y regresaba a la posición orbital. Mientras la computadora calculaba
el total de su puntuación y bonificaciones de aquel día, la imagen del general
Sabbyhonndo apareció en una pequeña ventanita que se formó en la esquina superior
izquierda de la pantalla.
El general se había puesto un cinturón encima de la túnica, confiriéndole el aspecto de
un uniforme normal, aunque no demasiado. Estaba delante de un holo-globo de Ira-¡aj!
que tenía flechas y diagramas por toda la superficie, y una voz que provenía de fuera de
la pantalla decía:
—... ¡vuestro general favorito y el mío, soldados y periodistas! ¡Aquí está el tormentoso
Ajenjo Sabbyhonndo!
Se oyó un estallido de aplausos de público grabados en estudio.
—Gracias, gracias —dijo el general—. Como ya saben, nuestro ataque puramente
defensivo, completamente justificado y moralmente puro, contra los bárbaros impíos de
Ira-¡aj! comenzó hace unas pocas horas. Todos los detalles de la operación bélica son,
claro está, absolutamente secretos y así permanecerán para siempre. Pero puedo
proporcionarles alguna información acerca de cómo van las cosas hasta este momento.
»Todo va viento en popa.
La pantalla se dividió en dos. A la derecha se vio una toma de los reporteros, que
estaban saltando arriba y abajo como escolares, moviendo los brazos e intentando captar
la atención del general a pesar de hallarse en otra nave y a millones de kilómetros de
distancia. Un soldado puso un micrófono delante de uno de ellos, una mujer, y le dio una
hoja de papel.
—General Sabbyhonndo —leyó ella—, ¿a qué atribuye el abrumador éxito de su batalla
de hoy?
—Por supuesto, la mayor parte del crédito tiene que recaer sobre mí, como creador del
brillante plan estratégico y líder de nuestros gallardos soldados. Y supongo que una pizca
también tiene que recaer sobre esos hombres y mujeres que están arriesgando sus vidas
en esta osada, aunque completamente segura, operación. Pero, más que nada, nuestra
victoria es debida a la fe que tenemos en Dios, y la fe de Dios es en nosotros un
instrumento para castigar a los ateos incendiarios de guerra de los rebeldes ira-¡aj!ianos.
Todo nuestro éxito se lo debemos al Señor. ¡Aleluya!
Bill pensó que una pequeña parte del éxito se debía a todas las horas en que él había
practicado mientras viajaban hacia aquel lugar, pero aquella conferencia de prensa era
una transmisión de un solo canal.
La siguiente pregunta le fue concedida a otro reportero.
—¿Resultó herido en la gran batalla alguno de nuestros valientes guerreros?
Bill estaba especialmente interesado en aquella pregunta, porque se había hecho una
pequeña ampolla en el dedo a fuerza de apretar el gatillo, y esperaba obtener el Riñón
Púrpura (la medalla que tradicionalmente se confería por ampollas, arañazos,
magulladuras y cortes producidos por hojas de papel en combate, y habitualmente
reservada a los oficiales).
—Me alegro de que me formule esa pregunta —contestó el general Sabbyhonndo—.
Como ya sabe, hay millones de soldados embarcados en esta aventura, y en cualquier
ejercicio de esta magnitud son inevitables unas pocas bajas. Cada soldado herido es una
tragedia, por supuesto, y mi personal enviará mi carta modelo computerizada
personalizada a las familias de cada soldado con heridas de la clase C-7 (reducidos a una
masa de carne repugnante), o más graves.
«Afortunadamente, parece que esta noche no cablegrafiaremos ninguna carta de ese
tipo.
Bill suspiró un gran suspiro de alivio. Por lo que había podido ver, había grandes
posibilidades de que algunos soldados hubieran podido sufrir heridas incluso de la clase
A-2 (completamente muerto, sin partes reciclables; la única clase superior a ésa, la A-l,
completamente vaporizado, era considerada igual que ausentarse sin permiso y constituía
una ofensa digna de un consejo de guerra). Cuando una nave estallaba en la atmósfera,
como les ocurría a unas cuantas de ellas, era probable que la gente resultara seriamente
herida al caer de diez o dieciséis mil metros al suelo. Bill no podía creer que no hubiera
ocurrido ningún accidente, pero estaba contento de que nadie se hubiera lastimado de
gravedad.
El soldado que tenía el micrófono entregó otra hoja de papel.
—¿Qué clase de castigo le ha sido impuesto al desleal e impío enemigo?
—Uno mucho menor del que se merece —respondió el general—. Por supuesto, no
podemos obtener cifras exactas de las bajas enemigas, pero hemos destruido
completamente las AAA y las AMNA. Nuestros servicios de inteligencia me informan de
que hasta ahora sólo se ha confirmado una desgracia personal en Ira-¡aj! Se trata de un
anciano que estaba de visita en la base de misiles de su hijo cuando la contienda. La
sorpresa y la furia de nuestro ataque fueron demasiado para él, y su corazón se paró. A
pesar de que no fuimos directamente responsables de su muerte, le he enviado a su
familia un carta disculpándonos.
«Ahora que las defensas de Ira-¡aj! han sido borradas del mapa, en los días próximos
concentraremos nuestros ataques sobre las fábricas en las que esta gente vil ha estado
fabricando armas de destrucción masiva como las que nosotros jamás usaríamos.
También atacaremos las instalaciones militares que han estado apoyando a dichas
fábricas con el suministro de materias primas, piezas, electricidad, comida y tratamiento
de aguas residuales. Y esto lo llevaremos a cabo sin incomodar en absoluto a la
población civil.
Bill estaba asombrado de la precisión que tenía su propio sistema armamentístico
controlado por pantalla de vídeo, pero, aun así, tenía dudas con respecto a la idea de
bombardear solamente las plantas de tratamiento de aguas residuales y el alcantarillado
de las fábricas de armamento. Pero la música subliminal y el hipno-espiral se pusieron a
trabajar y el momento de duda pasó muy rápidamente.
Finalmente, la computadora acabó de calcular la puntuación de Bill. Era bastante
buena, si se incluía la bonificación por no haberse dejado matar, pero, no era suficiente
para subir a la lista de los diez mejores. Ciertamente no era lo bastante alta como para
conseguir ese permiso de doce horas. Posiblemente, eso a Bill le hubiera importado más
si hubiera habido algún sitio al que ir durante dicho permiso, pero en aquella nave no
había mujeres, y los únicos sitios a los que se podía arrastrar uno eran el lavabo de
hombres y el comedor-cocina. Puesto que, en ninguno de esos lugares, nadie quería
hablarle ni darle una copa, no se estaba perdiendo gran cosa.
En todo caso, esto era mucho más interesante que la conferencia de prensa del
general. Bill estaba calculando cuántos puntos más podría haber conseguido de no haber
tenido a nadie disparándole, cuando el general metió la cabeza en la torreta.
Bill le saludó con ambas manos al estilo militar e intentó ponerse de pie. Sin embargo,
había permanecido sentado en aquel asiento durante un par de semanas, y no lo
consiguió del todo. Volvió a caer en la posición a la que se había acostumbrado su
cuerpo, con la pantalla de vídeo delante de él. El general Sabbyhonndo estaba
respondiendo a otra pregunta que le había formulado un reportero.
Bill se volvió a mirar la puerta. El general Sabbyhonndo estaba allí con aspecto
impaciente y de vaga preocupación. Bill volvió a mirar la pantalla. El general también
estaba allí, explicando que los once segundos de grabación de vídeo que verían a
continuación habían sido grabados por las cámaras instaladas en el morro de los millones
de misiles disparados.
—¡Es un milagro! —chilló Bill, e intentó ponerse de rodillas.
7
El general, después de aflojar el cinturón de seguridad del asiento de Bill, y abofetearle
varias veces para que comenzara a respirar de nuevo, le explicó:
—Sólo el Señor puede llevar a cabo un verdadero milagro, hijo mío. Eso no es más que
una grabación de vídeo. La grabé esta mañana, antes del ataque.
Bill volvió a intentar arrodillarse, y volvió a recibir un tirón del cinturón de seguridad;
pero esta vez se rehizo por sí solo.
—¡El espíritu de Ahura-Mazda tiene que haber descendido sobre usted para
proporcionarle esa información y la de los acontecimientos futuros! ¡Eso es un milagro!
El general Sabbyhonndo miró impacientemente a Bill y consideró la posibilidad de
explicárselo; luego suspiró. No parecía que fuera a conseguir ningún resultado
explicándoselo a aquel imbécil, así que sería mejor dejarlo pasar.
—Está bien, hijo, es un milagro. Pero no es el momento de discutir sobre teología. Sólo
quería asegurarme de que estaba usted bien y prepararle para la batalla de mañana. Va a
ser muy dura, y cuento con usted.
Bill miró la pantalla de vídeo una vez más y de nuevo al general.
—Pero... pero... —«pereó». Sacudió la cabeza para aclararse las ideas—. Usted acaba
de decir que hemos destruido todas las defensas enemigas.
En la pantalla, el general estaba explicando una vez más cuánto lamentaban él y el
emperador todo aquel desagradable asunto, y cuánto esperaban ambos que nadie más
tuviera que morir.
Allí, en la torreta, dijo algo muy diferente.
—Ha hecho un gran trabajo hoy, Bill. Apuesto a que ni siquiera utilizó todas las
monedas de cuarto que le di, ¿verdad?
Bill señaló con orgullo las dos que le quedaban encima de la repisa.
—Bien. Muy pronto tendrá oportunidad de utilizarlas. Ahora será mejor que se conceda
una buena noche de sueño. Volveremos a atacar por la mañana, y usted tendrá trabajo.
Habrá mucha gente disparando contra esta nave, y en sus manos está protegerme.
Recuerde el gran honor que le he concedido, tenga presentes sus propios intereses, y
todo irá bien.
El general Sabbyhonndo se dirigió hacia la puerta.
—Ah, me olvidaba, se le ha concedido una medalla. Sáquela de la máquina.
La pequeña pantalla de una sola línea parpadeaba ahora alternativamente con los
siguientes mensajes: CAMBIO AQUÍ y CRÉDITO: 1 MEDALLA. Bill pulsó el botón de
crédito, y la línea de palabras cambió entonces a: DEPOSITE UN CUARTO o VALE. Eso
le dejaría sólo una moneda para la batalla de mañana, a menos que quisiera
desprenderse de unos cuantos de sus créditos duramente ganados. A pesar de que no
tenía nada más en qué gastárselos, y de que, si moría al día siguiente, no servirían para
nada de todas formas, le molestaba un poco tener que pagarle al emperador. No es que
estuviera en absoluto sorprendido, pero le molestaba, sólo por rutina.
Bill ya tenía una o dos medallas metidas en alguna parte de su saco de trastos, y
estaba autorizado a llevar el apreciado Dardo Púrpura con la Nebulosa Saco de Carbón
(aunque la medalla en sí la había perdido hacía mucho tiempo); pero finalmente decidió
que una condecoración más en el uniforme le haría más atractivo a los ojos de las
aficionadas a los soldados, sobre las cuales leía constantemente pero a las que nunca
parecía conocer. Si alguna vez se llegaba a encontrar con una, esa inversión extra de un
cuarto de crédito habría valido la pena. Así pues, introdujo la mitad de su capital en la
máquina.
De las entrañas del artefacto le llegó un terrible sonido de rechinamiento. El aparato
gimió, gritó, crujió y chilló, cosa que a Bill le produjo una sensación de nostalgia. Le
recordó la época en la que trabajaba como instructor militar. En las profundidades de la
máquina, algo comenzó a retumbar muy por lo bajo, y el sonido fue acercándose hacia la
salida. Algo cayó, rebotando y tintineando, en la pequeña bandeja.
Bill lo pescó. En una cara del objeto metálico ovalado había un retrato del emperador.
Se parecía mucho al retrato que figuraba en todas las monedas, excepto por el hecho de
que había sido estirado diagonalmente. En el borde de la medalla estaba grabado el lema
imperial: IN HOC SEOR VINCES [ ] también con aspecto de haber sido estirado desde un
ángulo raro... el mismo ángulo, de hecho. En la otra cara, Bill pudo apenas distinguir lo
que una vez había sido un elegante bajorrelieve de la cabaña de madera en la cual, por
tradición, nacían los emperadores. Dicha imagen, tan familiar en las monedas de un
cuarto, había sido aplastada casi hasta su desaparición; encima se le habían grabado las
palabras: «Medalla de combate de operaciones persuasivas amistosas». En uno de sus
extremos se le había perforado un pequeño agujero.
No era la pieza de joyería más elegante que Bill hubiera visto en su vida. De hecho, le
recordaba mucho a un souvenir que había hecho una vez con un centavo de crédito para
carnaval. Se preguntó si todavía lo guardaría; de ser así, podrían colgarse juntos el
centavo y el cuarto, y ambos causarían una gran impresión. Las posibilidades de que
alguien se acercara lo suficiente como para leer la inscripción del centavo: «Yo sobreviví
al festival de fertilizadores de Phigerinadon II», eran muy remotas.
Por supuesto, las probabilidades que tenía Bill de recuperar cualquiera de sus
pertenencias, incluyendo el arcón de pie, eran igualmente remotas. Sólo la victoria le
permitiría regresar con una relativa seguridad a Campo Bubónico, y muy bien podía estar
esperándole un consejo de guerra allí. No morir en una misión suicida podía acarrearle a
uno encomios, pero también constituía una violación de una orden directa. Es duro
decirlo, pero el refugio más seguro para Bill por el momento parecía ser precisamente
aquel de la tórrela de cola de la Paz Celestial.
Decir que Bill se despertó fresco y lozano, sería llevar la verdad demasiado lejos. Se
despertó, sin embargo, y aquello era un triunfo bastante considerable por el momento.
Había estado sentado en aquella tórrela durante semanas, con una dieta líquida por único
alimento, ligado a los mandos y dominando las complejidades del sistema de ¡Artillero de
cola Nintari!, mientras el resto de la tripulación hacía caso omiso de él; por esta razón, las
piernas se le estaban comenzando a acalambrar ligeramente. Pero, a pesar de lodo,
despertarse después de una batalla era mejor que su alternativa.
Tampoco se despertó suavemente. En su oído sonó un claxon y una voz se puso a
chillar: «¡Picamos! ¡Picamos! ¡Picamos!».
Bill dio un salto espasmódico. Todo su cuerpo se retorció excepto la parte que estaba
unida a la sonda. Ésa se quedó atrás. Le dolió lo suficiente como para traerle a un estado
de plena conciencia.
La pantalla de vídeo estaba parpadeando en todos los colores disponibles en luces de
neón: ¡DEPOSITE MONEDA o VALE AHORA!
¡DEPOSITE MONEDA O VALE AHORA! ¡LO DIGO REALMENTE EN SERIO! ¡SERÁ
MEJOR QUE META LA MONEDA AHORA MISMO! ¡NO ES UNA BROMA! ¡DEPOSITE
MONEDA O VALE AHORA, O PREPÁRESE A MORIR1.
Bill cogió su última moneda y la metió por la ranura. Recorrió los menús hasta el modo
de combate a toda la velocidad de que fue capaz, y comenzó a buscar blancos.
Lo único que podía ver era cielo y naves espaciales, pero ninguna de ellas estaba
encendida en rojo. Luego la vista giró cuando la Paz Celestial salió del picado y entró en
combate.
El suelo se encendió del mismo color anaranjado brillante de los escapes de los
cohetes, y al cabo de un momento se cubrió de puntos rojos. Si todas las defensas
antiaéreas del enemigo habían sido barridas, debían de ser una gente que construía muy
de prisa. Detrás de sí, Bill oyó el repiquetear de monedas de cuarto al anticiparse la
máquina a sus necesidades. Ese día no iba a tener demasiado tiempo para conseguir
monedas. Las defensas ira-¡aj!ianas volvieron a salir de detrás de la primera oleada, al
igual que lo habían hecho el día anterior. Bill se ocupó en dispararles a los misiles que
eran disparados contra las naves que seguían a la exploradora con forma de araña. Pero
las defensas se organizaron más rápidamente ese día y concentraron sus esfuerzos en la
nave líder.
Un grupo de cazas ira-¡aj!ianos se metió detrás de la Paz Celestial; no la atacaban
directamente, pero intentaban que el general perdiera contacto con el resto de la flotilla.
Con la ayuda de los artilleros de las otras naves, Bill los redujo con su láser a cintas de
colores.
En la pantalla brilló un blanco: DEPÓSITO DE MUNICIONES: 100 PUNTOS. Bill
necesitaba reunir puntos ese día si quería obtener el permiso de doce horas. El misil
inteligente fue lanzado antes de que los labios acabaran de formar las palabras del
mensaje.
Los rayos láser de Ira-¡aj! salieron en dirección al misil, intentando mantenerlo apartado
de su objetivo, cosa que obligaría a Bill a permanecer en esa nave durante más tiempo
del necesario. Comenzaba a tomarse la guerra como algo personal. Hizo que el misil
descendiera y picara, girara y entrara en barrena, haciendo que se moviera de un lado a
otro mientras atravesaba la red de defensas en dirección al ojo de buey y la computadora
pintada en la puerta principal. Comparado con disparar a los contraatacantes, aquello era
casi divertido.
Bill hizo que el misil describiera una espiral en torno a un «yo láser, hiciera un bucle
para evitar un misil antimisil, lo pasó por debajo de algunas granadas explosivas y lo hizo
subir por encima de una cortina de balas. Hizo que esquivara un caza que se le
aproximaba y que esquivara un edificio de oficinas. Lo hizo saltar por encima de un seto
vivo y lo pasó como una aguja a través de las ramas de un árbol. A partir de aquel
momento ya no había nada más que una línea recta hasta la puerta.
De ella colgaba un cartel, y Bill lo enfocó mientras el misil corría hacia el depósito de
municiones. No tenía dibujos, así que era difícil de leer, pero consiguió descifrar todo el
texto justo un instante antes de que el proyectil acertara, en el centro mismo de la puerta.
CENTRO DE REFUGIO ANTIAÉREO. CAPACIDAD MÁXIMA 6OO CIVILES, era lo que
decía.
A Bill le pareció que algo iba mal.
¿No había dicho el general Sabbyhonndo algo acerca de no matar a ningún civil? Se le
había grabado en la memoria porque en su momento le había parecido un poco raro;
habitualmente, la idea era la de matar a tantos civiles como fuera posible, y no era
costumbre de los militares la de hacer cambios de esa índole, ni la de renunciar a la
posibilidad de matar a personas que no se defenderían.
No es que le pareciera una mala idea la de no matar civiles, sino simplemente una idea
insólita. Bill podía recordar vagamente que había sido un civil, y en aquella época
pensaba que era una buena idea que no le mataran; y ahora aquello tenía todas las
apariencias de que él acababa de matar a 600 civiles.
Pero la pantalla había definido claramente el edificio como un depósito de armamento.
Los dilemas morales no entraban en la limitada habilidad de Bill. No estaba preparado
para entendérselas con este tipo de asuntos. Decidió pasárselo a sus superiores.
El general respondió a la llamada de Bill apareciendo en la pequeña ventana en la que
se había desarrollado la conferencia de prensa. Estaba mirando por otra pantalla y
vitoreando a las bombas mientras caían.
—¿Qué puedo hacer por usted, Bill?
—¡General, señor, creo que acabo de volar un centro de refugio antiaéreo para civiles!
—¿Y...?
—Bueno, ¿no se supone que tenemos que evitar los objetivos civiles?
—Efectivamente, así es, Bill, pero no se preocupe por eso —el general Sabbyhonndo
minimizó el problema con un gesto de la mano—. Debe tratarse de un error de algún tipo.
—¡Pero es que mi computadora me dio 100 puntos por él, como si fuera un depósito de
municiones!
—En ese caso no debía ser más que depósito de municiones. —El general dejó
escapar un gritito de júbilo al estallar algo en la pantalla que tenía delante—. ¿Qué le hizo
pensar que se trataba de un centro de refugio antiaéreo?
Bill pensó con gran concentración durante un segundo.
—Había un gran cartel que decía: «Centro de Refugio Antiaéreo».
El capitán rió con la sincera carcajada que había aprendido en la academia militar de
héroes militares.
—Eso no es más que propaganda del enemigo, hijo. No le dé ninguna importancia. —
Miró atentamente la pantalla durante un momento—. Ahora será mejor que haga algo con
ese caza que se nos está acercando o ambos nos hallaremos en el cielo esta misma
noche.
Las largas horas soldado en el asiento dieron su fruto. Bill destrozó al caza y le acertó
con el láser las cabezas de una pequeña escuadrilla de misiles que se dirigía hacia ellos.
La mañana continuó arrastrándose. Incluso la descarga de adrenalina del combate
puede convertirse en una rutina si no hay un descanso para recuperarse, y la acción
continuó sin pausa. Cuando no era el blanco de un ataque, Bill tenía más objetivos de
tierra de los que podía eliminar; y durante la mayor parte del tiempo era el blanco de algún
ataque.
Era una situación tensa, agotadora, de continuos sobresaltos, pero nada interesante.
Sólo se puso interesante un poco después del almuerzo.
Bill se había convertido en un experto en acertarles a los aviones y misiles que se le
acercaban. Atinarles a dos a la vez ya no constituía un reto. Tres de una sola vez era
suficiente como para requerir algo de concentración. Cuatro comenzaba a ser difícil.
Cuando el número sobrepasaba los cinco, necesitaba ayuda del artillero del morro de la
nave que volaba detrás de la Paz Celestial. En aquel preciso momento, Bill tenía en la
pantalla cinco cazas tripulados y cinco misiles destacados en rojo.
Bill disparó un misil de seguimiento calorífico en dirección al grupo y cruzó los dedos.
Un misil inteligente le acertó un caza en el mismo momento en que el misil de seguimiento
calorífico se encontraba con uno de los misiles enemigos. Bill cambió a los láser. Barrió
con ellos el grupo que se aproximaba e hizo estallar otros tres, junto con un caza de su
propia escolta. El artillero de la nave de detrás les dio a otros dos cazas antes de que Bill
llevara a cabo otra apremiante maniobra.
Otro misil de seguimiento calorífico hizo estallar un caza. Bill disparó otro incluso antes
de saber lo que había conseguido el primero. Luego volvió a los láser y le acertó a un
misil antes de que éste pudiera alcanzarle. El último misil de seguimiento calorífico se
encargó del último caza.
Cargarse diez blancos móviles de una sola vez era un récord bastante bueno, pero en
realidad eran once, y ese último misil encontró uno de los pequeños y vulnerables puntos
de la Paz Celestial.
Se produjo una gran explosión y la nave comenzó a caer en abrupto picado.
Empezaron a sonar las alarmas, más numerosas y fuertes que el toque de diana. El
cinturón de seguridad y la sonda se le ajustaron aún más, cortándole a Bill la respiración y
casi rebanándole unas partes pequeñas pero importantes de su anatomía. La pantalla se
volvió de color rojo intenso. En ella comenzaron a parpadear unas letras de color azul
eléctrico:
¡PREPÁRESE PARA MORIR¡¡PREPÁRESE PARA MORIR! ¡PREPÁRESE PARA
MORIR! ¡NOS VENIMOS ABAJO! ¡PREPÁRESE PARA MORIR!
Una pequeña ventana —aquella en la que Bill había comenzado a pensar como la
ventana privada del general— apareció en la pantalla.
—Quiero agradecerle a toda la tripulación los esfuerzos que han hecho en esta
tentativa. Especialmente les agradezco que me hayan dejado en tan buen lugar. Sólo
desearía que me fuese posible, en el momento de esta dura prueba, estar con ustedes.
Sin embargo, la Paz Celestial ha sido derribada, y yo soy demasiado importante en esta
guerra como para ser capturado o asesinado. Así pues, dejo mi vara de mando, aunque
les deseo todo el éxito del mundo en la tarea de llegar vivos a la superficie del planeta. Si
son hechos prisioneros, lo que seguramente ocurrirá si no se matan con el impacto, por
favor recuerden que se espera de ustedes que mueran torturados antes de decirle nada al
enemigo. No es que sepan nada de utilidad, pero son los principios los que importan.
«Recuerden que todos serán candidatos a una mención honorífica, siempre que mueran
bajo tortura. Si sobreviven serán, por supuesto, candidatos a un consejo de guerra
seguido de ejecución, por desertar.
»Buena suerte, y que Dios los bendiga.
Era un discurso emocionante y conmovedor, especialmente comparado con la
despedida que el capitán Kadaffi les había dedicado a los soldados.
La música del bien conocido himno, Cerca de cualquier deidad a la que sea aplicable [ ]
brotó en el aire, y la letra apareció en la parte inferior de la pantalla. Una hermosa imagen
del cielo llenaba el resto de la pantalla, donde se destacaba la cabina combinada con
cápsula de escape del general Sabbyhonndo que se elevaba por el aire para ponerle a
salvo.
Una vez más, Bill se preparó para morir.
8
Lo único que podía hacer Bill era sujetarse durante la caída.
Hubiera sido una caída bastante buena si no hubiera estado destinada a acabar con un
impacto, llena de barrenas, giros, saltos, picados, vueltas y una extraordinaria variedad de
sacudidas y giros bruscos. El piloto consiguió encontrar un momento para apagar las
sirenas, pero no había manera de acallar los himnos, así que la caída fue acompañada
durante todo su recorrido por música pía y lúgubre.
Bill intentó cantar acompañando a la música, pero no sabía la letra de ninguno de los
himnos no sectarios oficiales del Imperio. Sólo recordaba una súplica: «¡Sálvame. ¡No
quiero morir!», además de su surtido repertorio de gritos para pedir misericordia y de sus
ruegos para pedir ayuda, que se estaban desluciendo a causa de un uso excesivo. Todas
aquellas respuestas a las crisis calamitosas que habían demostrado ser tan eficaces en el
pasado, carecían ahora de sentido.
A pesar de que los cinturones de seguridad le mantenían tan sujeto al asiento que sólo
podía mover la cata y los dedos de los pies y los de las manos, él se aferraba a las
correas como si su vida dependiera de ello.
De lo que realmente dependía su vida, claro está, era de la destreza del piloto de la
Paz Celestial, y en una gran parte de la suerte. El piloto estaba haciendo lo que podía, y
hasta ese momento la suerte los acompañaba. Para empezar, ninguna de las otras naves
imperiales les estaba disparando, y Bill sabía con seguridad que eso tenía que deberse a
la pura suerte. En segundo lugar, ninguno de los cañones ira-¡aj!ianos parecía estar
apuntando contra ellos; eso podía deberse a la suerte, o quizá a que la nave se movía
demasiado rápido como para que le acertaran. O tal vez los ira-¡aj!ianos creían que no
valía la pena derribar la misma nave dos veces.
Esto no significaba que las bombas, los misiles y las balas hubieran dejado de zumbar
a su alrededor. Lo estaban haciendo, y algunas de ellas no estallaban a mucha distancia
de ellos. En la pantalla de vídeo, por encima de los cantos píos y de aquel baile movidillo,
Bill veía un primer plano de la muerte y la destrucción que quedaban detrás de la nave
exploradora. Proporcionaba algún consuelo la vista de la chatarra y las naves que habían
estallado y que descendían incluso a mayor velocidad que la Paz Celestial con menos
posibilidades de supervivencia. Pero no era mucho.
La Paz Celestial, al menos, continuaba avanzando un poco. La mayor parte de sus
movimientos se dirigían al centro mismo del planeta, pero no todos ellos. Bill esperaba
que el empuje hacia delante fuera el suficiente como para abrir una zanja en el suelo,
pero sospechaba más bien un efecto de cráter. Por supuesto, en aquel momento no podía
ver nada excepto el cielo.
Aunque eso cambió en el último momento, cuando algunos árboles y un par de
edificios aparecieron en la pantalla desplazándose a la misma velocidad y en la misma
dirección que el estómago de Bill. La nave salió de su picado más abrupto y voló casi
nivelada durante unos buenos dos o tres segundos.
Luego chocó contra el suelo.
¡Bum!
La Paz Celestial rebotó y volvió al aire.
¡Bum!
La Paz Celestial volvió a golpear contra el suelo.
Luego rebotó muy alto en el aire. La parte trasera de la torreta del artillero se
desprendió completamente y la pantalla de vídeo y la máquina de cambio de monedas
salieron volando.
¡Bum!
El impacto siguiente rompió el mecanismo que sujetaba firmemente los cinturones de
seguridad, cualquiera que fuese.
¡Crac!
Al siguiente bote, Bill salió volando de la parte trasera de la nave y casi dejó tras de sí
la zona de su cuerpo que estaba conectada a la sonda. El dolor que le produjo eso fue
suficiente como para distraerle del, por otra parte, increíblemente doloroso impacto sobre
la superficie de un lago.
¡Spluuush!
El agua fría insensibilizó sus regiones bajas lo suficiente como para que pudiera
comenzar a nadar hacia la orilla más cercana.
Había sido positivo que mantuviera sus brazos en forma al hacer funcionar los
controles de la torreta de ¡Artillero de cola Nintari!, porque en todo ese tiempo no había
caminado ni un paso.
Sus piernas eran completamente inútiles y, todavía peor, el pie del ejército suizo se lo
llevaba al fondo. Incluso contando con toda la fuerza de sus brazos, cuando llegó a las
aguas someras de la orilla del lago, nunca hubiera conseguido salir de no ser por la ayuda
de dos amables extraños.
Cada uno de los extraños cogió uno de los brazos derechos de Bill y le levantaron. Le
llevaron hasta más allá de la orilla, donde sus piernas colgaban sobre la hierba.
—¿Listo? —preguntó uno de ellos.
—Listo —dijo el otro.
Le soltaron.
Bill se plegó inmediatamente y cayó al suelo, desde donde, levantando los ojos, pudo
ver claramente a sus nuevos amigos. Eran tipos de aspecto agradable, grandes y bien
formados (si bien no tanto como él), muy educados (si bien no tan educados como él), y
llevaban uniformes limpios y bien planchados (incluso más limpios y mejor planchados
que el de él).
Bill retrocedió un poco. ¿Uniformes? Les echó un segundo vistazo.
Indudablemente. Uniformes.
Uniformes ira-¡aj!ianos.
Bill era prisionero del enemigo despiadado y ateo.
Ya era bastante malo haber sobrevivido al impacto de la Paz Celestial. Era equivalente
a la muerte y la deshonra mismas. Ahora estaba condenado a pasar por indecibles
torturas y morir de todas formas. Gimió de forma patética.
—Discúlpeme, señor —preguntó uno de los ira-¡aj!ianos—. ¿Está usted enfermo?
—¿Quiere que solicitemos asistencia médica para atenderle? —preguntó el otro.
Bill se reanimó.
—¿Enfermeras?
—Sí, y también médicos, si es necesario. ¿Serán necesarios?
—¡No! —Bill sacudió vigorosamente la cabeza—. Médicos, no. Sólo enfermeras.
¡Montones de enfermeras!
—Desde luego, señor. ¿Estaba usted solo en la nave o tenía algún camarada?
¿Necesitarán ellos también asistencia médica?
Los ira-¡aj!ianos hicieron girar a Bill sobre el culo para que pudiera ver la Paz Celestial,
o sus restos, en la otra orilla del lago; de ella surgían llamas por una gran fisura que tenía
en el casco. Nada parecía moverse excepto las llamas.
Bill pensó durante un segundo. Por lo que sabía, todo el resto de la tripulación podía
estar muerta. Y, por lo que a él respecta, también. Pero, si aquellos ira-¡aj!ianos se
estaban preparando para torturarle, sólo podía mejorar su situación si comenzaba a
cooperar de inmediato.
—No lo sé.
—¿Cómo dice?
—Me refiero a que yo era el artillero de cola. Nunca vi a nadie más en la nave. Una vez
subí a bordo, no dejé en ningún momento la torreta. Es por eso por lo que no puedo
caminar. Por eso tampoco sé nada del resto de la tripulación.
—Muy bien, señor. —Y el ira-¡aj!iano se volvió hacia su compañero—. Snarki, será
mejor asegurarse de que un grupo de socorro eche inmediatamente un vistazo a la nave
derribada.
Snarki se alejó discretamente unos cuantos pasos y habló por su radio.
El primer ira-¡aj!iano le preguntó a Bill:
—¿Cree usted que conseguirá llegar hasta ese banco, señor?
Toda aquella amabilidad resultaba insidiosa. Bill podía sentir cómo le comía la moral,
momento a momento, haciéndole más vulnerable para las torturas monstruosamente
dolorosas que le aguardaban sin duda en cuanto aquellos dos le hubieran me- tido detrás
de puertas cerradas. Recordaba lo que el general Sabbyhonndo le había hecho a bordo
de la Paz Celestial, y el enemigo sería seguramente peor. Pero, por el momento, no tenía
otra alternativa que seguirles la corriente.
—Francamente, soldado, en este momento no creo que pueda moverme en absoluto.
El ira-¡aj!iano llamó a su compañero.
—Será mejor que consigas también un vehículo para este hombre. —Snarki le hizo un
gesto de comprensión—. Pero debo corregir su concepto erróneo, señor —le dijo a Bill.
Bill se puso tenso. Nunca antes le habían corregido un concepto erróneo y él sabía que
iba a dolerle.
—Nosotros no somos soldados. Éstos son uniformes de la defensa civil. Es por eso por
lo que somos tan amables. Nuestra misión es mantener a la gente a salvo durante un
ataque, y ayudar a los heridos después de que éste se halla producido. ¿Está usted
herido?
—Creo que no —respondió Bill—. Simplemente, no puedo caminar.
Snarki volvió a reunirse con ellos.
—¿Una lesión de columna, crees?
—No —dijo el compañero—. Él dice que no está herido, y no hay sangre ni dolor.
—Eso es —les confirmó Bill—. Lo único que ocurre es que he estado atado a mi
asiento durante uno o dos meses. Sólo necesito, veamos... —El cerebro de Bill encajó la
superdirecta creativa—, montones de cerveza, terapia física, masajes dos veces al día, y
uno o dos cuartillos de alcohol quirúrgico cada día.
Quizá esperarían hasta que estuviera plenamente recuperado antes de comenzar a
torturarle. No hacía ningún daño con pedir.
—Dime, Bismire.
—¿Sí, Snarki?
—¿Te has dado cuenta de qué uniforme lleva este hombre?
—Sí, me he dado cuenta. —Bismire bajó la voz—. Huele bastante mal, ¿no crees?
—No me refiero a eso. Mira el diseño. —Ah, sí. Es feo, ¿verdad? Necesita
desesperadamente un ribete en el cuello, algunos adornos dorados, tal vez. Cualquier
cosa. Está completamente falto de estilo.
—Bueno, eso también. Pero mira, Bismire. —Snarki señaló la insignia del uniforme de
Bill.
—Por mi vida, Snarki, creo que tienes razón. —Bismire se puso las manos en las
caderas y miró a Bill bajo un prisma completamente nuevo—. Este hombre es el enemigo.
Bill gimió. Ahora ya estaba perdido. Comenzarían a torturarle. Era el momento de
empezar a rezar, pero no estaba seguro de a quién ni con qué oraciones.
—Precisamente —dijo Snarki—. El enemigo.
—¿Qué hacemos con respecto a eso?
—¿Hacer?
—Sí. Él es el enemigo. ¿Le capturamos o algo así?
—Ah, ya comprendo. ¿Tienes el libro de reglas?
Bismire abrió uno de los bolsillos de la pernera derecha de su pantalón y sacó de él un
fino volumen de regulaciones, no más grande que una biblia. Lo hojeó con rapidez y luego
se puso a estudiar minuciosamente el índice.
—Aquí no hay nada por «enemigo». Tampoco hay nada por «soldado». Hummm.
«Mira por tortura», pensó Bill, pero no lo dijo en voz alta.
—Búscalo por captura —sugirió Snarki.
—Oh, lo veo muy difícil —contradijo Bismire—. Nosotros somos la defensa civil, y eso
sería decididamente incivil. —Pero miró de todas formas. Tampoco encontró nada.
Tampoco halló nada por: «prisionero», «PDG (prisionero de guerra)», «interrogar»,
«tercer grado», «científico, interrogatorio», «espionaje», «tortura», «preso», «convicto»,
«antagonista», «contrario», «combatiente», «fariseo», ni por ninguna de todas las demás
palabras en las que Bismire, Snarki y Bill consiguieron pensar.
—Pues bien —dijo Snarki—, parece que no se supone que debamos capturarle.
—¿Y entonces?
—Entonces, simplemente tendremos que asegurarnos de que reciba usted una buena
atención médica. Tiene que volver a caminar sobre sus pies, ¿verdad?
—Bueno, de hecho, sobre mi pie. —Bill tuvo un pensamiento triste— No estoy seguro
de que el otro sea sumergible. —Intentó sacudir el pie del ejército suizo, pero aún no tenía
fuerza suficiente en las piernas.
Bismire y Snarki se inclinaron sobre el extraordinario pie de Bill y lo examinaron
cuidadosamente.
—Hummm —dijo Bismire.
—Realmente... —dijo Snarki.
—Muy interesante —apuntó Bismire.
—Realmente... —concedió Snarki.
—¿Es un arma, eso? —preguntó Bismire.
Bill no estaba dispuesto a arriesgarse a que los dos ira-¡aj!ianos encontraran una
regulación en su libro que dijera que debían quitarle el pie.
—No, no, es perfectamente inofensivo. Sobre todo tiene valor sentimental, aunque
camino de una forma un poco rara sin él.
—Por lo que podemos ver, usted no camina en absoluto —reflexionó Snarki—. Mira,
parece que tiene pequeños compartimientos. Me pregunto qué habrá dentro de ellos.
Snarki estaba a punto de intentar abrir el receptáculo del cuchillo de hoja envenenada,
y Bill preparándose para lanzarse con la parte superior de su cuerpo sobre la parte
inferior, cuando una ambulancia se detuvo ululando junto a ellos.
Dos enfermeros con el uniforme de la defensa civil sacaron la camilla de la parte
trasera. Dos hombres con uniformes similares, pero con galones dorados, salieron de la
parte delantera.
Bill se sintió abatido. No había enfermeras. Se volvió hacia Bismire.
—¿No hay enfermeras?
—Parece que no; y eso que las hemos pedido, ¿verdad, Snarki?
—Así es, Bismire. Pero ya sabes, hay una guerra en plena actividad.
—Ciertamente, así ocurre, Snarki; como ya supondrá, soldado, su campaña de
bombardeo está causando muchas bajas y por eso las enfermeras son especialmente
escasas en este momento. Pero no se preocupe... éstos son dos de nuestros mejores
médicos. Déjeme que se los presente.
—Es posible que necesites saber cómo se llama este hombre para poder hacer lo que
dices.
—Excelente idea, Snarki. ¿Cómo se llama, soldado?
—Bill —alegó Bill—. Con dos eles.
—Ah —dijo Bismire—. Así que no se trataba de su acento. ¿Y cuál es su rango?
El rango permanente de Bill era el de mechero de artillería de primera clase, pero había
pasado mucho tiempo desde la última ocasión en la que había visto una mecha; incluso
más tiempo desde que la había visto cuando se suponía que debía verla. Así pues, sacó
provecho del elevado rango, aunque temporal, que había obtenido últimamente en Campo
Bubónico.
—Soldado de primera honorario —declaró.
—Bueno, bueno, eso suena muy impresionante —comentó Snarki.
—Pues bien —dijo Bismire—, permítame presentarle al doctor John Watson, soldado
de primera honorario; el soldado de primera Bill, doctor Watson. El doctor Walter Huston,
soldado de primera honorario Bill; el soldado de primera Bill, doctor Watson. Doctor
Huston, creo que ya conoce usted a Snarki. Snarki, el doctor Watson. Doctor Huston,
Snarki. Snarki, el doctor Watson.
Bismire estaba comenzando a presentar a los enfermeros a toda la ronda cuando Bill le
interrumpió:
—¿No es esto algo así como una urgencia médica? Creo que deberían llevarme con
una enfermera de inmediato.
La totalidad del equipo de defensa civil miró a Bill dubitativamente durante un
momento, y luego se miraron entre sí. Todos se encogieron de hombros a la vez.
—Muy bien —dijo Bismire. Pareció hacerse cargo de la situación—. Lo reglamentario
es hacer un examen para obtener un diagnóstico preliminar. Sólo por rutina, pediremos
una segunda opinión. Creo que esa es la forma correcta de manejar este asunto. ¿Es esa
la forma en que lo haría su propia gente?
Bill decidió no decirles a los ira-¡aj!ianos que su propia gente hubiera estado
torturándole a aquellas alturas sólo para averi- guar si sabía algo de utilidad.
Probablemente se pondrían a ello muy pronto, sin necesidad de que él los alentara.
—Desde luego —respondió.
Bismire pensó durante un momento.
—Ambos doctores le examinarán aquí mismo; primero, Wat-son, y después, Huston.
—¿Quién? —preguntó Bill.
—Primero, Watson.
—¿Qué?
—Después, Huston.
Snarki se rascó la cabeza.
—No sé.
—Tercera base —dijo Bill.
—¿Disculpe? —preguntó Bismire.
—Eso acaba de ocurrírseme —explicó Bill—. ¿Tiene algún significado?
Los ira-¡aj!ianos celebraron una reunión de consulta. Al fin, el doctor Watson proclamó:
—Probablemente una herida interna en la cabeza. Ahora veamos esas piernas.
9
A pesar de su situación, Bill no pudo evitar sentir un cierto ardor de orgullo patriótico.
Si aquél era el mejor esfuerzo que los ira-¡aj!ianos podían hacer, no tendrían
posibilidad alguna contra la Armada Imperial.
Si aquel hospital era un ejemplo de sus instalaciones de guerra, más les valía rendirse
en aquel mismo momento.
Bill miró a su alrededor. En la habitación había sólo una cama más, y el civil que la
ocupaba era libre de ir y venir a su antojo. Aquel hombre estaba ahora dando vueltas por
los vestíbulos cuando debería haber estado (según Bill sabía por propia experiencia)
tendido allí, gimiendo de dolor, deseando que los cirujanos le hubieran extirpado
realmente el apéndice y no algo más interesante y/o vital.
Las paredes de la habitación eran blancas e inmaculadas, en lugar del familiar amarillo
mostaza nauseabundo y sucio.
No había barrotes en las ventanas. A través de los cristales, Bill podía ver algo grande
y verde... un holograma casi perfecto de auténticos árboles vivos.
No había altavoces instalados en las almohadas que pasaran anuncios y toques de
diana. En cambio, Bill había sido despertado por los enfermeros que le trajeron el
desayuno. Una comida que incluía un cierto número de productos de imitación que sabían
sospechosamente a comida auténtica.
Bill incluso había visto una enfermera viva y humana el día anterior. No era
precisamente el sueño de un soldado hecho realidad, tenía algo más que un parecido
soportable con el antiguo compañero de Bill, el sargento Murodeladrillos, excepto por los
dientes, pero era indiscutiblemente humana y, casi con seguridad, mujer. El juguetón
puñetazo que ella le había propinado cuando la pellizcó le hizo concebir la esperanza de
que en un futuro tuviera encuentros más íntimos y románticos.
Todo aquello le había llenado de un saludable desprecio de soldado profesional hacia
los civiles que jugaban a la guerra. Aun así, el sueño más atesorado por Bill, incluso
mayor que el de llegar a tener un pie humano auténtico al final de su pierna derecha, era
el de convertirse él mismo en un civil. Pero aquello era más una fantasía que una
ambición realista.
Entre tanto, los militares ira-¡aj!ianos no habían comenzado todavía a torturarle para
conseguir la poca información útil que él pudiera proporcionarles; ni siquiera habían
enviado a nadie para interrogarle. Probablemente hacían eso para que él se preocupara,
para ablandarle. Aparentemente, tampoco hacían nada para evitar que se levantara y se
largara del hospital.
Evidentemente, la principal razón por la que estaba era su total incapacidad para
caminar. Sin embargo, en el hospital militar imperial le hubiesen tenido encadenado sólo
para asegurarse de que no se iría. En aquel lugar lo tenían sólo conectado a unos
electrodos que podía arrancarse en el momento que le diera la gana.
«De hecho —pensó Bill—, las cosas podrían estar peor.»
A pesar de que se hallaba en un mundo que estaba condenado a la desgracia y la total
derrota a manos del general Sabbyhonndo y su flota, éstas eran las mejores vacaciones
que había tenido desde que su misión secreta contra los hippies de Mundoinfierno había
comenzado con un lujoso crucero de placer [ ]
Si al menos pudiera conseguir una cerveza...
Justo cuando se disponía a echar un sueñecito, el tercero desde el desayuno y que le
llevaría hasta casi la hora del almuerzo, entró en la habitación un hombre con bata blanca.
Bill reprimió el impulso de hacer el saludo militar. A pesar de que el hombre resultó ser un
médico -la placa de su nombre decía: SUPONER, L., I., MD-, seguía siendo un civil.
El doctor Suponer miró su ficha, y luego el historial clínico de computadora que colgaba
a los pies de la cama.
—Bien, Bill, ¿no? —No levantó los ojos ni esperó a que le respondiera—. No puede
caminar, ¿eh? Y está usted en el ejército, por lo que veo. Bueno, le pondremos a caminar,
marchar, disparar y a hacer el resto de cosas que hace un soldado en un abrir y cerrar de
ojos. Echémosle un vistazo.
El doctor Suponer sacó un pequeño salero del bolsillo y emitió un suave sonido
zumbante mientras pasaba el salero arriba y abajo por encima de las piernas de Bill. En el
punto en el que tenía aplicados los electrodos, echó unos cuantos granos de sal.
Bill observó atentamente todo aquello.
—¿Qué efecto tiene eso? —preguntó.
—Absolutamente ninguno —respondió el médico—. Pero a algunos pacientes les da la
sensación de que está ocurriendo algo mientras los examino. Lo saqué de un viejo serial
de holo-visión.
—Así pues, doctor, calculo que tendré que estar aquí durante un par de semanas,
quizá meses, ¿correcto?
—Sé lo ansioso que debe sentirse por volver a la acción y la emoción, Bill. Así que voy
a hacer todo lo que pueda para que mañana ya esté en su unidad. ¿Dónde está su
unidad?
—¡Mañana! —Bill estaba anonadado.
Un auténtico hospital militar hubiera tardado ese mismo tiempo para decidir qué
miembro debían amputarle.
El médico le miró, ligeramente divertido.
—Claro que mañana. Lo único que usted necesita es un poco de ejercicio, y los
electrodos que tiene en las piernas lo están kaciendo por usted. —Consultó un
cuadrante—. En este preciso momento está usted caminando a paso tranquilo. Esta
noche estará corriendo cómodamente. Mañana por la mañana estará jugando un
campeonato de fútbol. ¡Y todo ello sin abandonar su cama! ¡Hacia la hora del almuerzo de
mañana ya estará en condiciones de caminar de verdad! ¿No es maravillosa la ciencia?
Bill se miró las piernas. No tenían aspecto de estar caminando, pero él había aprendido
a no hacer demasiadas preguntas. Eso nunca conducía a nada bueno. Responderlas
tampoco era mucho mejor.
—Ahora, hablemos de su unidad. Sus compañeros tienen que estar buscándole, pero
parece que nosotros hemos perdido su expediente. ¿A qué unidad estaba destinado?
Al fin había comenzado. Ahora, Bill sabía que se vería acosado día y noche, que sus
piernas serían obligadas a llevar a cabo ejercicios de atletismo cada vez más duros: golf,
fútbol, balonmano, incluso natación sincronizada, hasta que le dijera al sádico doctor
Suponer todo lo que sabía y más. Se preparó para el dolor y ladró:
—Bill, soldado de primera honorario, con el número de serie 2956756383204596
8132011245 12312452631217452.
—¿Disculpe?
—Bill, soldado de primera honorario, con el número de serie 2956756383204596
8132011245 12312452631217452.
El doctor Suponer se rascó la cabeza.
—No creía que los números de serie se extendieran tanto. Ni siquiera tenemos nada
parecido a esa cantidad de gente en todo el planeta. Bueno, déjeme tomar nota de eso y
veremos si podemos seguirle la pista. ¿Podría repetirlo una vez más?
Sacó un pequeño aparato de grabación que tenía un sospechoso aspecto de salero.
—Bill, soldado de primera honorario, con el número de serie 2956756383204596
8132011245 12312452631217452.
—Muy bien. Veremos si la computadora sabe a qué unidad pertenece, aunque
resultaría todo mucho más fácil si me lo dijera usted mismo, ¿sabe?
—Bill, soldado de primera honorario, con el número de serie 2956756383204596
8132011245 12312452631217452.
—¿Es que hay algo que se me escapa? ¿No se les permite a ustedes hablar con los
médicos? ¿Es una nueva regulación?
Bill sacudió tensamente la cabeza.
—No son los médicos, son el enemigo. No tengo que decirle al enemigo nada más que
mi nombre, mi rango y mi número de serie.
Al médico continuaba faltándole ilustración.
—¿Y los médicos son el enemigo?
Bill negó con la cabeza.
—¿Yo, soy yo el enemigo?
Bill asintió, esperando el dolor.
El doctor Suponer volvió a mirar el historial clínico.
—Aquí no dice nada de heridas en la cabeza, ni de un posible caso de locura —dijo
desconcertado—. ¿Qué le hace suponer a usted que yo soy el enemigo? —Detrás de sus
ojos destellaron los sueños de un tratado suyo publicado.
—Quizá no debería decírselo.
Bill intentó calcular. ¿Estaría mejor aquí, donde podrían enviarle a alguna unidad que
nunca antes había visto de un ejército al que no pertenecía? ¿O debía decirle al médico
que él era un soldado de una nave estelar imperial y que, probablemente, le torturaran
hasta la muerte o, en caso contrario, le metieran en un campo de prisioneros de guerra
durante el resto de la ídem? Hummm. Tres posibilidades: probablemente muerto,
probablemente muerto, y probablemente incómodo pero probablemente vivo.
—Soy un soldado imperial, pero no sé nada, así que no tiene sentido torturarme —dijo
con tono beligerante.
—¡Ah, ese tipo de enemigo! —El doctor Suponer sonrió alegremente—. ¡Eso lo explica!
Bill se preparó para lo peor mientras el médico se inclinaba sobre él.
—Todos los demás residentes estarán muy pronto celosos de que haya sido yo quien
le haya encontrado. Sabíamos que había un soldado por aquí, pero la gente de la defensa
civil no cumplimentó los papeles y no sabíamos quién era. ¡Hay una recompensa por
encontrarle, y ahora es mía!
—¿Una recompensa? ¿Como las de vivo o muerto?
—Algo así. Excepto que la ofrece la RNI, Red de Noticias Itarjajüana. Quieren hacerle
una entrevista, y presentárselo a nuestro presidente, Milmillones Grutsky. Usted es toda
una celebridad, ¿sabe? —Con los ojos brillantes de animación, el doctor Suponer se
escabulló fuera de la habitación, mientras planeaba qué haría con el dinero de la
recompensa.
Celebridad, ¿eh? Bill nunca antes había probado eso, pero sonaba a algo que
implicaría fiestas y mujeres, dos cosas en las que había tenido una experiencia
tremendamente limitada, pero unas fantasías extravagantes.
Se estiró con exuberancia y cogió el mando del holovisor que había en lo alto de la
pared.
El primer programa que encontró fue una discusión teológica sobre la verdadera
naturaleza del «supramed», el estado perfecto que Microbios, el primer Maestro Neo-Zen,
había estado buscando durante largo tiempo.
—Clec.
Un presentador de deportes con casco militar estaba explicando que el partido de
béisbol sería aplazado hasta que la bomba que no había estallado fuera retirada del
campo.
—Clec.
La imagen de una presentadora flotaba encima de lo que podría haber sido un depósito
de municiones bombardeado. Estaba diciendo algo acerca de que aquello era realmente
un refugio, y que los civiles habían sido asesinados.
—Clec.
Un programa debate, que presentaba a mujeres casadas con hombres cuyas madres
eran vírgenes.
—Clec.
Un viejo programa acerca de una gente abandonada en un planeta desierto que no
figuraba en los mapas de navegación, y de sus infructuosos intentos para conseguir que
los rescataran. Bill lo miró durante un rato, hasta que se dio cuenta de que jamás
conseguirían abandonar el planeta.
—Clec.
De pronto, la familiar imagen del general Sabbyhonndo flotó en el espacio de holovisión
que había delante de Bill. Parecía más ceñudo de lo que lo había estado en la
primera conferencia de prensa. Quizá aquélla había sido grabada después de que la Paz
Celestial fuera derribada, y no antes. Ahora llevaba puesto un uniforme auténtico; a pesar
de que el traje de camuflaje de desierto no le sentaba muy bien a un hombre de su
tamaño, le confería un aspecto más serio que la túnica. Era el efecto exactamente
opuesto al que le daba su sombrero. Bill no se había dado cuenta hasta entonces de lo
grande que era la cabeza del general. Con todos los idiotas que había entre la plana
mayor, las tallas de sombreros militares llegaban hasta el 9 3/8, pero el sombrero del
general Sabbyhonndo era claramente demasiado pequeño para él. Descansaba
amablemente sobre la cima de su cabeza, anidado en su cabello corto, como el último
piso de un gran pastel de bodas. Bill reconoció que cualquier hombre que vistiera así en
público tenía que estar genuinamente chiflado.
Y estaba sonriendo. Bill sabía por experiencia que aquel hombre estaba realmente
fuera de sí cuando sonreía.
—No hay absolutamente nada de cierto en esta información —estaba diciendo—.
Todos nuestros efectivos han sido cuidadosamente instruidos en nuestra política, la cual
es no bombardear grandes núcleos de población. De hecho, se les ha advertido que no
bombardeen ni disparen ni mutilen de ninguna otra manera ni hieran o maten a
absolutamente ningún miembro de la población civil. Por tanto, si lo bombardeamos era
porque se trataba de un depósito de municiones; y si había civiles en su interior, no lo
bombardeamos. Es así de simple. Los únicos que declararían lo contrario son los infieles
y ateos líderes del pobre pueblo de Ira-¡aj!, líderes que están intentando minar la forma de
vida imperial. Nosotros no estamos en guerra con el pueblo de Ira-¡aj!, sino sólo con su
malvado y descarriado líder, Milmillones Grutsky. De hecho, si tuvieran otro líder, nosotros
podríamos suspender toda la operación, y a otra cosa, mariposa.
—General —preguntó un reportero (y Bill advirtió que esta vez las tarjetas con las
preguntas habían sido repartidas con antelación)—, ¿significa eso que usted anima al
pueblo de Ira-¡aj! a levantarse contra el despreciable Grutsky?
—Nada de eso, y a otra cosa, mariposa. A pesar de todo, tenemos la esperanza de que
ellos escogerán regresar bajo la amante protección de su emperador. El Gobierno de Ira-
¡aj! está llevan-do a su pueblo por el camino de la perdición y la destrucción, además de
que les está mintiendo. —Se volvió y miró directamente a la cámara—. Vuestro
emperador, y nosotros como sirvientes de él, no haríamos nunca una cosa así. Somos los
amigos de todos los seres humanos, y sólo a nuestro pesar y con toda la suavidad posible
castigamos a aquellos que requieren un correctivo. —Se volvió a los reporteros—. Y por
supuesto, en medio de la operación, que realizamos estrictamente en defensa propia,
como ustedes comprenderán, destinada a acabar con la vasta maquinaria de guerra que
ese demente de Grutsky le ha impuesto al pueblo de Ira-¡aj!, es perfectamente posible
que en algún momento, debido a una combinación de mal tiempo atmosférico, errores
humanos, fatiga del metal y las propias acciones de los ira-¡aj!ianos mismos, pudiera
ocurrir que hiriéramos por accidente a un miembro de la población civil de Ira-¡aj!, a pesar
de los hercúleos esfuerzos que se realizan para evitarlo. Pero, si eso llegara a ocurrir,
quiero que todo el mundo sepa que no es culpa nuestra. ¡Es todo culpa de Grutsky!
¿Era Grutsky malvado? ¿Era Grutsky despreciable? ¿Era Grutsky un demente? ¿Era
Grutsky el motivo por el que Bill estaba allí? Dentro de él comenzó a crecer de forma
regular el furor, hasta que se dio cuenta de que estaba más cómodo de lo que lo había
estado en mucho tiempo.
Así que, si Grutsky era un malvado y despreciable demente, también lo eran todos y
cada uno de los oficiales militares que Bill había conocido. Había tratado con peores.
Probablemente Grutsky no era peor que, digamos, el capitán Kadaffi. En último extremo,
Grutsky querría matar a Bill. No es que aquello le gustara demasiado, pero estaba
comenzando a acostumbrarse a la idea de que casi todas las personas que conocía
intentarían matarle en un momento u otro. ¿Hasta qué punto podía ser malo Grutsky?
10
Los dos repulsivos gorilas podrían haber sido gemelos.
Irrumpieron en la habitación sin previo aviso, empujando la puerta con tanta fuerza, que
ésta golpeó contra la pared y las ventanas vibraron. Uno de ellos permaneció en el umbral
con la pistola preparada, mientras el otro se acercaba al compañero de habitación de Bill,
le miraba con ferocidad y le susurraba unas instrucciones al oído. El hombre tembló
mientras se levantaba, bajaba de la cama y salía tambaleándose de la habitación.
Los gorilas se acercaron a Bill, rezumando amenaza en cada uno de sus movimientos.
No se parecían a los civiles que le habían estado cuidando durante dos días. De hecho,
no parecían civiles en absoluto. Las pistolas resultaban muy elocuentes, si los uniformes
no lo eran ya.
Dos días de descanso, sin siquiera actividades recreativas, eran suficientes para
adormecer las habilidades de combate de Bill. El doctor Suponer había dicho que ya
podía caminar por sí solo, pero él no lo había intentado aún; aquello prometía convertirse
en una prueba decisiva.
Los gorilas se situaron a ambos lados de la cama de Bill.
—¿Éste es el tipo, Sid? —preguntó uno de ellos.
—Este es el tipo, Sam.
Bill tuvo que mirarles la boca para asegurarse de cuál de los dos estaba hablando. Sid
y Sam eran de la misma estatura y constitución, más bajos y compactos que Bill, pero con
una musculatura plenamente desarrollada. Ambos llevaban el mismo uniforme con la
misma evidente ausencia de insignias de la defensa civil. Tenían el mismo corte de pelo
en sus cabellos oscuros por igual, el mismo bigote fino y la misma expresión decidida.
Excepto por el hecho de que eran más musculosos, se parecían mucho al retrato del
«líder enemigo» que había en el juego de entrenamiento del ¡artillero de cola!
Pero sólo eran dos. Dos ira-¡aj!ianos armados con pistolas contra un soldado imperial
que podría o no podría ser capaz de utilizar las piernas. A Bill le pareció justo.
Sid o Sam llamó:
—¡Stu! ¡Sheldon!
Entraron otros dos gorilas. Tenían el mismo aspecto que los dos primeros. Uno de los
cuatro gritó:
—¡Sherman! ¡Steve!
Y ya iban seis.
¿Era posible que fueran clones? Bill había trabajado antes con clones, y la experiencia
no le había gustado mucho, pero miró atentamente a los seis hombres que rodeaban su
cama y advirtió que no eran del todo idénticos. Alguien los había escogido muy
cuidadosamente, pero existían diferencias muy pequeñas como el tamaño de la nariz y la
espesura de las cejas; Bill se preguntó si habrían sido escogidos o simplemente cosidos,
algo así como él mismo. Pero no tuvo oportunidad de preguntárselo.
—Muy bien, soldado de primera honorario Bill, ahora va a venir con nosotros. Nada de
preguntas.
Incluso a pesar de que no eran idénticos, los seis hombres se parecían tanto entre sí,
que carecía de importancia cuál de ellos había hablado, y, de todas formas, Bill no tenía ni
idea. Apenas importaba, dado que aquellos tenían que ser los hombres de la división de
interrogatorios y tortura. Y si bien Bill podría haber dominado con facilidad a dos de ellos,
y con dificultad a cuatro, enfrentarse con los seis hubiera tenido como resultado una
muerte más segura que si se iba con ellos.
A menos que...
Bill sacó las piernas de la cama y las balanceó hacia el suelo... o hacia dos de los ira-
¡aj!ianos. Cuando el pie derecho se estaba acercando a uno de ellos, Bill activó el cuchillo
de hoja envenenada.
De una ranura salió despedido un condón que voló al otro lado de la estancia. Los
sixtillizos, sorprendidos, siguieron el trayecto del vuelo.
Mientras estaban distraídos, Bill activó el láser incorporado en su pie del ejército suizo y
barrió con él la habitación. La punta de la cinta métrica metálica salió disparada y pinchó a
un par de sixtillizos obligándolos a retroceder ante el peligro de un feo corte.
Bill se puso en pie de un salto y barrió el aire con los puños con la intención de atizarlos
a dos de ellos de un solo golpe.
Desgraciadamente, aunque el tratamiento había devuelto a sus piernas la fuerza y el
tono muscular habituales, también le había dejado muy, muy cansado. Bill se derrumbó
como un saco sobre el suelo.
Uno de los sixtillizos recogió el condón y lo colocó de nuevo en el pie.
—Ahora no va a necesitarlo —le aseguró.
Otro de ellos volvió a enrollar la cinta métrica dentro de su receptáculo. Un tercero salió
al corredor y regresó (Bill creía que se trataba del mismo, pero podría haber sido otro de
ellos) con una silla de ruedas.
Les llevó a cuatro de ellos tres intentos conseguir levantar a Bill del suelo y acomodarle
bien en la silla, aunque no demasiado cómoda. Al fin, todo el grupo formó a su alrededor:
uno al frente, uno detrás para empujar la silla de ruedas, y dos a cada uno de los lados.
Cuando atravesaron la puerta y salieron al corredor, Bill vio que había reunida una
pequeña multitud de médicos, enfermeros, pacientes, el compañero de sala de Bill e
incluso varias enfermeras. Cuando él y sus escoltas aparecieron, el vestíbulo estalló en
aplausos.
Bill se encogió en la silla de ruedas.
Los gorilas se detuvieron para hacer poses y regocijarse con la admiración de sus
camaradas mientras aceptaban la gloria (según el punto de vista de Bill) por haber
subyugado al temible y peligroso enemigo. Tras un minuto o algo así de baño heroico,
uno de los sixtillizos se inclinó sobre Bill.
—No exagere en eso de mantener las distancias. A las multitudes les encanta
confraternizar con las celebridades. Bill miró a la multitud. Después de todo, no estaban
pidiendo su cabeza a gritos.
—¿Esto es por... mí?
—Por supuesto. Hágales un saludito con la mano y podremos marcharnos.
Cautelosa y débilmente, Bill saludó con una mano.
El ruido del vestíbulo aumentó al doble. Un médico se desmayó y tuvieron que retirarlo.
Bill les tiró besos.
El ruido volvió a doblarse. El doctor Suponer y la impresionante enfermera se
acercaron y le ofrecieron a Bill un ramo de rosas.
—Me gustaría agradecer a todas las personas anónimas que han hecho posible esto —
comenzó a decir Bill.
Uno de los sixtillizos se inclinó.
—Nada de discursos. Tenemos órdenes concretas y debemos ajustamos al programa.
Bill saludó una vez más a sus fans y, con su escolta, descendió por el pasillo hasta un
ascensor que los aguardaba.
—¿Y ahora, qué?
—¿No se lo han dicho? —El sixtillizo que estaba hablando sacudió tristemente la
cabeza.
—Se suponía que debían entregarle un itinerario completo para el día de hoy —dijo
otro de los sixtillizos.
—Va a ser entrevistado por la RNI —añadió otro de ellos... o quizá se trataba otra vez
del primero.
—Pero antes —asintió uno de ellos, quizá uno de los que ya habían hablado o de los
que aún no lo habían hecho—, tenemos una sesión fotográfica.
—Va usted a conocer a nuestro presidente.
—¿De veras? —preguntó Bill.
—Sí —dijeron todos los sixtillizos al unísono—. Al mismo Milmillones Grutsky.
Las emociones de Bill eran un tumulto. Sin que él lo supiese siquiera, una buena parte
de su vida había estado determinada por aquel atroz Milmillones Grutsky.
Milmillones Grutsky había comenzado aquella guerra, sin la cual Bill hubiera estado...
bueno, realmente hubiera estado luchando contra otros, a saber, los chingers. Pero se
suponía que él debía odiar a los chingers; odiar a seres humanos que no fuesen oficiales
era algo nuevo y difícil de aprender.
Milmillones Grutsky le había convertido en una celebridad, cosa que hasta ahora no le
había traído ninguna ventaja en términos concretos, pero eso podría ocurrir en cualquier
momento. Bill sabía que existían los seguidores y nunca había esperado tener ninguno,
pero ahora parecían estar casi al alcance de su mano. Metafóricamente, sin embargo.
Físicamente, lo único que tenía prácticamente al alcance de la mano eran sus
guardaespaldas.
Por culpa de Milmillones Grutsky, Bill había conocido al general Sabbyhonndo que,
ahora que no podía hacerle daño, le parecía mucho menos loco que otros oficiales que
Bill había conocido, y mucho más pintoresco.
Milmillones Grutsky continuaba valiendo medio millón de puntos en la computadora del
¡artillero de cola!, lo que significaría obtener una buena parte de lo necesario para
conseguir aquel pase de doce horas en el caso de que Bill fuera repatriado alguna vez.
Milmillones Grutsky era, según el amigo y protector de Bill (la ausencia y la distancia
hacen que el corazón realmente se ablande, con especial rapidez en las personas tan
torpes como Bill), el general Sabbyhonndo, la encarnación de todas las vilezas, el hombre
más malvado desde quienquiera que fuese el último.
Bill tenía sentimientos profundamente ambivalentes con respecto a conocer al
presidente de Ira-¡aj!
Durante todo el camino hasta el palacio presidencial, luchó con lo que para él constituía
un profundo y complejo problema moral: «¿Corro el riesgo y trato de matar a ese tipo, o
qué?».
Grutsky había sido considerado al enviarle su guardia de honor para que le
acompañara, y eso era un bonito gesto; pero no recibió a Bill en la entrada del palacio, y
eso no fue un bonito gesto. Le proporcionó una elegante silla de ruedas motorizada para
que le llevara por los salones del palacio, y eso fue un bonito gesto; pero luego la gente
de Grutsky no dejó que hiciera carreras por los salones, y eso no fue un bonito gesto. Por
lo tanto, cuando llegó a la oficina privada del presidente, en el decimocuarto sótano del
palacio, Bill aún dudaba acerca de qué hacer.
Giró con la silla unas cuantas veces mientras él, su escolta y el equipo de fotógrafos
esperaban a que Seguridad acabara las comprobaciones y se abrieran las puertas a
prueba de todo. Luego le llegó una voz desde el interior:
—Bill, ¿por qué no entra usted solo primero, para que podamos charlar un rato?
Bill sabía que aquello podría ser el principio de un gran momento. Mientras atravesaba
el umbral, supo que tenía la oportunidad de justificar la fe que el general Sabbyhonndo
había depositado en él. ¡Podría superar su rango de héroe galáctico ordinario y
convertirse en el más grande héroe galáctico de aquel año y quizá también del año
anterior!
Estaba a solas en una sala sellada con el líder del enemigo. Sería relativamente simple
matar a Grutsky allí mismo. Y eso acabaría con la guerra, ¿correcto?
Sus poderosas manos derechas se crisparon a causa del ansia de cerrarse alrededor
del cuello de Grutsky. Giró en redondo para encararse con aquel hombre. Sus brazos se
tendieron hacia delante...
Y se encontraron con algo duro, redondeado y frío.
—¿Le apetece tomar una cerveza, Bill?
Bill se detuvo el tiempo suficiente como para comprobar que ya le habían quitado el
tapón a la botella. Tras un largo trago, depositó el envase sobre el escritorio, tendió
nuevamente la mano y dijo:
—Sí, por favor.
La segunda cerveza le quitó el filo a su sed, y con la tercera en la mano se relajó y miró
a su alrededor.
La oficina era pequeña comparada con las del Imperio: era incluso más pequeña que
las letrinas de oficiales. Carecía de la opulenta decoración de una oficina imperial, e
incluso de una letrina. En lugar de las clásicas obras maestras antiguas como: Payaso de
ojos tristes, Niña con grandes ojos redondos o Perros jugando al poker, las paredes
estaban cubiertas con pantallas de computadora, espacios de holo-visión conectados con
los canales de noticias y objetos rectangulares de aspecto extraño que parecían hechos
de papel. «Son libros —le explicó alguien más tarde—. Como los tebeos, pero sin
dibujos.»
Detrás del escritorio estaba la sorpresa más grande de todas. Allí se hallaba sentado
otro de los sixtillizos.
Bill parpadeó.
No, no era del todo gemelo de aquellos. Este hombre no era tan imponente como los
otros; menos musculoso, no tan elegante, no tan bien plantado. Pero definitivamente se
parecía mucho a los guardaespaldas.
—¿Es usted el despreciable Grutsky?
—Sí —respondió el hombre—. Supongo que soy yo.
—Usted comenzó esta guerra —dijo Bill en tono sociable, entre sorbos de cerveza.
—Para decirlo de alguna manera, supongo que sí —dijo el demente Grutsky—. No era
realmente mi intención, pero me parece que puedo aceptar ese honor.
Bill lo pensó.
—El general Sabbyhonndo dijo que todo era culpa suya.
—El general es un hombre generoso —añadió el descarriado Grutsky—. ¿Le apetece
otra cerveza?
—Claro. —Bill bebió y pensó un poco más—. ¿Dice usted que no era su intención
hacer estallar la guerra?
—No, en realidad, no. —El malvado Grutsky se inclinó hacia delante en la silla y le
habló confidencialmente a Bill—. No somos demasiado buenos en esto de la guerra. No
tenemos mucha práctica.
Bill intentó tranquilizar al presidente de Ira-¡aj!
—No lo están haciendo tan mal para ser unos principiantes. Me refiero a que ya han
durado cuatro días contra el poderío militar del Imperio y el genio de Ajenjo
Sabbyhonndo...
—Sí, sí —le interrumpió el despreciable Grutsky—. Aquí también recibimos los
resúmenes informativos de holovisión por cable. De hecho, no sé quién está derribando
más naves de las suyas, si ustedes o nosotros.
—Bueno —explicó Bill—, no puedo hablar por ninguna de las otras naves, pero sus
soldados decididamente fueron quienes derribaron la Paz Celestial. Esa era mi nave.
El demente Grutsky se animó.
—¿De veras? Esa es una buena noticia. ¿Fueron nuestros propios muchachos los que
los derribaron? ¿La Paz Celestial! Recuerdo haber oído ese nombre en alguna parte. ¿No
era la nave que comandaba los ataques?
—Puede apostar por ello —respondió orgullosamente Bill—. El general dijo que yo era
el propio ¡artillero de cola! de Dios en la nave, a pesar de que nunca acabó de explicarme
de qué dios hablaba.
—¿El general? —El descarriado y malvado Grutsky pareció ponerse pensativo—. ¿No
estaría él en la nave, por casualidad, cuando la derribamos? -Jesús!, me gustaría
muchísimo conocerle, ¿sabe? Soy un gran fan de Tormentoso Ajenjo.
—¿De veras? Nunca lo hubiera imaginado. Pero es muy lamentable... estaba en la Paz
Celestial cuando fue alcanzada, pero su nave de huida se lo llevó. Fue algo muy heroico,
tratándose de un oficial.
—Sí, muy lamentable.
El ligeramente menos despreciable Grutsky puso otra botella de cerveza sobre el
escritorio para reemplazar la que Bill acababa de dejar, vacía.
A Bill se le ocurrió una idea brillante.
—¿Por qué no se rinde, simplemente? Entonces podría conocer al general
Sabbyhonndo, la guerra acabaría y yo podría regresar a Campo Bubónico y a mi arcón de
pie. Realmente echo de menos mis pies.
—¿Cómo dice?
—Mis pies —explicó Bill, levantando su pie del ejército suizo y depositándolo sobre el
escritorio de Grutsky-^. Éste es el único que llevo encima, pero en la base tengo toda una
colección de ellos. No tendrán ustedes, por casualidad, algún pie derecho de más en el
depósito de cadáveres o algo así, ¿verdad? Por mucho que me gusten todos los
artefactos abatibles, un auténtico pie humano seria algo bonito de tener.
El medianamente descarriado Grutsky comenzó a jugar con su computadora. Bill
continuó sorbiendo su cerveza, e hizo algunos progresos más.
—Jesús!, lo siento, Bill, pero no hemos tenido suficientes bajas como para disponer de
pies de repuesto. Quizá dentro de unos días la cosa cambie.
—Está bien —dijo Bill, generosamente—. A estas alturas estoy bastante acostumbrado
a ello.
Pero algo se insinuaba en el más recóndito receptáculo de su mente... un receptáculo
que se hacía más distante a cada sorbo de cerveza.
—Le diré lo que haremos —le dijo Grutsky—. Le pondré en la lista prioritaria de los
pies. Jesús! Se trata de su pie derecho, ¿no es así?
—¡Eso es! —gritó Bill.
Miró cuidadosamente a su semejante Grutsky, en busca de una grieta en la línea
capilar.
—¡Usted dice constantemente «Jesús»!
—¿Ah, sí?
—¡Sí, lo hace!
Grutsky pensó en ello y asintió.
—Supongo que así es. Debe de habérseme pegado de un amigo mío.
—¿Está usted seguro?
—Jesús!, quiero decir que sí, que estoy bastante seguro.
Bill observó atentamente al tortuoso Grutsky.
—Yo conocía a alguien más que decía «Jesús» muy a menudo. Mi antiguo compañero
Eager Beager decía «Jesús» constantemente.
La ausencia, como suele decirse, hace que se ablande el corazón. Bill y todos los
demás soldados habían odiado a Eager Beager con la pasión habitualmente reservada
sólo a los oficiales, pero el recuerdo de todas aquellas botas que Beager había lustrado
tan hermosamente, permaneció en la memoria hasta mucho después de que la
personalidad servil del hombre hubiera sido olvidada.
—Y Beager resultó ser un espía chinger —declaró, y miró con ferocidad al descarriado
y malvado Grutsky. —Bueno, pues yo no soy un espía chinger. Para empezar, no tengo ni
aproximadamente la estatura necesaria. Los chingers miden dos metros, y son verdes, y
son lagartos con cola, y nada de eso responde a mi aspecto.
Grutsky se puso de pie y giró sobre sí.
Tenía razón.
Grutsky le tendió otra cerveza a Bill y le miró directamente a los ojos.
—Yo no podría ser un espía chinger. No podría siquiera conocer a un espía chinger.
Después de todo, soy un auténtico ser humano. Confíe en mí.
Bill trató de recordar dónde había oído esa misma frase antes.
11
Dos de los guardaespaldas sostuvieron a Bill durante la sesión fotográfica con el
presidente Grutsky. Sus piernas estaban ya bastante bien a esas alturas, pero los
residuos alcohólicos de su sangre eran muy bajos, en realidad, casi inexistentes, por lo
que las catorce cervezas le habían pegado fuerte. Le había parecido una gran idea que
hubieran pensado en la silla de ruedas.
Bill realizó el viaje hasta los estudios de la RNI esencialmente inconsciente, y estuvo
sólo ligeramente consciente durante la entrevista. Afortunadamente, la presentadora de la
RNI era una experta en asuntos políticos y militares, y estaba habituada a aquello. De
hecho, Bill lo hizo mucho mejor que algunas de las personalidades que ella había
entrevistado antes de la guerra.
El vicepresidente de Tambores Patrióticos quedó tan impresionado con la aparición en
directo de Bill -y estaba indudablemente en directo, si bien nada coherente-, que ordenó
que la entrevista fuera emitida al menos una vez por hora.
De pronto, Bill se convirtió en una estrella.
Dado que los ira-¡aj!ianos tenían muy poca experiencia de guerra, y que Bill era, hasta
donde ellos sabían, su único prisionero, tuvieron que preguntarle cuál era el trato
apropiado para los prisioneros. El se mostró más que dispuesto a ayudarlos.
—Habitualmente, hoteles de lujo. Bares bien provistos en las habitaciones. Ése es un
punto importante. Servicio de camaretas... sí, tiene que ser incluido el servicio de
camareras. Servicio de habitaciones. Comida auténtica. —Bill divagó por un ensueño de
placeres físicos.
—Jesús! —dijo Sam o Sid. Ahora que Bill era una celebridad y un amigo del presidente,
tenía asignados dos guardaespaldas—. A mí, eso no me suena mucho a ser un
prisionero. ¿Está usted seguro de ello?
—Absolutamente —respondió Bill, asintiendo vigorosamente con la cabeza—. He sido
prisionero muchas veces, y es así como se supone que hay que hacerlo. Según la
Convención de Ginebra. Jujujú, jujujú. Así es la cosa.
Sam miró a Sid y viceversa. O en sentido inverso.
—No estoy seguro de que podamos hacer eso —dijo Sid o Sam.
—Jesús! Eso suena terriblemente caro —agregó el otro.
—Además —añadió el otro guardaespaldas—, tenemos su viaje publicitario. No todos
los lugares a los que iremos tienen un hotel de lujo, y la mayoría de los mejores hoteles
están llenos de periodistas, de todas formas. No quedan muchas habitaciones libres.
—Bueno —dijo Bill—, no querrán ustedes que le vayan a contar al emperador que
ustedes maltratan a los prisioneros, ¿verdad? Entonces sí que se pondría realmente
furioso con ustedes.
Sid y Sam se miraron el uno al otro.
—¿Quiere decir que nos están haciendo esto sin estar realmente furiosos con
nosotros?
—No realmente furiosos.
—Guau —dijeron al unísono Sam y Sid.
La primera parada de Bill fue un supermercado. Allí había instalada una pequeña
plataforma, y el alcalde de la localidad pronunció un discurso y presentó a Bill, y luego Bill
levantó su pie del ejército suizo y cortó una gran cinta roja con su soplete de láser. La
multitud aplaudió enloquecida.
A Bill le sorprendió un poco que el supermercado estuviera bajo tierra, pero su madre le
había enseñado a ser discreto y a no hacer demasiadas preguntas personales cuando era
un huésped.
Luego se dirigieron a un centro comercial donde Bill firmó autógrafos y se dejó
fotografiar con los políticos locales, algunos bebés mojados y cosas parecidas.
No era exactamente lo que Bill había tenido en mente cuando pensaba en la
celebridad. No se veía rodeado de mujeres jóvenes que le rogaran que les dejara
calentarle la cama, pero no estaba del todo mal. Le daban de comer regularmente algo
que era casi comida auténtica, no una cosa que había sido reciclada y reconstituida.
Dormía en verdaderas camas sin tener que estar en el hospital ni en peligro de muerte.
Tenía a sus buenos compañeros Sam y Sid para salir por ahí, y no intentaron matarle ni
siquiera una sola vez (lo cual era más de lo que podía decir de cualquiera de sus otros
amigos desde que se había alistado en el ejército).
La gente también le trataba de una forma muy rara, además de no intentar matarle. Le
llamaban «señor» y decían «gracias» cuando les firmaba una foto de ocho por diez,
incluso cuando escribía mal sus nombres, y le pedían que hiciera cosas en lugar de
ordenárselas a gritos.
Aquello le resultaba particularmente peculiar, pero Bill tenía miedo de preguntar, por si
acaso se habían equivocado; además, a él le gustaba.
En la tercera parada, donde tuvo que presentar los últimos prototipos de coches
antigravedad en el salón del automóvil, se le ocurrió una brillante idea.
Las modelos que estaban haciendo las demostraciones querían todas su autógrafo, por
supuesto. De hecho, fueron las primeras de la cola, porque tenían que regresar al trabajo
junto a los coches, para señalar las teóricamente nuevas, increíbles y deseables
características de éstos.
Sam o Sid retuvo a Bill sentado en su silla, y le puso delante tina fotografía. Sid o Sam
le encajó un bolígrafo en la mano.
—¿Y cómo se llama, querida? —le preguntó Sam o Sid a la primera modelo.
Habían aprendido muy rápido qué mala idea era la de permitir que Bill hablara con una
mujer atractiva en público; la primera vez que una chica bien parecida le había pedido un
autógrafo, él la agarró con todas sus fuerzas y había costado cinco minutos arrancársela
de las manos.
Aquello no se ajustaba realmente a la imagen que el presidente Grutsky deseaba que
diera Bill. Desde aquel día, los hombres S habían limitado los contactos con ese tipo de
mujeres a sólo firmarles un autógrafo.
La escultural pelirroja dijo, con una voz lánguida:
—Kitty.
Sid o Sam se inclinó para susurrar dicho nombre en el oído de Bill, de forma que
pudiera escribirlo correctamente. En cada fotografía ya estaba impreso «¡Para mi buen
amig...!
¡Libra una buena lucha!», con una buena imitación de la escritura de Bill, por lo que
sólo tenía que rellenar con una «o» o una «a» el final de «amig» y escribir el nombre de la
persona y el suyo propio, el cual ya sabía cómo se escribía. Pero Bill era más inteligente
de lo que ellos creían: sabía escribir sólito la mayoría de los nombres de cuatro letras, y
muchos de los de cinco. Por esa razón, ya estaba escribiendo cuando el guardaespaldas
le dijo:
—K mayúscula, i minúscula, t minúscula, y griega minúscula.
Y, cuando le tendió la fotografía, con una gran sonrisa y un guiño más grande todavía,
había escrito no sólo los nombres, sino también, debajo de su autógrafo, «habitación
318», número que había memorizado cuidadosamente cuando se inscribieron en el hotel.
Por las multitudes que se habían reunido entonces para verle llegar, se imaginó que ni
Kitty ni ninguna de las modelos tendría problema alguno en imaginarse a qué hotel se
refería.
Y estaba en lo cierto.
Aquella noche, tras una suntuosa cena en el comedor del hotel, Sam, Sid y Bill estaban
relajándose en su suite, eructando, chupándose los dientes y bebiendo cerveza.
—Uurrp —dijo Sid o Sam.
—Uurrp —dijo Sam o Sid.
—Uurrp —dijo Bill.
Aquella brillante conversación continuó así durante un rato, hasta que fue interrumpida
por unos golpes en la puerta. Unos golpes suaves y delicados.
Uno de los hombres S estaba a medio camino de la puerta cuando Bill recordó que
esperaba a alguien, aunque no sabía exactamente a quién. Dejó caer la cerveza, se
levantó a toda velocidad del sofá, atravesó la habitación corriendo como un loco y derribó
a Sid o Sam en la carrera.
Consiguió abrir la puerta al segundo intento, cuando recordó que debía girar el pomo.
La abrió de par en par, y allí estaba ella.
Alta y esbelta, con unos cabellos rojos como el fuego, que le caían hasta su cintura de
avispa; estaba allí de pie con el mismo vestido de noche de lentejuelas que llevaba puesto
en el salón del automóvil. Aunque las manos de Bill juntas hubieran sido suficientes para
abarcar el contorno de aquella cintura, le hubiera sido todo un desafío intentar cubrir sus
pechos. Las piernas de ella subían desde el suelo, y subían, y subían hasta formar un
culo. Bill no podía verlo, pero lo recordaba de aquella mañana, y tanto en forma como en
movimiento era, en verdad, memorable.
No se acordaba tan bien de su nombre como de su trasero, pero tampoco hubiera sido
capaz de hablar si lo hubiera recordado. Ella era un espectáculo de una increíble belleza,
adobado por el hecho de que Bill no había tenido ningún contacto físico directo con una
mujer, excepto la enfermera del hospital, desde el último volumen anterior de esta serie.
Afortunadamente, ella tomó la iniciativa.
—Kitty —dijo la muchacha—. Nos conocimos esta mañana.
Y le tendió lánguidamente una mano perfecta y sensual.
—Bill —dijo él—. Con dos eles.
—Por supuesto. —Ella le miró profundamente a los ojos y él sintió que se le ablandaba
algo en el interior, lo que se estaba compensando por algo que se endurecía—. ¿Puedo
pasar?
—Bill —dijo él.
—Interpretaré eso como un sí.
Kitty le apartó con un suave toque de su mano y entró en la habitación.
—¿Está usted ocupado con estos caballeros? —preguntó ella.
—No, no, en absoluto. Estaban a punto de marcharse... ¿correcto, muchachos?
Bill hizo sutiles gestos con las manos, barriendo el aire con ambos brazos por encima
de la cabeza para indicarles a Sid y Sam que debían marcharse.
Pero aquello no figuraba entre sus instrucciones.
—Jesús! Eso no figura entre nuestras instrucciones —dijo uno de ellos— Se nos dijo
que debíamos evitar que se metiera usted en líos, y evitar que hiciera usted cualquier
cosa que pudiera ofender a su público.
Bill se volvió hacia Kitty, metió la lengua nuevamente en la boca y dijo:
—Usted no se sentirá ofendida, ¿verdad? —Sacudió con fuerza la cabeza de un lado a
otro.
—En absoluto. —Ella tendió aquella mano perfecta y detuvo la cabeza de Bill, que
continuaba agitándose—. Estoy aquí por mi propia voluntad, y ya he superado la mayoría
de edad.
Bill susurró lo que podía recordar de una oración de acción de gracias a Ahura-Mazda.
—Jesús! —dijo uno de los guardaespaldas—. En tal caso, creo que está todo en orden.
Vamos, Sid, nos marcharemos a la otra habitación.
«¡Ya lo tengo —dijo el subconsciente de Bill—, Sid es el de la izquierda! ¡Sam es el de
la derecha!»
Kitty onduló hasta el sofá, se sentó y dio unos golpecitos en el cojín que había a su
lado.
—¿No estarías más cómodo sentado aquí?
—No estoy seguro de que cómodo sea la palabra indicada —dijo Bill, que atravesó
corriendo la habitación.
Fue particularmente no cómodo porque se olvidó de rodear la mesita de café y tuvo
que cojear los últimos pasos.
Él se hundió en el sofá, y ella le tendió sobre su falda.
—Adoro a las celebridades —declaró ella.
Bill suspiró.
—Y yo adoro ser una celebridad.
La escultural pelirroja descansó una mano sobre un muslo de Bill y con la otra le rodeó
la cabeza. Se la levantó delicadamente y bajó sus labios hasta los de él.
Los besos no eran exactamente lo que él había tenido en mente cuando escribió su
número de habitación en la fotografía, pero era un buen comienzo y Kitty era una
besadora especialmente buena. Aquél resultaba ser un principio prometedor, y Bill apenas
podía esperar para reclamar la promesa.
Habían rodado estrechamente abrazados cuando se oyó otro golpe en la puerta.
Kitty se apartó.
—¿Estás esperando a alguien? ¿Quizá al servicio de habitaciones?
Bill volvió a atraerla hacia el suelo.
—No. Probablemente se trata de una equivocación.
Fuera quien fuese, volvió a llamar, más fuerte.
Bill intentó continuar con el besuqueo, pero la boca de Kitty se estaba moviendo.
—¿Estás seguro de que no es para ti?
Él negó con la cabeza.
—No, no es para mí, no puede ser, no hay ninguna posibilidad de que sea para mí.
Se oyó un tercer golpe.
Sid o Sam -Bill aún era incapaz de diferenciarlos si veía a uno solo de ellos- sacó la
cabeza por la puerta de la otra habitación.
—Jesús!, Bill, ¿debo atender la puerta?
—Eh... no, yo lo haré.
Con resignación, Bill desenredó su mano de entre los botones de la espalda del vestido
de Kitty. Quienquiera que fuese, tendría que deshacerse de inmediato de su presencia.
La puerta se abrió y descubrió la presencia de una mujer tan hermosa como Kitty, pero
de cabellos cortos y castaños.
—Hola, Bill —musitó—. ¿Te acuerdas de mí? ¿Misty?
—Ah, sí —suspiró él.
—Me diste una fotografía con tu autógrafo esta mañana.
La muchacha hizo un innecesario pero delicioso contoneo para refrescarle la memoria.
—Ah, sí —suspiró él.
—¿Puedo pasar? —dijo Misty.
—¿Quién es, Bill? —preguntó Kitty.
—Oh, err, hummm —suspiró Bill.
—¿Eres tú, Kitty? —preguntó Misty. Le dio un suave beso a Bill en una mejilla y entró
en la habitación—. Oh... ¿interrumpo algo? —Bueno, sí —dijo Bill—. Es decir, realmente
no.
Trató de aclararse la cabeza. Le habían educado para ser amable, y no conseguía
imaginarse cuál sería la frase amable para decir en aquella situación. Tampoco conseguía
imaginarse qué era lo que tenía que hacer para que las dos mujeres se quedaran, ni
cómo explicarles a Kitty y a Misty cómo era que las dos habían sido invitadas. No
conseguía imaginarse cómo el sencillo vestido sin tirantes de Misty se mantenía pegado a
su cuerpo, excepto quizá por magnetismo o electricidad estática. Estaba completamente
más allá de cualquier pensamiento racional o acción premeditada.
—A decir verdad, Misty —explicó Kitty—, estábamos a punto de comenzar una
extenuante actividad heterosexual.
Algo en el interior de Bill gritó con angustia. Había estado bastante seguro de que era
eso lo que estaba ocurriendo, pero uno nunca puede estar absolutamente seguro con
estas cosas. Al menos, no según la experiencia de Bill.
—¡Oh, fantástico! —canturreó Misty—. ¿Puedo unirme a vosotros?
La muchacha tocó un broche que tenía en alguna parte y el vestido se abrió y cayó
revoloteando al suelo.
Bill continuaba estando paralizado pero ahora se sentía más feliz. Consiguió volverse
hacia Kitty.
—Por favor, por favor, jujujú, jujujú, por favor...
Pero la pelirroja ya se estaba soltando el último de los botones. Su vestido no cayó
revoloteando al suelo, más bien se deslizó. Y, al contrario que Misty, Kitty llevaba ropa
interior, toda puntillas y volantes, y en algunos sentidos resultaba aún mejor que nada.
Bill recordó otro trozo de la plegaria.
En un instante tuvo a cada una de las chicas rodeada con un brazo, mientras le
mordisqueaban la piel desnuda y trabajaban para desnudarle más.
Kitty le estaba quitando la camisa y Misty se ocupaba con la hebilla de su cinturón,
cuando se oyeron unos golpecitos en la puerta.
Bill gimió.
Las dos mujeres reanudaron y profundizaron sus relaciones mientras Bill volvía a
ponerse la camisa y abría la puerta.
—¡Esto es un pecho! —Una mujer pequeña pero voluptuosa, con largos cabellos lacios
y negros, se abrió la blusa. Estaba absolutamente en lo cierto.
—¡Esto son dos pechos! —Una amazona rubia saltó al interior de la estancia y se
levantó la camiseta.
A Bill se le salieron los ojos de las órbitas, se recobró y condujo a las dos recién
llegadas, por los pezones, al interior de la habitación.
—¡Sue! ¡Debbie!
Los ojos de Bill fueron de un par de mujeres al otro.
—¿Todas vosotras os conocéis?
—Por supuesto. El mundo de las modelos de las exposiciones automovilísticas es
como un pañuelo —explicó Misty—. ¡Venid, chicas, aquí hay carne suficiente para todas!
Bill no pensaba arriesgarse a más interrupciones. En cuestión de un momento sus
ropas estuvieron desparramadas por toda la habitación, y estaba tan ocupado en abrazar
y mordisquear y lamer y buscar a tientas y... bueno, todo lo demás, que ni siquiera oyó el
siguiente golpe en la puerta. Sam y Sid tuvieron que contestar.
Sólo había una mujer allí, pero, para cuando Sid y Sam dedujeron qué estaba
ocurriendo y la dejaron pasar, habían aparecido dos más.
—Bill, ¿podríamos hablar con usted sólo un momento, por favor?
—¿No puede esperar... —le miró atentamente y pensó durante un instante—, Sam?
—No, no puede.
Sid le cogió por el brazo izquierdo, Sam por el derecho, y ambos guardaespaldas se lo
llevaron, con mujeres chorreándole de encima, a la otra habitación.
—Jesús, Bill! Estamos preocupados por usted —dijo Sid.
—Completamente —añadió Sam—. No pensamos más que en su propio bienestar.
Le sentaron en la cama y fueron a sentarse en un par de si- lias. Ahora, el que había
sido Sam se convirtió en Sid, y viceversa.
—Sabemos que no podemos intervenir en esto —dijo Sam— por esa Convención de
Ginebra de la que nos habló.
—Pero estamos preocupados por su salud.
—Completamente. Es su salud lo que nos preocupa.
—Tenemos miedo de que vaya usted a sobrecargar con demasiado esfuerzo su...
—Su corazón, eso es, su corazón. Todas esas mujeres podrían ser demasiado para
usted.
—No se preocupen, muchachos —respondió Bill—. Estoy habituado a correr riesgos.
Después de todo, soy un héroe galáctico.
(NOTA: Las siguientes escenas han sido revisadas por orden de la oficina de
corrección política. En la versión original, Bill, Sam y Sid se manifestaban como unos
egocéntricos, cerdos machistas de comportamiento nada adecuado. Bill les ofrecía a sus
amigos tres de las mujeres para que las utilizaran como juguetes sexuales, sin tener en
cuenta los deseos de ellas ni sus esperanzas de satisfacción personal como individuos.)
—Pero, Bill —dijo Sid—, probablemente no le sea posible satisfacer a siete mujeres en
una sola noche.
—Correcto —le apoyó Sam—. Especialmente cuando estamos seguros de que quiere
desarrollar una profunda y duradera relación personal con todas y cada una de ellas.
—¡Guau! —exclamó Bill—. Ustedes han evitado que cometiera un terrible error, con el
cual hubiera sido responsable de explotar vilmente mi afortunada fama con el fin de
degradar a las mujeres para la satisfacción de mis pasiones animales.
Y Bill se secó sus varoniles lágrimas.
12
Cuando pensó en aquello, después de algún tiempo, ya que el alcohol había reducido
considerablemente el poder de su cerebro y estaban todavía en el comienzo de su viaje
que incluía los bares de los hoteles, Bill pensaba que era extraño que todavía no hubiera
salido al exterior desde el día en que subió a la ambulancia, junto al lago.
Tampoco había conseguido imaginarse qué habían querido decir los hombres S
cuando le dijeron: «Guau», unos días antes, porque él no había visto mucho en lo que a
destrucción se refiere, ni siquiera nada por lo que uno pudiera sentirse seriamente
disgustado.
Pero en aquel preciso instante su principal preocupación era: ¿había pasado un rato
movido, y bebido mucho alcohol la noche anterior?, ya que Bill no tenía ningún recuerdo
entre el momento en el que había entrado en la habitación y el momento en el que Sid y
Sam le sacudieron para despertarle a la mañana siguiente.
—Jesús, Bill! Es hora de levantarse. Tenemos otro día muy ocupado por delante.
—Dejemmempaz —había mascullado él, de cara contra la almohada.
—No, Bill. Tenemos que salir dentro de muy poco. Hoy haremos una parada temprano
por la mañana, y luego comenzará su gira por las bases militares y plantas de defensa.
Las reinas de la belleza, Bill. Coristas. La adulación de sus compañeros soldados.
—No quiero.
Sid levantó la cabeza de Bill de la almohada. —No puedo creer que me haya oído
correctamente. Coristas, Bill.
Algo pequeño y atrofiado se agitó en la parte de atrás del cerebro de Bill. Se trataba de
su mente consciente, y ésta estaba dándose cuenta gradualmente de que no sabía qué
había ocurrido la noche anterior.
En circunstancias normales, aquello no hubiera supuesto ningún problema. La razón
principal por la que Bill se había aficionado al alcohol en la Armada era la de que podía
olvidar que estaba haciendo, qué había hecho y qué era... a saber, un soldado. Pero las
circunstancias normales nunca habían incluido antes la posibilidad de la plena realización
de las fantasías hormonales primarias de Bill.
—Coristas —graznó.
Sam deslizó una pajita entre los labios de Bill. Bill chupó largamente y chilló.
—¡Eeyaughhhhhhh!
—Jesús, Bill! —dijo Sam con tono de disculpa—. Creí que le gustaba el café hirviente
por la mañana.
—No 'an calien'e.
Pero Bill ya estaba despierto y levantado. Sorbió aire fresco que hizo resbalar por su
lengua e intentó volver a hablar.
—Anoche... no puedo recordar...
Sid y Sam se miraron el uno al otro.
—¿Quiere decir que no recuerda absolutamente nada de lo que ocurrió?
Bill meneó la cabeza, malhumorado.
Sid miró a Sam y se encogió de hombros.
—Pues se lo pasó de maravilla. Hizo el amor con muchas mujeres hermosas en
posturas muy interesantes. Muchas veces.
Aquél había sido el sueño de Bill, y él supuso que no podía realmente protestar si se
había hecho realidad, pero tomó nota mental de que, la próxima vez que ocurriera, él
quería estar presente. No era igual de bueno eso de oírlo de segunda mano.
Bill atosigó a sus guardaespaldas y cantaradas con preguntas acerca de todos los
detalles de la fiesta de la noche anterior, mientras ellos le sacaban de la cama y le metían
debajo de la ducha sónica y a lo largo de toda la rutina matinal, que acabó cuando le
instalaron en la limusina flotante. Y realmente se ganaron su sueldo, porque Bill no sólo
era incapaz de realizar las funciones normales, y por eso ellos tuvieron que meterle la
comida en la boca y cepillarle los dientes, sino que además tuvieron que inventar la
totalidad del relato.
De hecho, hicieron un trabajo tan maravilloso al inventarse toda la historia, que Bill se
la hizo repetir una y otra vez con más y más detalles. Fue haciéndose cada vez mejor,
hasta que Bill llegó a creer que la recordaba. Fue casi tan bueno como si hubiera ocurrido
en realidad.
También ayudó a que Bill no se diera cuenta de a qué sitio se dirigían, que, entre otras
cosas, estaba en el exterior.
No podría haber visto mucho si hubiera estado mirando, porque los cristales de la
limusina estaban teñidos de un color casi totalmente negro, y los débiles restos de
conciencia que Bill aún mantenía estaban demasiado dedicados a enterarse de sus
hazañas de la noche anterior como para que se preocupara por los lugares por los que
transitaban.
Sam, por otra parte, se había aburrido completamente de la historia. Puso en
funcionamiento el pequeño aparato de holo-visión, conectó unos auriculares y sintonizó
RNI. Bill no prestó la menor atención hasta que vio la pequeña imagen del general
Sabbyhonndo flotando a su lado.
—¿Qué está diciendo?
—La misma mierda de siempre. Las gloriosas fuerzas de su glorioso imperio están
librando la gloriosa batalla, gloriosamente. Bombardeando sólo objetivos militares, no hay
bajas civiles, ni accidentes, ni naves imperiales derribadas. ¿Quiere oírlo?
Sam alargó una mano para subir el volumen, pero Bill le detuvo.
—No, ya lo he oído antes. Y personalmente, además. Espere... ¿quiere decir que no
han sido derribadas más naves imperiales, eh? ¿Ha dicho algo de mí?
—No, por supuesto que no. Si él admitiera que usted existe, tendría que admitir que
derribamos su nave y eso sería admitir un fracaso; así que eso no ocurrió. Bill se alegró
considerablemente ante aquella noticia.
—¿Quiere decir eso que ya no soy un soldado? Me refiero a que, si no existo, no
puedo ser un soldado. ¿Es eso algo así como salir licenciado?
Dado que nadie había sido jamás licenciado de la Armada, Bill no estaba familiarizado
con el procedimiento.
—Jesús, Bill! Yo lo dudo.
—¿Y por qué ustedes, muchachos, dicen constantemente «Jesús»? Yo conocía a
alguien que decía eso todo el tiempo, y se trataba de un espía chinger.
Sid se echó a reír.
—Jesús, Bill, puesto que no soy un lagarto verde de dos metros de altura, no creo que
pudiera ser un chinger. Sin embargo, debe habérsenos pegado del presidente Grutsky. Él
usa mucho esa expresión y nosotros pasamos la mayor parte del tiempo cuidando de él.
—Supongo que podría ser por eso —musitó Bill, convencido sólo a medias—. ¿Qué es
eso?
La imagen flotante del general Sabbyhonndo había sido reemplazada por la de un
campo de aviación ira-¡aj!iano, tomado desde muy arriba. La cámara se aproximaba a él a
una velocidad increíble.
Sam desconectó los auriculares y el sonido volvió a oírse en la limusina.
—Este fragmento de película fue seleccionado al azar y no ha sido alterado en ningún
sentido —estaba diciendo el general—. Como pueden ver, la cámara está instalada en el
morro de uno de los modelos más nuevos de misil, el Pacificador Mark XXXVII. Tiene una
computadora que ha sido programada para emular la mente de un soldado perfectamente
entrenado, con las más recientes técnicas de estupidez artificial.
»Bien, ¿ven ustedes ese punto rojo que acaba de aparecer en el centro de la imagen?
Eso señala al mecanismo de disparo de una batería ANE. Si sólo volamos el mecanismo
de disparo, los misiles no estallan y prácticamente nadie resulta muerto; sólo el hombre
que acciona el gatillo, si no se aleja del lugar a tiempo.
La imagen le resultaba a Bill bastante familiar. Exceptuando los espacios
estratégicamente planos que rodeaban el campo de aviación y tenían aspecto de haber
sido dibujados a lápiz, era exactamente igual a las que veía desde la torreta de la Paz
Celestial. Bill esperaba que apareciera el pequeño «50», la puntuación correspondiente a
una batería ANE, pero no lo hizo.
—Pueden ver que el pequeño punto rojo permanece justo en el centro de la imagen —
continuó el general Sabbyhonndo—. No hay desviación de ruta y, por tanto, no existe
posibilidad de error.
»Si miran atentamente el final de la secuencia, y vamos a ralentizar la imagen para
facilitar dicha tarea, verán que los soldados de tierra de la ANE pueden ver y oír que el
Pacificador Mark XXXVII se acerca, y disponen de tiempo más que suficiente para
alejarse de la explosión.
La imagen fue ralentizada, y el misil describió una curva y se dirigió directamente hacia
una puerta. Sobre la puerta se veía un rótulo torpemente escrito a mano que decía:
«Comando de defensa espacial ira-¡aj!iano: objetivo militar legítimo». Debajo del rótulo
había una diana en blanco y rojo.
Entonces la puerta se abrió de golpe y tres hombres huyeron a toda prisa, saltando en
cámara lenta como si caminaran por la luna. Se vio un primerísimo plano del rótulo y la
grabación acabó.
—Como pueden ver, esta grabación seleccionada al azar y que es absolutamente
típica de los millones de misiles que están siendo lanzados contra las instalaciones
militares mercenarias ateas ira-¡aj!ianas, demuestra claramente la precisión de nuestros
ataques y el cuidado que ponemos en no herir a ninguno de los inocentes y oprimidos
ciudadanos civiles de Ira-¡aj!, que son súbditos del amado emperador.
»Esto debería esclarecer cualquier duda o rumor respecto a que pueda haber bajas
civiles entre la población ira-¡aj!iana, aparte de unas pocas personas a las que pueda
haber molestado el ruido.
La diminuta imagen del general flotó presumidamente en el interior de la limusina
flotante hasta que Sam apagó el holovisor.
—¿Usted le cree? —le preguntó a Bill.
—Es un oficial —respondió Bill.
Sam pareció desconcertado.
—No le sigo.
—Nosotros no tenemos demasiada experiencia con oficiales —explicó Sid.
—Hay una regla entre los soldados que dice: «Cualquier cosa que diga un oficial es
mentira en el mejor de los casos; en el peor, está destinada a matarle a uno».
—Ah —dijeron Sid y Sam.
—Ustedes tienen mucho que aprender de eso de hacer la guerra.
—Estamos aprendiéndolo bastante rápido —protestó Sam.
—No es tanto que lo estemos aprendiendo —aclaró Sid—, como que nos está cayendo
encima.
La limusina flotante aminoró la marcha y se detuvo.
—Ya hemos llegado. Nada de autógrafos aquí, Bill.
—¿Nada de autógrafos?
—No, Bill.
—¿Nada de modelos?
—No, Bill.
—¿Nada de coristas?
—En esta parada, no. Aquí sólo tiene que poner una corona. —Bill sonrió—. ¡No, no es
a eso a lo que me refiero! Una corona, un gran arreglo floral. El alcalde de la localidad se
la entregará cuando salga usted. La cogerá y se dirigirá al monumento. Se detendrá ante
él durante un instante, como si se sintiera triste, y luego dirá: «En honor a los muertos».
La depositará cuidadosamente al pie del monumento y regresará aquí caminando poco a
poco. ¿Comprendido?
Bill se concentró durante unos segundos.
—Claro. «En honor a los muertos.» No hay problema. Conozco a mucha gente que
está muerta.
Había una gran multitud esperando, pero no era como las otras multitudes que había
visto Bill. Aquélla era silenciosa, y se quedaba detrás de las barreras sin empujar para
atravesarlas ni intentar tocarle. Un hombre casi esférico vestido con traje negro se acercó,
le estrechó la mano y se presentó como alcalde de la ciudad. Bill no sabía qué ciudad era
aquélla, y el nombre tampoco le hubiera dicho nada, por lo que asintió amablemente y
cogió la corona.
Unida a la corona había una gran cinta negra, y alguien muy previsor había escrito en
ella la frase que Bill debía pronunciar. Él inició el movimiento necesario para metérsela
debajo de un brazo, pero Sam le susurró por detrás que debía llevarla con los brazos
extendidos para que todos pudiesen verla. Aquello resultaba un poco incómodo, pero la
corona no era demasiado pesada.
La parte más dura fue la de atravesar aquel largo y ancho pasillo entre la
muchedumbre silenciosa. Cada uno de los miles de rostros estaba vuelto hacia Bill,
observando y aguardando. Resultaba mucho más duro para sus nervios que los
escandalosos gentíos con los que se había enfrentado hasta la fecha. Aquello se parecía
mucho más al preludio de una batalla, cuando uno no sabe realmente qué esperar, pero
sabe que no va a ser nada bueno.
El monumento no estaba justo al final del pasillo, sino emplazado ligeramente a la
izquierda. Justo al final había una enorme pila de cascotes. Bill no pudo mirar mucho a su
alrededor, porque, cada vez que intentaba girar la cabeza, Sid o Sam le susurraban:
«¡Vista al frente!», y, puesto que estaba entrenado para obedecer o recibir golpes, miraba
directamente al frente. Pero lo que consiguió ver de la zona incluía muchas otras grandes
pilas de cascotes, edificios cuya parte superior había sido bombardeada y, a un lado del
pasillo humano, un enorme cráter que estaba parcialmente lleno de agua. Parecía que
alguien había bombardeado como un loco aquella ciudad.
Bill llegó finalmente al final de la larga avenida flanqueada por barreras. La gran pila de
escombros había sido una vez un edificio, y de ello no hacía demasiado tiempo a juzgar
por los equipos de rescate que se hallaban junto a ella, aún sudados y tiznados. Un gran
cartel metálico, retorcido y con un agujero en el centro, yacía en el suelo cerca del lugar.
A pesar de las condiciones en que se encontraba, Bill consiguió leerlo fácilmente:
CENTRO DE REFUGIO ANTIAÉREO, CAPACIDAD MÁXIMA 6OO CIVILES, era lo que
decía.
Bill ejecutó un elegante giro de 90 grados a la izquierda y avanzó unos cuantos pasos
en dirección al monumento tan lentamente como pudo. Sabía dónde había visto antes ese
cartel; ¿podía tratarse de una coincidencia el hecho de que lo viera de nuevo?
El monumento no era más que un montón de escombros reunidos para formar una
columna. Grabada en las vigas de plasteel había una larga lista de nombres.
Bill apoyó suavemente la corona contra la base de la columna, y dijo:
—En honor a los muertos —exactamente como le habían ordenado.
Se puso en posición de firme y efectuó su mejor saludo militar a dos manos.
Durante la totalidad del viaje hasta la siguiente parada, Sam y Sid no consiguieron
hacerle pronunciar ni una sola palabra.
13
Bill zigzagueó a través del aparcamiento y salto por encima de un par de cráteres,
mientras sus instintos le decían cuándo desviarse para evitar el impacto de una bomba y
cuándo zambullirse al interior de un cráter para ponerse a cubierto. De nuevo una gran
explosión; salió otra vez y se puso a correr. Miró hacia atrás y les hizo señas con un brazo
a sus camaradas.
—Síganme —gritó.
Saltó por encima de un coche flotante volcado y se agachó detrás de él para ver si le
seguían.
Sam y Sid no eran ni con mucho tan buenos en aquello como Bill, pero le estaban
cogiendo el tranquillo. Afortunadamente, la Armada Imperial no estaba bombardeando
con violencia, ni siquiera atacando en serio. Los guardaespaldas le alcanzaron, pero,
antes de que tuvieran siquiera tiempo de recobrar el resuello, Bill los condujo, en una
carrera final a través de los últimos metros, al interior de uno de los pocos edificios que
aún permanecían en pie.
Los dos ira-¡aj!ianos se derrumbaron, jadeando, en las sillas que hallaron más cerca.
Bill, sin embargo, aún no había alcanzado su meta y se encaminó a la barra.
—Tres Superhamburguesas y tres cervezas dobles. Rápido —dijo—. Para comer aquí.
—Se volvió hacia Sid y Sam—. ¿Qué quieren ustedes, muchachos?
Una explosión hizo estremecer las ventanas y la chica que estaba detrás de la barra se
agachó para ponerse a cubierto. Para cuando volvió a emerger, Bill ya tenía el resto de
los encargos.
—Un chile frío, un perrito caliente de caballo y una tequila-cola grande. Luego, Bill,
satisfecho, llevó las bandejas hasta la mesa.
—Jesús, Bill, no hay duda de que hemos tenido suerte.
—Sí. Imagínense: encontrar una burgercuadra abierta es tener mucha suerte. No he
comido una hamburguesa desde... desde... quizá nunca he comido una antes. ¡Pero he
visto los anuncios! —Bill bajó la primera hamburguesa con la primera cerveza, de un trago
cada una.
La chica que estaba detrás de la barra encendió el holovisor. Un presidente Grutsky en
miniatura, un poco más delgado que cuando Bill lo conoció y que se parecía más que
nunca a Sam y Sid, apareció de pie sobre la barra.
—La guerra va tan bien como puede esperarse —dijo—, bajo las presentes
circunstancias. El número de bajas es bastante elevado por ambas partes, y hay un
montón de cosas horribles que caen del cielo por todos lados: cohetes, bombas, granadas
de metralla, trozos de aviones y naves espaciales. En realidad, les sugiero que
permanezcan a cubierto. Los trenes y centros comerciales subterráneos son lo más
recomendable. Personalmente, me estoy planteando permanecer por el momento en mi
búnquer.
—Jesús, al pobre Milmillones no se le nota especialmente inspirado, ¿verdad, Sid?
—No, Sam, tienes razón. Pero, después de todo, está bajo enormes presiones.
—Eso es muy cierto, pero, al menos, él no tiene que comer en las burgercuadras. —
Sam tocó de mala gana con un dedo su perrito caliente de caballo—. No creo que haya
siquiera un poco de caballo auténtico en esta cosa.
—Es que no debe haberlo —dijo Bill, con ingredientes artificiales resbalándole por el
mentón—. Esta comida está hecha con productos de tipo comestible parecidos a la carne,
realmente procesados. En la Armada no se consigue nada tan bueno.
Sid asintió.
—Eso explica por qué son tan agresivos.
Bill se metió lo que le quedaba de comida en la boca, lo masticó dos o tres veces y se
lo tragó.
—Uuurrrppp —eructó—. Eso ha estado bien. ¿Cuál es nuestra próxima parada? —La
mina de neutrones. Al menos, allí estaremos a salvo. Todo está bajo tierra, incluso las
barracas donde vamos a alojarnos. Algunas de las bombas estallaron demasiado cerca, la
noche pasada, como para poder dormir con tranquilidad.
—Se preocupa usted demasiado. Ni siquiera estallaron cerca del hotel.
Después de viajar durante una semana por áreas que estaban bajo el fuego enemigo,
Bill se había hastiado de ello. Puesto que nadie le apuntaba realmente a él, no se lo
tomaba como una cosa personal, como cuando aún estaba a bordo de la Paz Celestial.
Pero, a pesar de todo, la verdad era que estaba deseando meterse en una profunda,
bonita y segura mina.
Sam recogió las bandejas y las llevó al cubo de productos reciclables, donde los
desperdicios serían convertidos en más hamburguesas. Se detuvo en la barra para ver el
último resumen informativo holográfico del general Sabbyhonndo.
Le presentó un joven oficial:
—¡Aquiiiiiiií, Ajenji!
La banda militar tocó el tema musical del general, los reporteros estallaron en aplausos,
y Tormentoso Ajenjo Sabbyhonndo salió de detrás de las cortinas al escenario. Dejó que
el aplauso continuara durante un rato, y luego dijo:
—Gracias, gracias. —Cuando el público guardaba silencio, continuó—. ¿Cuántos ira-
¡aj!ianos hacen falta para enroscar una bombilla?
Los representantes de la prensa, según les apuntaron, gritaron al unísono:
—¿Cuántos?
—Sólo dos, pero tienen que ser realmente pequeñitos.
La ordenada risa rugiente cesó a una señal del general.
—En las últimas veinticuatro horas, las fuerzas imperiales lanzaron algo más de doce
millones de ataques contra Ira-¡aj!, haciendo que el número total ascienda a casi ciento
cincuenta millones. La casi totalidad de las defensas aéreas ira-¡aj!ianas han sido
eliminadas hace cinco días, pero hoy se han lanzado seis misiles desde plataformas
móviles contra naves imperiales.
«Nuestro bombardeo de precisión se ha concentrado en fábricas de armamento.
Tenemos una grabación seleccionada al azar y completamente inédita que mostrará los
resultados de uno de estos ataques.
El general Sabbyhonndo fue reemplazado de encima de la barra por la misma imagen
que Bill y sus guardaespaldas habían visto antes. El misil, esta vez descrito como una
bomba inteligente dirigida por control remoto, mostraba en la pantalla el mismo punto rojo.
Sin embargo, el cartel que tenía el edificio era diferente. Ahora decía: FÁBRICA DE
MISILES: OBJETIVO MILITAR LEGÍTIMO.
—Tenemos un informe no confirmado que habla de una adolescente que recibió
contusiones al caerle encima un trozo de chatarra lanzado accidentalmente en uno de
nuestros bombardeos. Si la noticia se confirmara, el número de civiles ira-¡aj!ianos que
han sufrido algún tipo de percance desde el principio de nuestra campaña aumentaría a
un total de dos. Cualquier otra cosa que ustedes puedan haber oído, es sólo propaganda
enemiga.
»A un artillero de tórrela del crucero imperial Cortinadehumo, le ha salido una ampolla
en el dedo del gatillo. Eso eleva a un total de siete el número de heridos de las fuerzas
imperiales. Ninguna nave ha sido derribada. Cualquier otra cosa que ustedes puedan
haber oído, es sólo propaganda enemiga.
»La campaña se está desarrollando exactamente de acuerdo con lo planeado.
Cualquier otra cosa que ustedes puedan haber oído, es sólo propaganda enemiga.
Sam se reunió con Sid y Bill junto a la puerta.
Bill señaló hacia el cielo.
—Estamos esperando a que acabe esa riña de perros. —Una fina lluvia de casquillos
de bala y trozos de chatarra estaba agujereando lo que quedaba sano del pavimento
exterior. Se oyó una pequeña explosión en lo alto—. Cazas —murmuró Bill—. De ustedes.
—Momentos después se oyó otra pequeña explosión—. También de ustedes.
En el azul del cielo maniobraban pequeños puntos, sólo ligeramente oscurecidos por el
humo. El experto ojo de Bill, y la casi seguridad de que los otros dos no sabían lo
suficiente como para rebatir nada de lo que él dijera, le permitió describir la acción. Los
efectos sonoros puede que no fuesen estrictamente necesarios, pero resultaba divertido
producirlos.
—¡Taca-taca-taca! ¡Kabluum! ¡Ka-bluuum! ¡Fshiuuu! ¡Pañauuu! ¡Pañauuu!
Por último, se oyó otra explosión, mayor que las otras.
—Destructor escolta —dijo Bill—. Imperial. Eso pone el punto final. Vamonos.
Atravesaron corriendo unos doscientos metros de la zona de aparcamiento llena de
cráteres, hasta llegar a la limusina flotante blindada, a la burgercua-dra. El coche no había sufrido demasiados desperfectos mientras ellos
comían; sólo un par de nuevas abolladuras en el techo. El faro delantero derecho ya se
había roto hacía unos días.
El resto del viaje hasta la mina de neutrones fue, de hecho, tranquilo. Los ametrallaron
un par de veces, la onda expansiva de una bomba que estalló cerca los arrojó una vez
fuera de la carretera, vadearon dos ríos cuyos puentes habían dejado de existir, y en seis
ocasiones tuvieron que atravesar campos y patios delanteros en lugares en los que la
carretera había sido bombardeada hasta adquirir la consistencia del requesón. En
resumen, hicieron un viaje de ochenta kilómetros en menos de cuatro horas.
La mayoría de las minas tienen grandes instalaciones en la entrada para sacar a la
superficie el mineral o lo que extraigan, pero aquélla no tenía nada de eso. Los neutrones,
después de todo, son muy pequeñitos y caben muchísimos en un paquete relativamente
pequeño. Por esta razón, una mina de neutrones (o al menos ésta, que, después de todo,
era la única que había en el Universo) tenía el aspecto, vista desde el exterior, de una
carretera que conducía a un aparcamiento subterráneo. Un aparcamiento subterráneo con
centinelas armados y puertas blindadas a prueba de bombas.
Las puertas blindadas se abrieron hacia el interior de una cámara limpia y bien
iluminada. La única mina que Bill había visto hasta entonces era una de guano que había
visitado durante su entrenamiento preliminar para convertirse en un operario técnico
fertilizador (su mayor sueño no hormonal que ahora, ¡ay!, no se haría nunca realidad), y
no se parecía en nada a ésta. Para empezar, el lugar no estaba cubierto con polvo de
guano. A pesar del profundo aprecio que sentía por todas las formas de fertilizante, Bill
tuvo realmente que considerar aquella ausencia como una ventaja.
La mina de neutrones, de hecho, se parecía más a una fábrica, al menos en los niveles
superiores. Había un área de aparcamiento, y después una pequeña sala con una
recepcionista que llevaba un traje de una pieza pegado al cuerpo. Ella hizo
deliberadamente caso omiso de los visitantes, pero Bill tuvo dificultades para hacer caso
omiso de ella. Tiraba un poco a gordezuela, pero era definitivamente «neumática» y tenía
una enorme masa de rizado cabello rubio. Era todo aquello que Bill deseaba de una
mujer; lo cual equivale a decir que era una mujer.
Bill comenzó a deslizarse disimuladamente hacia el escritorio de recepción para
presentarse a la recepcionista, pero Sid le salió al paso; en realidad, antes de que pudiera
dar más de un paso.
—Sid y Sam, guardias presidenciales, con Bill, célebre prisionero de guerra; venimos a
ver al director. Nos está esperando.
La recepcionista puso su holonovela en pausa, se quitó los auriculares, hizo un globo
de goma de mascar, que estalló, y miró al trío.
—Con esa ropa, no. Ésta es una mina de neutrones respetable. —Apretó un timbre que
tenía sobre el escritorio y llamó—. ¡Frente! —De la pared salió un pequeño robot y se
acercó rodando—. Encontrarán trajes lisos en el armario. Aquí dentro, todo el mundo lleva
trajes lisos. Manténganlos cerrados durante todo el tiempo. No intenten sacar de
contrabando ningún neutrón. ¿Comprendido? —Sin esperar respuesta alguna, se volvió
hacia el robot—. Lleva a estos tres a la suite de invitados número 8, asegúrate de que se
cambian y tráelos de vuelta aquí. Márchate —Hizo otro globo con goma de mascar y
cogió los auriculares.
—¿Qué hacemos con el equipaje? —preguntó Sam.
La recepcionista suspiró, volvió a dejar los auriculares y miró a los hombres.
—No veo equipaje alguno. —Está en el coche.
—Podrán ocuparse de eso después de ver al director. Les espera dentro de diez
minutos, y ya han malgastado treinta segundos de ese tiempo.
Se encasquetó los auriculares y recomenzó su holo-novela. Unas diminutas figuras
translúcidas y vestidas sólo a medias iniciaron su saga encima del escritorio.
El robot ya estaba a mitad del vestíbulo y a punto de dar la vuelta a una esquina. Lo
alcanzaron justo antes de que entrara en el ascensor, y luego lo siguieron por un laberinto
de corredores hasta el interior de una pequeña suite.
La llamaban suite, pero no tenía mucho en común con la de un hotel, excepto por el
detalle de que contaba con dos dormitorios y una sala de estar. La totalidad del lugar,
incluidos los muebles, parecía haber sido fundida en una sola pieza. Era todo lo suave y
acogedor que permitía la plasticreta, que no era muy permisiva, pero sí resistente y
duradera (uno podía emprenderla a patadas con cualquiera de las sillas sin hacerle el
menor rasguño), y tan cómoda como una roca.
—Disponen de dos minutos y dieciocho segundos para cambiarse de ropa —entonó el
robot—. Luego los conduciré de vuelta a la sala de recepción. Soldado de primera
honorario Bill, su habitación es la de la derecha.
Acto seguido plegó las piernas y sacó un reloj de cuenta atrás para que vieran cuánto
tiempo les quedaba.
Bill corrió al interior de su habitación arrancándose la ropa mientras lo hacía. Escoger
nuevos atuendos fue tarea fácil: podía ponerse cualquiera de los trajes blancos o lisos.
Todos eran iguales. Sin embargo, agradeció el galón que le habían pintado en una de las
mangas.
Apenas algo más de dos minutos después, Bill y sus guardaespaldas trotaban por el
vestíbulo detrás del robot mientras acababan de ponerse los trajes e intentaban averiguar
cómo se cerraban. Cuando llegaron ante el escritorio de recepción, los tres se
aguantaban los trajes con ambas manos.
La recepcionista los miró, se le salieron los ojos de las órbitas y seguidamente se hizo
cargo de su apurada situación.
—Miren —dijo mientras se ponía de pie—, es muy simple. —La joven llevó a cabo la
demostración sobre su propia persona; Bill observó con especial atención, aunque no las
enseñanzas de ella—. Simplemente tienen que presionar aquí y aquí, deslizar la mano
por aquí, frotar estas dos juntas, apretar aquí y estirar de este otro sitio. ¿Comprendido?
Sam y Sid parecieron desconcertados; Bill, excitado; pero de alguna manera
consiguieron sellar los trajes.
Sobre el escritorio sonó un timbre y una puerta se abrió en un rincón. La recepcionista
volvió a sentarse.
—El director los recibirá ahora —anunció, y volvió a concentrar toda su atención en la
holo-novela.
La puerta se cerró tras ellos encerrando al trío en una habitación pequeña del mismo
estilo que la suite. Estaba igualmente fundida en una pieza de plasticreta y tenía un
banco. Se sentaron con inseguridad, de cara a la única variación de la estancia, un
cuadrado liso que había en la pared.
—¡Gracias, gracias, gracias! —dijo una voz sin cuerpo que no provenía de ningún
punto en concreto—. Disculpen. Permítanme bajar el volumen. Permítanme decirles que
es un gran honor tenerlos aquí con nosotros.
Bill miró a su alrededor.
—¿Es que se me escapa algo? —preguntó con un susurro.
—No lo creo —respondió Sid.
—No. Nada —aseguró Sam.
—¿No pueden verme? —preguntó la voz—. Estoy aquí. Jesús, me olvidé de encender
el vídeo, ¿no es así? —El gran panel liso destelló y se convirtió en la imagen de un
hombre sentado a un escritorio—. Eso está mejor, ¿verdad?
Era calvo y tenía sólo una franja de pelo, además de que estaba obviamente bien
alimentado; por lo demás, era otro miembro del grupo de los parecidos entre los que
estaban el presidente Milmillones Grutsky, Sam, Sid y los demás guardaespaldas.
Todos tenían el mismo bigote y el mismo cabello oscuro. Bill se preguntó si una
máquina clonizadora no se habría vuelto loca en alguna parte de Ira-¡aj! alrededor de
treinta o cuarenta años antes. Y aquel hombre también decía «Jesús». Esta vez, Bill ni
siquiera se molestó en preguntar por ese pequeño detalle.
—Jesús, Bill! No ha cambiado —dijo el director.
—¿Es que nos hemos conocido antes? —preguntó Bill.
—Oh, no. Me refiero a las imágenes de las noticias. Yo soy Roncadori Yakamoto. Me
alegro realmente de conocerle.
Bill observó la habitación, parecida a una celda. Lo que podía ver de la oficina del
director a través de la pantalla de la pared era un espacio con muebles de genuino
maderoide, paredes recubiertas de paneles de plastimadera veteada, y una ventana.
—Supongo que sí. Bonita oficina, la suya.
—Gracias. Jesús, no podré conocerle personalmente, pero le he dicho a Sylvia que
haga todo lo posible para que se sienta usted como en casa, y que se asegure de que
recibe un verdadero tratamiento de huésped de honor mientras permanezca en nuestras
instalaciones.
—¿Sylvia?
—Mi recepcionista. Es realmente algo serio, ¿verdad?
Bill sintió que podía estar de acuerdo con eso.
—Hemos dispuesto una cena en su honor, y mañana realizará un recorrido por toda la
mina. ¿Qué le parece?
—Apasionante —dijo Bill, desapasionadamente.
La cena estuvo a la altura de las expectativas de Bill.
El comedor, fundido en una sola pieza, se parecía a cualquiera de los comedores de
naves en que Bill había comido antes. La comida la servían robots, en lugar de tener que
hacer cola ante el mostrador de servicio, pero era igualmente servida en bandejas y todos
los diferentes platos tenían un color gris inconfundible, además de mezclarse unos con
otros en los bordes.
Los demás comensales estaban todos cansados y monosilábicos después de un día de
trabajo. Bill se las arregló para sentarse junto a Sylvia, la única mujer presente en el
comedor, pero, cada vez que su mano comenzaba apenas a moverse hacia la rodilla de
ella, la muchacha le propinaba un puñetazo en la cabeza; y ésa fue toda la atención que
ella le dedicó a Bill, pues aún estaba absorta en el holo-romance. En pocas palabras, el
único momento trepidante de aquella velada fue para Bill el que dedicaron a volver al
coche en busca del equipaje.
—Jesús, Bill! —dijo Sam—, al menos sabemos que el día de mañana será
descansado.
14
¡Blaaat! ¡blaaat! ¡blaaat!
La alarma gorjeó con suavidad en el oído de Bill.
¡Burrrrp! ¡Blunnnk! ¡Bzzzzz!
Se sentó repentinamente erguido y buscó los controles de la tórrela antes de recordar
dónde se encontraba. Luego se recordó a sí mismo que, independientemente de todo lo
que pudiera decirse en contra de la mina de neutrones, nadie intentaba matarle en aquel
lugar. Suspiró, se desperezó y volvió a recostarse contra la almohada de una pieza, de
plasticreta.
¡Blaaat! ¡Blaaat! ¡Blaaat!
Bill estiró un brazo y le asestó un poderoso golpe a la alarma de plasticreta. Ésta ni se
inmutó. Mientras, se frotaba la mano, y no le quedó otra alternativa que la de levantarse.
La alarma calló automáticamente.
Bill salió dando traspiés a la sala de estar de la suite y se dejó caer sobre el sofá.
—¡Ow!
Cambió de posición para rascarse el culo.
Sid o Sam salió de su habitación; ya había pasado por la ducha sónica y luchaba con
su traje liso.
—Jesús, Bill! Será mejor que te pongas en movimiento. Ese robot estará aquí de un
momento a otro, y no esperará a que te vistas.
—Rrrrmmmfff.
Sam o Sid cogió a Bill por el brazo derecho -es decir, el brazo derecho del lado
derecho-, y le obligó a levantarse.
—¿Voy a tener que volver a meterte personalmente en la ducha?
—Rrrrmmmfff. No. —Bill se arrastró de vuelta a su dormitorio y volvió a salir, con el
traje liso colgándole y con casi un minuto de sobra. Sid y Sam (ambos estaban presentes
ahora y Bill podía entonces diferenciarlos) le sellaron el traje.
—Hoy vamos a recorrer la mina —dijo el robot a modo de saludo—. Síganme. —Giró
en redondo y salió.
Sylvia los esperaba debajo de un cartel grande que decía: BOCAMINA.
—¿Bocamina? —preguntó Bill.
—Roncadori es un gran aficionado a los crucigramas.
—¡Oh! —dijo Bill, no menos confuso.
—Esta mina de neutrones es única en el Universo —comenzó Sylvia, pronunciando su
discurso preparado con antelación—. A pesar de que pueden construirse todo tipo de
armas sin neutrones, éstos resultan absolutamente esenciales para las bombas de
neutrones. Por ese motivo, la minería del neutrón es controlada por el Gobierno como una
industria estratégica. La extracción no autorizada de neutrones constituye un acto de
felonía, penado con la cadena perpetua y los trabajos forzados en los niveles inferiores de
la mina. A cada uno de ustedes se les dará un neutrón como recuerdo al final de este
recorrido, pero la extracción de uno solo más sería considerada un crimen.
Las puertas de la bocamina se abrieron, y todos descendieron por una rampa hacia el
corazón de la mina en sí. Se parecía mucho a los pasillos de un hotel barato. Aparte de
estar pintada, más que fundida, era exactamente igual a los niveles superiores.
—No se ha ahorrado gasto alguno para hacer que las condiciones de trabajo fuesen lo
más agradables posible, como pueden ustedes observar. A medida que los depósitos de
neutrones se van agotando, los niveles superiores son convertidos en espacios
residenciales, de oficinas y laboratorio.
Sylvia abrió una puerta e invitó a los huéspedes a que miraran en el interior. Bill
maniobró hasta situarse justo detrás de la muchacha, la cual, sin mirarle, le propinó un
puñetazo en el brazo derecho.
—Aquí, los científicos están trabajando en la mejora de los sistemas para encontrar las
vetas de neutrones en la roca. En torno a una mesa había algunas personas de aspecto
triste que llevaban batas blancas encima de sus trajes lisos. Sylvia cerró la puerta antes
de que repararan siquiera en su presencia.
—Estos ascensores llevan a los mineros a los niveles en los que trabajan: los de
exploración, en las más profundas y nuevas zonas de la mina; los de explotación, en
aquellas áreas en las que ya ha acabado la exploración; y los de utilización, donde las
vetas ya han sido vaciadas y los niveles están siendo transformados para otros usos.
Ahora vamos a dirigirnos a los niveles principales de producción, tres kilómetros por
debajo de la superficie.
Todos permanecieron en silencio en el interior del ascensor mientras descendían. Bill
bostezó. Se le contagió a Sam, luego a Sid, y Sylvia volvió a contagiárselo a Bill.
—¿Sabe? Soy una celebridad. La gente es amable conmigo adondequiera que voy.
Sylvia le propinó un puñetazo en un brazo.
—No me refería a eso. ¿Cuál es el motivo de que el director no pueda saludarnos
personalmente?
—El director no ve a nadie personalmente —respondió Sylvia.
—Ni siquiera al presidente Grutsky —dijo Sid, pensativo—, y eso que son amigos. El
presidente designó a Yakamoto para este cargo, y nunca le ha visto excepto en el
holófono.
—Eso es extraño —comentó Bill.
—Roncadori dice que le preocupan las enfermedades —explicó Sylvia.
—¡Yo estoy limpio! —objetó Bill.
Sylvia le miró y soltó un bufido.
—¡No, en serio! Me paso la vida duchándome. Sid y Sam pueden dar fe de ello.
Sylvia levantó las cejas.
—¿De veras? Así que es eso.
Aquello hubiera continuado indefinidamente, pero el ascensor llegó al nivel deseado.
Al salir al exterior, la recepcionista volvió a sintonizar su estilo guía turística. Bill no
estaba muy seguro de que aquello fuera una mejora. —Dado que los neutrones son tan
pequeñitos, en su estado natural tienden a estar mezclados con montones de otras cosas
pequeñitas, como la arena, el polvo y los cantos rodados. Debido a esta característica,
una gran parte del espacio de los niveles de producción tiene que dedicarse a alojar el
equipo que separa los neutrones del talud.
—¿Talud? —preguntó Bill.
—A Roncadori le gustan los crucigramas.
—Detrás de esta pared insonorizada que tienen a la izquierda, está la sala roncadora.
Es la sala más grande de la mina. Por favor, no se aleje de mí. —Le propinó un puñetazo
a Bill en un brazo—. No tan cerca.
El estruendo que se oyó cuando ella abrió la puerta fue impresionante. Las cintas
transportadoras, grúas y camiones que se movían en aquel lugar hacían mucho ruido,
pero el separador los superaba a todos.
El separador era una máquina enorme que ocupaba casi la totalidad del largo de la
sala, que medía cerca de ochocientos metros. Desde varios puntos le arrojaban, vaciaban
y echaban al interior minerales de diferente grado de riqueza, desde cantos rodados
bastante grandes en la parte frontal, hasta arena cerca de la parte posterior. Sylvia no
podía explicar nada por encima de aquel ruido, pero todo era tan claro, que ella sólo tenía
que señalar las principales características del proceso a través de las nubes de polvo de
roca y neutrones; incluso Bill lo comprendería.
Cada una de las secciones trabajaba de forma muy parecida. La mena era arrojada al
interior de una tolva, que la vaciaba en un tamiz grande y pesado. El tamiz era sacudido
hasta que a través de él había caído todo lo que podía pasar por allí. Lo que quedaba era
vaciado en un molino y vuelto a vaciar en el tamiz con la siguiente carga. Lo que pasaba a
través de él era enviado a una segunda tolva que conducía a un tamiz más fino.
Resultaba increíblemente ruidoso y aún más aburrido; Bill sintió que los párpados se le
cerraban.
Las sacudidas, trasiegos y moliendas continuaban hasta que el polvo era tan fino, que
casi parecía líquido, y sólo los neutro- nes en concreto podían pasar a través del último
tamiz. Caían como una niebla en el interior de los contenedores industriales de transporte.
Los trabajadores detenían periódicamente la lluvia de neutrones, sellaban los
contenedores y los sustituían por otros vacíos. Había guardias que los vigilaban. Unos
técnicos, armados de detectores de neutrones y enormes lupas, vigilaban todo lo demás
para asegurarse de que ningún neutrón descarriado se marchara rodando, quedara
atrapado en los bordes de los trajes lisos o fuera robado.
—Seguidamente —dijo Sylvia cuando regresaron al corredor—, vamos a ver cómo se
extrae la mena de neutrón.
Pero, antes de que pudieran hacerlo, les llegó una voz a través del sistema de
altavoces: «Soldado de primera honorario Bill, por favor coja cualquiera de los teléfonos
públicos blancos. Soldado de primera honorario Bill, coja cualquiera de los teléfonos
públicos blancos, por favor».
—¿Yo? —preguntó Bill—. ¿Quién sabe que estoy aquí?
—Jesús, Bill, ha salido publicado en todos los periódicos! —gimió Sam.
—Ah, sí. Es verdad que me lo dijiste. Lo único que leo yo son las tiras cómicas.
Sylvia condujo a Bill al teléfono más cercano y se quedó a una distancia prudencial.
—Hola, aquí Bill.
—Jesús, Bill! ¿Dónde está?
—¿Presidente Grutsky? ¿Es usted? Estoy en la mina.
—No, Bill, soy Roncadori, el director, ¿lo recuerda? ¿En qué parte de la mina se
encuentra?
Bill miró a su alrededor e intentó recordar lo que acababa de ver.
—Estoy en el exterior de una sala con un montón de máquinas.
—La sala roncadora. Principal nivel de producción. Bueno, en ese caso le quedan unos
cinco minutos antes de que los soldados lleguen para arrestarle. No puede salir, pero
podría tener la posibilidad de esconderse en alguna parte ahí abajo. Llévese a Sam y Sid
con usted, ¿de acuerdo? —¿Esconderme? ¿Por qué? Soy una celebridad; yo no me
escondo de la gente.
—Jesús, Bill, ya no es usted una celebridad! Ahora es un soldado enemigo. Ha habido
un golpe de Estado, y el nuevo Gobierno quiere hacerle prisionero. Bueno, en este
momento están intentando derribar mi puerta. ¡Tengo que irme! —y el futuro-antiguodirector
Yakamoto colgó el teléfono.
—¡Sylvia! ¿Dónde está la entrada trasera?
Sylvia reventó un globo de goma de mascar.
—En ninguna parte. Sólo hay una entrada, ¿sabe? ¿Por qué lo pregunta?
—El ejército ha dado un golpe de Estado. Vienen hacia aquí por mí, Sid y Sam. Y
apuesto a que también por usted. ¡Tenemos que escondernos!
Sylvia volvió a reventar un globo de su goma de mascar.
—¿Qué quieres decir con «nosotros», cara pálida? Yo trabajo aquí. ¿Qué pasa con
Roncadori?
—Estaban a punto de derribar su puerta cuando colgó el teléfono.
—Bueno, hasta que lleguen aquí, yo continúo trabajando para él. Sin embargo, tengo
que advertirle que, cuando los nuevos lleguen aquí, yo trabajaré para ellos. Vuestra mejor
apuesta son los niveles de exploración. No están tan bien cartografiados como los otros.
Bill cogió a los dos guardaespaldas y les explicó la situación mientras se dirigían hacia
el ascensor.
El nivel más bajo de la mina no era ni lejanamente tan lujoso como el nivel de
producción. Las paredes aún no habían sido pintadas con plasticreta, los aparatos de aire
acondicionado aún no habían sido instalados, había muy pocas luces y el aspecto general
del sitio era el de una mina.
—Por aquí —dijo Bill, escogiendo una dirección al azar.
Al cabo de unos minutos, estaban perdidos en la oscuridad.
15
—¿Sam?
No hubo respuesta.
—¿Sid?
Tampoco hubo respuesta.
—¿Bill? —dijo Bill.
—¿Sí?
«Bueno —pensó Bill—, al menos, yo sí estoy aquí.»
No tenía ni idea de dónde era aquí, ni de cuánto tiempo había permanecido aquí, ni de
cómo salir de aquí, pero al menos sabía algo.
También sabía que los soldados no habían dado con él, y que eso también era algo;
aunque no demasiado, porque podían haberle dado comida; él no había hallado nada que
se le pareciera por ahí abajo. Se había caído en montones de charcos, por lo que el agua
no era un problema, pero estaba comenzando a sentirse realmente hambriento; estaba lo
suficientemente hambriento como para comenzar a considerar la idea de entregarse.
De hecho, ya había comenzado a pensar en considerarla. Podía percibir que su barba
comenzaba a ser respetable, y eso significaba que había estado dando vueltas en la
oscuridad durante al menos tres o cuatro días; y su última comida había tenido lugar la
velada anterior a su descenso a la mina. La comida no había sido muy buena, pero se
estaba haciendo cada vez mejor, vista retrospectivamente. Bill había llegado casi al punto
en el que hasta la comida de la Armada empezaba a parecerle buena.
Avanzó lentamente dando traspiés y con las manos delante para evitar aplastarse la
nariz contra las paredes con demasiada frecuencia. ¡Crunch! Otra vez. Miró en ambas
direcciones, sólo por una cuestión de forma. Había pasado mucho tiempo desde la última
vez que vio algo; aquel lugar era, evidentemente, tan oscuro como el fondo de una mina.
¿Hacia la derecha? Lo que él esperaba: nada. ¿Hacia la izquierda? Debía de estar
quedándose ciego. Un punto pálido flotaba delante de él. Se frotó los ojos. El punto
continuaba estando allí. ¡Un momento! Recordaba haber visto antes una cosa como
aquélla. ¡Se llamaba una luz!
Sin pensar en ello -como si alguna vez en su vida hubiera pensado en algo-, avanzó
trabajosamente en dirección a la distante claridad.
Primero dio traspiés lentos, pero gradualmente el significado de su descubrimiento
penetró en su mente granítica y le hizo avanzar más de prisa. Si no seguía aquella luz y
conseguía pronto un poco de comida, moriría; y, si moría, el haber huido de los soldados
no habría significado ningún tipo de ventaja para él. De cualquier forma, lo mismo daría
ser un prisionero.
En el peor de los casos, convertirse en un prisionero no podía ser mucho peor que
haber servido como soldado, ¿verdad? Y al menos tenía que ser un poquitín mejor que
morir lentamente de hambre en la oscuridad.
Tambaleándose, dando traspiés y cayendo, avanzando siempre hacia aquella mota de
luz, Bill comenzó a ganar velocidad. Finalmente, la luz se hizo lo suficientemente brillante
como para que pudiera distinguir las paredes laterales del pasadizo; aceleró hasta un
arrastramiento de pies medio.
Ahora ya podía ver el suelo, al menos lo suficiente como para distinguir las rocas más
grandes y los charcos. Apresuró la marcha y dedicó todas sus fuerzas al objetivo de
alcanzar aquella luz antes de que se desvaneciera; antes de que le dejara solo para morir
en la oscuridad. La desesperación le arrastró hasta casi la velocidad de un paseo.
El punto de luz se hizo más grande hasta convertirse en una bombilla amarillenta y
arrastrarle más hacia sí mientras le provocaba seductoras alucinaciones de olores de
comida: café, cerveza, alubias y tocino. A medida que se acercaba, se sintió seguro de
estar viviendo una especie de episodio sicótico, como lo llamaban los matasanos,
provocado sin duda por el cansancio el hambre y la desorientación. O bien era eso, o era
que se había vuelto completamente loco.
Sí, tenía que tratarse de eso. ¿Qué otra explicación podía haber para un fuego de
campamento en el interior de una mina?
Quizá el anciano bajo y canoso que se hallaba en cuclillas junto a la hoguera podría
explicárselo; y, si no él, quizá su burro supiera una o dos cosas.
Al acercarse, Bill quedó impresionado por la consistencia de su alucinación. El fuego
despedía calor, el tocino crepitaba en la sartén y el anciano olía como si ni siquiera fuera
capaz de deletrear la palabra «baño».
Sin embargo, el hecho de que el hombre fuese una alucinación no era razón suficiente
como para ser grosero.
—Disculpe, señor Alucinación —comenzó Bill—, mi nombre es Bill.
—¿Eh? —El hombre le miró desde debajo de la ancha ala de su sombrero, calzó un
pulgar en una de las presillas de su mono de trabajo y preguntó—: ¿Qué puedo hacer por
ti, hijo?
—Yo sé que usted no es más que una invención de mi imaginación hambrienta, señor,
pero ¿podría usted compartir conmigo un poco de esa comida imaginaria? Le quedaría
muy agradecido.
—No soy ninguna alucinación, hijo. Soy un explorador. ¿Es que no te das cuenta?
Burro, barba, mono, tocino y alubias, fuego de campamento... Je, je, je —«jejejeó»—.
Ésos son los signos estereotipados del explorador a lo largo de toda la historia, y eso es
lo que yo soy, estúpido. Simplón Hablador, explorador. Tengo por aquí la tarjeta del
gremio. —La alucinación se registró los bolsillos en vano—. Pero agáchate junto al fuego.
Aquí tienes un plato y una cuchara.
Bill no se había agachado nunca antes, y en su estado de debilidad no resultaba una
maniobra fácil de dominar; pero no se preocupó de ello. Después de todo, si se iba de
cara sobre el fuego sólo se golpearía la cabeza contra la roca desnuda porque aquello era
una alucinación. Se había dado tantos golpes en la cabeza en el pasado, que no sería
más que una experiencia con la que ya estaba familiarizado.
Sin embargo, el plato de hojalata parecía muy real, y las alubias que acababan de salir
de la cacerola le producían la sensación de estar quemándole la boca. En una vida como
la suya, plagada de alucinaciones, aquélla parecía especialmente real. Pero, entre las
muchas habilidades que Bill había adquirido en la Armada, estaba la destreza para
ignorar completamente cuál era la diferencia entre fantasía y realidad, que en la Armada
no existía realmente, por lo que se limitó a disfrutar de aquélla e intentó no pensar en
todas sus siniestras implicaciones.
La principal implicación era, por supuesto, que él se estaba muriendo, y, considerando
todos los esfuerzos que había dedicado a no morirse, si se hubiera permitido pensar en
ello lo habría encontrado terriblemente injusto, por no decir deprimente. Así que no pensó
en ello.
Se limitó a instalarse y disfrutar de su alucinación. Era maravilloso cómo las alubias
ilusorias parecían saber tan bien, y cómo el tocino parecía estar justo en su punto, tierno y
crujiente, y el café... el café parecía café auténtico, sin bellotas ni productos derivados del
petróleo ni ningún tipo de sucedáneos de reciclaje. Y la cerveza de después, auténtica
cerveza alcohólica, fue la que le convenció de que aquello tenía que ser una alucinación.
A pesar de que la segunda ración pareció llenarle completamente, y él pareció tener más
energía después de acabar, sabía que todo aquello era una alucinación.
También lo fue el gran eructo que siguió.
—Tienes que haber pasado auténtica hambre aquí abajo...
Bill se chupó los dientes y meditó. Acababa de comerse una comida completamente
imaginaria, y ahora su igualmente imaginario anfitrión quería comenzar una charla.
Decididamente, todas las pruebas evidenciaban que estaba más loco que una cabra.
Pero, como dice el refranero, la locura hace andar...
—Sí, bastante hambre. Usted es una alucinación mía, ¿verdad?
—Bueno, hijo, a mí no me lo parece así, pero supongo que tampoco me lo parecería si
fuese tu alucinación. Interesante problema epistemológico, ¿no crees? Como el de si soy
un hombre que se despierta de un sueño en el que era una mariposa, o soy una mariposa
que está soñando que es un hombre.
—No lo conozco —dijo Bill—. ¿Cómo funciona?
—No tiene importancia. Es una vieja parábola Zen. Pero hablemos de ti. ¿Qué te trae
por aquí abajo? ¿Cuánto tiempo has estado vagando sin comida ni luz?
—Jesús, no lo sé.
El explorador ilusorio le dirigió a Bill una mirada penetrante.
—¿Sabes? Yo conocía a un tipo que decía constantemente «Jesús». Por supuesto, era
mucho más bajo que tú, pero eso es otro asunto. ¿Cómo es eso de que no sabes cuánto
tiempo hace que estás aquí abajo? Parece una de esas cosas que un hombre debería
saber.
Bill se sintió un poco ridículo por estar dándole explicaciones a alguien que no existía,
pero no tenía nada mejor que hacer.
—Estoy aquí abajo desde el golpe de Estado. Huí de los soldados con mis dos amigos
Sam y Sid para no ser arrestados, y los perdí de vista, me refiero a los soldados, aunque
luego también a Sid y Sam. Desde entonces he estado buscándolos y tratando de
mantenerme lejos de los grupos de búsqueda.
—¿Has visto algún grupo de búsqueda?
—De hecho, no, pero a lo lejos he oído el ruido que hacía alguna gente que podría
haber estado buscándome.
—Ya entiendo. ¿Y por qué te has acercado a mi hoguera, entonces?
—Usted no es real —explicó Bill.
—Bueno, calculo que eso tiene sentido. —El imaginario canoso rió entre dientes—.
Háblame de ese condenado golpe de Estado. ¿Cuándo ocurrió y quién fue derrocado?
Llevo un mes aquí abajo, en los túneles, completamente desconectado. ¿Roncadori
Yakamoto ha sido destituido del cargo?
—Lo último que oí era que estaban derribando su puerta. Pero el golpe fue contra el
presidente Grutsky.
—¡Los generales cogieron a Milmillones!. —Simplón pareció genuinamente
impresionado—. Tienen que haber sido los generales. Y, si van detrás de ti, tú tienes que
ser uno de los muchachos de Milmillones, ¿correcto? —Algo parecido. Bebimos unas
cuantas cervezas juntos.
—¡Bueno, eso es suficiente para mí! ¡Voy a hacer todo lo que pueda para ayudarte!
Sólo dime qué es lo que necesitas.
«¡Qué demonios!», pensó Bill. No había peligro alguno en hablar con aquel tipo. ¿Qué
podía hacerle a Bill, si no era real? Quizá podría sacarle de la mina. Claro, ¿por qué no
preguntárselo?
—Hummm. —El explorador imaginario se acarició su imaginaria aunque asquerosa
barba—. De acuerdo.
Bill estaba bastante seguro de que la comida era real, aunque el resto de cosas no lo
fueran.
Pero, cuando se despertó, Simplón Hablador y el burro continuaban allí, junto con las
cenizas de la hoguera.
—Es usted un espejismo extraordinariamente persistente —le dijo Bill.
—Bueno, supongo que sí lo soy, mirado de esa forma. ¿Quieres un poco de café frío
antes de que lo tire?
Bill bebió una taza. Para ser una alucinación, era un café auténticamente fuerte. Si
hubiera sido real, le hubiera arrancado de su alucinación; pero, puesto que todavía podía
ver a Simplón y al burro, el café tenía que ser también una alucinación.
Se pusieron en camino túnel abajo, iluminados por una lámpara que colgaba del cuello
del burro. Se trataba de una lámpara eléctrica diseñada según el modelo de una antigua
lámpara de petróleo, incluyendo el detalle de una llama vacilante e inestable. Para matar
el rato, Simplón le contó a Bill unas historias increíblemente aburridas y repetitivas acerca
de sus aventuras y exploraciones. Bill, al suponer que era él mismo -o su subconsciente,
que en este caso eran prácticamente la misma cosa- el que se estaba inventando
aquellos relatos, pensó que no se perdería nada si hacía caso omiso de ellos.
Allí, en el fondo de la mina no había forma alguna de medir el tiempo, al menos sin un
reloj. Bill no estaba seguro de si el tiempo corría igual cuando se vivía una alucinación.
Por el camino se detuvieron a tomar otra comida ilusoria; Bill se sintió impresionado por lo
bien que quemaban los ilusorios troncos inflables (en aquel agujero no había ningún lugar
del que extraer madera, por lo que Simplón tenía que llevar consigo el combustible), y
advirtió también, a pesar de que era del todo imposible, cómo después de cada comida
incluso se sentía con más fuerzas. El café le estaba haciendo el mismo efecto, y eso
todavía era más imposible si se tenía en cuenta de dónde había salido. Sin embargo, Bill
había aprendido a evitar la mierda de burro después de haberse sentado sobre un
montoncito.
En resumen, todo aquello era mucho más agradable que tambalearse por la oscuridad
y esperar la muerte, aunque todavía estuviera completamente convencido de que era eso
lo que estaba haciendo, pero esta última versión era indudablemente mucho más buena.
Bill disfrutaba tanto de aquel espejismo, que se sintió aturdido y desconcertado cuando se
dio cuenta repentinamente de que estaba caminando solo y en silencio. Lanzó un grito
entrecortado al entender el significado de todo aquello: probablemente ahora estaba muy
cerca de la muerte, y tendría que continuar solo a partir de entonces. Sollozó y derramó
algunas lágrimas por su malgastada juventud, por su perdida hacienda de Phigerinadon II,
sus generosos compañeros Sam y Sid a quienes no volvería a ver nunca más, e incluso
por el perdido compañerismo de su alucinación.
Lloró lágrimas amargas, hasta que al fin escuchó el sonido.
—Psss...
Bill levantó la vista.
—Psss...
No había nada delante de él, excepto otra de las muchas intersecciones de túneles.
—Psss...
Bill volvió la cabeza.
¡Simplón! ¡No había desaparecido, después de todo! Bill dio un salto, echó a correr y
abrazó al explorador imaginario de lo contento que se sentía.
—¡Por Dios!, Bill —susurró Simplón—. Contente y cierra el pico. Podría haber guardias
a la vuelta de la próxima esquina. Espérame aquí con el burro mientras voy a
comprobarlo.
Aquél se estaba convirtiendo en un espejismo extremadamente complejo. Bill intentó
alegar que nada de aquello era realmente necesario, pero Simplón volvió a chistarle y se
encaminó hacia la esquina, para desaparecer detrás de ella. Bill se recostó contra el
impasible e inexistente burro. Resultaba consolador, porque le recordaba a la robo-mula
que había tenido en la granja, pero le faltaba el cálido y tranquilizador aroma del metal y
los lubricantes; ésta, en cambio, olía a vieja muía sucia.
Después de lo que pudo o no pudo ser un rato largo, Simplón regresó.
—Bueno, joven amigo, he tenido un poco de suerte. Uno de mis viejos amigos está
destinado a esta zona, y me ha puesto en contacto con la resistencia. Van a ayudarnos a
salir de aquí. ¿Te gustan las manzanas?
—Ya lo creo. Tomaré una docena. ¿Así que usted va a desaparecer ahora?
—No exactamente, hijo. Primero tienes que encontrarte con tu contacto. Ve hasta el
cruce, gira a la izquierda y coge la primera a la derecha, camina exactamente cien pasos
y espera allí. Cuando alguien te diga: «El zorro ciego duerme en la encrucijada de
medianoche», tú le respondes: «¿Pero sabe la encrucijada de medianoche que el zorro
ciego está durmiendo allí?». Esta es la contraseña para que le reconozcas. ¿Lo has
comprendido?
—Claro —respondió Bill, despreocupadamente. Daba por descontado que cualquiera
con quien aquel espejismo le pusiera en contacto, sería también una ilusión. ¿Qué
importancia podía tener una contraseña en una alucinación?
—Bien. Que tengas mucha suerte, Bill. Ahora, el burro y yo tenemos que regresar a
buscar la veta madre de los neutrones. Los burros tienen muy buen olfato para los
neutrones, ¿sabes? Igual que los cerdos para las trufas. ¡Hasta la vista!
Y, así, Simplón y su animal de carga se alejaron lentamente hacia las profundidades
del túnel y dejaron a Bill nuevamente a oscuras.
Se volvió para situarse de cara a la dirección correcta, puso las manos por delante para
saber cuándo llegaba a una pared, y se puso en camino para encontrarse con el contacto.
No halló ninguna dificultad en encontrar la pared, y, mediante el procedimiento de
mantener una mano rozándola, encontró la desviación de la derecha con bastante
facilidad. Bill llegó a la posición indicada y se dispuso a esperar.
Pasado un rato, una pequeña luz fluctuante apareció en el lejano extremo del pasadizo.
Por si acaso no se trataba de su contacto, Bill trató de hacerse el distraído.
Desgraciadamente, su repertorio de estrategias para despistar era muy limitado, por lo
que, cuando la luz se acercó lo suficiente como para que Bill pudiera ver qué estaba
haciendo, se hallaba en la tercera ronda de silbar y frotarse las uñas contra la camisa.
—El zorro ciego duerme en la encrucijada de medianoche —dijo la voz que se
acercaba detrás de la luz.
Puesto que la luz le deslumbraba, Bill no pudo ver quién le estaba hablando.
—«El algo u otro hacen algo» —dijo Bill débilmente, mientras deseaba haber
conseguido recordar la contraseña.
—No es ésa. Ni siquiera se le parece.
—¿No? ¿Y qué tal «La encrucijada dormita cerca del sol de medianoche»?
—Ni siquiera se le parece. ¿Eres un espía?
—No, soy Bill.
La voz suspiró.
—Así es como Simplón dijo que te llamabas. Podrías haber hecho algún esfuerzo para
recordar la contraseña, ¿sabes?
—En la oscuridad me cuesta mucho recordar —fue la débil respuesta de Bill.
—No es la mejor excusa del mundo. Oye, estoy con el Subterráneo. ¿Significa eso algo
para ti?
—Estamos todos en el subterráneo. Esto es una mina.
—Vamos, Bill. Me envía Simplón.
—Ha sido muy amable.
—Cállate. Limítate a seguirme.
La luz giró y comenzó a alejarse.
Y así fue cómo Bill se salvó.
16
Meter a Bill de incógnito en los barracones de los obreros fue casi embarazosamente
fácil. Después de todo, nadie esperaba que un extraño se deslizara al interior de la mina
desde el interior de la tierra. La búsqueda y captura de Bill, aunque minuciosa al principio,
había acabado mucho tiempo antes. Los soldados ya se habían marchado hacía mucho.
Otros se habían quedado con el encargo de apresarle si aparecía, ponerle grilletes y
meterle a trabajar en la mina.
Así pues, silbando con forzada indiferencia, Bill entró caminando en los barracones, se
cambió su increíblemente sucio traje liso por uno limpio con un enorme número escrito en
la espalda, y luego se mezcló con todos los demás.
Hubo una época, anterior a su llegada a la mina, en la que Bill hubiera sido reconocido,
en la que la gente le habría rodeado en busca de un autógrafo, un saludo y el toque
mágico de una celebridad. Pero ahora, con la elegante mata de barba de dibujante que le
crecía en la cara, nadie le reconoció.
Es decir, nadie excepto dos de sus compañeros de barracón.
La resistencia subterránea se había organizado con bastante rapidez en la mina de
neutrones. Por supuesto, los mineros han estado siempre bien organizados, además de
explotados y machacados en los derrumbamientos y cosas parecidas. Con todos los
nuevos presos políticos que habían llegado después del golpe, no hubo dificultad para el
reclutamiento de cabecillas. Se dieron cuenta de inmediato de la importancia de un
auténtico soldado enemigo vivo, y calcularon las muchas formas en las que podía resultar
útil para la causa. Así que, para poder protegerle, limitaron sus movimientos.
Solamente por su propio bien, como es natural.
Pero la resistencia se encargó de que no hablara con nadie que ellos no aprobaran de
antemano, y nadie podía echarle nunca una buena mirada a menos que perteneciera al
círculo secreto.
A pesar de todo, estaban aquellos dos tipos que Bill advirtió que le miraban
constantemente desde el otro lado del barracón. Uno de ellos señaló a Bill y ambos
hablaron durante un rato; luego el primero comenzó a caminar hacia él, pero el líder de la
resistencia que le había reclutado, el comandante Luther Anastasius Lamben Hendricks
Bavan Drosophila Melanogaster Farkleheimer, le cortó el paso antes de que pudiera
acercarse a una distancia que le permitiera hablar con él, y le ordenó que saliera de la
habitación. Le explicó a Bill que tenían que tener cuidado con los asesinos.
(Comandante Luther Anastasius Lambert Hendricks Bavan Drosophila Melanogaster
Farkleheimer era su nombre de guerra, escogido con la finalidad de ocultar su identidad, y
con la sana intención de jorobar todo lo que pudiera al personal administrativo de la Junta.
Sabía que las computadoras estaban programadas para aceptar hasta tres nombres que
reunieran un total de treinta letras. La necesidad de entrar su nuevo nombre los obligaría
a detener el sistema. Sus amigos, sin embargo, le llamaban Ed, que era su nombre real.)
Bill no podía mantenerse muy al día de los acontecimientos del momento porque
estaba ocupado en dejarse enseñar todo lo referente a la minería de neutrones. Era
importante que en el siguiente turno fuera capaz de aparentar que sabía lo que estaba
haciendo, para no llamar demasiado la atención. El comandante Luther Etc. tampoco
quería que Bill pareciera demasiado experto, ya que en ese caso podría llamar aún más la
atención. Bill le dijo al comandante que no se preocupara porque él siempre había sido un
alumno lento y precavido que incluso había llegado a dominar las complicadas tareas del
oficio de fusiblero, es decir: las de sacar y meter los fusibles.
El guardia encargado de la zona en la que Bill fue a trabajar también debía de ser un
alumno lento. Creía todo lo que le decían sin importar lo estúpido que sonara, y asintió
automática- mente con la cabeza cuando le dijeron que Bill había trabajado antes allí, y
cuando éste se quedó parado durante varios minutos delante de la máquina que le habían
asignado, rascándose la cabeza, el guardia también lo aceptó.
Aquello fue estupendo. Bill estuvo allí mirando fijamente los controles, esperando
recordar algo, cualquier cosa acerca de cómo funcionaba aquel trasto.
Tenía dos grandes botones y una palanca. No había nada rotulado con claridad; uno de
los botones era verde y el otro rojo, y junto a la palanca había una flecha doble, una de
cuyas puntas señalaba hacia él y la otra en sentido contrario.
Bill las estudió. A modo de tentativa, empujó la palanca desde la posición central hasta
el extremo más alejado de él. Encajó en el sitio con un chasquido, pero no ocurrió nada
más. La trajo de vuelta y la hizo continuar hasta el punto más cercano a él. De nuevo
encajó con un chasquido, pero eso fue todo.
—Entonces, no es así.
Bill estaba comenzando a apreciar de verdad las habilidades técnicas que se
necesitaba tener para trabajar en la minería. Era, en todos los sentidos, tan difícil como
ser un técnico operario fertilizador, cosa que hubiera sido su especialidad de haber
conseguido seguir la carrera de agricultura.
Bill pensó mucho y volvió a situar la palanca en la posición central. Por alguna razón la
debían haber colocado así.
Cavó muy profundamente en su memoria, volviendo una vez más a la histórica batalla
en la que había salvado a la Christine Keeler al desviar cuidadosamente su arma de la luz
verde y apuntarla hacia la luz roja.
«Los rojos son los que queremos derribar», pensó.
Apretó el botón rojo.
No ocurrió nada.
Lo intentó prácticamente todo. Estaba comenzando a frustrarse y, por si fuera poco, el
guardia empezaba a lanzarle miradas de sospecha. En medio de la desesperación, Bill
empujó la palanca hacia delante y apretó el botón verde.
La máquina volvió a la vida: con un rugido se lanzó hacia delante, mientras golpeaba la
pared con cientos de pequeños martillos para desprender la mena de neutrón. Unas
enormes manos de robot barrían la mena hacia los lados y hacia atrás, formando una pila
bastante ordenada para que el equipo de recolección la barriera y la arrojara en la cinta
transportadora de la sala de procesamiento. A éste le seguiría un tercer equipo armado
con aspiradoras para recoger los neutrones descarriados, contarlos y registrarlos
cuidadosamente en prevención de posibles robos.
Bill corrió detrás de la máquina, que se alejaba martilleando a buena velocidad, y se
aferró a los dos manubrios. Tirando de ellos y empujándolos, pudo mantener las dos
líneas que se cruzaban en el centro de la pantalla de vídeo centradas sobre el pequeño
neutrón animado que estaba intentando escaparse de él.
Aquello no era tan fácil como utilizar la palanca del sistema de ¡artillero de cola!, pero
estaba muy dentro de las capacidades intelectuales de Bill. De hecho, se parecía
muchísimo a guiar una robo-mula.
Alejado de las interrupciones (en parte debidas a aquellos dos tipos del barracón que
intentaban constantemente atraer su atención, o, según el comandante, asesinarle) del
comandante Etc. y sus hombres, Bill se perdió en el trabajo.
A pesar de la conmoción que estaba teniendo lugar a sus espaldas («No, de verdad,
tan sólo queremos hablar con él. Tenemos que hablar con él. Por supuesto que es
importante, pero no podemos decirle de qué se trata.»), muy pronto Bill tuvo por la mano
aquella tarea; o, al menos, la tuvo lo suficiente, según calculaba él, como para evitar
llamar demasiado la atención durante el corto período de tiempo que -así lo esperabapermaneciera
en aquel lugar.
Después de todo, el comandante Etc. y sus hombres sacarían a Bill de incógnito de la
mina para que pudiera apoyar realmente a su buen amigo el presidente Milmillones
Grutsky. Los generales hicieron un comunicado según el cual el presidente había dimitido
por problemas graves de salud, pero aquélla era una mentira tan obvia, que nadie se la
creía.
Lo único que necesitamos -según declaró el líder de la resistencia- es un apasionado
discurso de Bill, preferentemente subido a un tanque, y el golpe de Estado acabará por
fracasar ante el apoyo popular a la democracia.
Entonces Bill volvería a ser un héroe y una celebridad, tal vez consiguiera incluso un
cómodo cargo gubernamental. El deseaba convertirse en jefe del comité de control
alcohólico, porque tenía la impresión de que eso estaba relacionado con algo referente a
las pruebas de calidad.
Y mientras tanto, la vida no estaba mal del todo. Las camas eran incómodas, el aire
estaba viciado, la comida era asquerosa, la única mujer que trabajaba en aquel sitio
estaba diecisiete niveles más arriba y a Bill no le gustaba en absoluto, no había nada para
beber, no podía hacer absolutamente nada sin permiso de los guardias, no había ningún
descanso ni nada para hacer si lo hubiera habido, y nadie estaba intentando matarle. Sí,
la vida era bastante agradable; lo cual quería decir que estaba, al menos temporalmente,
fuera del control de los militares.
De hecho, Bill estaba considerando realmente la idea de convertirse en un minero de
neutrones. Dado que todos eran prácticamente esclavos, los mineros de neutrones
disponían de una excelente seguridad laboral, comparable a la de los soldados
imperiales, pero con mayores expectativas de vida. Las condiciones de trabajo no eran en
absoluto peores que las de a bordo de la Paz Celestial.
Así que Bill se instaló en aquella vida con inusitado fatalismo. Trabajó duramente con la
máquina hasta aprender todas sus sutilezas e intrincaciones. (Al empujar la palanca hacia
delante, la máquina se movía hacia delante; al tirar de ella hacia atrás, la máquina iba
marcha atrás. Para algunos, esto puede parecer fácil, pero hagan el favor de no criticar
hasta haberlo intentado.) Bill cumplía con su cuota cómodamente. A pesar de que el
Subterráneo había hecho correr la orden de que todo el mundo trabajara tan lentamente
como le fuera posible en señal de protesta por el golpe de Estado, el comandante Etc.
decidió que Bill debía trabajar a la mayor velocidad de que fuese capaz para no llamar
demasiado la atención.
El trabajo era aproximadamente tan interesante como casi todo lo de la Armada, pero,
después de llevar unos cuantos días trabajando como minero, Bill deseaba de todo
corazón que los dos asesinos se le acercaran. El comandante Etc. y su círculo secreto se
pasaban todo el tiempo conspirando y enfrascados en discusiones ideológicas; Bill no
comprendía ni la complejidad de sus planes ni los entresijos de su ideología. Lo único que
tenía para divertirse era su trabajo, y eso de hablar con los asesinos o luchar con ellos (y
Bill nunca dudó de que un soldado entrenado pudiera arreglárselas bien contra dos
asesinos ira-¡aj!ianos) sería un cambio de la rutina.
—Haga como si no me viera —masculló el líder de la resistencia.
—Muy bien —dijo Bill, y volvió a dedicarse a su máquina.
—Ee... ant... oo... er —oyó Bill débilmente por encima del martilleo. Siguiendo las
instrucciones de su interlocutor, hizo caso omiso de aquello. Se oyó otro montón de
sonidos similares, pero también hizo caso omiso de ellos.
Alguien le dio una palmada en el hombro. De nuevo era el comandante.
—¿Ha comprendido eso?
—¿Comprendido qué? —preguntó Bill—. Yo estaba haciendo como si no le viera.
—Bueno. —El líder contó hasta diez en silencio—. Ahora haga como si estuviera aquí.
—Eso es más difícil —respondió Bill—. Puesto que está usted realmente aquí, para
hacer como si usted estuviera aquí, antes debo convencerme de que usted no está aquí,
lo cual no es en absoluto lo mismo que hacer como que...
—¡Basta! —El comandante levantó una mano, y tuvo que intentar bajarla dos veces
antes de poder deshacer el puño y descansar la mano sobre el hombro de Bill—. Estoy
aquí. No haga como que no estoy aquí y no haga como que estoy aquí. Simplemente
estoy aquí. ¿De acuerdo?
—Bueno, claro. Eso es fácil. ¿Por qué no lo dijo antes?
Esta vez, el líder contó en silencio hasta veinte.
—Tenemos un plan para sacarle de este lugar.
Bill se emocionó, pero casi de inmediato volvió a preocuparse. Salir era bueno, sin
duda; significaba hamburguesas, cerveza y posiblemente mujeres, pero también
significaba bombas que caían en montones de sitios raros, como, por ejemplo, en el sitio
en el que se hallara Bill. Por otra parte, el comandante Etc. tenía aquella expresión de
determinación en el rostro que Bill solía ver en los rostros de los oficiales, una expresión
que decía que él no tenía elección alguna en aquel asunto. Así que preguntó:
—¿Cuál es el plan?
—En el nivel de procesamiento hay un corredor sin guardias, justo al lado de la sala del
molino de neutrones. Con esta máquina puede abrir un túnel hacia arriba, justo hasta ese
pasadizo; luego, bajar un kilómetro aproximadamente y abrirse paso hasta la misma sala
de procesamiento. Una vez allí se agacha para meterse debajo de las máquinas y gatea
hasta el final del molino, donde envasan los neutrones para transportarlos. ¿Lo ha
comprendido hasta aquí?
—Claro —dijo Bill—. Lo he visto. Debajo de las máquinas hay espacio suficiente como
para que puedan barrer los neutrones sueltos. Estaré apretado, pero podré hacerlo.
—Mañana habrá dos de nuestros hombres en el proceso de envasado. No tendrá más
que meterse en el interior de un contenedor de neutrones, y saldrá en el siguiente envío.
¡Libre!
El general sonrió ante su propia genialidad. Bill asintió.
—Está bastante bien. ¿Ha visto algún contenedor?
—No, no exactamente. Pero me han dicho que los construyen para que quepan una
cantidad de neutrones en cada uno.
—¿Una cantidad?
—Billones y billones. Así que tiene que haber sitio para una persona, ¿correcto?
Bill se inclinó y dibujó con las manos en el aire las dimensiones de una de las cajas:
alrededor de unos sesenta centímetros de lado.
—No lo creo.
El comandante Etc. frunció el entrecejo. Dibujó los lados de una caja grande, una lo
suficientemente grande como para dar cabida a Bill si era cuidadosamente desmontado.
—¿No son así de grandes?
Bill negó con la cabeza.
—Vaya chasco —dijo el comandante—. Muy bien, no hay problema. Simplemente
tendremos que trazar un nuevo plan. Tal vez cajas más grandes. —Se alejó por el túnel
mascullando para sí durante todo el camino.
Pero el siguiente plan del comandante Etc., a pesar de lo brillante que pudiera haber
sido, no estaba destinado a ser.
A la mañana siguiente, a la hora de pasar lista, un capataz recorrió la hilera de
trabajadores con su tablero en la mano. Se detuvo tres veces y señaló.
—Tú —dijo cada vez.
Cuando acabó la selección, les dijo a Bill y a los dos presuntos asesinos:
—Venid conmigo.
Los tres hombres avanzaron, dos de ellos ansiosamente; Bill, con más cautela.
Después de todo, ya había sido escogido voluntario con anterioridad.
—Estos tres hombres —les dijo el capataz a los efectivos de obreros reunidos en el
lugar— son los únicos de toda la mina que han superado sus cuotas de trabajo. En
reconocimiento a su labor, van a disponer de la mañana libre, almorzarán con el director
de la mina y se les reducirán sus sentencias en seis horas.
El comandante Etc. trató de deslizarse junto a Bill para transmitirle sin duda algún
mensaje de vital importancia, pero una falange de guardias armados formaron en torno a
los tres privilegiados y los acompañaron hasta el ascensor.
Uno de los asesinos susurró por un lado de la boca:
—¡Bill!
Un guardia le dio un golpe en las costillas con el fusil.
—¡Nada de charlas!
El viaje en ascensor fue silencioso, pero Bill pudo ver que los dos asesinos intentaban
comunicarle algo, o comunicárselo entre sí, con expresiones faciales que él no tenía ni
idea de qué significaban.
Marcharon a través del laberinto de pasillos, en silencio a excepción del golpeteo de las
botas de los guardias, que tenían incluido un productor de ruido especial para que
pudieran sonar como botas militares marchando sobre guijarros, incluso sobre los
vestíbulos alfombrados. Bill dejó de prestar atención después del quinto giro, y casi se
estrelló contra la puerta cuando el grupo se detuvo. Apoyó la mano en la puerta debajo
del número 8 justo para no darse un golpe en la frente.
El capataz abrió la puerta de par en par y los guardias empujaron a los tres hombres al
interior.
—Lavaos y poneos trajes lisos limpios. Luego seguid al robot. No tratéis de escapar.
Estaremos por aquí y de todas formas no hay ninguna salida. Nos veremos en el
almuerzo.
El grupo se alejó, excepto dos que habían sido designados para montar guardia en la
puerta.
—Bienvenidos, damas o caballeros o cualquiera que sea su sexo —dijo el robot—. Si
ustedes dos quisieran ocupar el dormitorio de la izquierda, el soldado de primera
honorario Bill ocupará el dormitorio de la derecha; disponen de seis minutos y treinta
segundos antes de tener que salir para almorzar. —La pequeña máquina replegó las
piernas y apareció el reloj de cuenta atrás.
—Ahora no hay tiempo, Bill, pero tenemos que hablar —dijo amenazadoramente uno
de los asesinos.
Se vistieron y volvieron a reunirse en la sala de estar de la suite con todo un medio
minuto de sobra. Bill salió admirando, aunque con algo de desconcierto, el perfecto galón
pintado en una manga de su traje liso. Los dos asesinos salieron y se dirigieron
directamente hacia él, pero tumbó a uno antes de que el otro pudiera decir:
—¡Bill, somos nosotros! ¿No nos reconoces?
Bill no deshizo su puño ni soltó la mano que tenía cerrada sobre la garganta del
hombre.
—Claro que os reconozco. Vosotros dos habéis estado intentando asesinarme.
El hombre dijo algo en un profundo idioma gutural que Bill no comprendió. Acto seguido
se señaló el cuello y Bill aflojó un poco la mano.
—No, asesinarte, no. Estábamos intentando reunimos contigo. Bill, ¿no sabes quiénes
somos?
Bill miró detenidamente al hombre que tenía agarrado, y luego al otro que estaba
levantándose lentamente del suelo. No se parecían en nada a nadie que él conociera, ni
siquiera se parecían entre sí.
—No —dijo—. No os conozco.
—Yo soy Sid —dijo el de la derecha.
—Y yo Sam —dijo el de la izquierda.
—Nos hicieron afeitarnos los bigotes.
Bill miró de uno a otro y luego realizó el recorrido inverso.
—No, eso no puede ser. No os parecéis en nada el uno al otro.
Ambos levantaron un dedo para cubrirse el labio inferior, y Bill comenzó a ver el
parecido.
—Pero, aun así, no podéis ser ellos. Lo sé, porque Sid era el de la izquierda y Sam el
de la derecha.
Sid y Sam se miraron el uno al otro, tras lo cual se cambiaron cuidadosamente
pasando por delante de Bill.
—¿Así está mejor? —preguntó Sam.
—¡Bueno, que me aspen! —exclamó Bill—. ¡Mis buenos compañeros!
17
Bill y sus compañeros del alma fueron conducidos a paso ligero, por el robot -seguidos
de los dos guardias con sus fusiles explosivos y dedos de gatillo con prurito-, a través de
complicados pasillos, al interior de un ascensor y luego a un área que Bill reconoció.
En realidad, no fue el área per se lo que Bill reconoció, dado que casi todas las áreas
de la mina se parecían mucho, sino a la persona que se hallaba sentada en ella. Incluso
los pequeños hombre y mujer holográficos que luchaban encima de su escritorio eran algo
así como un toque hogareño después de lo inhóspito de las minas.
—¡Hola, Sylvia! —dijo alegremente Bill.
—Usted otra vez —le contestó ella—. Entonces, ¿no está muerto? —Lo miró
detenidamente para asegurarse—. Roncadori los espera dentro de ocho segundos.
Pasen.
La muchacha señaló el rincón y la puerta se abrió.
—Es estupendo volver a verla —gorjeó Bill.
Sylvia sorbió por la nariz e hizo caso omiso de él. Sam y Sid le arrastraron al interior de
la sala del banco.
—¿Roncadori? —comentó Sam, lleno de sospechas.
—Claro —dijo Sid con un siseo—. Es un tipo persuasivo. O quizá un traidor.
—Es un oficial —recordó Bill—. Todos los oficiales son el enemigo. ¿Es que vosotros
no sabéis nada?
—¡Jesús, Bill, no creo que eso sea justo! —La gigantesca imagen de Roncadori
Yakamoto que estaba en la pantalla de la pared se inclinó hacia delante para ajustar el
volumen—. Quizá sea así en la Armada, pero estamos en una democracia, ¿sabes?
O lo estábamos hasta hace muy poco, lo cual es casi lo mismo. —¡Traidor! —gritó
Sam.
—¡Colaboracionista! —dijo Sid con desprecio. —¿Dónde está nuestro almuerzo? —
preguntó Bill—. Se suponía que veníamos a almorzar.
—Bill tiene razón —dijo el director—. Vosotros, muchachos, tenéis que comer algo
realmente nutritivo. Vais a necesitar las fuerzas para escaparos.
En la pared se levantó una pequeña compuerta que dejó a la vista tres bandejas de
hamburguesas bien calientes. Bill se apoderó de ellas y comenzó a masticar y babear,
gozando de una comida que implicaba la masticación. Dejó para Sid y Sam la tarea de
dilucidar el resto de lo que había querido decir Roncadori.
Para cuando emergió a respirar, todo parecía estar bajo control. —Supongo que no
tendrá una cerveza.
—No, Bill —dijo la imagen de Roncadori—. Ahora no olviden que no soy realmente un
traidor... ¡en realidad, no! Simplemente calculé que podría ayudar mejor al presidente
Grutsky si permanecía en mi puesto, ¡y aquí me tienen! Jesús, todo ha resultado ser para
mejor, ¿no les parece?
—Quizá sí —murmuró Sam, asintiendo hoscamente. —Así que, muchachos, podréis
estar de camino dentro de pocos minutos. Dispongo de mi propia salida trasera secreta al
aparcamiento. El coche de ustedes continúa estacionado allí, y todavía tiene el pase en el
parabrisas. Coman.
«Mientras tanto, Bill, ya que se ha zampado usted toda la comida, pase por la puerta
para tener una conversación privada conmigo.
Se levantó otra compuerta, que abrió un agujero en la pantalla de la pared. Detrás
estaba todo oscuro, pero Bill tenía la poderosa sensación de que nada ocurriría a menos
que él pasara por aquella puerta: no habría huida, ni más hamburguesas, ni nada. Entró.
La puerta se cerró tras él y le dejó en medio de una oscuridad exactamente igual a la del
fondo de la mina.
—Jesús, Bill, cuanto tiempo sin vernos, ¿eh?
Las luces se encendieron gradualmente, dejando a la vista una pequeña oficina
instalada en un nicho que estaba en lo alto de la pared. Si hubiera estado hecha a escala
normal, habría sido una oficina de gran tamaño para un ser humano corriente, pero
estaba hecha a la medida de alguien de veinte centímetros de estatura, y efectivamente
había alguien de exactamente ese tamaño detrás del escritorio. La cámara que estaba
delante del escritorio estaba conectada a un avanzado procesador de imagen que
ostentaba la siguiente etiqueta: UNIDAD PARA CONVERSIÓN CHINGER A SERES
HUMANOS.
—¡Bgr! —eructó Bill—. ¿Qué estás haciendo aquí?
—Jesús, Bill, ya sabes lo difícil que es mantener quieto a un buen chinger. ¿No quieres
sentarte y evocar los grandes momentos que pasamos juntos en el campo de
entrenamiento León Trotsky, cuando yo estaba disfrazado del servil ser humano Eager
Beager?
—No —insinuó Bill.
—Bien —respondió Bgr, aliviado—. Si tengo que decirte la verdad, yo realmente llegué
a odiar la Armada. Constantemente todo ese olor corporal humano. Pero, bien, pensé que
incluso tú te darías cuenta de que, de alguna manera, los chingers estábamos metidos en
esto. Fui enviado a Ira-¡aj! para intentar romper el deseo de guerra en este planeta y
fomentar el movimiento por la paz.
»Ahora bien, no funcionó del todo como yo esperaba. Los chingers tenemos aún
mucho que aprender de la guerra. Mira que matar a los de vuestra misma especie...
nunca lo hubiera pensado.
—En cuanto al último pie que me diste... —comenzó Bill.
—Ahora eso no tiene importancia —dijo Bgr—. Has sido una auténtica desilusión para
nosotros en la CÍA, la Chinger Intelligence Agency. No creo que podamos permitirnos el
lujo de proporcionarte otro pie nuevo hasta que obtengamos algo realmente subversivo
por tu parte. Además, ese que tienes ahí abajo parece ser un pie bastante bueno.
Bgr lo pensó durante un momento, y luego le dirigió a Bill una fija mirada triste.
—¿No te das cuenta de que la totalidad de nuestro proyecto aquí está en tus manos?
Tú eres el único que puede revertir este golpe de Estado y restaurar la democracia en Ira-
¡aj! Jesús, Bill, yo pensaba que te gustaba mi compañero Milmillones. Así que hazlo por
él, si no lo quieres hacer por mí.
Bill pensó en ello durante un largo rato y con no menos trabajo.
—¿Puedo tomar otra hamburguesa... y una cerveza?
—Cuenta con ello.
—Entonces, trato hecho. —Un minuto más tarde, después de limpiarse la barbilla y
chuparse los dedos, eructó—. ¿Quiere eso decir que saldré de aquí?
—Saldrás de aquí.
—De acuerdo. ¿Dónde está la puerta trasera?
Nada parecía haber cambiado mucho en la superficie de Ira-¡aj! después del golpe de
Estado. Las bombas continuaban cayendo más o menos al azar, más o menos por todas
partes. Las calles continuaban estando en muy malas condiciones. Y la mayor parte de la
vida seminormal que aún persistía, ante las demostraciones de la amante misericordia del
emperador, estaba limitada a los centros comerciales subterráneos.
El aire, en general, estaba bastante cargado de humo, y el sol tenía problemas para
iluminar la escena, pero aun así era mucho más alegre el exterior, excepto por las
bombas, que el interior de la mina.
—Ése fue, sin duda, un plan de huida realmente inteligente, Sam —dijo Bill—. ¿Podrías
explicármelo una vez más?
—Jesús, Bill, creo que no —respondió Sam, levantando los ojos de todo el papel de
computadora que estaba garabateando—. Ha sido increíblemente complicado, además de
inteligente, y no lo has comprendido ninguna de las ocho últimas veces que te lo he
explicado. Déjalo correr. Tómate un descanso. Disfruta del aire fresco y del sol.
Bill se encogió de hombros y se fue a la ventana. Respiró profundamente el aire
cargado de humo, tosió y suspiró. Al cabo de pocas horas entrarían en la ciudad que
Sam, Sid y Bgr (que los otros continuaban creyendo que no era otro que Roncadori)
habían escogido pata que Bill pronunciara su dramático discurso contra el golpe de
Estado, Buscarían un tanque, se subiría a él y haría que las multitudes se alzaran en un
frenesí democrático. Los generales serían derrocados, reinaría la paz y nuestro héroe
conseguiría un cómodo cargo gubernamental.
Aquel plan era lo bastante sencillo como para que Bill lo ejecutara; él creía que era un
buen plan, aunque presentaba un solo problema: Bill no era muy bueno haciendo
discursos.
La parte dramática no sería difícil, él pensaba que podía manejarla bien; había actuado
en algunas obras cuando asistía a la escuela preelemental, y su actuación en La bestia de
los diez dedos había sido elogiada en el periódico escolar como «digital-mente
dramática». Él había hecho el papel de uno de los dedos. Pero aquel papel, aunque había
estirado casi al límite todos los talentos de Bill, no había constado de muchas frases. Pero
sí y había requerido muchas rascadas. Incluso la época en que estuvo considerado una
celebridad ira-¡aj!iana no había requerido demasiada improvisación. Como mucho, una o
dos frases en una sola ocasión.
Y ahora tenía que pronunciar todo un discurso. Bgr había trabajado antes con Bill, y
sabía que dejarle improvisar una oración de agitación pública era, para ser generosos,
algo arriesgado. Así pues, le escribió un discurso, uno que estaba especialmente
garantizado para obtener los efectos deseados. Lo único que tenía que hacer Bill era
memorizarlo.
—¡Memorizarlo! —farfulló éste sopesando el pliego de hojas de impresora—. ¡Ni
siquiera tendré tiempo de leerlo antes de que lleguemos allí!
Pero ya no podían escribir un nuevo discurso ni desarrollar un nuevo plan. La única
posibilidad que les quedaba era que Sam lo resumiera a una o dos horas -que lo redujera
a palabras de una o dos sílabas-, mientras avanzaban por la carretera, y hacerle entrar a
Bill los principales puntos uno a uno y desear lo mejor.
Así pues, el ensueño de Bill era periódicamente interrumpido cuando Sam le pasaba
otra página. Bill leyó la mayoría, perdió algunas por culpa de la brisa y recordó
prácticamente nada.
Así, para cuando llegaron a la plaza central de Plaza Central, su punto de destino,
había conseguido memorizar más o menos el discurso a su manera.
Plaza Central era una ciudad de tamaño medio con una universidad de tamaño medio.
Las investigaciones realizadas por Bgr decían que aquél podía ser un foco de inquietud y
disensión que se encendería con el discurso de Bill, se extendería por toda la superficie
de Ira-¡aj! para cauterizar la herida del golpe de Estado y llevaría la metáfora hasta más
allá de los límites de la razón.
Sid condujo el coche blindado hasta el extremo mismo de la plaza. Estaba
anocheciendo. En la terraza de un bar que había en un extremo, se veían sentadas unas
cuantas personas (puesto que el general Sabbyhonndo debía comandar cada una de las
oleadas del ataque imperial, los ira-¡aj!ianos habían podido calcular los horarios; las cenas
en el exterior eran muy populares durante los períodos de calma), y otros pocos se
paseaban con impaciencia cerca de la estatua de Gar Ganchúa, el fundador de la ciudad.
Sin embargo, la mayor parte de la gente se hallaba reunida cerca del tanque que estaba
aparcado delante de lo que parecía el ayuntamiento.
—Soberbio —dijo Sam—. Tenemos público esperándonos. Quizá haya una
manifestación ya en marcha.
—Jesús, Sam, eso a mí no me parece una manifestación. —Bill sacudió la cabeza para
aclarársela. ¿Jesús? ¿Había dicho él esta palabra? Demasiado tiempo deambulando con
malas compañías—. Tienen aspecto de estar esperando algo.
—No, debe tratarse de una manifestación silenciosa contra la Junta, estoy seguro de
eso. ¿Ves que no se hablan los unos a los otros? ¿Ves cómo se concentran ante el
edificio? Están haciendo una demostración de poder moral sin provocar respuestas
violentas. Excelente estrategia.
—Yo no estoy completamente seguro de que sea eso —dijo Sid, pensativo—. ¿No
deberían llevar pancartas o algo así si se tratara de una manifestación?
—Por supuesto. —Sam señaló en dirección a la multitud—. Y ahí hay una pancarta.
¿Puedes leerla? Los tres intentaron distinguir las letras de la pancarta, pero estaba
demasiado lejos como para poder leerla.
Tratando de pasar lo más desapercibidos posible, dieron la vuelta por el frente del
edificio y se mantuvieron pegados a la pared mientras caminaban hacia el tanque. Bill
subió por una de las orugas y se agachó cerca de la escotilla; Sam le entregó la versión
final revisada del discurso.
Para hacer su aparición con todo el dramatismo posible, Bill se puso repentinamente de
pie sobre la escotilla, se encaró con la multitud y abrió ampliamente los brazos a modo de
saludo.
De la multitud se levantó un tumultuoso clamor, un torrente variable de ruidos dirigidos
todos hacia Bill. Él se bañó en la alegría que su llegada había provocado.
Pero eso sólo duró un momento, hasta que logró comprender lo que estaba gritando la
gente:
—¡Abajo!
Pero él no podía ser detenido; una evanescente llama dramática le quemaba
ardorosamente el pecho.
—¡Lárgate de aquí!
—Amigos, ira-¡aj!ianos... —comenzó Bill. Sintió un estirón en una pernera del pantalón,
pero continuó.
—¡Quita de aquí tu jodida persona! —chilló alguien, y unas cuantas personas blandían
ahora sus puños.
Ahora era Sid quien le estiraba de la pernera del pantalón. Era el momento de prestar
atención.
—¡Bill! ¡Bájate de ahí! —estaba gritando Sam para hacerse oír por encima de la
multitud cada vez más iracunda, mientras le hacía gestos a Bill para darle a entender que
debía bajar del tanque.
—¡No! ¡Ahora ya he conseguido llamar su atención! ¡Déjame dar mi discurso!
Finalmente, Sid consiguió agarrar un trozo lo suficientemente grande de la pernera del
pantalón de Bill como para derribarle. Los dos guardaespaldas le cogieron antes de que
su cabeza golpeara contra el pavimento. Algunos de los integrantes de la multitud
lanzaron vítores y, otros, abucheos.
—No creo que este grupo vaya a mostrarse muy receptivo, Bill. Mira —dijo señalando
la pancarta que habían visto antes.
Ahora estaban lo suficientemente cerca de ella para poder leerla: «Cine al aire libre,
estilo antiguo, en dos dimensiones».
Bill miró hacia la pared que estaba detrás del sitio en que él había estado de pie. Unas
imágenes grisáceas y desleídas se movían en ella. Sid hizo notar que todos los miembros
del público llevaban una especie de auriculares que sin duda transmitían el sonido de la
película, fuera cual fuese. Bill le dio una patada a una piedra.
—De acuerdo —dijo. Luego levantó la cabeza y alzó un dedo en el aire—. Tengo una
idea.
Aquélla era la pose que él siempre veía en los cómics cuando alguien tenía una idea, y
todavía estaba interpretando su papel dramático.
—No, Bill, creo que es mejor que no tengas ninguna. —Sam sacudió la cabeza.
—Probablemente será una mala idea —concedió Sid. Comenzaron a arrastrarle de
vuelta al coche blindado. Bill pisó con fuerza con su pie del ejército suizo. Cuando cesó el
estruendo, dijo:
—Pero si todavía no la habéis oído. —Bueno, no, técnicamente, no.
—Pero hemos oído algunas otras de tus ideas, y si ésta es tan buena como las demás,
no nos mostraremos demasiado entusiastas.
—¡Pero podríamos ir a la universidad! —suplicó Bill.
Sam y Sid detuvieron su marcha. Se miraron el uno al otro.
—Hummm —dijo Sam.
—Ciertamente —dijo Sid.
—¿Podría ser?
—La ley de las probabilidades.
—Correcto. Tenía que intervenir. Ésta es verdaderamente una buena idea, Bill. Vamos.
El patio principal de la universidad hervía de actividad; de hecho, estaba todo el mundo
tan atareado, que apenas alguien advirtió que el coche blindado se detenía allí. En todo
caso, allí había un tanque y una multitud de gente a su alrededor, y aquella gente no
estaba simplemente allí, en silencio. Estaban gritan- do, chillando, dando voces y
hablando en voz muy alta; algunos de ellos blandían el puño. Aquello era muchísimo más
prometedor que la plaza central.
—¿Cómo van las cosas por ahí arriba? —preguntaba un estudiante en el momento en
que Bill y sus guardaespaldas se acercaban al tanque.
—Uno más, creo —dijo una voz que sonaba a hueco. ¿Podía provenir del interior?
Bill saltó encima de la torreta del tanque, pero no pudo ponerse de pie sobre la
escotilla; estaba abierta. Siempre ordenado, Bill comenzó a cerrar la escotilla, pero una
cabeza asomó desde el interior.
—Tú, no, hombre; eres demasiado grande. Necesitamos a alguien más pequeño.
Quizá una de las chicas.
—¿Qué? —preguntó Bill.
—Tú no cabrías aquí dentro. Necesitamos a una persona más pequeña. Si
conseguimos meter a alguien más aquí dentro, romperemos la plusmarca de cantidad de
estudiantes en el interior de un tanque.
Bill miró al interior. Efectivamente, allí dentro había bastante gente. Estaban incluso
más apretados que en una nave de soldados.
—No, yo no quiero entrar. Sólo estoy aquí para dar un discurso.
—Ah, bueno, en ese caso, antes de empezar, ¿podrías traer a una de las chicas?
Bill izó a la alumna más pequeña que pudo encontrar hasta la parte superior de la
torreta y la bajó de pie hasta el interior del tanque. Otro estudiante le pasó una cerveza, y
Bill se la bebió antes de pedir atención a gritos. Comenzó su discurso.
18
—¡Puede que ya seáis los ganadores!
La apertura del discurso no tuvo todo el impacto que Bill esperaba. Bgr le había dicho
que aquel discurso estaba garantizado desde el principio al final. Había sido
cuidadosamente construido por el programa chinger computerizado de discursos; pero no
hubo ninguna descarga de identificación que electrizara a la multitud.
—Amigos, seres humanos, ira-¡aj!ianos, prestadme vuestra burla y desprecio. ¡Vengo a
apropiarme de Grutsky, no a elevarle!
Ahora había algunas personas más que prestaban atención, aunque no parecían
particularmente emocionadas. Sin embargo, una de ellas, siguiendo las instrucciones,
hizo una mueca de burla y desprecio. Debía de ser un grupo muy impresionable.
—¡El vicio de defender la libertad no es ningún extremismo!
Se suponía que aquél era un discurso que tenía que alzar multitudes, pero sólo unos
pocos estudiantes tenían aspecto de estar alzados de alguna manera, y ésos parecían
prestar más atención a los estudiantes del sexo opuesto que a Bill.
Bill no comprendía muy bien aquello, pero tampoco comprendía realmente la mayoría
de los discursos. Aquello no constituía una sorpresa, si lo consideraba todo en conjunto,
pero interfería con sus posibilidades de hacer la representación verdaderamente brillante
de la que él sabía que era capaz.
No podía ser que el discurso fuese defectuoso en algún sentido. Bgr se lo había
explicado todo con atroz detalle.
—Verás, Bill, este discurso es la culminación de una extraordinaria investigación y del
trabajo de inteligencia llevado a cabo por algunas de las mentes más preclaras de la
chingeridad. AM-5, nuestra unidad investigadora de arqueología militar, desenterró un
antiguo banco de memoria humano y reconstruyó un enorme diccionario de citas. Para
que te hagas una idea de cuan viejo era, te diré que aún hacía referencias elogiosas al
derecho y la libertad, e incluía parlamentos de personas que no estaban emparentadas
con el emperador.
Bill silbó de asombro ante una era tan inconcebible.
—Estamos bastante seguros de que reconstruimos correctamente las citas. Así que,
antes de hacer que mi computadora escribiera el discurso, entré una palabra clave y el
tema que buscaba en las citas, que en este caso era victoria, libertad, derecho,
democracia y cosas así, tras lo cual agregué los resultados en el archivo de datos; y eso
significa que la mayor parte del discurso que vas a pronunciar ha sido realmente escrito
por muchos de los más grandes políticos, pensadores y oradores de la Humanidad.
Estarás esbozando los arquetipos profundamente arraigados que condujeron a los seres
humanos a tener un comportamiento altruista. ¿Lo comprendes?
Bill meneó sinceramente la cabeza.
—No —respondió.
Bgr suspiró ruidosamente.
—No importa. Simplemente, confía en mí. ¡No podemos fracasar!
Bill había tenido una experiencia considerable con los genios militares humanos, y esa
experiencia le decía que, cuando decían: «Simplemente, confía en mí. ¡No podemos
fracasar!», la línea de acción más inteligente era la de mantener la cabeza baja para
evitar que te la volaran de un disparo. Su trato con los genios militares chingers era
mucho más limitado; de hecho, el único chinger, genio militar o no, que él había conocido
era Bgr; y eso no era un muestreo lo suficientemente amplio como para basar en él vagas
generalizaciones. Sin embargo, Bgr, a veces parecía saber de qué estaba hablando. Eso
ya le situaba una cabeza y hombros por delante de los genios militares humanos.
Así que Bill había creído en las palabras de Bgr a pies juntillas.
Ahora avanzaba por el texto con cierta dificultad, deteniéndose sólo para intentar poner
las páginas en orden o aceptar otra cerveza. Bramó algunas partes de él, susurró otras.
Lisonjeó a la multitud y la amenazó. Fue elocuente y habló con claridad. Le confirió toda la
emoción de sus entrañas.
Sin embargo, poco a poco los estudiantes fueron marchándose del lugar.
Los últimos estaban descendiendo del tanque cuando Bill agarró a una de las chicas.
—¿Qué está ocurriendo? —le preguntó mientras la zarandeaba.
—Ej-ej-ej-ej-d-d-d-d-za-za-za-za-ra-a-a-a-a —dijo la muchacha.
Bill dejó de zarandearla.
—¿Qué?
—He dicho —respondió ella mientras Bill la bajaba y depositaba sobre los pies— que
deje de zarandearme. —Se puso bien la ropa y Bill la observó con aprobación—. Eso está
mejor.
—Ciertamente, está mejor que la mayoría. Pero ¿qué está ocurriendo?
—Ah —dijo ella—, hay una conferencia sobre la deglución de los peces de colores
como reconstrucción de la lucha de caimanes en la piscina del gimnasio.
—¿Y qué pasa con mi discurso?
—Viejo. Gastado. Irrelevante. ¿Qué más?
Sid y Sam ayudaron a Bill y a la joven de cabellos oscuros a bajar del tanque.
—¿Irrelevante? —preguntó Sam, horrorizado.
—Sí. Es decir, que no tiene nada que ver con la actual situación, ¿sabe?
—Pero era una llamada a los más altos principios, la libertad y la democracia y todo
eso.
—Sí. ¿Y qué? —Ella comenzó a andar hacia el gimnasio y los hombres la siguieron.
Sam estaba confuso. Sid tomó cartas en el asunto.
—¿Es que tú no crees en la democracia? ¿No crees en el presidente Grutsky?
—Probablemente está muerto. ¿Qué diferencia hay si yo creo en él o no?
Bill cogió un atajo.
—¿Es que no quieres luchar contra la tiranía de la Junta? —Aquella frase provenía del
discurso—. ¿Es que quieres que los militares lo dominen absolutamente todo? —Esta
frase y el genuino terror que conllevaba provenía de la propia experiencia de Bill.
La joven detuvo su marcha. Esperó que los tres hombres volvieran a encontrarla, y dijo:
—Mirad, bajo el Imperio todo estaba en paz. Podrido, tal vez, pero en paz. Luego vino
Grutsky, y los soldados... tipos exactamente como tú, listorro... —y le pinchó la tripa a Bill
con un dedo notablemente fuerte—. Comenzaron a arrojarnos bombas. Comenzaron a
reclutar a los estudiantes. Así que bajo Grutsky tenemos bombardeos y reclutamientos, y
bajo la Junta tenemos bombardeos y reclutamientos. ¿Cuál es la diferencia?
—Bien, pero ¿es así como piensa todo el mundo? —preguntó Sam.
—Bastante —respondió ella.
—¿Todos los estudiantes? —Ella asintió—. ¿Todos habéis hablado del asunto?
—Por supuesto. Eso es lo que hacemos. Somos estudiantes. ¿Por qué piensas que
estamos en la universidad?
Bill lo pensó.
—¿Por las fiestas?
—De acuerdo, sí, pero entre las fiestas nos dedicamos a hablar.
Aquélla era una posibilidad que Bill, Sam y Sid no habían tomado en consideración.
Para Bill, lo nuevo era que la gente hiciera algo en las universidades aparte de disfrutar de
la hetero-sexualidad y beber. Puesto que todos los conocimientos que poseía acerca de la
educación superior los había recogido de los cómics, esto era comprensible. Pero Sam y
Sid se sentían horrorizados al constatar que a nadie parecía importarle que su amado
presidente Grutsky estuviera prisionero del alto mando militar. Los guardaespaldas
murmuraban tristemente acerca de eso mientras el grupo se dirigía a la conferencia
práctica.
Bill, entre tanto, se dedicaba a intentar convencer a Calyfigia, pues éste era el nombre
de la alumna, de que él era moral-mente igual a un estudiante y, por tanto, adecuado para
asistir a las fiestas obligatorias que acompañaban a la condición de alumno de una
universidad. Ella no se creía nada de todo lo que él le decía, pero eso no disuadió a Bill
en absoluto.
Se estaba concentrando plenamente en este proyecto cuando sus antiguos
guardaespaldas le interrumpieron.
—Bill, hemos tomado una decisión.
—Claro, muchachos, lo que sea. Dadme sólo unos cinco minutos, ¿de acuerdo?
—Bill, nos marchamos.
—¿Por qué?
—Le debemos demasiado a Milmillones como para dejarle pudrirse en un calabozo.
Vamos a coger el coche blindado, encontrarle y rescatarle para poder restaurar la
democracia.
—Claro, fantástico. Buena suerte —dijo entusiásticamente Bill con la más completa
indiferencia y los ojos fijos en el sumamente atractivo trasero de Calyfigia.
Sid arrastró un zapato adelante y atrás sobre el pavimento.
—No objetaríamos nada si decidieras venir con nosotros.
Bill los miró a los dos, luego a Calyfigia y los volvió a mirar a ellos. A un lado, una
grandiosa empresa moral. Al otro, una remota posibilidad de comportamiento inmoral. A
un lado, la seguridad de buena compañía y aventura, unida a la posible gloria. Al otro, la
casi segura humillación y el fracaso.
Fue la palabra «casi» la que resultó decisiva.
—Si a vosotros os da igual, muchachos, creo que me quedaré aquí. Es hora de que me
procure una educación, piense en el futuro...
Esta verborrea falta de sinceridad fue interrumpida por el estruendo de las bombas que
estallaban. El ataque de la tarde acababa de comenzar.
Algunas de ellas estallaban bastante cerca de Bill y Calyfigia mientras saludaban con la
mano a Sam y Sid que huían.
¡Cataplum!
—Eso fue en el edificio de matemáticas —dijo Calyfigia. Miró su reloj—. ¡Ni siquiera
debería haber un ataque ahora! Esos jodidos soldados compañeros tuyos han vuelto a
cambiar el horario.
Bill intentó explicarle que, a pesar de sus uniformes, los soldados, y muy
particularmente la gente que orquestaba los horarios, no eran sus compañeros, excepto
en el sentido más técnico de la palabra, pero Calyfigia no le escuchó.
—Tenemos que llegar hasta un refugio. El que está debajo del edificio de matemáticas
probablemente no esté en buenas condiciones.
La joven miró por los alrededores para ver cuál estaba más cerca.
¡Bum!
—El dormitorio atlético —dijo distraídamente Calyfigia.
Bill advirtió que el dormitorio atlético estaba mucho más cerca del sitio en el que se
hallaban de lo que lo había estado el edificio de matemáticas.
—¡El edificio de geología! —anunció enfáticamente Calyfigia.
—Yo no he oído el bum —dijo Bill.
—No, ahí es donde está el refugio más cercano. Sigúeme.
Calyfigia ya había comprendido la carrera en zigzag que Bill había tenido que
enseñarles a Sam y Sid, y la utilizaba a pesar de que desde el cielo no caía nada
directamente sobre ellos. Bill admiró la profesionalidad de aquello. También le puso
mucha atención.
Le puso tanta atención, que pudo oír la bomba que bajaba, y arrojó a Calyfigia al suelo
justo antes de que el edificio de geología estallara en pedazos.
Los edificios, incluso los que tenían refugios, no parecían ser una apuesta muy segura
para la supervivencia.
Bill y Calyfigia permanecieron donde estaban durante un rato intentando confundirse
con el suelo. Bill también hizo algunos intentos de confundirse con Calyfigia, pero, con
todos aquellos trochos de suelo, bombas, edificios y quién sabe qué más volando por
todas partes, su corazón no estaba realmente en lo que hacía.
Finalmente, el ataque se alejó de aquella zona, las bombas dejaron de caer y el suelo
no volvió a estremecerse. Bill dejó de estremecerse no mucho después, y cuando se puso
de pie se encontró con que Calyfigia ya se estaba sacudiendo la ropa.
—Creo que el semestre ha terminado —dijo ella.
—¿Eh?
—Mira a tu alrededor.
Bill lo hizo. Ella estaba en lo cierto. El curso se había acabado por el momento, a
menos que quisieran impartir las clases al aire libre; y vivir en tiendas. Algunas partes de
unos pocos edificios aún se mantenían en pie, al igual que una gran zona del estadio,
pero básicamente el campus estaba listo para el cultivo de patatas. Detrás del campus
había más escombros, e incluso unos pocos edificios en pie. La gente ya estaba
recorriendo los escombros en busca de amigos, pertenencias o cualquier cosa que
pudiera estar aún en condiciones de ser utilizada.
Una hilera de personas estaba atravesando el campus en dirección a lo que quedaba
de la carretera que conducía al campo.
La plaza central estaba siendo abandonada.
19
Para cuando acabaron de rescatar todos los objetos que pudieron de los efectos
personales de Calyfigia, entre los restos de su dormitorio (un lápiz, salto de cama de
encaje, tres pares de calcetines y una cachiporra rellena de plomo), y se unieron a la
corriente de refugiados, la carretera estaba tan atestada de gente, que incluso aquellos
que tenían vehículos que funcionaban no podían avanzar más rápido que a velocidad de
paseo.
Bill se había ofrecido a ayudar a Calyfigia a llevar sus cosas, pero ella había
sospechado correctamente que lo que él quería era manosear su lencería, y además le
cabía de sobras en sus bolsillos. Las pocas pertenencias de Bill se habían marchado con
Sam y Sid en el coche blindado, pero estaba habituado a viajar ligero de equipaje.
También estaba habituado a caminar, y el poder hacerlo sin la mochila de reglamento
imperial, de cuarenta y cinco kilos (en las barracas había un remanente de piedras por si
los hombres tenían problemas para hacer que sus mochilas alcanzaran dicho peso), era
casi un placer.
De hecho, cuando le cogió el ritmo, comenzó a disfrutar de la situación. Tenía una
mujer atractiva a su lado, y, aunque él no le gustara mucho, todavía no le había golpeado
con la cachiporra. Hacía buen tiempo —despejado, con un nivel de contaminación
moderado y metrallas intermitentes, junto con un setenta por ciento de aumento del
bombardeo pesado hacia el anochecer—, y sus botas (las réplicas ira-¡aj!ianas de las
botas militares hechas según las instrucciones de Bill) eran cómodas.
Por esta razón, le sorprendió un poco el mal humor de Calyfigia. Era cierto que su casa
había sido destrozada por las bombas, su universidad había dejado de existir, todo lo que
poseía había sido destruido y muchos de sus amigos estaban muertos o desaparecidos,
pero Bill sabía que uno puede habituarse a todas esas cosas. Le habían ocurrido a él
muchísimas veces. Intentó animarla haciéndole notar que a) todavía estaban los dos vivos
y b) era probable que continuaran estándolo al menos durante las próximas horas. Pero ni
siquiera eso pareció funcionar.
—¡Esto es todo por tu culpa, ¿sabes?! —estalló ella al fin.
Bill se quedó pasmado.
—¿Yo? ¿Qué he hecho yo? —preguntó con asombro.
Calyfigia le clavó un dedo en el estómago.
—Esto es un uniforme, ¿verdad? Tú eres un soldado, ¿verdad?
—Claro, pero no soy uno de tus soldados.
Ella le miró a él y le miró el uniforme atentamente.
—Yo te he visto antes en alguna parte, ¿verdad?
Pacientemente, Bill explicó:
—Yo era el tipo que estaba de pie sobre el tanque que había en el patio de la
universidad, cuando había un patio. Di un discurso. Lo recuerdas, ¿verdad?
—No me refiero a eso, imbécil militar, sino a antes de eso. Tú no eres uno de los
nuestros. Ese es un uniforme imperial, ¿verdad?
Con una cierta reticencia, Bill admitió que así era (aunque también ligeramente
modificado porque los sastres ira-¡aj!ianos lo habían hecho siguiendo sus instrucciones, y
en tela auténtica en lugar de papel reciclado).
Ella le echó una buena mirada al pie del ejército suizo, el cual resultaba bastante
peculiar incluso en medio de aquella multitud.
—Tú eres Bill, ¿verdad?
—Claro. ¿Es que aún no me he presentado? —Y Bill le tendió una mano.
Ella no le hizo caso.
—Tú eres el célebre prisionero de guerra, ¿verdad?
Bill miró nerviosamente a su alrededor.
—En realidad, en este mismo momento soy el célebre prisionero de guerra prófugo.
Ése es el motivo por el que me he dejado esta barba.
—¡Así pues, todo esto es culpa tuya!
Ella le miró con ferocidad e hizo un amplio gesto que incluía a los refugiados, el
bombardeo, la guerra, el golpe y su antigua colección de holodiscos.
Bill meditó durante un momento si él debía aceptar aquella responsabilidad, pero eso
no sólo no sería honrado por su parte, sino que además comenzaba a tener la ligera
sospecha de que no impresionaría en absoluto a Calyfigia.
—En realidad, nada de esto fue idea mía —gimoteó, revolcándose en la
autocompasión—. Incluso podría decirse que yo me opuse a ello, aunque no delante de
los oficiales. Ésa no es la forma de actuar de un soldado.
—Y tú eres un soldado hasta los tuétanos. ¡Eres un engranaje en la máquina de la
guerra!
—¿Es malo eso?
Ahora le tocaba a Calyfigia quedarse pasmada. Estaba tan trastornada, que no pudo
hablar durante kilómetro y medio más o menos.
Bill no comprendía qué le pasaba a la muchacha, aunque pensó que su compañía le
gustaba más cuando no hablaba. Había sido un soldado durante tanto tiempo y estaba
tan meticulosamente adoctrinado, que, a pesar de que odiaba serlo, no conseguía verse a
sí mismo en ningún otro tipo de vida. El era Bill, el soldado. Era más una ecuación que un
nombre: Bill = soldado.
Pero más tarde, cuando estaba ayudando a una anciana a sacar su carrito de la
compra de un cráter abierto por una bomba, Calyfigia volvió a hablar.
—¡No eres más que un asesino a sueldo! —le dijo.
La anciana le miró con alarma.
—Pero tú no estás muerta —explicó Bill—. Eso significa que la última gente que me
contrató no me ordenó asesinar a nadie. Todavía.
—Ja! —dijo Calyfigia.
—No, en serio —gimoteó Bill—. Matar gente no es divertido. —Pensó durante un
momento—. Me refiero a que puede ser satisfactorio, especialmente cuando están
intentando matarte a ti.
Excepto a oficiales, yo nunca mato a nadie para divertirme, e incluso eso sólo lo hago
realmente en defensa propia.
—Podrías haberte resistido.
—¿Resistido? —Aquél era un pensamiento desconcertante, uno que nunca se le había
ocurrido a Bill—. ¿Cómo? —No tenías por qué alistarte.
—Me reclutaron.
Aquello no era del todo cierto, aunque Bill lo consideraba moralmente verdad.
Oficialmente no existía el reclutamiento en el Imperio, por lo que Bill había firmado los
papeles del alistamiento voluntario. Pero, por supuesto, en el momento en que lo hizo, se
hallaba bajo los efectos de drogas hipnóticas y disolventes del ego. No recordaba en
absoluto haberlos firmado, pero después los había visto y, desde luego, era su firma.
Como no lo había hecho por voluntad propia, él lo consideraba igual que un reclutamiento.
Nada de aquello hubiera tenido importancia para Calyfigia, incluso en el caso de que él
se lo hubiera explicado.
—Ésa es una excusa muy flaca —sentenció con desprecio la joven—. Podrías haber
huido. Haberte deslizado al otro lado de la frontera para evitar que te reclutaran.
—¿Qué frontera? La totalidad del planeta pertenecía al emperador.
—Entonces, podrías haber resistido desde dentro de la Armada. Pero, oh, no, tú eres
un héroe galáctico, ¿verdad? Deberías haber estado trabajando por la paz, intentando
terminar con las guerras en lugar de alimentarlas. ¿Por qué ibas a tener que serle leal a
una gente que te deja con un pie como ése y esos ridículos colmillos?
Bill se detuvo y se miró el pie. A él le gustaba bastante; era muchísimo mejor que
muchos de los pies que había tenido en el extremo de la pierna derecha. No era tan
bueno como un auténtico pie humano, pero hacía muchas cosas de las que no era capaz
un pie de verdad. Y había pasado por un montón de penurias para conseguir aquellos
colmillos. Él no creía que fueran ridículos, ni mucho menos. Aquella muchacha se estaba
comportando de una manera muy poco razonable. Bill intentó explicarle cómo había
intentado trabajar con Bgr el Chinger para promover la paz, pero no logró que ninguno de
sus intentos, fallidos y débiles, sonara demasiado bien, y se sentía un poco mal por
jactarse de algo que, al fin y al cabo, era traición.
Afortunadamente, fue interrumpido por un nuevo ataque proveniente del cielo.
El general Sabbyhonndo debía de haber estado viendo viejas holo-grabaciones de
guerra, porque el ataque comenzó con un ametrallamiento cerrado en el centro de la
carretera. A la velocidad de un caza imperial, las balas caían más o menos una a cada
cincuenta metros, por lo que la mayoría de ellas no le acertaron a nada, pero la multitud
estaba realmente aterrorizada por el ruido. Huían en todas las direcciones.
Bill echó un rápido vistazo al cielo y vio que el primer caza ya había pasado, pero que
otro se dirigía hacia ellos. Sintonizó el instructor militar:
—¡SALGAN TODOS DE LA CARRETERA Y ÉCHENSE AL SUELO!.
Su voz resonó por encima de los gritos de la muchedumbre y la gente comenzó a
obedecer como reclutas: sin formular pregunta alguna. Tuvo que repetir la orden un par
de veces, pero, cuando el siguiente caza descargó su ráfaga, no había nadie en medio de
la carretera, excepto Bill y Calyfigia.
Él estaba observando el cielo para ver cómo se desarrollaría el ataque. Ella le estaba
atosigando por dar órdenes a la gente.
Pero el caza venía de regreso. Bill la empujó hacia un lado y se zambulló tras ella.
Calyfigia dio unos cuantos traspiés antes de aterrizar en el interior de un cráter
convenientemente emplazado. Él llegó un instante más tarde. Una bala hendió el aire en
el sitio en el que ella había estado apenas unos segundos antes.
Bill volvió a salir a la carretera, mientras advertía a todos los demás que permanecieran
tan escondidos como les fuera posible. El tercer caza estaba comenzando a arrojar su
ráfaga de ametralladora.
Bill miró arriba y abajo por la carretera. Había un par de cuerpos a unos doscientos
metros de él. Corrió hasta el primero. Era un niño que no estaba herido, pero sí
demasiado asustado como para moverse. Bill lo recogió y se lo arrojó a un grupo que
estaba en un cráter.
—¡Cójanlo! —chilló.
Bill corrió pesadamente por la carretera destrozada hacia el segundo cuerpo, mientras
miraba por encima del hombro para no perder de vista al caza. Como mucho, disponía de
unos pocos segundos. Cuando vio al hombre, su reacción inmediata, después de años de
entrenamiento, fue la de llamar a un médico, pero luego se dio cuenta de que allí no había
ninguno; nadie más que él. No tenía más que una herida superficial en una pierna, pero le
tuvo que doler cuando Bill le agarró y rodó abrazado a él fuera de la carretera. El tercer
caza pasó de largo, y Bill se tomó un momento para arrancarle una manga de la camisa y
atarla taponando la herida. Le llevó a un lugar seguro, y luego regresó con Calyfigia.
Ella estaba saliendo del cráter en aquel preciso momento; se estaba acalorando.
—Tienes un gran descaro para tratarme de esa manera...
Bill la empujó nuevamente al interior del cráter y saltó detrás. Aterrizó justo encima de
ella en el reducido espacio y la dejó sin aliento, por lo que Calyfigia se perdió el último
barrido de ametralladora. Él se puso en pie de un salto y salió antes de que ella pudiera
comenzar a regañarle de nuevo.
Tres de los cazas se habían alejado hacia objetivos más interesantes y con más
puntuación, pero el otro estaba describiendo un tirabuzón para volver a la carga.
Bill observó los restos en la carretera. No quedaba ningún blanco que ametrallar,
excepto un par de coches flotantes que no habían salido de ella. Si él hubiera estado
volando en el caza, por un par de coches abandonados no hubiera valido la pena volver a
la carga. En el ¡artillero de cola! no hubiera valido ni un punto siquiera.
El piloto tenía que tener alguna otra cosa en mente.
—¡TODO EL MUNDO CUERPO A TIERRA! ¡TODAVÍA NO HAN TERMINADO! —gritó.
Naturalmente, Calyfigia estaba volviendo a salir del cráter. Hizo caso omiso de lo que
ella le estaba diciendo, algo así como que era un palurdo incendiario de guerra y mal
educado.
Bill no tenía mucha educación y era básicamente inmune a la instrucción, pero, a pesar
de sí mismo, tuvo que aprender algo acerca de los sistemas armamentísticos durante los
años que pasó en la Armada. Estaba intentando calcular cuál preferiría utilizar el piloto
contra un grupo de gente dispersa.
—¡Calentorra! —dijo.
—Bueno, sí, eso me han dicho algunas veces, pero no es asunto tuyo, y no cambies de
tema. Tienes que educar tu conciencia política y comprender el lugar que ocupas en la
máquina de la guerra...
—Calentorra —la interrumpió Bill— es el nombre de un misil de cabeza múltiple que se
guía por las fuentes de calor. Eso es lo que yo utilizaría si «sería él».
—Si tú fueras él, querrás decir —le corrigió Calyfigia. El significado de lo que él
acababa de decir le penetró—. ¿Qué quieres decir?
Bill comenzó a mirar alrededor en busca de algo que pudiera utilizar a modo de
defensa.
—Quiero decir que es un montón de misiles pequeñitos que serán atraídos por el calor
corporal de la gente. —En el lugar no había nada excepto los coches flotantes... ¿podría
valerse de sus motores? No, eran todos modelos eléctricos y algunos carros de madera—
. Si no te echas al suelo y te quedas ahí, estás acabada. —Él la miró directamente a los
ojos y le gruñó mostrando los colmillos—. ¿Lo has comprendido? —A Calyfigia se le
salieron los ojos de las órbitas y asintió—. Ahora, deja esto para un experto.
Le echó una mirada al caza. Aún no había disparado nada. Corrió hasta el carro más
próximo y lo arrastró hasta el centro mismo de la carretera. Luego corrió a buscar otro.
Bill consiguió reunir tres carros antes de que los dos pequeños puntos se separaran del
punto más grande que era el caza. Se registró todos los bolsillos, pero nunca se había
dado al tabaco y por eso jamás llevaba cerillas encima; ni siquiera en ninguno de los
compartimentos secretos del pie del ejército suizo.
¡Bingo! Levantó su pie, apuntó el láser hacia la madera y apretó el botón que lo
activaba. Un condón salió de su receptáculo. Bill lo recogió disimuladamente y se lo metió
en un bolsillo de la camisa. Apretó el botón del lanzallamas. Salió un abridor de botellas.
Lo empujó nuevamente hacia dentro. Tiró de la palanca del calentador para
campamentos. Salió una pequeña lupa.
Bill la cogió y la puso a unos cinco centímetros del trozo de madera más cercano.
Consiguió enfocar la luz solar y comenzó a soplar el punto que se calentaba.
Los dos pequeños puntos comenzaban a hacerse más grandes y a disiparse en forma
de nubes.
La madera comenzó a humear. Mientras continuaba sosteniendo la lupa, Bill comenzó
a soplar con mucha más fuerza, resollando por su vida para obtener una llama.
¡Y apareció por fin!
Como estaba demasiado mareado como para caminar, Bill gateó en una dirección que
esperaba que estuviera lejos del fuego. Consiguió avanzar un par de metros antes de que
las nubes de misiles se concentraran en la hoguera, estallaran entre sí y a él le dejaran
inconsciente.
Bill se despertó echado sobre algo dulce. No había tenido mucha experiencia en
aquello durante los últimos tiempos, por lo que permaneció como estaba y con los ojos
cerrados.
Suspiró y flexionó suavemente las diferentes partes de su cuerpo que podrían haber
resultado dañadas en la explosión. Parecían estar todas allí, y la mayoría ilesas. Movió
apenas la cabeza, de un lado a otro. Continuaba estando allí, tan vacía como lo había
estado siempre.
Pero descansaba sobre algo suave, firme y tibio. Algo que probablemente no era una
almohada.
—¿Estás despierto?
Aquello sonaba como la voz de Calyfigia, pero era dulce, cordial y cálida. Exactamente
como la cosa que probablemente no era una almohada.
Se despertó un poco más.
A pesar de lo limitado que pudiera ser el intelecto de Bill, existían dos circunstancias en
las que casi siempre estaba plena- mente consciente: en el combate, en el que había sido
hipno-entrenado para hacer todo lo necesario para conservar la vida, y otra en la que no
era demasiado experto, pero ante la que siempre se mantenía atento por si era capaz de
aferrarse a la conciencia.
—Estoy despierto —dijo.
La otra circunstancia, por supuesto, era la perspectiva de mantener contacto íntimo con
una persona del sexo femenino.
Abrió los ojos. Se hallaba en el asiento trasero de un lujoso coche flotante.
—Los demás me explicaron lo que habías hecho. Deseo disculparme por lo que te dije.
No te comprendí en absoluto.
Él levantó la mirada. Sí, el marco de cabello oscuro que rodeaba el pálido rostro era
efectivamente de Calyfigia. Se preguntó si ella aún conservaría aquel salto de cama de
encaje.
—¿Hay algo que pueda hacer —continuó ella— para compensarte?
Bill abrió la boca, comenzó a hablar, pero ella le puso un delicado y cálido dedo sobre
los labios.
—No —dijo con un susurro—. Veamos si puedo averiguar de qué se trata.
20
Bill se repantigó en el asiento del pasajero del coche flotante. Era el único tipo de
vehículo capaz de transitar por las carreteras en las actuales condiciones. Los paneles
solares que tenía en el techo hacían que no tuvieran que preocuparse por encontrar
combustible. Aparte del problema que implicaban las cuestas -la constante niebla de
humo que flotaba en el espacio reducía la potencia-, era sin duda una forma encantadora
de viajar.
Ni siquiera las cuestas eran un problema, puesto que no se dirigían a ningún sitio en
particular.
La agradecida multitud de la carretera había insistido en que Bill y Calyfigia cogieran el
coche flotante, y su dueño, con el brazo bien retorcido a la espalda, había dado finalmente
su consentimiento, aunque de mala gana.
El coche estaba realmente bien equipado. Los asientos se reclinaban hacia atrás y se
convertían en una superficie adorablemente parecida a una cama, tenía aire
acondicionado, piloto automático, aparato estéreo y holovisor, horno microondas, bar,
lavabo y un sistema de superjuego miniaturizado Nintari.
Si al menos hubiera podido encontrar un sitio en el que aparcar lejos de los demás y
dar con el botón que abatía el asiento, Bill se hubiera hallado en el paraíso. Pero, según
fueron las cosas, ahogó su frustración en el lujo mientras mantenían el mismo paso que
los demás refugiados.
Bill bebió un trago de su copa. El bar se había quedado sin alcohol durante la primera
velada; el dueño y sus amigos habían estado saqueándolo con bastante entusiasmo, y
ahora Bill estaba intentando desarrollar un gusto por el daiquiri de remolacha mientras su
alambique interno se agitaba en demanda de un nuevo suministro. Llevaba mucho tiempo
habituarse al daiquiri de remolacha, especialmente cuando estaba hecho sin ron, y Bill no
estaba haciendo muchos progresos.
De hecho, se aburría. Al principio había disfrutado de la sensación. No había tenido
demasiado tiempo para estar aburrido desde que se había convertido en soldado, y
estarlo era algo interesante al principio. Pero luego se hizo aburrido.
Y Calyfigia no ayudaba mucho. Era una estudiante universitaria, cosa que a Bill le
había parecido que sería emocionante, pero lo que realmente significaba era que,
mientras los demás continuaran estando allí, sus libidinosas ambiciones tendrían que ser
amordazadas. Así pues, sin alcohol ni sexo que los mantuviera ocupados, ella derivó a su
tercer interés de estudiante. Propuso hablar acerca de las ideas.
Ahora bien, Bill había tenido unas cuantas ideas en sus buenas épocas. La mayoría de
ellas habían implicado maneras de conservar la vida o conseguir una copa o una mujer.
Pero las ideas de Calyfigia eran completamente diferentes a las suyas. La idea que
Calyfigia tenía de una buena «idea» era algo así: «Consideremos la visión que Antonin
Artaud tenía del teatro como mane mu cimiento» [ ]. O, en cualquier caso, así es como le
sonaba a Bill, que había aprendido a dejar de escuchar cuando ciertos nombres salían en
la conversación.
Así pues, se repantigó en el asiento, se puso a beber sorbos de su daiquiri de
remolacha sin alcohol y muy pronto aprendió a decir: «Muy interesante», en sueños.
Sin embargo, nadie estaba intentando matarle y siempre quedaba la posibilidad de que
consiguieran encontrar algún sitio para aparcar el coche, y en el congelador había
muchas alubias y coles de Bruselas, así que no morirían de hambre. Y él estaba
conciliando el sueño.
Bill se deslizó por la inconsciencia, soñando con su juventud en la granja, los
despreocupados días en los que él trabajaba desde el alba hasta el ocaso traspalando
estiércol o siguiendo a su robo-mula por los surcos, destripando terrones y recogiendo
piedras. Oyó una vez más la voz de su querida y dulce madre que le llamaba, volvió a
sentir en las costillas el pinchazo del maternal pincho para ganado con que ella solía
despertarle.
—Levántate, cabeza de mierda.
—¡Auu! Mamá, ¿tengo que hacerlo?
—¿Te estoy aburriendo, cerebro de mosquito?
—¡Auu, mamá...!
¿Por qué estaba hablando así su madre?
Bill se obligó a despertarse. Ira-¡aj! Calyfigia. Correcto. Miró por la ventana y vio la
entrada a un centro comercial subterráneo. Se desperezó, luego abrió la puerta y salió,
mientras observaba el cielo en busca de naves de guerra. Sólo había un par de ellas, y no
se dirigían en esa dirección.
Antes de que cerrara la puerta, Calyfigia le detuvo.
—¿Estás aburrido, Bill? —Él admitió que así era— ¿Tan aburrido como yo?
—Probablemente más.
—En ese caso lo comprenderás. —Ella le atrajo hacia sí y le dio un beso memorable—.
Me voy a visitar a mi familia.
Calyfigia cerró la puerta, y el coche flotante se alejó en medio de una nube de polvo.
Bill miró a su alrededor.
Estaba completamente solo en un aparcamiento, con una entrada que conducía a un
centro comercial subterráneo que a él no le servía para nada porque no llevaba dinero. En
la salida había una carretera. Él la tomó.
Bill intentó bajar por ella paseando tranquilamente, pero había estado tan bien
entrenado, que el paso de marcha lo llevaba ahora en la sangre, incluso a pesar de que
las hipno-ondas no manaban ahora de sus botas; y tenía que reconocer que el paso de
marcha cubría el terreno más rápidamente que el de paseo. No se dirigía a ningún sitio en
particular, pero llegaría más rápido si marchaba.
El paso de marcha tenía otra ventaja. Lo había trabajado durante tanto tiempo, que era
capaz de practicarlo casi dormido. Siempre que la carretera fuera lo suficientemente recta.
Aquélla lo era, al menos hasta donde él podía ver, unos cuantos kilómetros más allá del
sitio en el que se metió entre unos árboles. Desgraciadamente, siempre que Bill se dormía
mientras marchaba, soñaba que estaba marchando, y por eso no resultaba tan
descansado como hubiera podido ser. Soñó que estaba marchando por una planicie
monótona hacia una pequeña arboleda. El sueño fue tan monótono como la planicie,
hasta que llegó a la arboleda, y entonces una voz celestial le ordenó que se detuviera.
Cuando Bill se despertó, se encontraba en una pequeña arboleda. Continuaba estando
en la carretera, y la carretera continuaba siendo recta, pero algo le había detenido.
A kilómetro y medio más o menos, había un montón de chatarra humeante; por lo que
parecía, se trataba de los restos de una nave exploradora imperial de un solo tripulante.
Pero eso no le hubiera hecho detenerse. Con anterioridad había marchado dormido entre
ráfagas de balas; un simple accidente de aviación no le hubiera afectado.
—¡Vista arriba! —fue la orden que le llegó de los cielos. Bill obedeció.
Colgando de un árbol, a unos seis metros de altura, había un soldado imperial.
—Hola —dijo Bill.
—Hola —dijo el soldado.
Bill miró del soldado a la chatarra y volvió al soldado.
—¿Es ésa tu exploradora?
—Sí. Intenté hacerla aterrizar, pero tuve que saltar en el último segundo.
—¿Hay a bordo algo que pueda ser rescatado?
—Lo dudo —dijo el piloto—. Cayó con bastante fuerza.
—Oh, qué lástima. —Bill comenzó a marchar de nuevo.
—¡Eh! ¡Espera!
Bill volvió a detenerse.
—¿Para qué?
—Estoy enganchado aquí arriba.
—¿Y qué?
—¿No vas a ayudarme a bajar?
Bill lo pensó.
—No.
—¿No es un uniforme de la Armada Imperial el que llevas puesto?
—Sí. ¿Y qué?
—Pues que tienes que ayudarme.
Bill se echó a reír ante aquella idea.
—¿Qué es esto? —preguntó el piloto—. ¿La semana de joder al compañero?
Bill se encogió de hombros.
—En la Armada siempre es la semana de joder al compañero.
—Muy cierto —admitió el piloto—. Supongamos que te lo pago.
—Eso es otra cosa. ¿Qué tienes?
El piloto se vació los bolsillos.
—Cuarenta y siete créditos.
—¿Créditos imperiales?
—¡Por supuesto!
—Aquí no sirven para nada. ¿Qué más tienes?
El piloto pensó durante un momento.
—Mi equipo de supervivencia.
—Yo ya sobrevivo sin él. No, gracias.
—¡Espera! No es como el equipo de supervivencia de los soldados. Los pilotos
recibimos un tratamiento especial, casi como el que reciben los oficiales.
El interés de Bill aumentó.
—¿Qué hay dentro?
—Veamos. Equipo de cubierto, comida, brújula, cohetes de señales, píldora de suicidio,
brandy medicinal, papel higiénico, una barra de caramelo, un patín, calcetines,
condones...
—¡Espera un segundo! —Ya era demasiado tarde para los condones, incluso aunque
aquellos no vinieran en el frustrante paquete indestructible, pero había algo más en la
lista— ¿Cómo es de grande la botella de brandy?
—Un quinto. Está completa.
Bill se puso debajo del piloto.
—Déjala caer.
El equipo de supervivencia cayó, y Bill lo dejó todo a un lado excepto la botella de
brandy. Después de pensarlo durante un momento, cogió también el patín. Luego
examinó la situación.
El piloto estaba colgando por las dos correas del paracaídas. Podía cortarlas, pero la
caída probablemente le rompería las piernas. Lo que necesitaba era algo para
amortiguarle la caída.
—Déjame reunir unas cuantas ramas —dijo Bill—. Las apilaré aquí abajo, y entonces
podrás cortar las correas y caer sobre ellas.
El piloto estuvo de acuerdo y Bill se alejó en busca de leña para la caída. Pero no había
mucha, y la que encontró era vieja y dura. Bill necesitaría cortar algunas ramas verdes.
Se sentó en el suelo y examinó cuidadosamente el pie del ejército suizo. En alguna
parte, según recordaba, había un serrucho para madera. Nunca antes le había
encontrado aplicación alguna, pero le había parecido un buen accesorio cuando compró
el pie. Le llevó un rato, pero finalmente encontró el botón que estaba marcado con letras
diminutas: «Serrucho para madera», decía. Lo presionó.
El láser despertó a la vida.
«Bastante parecido», se dijo Bill.
Apuntando cuidadosamente con el pie, cortó la mayor parte de las ramas del árbol en
el que estaba el piloto. Las reunió todas en una pila de aproximadamente un metro y
medio de alto, y luego se acordó de apagar el láser antes de cortar más árboles o
provocar más incendios.
El piloto cayó sano y salvo, y ambos se presentaron.
—¿Dos Puntos? Ése es un nombre extraño —dijo Bill.
—Mi padre era aficionado a los signos de puntuación y los caracteres tipográficos. Mi
hermana se llama Ampersand. [ ]
Oyeron una sirena que ululaba a lo lejos.
—Oh, oh —dijo Bill—. Apuesto a que es la patrulla de incendios forestales. Hay un
centro comercial por ese lado —señaló en la dirección de la que había venido—; allí
podrías mezclarte con la multitud si no quieres que te cojan. Yo me iré por el otro lado, y
así sólo podrán cogernos a uno de los dos. ¿De acuerdo?
En cuanto Dos Puntos se hubo alejado lo suficiente en dirección al centro comercial,
Bill cono la insignia de su uniforme, se subió al patín y se alejó siguiendo su camino. Los
camiones militares de bomberos pasaron por su lado sin detenerse siquiera.
Bill pronto dominó el arte de montar en patín, al menos en línea recta, y consiguió
cubrir incluso más terreno que marchando. Era mucho más difícil dormir sobre el patinete
que dormir mientras marchaba, pero era lo suficientemente interesante como para no
necesitar realmente dormir durante el recorrido. Para cuando comenzó a sentir hambre,
había entrado en un valle somero que se abría entre tierras de cultivo.
Una profunda inspiración le trajo el embriagador aroma del estiércol fermentado de
animales, cuya fragancia le traía a la memoria todo aquello que significaba «hogar». A lo
lejos había un joven que no se diferenciaba demasiado de él mismo en sus años mozos,
cuando en pos de su robo-mula abría surcos nuevos en la tierra.
Bill no había estado en una granja desde que se marchó del hogar, a menos que
ustedes le tengan en cuenta la plantación hidropónica de quingombó en la Merced [ ]
aunque Bill preferiría no recordar ese episodio en particular, gracias.
Aquél podía ser el lugar perfecto para ocultarse durante una temporada. Podría realizar
tareas de labranza, comer comida real, dormir en una cama auténtica con un auténtico
colchón de paja, y hacerse la ilusión de que no era un soldado. Pasado un tiempo quizá
pudiera comenzar a creérselo. Era una perspectiva embriagadora, todo ello aumentado
por el aroma que subía de la pila de estiércol de puercoespín que tenía cerca. Allá cada
cual con sus gustos.
Sin la insignia en su uniforme, Bill sabía que no tendría ningún problema para pasar por
un trabajador no especializado itinerante que viajaba en patín; aquello no necesitaba
teatro alguno. Lo único que tenía que hacer era encontrar una granja de buen aspecto,
preferentemente una que tuviera una hija de buen aspecto en el patio delantero, detener
el patín y presentarse.
Se deslizó carretera abajo hacia el interior del valle, ganando velocidad lentamente,
manteniéndose alerta por si veía una granja que se adaptara a sus expectativas. Advirtió
que allí la carretera continuaba estando lisa, lo cual demostraba que la región se las había
arreglado bien para evitar las atenciones de Tormentoso Ajenjo Sabbyhonndo. Las
granjas no eran buenos objetivos por su gran extensión. Haría falta un montón de bombas
para destruir una sola granja. Por supuesto que el general Sabbyhonndo tenía
muchísimas a su disposición, pero seguramente también mejores cosas que hacer con
ellas.
Al frente, al otro lado de la carretera, Bill descubrió una casa prometedora. Era blanca y
estaba bien cuidada... y tenía una cerca de puntas de lanza recién pintada de blanco que
rodeaba el patio. Las rosas escalaban las rejas de un lado de la casa, y unos cuantos
patos escarbaban en busca de larvas. Una cuerda para ropa estaba tendida desde el
frente de la casa hasta un majestuoso arce emplazado en un rincón del patio, y una
hermosa joven, con una mata de cabellos rojos y un pudoroso vestido de estar por casa
azul que ondeaba en la brisa, estaba colgando un interesante surtido de apetitosa ropa
interior femenina recién lavada.
Mientras continuaba bajando despacio por la larga pendiente, Bill se desvió hacia el
lado opuesto de la calzada para acercarse a su objetivo. Cuando ya casi había llegado al
extremo de la cerca, se dio cuenta de que había omitido un detalle en sus cálculos: no
sabía cómo detener el patín.
Parecía que tenía que ser bastante simple. Bajó una bota hasta el pavimento y frenó,
pero estaba avanzando demasiado de prisa, y lo que ocurrió fue que la mitad de la suela
se gastó sin conseguir reducir su velocidad ni lo remotamente suficiente. Dado que no
disponía de un repuesto, Bill no quería arriesgar su pie del ejército suizo en realizar
maniobra alguna.
Aquello no podía ser demasiado difícil; lo había hecho muchas veces en el salón de
videojuegos, y si bien ese sistema implicaba el uso de una palanca y un par de botones,
la teoría básica era la misma, ¿verdad?
Se inclinó hacia atrás y levantó del suelo las ruedas delanteras del patín. La parte
trasera descendió y se apoyó contra el suelo. El patín se quedó clavado en el sitio.
Bill, sin embargo, había acumulado una considerable velocidad. Describió un suave
arco hacia delante y hacia arriba, aterrizando muy poco después con un impacto que,
según estaba familiarizado, le dejó inconsciente.
21
A aquellas alturas, ésa era una sensación casi tranquilizadora, y Bill buceó, por primera
vez, lentamente hacia la superficie del charco negro de la inconsciencia; lo hizo con
brazadas de espalda.
Una vez más comprobó el funcionamiento de las partes más importantes de su cuerpo,
y advirtió que ninguna estaba rota, aunque tenía unos cuantos cardenales nuevos. No
estaba mal, si se consideraba en conjunto.
Una vez más, antes de abrir los ojos trató de percibir el entorno, y una vez más le
pareció que definitivamente su cabeza descansaba sobre el regazo de alguien. A menos
que equivocara el cálculo, ese alguien tenía una cintura flexible, unas piernas largas y un
largo cabello rojo.
No era exactamente así como él lo había planeado, pero no podría haber salido mejor.
Ahora tendría la compasión a su favor, aparte de poder emplearla para sus fines. Quizá
tendría que pasar uno o dos días en cama antes de poder comenzar a trabajar; eso
estaría bien, ser cuidado por aquel ángel.
Al sentir un ligero movimiento, la mujer preguntó:
—¿Está despierto? ¿Se encuentra bien? —Tenía una voz musical, la voz perfecta para
una mujer hermosa.
—Oh, estoy bien —dijo Bill, mientras su plan para hacerse el inválido se disipaba.
Nunca podría mentirle a aquella voz.
—¿Está seguro?
—Sí, estoy seguro. Sólo unas cuantas contusiones. Nada serio.
Ella le acarició suavemente los cabellos durante un corto rato.
—¿Qué estaba haciendo ahí fuera? No le había visto nunca antes por aquí.
—En realidad, estaba buscando un trabajo. Ya he trabajado antes de granjero.
—¡Maravilloso! —El deleite de la voz de ella fue para Bill como una cerveza fría en
verano—. Tantos de nuestros hombres se han marchado al ejército, que los buenos
trabajadores son siempre bienvenidos. ¿Le gustaría trabajar para mí? No puedo pagar
mucho, pero sí puedo darle la comida y una habitación. La del piso de arriba, que está
junto a la mía, es muy cómoda. ¿Le gustaría?
Bill sonrió.
—Eso me gustaría mucho —dijo.
—¿Me promete que no va a dejarse conquistar por ninguna otra de las granjas
vecinas?
—Lo prometo.
Bill abrió los ojos para mirar el rostro al que acababa de prometer tal cosa. Algo parecía
funcionar mal. En parte, por supuesto, se debía al ángulo desde el que lo estaba mirando;
con la cabeza en su regazo, la estaba viendo al revés. Pero había algo más; la cara le
recordaba a otra persona a la que él conocía, y no era exactamente el tono de rojo que
había visto desde la carretera. En realidad, era más un pardo ratón. Y luego recordó a
quién se parecía aquella mujer: a su más fiel compañera de infancia, a su confidente, a su
amiga, a su robo-mula.
«Algo ha salido terriblemente mal», pensó.
Se puso trabajosamente en pie para mirar a la mujer al derecho. No tenía mejor
aspecto.
—Si ya se siente mejor —dijo aquella maravillosa voz—, debería presentarme. Soy la
señora Augeas. Pero, como vamos a ser amigos, y de eso estoy segura, puede llamarme
Eunice.
Ella le tendió una mano y Bill se presentó y se la estrechó, evitando apenas ser
seriamente lesionado. Aquélla era una mujer fuerte.
—Vayamos arriba para instalarle en su habitación, Bill —propuso ella sonriendo de
forma incitante.
Una vez que ambos se pusieron de pie, y sobre todo, mientras Bill seguía a Eunice al
piso superior, éste tuvo amplias oportunidades para valorar su situación. Eunice no era
mucho más de diez años mayor que él. Tenía aproximadamente el mismo tamaño que
Bill, y aunque no era tan ancha de hombros, lo compensaba con las caderas.
Ciertamente, era una mujer agradable, pero no la criatura de fantasía romántica que él
había visto desde la carretera. Además, se había presentado como señora, lo cual, según
la experiencia de Bill, era habitualmente un buen indicio de que una mujer estaba casada.
—Creo que los monos de mi marido le quedarán bien —dijo ella, mientras abría el
armario de la nueva habitación de Bill. Y, efectivamente, así fue, después de enrollar los
puños con un par de vueltas.
Bueno, todo aquello no era exactamente lo que Bill había tenido en mente, pero era un
trabajo de granjero, no caían bombas y los aromas de horneado que salían de la cocina le
recordaban su hogar (su mamá había tenido el mismo OdoDisco de pastel de manzanas
fresco funcionando en la cocina cuando preparaba el guiso de queso-de-Limburgohígado-
y-sardinas, lo cual ocurría los miércoles). Con un suspiro reticente, se dispuso a
limpiar la pocilga. No le habían quitado el estiércol en mucho tiempo; años, según el mejor
cálculo de Bill. Pensó en inundar el lugar con agua, pero la manguera no tenía la
suficiente presión. Tendría que traspalarlo y sacarlo en carretilla.
Sin embargo, el trabajo duro no era nada nuevo para él, ni tampoco lo era el alegre olor
del estiércol de puercoespín. Se puso a la tarea con placer, y a la hora del almuerzo un
pequeño rincón de la porqueriza estaba relucientemente limpio, aunque él no estaba tan
atractivo como de costumbre.
Por encima de la gran bandeja de cortezas de puercoespín, Bill no pudo evitar
establecer comparaciones entre la casa de Eunice y la de la pelirroja. Ambas parecían
estar llevadas por mujeres solas, pero mientras una estaba impecablemente limpia, la otra
mostraba definitivos signos de dejadez y falta de reparaciones. Estaba claro que Eunice
trabajaba duro para sacar su granja adelante, mientras que la pelirroja tenía
definitivamente aspecto de disponer del tiempo suficiente para mantener su piel suave.
Bill tenía que indagar acerca de ella.
—Ah, ésa es mi vecina, Melissa Nafka. Tiene que haber pasado justo por delante de su
casa con el patín. Un chico honrado como usted no querría trabajar para ella, oh, no.
—¿De veras? —Bill fingió no sentir más que un interés académico—. Tiene un aspecto
tan... agradable.
—Bueno, permítame que se lo cuente. Ella no mueve un solo dedo en la granja. Es un
escándalo público, eso es lo que es.
—Pues parece estar bastante bien mantenida.
—Oh, sí lo está, pero no por ella, ¿sabe usted? Todos los hombres del valle están
siempre corriendo a su casa para hacerle las tareas. No, no le gustaría trabajar para ella.
Ella no les paga nunca ni un solo crédito por todos los trabajos que hacen. Un muchacho
honrado como usted no haría tratos con una mujer de su clase.
Bill lo meditó mientras tragaba una de las cortezas de puercoespín.
—¿Por qué lo hacen, entonces, si ella no les paga?
Eunice se inclinó hacia delante como si en el exterior hubiera alguien que pudiera oírla.
—Odio hablar mal de alguien a sus espaldas, como es el caso, pero déjeme que se lo
diga. —Su voz se convirtió en un susurro—. Ella duerme con ellos —susurró casi en
silencio. Luego volvió a erguirse y su voz recuperó el tono normal—. Todos y cada uno de
esos hombres. ¿No es horroroso?
—Absolutamente —dijo Bill con falsedad.
De alguna manera, Bill se las arregló para mantenerse digno mientras duró la
conversación el resto del almuerzo, aunque su corazón no estaba realmente allí. Su
mente tampoco, pero afortunadamente le había causado tal impresión a Eunice, que ella
no esperaba brillanteces. Sin embargo, Bill estaba intentando resolver un problema.
En una mano tenía la promesa que le había hecho a Eunice de trabajar para ella, y una
promesa era una promesa. En la otra, sopesaba que, si pudiera acabar de limpiar la
porqueriza al día siguiente por la mañana, podría deslizarse hasta la casa de al lado por la
tarde. Pero en la otra mano tenía que le llevaría semanas limpiar la porqueriza. Y, en la
última mano, tenía que no tenía manos suficientes. El problema le siguió inquietando
aquella noche cuando se fue a dormir, y por la mañana cuando se levantó. Se afeitó y se
puso un mono limpio por si acaso la solución se presentaba de repente y por sí sola.
Pero, a pesar de que intentó resolverlo durante toda la mañana, ayudado por la amistosa
presencia de los puercoespines, no consiguió nada. No ocurrió nada hasta el momento en
el que oyó el sonoro estampido.
Era un ruido que sin duda no encajaba en aquel tranquilo y anticuado valle, donde la
preocupación más seria tendría que haber sido cómo ponerse en contacto con la
simpática pelirroja. Bill salió de la porqueriza para ver qué había podido producir aquel
estampido, y llegó al patio justo a tiempo para oír el ¡bum! que lo siguió.
¿Nieve? No podía ser; no era la época de nieves en aquella región de Ira-¡aj! Pero,
definitivamente, algo estaba cayendo del cielo, algo que estaba descendiendo con
demasiada lentitud como para ser lluvia, granizo, metralla o cualquier cosa propia del
tiempo atmosférico normal; y, a pesar de que estaba cayendo sobre todo el valle,
provenía de cinco o seis puntos en concreto.
Eran bombas propagandísticas, según advirtió Bill al recoger uno de los panfletos en el
aire y leerlo. «¡VUESTRO EMPERADOR OS AMA!», decía. Casi todos comenzaban así:
¡VUESTRO EMPERADOR OS AMA!
—¡Sí, es verdad, de veras que es verdad!; el emperador.
Desde el principio mismo del glorioso Imperio, los granjeros han representado lo mejor
que éste tiene para ofrecer: ciudadanos fuertes, devotos y productivos que aman al
emperador tanto como él los ama a ellos. Todos los emperadores han mantenido siempre
un estrecho contacto con la tierra y con aquellos que la trabajan; todos los emperadores
han poseído siempre granjeros, y los han cuidado muy bien.
Sin granjeros, una gran parte de nuestros suministros alimentarios quedarían
interrumpidos, y muchos de los colectivos alimentarios oficiales del Imperio serían difíciles
de encontrar. Los granjeros son muy importantes para la salud de los habitantes del
Imperio, y ésa es otra razón que justifica el especial amor que el emperador siente por los
granjeros.
Los granjeros son especialmente importantes para los ejércitos, porque los ejércitos
consumen mucha comida y apenas producen alguna. Vuestro emperador ama los
ejércitos, y ésa es otra razón que justifica el especial amor que el emperador siente por
los granjeros.
Lamentablemente, el amor de vuestro emperador no es ilimitado. Por lo mucho que os
ama, tiene que traeros de vuelta a su abrazo amante; y, para poder hacer eso, él debe
derrotar a los tontamente mal dirigidos ejércitos que, en su obstinada ignorancia, se
resisten a su amor; y la comida que vosotros, debidamente obedientes a vuestro papel
tradicional, le estáis suministrando a las fuerzas armadas de Ira-¡aj! es una daga en el
corazón del emperador. Cuanto más tiempo resistan las fuerzas armadas de Ira-¡aj!,
mayor será la destrucción que vuestro emperador, muy a su pesar, tendrá que arrojar
sobre vosotros y vuestras ciudades.
Por lo tanto, a pesar del infinito amor que os tiene vuestro emperador, realmente
existen límites. Así pues, a su pesar y con tristeza, la Armada Imperial está a punto de
destruir vuestras casas y granjas con el fin de salvaros del aún más terrible destino al que
vuestro líder os precipitaría.
Disponéis de veinte minutos para salir.
Y recordad que:
¡VUESTRO EMPERADOR OS AMA!
—¡Huya! ¡Huya de aquí! —Bill corrió hacia la casa, gritando—. ¡Salga de aquí!
Eunice ya había leído el panfleto y, recogido unas cuantas pertenencias, y se dirigía
corriendo para alertar a Bill. Juntos salieron a la carretera y se unieron a la creciente
multitud.
Corrían carretera arriba para huir del valle.
—¡Huyan! ¡Huyan!
Llegaron a la casa de Melissa Nafka.
—¡Huya!
Ella estaba dentro y no había visto los panfletos, pero oyó el griterío. Bill vio su
cabellera color llama en una ventana del piso superior; volvió a desaparecer casi de
inmediato, y momentos después la mujer salió corriendo por la puerta.
Bill se detuvo en su carrera para admirar el espectáculo. Su cuerpo colmaba todas las
promesas que había hecho su vestido de estar por casa; eso pudo verlo en los segundos
que ella tardó en envolverse completamente con la bata, que cubrió las cintas de cuero y
las botas de cuero de pescador hasta las caderas, que era lo único que llevaba puesto.
Tras ella venían tres hombres: uno era demasiado viejo como para entrar en el ejército, y
los otros dos demasiado jóvenes. Quizá se trataba de un padre y sus dos hijos casi
adultos; todos ellos se subían los pantalones y se echaban cuidadosamente las camisas
encima de las espaldas marcadas por azotes.
Bill suspiró. Otra gloriosa oportunidad perdida. Quizá podría volver después de que las
naves de guerra imperiales hubiesen terminado de arrasar la pequeña comunidad, volver
para encontrar a la mujer de sus sueños. Pero de momento tenía asuntos más
apremiantes que resolver.
—¡Larguémonos de aquí como si se nos llevaran los demonios!
22
Bill aún podía oír como explotaban las bombas cuando vio el viejo establo de piedra.
Ya había sido bombardeado con anterioridad, por lo que calculó que podría ser seguro, al
menos por un corto lapso. No tenía aspecto de merecer que lo bombardearan dos veces.
Atravesó corriendo los campos en dirección a su maltrecho refugio.
Sorprendentemente, la puerta estaba cerrada con llave. Esto era tan insólito, que Bill
intentó de nuevo abrirla, y luego le propinó un golpe con el hombro. Ni la cerradura ni la
puerta cedieron, pero el hombro le dolía.
No quedaba otra alternativa. Tras una intensa actividad intelectual, resolvió el
problema. Dio la vuelta al establo y entró por un enorme agujero que había en la pared.
De hecho, la mayor parte de la construcción había desaparecido. Sin embargo, una
parte del techo había quedado lo suficientemente sujeta como para desplomarse en forma
de una especie de tejadillo en el extremo más alejado, donde aún quedaban paredes más
o menos intactas, aunque la única que parecía estar entera era la de la puerta.
Exceptuando la esquina en la que se había hundido, el techo había desaparecido por
completo. Fuera lo que fuese lo que había estado allí dentro, según pudo juzgar Bill por el
olor y la textura, o bien había volado hecho pedazos o había llevado a cabo una
apresurada huida. Si algo había aún con vida en aquel lugar, tenía que hallarse en el
rincón donde estaba el tejadillo; y probablemente estaría asustado y sería peligroso.
Aquél era el único refugio existente.
Y Bill lo quería para sí. Se dice que muchos animales son verdaderamente peligrosos
cuando se ven acorralados y protegen a sus crías. En sentido absoluto, eso es totalmente
cierto. Sin embargo, en sentido relativo, muy pocos animales pueden ser considerados
peligrosos en absoluto, sea cual sea la circunstancia, si se encuentran entre un soldado
imperial irritado y su decisión de aumentar sus probabilidades de supervivencia; y Bill
estaba decididamente irritado en aquel momento.
Una de las primeras bombas había caído sobre la casa de Melissa Nafka.
Probablemente ella no regresaría nunca más. Uno de los coches que huían la había
recogido, por lo que Bill no pudo seguirla en el éxodo de salida del valle.
Luego había visto cómo otra bomba caía sobre el depósito local de licores. Ya no había
realmente razón alguna para que Bill permaneciera en la zona.
Por otra parte, el ataque de precisión había sido una operación de primera. Sólo había
habido unas pocas bajas (una de ellas, la del viejo que había salido corriendo de casa de
Nafka, que se había enredado en los pantalones y lesionado una rodilla), mientras la
totalidad del área era convertida en un terreno poco adecuado para los asentamientos
humanos. Bill tuvo que admirar un trabajo bien hecho.
Pero preferiría admirarlo retrospectivamente, y para poder conseguir eso necesitaba un
refugio.
Avanzó por el lugar que una vez había sido un establo, y aporreó lo que una vez había
sido un tejado mientras gritaba con todas sus fuerzas para anunciar su presencia.
Nada salió de debajo.
Aquélla era una buena señal.
A menos que lo que hubiera allí dentro estuviese demasiado asustado como para salir.
Bill se preparó para cualquier cosa que pudiera estar esperándole, y se metió bajo el
trozo de techo hundido.
Allí debajo estaba oscuro, pero no tanto como para que él no" pudiera ver los muchos
pares de ojos que reflejaban la luz mortecina que entraba por los laterales. Estaban todos
juntos en la esquina más oscura y eran bastantes como para que, fueran lo que fuesen, le
dieran a Bill más que unos pocos problemas si se decidían a atacarle. Se apartó de la
puerta hacia un lado para dejarles a los brillantes ojos la salida libre y proporcionar a los
suyos la posibilidad de adaptarse a la oscuridad.
Los ojos del rincón se desplazaron para mantenerse tan lejos de él como les fuera
posible.
Luego Bill oyó sonidos. Eran casi como susurros humanos; casi pudo distinguir
palabras de aquello, cosas que podrían haber sido «uniforme», «esconderse» y
«silencio».
Y, al fin, los ojos de Bill se adaptaron a la oscuridad, antes de que tuviera que atacar o
defenderse. Entonces pudo ver qué era aquello con lo que se enfrentaba.
—Hola, muchachos —dijo Bill.
—¿Quién es usted? —preguntó uno de los hombres.
—Bill. —Avanzó con la mano tendida.
—¿Para quién trabajas?
—Para Eunice Augeas. —La mano de Bill comenzó a bajar.
—¿Está Eunice Augeas en el comité de reclutamiento obligatorio?
Antes de que Bill pudiera responder, lo que daba igual ya que no tenía ni idea de lo que
estaban hablando, otra voz dijo:
—No. Al menos, no lo estaba antes.
—No creo que continúe existiendo ningún comité de reclutamiento obligatorio —dijo
Bill—. Quizá haya un comité de recogida de leña. La totalidad del valle ha sido
bombardeado con pulcritud. Pero ¿de qué están hablando?
—¿Es que no lee usted los periódicos? —preguntó el primer hombre.
Bill consideró el asunto y meneó la cabeza.
—No.
—¿Ha oído hablar del golpe de Estado?
—Sí. De hecho, estoy huyendo de la Junta.
—Eso está bien. Ellos también. Supongo que no habrá oído hablar del otro golpe.
Bill parpadeó.
—¿El otro golpe?
—Sí —dijo otra voz, desde el fondo del establo— Dos tipos llamados Sam y Sid, hace
un par de días. Rescataron al presidente Grutsky, enardecieron a las multitudes, pusieron
al ejército de su parte y recuperaron el control del Gobierno. Fue fantástico el discurso
que dieron subidos a un tanque.
Bill volvió a parpadear. Era la única respuesta posible.
—De todas formas, una vez que Grutsky recuperó el mando, dijo que el
empeoramiento de la situación no le dejaba otra alternativa que la de declarar la ley
marcial. Suspendió la Constitución, pero al menos la democracia ha sido restaurada.
—Eso es bueno —consiguió decir Bill—. Pero ¿qué hay de Sam y Síd? ¿Qué ha
ocurrido con ellos?
—Ah, a ellos los han quitado del medio dándoles un cargo sin perspectivas en el
Consejo de Control de Bebidas Alcohólicas. Eso es gratitud, ¿eh?
—Jesús! —fue lo único que Bill fue capaz de decir. Se dejó caer sentado entre los
hombres que se hallaban debajo del tejadillo.
—Y bien, Bill, ¿qué está haciendo usted aquí? ¿Es que también se esconde del comité
de reclutamiento obligatorio?
Bill gruñó una respuesta monosilábica y bizqueó mirando al cielo.
—Quizá. Pero creo que podría decirse que me preocupa más la lluvia.
—¿La lluvia? No está lloviendo.
—Bueno, están cayendo cosas del cielo, y preferiría que no me cayeran encima.
Entonces, de repente, los hombres se reunieron alrededor de Bill y le estrecharon la
mano, le dieron apretones en los hombros e hicieron otros gestos de camaradería
masculina.
—Entonces, eres uno de los nuestros, ¿verdad?
Bill ya se había hallado, en un par de ocasiones más, en la situación en que un montón
de hombres le daban unos golpecitos en la espalda y le preguntaban si era uno de los
suyos; por lo general, en bares, y los hombres estaban habitualmente equivocados; pero
en aquel lugar no quería precipitarse a sacar conclusiones erróneas, dado que no sentía
deseos de meterse en una pelea sin ventajas o tener que abandonar aquel ruinoso
refugio.
Por lo tanto, Bill, intrigado preguntó:
—¿Uno de qué?
—¡Pues uno de los objetores de conciencia, por supuesto!
Bill estaba bastante seguro de que alguien, Betty, como candidato posible, le había
mencionado el asunto de que en Ira-¡aj! existía un servicio militar obligatorio.
—¿Es eso algo nuevo?
—Es otra de las reformas del presidente Grutsky —explicó el que aparentemente era el
líder del grupo—. Puesto que la democracia ha sido salvada, es importante que todos
nosotros participemos plenamente de nuestras libertades básicas; por ese motivo, todos
los que están en edades comprendidas entre los dieciocho y los treinta y cinco años son
reclutados y entrenados en la obediencia incondicional. Es la única forma de preserva
nuestras libertades.
—Sin duda —concedió Bill—. Es totalmente sensato.
—Y, a pesar de que nosotros apoyamos a nuestro líder en todos los sentidos, tenemos
con él algunas sutiles diferencias filosóficas sobre el asunto de que nos vuelen en
enormes cantidades de pedacitos muy pequeños.
—Lo puedo comprender perfectamente.
Ahora todo el mundo pudo relajarse al saber que ninguno de ellos los entregaría a las
autoridades, y era bastante improbable que éstas pudieran venir a buscarlos bajo el
intenso bombardeo que estaba convirtiendo los campos de maíz, fresas y repollos
circundantes en una pasta amorfa de color marrón.
El relativamente constante, y relativamente distante, trueno de los potentes explosivos
era insólitamente tranquilizador, y dejaron que se convirtiera en la música de fondo de su
ociosa conversación.
Entonces apareció un hombre en la boca del tejadillo. Incluso Bill calló, intimidado por
la aparición.
—¡Hola! —dijo el extraño.
Después de una pausa durante la cual esperó que alguien hablara, Bill preguntó:
—¿Cómo ha llegado hasta aquí a través del bombardeo?
—Cortesía profesional. Bill saltó sobre sus pies y corrió, derribando al extraño, hacia
las paredes ruinosas.
Sólo consiguió llegar hasta la mitad del establo antes de que el círculo de hombres
armados le cortara el paso. Levantaron sus fusiles explosivos y les quitaron los seguros.
Bill se detuvo.
Los objetores de conciencia, que le habían seguido, se detuvieron también, aunque no
antes de derribar a Bill sobre el estiércol y el fango.
El extraño se puso de pie y se sacudió la peor parte de la mugre. Sacó una pequeña
tarjeta de plástico del bolsillo de su camisa y leyó:
—¡Os saludo!
Los objetores de conciencia gimieron.
—Vuestro presidente elegido democráticamente y los miembros leales de la
comandancia os dan la bienvenida a las grandes ventajas de la libertad y la democracia.
Con el fin de preservar al máximo las libertades humanas, sois aquí y ahora alentados a
uniros a las fuerzas armadas del planeta de Ira-¡aj! —Guardó la tarjeta—. ¿Alguna
pregunta?
En las últimas filas del grupo, alguien levantó una mano. Uno de los guardias le disparó
al acto un impecable tiro que le abrió un agujero.
—Vendad esa herida. ¿Alguna otra pregunta?
No había ninguna.
El entrenamiento básico en el Campo Hynline fueron prácticamente unas vacaciones
para Bill. A pesar de que aquella vez se llevaba a cabo en un centro comercial
subterráneo convertido en campo de entrenamiento, él había pasado por todo ello antes,
como recluta y como instructor. Podía hacerlo dormido.
De hecho, la mayor parte lo hizo dormido. Los oficiales estaban impresionados por su
habilidad para marchar y obedecer órdenes sin despertarse siquiera. Estaba claro que
sabía lo que se estaba haciendo.
La oficialidad se reunió para discutir el asunto y decidió que aquél era un hombre de
grandes talentos y también de grandes colmillos, y que no había que desperdiciarle.
Debía ser ascendido sin más dilación.
Bill se convirtió en sargento del ejército ira-¡aj!iano.
Él estaba en todo a favor del cambio. Los suboficiales de todas las fuerzas militares
estaban principalmente implicados en actividades de supervisión, lo cual siempre era
preferible a las actividades activas. Nadie trabaja menos que los suboficiales, excepto los
oficiales. Además, tienen acceso a los clubes de suboficiales; Ira-¡aj! tenía una cultura
militar tan primitiva, que servían cerveza auténtica en esos clubes, en lugar de la casi
cerveza reciclada de un auténtico antro de la Armada Imperial. Así que Bill, siempre fiel a
su espíritu optimista, se inclinaba a considerar aquello como un avance favorable.
Pero había algo que le inquietaba. Quizá se trataba de una punzada de conciencia, o
una genuina rareza moral, o algún efecto colateral del haggis [ ] de la noche anterior.
Pero Bill se preguntaba: ¿Representa un conflicto de intereses el hecho de pertenecer
a dos ejércitos enfrentados entre sí? ¿Le debía mayor lealtad al ejército ira-¡aj!iano
porque ocupaba en él un rango superior al que tenía en la Armada? ¿O le debía más a la
Armada porque a veces había disfrutado de mayor rango en ella? ¿O les debía más a los
ira-¡aj!ianos porque ya había gastado diecisiete meses de sueldo adelantados?
Finalmente digirió el haggis, y se quedó con una pregunta sin resolver. Estaba
perfectamente preparado para vivir con preguntas sin resolver e incluso olvidarlas
completamente, siempre que recordara no volver a comer haggis. Pero el destino, como
suele hacer tan a menudo en las novelas de episodios, intervino.
Dado que en la superficie del planeta no quedaba ningún rastro de vida humana,
Tormentoso Ajenjo Sabbyhonndo decidió que ya era el momento de arriesgarse a realizar
un espectacular asalto en tierra firme.
El presidente Grutsky ordenó una movilización total para detener el avance del
enemigo. Todos los soldados experimentados de las-fuerzas ira-¡aj!ianas debían
participar.
El comandante del Campo Hynline reconocía el talento cuando lo veía. Al cabo de una
hora de haber sido dada la orden, Bill tenía su propia escuadra y marchaba hacia el
frente.
23
El hecho de que le enviaran al frente tuvo un efecto de lo más asombroso sobre la
moral de Bill. Antes, como era natural, el solo pensamiento de una cosa así le hubiera
precipitado instantáneamente a la más profunda de las depresiones. Ahora, sin embargo,
le proporcionaba la solución al dilema moral que no había tenido tiempo de borrar de su
conciencia. Sabía que no importaba en qué ejército se hallase. Todos ellos le querían ver
muerto.
Él y su escuadra de novatos, faltos de entrenamiento, resentidos, nada concienciados y
minisexuados, fueron pasando de uno a otro oficial, descendiendo en la escala desde el
coronel hasta el teniente, al mismo tiempo que pasaban desde el escalón más alejado
hasta las líneas de combate.
Al fin se presentaron ante el alférez honorario Haroun a-la-Rosenblatt. A Bill le costó
enormemente no presentarse como soldado de primera honorario Bill. Sólo que, en aquel
ejército, él era un consumado sargento, y probablemente les disgustaría que tuviese un
alto cargo en el ejército enemigo. En el mejor de los casos, le suspenderían el sueldo, le
pondrían una marca negra en su expediente y le fusilarían. Él, por lo menos, quería tener
un expediente limpio en uno de los dos ejércitos; además de conservar la vida.
En la vida civil, es decir, hasta media tarde del martes anterior, Rosenblatt había sido
un artista. Pintaba principalmente flores, y estaba especializado en murales para grandes
casas de campo. Con aquellos antecedentes, era obvio que, cuando le llamaron a filas, le
hicieron inmediatamente oficial y le destinaron a inteligencia de combate. La escuadra de
Bill había sido des- tinada al mando de Rosenblatt para reemplazar una escuadra que el
alférez había perdido el día antes. Realmente la había perdido: la había perdido de vista
en algún sitio cercano a las líneas imperiales cuando se detuvo a admirar un ejemplar de
milenrama particularmente elegante y raro, y, a pesar de que la había esperado, no volvió
a aparecer.
—Bien, sargento... —Rosenblatt frunció el entrecejo y masculló para sí.
—Bill —apuntó Bill.
—Ah, sí, está aquí, en sus órdenes, ¿no es así? Sargento Bill. No tiene importancia. No
voy a memorizar ninguno de los nombres de ustedes. Todos me dejarán, igual que los
otros... —gimió, y una lágrima tembló en sus pestañas.
—¡No, señor! —le espetó Bill, muy militar—. ¡Permaneceremos con usted en lo bueno y
en lo malo! Somos todos soldados leales de... —el emperador, no; eso era en el otro
ejército; ¿qué era aquí?, ah, sí—, la República.
Pateó a sus hombres hasta conseguir un coro de acuerdos.
—No, no —gimoteó el oficial—. Ninguno de los soldados que me envían se queda
demasiado tiempo. O los capturan, o se escapan, o los matan, pero ninguno ha llegado a
regresar de una patrulla. Yo ni siquiera merezco estar en el ejército...
—Ninguno de nosotros lo merece, señor —le tranquilizó Bill—. Pero así es como
funciona el mundo. Así que aquí estamos todos, y tenemos que trabajar juntos, ¿no es
así? —Pasó un brazo por encima de los temblorosos hombros de Rosenblatt—. Por
supuesto que regresaremos. Nosotros somos soldados profesionales altamente
entrenados; estos muchachos han estado hasta una semana en el campo de instrucción.
Saldremos ahí fuera y le traeremos toda la información que necesite. —Le lanzó una
patada a su escuadra, pero ellos habían demostrado su capacidad de aprendizaje al
ponerse fuera de su alcance.
Bill tuvo que recurrir a un lenguaje que un oficial seguramente comprendería.
—Confíe en mí —insinuó.
El alférez Rosenblatt se enjugó vacilantemente otra lágrima que tenía en el extremo de
un ojo.
—Bueno, de acuerdo... Si usted lo dice... —Examinó a los soldados—. Debo decir que
son ustedes un grupo de jóvenes de muy buen porte. Bien, pongámonos en camino...
Bill apoyó una mano sobre el pecho de su comandante y lo cubrió casi en su totalidad.
—¿Por qué no nos cuenta cuál es la misión? —sugirió con firmeza.
—Oh, creo que ésa es una buena idea. Se supone que tenemos que salir ahí fuera... —
Hizo un gesto vago en dirección a las líneas enemigas—, y averiguar qué está ocurriendo,
dónde está el enemigo y todo...
—¿Puedo hacer una sugerencia, señor?
—¿Eh? Creo que sí...
—Usted es demasiado valioso como para arriesgarse a salir en un reconocimiento
rutinario. Yo tengo mucha más experiencia en ese tipo de cosas. Creo que debería
quedarse aquí y planificar nuestra estrategia, y nosotros saldremos a dar una vuelta y a
echar un vistazo por los alrededores; pronto regresaremos con la información. De esa
forma dispondrá usted de mucho tiempo para pensar en las órdenes siguientes. ¿De
acuerdo?
—Bueno, no estoy seguro de que ésa sea una buena idea...
—Señor. Usted podrá seguirnos con sus prismáticos. —Bill le dirigió a Rosenblatt una
mirada triste—. Confíe en mí —acabó, mostrando los colmillos.
Una intermitente barrera de fuego de artillería por ambos lados le había conferido a la
franja de tierra de nadie una textura agrícola familiar. Hasta ahora, ése había sido el
mayor problema con el que se habían enfrentado; los hombres de la escuadra de Bill
tropezaban constantemente con las piedras y los guijarros. A pesar de que ya
comenzaban a tener el aspecto de unos veteranos muy sucios, aún no habían llegado a
entrar en acción.
A pesar de que normalmente era mejor evitar los conflictos armados, Bill había
orquestado un dudoso plan que de alguna forma dependía de que ellos entraran en
acción. Esa era la razón por la que había procurado acercarse más a las líneas
imperiales; en un momento impetuoso, incluso llegó a saludar con la mano a algunos de
los soldados del Imperio, pero ninguno le había disparado ni le había devuelto el saludo.
No podía arriesgarse a dispararles; podían tomárselo a pecho e intentar matarle de
verdad, en lugar de disparar con sus armas para demostrarles a sus oficiales que todavía
estaban despiertos; pero quizá podría conseguir algún resultado si contaba con la artillería
ira-¡aj!iana.
—Alférez —susurró en la radio de pulsera que le había dado Rosenblatt.
No hubo respuesta.
—Alférez Rosenblatt —susurró un poco más alto.
Nada.
Volvió a intentarlo con una voz de volumen normal.
Todavía nada.
—¡Eh! ¡Cabeza de mierda! —gritó. A lo lejos pudo oír que el alférez daba un salto—.
¿Señor? —susurró luego Bill.
—¿Sí, sargento? ¿Quería hablar conmigo...?
—De momento hemos llegado lo más cerca posible de las líneas enemigas, pero hay
algo a lo que me gustaría echarle una mirada desde más cerca. Podría ser capaz de
identificar las unidades con las que nos enfrentamos si pudiera acercarme más.
—Bueno, no sé qué puedo hacer yo para ayudarle...
—Necesito que la artillería me cubra, señor.
—¿Que la artillería le cubra, sargento? Yo no entiendo nada de eso...
Paso a paso, Bill le explicó al alférez cómo se hacía para pedir cobertura de artillería.
Hizo una cuidadosa lectura de su propia posición, y le dijo a Rosenblatt:
—Asegúrese de que apuntan hacia estas coordenadas exactas. Si lo hacen así,
estaremos a salvo.
Efectivamente, al cabo de pocos minutos las granadas y bombas estaban aterrizando
en todo su alrededor, por todas partes excepto en el sitio en el que Bill le había dicho a su
escuadra que permaneciera.
Bill comenzó a deslizarse en medio del tumulto de explosiones, con un ojo fijo en la
artillería de su bando y otro en las líneas enemigas. Muy pronto aquello fue demasiado
para alguien que no sufriera estrabismo divergente, por lo que Bill sólo se concentró en
las granadas.
En cuanto vio una que tenía toda la apariencia de ir a aterrizar justo delante de él,
comenzó a avanzar corriendo a toda la velocidad que pudo. Se echó a tierra en el último
instante, y la onda expansiva le levantó por el aire y le arrojó al interior de las trincheras
imperiales, donde aterrizó en los brazos de varios soldados muy sorprendidos.
—Hola, muchachos —dijo—. Ya estoy en casa.
Nadie sabía muy bien qué hacer con el extraño soldado que había aparecido en la
primera línea. Llevaba una insignia ira-¡aj!iana, cosa que le convertía en un prisionero de
guerra, o tal vez en un desertor del enemigo. Pero también llevaba puesto lo que parecía
un uniforme de la Armada Imperial, lo que le convertiría en un desertor de la propia
Armada. Pero el uniforme era claramente falso, ya que estaba demasiado bien cortado en
material demasiado resistente, lo que le convertiría en un espía. Para asegurarse, le
encadenaron y le enviaron a la retaguardia. Bill sonrió durante todo el viaje.
Trató de explicarlo, de verdad lo hizo. Les dijo:
—Soy un prisionero, un prisionero de guerra.
Y ellos respondieron:
—Por supuesto que lo es. Acabamos de capturarlo.
Y él dijo que no le habían capturado, que había venido por su propia voluntad, y ellos
dijeron que eso no tenía importancia, y volvió a decir que era un prisionero, y vuelta a
empezar.
Pero lo más importante para Bill era, claro está, que se estaba alejando más y más del
combate; y lo que tal vez era aún más importante era que se estaba acercando más y
más a su arcón de pie.
Aquello había sido, durante el análisis final, el elemento decisivo que le había hecho
tomar aquella determinación. Ya llevaba demasiado tiempo con el pie del ejército suizo
puesto sin concederse un descanso, y en Ira-¡aj! no había repuestos. Si alguna vez iba a
cambiarse el pie, tendría que regresar de alguna manera a Campo Bubónico; y el primer
paso para ello era regresar a la Armada.
Además, si iba a tener que entrar en combate, prefería reducir las posibilidades de que
le dispararan los de su propio bando, y la probabilidad de que esto sucediera parecía ser
bastante grande entre las fuerzas ira-¡aj!ianas.
Así que Bill luchó felizmente con sus cadenas puestas, creando más y más problemas
administrativos, hasta que cada oficial por turno le pasó al siguiente eslabón de la cadena
de mando, y más allá hasta la retaguardia.
Por supuesto, cada oficial insistió en que le agregaran más cadenas, para que no
pudieran acusarle de no haber hecho nada con respecto a aquella situación. Cuando le
sacaron de la oficina del coronel, los policías militares le llevaban en una carretilla.
Al fin, completamente inmovilizado, invisible excepto por una parte de la cara,
transportado por una grúa para maquinaría pesada, pero aun así sonriente como una
cabeza de ilusionista, Bill fue introducido rodando ante la Presencia.
—¡Hola, señor! ¡Ya estoy en casa!
El general Sabbyhonndo se volvió lentamente e inspeccionó con los ojos la masa de
acero cromado que tenía delante.
—¡Por el Señor del cielo, yo conozco esa voz!
El general intentó apartar algunos eslabones de la cadena para ver con mayor claridad
la cara de Bill, pero había demasiados.
—¡Quítenle inmediatamente las cadenas a este hombre!
Adjuntos, ayudantes, guardias y todas las demás personas que estaban en la
habitación se precipitaron a cumplir la orden del general. Una lucha a puñetazos estalló a
la izquierda de Bill, al rivalizar entre sí dos oficiales y una suboficial por desencadenar una
de sus piernas. La suboficial tumbó al capitán de un puñetazo, pero se desplomó cuando
el teniente le asestó una patada en el plexo solar. Sin embargo, la mayor parte de la
acción estuvo dentro de la variante de la lucha cuerpo a cuerpo, y Bill fue arrojado de un
lado a otro unas cuantas veces durante dicho proceso.
Una a una, le fueron soltando y quitando las cadenas, dejando gradualmente al
descubierto al propio ¡artillero de cola! de Dios. Al menos, Bill esperaba ser reconocido
como el propio ¡artillero de cola! de Dios, por el propio general de Dios.
No se vio decepcionado.
—¡Usted! —dijo el general Sabbyhonndo.
Bill abrió los brazos de par en par.
—¡He regresado!
—¡Encadenen a ese hombre! —ordenó el general.
Volver a ponerle las cadenas fue algo incluso más difícil que quitárselas; Bill no se
comportó de una forma ni ligeramente igual de cooperadora esta vez. Pero los resultados
fueron casi los mismos. Muy pronto estuvo otra vez completamente envuelto en cadenas.
—¿Qué tiene usted que decir en su descargo?
—Mmrrgm ffmrff hmmff. Mm nrrnf ffrrm mrrffm. ¡Mrggnff!
—¿Qué idioma está hablando este hombre? ¡Traigan un intérprete! —ordenó el
general.
Prácticamente todo el mundo que estaba en la habitación con rango inferior al de
coronel se precipitó hacia la puerta, alegando que sabía de qué lengua se trataba y
asegurando conocer a alguien que podía traducirla.
La suboficial que había sido derribada anteriormente y que se estaba levantando del
suelo en ese mismo momento, probablemente no podría haber llegado a la puerta en un
tiempo récord, pero tenía una sugerencia alternativa.
—Tiene la boca llena de acero. Quítenle las cadenas de alrededor de la cabeza.
El general Sabbyhonndo gritó:
—¡Alto! —La estampida se detuvo—. ¿Por qué no nos limitamos a quitarle las cadenas
que le envuelven la cabeza?
—Ésa es una idea fantástica, general —dijo un coronel.
—Es una maravillosa idea, señor —dijo un mayor.
—Preclaro pensamiento, general —dijo un capitán.
—Es mi jodida idea —masculló el sargento.
—¡Sargento, quítele las cadenas! —exigió el general Sabbyhonndo.
Ella lo hizo con gran elegancia, haciendo girar rápidamente el extremo de la cadena
con un tirón que la hizo rebotar limpiamente contra la parte trasera del cráneo de Bill.
—Ahora bien, Bill, ¿qué tiene usted que decir en su descargo?
Bill se balanceó ligeramente e intentó distinguir cuál de los generales que veía era el
verdadero. Sabbyhonndo tenía siempre una cierta apariencia de alucinación, por lo que
no era una elección clara, pero, como todos ellos estaban muy juntos entre sí, la elección
tampoco era importante.
—¡El soldado de primera honorario Bill se presenta de servicio, señor!
Bill intentó esgrimir su saludo militar, pero sólo consiguió hacer sonar suavemente las
cadenas. Ya estaba inamoviblemente en posición de firme.
—Ja! ¡Eso es lo que usted dice! Pero díganos, desertor Bill, traidor Bill, ¿por qué lleva
usted una insignia ira-¡aj!iana en el uniforme? ¿Y dónde está su auténtico uniforme? Éste
es una obvia falsificación.
—Tiene el mismo aspecto —protestó Bill.
—Es un obvio caso de lèse-officier. Este uniforme está hecho con tela auténtica, no con
papel reciclado.
—No lo pude evitar —gimió Bill—. Ellos me lo quitaron en el hospital.
—¡Aja! ¡Conque también aceptó auxilio y consuelo del enemigo! Encima de la
deserción. —El general se volvió en redondo y señaló a tres oficiales de los presentes—.
Usted, usted y usted, ¿qué opinan de eso?
Los tres oficiales se miraron entre sí con abyecto terror, rezando para que uno de los
otros hablara primero. Finalmente, uno de ellos decidió que una respuesta incorrecta sería
menos peligrosa que una ausencia de respuestas.
—¡Inaudito! —dijo.
—¿Inaudito? —farfulló el general—. ¿Qué clase de veredicto es ése? ¡Yo quiero un
culpable o no culpable!
—¡Culpable!
—¡Culpable!
—¡Culpable!
—Oh, sí, señor, realmente culpable.
—Muy culpable.
—¡Suficiente! —El general Sabbyhonndo se volvió hacia Bill—. Bien, Bill, ha sido
juzgado con justicia y hallado culpable de deserción y unas cuantas cosas más que
anotaremos cuando rellenemos el papeleo pertinente. ¿Tiene algo que alegar en su
descargo?
Bill no tuvo que pensar en ello.
—¡Soy demasiado joven como para morir! —gimió.
—Hijo —dijo paternalmente el general Sabbyhonndo poniendo suavemente una mano
sobre la cabeza de Bill (no pudo encontrar un hombro bajo todas aquellas cadenas)—,
eso no es una excusa. Que el Señor te bendiga, hijo mío. Bien, soldados, sáquenlo fuera
y fusílenlo.
Los policías militares comenzaron a luchar para volver a coger a Bill con la grúa para
maquinaria pesada.
Un hombre delgado y gris con una trinchera gris salió, probablemente, del interior de un
armario, ya que Bill no lo había visto antes y ahora sólo lo veía porque estaba demasiado
liado con las cadenas como para luchar. El hombre se acercó al general y le susurró
algunas palabras al oído. Realmente el general parecía escucharlo. Se susurraron el uno
al otro durante un par de minutos.
Bill pudo observar todo aquello porque los policías militares estaban teniendo un
montón de problemas para equilibrarle en la grúa; se caía constantemente, y sólo la
gruesa capa de cadenas evitaba que se lastimara gravemente, cosa de la que hubiera
sido más consciente de no ser porque estaba a punto de morir. Pero al fin consiguieron
cargarle y comenzaron a sacarle fuera.
—¡Esperen! —entonó el general—. Bill, ¿le gustaría tener la oportunidad de redimirse?
La plana mayor allí reunida profirió un grito entrecortado de asombro.
—Claro —dijo Bill—. ¿Significa eso que conservaré la vida?
—No.
—¿Conservaré la vida durante un poco más de tiempo?
—Sí:
Aquélla era otra elección fácil.
—¿Qué tengo que hacer?
24
Mientras esperaba la cuenta atrás final, Bill repasó su equipo una vez más.
Píldora para suicidio... comprobada.
Radio transmisor miniaturizado disfrazado de cucaracha... comprobado.
Sí, lo tenía todo.
Ahora, lo único que le quedaba por hacer era esperar.
No sabía exactamente qué era lo que estaba esperando. Nunca antes había viajado en
onagro. Era algo muy anticuado, lo que con toda probabilidad significaba que
habitualmente quedaba reservado para la nobleza, pero hasta el momento no parecía
demasiado cómodo.
Los policías militares le habían quitado las cadenas, lo cual era mejor que llevarlas
encima, y ciertamente facilitaba el cumplimiento de una misión secreta suicida. Pero los
policías militares estaban todavía allí, en la plataforma que se elevaba por encima de él,
con sus armas apuntadas directamente a algunas de las partes preferidas de su cuerpo.
Montar en onagro, fuera lo que fuese, parecía implicar la espera en una especie de
cuenco. Ahora Bill yacía en él. También parecía conllevar cierto riesgo; llevaba una
mochila a la espalda que contenía algún tipo de artilugio automático. El hombre de la
trinchera gris le había dicho que, de todas formas, él no tenía por qué saber cómo hacerlo
funcionar.
Así que Bill se limitó a permanecer echado allí y a esperar hasta que un oficial asomó
la cabeza por encima del borde del cuenco y dijo:
—¿Preparado para partir?
—¡Preparado para la cuenta atrás final, señor!
—¿Cuenta atrás? Ah, de acuerdo. ¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno, larguen! —Retiró la
cabeza del borde y le hizo una seña a alguien que estaba abajo.
Bill oyó que un hacha cortaba algo, y luego fue arrojado por el aire.
Aparte de la sorpresa que aquello representaba, el ser lanzado en catapulta era algo
interesante, incluso agradable. No había nada entre Bill y la experiencia pura del vuelo, ni
vehículos ni siquiera ropas protectoras como los trajes de comando. Estaban solos Bill y
el aire, mientras se elevaba a gran velocidad por encima del campo de batalla, entre los
pájaros supervivientes.
Y entonces, después de un breve rato de ascenso, alcanzó el punto más alto del arco y
comenzó a descender.
Por lo demás, Bill advirtió que mover los brazos como si fueran las alas de un pájaro no
servía absolutamente para nada. Tampoco servía rezar. Y ya sabía de antemano que
gimotear no era de ninguna utilidad.
Comenzaba ya a preguntarse si el artilugio que llevaba a la espalda no sería una
bomba o algo así. Le parecía que era meterse en demasiados problemas sólo para
hacerle morir. Quizá se trataba de un método actual y experimental de ejecución, como si
los militares necesitaran uno.
Le habían dicho que se enrollara como una bola en cuanto comenzara a descender, y
de hecho se acordó de hacerlo cuando hubo agotado todas las demás opciones. Tenía
algo que ver con reducir la superficie detectable por el radar, para que así pareciera
solamente otra bomba de artillería. Bill no creía que eso fuera a aumentar en nada sus
probabilidades de supervivencia, pero éstas estaban tan cercanas al cero, que no
constituiría diferencia alguna intentarlo. Mientras estaba encogido en posición fetal,
también se metió el pulgar en la boca por amor a los viejos tiempos. En otra época había
resultado tranquilizador.
Esta vez casi le cuesta los dientes delanteros.
A unos pocos metros del suelo (hasta donde él podía calcular con los ojos
apretadamente cerrados), sintió una sensación crujiente-arrancadora singularmente
desagradable en la espalda. Se detuvo bruscamente.
En unas pocas microfracciones de segundo, el generador antigravedad detuvo a Bill en
medio de su caída a plomo; unos fuegos de artificio estallaron a su espalda para simular
la caída de una bomba en un pequeño depósito de fuegos de artificio. Al mismo tiempo,
las correas de la mochila se soltaron y dejaron caer a Bill durante los últimos tres metros
hasta el suelo. Una vez cumplida su misión, la mochila bajó suavemente hasta el suelo,
donde le salieron automáticamente unas palas pequeñitas y la enterraron rápidamente.
Bill se puso de pie, se sacudió la peor parte del fango y miró los alrededores. Parecía
que nadie había advertido su llegada. Tiró la píldora de suicidio y comprobó la radio.
Continuaba teniendo aspecto de cucaracha; sus patitas y antenas se movieron en el
interior del tubo de cristal.
Ahora tenía que averiguar dónde se encontraba. El hombrecillo gris le había asegurado
a Bill que aterrizaría en algún lugar cercano al cuartel general, donde se suponía tenía
que instalar el pequeño robot transmisor.
Observó cuidadosamente su entorno. En el suelo había una abertura, no muy lejos de
donde él estaba, que le recordó a Bill la entrada de la mina. Era aproximadamente del
mismo tamaño, pero estaba mucho más transitada. Había coches flotantes de personal,
camiones y gente que entraba y salía constantemente. Las grandes puertas apenas
tenían la oportunidad de cerrarse.
Dado que aquélla era la única estructura visible, aparte unas cuantas trincheras y un
par de edificios exteriores, Bill decidió que era la mejor candidata para cuartel general
enemigo. Además, si se metía allí dentro, sin duda tendría un buen refugio en el caso de
que la Armada decidiera comenzar un bombardeo serio para encubrir su llegada.
Bill se unió al final de una columna de soldados que marchaban en dirección al interior.
El oficial que iba en cabeza de la formación fue interrogado, pero al resto de ellos les
hicieron señas de que entraran por delante del cartel de la entrada: AUTÉNTICO
EJÉRCITO LIBRE Y DEMOCRÁTICO DEL GENUINAMENTE DEMOCRÁTICO Y
REPUBLICANO PLANETA DE IRA-¡Aj! CUARTEL GENERAL MILITAR SECRETO. ¡Sin
duda, estaba en el sitio correcto!
La columna se detuvo en una gran sala, y el oficial dio la orden de numerarse. Bill tuvo
que pensar rápidamente. El oficial tenía que llevar la cuenta del número de soldados con
el que había entrado. Ese número tendría que coincidir con el último número de la cuenta
en voz alta. Para conseguir que las cuentas salieran bien, Bill tenía dos posibilidades: o
bien no decir ningún número, lo que advertiría de inmediato la persona que iba delante de
él en la formación, o decir el mismo número que esta persona, lo que decidió que tenía
menos posibilidades de ponerle en evidencia.
Dado que era un soldado modelo y tenía por tanto los ojos clavados al frente, no podía
ver mucho de lo que estaba pasando. Advirtió que el soldado que tenía delante
necesitaba un corte de pelo; el ejército ira-¡aj!iano debía de estar bastante desorganizado,
pensó, si no podían siquiera afeitar la cabeza de todos los reclutas. También advirtió que
muchísimas de las voces de la sala eran bastante agudas; era una deshonra que
hubieran tenido que comenzar a llamar a filas a jovencitos, pensó.
Después le llegó su turno. El soldado que tenía delante dijo, con voz aguda:
—¡Cuarenta y cinco!
En su mejor estilo militar, Bill tronó:
—¡Cuarenta y cinco! —Eso los engañaría.
Durante un momento se hizo un silencio absoluto. Luego Bill pudo oír que las botas del
oficial caminaban a todo lo largo de la sala en dirección al final de la formación, hasta Bill.
Él mantuvo los ojos fijos al frente.
—¡Derecha, ar! —La orden provenía de un punto muy cercano.
Bill ejecutó un giro perfecto, moviendo solamente los pies. El espectáculo incluía la
parte superior de un casco de oficial.
—¿Qué estás tú haciendo aquí? —preguntó el oficial.
—¡El sargento Bill se presenta de servicio, señor!
—Ya sé quién eres, pedazo de tonto. ¿Qué te hizo pensar que podrías hacerte pasar
por uno de mis soldados? ¿Has hecho esto sólo para encontrarte conmigo? ¡Qué dulce!
Aquello no sonaba al estilo de ningún oficial que Bill hubiera conocido nunca antes. Se
permitió mirar hacia abajo.
—¡Calyfigia!
—Mayor Calyfigia, ¿sabes, muchacho? Al menos, mientras estemos de servicio —dijo
ella, señalándose el cuello.
Bill miró a su alrededor. Él no sólo era el soldado más alto que había en la sala (al
menos quince centímetros más que los demás), sino que era el único hombre.
—¿Qué clase de unidad es ésta? —preguntó Bill.
—Es el tercer comando voluntario de amas de casa —dijo la mayor Calyfigia con
orgullo—. Listas para defender el fuego y el hogar asesinando al enemigo. Nos infiltramos
haciéndonos pasar por las señoras de la limpieza, y ponemos bombas y trampas para
osos. Pero estoy perdiendo el tiempo con tanta cháchara, cuando sé que el presidente
Grutsky tiene que estar muriéndose por verme.
A lo largo de todo el camino por las conejeras del cuartel general, Calyfigia le contó con
agotador lujo de detalles cómo la invasión había cambiado totalmente su punto de vista
con respecto a la guerra. Básicamente, se había convertido en una entusiasta guerrera
sanguinaria por venganza. Con voz ronca confesó que Bill era uno de sus héroes.
—Si estás libre más tarde, me gustaría discutir varias formas de lucha cuerpo a cuerpo
contigo —dijo con un provocativo guiño cuando se separó de él en la puerta de la sala de
guerra.
Afortunadamente, Bill estaba habituado a sentirse confundido. No se molestó en decirle
a Calyfigia que estaba programado que más tarde él estuviera muerto. Nada ocurría
nunca según lo programado, así que a lo mejor podrían reunirse.
El ruido se derramó al exterior cuando Bill abrió la puerta de la sala de guerra. La gente
estaba gritando información reciente, pidiendo expedientes, discutiendo la jugada,
chillando órdenes por teléfono y discutiendo de estrategia, mientras una pequeña
orquesta de swing tocaba en un rincón. Bill dio un paso al interior de la sala y se hizo un
repentino silencio. Incluso la banda se detuvo en la mitad de Boogie Woogie Niño
Sintetizador. Todo el mundo le miraba fijamente.
—Hola, muchachos —dijo él—. ¡He vuelto a casa!
Milmillones Grutsky, que llevaba puesto un uniforme de mariscal de campo, se levantó
lentamente de su escritorio y miró fijamente a Bill.
—Nos dijeron que usted había muerto.
—No —dijo Bill con una sonrisa—. Casi, pero no del todo.
—Bien —dijo Grutsky—. Muy bien. ¡Eso significa que podremos juzgarle por deserción!
Bill no tenía ninguna respuesta concreta para aquello, puesto que, interpretado
estrictamente desde el punto de vista técnico, lo que él había hecho —huir de aquel
bando durante el combate para unirse al otro bando— podía interpretarse como una
deserción.
—¡Necesito tres voluntarios! —declaró Grutsky. —Nadie se movió—. Para que hagan
de jueces, eso es todo. —Un bosque de manos se elevó en el aire.
Al cabo de unos minutos se había despejado un espacio en medio de la sala de guerra,
con el escritorio del presidente en un extremo y una silla plegable para Bill en el otro. Los
tres jueces se sentaron a un lado.
El presidente Grutsky se puso de pie.
—Oficiales del tribunal, damas y caballeros. Quiero darles la bienvenida a todos a
nuestro primerísimo consejo de guerra aquí, en la democrática, amante de la libertad y
morada de la ley que es la República de Ira-¡aj! Si me lo permiten, me gustaría abrir la
sesión con un corto informe.
Señaló a Bill con un dedo.
—Ese hombre desertó del ejército. Tiene que ser fusilado. Gracias. ¿Cuál es su
veredicto?
Los jueces se miraron unos a otros. El del centro dijo:
—A mí me parece bien —y se encogió de hombros.
—Bueno.
—Sí.
—¿Podemos volver ahora al trabajo? —preguntó el primero.
—¡Protesto! —protestó Bill.
—¿Por qué tiene usted que protestar de que volvamos al trabajo? —preguntó el
segundo juez.
—No, protesto por el juicio.
El tercer juez dijo:
—Hemos celebrado un juicio. ¿Qué más quiere?
—¿Es que no voy a tener oportunidad de defenderme?
Los jueces miraron al presidente Grutsky en busca de consejo.
—Jesús, Bill, nunca antes hemos celebrado un consejo de guerra. ¿Es que debería
disponer usted de un abogado o algo así?
—Por supuesto. Cuando me sometieron a un consejo de guerra en la Armada, ellos me
permitieron incluso disponer de un abogado y defenderme.
—Hummm. —Grutsky conferenció con dos de sus ayudantes—. No, no tenemos
ningún abogado a mano. Los envié a todos con las unidades de combate, dado que todo
el mundo estaba de acuerdo en que no se los echaría de menos. Pero creo que podemos
dejarle hablar en su propia defensa. Hable.
Se repantigó y escuchó.
—No soy culpable, de eso estoy seguro. —Bill necesitaba pensar con rapidez, y eso
nunca había sido su punto fuerte. Pero como aquélla era una situación de vida o muerte,
puso realmente en funcionamiento sus neuronas—. Para empezar, no soy un ciudadano
de Ira-¡aj! De hecho, soy un ciudadano del Imperio,, así que, para poder unirme a su
ejército, tenía que regresar al Imperio y renunciar a mi ciudadanía. Luego regresé de
inmediato. ¿Qué les parece?
—No está mal para ser una improvisación de último momento —dijo Grutsky—.
Jueces?
Uno de los jueces manejó una computadora. La computadora zumbó muy fuerte.
—Lo lamento. Usted tendría que ser ciudadano para que le pudieran reclutar, pero,
según nuestros archivos, usted se presentó voluntario. ¿Ve? —Hizo girar la pantalla para
que Bill y los demás pudieran ver la copia de su expediente, donde la palabra «reclutado»
había sido limpiamente tachada y cambiada por la de «alistamiento voluntario».
—Será mejor que vuelva a intentarlo. —Bill atormentó su cerebro hasta que, recordó
algo de su primer juicio—. Usted ha declarado la ley marcial, ¿correcto? —El presidente
Grutsky asintió—. Por lo que la totalidad del planeta es como una base militar, y yo nunca
abandoné el planeta, razón por la cual nb puedo haber desertado. ¿Correcto?
El tercer juez levantó una mano.
—¿Puedo responder a eso? —El presidente asintió—. Cuando fue visto por última vez
por el alférez Rosenblatt, estaba usted en el aire tras una explosión. Por lo que nosotros
sabemos, usted cayó del cielo cerca de este cuartel general algún tiempo después. Usted
estuvo fuera de la superficie del planeta durante parte de ese tiempo. Sigue siendo
culpable.
—Esto es un complot —gimió Bill—. Yo no puedo ser un desertor porque, de hecho,
soy un miembro de la Armada Imperial, así que de hecho me estaba presentando a mi
unidad. —Miró cautelosamente a su alrededor. Como no hubo una respuesta inmediata,
comenzó a sonreír con una sonrisa de satisfacción.
—Me gusta esto —pronunció el presidente—. ¡Vaya! Me gusta mucho.
—Por san Jorge, creo que lo ha conseguido —dijo el primer juez, después de haber
discutido con los demás.
—Ya lo creo que sí. Lo ha conseguido —dijo el segundo.
—Absolutamente —dijo el tercero—. No es culpable de deserción. Es un espía.
¡Culpable!
—Excelente —dijo Grutsky con entusiasmo—. ¡Llévenselo fuera y fusílenlo!
Un par de policías militares cogieron a Bill y comenzaron a llevársele en dirección a la
puerta. Ya le tenían a medio camino cuando el presidente exclamó:
—¡Deténganse!
Grutsky estaba hablando con una figura gris que acababa de aparecer en la holopantalla
que tenía detrás.
—¡Roncadori! —gritó Bill—. ¡Roncadori! ¡Sálveme!
—Demasiado tarde, Bill —entonó Grutsky—. Roncadori Yakamoto ha resultado ser un
espía chinger inteligentemente disfrazado. Desapareció antes de que pudiéramos
fusilarle. Este es Bodger Rastrillo, mi nuevo consejero de operaciones secretas. Dile hola,
Bodger.
—Jesús, Bill —dijo Bodger—, parece que estás en un verdadero aprieto, ¿eh?
Bill estaba enmudecido por la mano de un policía militar que le tapaba la boca.
—Supon que te enviamos a una misión suicida en lugar de fusilarte. ¿Te gustaría más?
Grutsky asintió como si animara a Bill a aceptar la propuesta. Dado que Bill ya había
llevado a cabo misiones suicidas con anterioridad -de hecho, estaba en eso en aquel
mismo momento-, calculó que muy bien podía seguirles la corriente. El también asintió.
25
Puede que Bodger fuera una nueva adquisición en el servicio de inteligencia de
Grutsky (Bill había oído a uno de los otros espías protestar: «No necesitamos a ningún
apestoso Bodger»), pero sus ideas le eran bastante familiares.
Bill había pasado los últimos minutos dejándose atar a una ballesta. A diferencia del
onagro, una catapulta gigante, la ballesta era una máquina de alta tecnología. Se trataba
de un enorme arco; Bill cabalgaría de hecho sobre una jabalina que él estrenaría. La idea
era que aquello le haría aparecer en el radar como una simple bomba de artillería.
Aterrizaría cerca del cuartel general de la Armada e instalaría un pequeño transmisor,
inteligentemente disfrazado de rollo de papel higiénico gastado, que enviaría una señal de
llamada para un misil ira-¡aj!iano.
—¿Cómo va la cuenta atrás? —le preguntó Bill al técnico encargado de la ballesta;
nada de todo aquello le gustaba realmente.
—¿Qué cuenta atrás? —El técnico tiró de una palanca.
¡Fiuuuush!
Realmente, Bill nunca había estudiado los proyectiles de forma muy detallada. La
mayoría de las armas que él utilizaba eran o bien armas de energía, como las explosivas,
o misiles dirigidos, como los misiles inteligentes del ¡artillero de cola! Nunca había
pensado en el problema de dar en un blanco con algo que simplemente salía volando y
atravesaba el aire. Puede que nunca se le hubiera ocurrido el principio de estabilización
giroscópica, de no haberlo estado experimentando por sí mismo.
Por estabilización giroscópica se entiende que una cosa gire sobre su largo eje para
mantener un recorrido recto. Cuanto más rápidamente gire, más preciso será su recorrido.
Parecía que la jabalina iba a realizar un recorrido muy preciso.
Bill no podía saberlo con seguridad porque, cuando se clavó y aflojó las correas que le
sujetaban, lo único que pudo hacer fue dejarse caer en el suelo. Y casi no acierta.
El cielo le daba vueltas, así que rodó sobre sí. Entonces el suelo se puso a girar, así
que cerró los ojos. Estos también giraban, pero Bill no podía soportar el pensamiento de
abrirlos.
Finalmente, el Universo y Bill dejaron de girar el uno respecto al otro, y él pudo tratar de
averiguar dónde se hallaba: justo detrás de las líneas imperiales, no muy lejos del cuartel
general.
Bill sabía qué era lo que tenía que hacer.
Miró al interior de unos cuantos hoyos de protección en busca de los reclutas más
inexpertos que pudiera encontrar. ¡Allí! Aquéllos servirían: jóvenes carne de cañón, todos
soldaditos novatos, todos muertos de miedo. Tenían un brillante color verde-miedo.
Bill saltó en medio del grupo, se apoderó de un fusil explosivo y dijo con su mejor voz
de instructor:
—No vais a decirme, cabezas de mierda, que tenéis miedo. Vamos... ¡aquí hay una
guerra en marcha y sin duda necesita que alguien luche en ella!
Saltó fuera y comenzó a cargar a través de las trincheras hacia las líneas ira-¡aj!ianas.
A cada trinchera que atravesaba, gritaba más palabras de ánimo.
—¡No seáis cobardes! ¡Atacad! ¡Atacad! ¡Haced esto por vuestro emperador... y
también por vuestras madres!
Se detuvo sobre la última trinchera, adoptó una pose heroica, blandió el rifle por encima
de la cabeza y gritó:
—¡MUERTE O GLORIA!
Y corrió a la carga por el campo de batalla.
Cuando estimó que ya estaba a medio camino comenzó a mirar con cautela a su
alrededor. En el aire comenzaban a estallar pequeñas bocanadas de polvo vaporizado. Si
se desviaba sólo un poco a la izquierda, a unos ciento cincuenta metros más adelante...
¡Arrrgh! Bill cayó de cabeza en un profundo agujero abierto por una bomba. No podría
ser visto desde ninguno de los lados mientras se quedara allí y mantuviera la cabeza,
abajo, lo cual le resultaba bastante fácil porque estaba atascado. Aquello era con lo que
Bill siempre había soñado: seguridad. Ahora dispondría de un poco de tiempo y
tranquilidad para pensar qué haría a continuación.
Fuera lo que fuese lo que pensó que haría a continuación, se equivocó. Un sonido muy
peculiar iba aumentando a sus espaldas. Sonaba casi como si... No, no podía ser. Pero
sí, sonaba de forma muy parecida a miles de soldados cargando a través del campo de
batalla.
Y eso fue exactamente lo que resultó ser. Una oleada que se precipitaba hacia las
líneas enemigas y lo pisoteaba todo a su paso hasta hundirlo en el fango.
Cuando Bill despertó en el hospital, tenía tantas vendas, que le cubrían
completamente, como las cadenas aquella otra vez. No estaba muy seguro de qué había
sido mejor. En ambos casos no podía moverse y apenas podía hablar. Aún sentía las
pisadas de las botas en algunas de las partes más íntimas de su anatomía, así como en
la planta de sus pies. ¿Era que le había pasado por encima la totalidad del ejército? No
podía recordar nada de lo ocurrido después del momento en el que la oleada de asalto
había llegado a su agujero de bomba. Ni siquiera estaba seguro de a quién pertenecía el
hospital en el que estaba; y preguntárselo a alguien podía ser delicado cuando cada uno
de los bandos le había condenado a muerte por haber desertado para unirse al otro.
Yació allí durante un rato, mirando fijamente al techo. Si hubiera podido moverse, quizá
habría encendido el holovisor, pero ni siquiera era capaz de girar la cabeza para
comprobar si había uno en la habitación. En resumen, sólo era un poquitín mejor que
estar muerto.
Finalmente vino una enfermera a cambiarle la sonda. Fue extremadamente doloroso y
eso le animó todavía más. En momentos como aquél, Bill tenía la firme convicción de que
el dolor, que eventualmente desaparecería, era mejor que la insensibilidad que podía no
hacerlo. Además, tuvo un atisbo de la enfermera. Se parecía tanto al general
Sabbyhonndo, que Bill sospechó al principio que se trataba de él en persona, pero
travestido. Sin embargo, la enfermera tenía más bigote que el general, además de que
era mucho más masculina. También llevaba en el hombro la insignia de las enfermeras de
la Armada Imperial, con la consigna tan familiar de: «¡Cuide hasta que duela!». Así que
ahora ya sabía dónde estaba. La fatiga y la oscuridad tomaron posesión de él.
La siguiente vez en la que se dio cuenta de que había una enfermera, comenzó a
gemir, como haría cualquier buen soldado, para indicar que estaba meramente
reprimiendo un grito de agonía. Aquello impresionaba a las mujeres, según la leyenda, y a
veces conducía a la administración de algún masaje o una medicación psicoactiva. (Bill se
había pasado mucho tiempo en los hospitales a lo largo de su carrera militar; la
estratagema nunca había dado resultado, pero tal es el arraigo de un mito en la
imaginación humana, que él continuaba intentándolo cada vez.)
¡Imaginen ustedes la sorpresa de Bill cuando la enfermera, de hecho, se acercó! Buscó
en el historial clínico una parte de su cuerpo que no estuviera demasiado dañada, le
acarició tiernamente la frente y dijo:
—Vamos, vamos. ¿Es el dolor demasiado terrible de soportar?
Bill asintió, para dar a entender que estaba demasiado dolorido como para hablar.
—Bueno, no podemos dejar que esté gimiendo de esa manera. ¡Va a recibir una visita!
Tenga, muerda esto.
Ella le deslizó algo dentro de la boca y se marchó. Bill examinó el algo con los dientes y
la lengua. No tenía la forma adecuada para ser una píldora; uno de los extremos era
redondeado, pero el otro era plano. Bill lo tanteó delicadamente con los dientes; era duro.
Una bala. Ella le había dado una bala para que mordiera; y estaba demasiado envuelto
en vendas como para quitársela de la boca.
Pero la enfermera había dicho algo acerca de una visita, ¿verdad? Aquello era un poco
desconcertante. Bill no conocía a nadie en toda la Armada Imperial excepto al general
Sabbyhonndo, y si él supiera que Bill estaba allí, enviaría simplemente un pelotón de
fusilamiento.
Eso demuestra cuan equivocado puede estar uno. Bill reconoció el sonido de las
adulaciones de los acompañantes del general que se aproximaba por la sala mucho antes
de que el general mismo llegara a la cama de Bill.
—Así que aquí está nuestro héroe, ¿eh? Usted debe de estar iluminado por el Señor,
hijo mío, para haber sobrevivido a ese maravilloso ataque que comandó. ¿Sabe alguno de
los presentes el nombre de este hombre? No puedo ver ni una bendita parte de él con
todas estas vendas.
Bill maniobró la bala dentro de su boca y decidió no identificarse. Gimió un poco para
parecer más heroico.
—No importa. Es usted una tremenda inspiración para todos nosotros, hijo mío. ¡Usted
en solitario estimuló a nuestros hombres para que pensaran en la victoria, y no en la
muerte para variar; luego, condujo el ataque en contra de todas las probabilidades, sin
pensar en su propia seguridad, una treta de lucha que inspiró a los soldados a seguirle al
interior de las mismas mandíbulas de la muerte! El hecho de que la mayor parte de ellos
resultaran muertos no le quita mérito alguno a su logro.
»Para honrar su coraje y sus dotes de líder, y en nombre del emperador, quiero hacerle
entrega de... ¿qué medallas tenemos a mano?
Un ayudante se acercó con una pequeña caja, y el general la revolvió durante un
momento.
—Sí, ésta es bonita. Quiero hacerle entrega de la Orden de los Navegantes Galácticos.
Debe saber que le autoriza además a tomar una copa gratis en el club de oficiales que
escoja, si alguna vez se convierte en oficial, lo cual es muy improbable.
El general le puso a Bill la medalla en persona; afortunadamente, Bill tenía la bala para
morder cuando la punta se le clavó en la carne.
—Ahora, hijo, ¿hay algo que podamos hacer por usted?
Bill se tragó la bala para poder hablar con claridad.
—¡Sí, señor! ¡Me gustaría que me pusieran un pie nuevo! —Y sacudió la pierna
derecha a modo de ilustración.
—¡Considérelo hecho! —dijo Sabbyhonndo—. ¡Doctor, encárguese de que haya
inmediatamente un pie humano de reglamento al final de esa pierna!
Bill suspiró. Su sueño estaba a punto de convertirse en realidad.
Al cabo de pocos minutos entraron los enfermeros a prepararle para la operación, y se
lo llevaron rodando a la sala de operaciones. En lo que pareció nada de tiempo -
probablemente porque estuvo inconsciente durante la mayor parte del tiempo-, Bill estuvo
de vuelta en la sala y en su cama.
Se despertó lentamente, saboreando la anestesia, estirando las piernas, flexionando
los pies. Eso le despertó completamente. Flexionó el pie derecho. ¡Lo sentía exactamente
como un pie! Engarfió los dedos del pie derecho. ¡Los sentía exactamente como dedos de
pie!
—¡Enfermera! ¡Enfermera!
La enfermera vino corriendo, con un médico justo detrás de ella.
—¿Algo va mal? ¿Siente dolores?
—¡Mi pie! ¡Mi pie! —Bill estaba casi demasiado emocionado como para hablar.
—¿Le duele el pie? —preguntó el médico—. Eso es normal después de una operación
quirúrgica, pero desaparecerá.
—¡No! ¡No! —Bill respiró profundamente e intentó relajarse—. ¡Déjenme ver mi pie!
—Ah.
El médico quitó cuidadosamente las vendas del final de la pierna derecha de Bill. Este
pudo ver un atisbo de carne humana rosácea a través de las gasas. La enfermera le
sostenía la cabeza levantada para que viera cómo le quitaban la venda.
—Voila!—Con un gesto florido, el médico acabó de destapar el pie.
Bill estaba sin habla. Allí, al final de su pierna derecha, había un pie, un pie de verdad,
un pie humano, un pie muy familiar.
Bill lo miró con más atención. Era un pie izquierdo. Bueno, no tenía importancia, al
menos era un pie.
—¿Qué le parece? —preguntó el médico.
—Es precioso —dijo Bill—. Al menos vuelvo a tener dos pies.
El médico pareció sentirse incómodo.
—No exactamente.
La alegría de Bill comenzó a evaporarse.
—¿Cómo que no exactamente? —preguntó con irritación.
—Bueno, el general quería que usted tuviera un pie al final de su pierna, allí, en lo que
los médicos llamamos tobillo, pero hay una escasez crónica de pies. Supongo que usted
ya conoce todo el asunto. En todo caso, el único sitio en el que podíamos encontrar un pie
para ponerle en la pierna derecha era, bueno, su pierna izquierda. Estoy seguro de que le
gustará ese pie, por cuanto lo ha tenido durante mucho tiempo. Ése es su propio pie
izquierdo.
Bill soltó una blasfemia asesina tan terrible, que la temperatura corporal del médico
descendió diez grados y él casi se desmayó. Luego Bill gritó:
—¿Qué tengo en la pierna izquierda, entonces?
—Le gustará, seguro que le gustará. Es una bonita obra de artesanía, si puedo
permitirme el decirlo —dijo el médico mientras quitaba las vendas de la izquierda con
dedos entumecidos y dientes que le castañeteaban—. Y podría decirse que es bastante
manejable, también.
Bill volvió a gritar. Donde había estado su pie izquierdo antes de convertirse en su pie
derecho, había una mano. Una mano particularmente fea y peluda. Tenía uñas gruesas y
sucias y un tatuaje que le atravesaba el dorso y decía: MUERTE A TODOS LOS
CHINGER.
Bill apretó la mano en un puño y la lanzó contra el médico, al que tumbó con un
impecable gancho hacia arriba. Las enfermeras se llevaron al médico, arrastrándole.
—Se acostumbrará a ella —gimió el médico—. Es realmente bastante original.
Continuó tranquilizando a Bill hasta que le sacaron de la sala.
El trasplante de pie cicatrizó bien, pero a Bill le llevó algún tiempo acostumbrarse a
caminar sobre su nueva mano. Intentó hacerlo sobre las puntas de los dedos, con la
palma plana y con la mano conformada en un puño. Todas esas formas eran de lo más
incómodas. Sólo se sentía feliz cuando podía cenar su mano-pie en forma de puño y
lanzarla contra el médico cuando pasaba cerca. Éste le evitaba, así que Bill cojeaba por
todo el hospital, buscándole, preparado para caerle sobre la espalda y lanzarle un
puñetazo siempre que le encontrara.
En una de sus expediciones, se detuvo a descansar delante de un tablón de noticias.
Las noticias frescas eran el único material de lectura disponible; y Bill las examinó
letárgicamente.
¡VUESTRO EMPERADOR OS AMA!
¡Sí, es verdad, de veras que es verdad!
Lo que sigue es una cita viva real del emperador.
El emperador y toda la plana mayor desean agradecer a todos los hombres y mujeres
alistados en estas valientes y gloriosas fuerzas armadas por sus generosas y necesarias
contribuciones voluntarias para el fondo del regalo de cumpleaños del emperador.
Vuestra participación hizo posible comprar, para el emperador, algo que él siempre
había deseado: un trasplante de cerebro que podría aumentar su coeficiente intelectual
hasta por encima de 35. Deberíais sentiros felices de que, meramente prescindiendo del
salario de una semana, hayáis hecho posible tanta felicidad.
Bill se preguntó si ésa era una de las semanas durante las cuales había estado
prisionero en Ira-¡aj! Eso le hizo preguntarse si le pagarían con efecto retroactivo por
haber estado sirviendo en el ejército de Ira-¡aj! No lo creía. Probablemente había perdido
todos sus sueldos atrasados desde que le condenaron a muerte. Había otra nota.
¡VUESTRO EMPERADOR OS AMA!
«¡Sí, es verdad, de veras que es verdad!»: el emperador.
El personal del palacio imperial anuncia con gran pesar que la tragedia ha golpeado
una vez más a la familia imperial.
Debido a problemas circulatorios hereditarios se ha descubierto que el Gran Almirante
Kvetch de la Marina de Guerra Imperial ha estado cerebralmente muerto durante seis
años. Todas sus órdenes recientes quedan anuladas.
Pobre hombre, se compadeció Bill. Él había servido a las órdenes de otros oficiales
cerebralmente muertos y aquello nunca pareció afectar a sus actuaciones. Ni mejorarlas.
Aunque, por supuesto, era más serio cuando el afectado era pariente del emperador.
En el tablón había otros edictos imperiales, pero Bill se sentía demasiado deprimido
como para leerlos. Recorrió lentamente el camino de vuelta hasta su cama solitaria, y por
el camino vio al médico y le lanzó un puñetazo que casi le acertó. En cambio, acertó a la
pared y le abrió un boquete. Había momentos en los que comenzaba a disfrutar de su
tercera mano, a pesar de que hubiera preferido un pie si hubiera podido escoger.
Se sentó en el borde de la cama a recortarse las uñas del pie con su mano nueva. Era
útil. Pero deprimente.
Al igual que lo era la Armada y toda la guerra y absolutamente todo. Pronto estaría bien
y fuera del hospital y de vuelta a las líneas de combate; si no pensaba rápidamente en
algo.
No podía pensar en algo ni siquiera lentamente, lo cual era incluso más deprimente.
Encendió el holovisor y fue cambiando de canales. Todo anuncios, incluso uno que pedía
voluntarios para el servicio de reclutamiento. Una rubia pechugona con un ajustado
uniforme estaba solicitando personal militar.
—Necesitamos hombres con agallas. Hombres que no tengan miedo de servir a su
emperador allí fuera, en los perdidos confines del Imperio. Hombres dispuestos a reclutar
a los soldados necesarios para pelear en esta guerra, para acabar con todas las guerras.
»Ésta es una ocupación especializada que cubre una necesidad específica. Se pide a
los veteranos de combate que se presenten. Especialmente aquellos que han sido heridos
y ya no están en condiciones de luchar mucho más. Sirvan a su emperador. Éste es un
puesto con igualdad de oportunidades para todos. No importa si tiene usted colmillos, dos
brazos derechos y tres manos. ¡Su emperador le necesita!
—Ciertamente que nos necesita. —Bill suspiró y se estrechó la mano a sí mismo
mientras se inclinaba para tañer uno de sus colmillos con la mano que le quedaba libre.
La interminable saga de Bill, el héroe galáctico, estaba llegando de mala gana a su fin.
La saga de Bill, el sargento de reclutamiento, estaba a punto de comenzar.
FIN
http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!