Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

viernes, 21 de junio de 2013

EL SEGUNDO VIAJE A MARTE - Ward Moore


EL SEGUNDO VIAJE A MARTE
Ward Moore



Hasta que su informe fue conocido, se consideraba a la expedición a Marte que
Murphy, Gobiniev, Langois, Alameda y Mutsuhara llevaron a cabo en 2002 como
la primera realizada con éxito. La verdad es que el primer viaje lo consumó de
modo completamente accidental, en 1887, el año de las bodas de oro de la reina
Victoria, un tal Humphrey Beachy-Cumerland.
Su nombre completo era Humphrey Howard Clarence Beachy-Cumberland, y era
pariente lejano -muy lejano- de los Churchill, a quienes consideraba más bien
como advenedizos. Él no tenía título, y alimentaba sobre la dignidad de par ideas
muy poco halagüeñas.
Había habido Beachy en Agincourt y Cressy, y Beachy-Cumberland fue nombre
distinguido en Naseby y Ramíllies, Prestonpans y Salamanca. No estaba
dispuesto a cambiarlo por un lord Fulánez o un conde de Nosédónde. A los
veinticinco años -había nacido uno después de la muerte del príncipe consorteposeía
ya sólidos principios. Tenía un marcado interés por el progreso (mejores
casas de vecinos, clases gratuitas para obreros...) y un alto sentido de la
responsabilidad (inspección de alcantarillas, pensiones para los sirvientes
ancianos...)
Es el progreso, y en modo alguno la afinidad, lo que explica su interés por Oiles
Pundershot. Pundershot era un vulgar en todos los sentidos: de humilde cuna,
colocaba mal la h, pedía dinero sin cuidarse de devolverlo, leía las cartas ajenas,
seducía criadas y llevaba la corbata de un colegio al que no fue nunca. Llegada la
oportunidad, hubiese sido muy capaz de cazar zorros a tiros. Era también un genio
de primera magnitud, un físico tan por delante de su época que ninguna
universidad toleraba que se mencionase su nombre ni ningún tratadista de viso se
molestaba en refutarle. Humphrey le daba una libra a la semana, habitación en el
ala de la servidumbre y una razonable cuenta abierta en una fundición de hierro de
la que era director. Le concedió también un ayudante de jardinero y medio acre de
terreno para la construcción de una máquina voladora. Tanto Humphrey como
Pundershot estaban seguros de que el vuelo de los más pesados que el aire sería
posible antes de 1900.
La máquina voladora de Pundershot seguía concepciones revolucionarias. Era, en
realidad, un proyectil... un proyectil sin cañón.
- Magnetismo - explicaba Pundershot -, atracción y repulsión. Antigravedad, en
una palabra. Repele la Tierra.
- ¿De veras? - preguntó Humphrey cortésmente.
- Lo malo es si la repele con excesiva brusquedad. Sí no me equivoco, volará a
trescientas millas por segundo.
- Demasiado - comentó Humphrey - Demasiado a todos los efectos.
- Dieciocho mil millas por minuto - dijo Pundershot -. Un millón de millas por hora.
Semejante velocidad no sirve para nada.
- Eso parece - asintió Humpbrey.
- Bueno - dijo Pundershot, sombríamente satisfecho -; supongo que tendré que
deshacerlo y volverlo a montar.
Humphrey parecía abrigar ligeras dudas. Sabía al penique cuánto le había costado
el proyectil, y la experiencia enseñaba que el segundo costaría al menos cuatro
veces más caro.
- ¿Qué hay por dentro? - preguntó, aplazando el momento de aprobar el nuevo
experimento de Pundershot.
- Nada que pueda entender un aficionado. Falsas paredes, superpuestas y
rellenas; un tanque de oxigeno -el vehículo es estanco- y controles magnéticos:
«Marcha» y «Parado». Todo un poco apretado, a causa del mecanismo de
absorción de choques que va entre las paredes. Apenas queda sitio para una
persona, y está todo oscuro. ¿Quiere echarle una mirada?
Humpbrey no tenía especial curiosidad, pero el tacto (¿acaso no se ofendería
Pundershot si no mostraba interés?) y la desconfianza (después de todo, con
semejante tipo, a lo mejor resultaba todo de cartón) le hicieron asomarse por la
abierta portezuela.
- Entre sí quiere - invitó Pundershot -. No podrá ver mucho, pero algo notara.
- Bueno - dijo Humphrey vacilante -; probaré.
La descripción del interior que había hecho Pundershot era más bien optimista.
Humphrey no vio nada; tan sólo sintió una como premonición del ataúd, y trató de
volver sobre sus pasos.
- ¡Cuidado! - exclamó Pundershot. Mire lo que hace. El cierre automático está
junto a su brazo.
Naturalmente, Humphrey movió el brazo. Tropezó con un botón; y la portezuela
metálica se cerró de golpe. Lanzó una exclamación y luchó por volver a abrir el
cilindro. En vez de conseguirlo, entró en contacto con el invisible botón «Marcha».
El proyectil repelió la gravedad de la Tierra con absoluta repugnancia. A cuarenta
y ocho millones de millas, metro más o menos, el planeta Marte lanzaba sus rojos
destellos. La nariz de la máquina apuntó exactamente hacia él.
El último pensamiento de Humphrey Beachy-Cumberland mientras desgarraba la
envoltura gaseosa de la Tierra fue que había dejado una pensión para Pundershot
en su testamento. Bien se arrepentía.
Los marcianos que le rodearon cuarenta y ocho horas más tarde habían vuelto a
la barbarie hacía miles de generaciones. Sus grandes ciudades yacían en el polvo,
y el saber había degenerado en fábula y magia, tras fallar los delicados resortes
de equilibrio de una sociedad completamente libre, igualitaria y sin violencia.
Pequeñas tribus, tan bárbaras que su jefatura no era hereditaria, sino asumida por
el más fuerte o el más astuto, guerreaban perpetuamente entre sí, ansiosas de
nuevas victorias. A pesar de ello, Humphrey estaba de suerte; prácticamente,
todos los marcianos habían abandonado el canibalismo.
Miró hacia arriba, a los rostros impasibles, todos los marcianos le sacaban, por lo
menos, la cabeza y percibió las ropas toscamente tejidas, las pálidas pieles, los
amplios torsos y la profusión de hachas y cuchillos.
- ¡Agua..., por favor! - boqueó.
Uno de los marcianos emitió algunas sílabas agudas. «Vaya», pensó Humphrey
«tendré que enseñarles inglés. ¡Qué lata! ».
Los ininteligibles sonidos debían tener algo de humorístico, pues los demás rieron
brevemente. Siniestramente. Humphrey se llevó un imaginario vaso a los labios. Al
no observar el menor indicio de comprensión, puso sus manos en forma de
cuenco e hizo exagerados ruidos ingurgitatorios. El marciano del chiste sacó un
horrible cuchillo de hierro.
- ¡Eh! - se apresuró Humphrey -. Guarde eso. Puede hacer daño a alguien.
Nunca le había gustado el humor negro. Se volvió hacia el otro lado, repitiendo su
pantomima. El del cuchillo se detuvo.
- ¡Agua! - repitió Humphrey, alzando la voz a pesar de la sequedad de su
garganta, seguro de que los extranjeros siempre se las arreglan para entender, si
se les habla bien alto y muy despacio.
Mucho más tarde, y tras haber sido amenazado con la mutilación o la muerte por
los más ingeniosos procedimientos -evitados por el de mirar al supuesto asesino y
asegurarles fríamente que ése no era modo de comportarse- Humphrey estaba de
rodillas al borde de un canal increíblemente ancho, calmando su sed con el agua
oscura y nauseabunda. Sus captores se hallaban junto a él, en modo alguno
intimidados por aquella increíble criatura que parecía desconocer el miedo -y el
sentido común- y que no hablaba como todo el mundo. No estaban intimidados,
pero si confundidos.
Humphrey paseó su mirada a través del canal, y después arriba y abajo, hasta
donde desaparecía en el horizonte. «Supongo que no habrá auténticos ríos. Bien,
por algún sitio hay que empezar; llamaré a esto el Támesis. Canal del Támesis».
Se volvió a los marcianos.
- Támesis, dijo claramente. - Taaa-mesis. Ca-nal.
Y señaló la obra de ingeniería construida por sus antepasados hacía sesenta mil
años.
- Fenutch Gubra - articuló un marciano.
- No, no - Dijo Humphrey -. Támesis. Canal del Támesis.
Volvió a acercarse al agua para lavarse cara y manos... «Tengo que hacer algo
para conseguir un baño decente. Los malditos tienen hierro; no será difícil fabricar
alguna especie de barreño».
Los baños diarios eran una necesidad, pero otras exigían inmediata precedencia.
Juzgaba a sus huéspedes lo bastante primitivos para dormir a la intemperie,
conducta que no se proponía imitar. La incomodidad endurece al hombre, le hace
más apto, pero la intimidad es la base de la civilización. Y Humphrey no pensaba
abandonar ésta, ni siquiera bajo las presentes críticas circunstancias.
- Bien - dijo bruscamente -, no puedo estar así todo el día. ¿Qué tal ahora un poco
de comida? Comida. ¿Entienden? Co-mi-da...
Humphrey se sintió desolado al descubrir la realidad del atraso marciano. Tras el
infantilismo de amenazar a un extranjero con bestiales torturas, ya no esperaba la
cultura de Manchester o Birmingham; no buscaba refinamientos como los
paraguas o el Punch. Pero es que ellos ni siquiera conocían la institución familiar.
Las tribus vivían divididas con arreglo al... ¡hum...! género. Los niños permanecían
junto a las mujeres hasta alcanzar la edad de intervenir en la interminable guerra
con otras tribus, de la que sólo regresaban con... propósitos carnales. Todo de una
completa inmoralidad.
Peor aún, no había herencia, mayorazgo ni vinculación. Humphrey no podría
cruzarse de brazos ante tal estado de cosas sin que pareciese concederles su
aprobación.
Sus captores pugnaban todavía por animarse a matarlo, pero el simple intento era
algo más difícil cada día. Resultaba completamente absurdo y no poco indecente
violar de ese modo la costumbre y código fundamentales -«no dejaréis con vida a
ningún extranjero»-, pero nunca extranjero alguno se había mostrado tan opuesto
a cooperar. Se negaba a asustarse de las hachas blandidas o los cuchillos
enarbolados. Ni siquiera podía acabarse con él durante el sueño; los intentos de
aproximación subrepticia al burdo cobijo que había construido tropezaban siempre
con un alerta y desconcertante preguntón.
El caso es que mientras hubiesen faltado a lo establecido al no saltarle los sesos o
cortarle el cuello de un modo inmediato, Míster -esto era cuanto de «Mr. Beachy-
Cumberland» juzgaban conveniente pronunciar- corría el riesgo de ser
despachado en cualquier momento. Entre tanto, ahora que comprendían algunas
de sus palabras, quizá pudiesen sacarle algunos trucos para vencer a las tribus
vecinas.
Humphrey no tenía intención de serles útil en este aspecto. Luchar por la reina y el
país era una ocasional, desagradable -y gloriosa- necesidad. Pero no había
necesidad ni gloria en aquellos choques aborígenes. Eran simplemente
repugnantes.
No obstante, sin querer aumentó el poder de la tribu y su propio prestigio. En
aquellas regiones, al menos, no había árboles ni animales -como amante del rosbif
con puding de Yorkshire, lamentaba la ausencia de vida animal-; tan solo
abundante variedad de vegetación anual junto a las orillas del canal. Por ello, las
armas, que en semejante estadio de desarrollo deberían haber sido de madera o
de hueso, eran burdamente forjadas con el hierro oxidado que se hallaba en
abundancia en las arenas. También el carbón era abundante.
Humphrey había, como accionista y director, estudiado concienzudamente la
siderurgia. Sin ser un técnico, podía fabricar cok del carbón para conseguir un
metal más fuerte y ligero que el que los marcianos utilizaban en sus primitivas
herramientas. Trabajando al principio en solitario, y después con los pocos que
creyeron divertido imitarle, produjo cuchillos que cortaban en vez de serrar;
azadas para el cultivo, a fin de conseguir mayores cosechas de alimentos y fibras
más fuertes para tejer; y palas y picos para excavar nuevas reservas metalíferas.
Los marcianos vieron las ventajas de sus métodos y se construyeron mejores
hachas de guerra. Humphrey consideraba las hachas de guerra contrarías al
progreso.
- Escucha - dijo a un joven marciano que había sido de los primeros en imitar sus
métodos de fundición y forja -. Esto no puede ser. ¿Por qué os empeñáis en estar
siempre peleándoos?
- Co-mer - articuló trabajosamente el marciano -. Mu-jer.
- Sí - reflexionó Humphrey -. Claro. Naturalmente. - Le consideró con ojo crítico -.
¿Te llamas Tom Smith, creo?
- Mogolum Tu.
- Eso no es un nombre, es un galimatías para trombón de varas. Créeme, te va
mucho mejor Tom Smith. Y pasemos a lo de la comida y... ¡eh...! las mujeres. Ya
veis qué fácil es conseguir plantas más grandes utilizando mejores herramientas.
Ahora podemos construir un arado - no hay anímales por desgracia -; y
sembrando en vez de confiar en la suerte, se obtendrá más de lo que esta tribu
puede comer, aunque haga fiesta todos los días. Sobrará alimento para todas las
tribus. En cuanto a... las mujeres, también podría hacerse mejor.
Y delicadamente explicó las ventajas del matrimonio monógamo.
El problema que preocupaba a Humphrey no tenía nada que ver con la noria de
hierro que ahora chirriaba y rechinaba en el canal del Támesis para proporcionar
agua a arenales incultos durante milenios. Tampoco con los telares mejorados
para conseguir mejores tejidos, ni con las negociaciones con otra nueva tribu que
pretendía unirse a la pacífica y próspera federación. Ni siquiera se refería al grupo
de disidentes capitaneado por Henry Green -antes Thottho Gor- que protestaban
de que Tom Smith y Míster estaban yendo demasiado lejos y con prisa excesiva.
El problema de Humphrey era de orden sacro. Nada beato, sabía poca Teología, y
había pensado siempre que esos asuntos eran cosa del vicario. La frase
«sucesión apostólica» flotaba en su ánimo: no puede uno iniciar a nativos
seleccionados en los secretos del Breviario -del que recordaba largos pasajes- y
ponerlos a administrar los sacramentos. Sólo pensarlo ya olía a inconformismo.
Pero, ¿cómo regularizar los matrimonios que había arreglado? Cierto que incluso
la monogamia irregular era preferible a las condiciones antes reinantes, pero no
por ello dejaba de ser irregular. ¿Y qué hacer con los bautismos y los entierros?
Cuando a él mismo le tocase bajar a la Tierra -a Marte, exactamente- quería que
sobre su cuerpo se leyesen, en debida forma, las oraciones de rigor.
Entretanto, mantenía a un creciente grupo de ayudantes en constante ocupación.
Tom Smith seguía siendo su discípulo preferido, pero estaba siempre
atareadísimo llevando a cabo los proyectos de Humphrey, explicando, aplacando,
persuadiendo... Para sus nuevas reformas e invenciones, Humphrey dependía de
hombres que acababan apenas de abandonar la caza de sus semejantes. Le
maravillaba la rapidez con que comprendían ideas y teorías, a menudo aún
nebulosas en su mente, y las llevaban a la práctica. Sabía que podía obtenerse
papel reduciendo a fibra las pulpas de madera; ellos encontraron la planta más
adecuada y discurrieron los medios de producción. Indicó la manera de obtener y
utilizar los tipos, y ellos organizaron una imprenta. Poseía ligeras nociones sobre
vidrio y cemento; y pronto hicieron cristales y vasijas que eran, cuando menos,
traslúcidos, y fabricaron hormigón y mortero que prometían conservar su dureza.
A regañadientes aceptó un compromiso en cuanto a las órdenes sagradas. Un
capitán de barco, argumentaba, une matrimonios válidos y envía cuerpos al
abismo. ¿Por qué no ha de hacerlo el capitán de un planeta más lejano que los
mares terrestres? Sabía que su lógica se hacía más frágil a medida que la
estiraba, pero algo había que arbitrar. Tranquilizó su conciencia diciéndose que no
estaba ordenando clérigos, sino tan sólo delegando funciones; y hacía que sus
alumnos se llamasen «vicario diputado» o «cura en funciones». Ahora, si algo le
ocurría -y no olvidaba que la facción anti-Mister de Henry Green había crecido
peligrosamente desde la extensión de la civilización a las tribus que habitaban
más allá de los canales Serpentine y Avon-, quedaría alguien para enseñar a los
jóvenes e infundir decoro a unas gentes cuyo comportamiento podría de otro
modo llegar a ser escandaloso.
En 1897 botaron el primer buque a vapor en el canal del Támesis. Humphrey
había elaborado un calendario marciano utilizando los años terrestres. Su defecto
residía en la incertidumbre sobre la fecha exacta de su llegada; de modo que
nunca estaba muy seguro en la celebración del cumpleaños de la reina, y el día de
Navidad era clara cuestión de azar. Pero la botadura tuvo lugar
incuestionablemente en 1897, diez años después del aterrizaje del proyectil.
El buque era pequeño, saltarín y de poco calado, con una caldera sospechosa y
ruedas de palas poco eficaces; pero llevó a los emisarios de Humphrey a extraños
lugares donde crecían plantas exóticas y el cobre y el tungsteno abundaban tanto
como el hierro; donde Mister era sólo un nombre de una vaga leyenda, y donde su
mensaje de progreso encontró tan a menudo nubes de proyectiles como coros de
oyentes.
Fue el mismo año en que se grabaron los billetes de banco y los marcianos
aprendieron a apreciar las ventajas de la propiedad y a vender las cosas por ocho
chelines y seis peniques y medio en vez de regalarlas. Y así, con los salarios, los
bienes raíces, el comercio, los beneficios, los dividendos y el paro... Todas las
bendiciones de la civilización.
El problema de Henry Green y los descontentos que le seguían no podía ser
demorado por más tiempo. Humphrey había impreso carteles explicando el
sistema parlamentario, la responsabilidad gubernativa y el imperio de la
constitución. A las primeras elecciones, Tom Smith recibió la investidura por
Nueva Brighton, en el canal del Tweed; y resultaron elegidos los suficientes
partidarios suyos para permitirle formar un gobierno en el que era primer ministro y
canciller del Exchequer, con Robert Janes, nacido Poromby Lusu, como primer
lord del Almirantazgo. Henry Green era, naturalmente, el jefe de la oposición.
Uno de los primeros actos del nuevo Parlamento fue prohibir el matrimonio con la
hermana de la esposa difunta, otro creó un servicio postal, y un tercero decretó
que jueces y abogados llevasen peluca. Una Ley de Defensa del Reino fue
vigorosamente combatida por Green, alegando que acabaría con los últimos
vestigios de las antiguas libertades. («¿Hemos de plegar nuestras costumbres a
las visionarias teorías de un extranjero de un planeta inferior?». Gritos de «¡Muy
bien! ¡Muy bien!» en la oposición, y de «¡Qué vergüenza! ¡Salvaje! ¡Calumnias!»
desde el banco azul.) Se suspendieron las sesiones y el primer ministro apeló al
país.
Nueva Brighton on Tweed volvió a elegir a Tom Smith, pero el partido de Green
obtuvo mayoría de actas. Durante el escrutinio, esta posibilidad había engendrado
oscuras profecías; pero el nuevo gobierno conservador -que así llamaba Green a
su partido- se hizo cargo del país sin fricciones, e inmediatamente aprobó una Ley
de Defensa del Reino, entre las amargas protestas de los liberales de Smith.
Asentada la situación política, florecientes las condiciones económicas y
religiosas, Humphrey pasó a ocuparse de la cultura,
Un Times semanal presagió otro diario: se inauguró una public school, y se
proyectó una Enciclopedia, Marciana. Mientras se discutía la conveniencia de una
Sociedad Filosófica y una Academia de Bellas Artes, se dieron los pasos para
formar una Orquesta Filarmónica. Humphrey tuvo el melancólico placer de enfocar
el primer telescopio hacia la Tierra y la pura alegría de comer el primer crumpet
marciano.
Tenía solamente cincuenta y cinco años en 1917, cuando las últimas tribus
salvajes resignaron su independencia. Fue en ese año cuando Tom Smith dimitió
finalmente la jefatura liberal a favor de Herbert Nora. La influencia de Humphrey
en la cuestión del cambio de nombre se iba debilitando. El clero lo apoyaba en
cuanto a los nombres de pila: pero creció la tendencia a conservar los antiguos
apellidos marcianos. Fue también el año en que Humphrey empezó a construir
Cumberland House y a dar forma a los floridos jardines que desde ella descendían
hasta el canal del Severa.
Aunque los cincuenta y cinco era una edad ridículamente temprana para pensar
en el retiro, cada vez encontraba menos que hacer. Todo se hallaba en buenas
manos. Sin dejar de mirar con recelo algunas de las obras de sus protegidos, no
podía negar que los marcianos pisaban ya terreno firme. Había en ellos buena
madera.
Viajaba poco; cuando se ha visto un canal marciano se han visto todos. Revisó y
amplió lo planos de Cumberland House; vigilaba a albañiles y vidrieros y mantenía
en constante ocupación a los jardineros. Dedicó algún tiempo a recopilar una
edición del Anuario de Hacendados Marcianos.
Pero sobre todo pasaba sus días charlando de los viejos tiempos, a menudo con
los mismos que entonces planearon su asesinato. El personal de Cumberland
House se componía de hombres que no se habían adaptado bien a los nuevos
modos o los habían posteriormente abandonado. Humphrey recordaba con ellos el
pasado, y unos y otros, por diferentes razones, disfrutaban así.
Un cinco de noviembre estaba sentado a la mesa, vestido de punta en blanco para
la cena y de excelente humor. Su mayordomo acababa de servir un plato de caldo
de líquen y ya se retiraba, cuando Humphrey llamó.
- ¡Espere! Yo...
El hombre se precipitó a recoger el cuerpo que se derrumbaba; pero, antiguo
guerrero, conoció la muerte apenas verla.
Lo enterraron en sus jardines; y pusieron sobre su tumba la lápida que él había
hecho grabar:
HUMPHREY HOWARD CLARENCE BEACHY-CUMBERLAND SQUIRE
NATURAL DE BUCKINHGAMSHIRE
Recordó siempre a su país.
Sean McDairmuid Murphy, un americano, dirigía la expedición interplanetaria de
las Naciones Unidas del año 2002, en la medida en que los demás nacionales que
la formaban -la excepción era Yasu Matsuhara- reconocían alguna jefatura. Más
exactamente, el doctor Murphy era el decano de los científicos que viajaban en la
WAC Field Marshal, y su antropólogo.
Sergei Gobiniev, el etnólogo, se hallaba en abierta contienda con el filólogo,
Hyacinthe Langois, sobre sí la Civilización marciana tendría analogías con la
terrestre. El geólogo. Luis Alameda, estaba convencido de que no hallarían ni
rastro de seres humanos.
El doctor Matsuhara creía que Alameda sufría deformación profesional; en cambio,
él tenía un espíritu abierto para cuanto no fuese la botánica y el béisbol. Estaba
tan seguro de que encontraría bambú, o algo parecido, como de que San
Francisco ganaría el doble campeonato en 2003. O, todo lo más, en 2004.
La expedición debió incluir a un sexto miembro, sir David Rabinovits. Pero desde
que el Reino Unido se retiró, en 1990, de la Commonwealth canadiense10
australianoafrícano-indiooccidental, Westminster había mostrado escaso interés
por nuevos horizontes. Sir David fue eliminado y la expedición partió sin biólogo.
- Mejor - dijo Langois -. Quién sabe lo que puede esperarse de la pérfida Albión.
- Sí, pérfida - masculló Gobiniev -. Nos mandaban a un cosmopolita desarraigado,
hechura de un corrompido e imperialista gobierno laborista. Sin duda habría
recibido órdenes para trabajar contra las democracias populares. Como los
lacayos de la sedicente Quinta República.
- Tonterías - dijo Sean Murphy -. Habría mucho que decir de Johnny Bull - la
prueba es que Irlanda sigue dividida -, pero el utilizar a David Rabinovits como
agente no entraría en sus cálculos. No han pagado el viaje de David porque no les
importan Marte ni la ONU ni nada que no sea esa estúpida conmemoración que
celebran este año.
El WAC Field Marshal realizó un hermoso aterrizaje a menos de diez millas del
lugar donde el proyectil de Humphrey había levantado la arena. Aquello era ahora
un parque planetario, conservado intacto en su primitivo estado.
- Desierto - graznó el doctor Alameda -. Desierto estéril.
Langois sacudió la cabeza con aire obstinado, mientras escrutaba el arenal con
sus gemelos de campaña. A lo lejos surgió una nube de polvo, que al fin se
resolvió en un revuelo de gente.
- ¿Qué les decía? ¡Hombres! Y también mujeres, espero.
- Aquellas manchas de color parecen banderas - dijo Matsuhara.
- Imposible - sentenció Murphy -. Será algún capricho evolutivo.
- Son Unión Jacks - identificó Alameda.
- ¡Un complot! - exclamó Gobiniev -. ¡Una trampa para desacreditar a la URSS!
Una locomotora con grandes ruedas de hierro lanzaba nubes de humo blanco a la
cabeza de un vagón cerrado y con múltiples puertas. Se detuvo cerca del WAC
Field Marshal, y la muchedumbre de a pie se arremolinó a su alrededor. Las
puertas del vagón se abrieron y descendieron los marcianos, vestidos con
pantalones de tubo y levitas cruzadas. Uno de ellos, sombrero de copa en la mano
izquierda, levantó su diestra.
- ¿Son ustedes de la Tierra, supongo?
- No puede ser - decía Murphy -. No puede ser.
- ¿Cómo no hablan ruso? - les increpó Gobiaiev.
- ¿Son ustedes rusos? - preguntó fríamente el marciano -. Crimea y Turquestán...
El oso que camina como un hombre...
- Sólo uno - explicó Alameda -. Yo soy del Uruguay.
- Ah, la Banda Oriental... «El país que perdimos». ¿Supongo que habrá también
un francés? ¿E incluso un americano?
Matsuhara dijo tímidamente:
- Nos sorprende que su idioma sea el inglés.
- ¿De veras? En cambio a nosotros no nos sorprende que ustedes lo utilicen. Pero
vayamos por orden. Yo soy Austen Aboxu, primer ministro y secretario de Estado
para la Defensa. Bienvenidos - ahora oficialmente - a Marte. Cuando les
divisamos, estábamos celebrando una recepción en el ayuntamiento de Nueva
Oxford. Vengan como están - ¡je, je! -. Supongo que no les será fácil vestirse de
otro modo.
Una expedición ligeramente aturdida escuchó la oferta, llena de disculpas, de
llevarlos en su vagón de ferrocarril.
- Es un tanto primitivo; no estamos muy adelantados en vehículos terrestres. En
cambio, en barcos... bueno, ahí sí nos sentimos orgullosos. «Impera en las olas» y
todo eso, ya saben.
Guardias marcianos con morriones de piel de oso de imitación fueron colocados
en torno al VAC Field Marshal, y ellos subieron al vagón.
- Naturalmente, nos desilusionó que la expedición no fuese británica - dijo el
primer ministro -. Pero espero que habrá una en cualquier momento. Todavía no
se han despertado. Inglaterra pierde todas las batallas menos la última.
- Eso dicen ellos - masculló Murphy.
- Ahora permítanme que les dé una idea de lo que va a pasar en el ayuntamiento.
En primer lugar, hablará el arzobispo interino de Marte; me temo que lo
encuentren pesado. El deán es peor. Pero hay que respetar al clero. Espero que
ahora nos envíen personas apropiadas, ordenadas v con todos los requisitos.
- Qué duda cabe - dijo Murphy por decir algo.
- Después, el jefe de la oposición procederá a despacharse a su gusto. Me pondrá
de vuelta y media por no darles la bienvenida como él lo hubiese hecho si las
últimas elecciones parciales hubiesen tenido otro resultado. No hagan caso; son
cosas del oficio y yo haría lo mismo sí él fuese el muy honorable y yo tan solo el
diputado por Nueva Basingstoke. Encontrarán también a los caballeros pertigueros
de la Negra Vara, al guardián de los Cinco Puerto, al lord lugarteniente de los
Polos Marcianos...
Y allí estaban, efectivamente, todos ellos y muchos más, cada cual con su
larguísimo discurso de bienvenida a los intrépidos exploradores de «nuestro
amado planeta». Entre discurso y discurso, se aplicaban al filete de hierbas
marcianas, las coles de Marte a la Gladstone y las canalgas aux pommes de Mars.
Al fin, Sean Murphy pidió permiso para hablar. Cuando le fue concedido -con gran
desilusión del primer editorialista del Times, que se disponía a colocar su
ingenioso discurso- Murphy comenzó, vacilante:
- He sido comisionado por las Naciones Unidas para tomar posesión de este
planeta en nombre de la ONU...
El primer ministro Aboxu le detuvo con un gesto de la mano.
- Me temo que no pueda hacerlo.
- Bien - dijo Murphy -. Ya veo que están civilizados; no es lo mismo que ocupar un
mundo vacío. Pero acaso deseen ustedes adherirse a la ONU...
- Creo que no lo ha comprendido - dijo el primer ministro con suave entonación -.
No somos una nación. Al menos, no en el sentido en que ustedes utilizan esa
palabra. Debemos nuestra primera y plena lealtad a la Corona. Al fin y al cabo,
constituimos el Dominio de Marte, y corresponde por entero a Su Majestad -
obrando por mi consejo - el decidir si hemos de incorporarnos a esas... Naciones
Unidas.
- El cuarto Imperio británico - masculló Sean Murphy -. ¿Es que no hay justicia?
- Mañana - prosiguió el primer ministro, ignorando cortésmente al editorialista del
Times - será una gran fiesta. Habrá un desfile por la mañana y un partido de
criquet antes del té; y, por la noche, una reconstrucción de Pinafore. Tenemos las
canciones, pero la letra está un poco en esqueleto. Espero que disculpen nuestros
fallos coloniales; pero hay cosas que tenemos gran ansiedad por saber. Ante todo,
la reina, Su Majestad, ¿ha... muerto?
- No, que yo sepa - respondió descuidadamente Murphy.
- Pero... si parece imposible. Es tan vieja...
- ¿Vieja? No, no mucho, para lo que ahora se vive.
El señor Aboxu se sentía confundido. La Corona era inmortal... ¿pero la reina? No,
no: recordaba demasiado bien su historia. ¿Viva todavía? Comprendía la
diferencia entre los años terrestres y marcianos, incluso con la confusión de un
calendario marciano basado en la rotación terrestre, y normalmente podía hacer el
cálculo de memoria; pero las emociones de la jornada y su breve pero expresiva
defensa de la dignidad de la Corona le confundían. Parecía que Su Majestad
debía tener unos doscientos años, pero quizá los cómputos del tiempo habían
cambiado desde los días de Míster. ¡No, no era posible! Ah, pero la ciencia...
Míster lamentaba siempre no poseer más ciencia y hablaba de la época en que los
descubrimientos alargarían considerablemente la vida.
- Es cierto. Tiene usted razón.
Langois rebuscó en su memoria para complacer a sus anfitriones.
- En Inglaterra hay fiestas este año. Es el jubileo de la reina.
- ¿El jubileo? ¡Pero si fue el año en que llegó Mister! Las bodas de plata, y el
cincuenta aniversario de su reinado. Este debe ser... el ciento sesenta y cinco. Sin
duda se trataba de alguna significación especial que Míster había olvidado
mencionar.
- Claro... el jubileo. También lo celebramos aquí.
El maestro de ceremonias taconeaba impaciente.
- El oporto, por favor. Sé que todos están deseando brindar por nuestros
visitantes.
- Ah... - suspiro Gobiniev.
- Ante todo, nuestro brindis acostumbrado. Señor primer ministro...
El señor Aboxu se puso en píe y alzó su copa. Todos los comensales,
exploradores incluidos, le imitaron.
- Caballeros - dijo con voz ligeramente temblorosa el muy honorable Austen
Aboxu, PC, MP, miembro de la Real Sociedad Marciana para la Difusión del Saber
-, ¡por la reina!
Bebieron, y rompieron los tallos de sus copas para que nunca fuesen profanadas
con brindis menos dignos. En esto, como en tantas otras cosas, hacían lo que
Humphrey les había enseñado. Y ahora todo adquiría nuevo significado; ahora
cuando, por vez primera desde los tiempos de Mister la Madre Patria parecía tan
próxima.
FIN
http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!