Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

miércoles, 26 de junio de 2013

GRUPO GALÁCTICO - James Blish

GRUPO
GALÁCTICO
James Blish



ÍNDICE
El sondeador de tumbas (Tomb Tapper)
Rey de la colina (King of the Hill)
Tiempo común (Common Time)
Una obra de arte (A Work of Art)
Pagar al flautista (To Pay the Piper)
Ni barrotes de hierro (Nor Iron Bars)



EL SONDEADOR DE TUMBAS
El lejano fulgor de la explosión atómica se había ya desvanecido del cielo cuando el
coche de McDonough chirrió al salir de la oscura ciudad de Port Jervis y embocar la
dirección norte. Marchaba a ochenta kilómetros por hora en la carretera Nacional 209, sin
otras luces que las de situación y si un ciervo hubiera irrumpido en la calzada por delante
de él. no habría podido verlo hasta después del impacto. Resultaba bastante difícil poder
ver la cinta asfaltada de la carretera.
Pero pensaba y no por primera vez, en el viejo chiste del hombre que hacía sonar las
ruedas de los trenes.
Lo había estado haciendo, según la historia, durante treinta años. Cada día de trabajo
iba arriba y abajo a ambos lados de las locomotoras detenidas en los muelles y golpeaba
las ruedas con un martillo; primero las ruedas motrices y luego las demás. Cada vez
inclinaba la cabeza, como para escuchar algo especial en el sonido. El día de su retirada,
se hallaba dando una magnífica comida a sus amigos — como correspondía a un
miembro tan antiguo como él en el Montepío Ferroviario—, cuando alguien le preguntó
qué es lo que había estado sondeando con aquellos martillazos durante tantos años.
El hombrecillo de nuestra historia, inclinó la cabeza como si escuchara algo, pero con
toda evidencia nada pudo captar.
—Pues no lo sé — dijo con sinceridad.
«Así soy yo», pensó McDonough. «Sondeo y ausculto tumbas, no trenes. ¿Pero qué es
lo que escucho?»
El cuenta-kilómetros le dijo que estaba cerca del desvío que conducía al aeropuerto y
encendió las luces antideslumbrantes. Allí estaba. Al principio nada digno de verse
cuando los faros barrieron toda la extensión de la polvorienta calzada, nada excepto un
muro de oscuridad tan profundo como la noche, que vagamente rebordeaba al Este por
las bajas y mansas colinas del valle de Neversink. Luego otro par de luces brilló tras él, en
la carretera principal, traqueteando detrás del coche de McDonough, entre las nubes de
polvo alzadas por su vehículo.
Hizo girar el coche para detenerlo junto a la cerca del aeropuerto y apagó las luces; el
otro automóvil le imitó. En la renovada negrura fueron barridas las débiles trazas del alba
sobre las colinas> como si todo el universo hubiese retrocedido una hora. Luego el
amarillento ojo de una linterna asomó por la ventanilla del otro coche y se posó con fijeza
en su cara. Abrió la portezuela.
—¿Martinson? — preguntó tentativamente.
—Aquí mismo — dijo la otra voz. El rayo de la linterna trazó un óvalo en el suelo—. ¿Te
acompaña alguien?
—No. ¿Y a ti?
—No. Adelante y saca tu equipo. Yo abriré la cámara.
El óvalo de luz recorrió la zona de aparcamiento y se detuvo intranquilo en el candado
que cerraba la trampilla del cobertizo de operaciones. McDonough encendió la luz interior
de su coche, sólo lo suficiente para localizar el bulto envuelto en lona que contenía los
componentes de su electroencefalógrafo. Una vez lo tuvo en sus manos lo dejó con
cuidado sobre el suelo.
Acababa de cerrar la portezuela de golpe y de recoger de nuevo la carga, cuando
retazos de luz comenzaron a cobrar vida dentro de la pequeña choza o cobertizo,
atravesando las persianas bajas. Al mismo tiempo, cuatro coches vinieron hada el campo
desde lugar opuesto, cada uno con sus luces de aparcamiento encendidas y enfilándose
a cada lado de la pista de aterrizaje. No tardaría en amanecer, pero si los aviones estaban
preparados para despegar antes del alba, los coches podrían iluminar la pista de
despegue con sus faros delanteros.
«Somos rápidos», pensó McDonough, con orgullo. Aún cuando las Fuerzas Aéreas
piensen que la Patrulla Civil Aérea es sólo un grupo de aficionados, podemos realizar una
misión en el aire muy por delante de cualquier otro escuadrón de la P. C. A. de este país.
«Somos muy rápidos».
Estaba recobrando ya su misión nocturna y con una rápida mirada descubrió que la
manga de aire se agitaba recta por encima del negro y silencioso hangar, destacándose
en el alba perlada. Las estrellas palidecían sin casi parpadear, El viento era de
componente norte, procedente del valle; era ideal para el vuelo.
Pequeñas figuras cojeando corrían a través del campo desde los coches aparcados,
hacia la cabaña. El escuadrón se estaba reuniendo.
—¡Mac!—gritó Martinson. desde dentro del cobertizo—. ¿Dónde estás? ¡Mete tus
trastos aquí y empecemos!
McDonough cruzó la puerta y colocó sobre la mesa-mapa los componentes de su
aparato para electroencefalogramas. La luz se derramaba por la pequeña habitación
desde la diminuta oficina, con una timidez que parecía propia de quien se ha visto
derrotada por la larga oscuridad. En la sala de reuniones la radio parpadeaba con un ojillo
diminuto y rojo, pero el oficial encargado de las comunicaciones del pelotón todavía no
había llegado a responder. En el despacho, la voz de Martinson sonó suave y apremiante
y el teléfono le devolvió ruidos minúsculos e ininteligibles, como procedentes de un
periquito que sólo supiese gritar sus parloteos indescifrables.
Luego, de pronto, apareció un ayudante en la puerta de la oficina y miró a McDonough.
—¿A qué estáis esperando? — dijo—. Mete en el Cub (*), de prisa, tu lector de mentes.
—¿Qué tiene de malo el Aeronca? Es más rápido.
—Agua en la gasolina; se ha helado. Tendremos que vaciar el tanque. No es tiempo
apropiado para discutir — Martinson empujó, para abrir, la chirriante puerta que daba al
hangar, su mano tanteó en busca del conmutador de la luz.
McDonough le siguió, sujetando con ambas manos la correa que servía para portar sus
aparatos, con los codos juntos. Nada es tan condenadamente pesado como un aparato
electrónico que tiene en el chasis montado un transformador, así que si esto se
cuadruplicaba, puesto que son cuatro los chasis y los transformadores, la carga resulta
más que pesada.
El ayudante estaba ya conduciendo la vagoneta eléctrica de servicio hacia la pista de
cemento en dirección al Piper Cub.
—Instala tu aparato — dijo —. Yo lo llenaré de combustible y revisaré el aceite.
—Está bien. No creo que necesite mucha gasolina.
—¿Es que no vas a dejar de hablar? Vámonos.
McDonough bajó su carga hasta el frío suelo junto a la cabina del avión, con un breve
chispazo de indignación. En la vida diaria, Martinson era impresor y no hacía otra cosa
más que obedecer, no daba órdenes a nadie, ni siquiera a su esposa. Bueno, esos eran
de ordinario los muchachos que dejaban que los galones se les subieran a la cabeza, aún
en un grupo voluntario. Se puso a trabajar.
Llegaron voces del cobertizo y luego Andy Persons, el oficial comandante, vino
saltando por el alféizar, seguido por dos cadetes de ojos soñolientos.
—¿Qué pasa? — gritó —, ¿Eres tú, Martinson?
—Soy yo. Uno de vosotros, cadetes, traedme ese bidón. Andy. abre las puertas, ¿eh?
Hay un bombardero ruso al norte de nosotros, en algún lugar cerca de Howells. Parte de
una expedición cuyo objetivo era Shenectady.
—¿Lo derribaron?
—No, tiraron demasiado alto, por encima..., alcanzaron, sin embargo, a un Kingston.
En el campo Stewart les dieron, mientras volvían para reagruparse, derribando a ese
aparato en su primera pasada. Se supone que nosotros...
El resto de la respuesta del ayudante se perdió a causa de un creciente y atronador
rugido, como si todos estuviesen de pie bajo un enorme puente de hierro por el que
cruzasen a la vez los trenes del mundo. Las boquillas de diecinueve metros de los
reactores soplaban en la noche por encima del campo, otro escuadrón venido del campo
Stewart para vengar la agonía de hidrógeno nuclear que quedó de lo que fue Kingston.
Con la cabeza aún dentro de la cabina del avión, McDonough escuchó como
traspuesto. Al igual que la mayoría de los oficiales de la P. C. A. no era demasiado viejo
para ser un piloto de reactores, tenía lentos los reflejos, su vista no sobrepasaba el
mínimo, los músculos del vientre eran demasiado suaves para soportar las vueltas a cinco
veces la gravedad; por esto, de vez en cuando pensaba en lo que sería tripular uno de
esos cohetes voladores, cruzando el firmamento a casi cuatro mil kilómetros por hora
dejando una estela de vapores de querosén o verse seguido a lo largo del campo a toda
velocidad por la doble ola del frente supersónico, en donde estallaba el estampido que se
produce al cruzar la barrera del sonido. Era una doble acción casi tan bonita como el
pilotar aquella catarata unipersonal de energía que constituía un avión cohete de
combate.
El ruido creció hasta que parecía seguro que los invisibles reactores fueran a
estrellarse directamente a través del hangar, disminuyendo luego de manera natural.
—¿Las órdenes de siempre? — gritó Persons, por debajo del rugido decreciente —,
Encontrar el avión, sondear a los supervivientes, recoger los cerebros de los cadáveres?
¿Qué otra cosa más? ¿Va a venir otro?
—Nadie — contestó Martinson, bajando por la escalerilla y apartándolo del aparato—.
El escuadrón de Middletown no ha sido desmovilizado; Montgomery no tiene ni un
aparato; Newburgh carece ahora de campo.
—Walter tiene el Grupo L - 16...
—Les quitaron el tren de aterrizaje la semana pasada — dijo Martinson, con sombría
satisfacción—, Como siempre, es cosa nuestra. Mac, ¿tienes ya tus herramientas
instaladas dentro?
—Aguarda un momento — dijo MacDonough —. Walter ya se habrá colocado las
gafas, encasquetados el casco y el detector amplificador, mientras que la fuente de
energía de electroencefalógrafo estaba asegurada en sus soportes de la plataforma de
detrás del asiento posterior del Cub. La «redecilla del pelo» — la red flexible de electrodos
que se encasquetaría en la cabeza de cualquier hombre muerto cuyo cráneo hubiese
resistido el choque del bombardeo — iba conectada a ellos y colgaba por debajo del
asiento de sus pinzas especiales, los cables unidos para impedir que se enredasen con
los cables también de control del aparato. Nada quedaba por hacer ahora, sino asegurar
el analizador de frecuencias, que era la más pesada de las unidades y que tenía que ser
dejada caer delante del patín de cola trasero de manera que su peso no enfilase el vuelo.
Si el aparato no tuviese que ser revisado después de cada despegue, podía haber sido
dejado en el avión... pero el caso era opuesto por completo.
—Está bien — dije, sacando la cabeza de la cabina. Temblaba ligeramente. Aquellas
expediciones para sondear tumbas destrozaban los nervios. No importaba cuanto
adiestramiento en el arte de leer la mente de un muerto pudiese tener el operante, cada
experiencia era distinta y no se podía repetir comparándola con la de los cadáveres
almacenados largo tiempo en el laboratorio. El cerebro recién muerto es un infierno, casi
por definición.
—Bien — dijo Persons—. Martinson, pilotarás tú. Mac, mantente a la escucha; vamos a
aprovisionar el Airoknocker y despegar sobre las diez si nos es posible. En cualquier caso
os comunicaremos las marcaciones que consigamos de las fuerzas Aéreas tan de prisa
como nos lleguen. Martinson, reaprovisiónate en Montgomery si es preciso; no pierdas
tiempo viniendo aquí. ¿Entendido?
—Roger— dijo Martinson, instalándose en el asiento delantero y ajustándose el
cinturón de seguridad. McDonough colocó su pie apresuradamente en el estribo y saltó al
asiento posterior.
—¡Cadetes!—ordenó Persons —. ¡Fuera calzos!.¡Rodando!
Por regla general Persons en persona hacía el peor trabajo de alzar y oscilar la cola. El
Cub saltó de la antepista y se metió en la hierba bajo la brillante mañana.
—¡Corten! — gritó el cadete del morro —. ¡Gas! ¡Frenos!
—Corto, frenos — repitió Martinson—. ¿Mas- a dónde? ¿Tienes alguna idea?
Mientras McDonough pensaba en ello, el cadete echó la hélice hacia atrás cuatro
vueltas.
—¡Frenos! ¡Contacto!
—Probemos en torno al túnel Otisville. Si han sido derribados por encima de los
Howells, han tenido muchas posibilidades de caer en el lado de aquella montaña.
Martinson asintió y alzó la mano enguantada por encima de la cabeza.
—¡Contacto!— gritó y dio al interruptor. El cadete impulsó la hélice y el motor rugió; a la
izquierda de McDonough, la válvula de mariposa duplicada se deslizó hacia delante un
poco mientras el piloto retenía el motor. McDonough cerró la cabina y luego el avión
comenzó a rodar hacia el borde lejano e impreciso del campo de hierba.
El firmamento se hizo más brillante. Habían partido de nuevo, a sondear en la tumba de
otro hombre y a preguntar a la apagada voz interior pidiéndole que legase cuantos
recuerdos le habían quedado sin decir, en el momento de su muerte.
La Patrulla Civil Aérea es y ha sido desde 1941 auxiliar de las Fuerzas Aéreas de los
Estados Unidos, su actividad ha sido la patrulla costera y el trabajo de rescate marino.
Para 1954 — cuando sus efectivos se componían de más de ochenta mil hombres y
mujeres, quince mil de ellos con título de piloto — la Fuerza Aérea tuvo el valor suficiente
como para designar a la P. C. A. como su arma de Inteligencia Aérea, con la misión de
localizar a los derribados aviones enemigos y enviar por radio información de importancia
militar.
Búsqueda Aérea, es primariamente, caída de aviones que pueden volar bajos y
despacio. La inteligencia Aérea requiere velocidad, puesto que la clase de información
que puede ofrecer un siniestro enemigo quizá no sirva ya dentro de pocas horas. Los
aviones de la P. C. A., en su mayoría de un solo motor, modelos de aparatos particulares,
ya habían demostrado ser ideales instrumentos aéreos para la búsqueda; la red de radio
de la P. C. A., con sus seis mil quinientas estaciones móviles y fijas, era más que
suficientemente rápida para conseguir información y conducirla a donde fuese necesario,
mientras aún esta información tenía actualidad.
Pero el enemigo esperado, después de todo, era Rusia; ¿y cuántos civiles, incluso
aquellos que sabían volar, navegar y operar un rayo transmisor, podían preguntar algo
inteligente y sagaz en ruso, y es más, comprender la respuesta?
Fue el rápido y asombroso desarrollo de los métodos eléctricos para sondear el
cerebro, lo que proporcionó la solución en particular el perfeccionamiento, durante la
década del cincuenta al sesenta, de rápidos estímulos encaminados a refrescar la
memoria visual. Bruscamente, los técnicos de electroencefalogramas ya no necesitaron
utilizar el lenguaje para sondear el cerebro en busca de imágenes visuales y leerlas; ni
siquiera era preciso que supiesen que no funcionaban sus aparatos, permitiendo con eso
dejar tranquilo su cerebro. Unos cuantos momentos de parpadeo en los ojos del sujeto, en
una frecuencia elegida según una tabla y las imágenes vendrían en oleadas hasta las
gafas fotoscópicas del operador — la frecuencia escogida sin el más ligero conocimiento
básico de electrofisiología, como una mujer escogiendo ingredientes de cocina, aún
ignorando exactamente el por qué hacía eso, bastaba; la química no tenía nada que ver
con la elección.
Fue aquel descubrimiento de ingeniería lo que hizo que se instalasen sondeadores de
tumbas en los asientos posteriores de los aviones de la P. C. A. cuando comenzó la
guerra... porque las imágenes que se producían en las gafas fotoscópicas no paraban ni
cuando el cerebro se hubiese muerto.
El mundo al alba, como vio McDonough desde una altura de novecientos metros, era
un universo de largas formas esculpidas, casi tan móviles y tridimensionales como un
panorama lunar cerca del fin de la luz del día. El aire estaba muy quieto y el Cub
ronroneaba tan gentil a través de la bruma azulada como una abeja, ganando altura sobre
el suelo en una serie de amplios círculos. En la última vuelta, el avión giró hacia el sur por
encima de una granja propiedad de alguien a quien conoció Martinson, un hombre que
estaba labrando su terreno desde el asiento de su tractor, y Martinson osciló las alas del
aparato para saludarle recibiendo un ademán parecido al agitarse la antena de un insecto.
Todo era engañosamente normal.
Entonces el horizonte subió por debajo del morro del Cub y Martinson se vio saliendo
del valle. Un lago pasaba por debajo de ellos, moteado de islas y con pardas barracas de
Camp Cejwin, una vez campamento veraniego para niños, pero ahora lleno de soldados
durmiendo. Martinson continuó hacia el sur. faldeando por Jervis, hasta que McDonough
fue capaz de captar la línea principal del ferrocarril Erie, yendo hacia el noreste en
dirección a Otisville y Howells. La montaña a través de la que el río Otisville corría, era ya
visible como una masa humeante a lo lejos, a la izquierda del amanecer.
McDonough puso la radio, que respondió con un balbuceo rítmico; el motor del Cub no
estaba adecuadamente protegido por dispositivos antiparasitarios. Al fondo, la voz del
oficial les llamaba:
—Hugonote a L-4. Hugonote a L-4.
—Aquí L-4. Te oímos, Andy, nos dirigimos hacia Otisville. Aquí arriba está tan liso
como el vidrio. Todavía nada que informar.
—Te oímos débil pero claro. Estamos aprovisionando gasolina al Airoknocker. Lo
seguiremos tan de prisa como sea posible. Todavía no hay marcaciones nuevas de las
Fuerzas Aéreas. Si vienen, o si captáis algo, llamadnos en seguida. Corto.
—L-4 Hugonote. Nos perdimos la última frase Andy. Parásitos del motor. Nos perdimos
la última frase. Por favor, repítela.
—Está bien, Mac. Si veis al bombardero, avisarnos en seguida. ¿Entendido? Cambio.
—Entendido, Andy. L-4 Hugonote, cambio y corto.
—Cambio y corto.
La trinchera del ferrocarril por debajo de ellos describía un amplio arco y se separaba
en dos, engañosamente. Una de las líneas había sido abandonada años atrás, pero aún
quedaban las vías instaladas y hubiera sido imposible a un forastero, saber desde el aire
si estaba o no en explotación; el terreno desde un avión resulta engañoso al menos que
conozcas perfectamente sus características. Martinson, sin embargo, conocía tan bien
como McDonough cual de los dos ramales estaba fuera de uso así condujo al Cub en un
giro ascendente hacia la montaña.
Las franjas rectangulares de terreno cultivado quedaron atrás, salpicadas de puntitos
minúsculos que eran vacas. Aparentemente tan inmóviles como juguetes.
Al cabo de un rato la engañosa línea de ferrocarril giró bruscamente hacia el este,
entrando en unos bosques enteramente verdes y no volviendo a salir jamás. La montaña
se hizo mayor, con la bruma matinal alzándose en la ladera más próxima, como si todo el
bosque estuviese hirviendo violentamente.
Martinson volvió la cabeza para mirar por el rabillo del ojo el asiento trasero, pero
McDonough denegó con un gesto. No había posibilidad alguna de que el bombardero que
se estrelló estuviese en aquella ladera cubierta por un farallón rocoso e imponente.
Martinson se encogió de hombros y echó hacia atrás la palanca de mando. El avión
ascendió hacia el firmamento, pasó los mil doscientos metros y llegó a los mil quinientos.
El lago Hawthorne pareció circular por debajo de las gruesas gomas de los neumáticos
del Cub, como un zafiro irregular incrustado en el color verde pomelo de la montaña. El
altímetro siguió ascendiendo despacio en su esfera; Martinson no corría ningún riesgo de
ser arrollado por la corriente de succión del otro lado de la colina. A mil ochocientos -
metros echó hacia atrás la palanca y liberó el avión, luego descorrió el techo de la cabina
y se asomó para mirar abajo.
Pero no se veía signo de ningún avión derribado en aquel lado de la montaña.
Turbado, McDonough alzó la aleta superior de la cabina del lado derecho, se ajustó al
asiento sujetándose con el cinturón de seguridad para resistir mejor la corriente de aire y
sacó la cabeza recibiendo el chorro de viento producido por la velocidad y la altura. No
había nada que ver en el suelo. Directamente debajo, el borde cortado a cuchillo del
acantilado del que salían las vías del ferrocarril que de nuevo derivaba despacio,
alejándose de la cueva del Cub; justo a menos de dos dedos, había la caja de fósforos
que era el apeadero de Otisville. Una especie de salero cerca de la caja de cerillas,
representaba el depósito del agua y, después unos granitos parecidos a los de pimienta,
venían a ser una pequeña multitud de personas esperando, aunque el próximo tren que
se detendría en Otisville tendría que ser el Erie núm. 6.
Tocó el hombro de Martinson. El ayudante echó la cabeza atrás y gritó:
—¿Qué?
—Ribera derecha. Algo ocurre en torno a la estación de Otisville. Baja un poco.
El ayudante disminuyó la abertura de la mariposa del carburador y echó hacia delante
la palanca. El avión, planeando, comenzó a resbalar despacio a lo largo de la zona que
quedaba a la derecha del ferrocarril.
—No puedo bajar demasiado aquí — dijo—. Si nos pilla la corriente de succión, nos
estrellaremos contra la montaña.
—Lo sé. Sigue unos cuatro o cinco kilómetros y vuelve como si fuésemos a aterrizar.
Entonces podrás trepar gracias a esa corriente de succión. Quiero ver lo que ocurre ahí
abajo.
Martinson se encogió de hombros y abrió de nuevo la mariposa de aire. El Cub trepó
en busca de mayor altura, luego dio media vuelta sobre Howells en busca de un hipotético
campo de aterrizaje.
El avión entró en vuelo normal y McDonough asomó el cuello. A los pocos momentos
fue capaz de ver lo que ocurría abajo. La montaña desde este lado era aguda y
escarpada; un bombardero averiado no hubiera podido sobrepasarla. De noche, por otra
parte, la boca del túnel del ferrocarril estaba señalada por tres lados, por las luces de la
estación a la izquierda, el letrero de neón de la taberna que se alzaba en el borde del
acantilado de Otisville (población, tres mil habitantes... Ciudad con mínima de altura y
saludable) y a la derecha por la propia señal ordinaria del Erie. El radar hubiese mostrado
el resto: el sendero verde e irregular de la zanja que conducía directamente a aquel fondo
de saco de las luces, la más imprecisa de contornos que hay en la montaña. Todos estos
signos significarían siempre en cualquier idioma «túnel».
El piloto del bombardero había corrido el mayor de todos los riesgos posibles: se le vio
deslizándose a lo largo del camino derecho, con la esperanza de meter su fuselaje
limpiamente dentro del túnel, dejando atrás sus alas, con sus motores peligrosos y sus
tanques de combustible. Era una locura absoluta, pero eso es lo que había hecho.
Y, milagro de los milagros, lo logró. McDonough podía ver ahora las alas, empotradas
en dos perfiles bidimensionales por encima de las pilastras del túnel. Habían golpeado
con tanta fuerza que su combustible debió evaporarse al instante; por lo menos, no había
allí rastro de fuego. Ni tampoco de ningún fuselaje.
El cuerpo del bombardero estaría dentro de la montaña, probablemente a mitad de
camino o más allá del túnel de casi dos kilómetros de longitud. Era inconcebible que
pudiese quedar algo de él; pero si tuvo lugar un milagro, también eran posible dos.
No era de extrañar que la pequeña estación de Otisville se viese salpicada de gente
curiosa.
—L-4 Hugonote. L-4 Hugonote. Andy, ¿Estás ahí?
—Te oímos, Mac. Adelante.
—Hemos encontrado tu bombardero. Está dentro del túnel de Otisville. Cambio.
—Llamamos a L-4. Has perdido el juicio.
—Da igual, el caso es que está ahí dentro. Vamos a tratar de aterrizar. Envíanos el
equipo en cuanto puedas. Corto.
—Hugonote L-4 No seas idiota de remate, Mac, ahí no puedes aterrizar.
—Corto — dijo McDonough. Tocó al hombro de Martinson y apremiante gesticuló hacia
abajo.
—¿Quieres aterrizar? — dijo Martinson—. ¿Por qué no lo dijiste? Nunca lograremos
bajar en una pasada como la que estarnos haciendo — aclaró el ruido del motor con un
breve giro de la mariposa e hizo que el Cub ascendiese bruscamente. Se dejó resbalar
sobre una de sus alas y todo el universo empezó a girar de manera alocada.
Martinson estaba perdiendo altura. McDonough cerró los ojos y apretó las mandíbulas.
El drástico pilotaje de Martinson les condujo a un áspero aterrizaje, en la carretera que
conducía a la estación de Otisville, a poco menos de dos kilómetros de la montaña. La
gente dejó la boca del túnel para apiñarse en torno al aeroplano en el momento en que se
detuvo, pero unas cuantas preguntas convencieron a McDonough que los de Otisville
sabían muy poco. Algunos oyeron un «terrible ruido» a primeras horas de la madrugada y
con el alba descubrieron el brillante metal que formaba una especie de capa a ambos
lados del túnel. No, no hubo humo, ni nadie dio señal alguna dentro del túnel. No se podía
ver ahora el otro extremo, pues algo estaba bloqueándolo.
—La señal es roja a este lado — dijo McDonough, pensativo, mientras ayudaba a su
compañero a sujetar y trabar el aparato —. Tú solías dirigir los semáforos del Eire en Port,
¿verdad, Marty? Si pudieses llamar a la estación principal, quizá podíamos conseguir que
iniciases la exploración desde el otro extremo del túnel.
—Si hay los restos de una catástrofe, el túnel queda bloqueado automáticamente.
—Claro. Pero es que tenemos que entrar. No quiero que el núm. 6 se nos venga
encima.
Martinson asintió y se metieron en la estación de ferrocarril. McDonough curioseó.
Había, como siempre, una vagoneta motorizada, aparcada fuera de las vías, al otro lado
de los muelles. Muchos voluntarios se ofrecieron para ponerla en funcionamiento y varios
tipos corpulentos cogieron las palancas mecánicas del motor y las hicieron funcionar.
Sacando sus propios aparatos del avión y poniéndolos en la vagoneta, trabajo delicado
para el que rechazó toda ayuda, McDonough perdió algo de tiempo. El material era tan
delicado, que no quiso dejarlo en manos inexpertas y no importaba que el propio
McDonough fuese en neurofisiología tan paleto como los demás habitantes de Otisville;
por lo menos sabía interpretar las tablas de colinización.
—Está bien — dijo Martinson, uniéndoseles—, El túnel está bloqueado por ambos
extremos. Hablé con Ralph en la central; estaba que hervía... dice que ha perdido ya
cuatro trenes y que otro debe llegar de Buffalo dentro de cuarenta y cuatro minutos.
Chillamos un poco. ¿Vamos ahora?
—En seguida.
Martinson sacó su automática y se instaló en cuclillas delante de la vagoneta. El
cochecillo brincó y empezó a deslizarse hacia el túnel. Los espectadores murmuraron y
sacudieron sus cabezas, con entendimiento.
Dentro, el túnel estaba completamente oscuro, sin una luz, con una humedad que se
filtraba a través de la chaqueta de McDonough y de sus gruesos pantalones. El aire
estaba en calma, emanando un olor rancio y metálico. Hasta allí, sin embargo, no se
percibía nada del penetrante aroma combustible cosa que McDonough esperaba.
Descubrió, de pronto, que de nuevo volvía a temblar, aunque no sabía realmente para
que necesitaría el equipo de electroencefalográfico.
—¡Te fijaste en esas alas! —dijo Martinson, de pronto y lo bastante alto para ser oído
por encima del zumbar del motor. Los ecos distorsionaron su voz hasta hacerla casi
irreconocible.
—¿Fijarme? ¿Qué tenían?
—Demasiado cortas para ser alas de bombardero. Además, carecían de motores.
McDonough juró en silencio. No haberse fijado en un detalle tan evidente como aquel,
era un signo seguro de que estaba más asustado de lo que pensaba.
—¿Algo más?
—Bueno, no creo que fuesen de aluminio; demasiado duras. Quizá titanio, o acero
inoxidable. ¿De todas maneras, que tenemos aquí? «Sabes» que los rusos no pueden
enviar tan lejos a un avión de combate.
Aquello era indiscutible. Y tampoco había respuesta a la cuestión que entrañaba... es
decir, todavía no.
McDonough sacó la linterna de su cinturón. Tras ellos, la blanca apertura de la boca del
túnel no parecía mayor que una moneda de níquel y las dos líneas brillantes mellizas de
los raíles no parecían tener cincuenta kilómetros de longitud. Delante, la linterna no
revelaba nada, excepto las recortadas paredes del túnel, ahumadas y cubiertas de polvo.
Luego hubo allí un resplandor fugitivo y azulado. McDonough ajustó el motor para que
marchase lo más aprisa posible. La vagoneta, trepó con dificultad a través de la densa
negrura. El batir de su motor parecía penoso.
El resplandor se hizo más próximo. Nada se movía en su torno. Era metal, reflejando la
luz de su linterna. Martinson encendió la suya y enfocó al conjunto extraño.
La vagoneta se detuvo y un profundo silencio abarcó todo, excepto el leve gotear de
agua en el piso del túnel.
—Es un cohete — susurró Martinson. Su linterna recorrió la ridícula e inadecuada cola
que tenían delante. Estaba relativamente averiada —. Considerando la velocidad en que
iba. debió golpear con una furia inconcebible, mayor que una bala de cañón. Se explicaría
que estuviera más destrozada aún.
Con precaución bajaron de la vagoneta y se acercaron al cuerpo malamente dentado
del aparato. Había claras señales en forma de costurón donde estuvieron las alas, pero
los tocones en donde se sujetaron aún estaban como si el metal mismo hubiese cedido
del impacto, antes que cediesen las junturas. Eso significaba una construcción sólida y
concienzuda, recordó McDonough vagamente. El navío descansaba ahora ásperamente,
en el centro del túnel y las vías del ferrocarril habían cedido bajo su peso. En el fuselaje
no habían marcas ni identificación, excepto una estrella roja en el morro; o mejor dicho, un
asterisco rojo.
La luz de Martinson recorrió la estrella durante un momento, pero el ayudante no hizo
el menor comentario. Siguió examinando el morro, con McDonough siguiéndole.
En el otro lado del navío estaba la herida de muerte; una pequeña rasgadura irregular
en el metal, no lejos de la cola. Algunas de las barras metálicas estaban parcialmente
fundidas. Martinson tocó una.
—Defensa antiaérea — murmuró—. Cortó sus tuberías de combustible. Por fortuna no
estalló.
—¿Cómo vamos a entrar? — dijo McDonough, nervioso —. La cabina ni siquiera se
rajó. Y no podemos deslizamos a través de ese agujero.
Martinson meditó en ello. Luego se inclinó para examinar la lesión del pellejo del navío,
aspiró profundamente y gritó con voz de trueno:
—¡Eh, ahí dentro! ¡Abran!
Costó largo tiempo que murieran los ecos. McDonough estaba paralizado de puro
miedo. Alguna de aquellas voces distorsionadas por el chocar contra las piedras del túnel
podía haber sido una respuesta. Finalmente, sin embargo, volvió a aposentarse el
silencio.
—Así que está muerto — dijo Martinson. con sentido práctico —. Apostaría a que
incluso todos los huesos de los pies se le han roto. Mac, mete tu redecilla para el pelo ahí
dentro y mira si puedes captar algo.
—Ni... ni por asomo. No puedo pescar nada a menos que los electrodos toquen su...
cráneo.
—Pruébalo de todas formas y luego salgamos de aquí y dejemos que se hagan cargo
los expertos.
De todas maneras ya me he formado la idea de que se trata de un misil. Tiene tan poco
daño que aún podría ponerse en marcha.
McDonough había estado reprimiendo aquella noción desde que vio por primera vez el
cohete. El intento por conservar intacto el fuselaje, con la pericia en el pilotar que
entrañaba y el evidente parabrisas de la cabina, todo argüía en contra; pero incluso la
¡mera posibilidad era en cierto modo doblemente terrible, aquí bajo la montaña, que si se
hubiera hallado al descubierto. Con tan enorme masa de rocas gravitando sobre él y las
calcinadoras energías solares, esperando quizá ser liberadas por las toberas de aquel
lado.
No, no; era un avión de combate y el piloto podría estar vivo aún quién sabe por qué
milagro. Casi echó a correr en busca de la redecilla electrónica que estaba en la
vagoneta. La metió con sus cables por el desgarrón del costado, producido por el proyectil
antiaéreo y con el pulgar accionó el interruptor.
Las gafas Walter no hicieron al mundo interior del túnel más oscuro de lo que era en
realidad, pero el saber que ahora no podría ver ningún rayo de luz, aunque apareciera por
alguna parte — digamos el fulgor infinito de la fisión del hidrógeno — incrementó la
presión de la negrura en su cerebro, allá en la vagoneta, el analizador de frecuencia
comenzó a emitir sus pitidos regulares y sin significado alguno, escrutando las posibles
bandas corticales de emisión en orden de la mayor o menor probabilidad: Primero, la
banda de 0,5 a 3,5 ciclos por segundo, la onda delta, la última actividad detectable del
cerebro antes de la muerte; luego la banda de 4 a 7 c. p. s., el canal theta, las ondas
emisoras del placer que seguían funcionando incluso durante el sueño; el ritmo alfa,
emisor visual, de 8 a 13 c, p. s.; el ritmo beta de 14 a 30 c. p. s. con el espejo de las
tensiones del cálculo consciente, no muy por debajo del nivel del verdadero pensamiento;
la banda gamma, donde...
Las gafas se iluminaron.
«...Y aún los corderitos color azul cielo están pastando en el campo rojo bajo los
irisados picachos y bajo el vuelo de los pájaros color verde guisante... »
McDonough se levantó las gafas con un movimiento rápido y un respingo y miró
frenético a la negrura, ahora inundada de imágenes residuales en colores contrastantes,
fundiéndose de manera gradual, mientras los bastoncillos y conos de su retina cedían la
energía que absorbieron de la escena de las gafas. Curiosamente, supo en seguida de
dónde había venido la voz: era su madre leyéndole, el día de Nochebuena, un cuento
titulado «Las Navidades de un niño en Gales». No había pensado en aquello desde hacía
más de veinticinco años, pero la escena en las gafas topoescópicas, lo evocó de manera
irresistible.
—¿Qué pasa? — preguntó Martinson—. ¿Conseguiste algo? ¿Estás enfermo?
—No — murmuró McDonough—. No es nada.
—Entonces, déjalo. ¿Haces cada día tanto ruido por nada? Mi tío Crosby lo hacía; pero
es que él padecía de asma.
Poco a poco, McDonough volvió a bajar las gafas. La escena volvió, aún con los
mismos colores imposibles y casi inmóvil por completo. Ahora que era capaz de volverla a
mirar, sin embargo, vio que los animales azulados no eran corderos; tenían mayor tamaño
y caras como las de los gatitos. Tampoco los enormemente grandes pájaros de tan lentos
movimientos, eran en realidad verdaderos pájaros, excepto que todos parecían estar
volando... en improbables rumbos rectos, con lentos y matemáticos aleteos de sus alas
tan poco semejantes a las alas corrientes; en torno a ellos había algo con calidad vegetal.
El campo rojo era sólo un confuso manchón, oscureciéndose bajo las patas de los
azulados animales de rostros enormes y gatunos.
En cuanto al cielo, apenas parecía haberlo en absoluto; estaba todo blanco, como si
fuera de papel.
—Vamos— murmuró Martinson, su voz destilando irritación y fastidio—, ¿Qué sentido
tiene quedarnos más tiempo en este agujero? ¿Acaso estás buscando pescar una
pulmonía? Con toda esta humedad...
McDonough no se dio prisa en responder.
—Hay... hay algo vivo ahí dentro — dijo al cabo de unos segundos.
—Ni pensarlo — contestó Martinson. Su voz era perceptiblemente más rasgada—.
Estás soñando.
Tú mismo dijiste que no podías captar nada sin que...
—Sé lo que me hago — insistió McDonough, contemplando la escena de las gafas —.
Hay un cerebro vivo ahí dentro. Algo que nadie tocó jamás. Es potente... ningún cerebro
de los que describen los libros habría podido emitir así. No es humano.
—Con más motivos pues, debemos llamar a las Fuerzas Aéreas y marcharnos. De
todas maneras no podemos entrar ahí dentro. ¿Qué has querido decir con que no es
humano? Es un rojo, eso es todo.
—No, no lo es — dijo sencillamente McDonough. Ahora que pensaba saber lo que
habían encontrado, dejó de temblar. Aún estaba aterrorizado, pero era una clase distinta
de terror: el miedo de un hombre que por último ha obtenido una idea clara de lo que se le
enfrenta —. Los seres humanos simplemente no emiten de este modo. En especial
cuando están muriéndose. Y no se acuerdan de enormes corderos azules con cabeza de
gato, ni de hierba roja o cielo blanco. Ni aún cuando vengan de la U. R. S. S. Sea lo que
fuere, lo que hay ahí dentro viene de cualquier otro lugar.
—Has leído demasiado. ¿Qué me dices de la estrella del morro?
McDonough aspiró una profunda bocanada de aire.
—¿Qué hay en ella? — preguntó calmoso —. No es la insignia de la Fuerza Aérea
Roja. Ya vi que te había llamado la atención. Ninguna aviación del mundo tiene por
emblema, que yo sepa, un asterisco. No es ninguna estrella. Es simplemente lo que es.
—¿Un asterisco? — repuso Martinson colérico.
—No, Marty. Pienso que es una estrella. Un símbolo de una verdadera estrella. Las
fuerzas aéreas nos han derribado una nave espacial — se alzó las gafas y con cuidado
retiró la redecilla de electrodos del agujero abierto en el fuselaje.
—Y — dijo con cuidado—, el piloto, cualquier cosa que sea, sigue con vida... y
pensando en su patria, esté donde esté esa patria.
Aunque las Fuerzas Aéreas habían sido debidamente advertidas por la red de radio del
sorprendente descubrimiento de McDonough, iba a necesitarse tiempo para llevar a un
equipo técnico a Otisville. Era preciso, aún teniendo en cuenta el material que se
necesitaba teóricamente para ello. La fuente más próxima de adelantado equipo
electroencefalográfico de las Fuerzas Aéreas, estaba precisamente en los aledaños de
Newburgh, en Stewart Field, y tendría que ser llevado hasta Otisville en camión; ningún
aparato de las Fuerzas Aéreas era lo bastante lento como para repetir el aterrizaje de
Martinson sobre la carretera.
Durante varias horas, por tanto, McDonough pudo hacer lo que quiso con su presa.
Después de unos cuantos apremios, Martinson logró que el factor de Erie enviase un
soplete oxiacetilénico a Port Jervis, a su lado del túnel, a bordo de una locomotora Diesel.
Persons, que había llegado subsiguientemente en el Aeronca, era partidario de probar el
soplete inmediatamente, pero McDonough se veía restringido por un débil recuerdo de
experimentos con magnesio en la Universidad, un metal muy parecido a aquel. Convenció
al oficial de que primero probase el soplete en los restos de las alas.
Las alas no se quemaron. Llevaron el soplete al interior del túnel y Persons se puso a
trabajar con él, engrandeciendo el agujero del obús.
—¿Aún está vivo eso? — preguntó Persons, cortando afanosamente.
—Eso creo — dijo McDonough, apartando los ojos del fulgor de la llama del soplete —.
He estado aplicando ahí los electrodos una vez cada cinco minutos. Esencialmente
conseguí la misma imagen. Pero se debilita cada vez con mayor rapidez.
—¿Crees que llegaremos hasta él antes de que muera?
—No lo sé. Ni siquiera estoy seguro de desearlo. Persons meditó en aquello, alzando el
soplete del metal. Entonces dijo:
—Creo que has conseguido algo con eso. Quizá sea mejor probar el mecanismo y ver
qué es lo que yo pienso.
—No — contestó McDonough—. No está sintonizado a ti.
—Ordenes, Mac. Déjame probarlo. Pásamelo.
—No es eso, Andy. Sabes bien que no me opondría a ti; tú creaste este pelotón. Pero
es peligroso. ¿Quieres tener un ataque epiléptico? Las probabilidades son nueve a cinco
de que lo sufrirías.
—Oh — exclamó Persons —. Está bien. El espectáculo es tuyo — y prosiguió con el
soplete.
Al cabo de un rato, McDonough dijo con tono remoto e inexpresivo:
—Basta ya. Creo que en cuanto se enfríe podré pasar por ahí.
—Probablemente — dijo Martison —. ¿Suponte que no hay pasillo entre la cola y el
morro? Lo más probable es que haya una mampara refractaria y eso sí que no nos sería
posible cortar con el soplete.
—Lo más seguro — asintió McDonough —. De todas maneras tampoco se podría
acercar la llama a los depósitos de combustible.
—Entonces de que va...
—Si esas gentes piensan de manera parecida a nosotros, habrá alguna clase de
mecanismo de escape... algo que dispare la cápsula del piloto lejos del navío. Quizá
pueda llegar hasta ahí.
—¿Y dispararla ¡aquí dentro? — dijo Persons —. Harías que la cabina se estrellara
contra el techo del túnel. Eso mataría al piloto con toda seguridad.
—No si la desarmo. Podría quitar la carga del mecanismo, entonces al dispararla lo
único que haría sería abrirse; entonces nos sería fácil quitar el parabrisas y entrar. Os
pasaré la carga a vosotros aquí afuera; manejadla con cuidado. Dame tu linterna, Marty,
la mía está casi agotada.
Silenciosamente, Martinson le entregó la linterna. Dudó un momento, escuchando el
gotear del agua como fondo. Luego, aspirando una bocanada profunda de aire, dijo:
—Bueno. Allá va.
Trepó introduciéndose por la estrecha abertura.
El bosque de tuberías, cables y bombas ante él era profundamente desconocido en
cada detalle, pero familiar en su principio general. Los seres humanos, dedicados a la
tarea de ajustar un motor cohete, lo hubiesen montado de esta forma general.
McDonough hurgó con el rayo de luz, buscando un pasaje lo bastante grande para que
pudiese deslizarse.
No parecía haber tal pasillo, pero sin embargo, siguió adelante, forzándose por cruzar
cada abertura que se le presentaba, sin importarle lo pequeña o angosta que fuere. El
sentimiento de encontrarse atrapado era terrible. Si llegaba a un callejón sin salida, nunca
sería capaz de arrastrarse y volver a salir de aquella selva de tuberías...
Se dio en la cabeza contra un saliente agudo de una especie de tejadillo metálico y el
material resonó huecamente. Montado en alguna especie, vacío, o casi vacío. ¿Oxígeno?
No» a menos que el material se hubiese evaporado hacía tiempo; la parte exterior del
tanque no estaba más fría que cualquiera de las otras superficies que había tocado. Quizá
un propulsor a nitrógeno comprimido...algo así.
Entre el tanque y lo que tomó por el interior del casco, había un camino libre y bajo, lo
bastante alto para que él se deslizase a su través si volvía la cabeza a los lados. Habían
soportes ocasionales y viguetas de cable que se retorcían en su torno, pero el nuevo
camino resultaba algo mejor del recorrido, allá atrás en el compartimiento de las
máquinas. Luego, su cabeza se alzó en un espacio ligeramente mayor, hecho de paredes
que se curvaban suavemente una contra otra: la parte delantera del tanque, se imaginó,
opuesta al suelo de la cápsula del piloto y al vientre del casco. Entre cápsula y casco,
arriba, bastante alto, se veía la curvatura exterior de un tubo, grande en diámetro, pero
muy corto; estaba incrustado de motores, bombas pequeñas y cables.
¿Una escotilla de aire? Con certeza eso parecía. De ser así. el dispositivo del
mecanismo de escape podía haber funcionado en absoluto, si es que existía, alguna vez.
Encontrando que podía alzar los hombros lo bastante para descansar sobre los codos,
estudió el cableado. El mayor de los conductores, el más grueso, salía de la cápsula del
piloto; eso debería ser la conducción de energía, preparada para activar todo el
dispositivo cuando el piloto diese el conmutador. De ser así, podría ser cortocircuitada...
siempre y cuando las baterías conservasen algo de electricidad aún.
Logró sacar del cinturón las grandes mordazas y se arrastró hacia delante hasta una
posición en la que podía utilizarlas, con considerable esfuerzo.
Cerró sus afiladas mandíbulas de acero en torno al cable y apretó con todas sus
fuerzas. Las mordazas se cerraron despacio y sus dientes mordieron el material.
Hubo un profundo zumbido creciente como si todas las bombas y los motores
comenzasen a rechinar y funcionar. Desde allá de donde había venido oyó un apagado y
lejano asombro.
Volvió a guardarse las mordazas en el cinturón y avanzó hacia delante, alzando la
espalda hasta casi convertirse en una pelota. Mediante pequeños movimientos
cuidadosos, como los producidos por un niño al nacer, logró darse la vuelta en aquel
espacio angosto, atestado y curvo y conseguir que su cabeza y hombros estuviesen de
nuevo en dirección al tanque, esta vez boca arriba. Tuvo que seguir la luz de la linterna,
de modo que su progreso de vuelta a través de la profunda oscuridad fue tan ciego como
el de un topo; pero por fin lo logró.
El túnel, una vez estuvo en él de nuevo, parecía milagrosamente espacioso... casi
¡como el volar.
—Esa maldita puerta se abrió hacia arriba, sola — estaba diciendo Martinson—. Me
dejó verde de miedo. ¿Qué hiciste... dijiste «ábrete sésamo» o algo por el estilo?
—Sí — dijo McDonough. Volvió a coger su red de electrodos de la vagoneta y se dirigió
hacia la entreabierta escotilla de aire. La puerta había bloqueado la mayor parte del resto
del túnel, pero la abertura era lo suficientemente amplia.
No se parecía mucho a ninguna escotilla hermética de aire. Como él había visto desde
el interior, era demasiado pequeña para albergar a un hombre; probablemente había sido
diseñada para moderar la presión de caída entre el interior y el exterior, sin prevenir
absolutamente tal caída. Sólo la puerta externa tenía la adecuada pesadez de arca de
aire. La interior, abierta, no era sino un estrecho anillo de aferradas hojas, maquinadas
para formar un acabado estilo Johannson, tan fino que simplemente por la cohesión
molecular resultaba todo hermético... un diafragma estilo fotográfico altamente
perfeccionado. McDonough se preguntó vagamente, cómo el agujerito del tamaño de la
punta de un alfiler en el centro del diafragma, se cerraba cuando el iris estuviese también
cerrado por completo, pero su conocimiento de ingeniería fracasó por entero allí; pudo
salir con nada mejor que una misión del piloto, tapando aquel agujero con una porción de
goma de mascar.
Olisqueó el aire húmedo y frío. Nada. Si el piloto había respirado algún aire extraño
anormal de la tierra, ya se había disipado sin rastro en el tubo del túnel. Apuntó con su luz
al interior de la cabina.
Los instrumentos estaban destrozados más allá de toda esperanza, excepto unos
cuantos de los lados de la cápsula. El piloto los había destrozado... o mejor, sus
alrededores fueron los que hicieron el trabajo.
Ante él, a la luz de la linterna, había un tanque pesado y transparente de un fluido
erizado, dominando el verde y el castaño, con una figura flotando dentro. Había sido el
tanque lo que se soltó de sus sujeciones, destrozando el resto del compartimiento. El
piloto quedaba perfectamente encerrado en lo que parecía como un traje ordinario
antigravedad, dentro del aceite; mangueras flexibles conectadas a botellas en el techo, le
proporcionaban su atmósfera, cualquiera que esta fuese. Las mangueras no estaban
rotas, pero algo dentro del traje gravittacional sí; una línea de suaves burbujas se alzaba
en las proximidades del cuello del piloto.
Apretó el electrodo de electroencefalógrafo, de la red del aparato contra el tanque y
miró por las gafas Walter. El cordero con rostro de gatito estaba aún allí, aunque había
cambiado de posición; pero casi todo el color se había desvanecido de la escena.
McDonough gruñó involuntariamente. Había ahora una atmósfera en torno a la imagen
que le golpeó con un mazazo, de sentimiento intenso de opresión, de infinita pena...
—Marty.— dijo con aspereza—. Veremos si podemos sacar ese tanque del fondo sea
como sea — volvió a retroceder al túnel.
—¿Por qué? Si tiene heridas internas...
—El traje tiene una abertura. Está llenándose de ese aceite del fondo. Si no sacamos el
tanque se ahogará.
—De acuerdo. ¿Sigues aún pensando que es un hombre de Marte, Mac?
—No lo sé. Es demasiado pequeño para ser un hombre, eso lo puedes ver tú mismo. Y
los recuerdos no san recuerdos humanos. Eso es cuanto sé. ¿Podremos vaciar el tanque
en algún lugar?
—No es necesario — dijo la voz de Persons, distorsionada por los ecos, desde el
interior de la escotilla de aire. Los reflejos de su linterna aparecieron por la abertura como
fantasmas —. Acabo de encontrar una especie de dispositivo de engranaje. Caballeros,
arremánguense los pantalones.
Pero el aceite no salió del navío. Evidentemente se almacenó en algún lugar dentro del
casco, para ser bombeado de nuevo al recinto del piloto cuando se necesitase de él otra
vez.
Costó largo rato. El silencio vino con una inundación al ocupar el interior del túnel.
—Ese truco de la suspensión en aceite es estupendo — susurró Martinson —. Le sirve
de amortiguador como el agua a los peces. Aún recibe descargas de energía, pero sin
masas... como un hombre en caída libre.
McDonough pensó, pero sin decir palabra. Estaba tratando de imaginarse lo que podía
significar la misión multicolorista del piloto. Algo en ella le acuciaba. Era errónea. ¿Por
qué un piloto gravemente herido y aún inconsciente, se preocupaba únicamente de
recordar los campos de su patria? ¿Por qué no trataba de salvarse a sí mismo en vez de
pensar en eso..., tan ingeniosamente como trató de salvar a un navío? Aún poseía
energía eléctrica y en aquel amasijo de destrozados aparatos que sólo él era capaz de
recordar, debía haber dispositivos que aún esperaban que los hiciese funcionar.
Pero ya había renunciado, aunque sabía que se moría.
¿Lo sabía? El aura emocional sugería un conocimiento de las cosas
desesperadamente equívoco, sin embargo, había verdadera desesperación, no había
frenesí, apenas nada de miedo... casi como si el piloto no supiese lo que era una muerte,
o, sabiéndolo, estaba seguro de que a él no podría ocurrirle. La mente inmensamente
poderosa y moribunda dentro del traje antigravital, parecía curiosamente despreocupada y
pasiva, como si aguardase el rescate con una confianza suprema... tan suprema, que
incluso podía permitirse el lujo de soñar nostálgica y desgraciadamente en su propio
hogar, suspendido en el aceite, pero sin tener verdadero miedo.
¡Y sin embargo se estaba muriendo!.
Apretando los dientes, McDonough entró por la escotilla de aire y trató de sondear los
desvanecidos pensamientos en una frecuencia mayor. Pero no había simplemente nada
que oír o ver, aunque con un cerebro tan fuerte, era lógico que lo viese a tan escasa
distancia. Y era peculiar, también, que el sueño visual nunca ¡cambiase. La corriente de
pensamientos, la mente poderosa humana es des-concertantemente rápida; cuesta
semanas de análisis realizados por especialistas, antes de que salga a luz su sistema
especial. Este cerebro, por otra parte, había estado aferrándose tenaz a este único
pensamiento — complicado de por sí — por un mínimo de dos horas. Una creación
verdaderamente del tipo semi idiota... siendo emitida con toda la potencia de un súper
genio.
En los libros, nada suministró a McDonough detalles de algún precedente de aquello.
La figura vestida estaba ahora derrumbada contra un lado del tanque vacío y las
sombras dentro de las gafas toposcópicas, de pronto, comenzaron a verse distorsionadas
con regulares nubarrones retorcidos: hondas de dolor. Una prueba a nivel theta de
hondas, lo confirmó; el cerebro desconocido respondía al dolor con terribles espasmos de
rabia, verdaderas explosiones, tan fuertes e incontroladas que McDonough no pudo
soportarlas más que un segundo. Su mano temblaba tan fuerte que apenas pudo volver a
sintonizar la frecuencia gamma.
—Deberíamos haber dejado ahí el aceite — susurró —. Le hemos movido demasiado.
Las heridas internas van a matarle dentro de pocos minutos.
—Tú mismo dijiste que no pedíamos evitar que se ahogara — contestó Persons con su
sentido práctico —. Mira, hay una costura en ese tanque que parece como un sello de
torsión. Si la rompemos, se abrirá como una ostra. Entonces podremos sacarle.
Mientras hablaba, el vacío tanque se partió en dos mitades como un molusco. El piloto
yacía retorcido y derrumbado en el fondo, como un muñeco, su traje reluciendo a la luz de
la linterna del suboficial.
—Ayúdame. Por los hombros, es bastante fácil. Así; levanta. Despacio, ahora.
Con torpeza, McDonough ayudó. Era verdad que el aceite podía haber ahogado a la
frágil y lastimera figura, pero eso tampoco era de ninguna ayuda. La cosa salió de la
cabina como una marioneta a la que han cortado todos los hilos. Martinson fue quien
cortó el último de ellos: Los tubos flexibles que le mantenían conectado al navío. Los tres
lo colocaron en el suelo, despatarrado, como si no tuviese huesos.
...Y AUN EL CORDERO PASTANDO EN EL CAMPO ROJO, CON SU COLOR AZUL
CIELO... precisamente igual que McDonough lo había visto.
¡Un libro en colores!
Eso es lo que era la escena. Por eso estaban los colores equivocados así como las
referencias de tamaño. Claro que los animales como el carnero no se parecen mucho a
los corderos, que el piloto no pudo haber visto jamás a no ser en dibujos. Claro que las
cabezas de los corderos parecían como cabezas de gatitos; todo el mundo ha visto
gatitos. Claro que el cerebro era potente fuera de toda proporción a esta supervivencia y a
su conocimiento de la muerte; era el cerebro de un genio, pero un genio sin experiencia. Y
claro, así la URSS podía enviar un cohete hasta los Estados Unidos en un viaje
únicamente de ida.
El casco de aquel ser cayó rodando hasta la cuneta en la que discurría el agua
condensada en las paredes del túnel. Martinson carraspeó y comenzó a jurar en voz baja,
rechinante y monótona. Andy Persons no dijo nada, pero su luz, mientras la enfocó a la
cabeza del piloto, tembló de furia.
McDonough, su fantasía de espacionaves destruida, volvió a la vagoneta y a patadas
convirtió su sondeador de tumbas en piezas pequeñas y dobladas. Todo su corazón era
una caldera humeante de compasión y pena.
Jamás volvería a sondear otra tumba.
La ruda cabeza, en el suelo del túnel, estaba soñando su último sueño sacado de un
libro de papel de colores, y correspondía a una niña pequeña, de apenas ocho años de
edad.
REY DE LA COLINA
Al coronel Hal Gascoigne no le hizo absolutamente ningún bien saber que era el único
hombre a bordo del vehículo satélite núm. 1. Ningún bien. Hacía ya algún tiempo que
había dejado de recordarse a sí mismo tal detalle.
Y ahora, mientras sudaba sentado en el perfectamente equilibrado aire ante el tablero
del bombardero, uno de los hombres le volvió a hablar:
—Coronel, señor...
Gascoigne giró en redondo en su asiento y el sargento — Gascoigne casi pudo
recordar el nombre de aquel tipo — le dirigió un brioso saludo del más rancio estilo de las
Fuerzas Aéreas.
—¿Bien?
—La bomba uno está lista, señor. ¿Cuáles son sus órdenes?
—¿Mis órdenes? — repitió Gascoigne extrañado. Pero el hombre ya se había ido.
Gascoigne no pudo en realidad, ver cómo salía el sargento de la cabina de control, pero el
caso es que ya no estaba allí.
Mientras trataba de recordar, otra voz sonó en la cabina, tan llana e importuna como
suelen sonar todas las voces por el intercomunicador.
—Sala de radar. Sobre el objetivo.
Un piar uniforme y sin significado alguno. El circuito de cronometraje se había puesto
en marcha.
¿Se había puesto? No había nadie en la sala de radar. Tampoco había nadie en el
depósito de bombas. No había habido nunca nadie a bordo del VS-1, excepto Gascoigne
por lo ¡menos desde que relevó a Grinnell... y fue Grinnell quien hizo ascender hasta allí a
la estación entera, por primera vez desde su construcción.
¿Entonces, quién fue el sargento? Su nombre era... Era...
El martilleo del teletipo se lo borró de la mente. El ruido sonaba tan alto como una serie
de rápidos mazazos en la resonante cueva metálica. Se levantó y orilló del escritorio a la
máquina, volando y deslizándose por la cabina sin gravedad con la soltura de un hombre
para quien la caída libre es casi una segunda naturaleza.
El teletipo estaba en silencio cuando llegó a él, al principio la cinta le pareció en blanco.
Se limpió el sudor de sus ojos. Allí estaba el mensaje.
MNBVCXZ LKJ HGFDS PYTR AOIU EUIO QPALZM.
Sacó su ejemplar del libro «Blancanieves y los siete enanitos» y repasó los
parlamentos del enano refunfuñón hasta hallar la letra clave de la secuencia que
permitiría descifrar el mensaje en clave. No tardó mucho tiempo. Lo puso en claro en
menos de diez minutos.
BOMBA UNO EN WASHINGTON 17-00 HORAS CENTRO POLÍTICO DEMÓCRATA.
Eso era. Aquel era el objetivo de la bomba. Pero deberían haber habido órdenes
anteriores, dándole el visto bueno para la preparación y ajuste de las bombas. Comenzó a
rebobinar la cinta de papel.
Estaba toda en blanco.
¿Y... Washington! ¿Por qué le ordenaba la Junta de Jefes del Estado Mayor que...?
—Coronel Gascoigne, señor. Gascoigne giró en redondo sobresaltado y devolvió el
saludo.
—¿Cómo se llama usted? — preguntó.
—Sweeney, señor — dijo el cabo. En verdad no sonó muy parecido a Sweeney o a
algo semejante; fue sólo un ruido. Sin embargo, el rostro del hombre parecía familiar—.
Preparada la bomba dos, señor.
El cabo saludó, se volvió, dio dos pasos y se desvaneció. Bueno, no se esfumó, pero
tampoco salió por la puerta. Simplemente se oscureció y se hizo cada vez más difícil de
distinguir hasta perderse por completo. Era como si él y Gascoigne estuvieran en
desacuerdo con los efectos de la perspectiva a la luz del resplandor de la Tierra y que
fuera Gascoigne quien andaba equivocado.
Con torpeza finalizó de rebobinar la cinta de papel. No había la menor duda. Allí estaba
la orden, negro sobre amarillo, con toda claridad. Bombardee la capital de su propio país
a las 17-00 horas. Incidentalmente bombardee su propio hogar, pero no se lo piense dos
veces. Sea concienzudo, deje caer dos bombas; no se preocupe si falla por unos pocos
segundos y alcanza a Baltimore en su lugar, o a Silver Spring o a Milford, Delaware. El
GCI le dará las coordenadas, pero sea como sea arrase la zona. Es una orden de máxima
prioridad.
Con dedos desmañados Gascoigne comenzó a pulsar las teclas del teletipo. Emitiendo
en la frecuencia del Grupo Civil de Inteligencia, escribió:
AYUDA CON URGENCIA REPITO DIFICULTADES PERSONALES AQUÍ MUY
GRAVES PUNTO NO SE CUANTO TIEMPO PODRE MANTENERME PUNTO URGENTE
GASCOIGNE VS UNO PUNTO.
Tras él, el oscilador emitía pitidos rítmicamente, cronometrando el momento de
impulsión de las bombas en sus respectivas cámaras de lanzamiento.
—Sala de radar. Sobre el objetivo.
Gascoigne no se volvió. Siguió sentado ante el tablero de control de mandos de
bombardeo, sudando aún en el aire ambiente perfectamente equilibrado. Dentro de su
cráneo, su propia voz le gritaba:
—ALTO... ALTO... ALTO...
Eso, como lo reconstruiremos después, fue el principio del asunto VS-1. Fue pura
suerte, supongo, que Gascoigne nos enviara directamente a nosotros su mensaje. En
rarísimas ocasiones se llama al Grupo Civil de Inteligencia cuando en una emergencia
esta acaba de producirse. De ordinario Washington trata de intervenir primero. Luego,
cuando Washington descubre que pese a sus disposiciones el barco sigue hundiéndose,
nos traslada a nosotros el encarguito.. soliéndonos exigir que nuestra intervención sea
rápida, decisiva y satisfactoria.
No nos importa. El fracaso de Washington en desarrollar un departamento
gubernamental similar en funciones al GCI es la razón de que sigamos haciendo negocio.
Los beneficios, claro, van a Empresas Afiliadas, S. A., la relajada comunidad de
universidades e industrias que invirtieron dinero en la construcción del ULTIMAC... y el
ULTIMAC es, a su vez, el motivo de que Washington recurra tan a menudo al GCI.
Esta vez, sin embargo, no parecía que el gran cerebro electrónico fuese a sernos de
mucha utilidad. Así se lo dije a Joan Hadamard, nuestra jefe de sección de ciencias
sociales, cuando le entregué el mensaje.
—Hum — dijo ella —. ¿Dificultades personales? ¿Con el personal? ¿Qué significa eso?
No hay más tripulante que él en esa estación.
Eso no era nuevo para mí. El GCI suministró las cifras que sirvieron para poner en
órbita al VS-1 por primera vez y nuestro consejo fue que llevase un único tripulante. La
dotación de un navío espacial o ha de ser numerosa o de un solo hombre; no hay término
medio. Y el VS-1 no era lo suficientemente grande como para albergar una extensa
tripulación... es decir, no para alojarlos con la separación e intimidad superficiales, que
impidieran que tarde o temprano se agrediesen unos a otros presos de ataques de
nervios.
—Se refiere a sí mismo — dijo—. Por eso no crea que sea un trabajo adecuado al
cerebro electrónico. Tiene que resolverse de persona a persona. Apuesto a que se trata
del psicopatismo llamado «satisfacción feliz de la responsabilidad de un hombre»; ese
peligro iba implícito en la recomendación de tripulación unipersonal.
—La única solución decente es un complemento total — asintió Joan—. Cuando el
Pentágono pueda obtener del Congreso bastante dinero como para construir una estación
grande.
—Lo que me asombra es ¿por qué nos llamó a nosotros en vez de a sus superiores?
—Eso es fácil. Nosotros elaboramos sus cifras. Se fía de nosotros. El Pentágono cree
que somos infalibles y él se ha contagiado de la misma creencia.
—Malo — dije.
—Nunca dije lo contrario.
—No, lo que yo quiero decir es que mala cosa es que nos haya llamado a nosotros en
lugar de ¡seguir el conducto reglamentario. Eso significa que el problema de emergencia
es cuanto menos tan grave como él dice.
Pensé en aquello durante otro precioso momento mientras Joan efectuaba unas
cuantas y rápidas maniobras de ajuste. Como todo el mundo sabía ya en la Tierra — a
excepción quizá de unos cuantos tibetanos — el hombre que viajaba en el VS-1 llevaba
consigo bajo el suelo de la estación tres bombas de hidrógeno... bombas que podían caer
con enorme precisión sobre cualquier lugar del planeta. Gascoigne era en efecto la suma
total de la política extranjera americana; del mismo modo podía haber llevado estampado
en su frente el letrero: «Supremacía espacial».
—¿Qué dice la Fuerza Aérea? — pregunté a Joan cuando ella colgó el teléfono.
—Que están un poco preocupados por Gascoigne. Es un hombre muy estable, pero le
han dejado de servicio un mes más del tiempo estipulado para su relevo... el por qué no
me lo han explicado. Últimamente, la semana pasada, comenzó a mandar informes
deslavazados. Piensan darle una buena regañina.
—¡Piensan! Será mejor que tengan mucho cuidado con ese material o se harán daño
ellos mismos. Joan, alguien va a tener que subir hasta allí. Dispondré un medio rápido de
transporte y diré a Gascoigne que la ayuda está en camino. ¿Quién deberá ir?
—No me han recomendado nada — dijo Joan —. Será mejor que se lo pregunte al
computador. Así lo hizo... con urgencia. ULTIMAC dijo «Harris».
—Buena...suerte, Peter — me deseó Joan, tranquila. Demasiado tranquila.
—Sí — repuse—. O buenas noches...
No recuerdo ahora qué es exactamente lo que esperaba que ocurriera mientras el
cohete transbordador se acercaba al VS-1. Decidí no llevar conmigo ningún destacamento
de hombres. Si Gascoigne estaba chiflado de remate, no permitiría que desembarcara un
grupo de militares; un hombre solo, por otra parte, podría pasar. Pero supongo que yo
confiaba en que él accediese primero a discutir.
No pasó nada. No desafió al transbordador ni respondió a los saludos protocolarios. El
contacto con la estación se efectuó mediante el radar automático y yo entré a bordo tan
rutinariamente como si entrase en un cine... pero con una pizca más de rapidez.
La sala de control estaba a oscuras y en desorden, y al principio no pude ver a
Gascoigne por ninguna parte. La luz terrestre penetrando por el ventanal de observación
era brillante, pero fuera de su camino la oscuridad era casi absoluta, rota sólo por las
estrellitas de los lentes indicadores del panel de instrumentos.
Un débil sonido como de sorber, hizo que mis ojos se volvieran en la dirección
adecuada. Allí estaba Gascoigne. Inclinado sobre el tablero de mandos del dispositivo de
bombardeo, dándome la espalda. En una mano tenía una pequeña herramienta parecida
a las tenacillas que emplean los revisores ferroviarios para perforar los billetes. La
empleaba para agujerear la tensa superficie de una cinta que estaba enrollada por cada
uno de sus extremos en un correspondiente córrete; ese fue el sonido que me había
llamado la atención. Reconocí el dispositivo sin dificultad; era la cinta de un programador
automático.
¿Por qué Gascoigne no me había oído entrar? Yo no traté de subir a bordo
furtivamente, aunque de todas formas no hay manera de penetrar en silencio por una
escotilla doble de aire, hermética. Pero siguió perforando rápida y concienzudamente.
—Coronel Gascoigne — dije. No hubo respuesta. Di un paso adelante —. Coronel
Gascoigne, soy Harris, del GCI. ¿Qué está usted haciendo?
El paso adicional dio resultado.
—No se acerque — gruñó Gascoigne con voz salida de algún lugar hacia el centro de
su pecho —. Estoy programando la bomba. Perforo las órdenes yo mismo. No puedo
fiarme de mi tripulación. No se me acerque.
—Concédame un minuto. Deseo hablarle.
—Eso es una novedad — dijo Gascoigne, sin moverse—. La mayor parte de ustedes
se precipita a preparar lanzamientos antes siquiera de informarme a mí. De todas
maneras, ¿quién diablos es usted? No hay nadie a bordo, lo sé perfectamente.
—Soy Peter Harris — contesté —. Del GCI, usted nos llamó, ¿recuerda? Nos pidió que
le enviáramos ayuda.
—Eso no prueba nada. Dígame algo que yo no sepa. Entonces puede que crea en su
existencia. De otro modo.. lárguese.
—Ni hablar de irme. Suelte ese perforador. Gascoigne se incorporó despacio y se
volvió para mirarme.
—Bueno, por lo menos usted no se desvanece, es un mérito a su favor que le
reconozco — dijo—. ¿Cómo se llama? Repítalo, por favor.
—Harris. Aquí tiene mi tarjeta de identidad.
Gascoigne tomó el documento plastificado con aire de duda y luego se quitó las gafas y
las limpió. El gesto en sí era perfectamente normal y no me habría sorprendido... a no
darse el caso de que Gascoigne no llevaba gafas.
—Hay mala visibilidad aquí dentro — se quejó —. Todo se empaña. Humm. Está bien,
usted es un ser real. ¿Qué es lo que quiere?
Su dedo rozó un botón. En silencio la cinta comenzó a pasar de un carrete a otro.
—Gascoigne, pare ese chisme. Si deja caer alguna bomba, ahí abajo se producirá un
infierno. Ya está bastante tensa la situación en el mundo. Y no hay motivo para
bombardear a nadie.
—Hay motivos de sobras — murmuró Gascoigne. Se volvió hacia el teletipo,
mostrándome por primera vez la enfundada forma de una automática negra pendiendo de
una cadera. No dudé de que fuera capaz de desenfundarla con rapidez fabulosa y de
colocar las balas donde se lo propusiera —. Tengo órdenes. Aquí están. Véalas usted
mismo.
Con precaución me acerqué al teletipo y miré. Excepto el propio mensaje de Gascoigne
al GCI, y otro de Joan anunciando que yo estaba en camino, la cinta se hallaba totalmente
en blanco. No se habían recibido otros mensajes aquel día, a menos que Gascoigne
hubiera cambiado el rollo de cinta y no había razón para que lo hubiese hecho. Aquellos
rollos tenían prácticamente una duración eterna.
—¿Cuándo recibió esa orden?
—A alguna hora de esta mañana, no recuerdo exactamente cuando. ¡Sweeney! —
bramó de repente, tan alto que el papel se rompió en mis manos —. ¿A qué hora nos
llegó la orden?
Nadie contestó. Pero Gascoigne dijo casi inmediatamente:
—¿Ves? Ya lo ha oído.
—No he oído a nadie excepto a usted — dijo—, y voy a parar esa cinta. Apártese.
—Ni pensarlo, caballero — contestó ceñudo Gascoigne—. La cinta seguirá
funcionando.
—¿Cual es el objetivo?
—Washington — fue la respuesta de Gascoigne, y se pasó la mano por la cara.
Pareció como si hubiese olvidado sus imaginarias gafas.
—Ahí es donde está su casa, ¿verdad?
—Verdad — dijo Gascoigne —. Por todos los diablos, allí está, caballero. Gracioso,
¿no?
Sí, de acuerdo, era gracioso. Los chicos de las Fuerzas Aéreas del Pentágono iban a
tener diez milésimas de segundo para arrepentirse por no haber enviado conmigo el
relevo de Gascoigne. ¿Relevarlo con quién? No podemos enviarle su segundo relevo
hasta por lo menos una semana. Ese hombre necesita completar su adiestramiento y el
primer experto a quien relevó Gascoigne se halla en el hospital con una crisis de
hipocondría. Además, Gascoigne es el mejor hombre para esa tarea; tiene que ser vuelto
a la normalidad sea como sea y permanecer en su puesto.
Claro. Con la celeridad posible de una bomba centrífuga, sin duda. Mientras tanto, la
cinta seguía funcionando.
—Podía usted dejar de secarse el sudor de la cara y en su lugar accionar el reductor de
humedad — dije —. Ya se le han vuelto a empañar las gafas.
—¿Gafas? — murmuró Gascoigne. Cruzó lentamente la cabina, flotando rígido como
un caballito de mar, hasta el vidrio blanquinoso de uno de los ventanales. Dudé que
pudiera ver en él su imagen reflejada, pero quizá no quería verla —. Sí, me las volví a
ensuciar. Gracias—. Y se dedicó a la rutina de limpiarlas de nuevo.
Un hombre que cree que lleva gafas también piensa que sin ellas no puede ver. Me
deslicé hasta el programador y corté el movimiento de la cinta. Me hallaba ahora entre los
carretes y Gascoigne... pero no podía quedarme siempre allí.
—Hablemos un minuto, coronel — dije —. Seguramente que eso no podrá causar
ningún daño.
Gascoigne sonrió con una especie de malicia infantil.
—Hablaré — accedió —. Tan pronto como ponga usted en marcha de nuevo esa cinta.
Le vi pararla por el espejo, antes de quitarme las gafas.
El muy embustero. Yo no me había movido en lo más mínimo mientras él estuvo
mirando al ventanal. Sus pobres, lastimeros y viejos y cegatos ojos habían captado cada
movimiento que realicé mientras él se limpiaba las «gafas». Me encogí de hombros y me
separé del programador.
—Usted lo puso en marcha — dije—. No quiero cargar con la responsabilidad.
—Son órdenes — repuso Gascoigne con rigidez. Volvió a poner en marcha la cinta —.
La responsabilidad es de ellos. De todas maneras, ¿de qué quiere usted hablarme?
—Coronel Gascoigne, ¿ha matado usted a alguien alguna vez? Pareció asombrarse.
—Sí, en una ocasión — dijo, casi con ansiedad —. Me estrellé con mi avión contra una
casa. Maté a toda una familia. Yo salí sólo con quemaduras en una pierna... quedé como
nuevo con un par de estabilizaciones musculares. Eso es lo que me hizo que me
trasladaran del servicio de pilotaje al de armas suspendidas; mi pierna no me quedó en
condiciones de seguir pilotando aviones.
—Malo.
Respondió de súbito, casi explosivamente.
—Y míreme ahora — dijo —. Voy a matar a mi propia familia dentro de un rato. Y a
millones de otras personas. Quizá al mundo entero.
¿Cuánto tiempo sería «dentro de un rato»?
—¿Qué tiene usted contra ellos? — dije.
—¿Contra qué... contra el mundo? Nada. Ni pizca. Míreme; aquí arriba soy el rey de la
colina. No puedo quejarme.
Hizo una pausa para pasarse la lengua por los labios.
—Era diferente en mi niñez — prosiguió —. No tan aburrido, entonces. En aquellos
días uno podía conseguir un verdadero periódico para desplegarlo por primera vez antes
que nadie y elegir lo que uno quería leer. No como ahora, cuando las noticias te vienen
predigeridas al sacar de la radio tu pedazo de papel impreso electrónicamente. Si usted
me lo pregunta, esa es la cuestión.
—¿Qué es la cuestión y con qué?
—Con las noticias... por eso las cosas siempre fueron malas estos días. Todo,
absolutamente todo, ha sufrido alguna intervención. La leche es homogeneizada, el pan
cortado en rebanadas, los coches poseen autodirección, los fonógrafos producen sonidos
que ningún instrumento musical podría producir. Demasiada manipulación, demasiada
gente incapaz de abstenerse de meter sus manazas en las cosas. ¿Ha encendido usted
una mufla alguna vez?
—¿Yo? — exclamé sorprendido.
—No, me parece que no. Nadie hace cerámica en esta época. Por lo menos
artesanalmente. Y si la hicieran, ¿quién la compraría? La gente no quiere nada fabricado
manualmente. Desea cualquier cosa preparada científicamente y esterilizadamente.
La cinta seguía circulando. Allá abajo había un pesado murmullo, difícil de identificar
específicamente: algo había sido trasladado por sus carriles, o quizá una escotilla del
depósito de bombas que se había abierto.
—Así que usted va a hacer una manipulación también a la Tierra... va a «esterilizarla»
—dije despacio.
—Yo no. Son órdenes.
—Ordenes del interior, coronel Gascoigne. No hay nada en los carretes— ¿qué otra
cosa podía yo hacer? No tenía tiempo de conducirle a través de un par de años de
psicoanálisis y hacerle ver su propio interior. Además, no tengo licencia para practicar la
medicina... por lo menos no en la Tierra—. No quería decir eso, pero ahora no me queda
más remedio.
—¿Decir qué? — preguntó receloso Gascoigne —. ¿Que estoy loco o algo por el
estilo?
No. Yo no lo dije. Lo dijo usted — aclaré —. Pero sí le diré que toda esa monserga de
no gustarle el mundo actual es pura tontería. O racionalización, si prefiere una palabra
más suave. Está usted sobrellevando una estridente carga de culpa, coronel, dese usted
cuenta o no.
—No sé de qué me habla. ¿Por qué no lo deja estar ya?
—No. Y usted lo sabe muy bien. Hace unos momentos se derrumbó ante mí para
contarme lo de la familia que mató en su accidente aéreo — le dejé diez segundos de
silencio y luego le disparé la pregunta con tanta dureza como pude —. ¿Cómo se
llamaban?
—¿Cómo quiere que lo sepa? Sweeney o algo parecido. Algo así. No me acuerdo.
—Claro que se acuerda. ¿Piensa usted que matando a su propia familia podrá devolver
la vida a los Sweeney?
La boca de Gascoigne se retorció, pero no pareció darse cuenta de la mueca.
—Paparruchas — dijo—. Nunca tuve fe en esa clase de trampas psicológicas. Es usted
quien habla tonterías, no yo.
—¿Entonces por qué se muestra tan vituperativo con respecto a ello? Paparruchas,
monsergas, tonterías... está usted luchando con ahínco para derrumbar con
razonamientos unos conceptos tan simples.. con demasiado ahínco para un hombre que
no cree en ellos.
—Márchese — replicó malhumorado —. Tengo mis órdenes. Voy a obedecerlas.
Tablas por rey ahogado. Pero allí no había tablas por ahogamiento. Derrota era la
palabra más adecuada.
La cinta viajaba. Yo no sabía qué hacer. El último problema de bombas que abordó el
GCI fue puesto por nosotros mismos; habíamos preparado un falso proyectil para dejarlo
caer en la bahía de Nueva York, para probar nuestras facilidades y velocidad en
determinar la naturaleza del misil. La situación a bordo del VS-1 era completamente
diferente...
¡Uf! ¿Lo era? Quizá ahí había dado con algo.
—Coronel Gascoigne — dije despacio—, debe saber ahora muy bien que eso no
funcionará. Ni siquiera aún cuando usted deje caer esas bombas.
—Sí, puedo. ¿Qué va a impedírmelo? — enganchó un pulgar en su cinturón, un poco
más arriba de la funda de la pistola, de manera que las yernas de los dedos descansaran
en la empuñadura de la automática.
—Sus bombas. Están descargadas. Gascoigne soltó una áspera carcajada y señaló los
controles con un ademán.
—Dígale eso al calculador electrónico del depósito de las bombas. Adelante. Ahí
mismo en el tablero de instrumentos hay un manómetro que usted puede leer.
—Seguro — dije —. Las bombas son radioactivas, de acuerdo. ¿Ha comprobado usted
su vida media?
Fue un disparo a ¡ciegas. Gascoigne era un experto en armas; si era posible revisar la
vida media de las bombas a bordo de VS-1, lo habría hecho ya. Pero no creí que fuera
posible.
—¿Y por qué ibas a hacerlo?
—Es que no lo haría, siendo un aviador leal. Usted cree en lo que le dicen sus
superiores. Pero yo soy un paisano, coronel. En esas bombas no hay elementos
fisionables o fusibles. La vida media es demasiado larga para el tritio o el litio 6 y
demasiado corta para el uranio 235 o el radio-torio. El material probablemente es
estroncio 90,..., en resumen, nada excepto un bluff.
—Para cuando termine yo de comprobar — dijo Gascoigne—, la bomba, de todas
maneras, habrá sido lanzada. Y usted tampoco lo ha podido revisar. Pruebe con otro
truquito, ande.
—Yo no necesito hacerlo. No es preciso que usted me crea. Nos sentaremos aquí y
esperaremos que caigan las bombas y entonces ese punto quedará suficientemente
probado. Después, claro, usted comparecerá ante un Consejo de Guerra por disparar sin
órdenes. Claro que si usted está preparado para borrar a su propia familia, no le importará
ni lo más mínimo que le condenen a veinte años de prisión.
—Seguro — dijo—. De todas maneras, tengo órdenes. Lo mismo me ocurrirá si no las
obedeciese. Mucho mejor si nadie sufre el menor daño.
Gascoigne miró la cinta en movimiento.
Un súbito espasmo de emoción — yo lo tomé por pesar, pero puedo equivocarme —
sacudió momentáneamente todo su cuerpo. Una vez más no pareció advertirlo.
—Es verdad — dije —. Ni siquiera su familia sufrirá daño alguno. Claro que después,
todo el mundo sabrá que la estación es un engaño, una fanfarronada, pero si tiene esas
órdenes,..
—No sé — murmuró Gascoigne, con aspereza —. No sé siquiera si recibí las órdenes.
No me acuerdo dónde las puse. Quizá no sean reales — me miró confuso y su expresión
era impresionante, igual a la de una criatura que hace una confesión de culpa.
—¿Sabe usted algo? — dijo—. Me veo incapaz de distinguir lo real de lo irreal. Desde
ayer no me ha sido posible asegurarme en un sentido u otro. No soy capaz ni aún de
saber si es usted real, ni si es auténtica su tarjeta de identidad. ¿Qué piensa usted de
eso?
—Nada — contesté.
—¡Nada! ¡Nada! Ese es mi problema. ¡Nada! No puedo distinguir entre nada y algo.
Dice usted que las bombas son proyectiles simulados. De acuerdo. ¿Pero qué si es usted
lo único falso y las bombas reales? ¡Contésteme a eso!
Su expresión ahora era casi triunfal.
—Las bombas no son verdaderas — dije—. Y a usted se le han vuelto a empañar las
gafas. ¿Por qué no corta la humidificación para que pueda ver sin dificultades ni
empañamientos tres minutos seguidos?
Gascoigne se inclinó hacia delante, tanto que estaba peligrosamente a punto de caer y
me miró a la cara directamente.
—No me venga con esas... — dijo con rudeza —. No me... venga con... esos cuentos.
Me quedé petrificado donde estaba. Gascoigne me miró a los ojos durante un rato.
Luego, despacio, se llevó la mano a la frente y comenzó a secársela dando barridas hacia
abajo. Pasó la palma hasta la barbilla, en una lenta moción.
Luego apartó la mano y se la miró, como si ella acabase de estrangularle y no pudiera
entender por qué. Y por último habló.
—No.. no es verdad — dijo con torpeza—. No llevo gafas. No las llevo desde que
cumplí los diez años. No desde que se me rompió el último par... jugando al Rey de la
Colina.
Se sentó ante el tablero de instrumentos de bombardeo y colocó la cabeza entre las
manos.
—Usted gana — dijo con voz ronca—. Debo de estar más loco que una cabra. No sé lo
que veo ni lo que no veo. Será mejor que se haga cargo de esta pistola. Si disparara
podría dar a algo..
—Tiene usted razón — contesté. Y lo pensaba; pero no perdí el tiempo. Primero la
automática; luego la cinta. En ese orden, la secuencia no podía ser revertida después.
Pero el sonido del mecanismo del programador dando un chasquido hasta parar, sonó
tan alto en la cabina como un tiro de escopeta.
—Se pondrá bien — le dije a Joan, después—. Logró reanimarse. No me hubiera
atrevido a meterme tan de prisa y a fondo con otro hombre... pero Gascoigne tiene
redaños.
—Por eso mismo — respondió Joan —, será mejor que releven a los capitanes de la
estación más de prisa que hasta ahora. El próximo hombre puede no ser tan duro... ¿y
qué pasaría si fuera sonámbulo?
No dije nada. Ya tenía mi buena parte de preocupaciones para aquella semana.
—Has hecho sólito una montaña de trabajo, Peter — dijo Joan —. Desearía poder
registrar tu proeza en la máquina. Más tarde quizá podríamos necesitar esos datos.
—Bueno, ¿y por qué no podemos?
—La Junta de Jefes del Estado Mayor dijo que no. No quisieron explicar la razón. Pero
no desean que ninguna parte del hecho sea registrada en el ULTIMAC... ni en ninguna
otra parte.
La miré con fijeza. Al principio aquello no parecía tener sentido. Y de pronto lo tuvo... y
fue aún peor.
—Aguarda un minuto — dije—. Joan... ¿significa eso lo que creo que significa? ¿La
«Supremacía Espacial» es tan fracaso como la «Represalia Masiva» lo fue? ¿Es posible
que el satélite... y las bombas?... ¿Es posible que lo que le dije a Gascoigne acerca de
que las bombas eran simuladas fuese la pura verdad?
Joan se encogió de hombros.
—Aquél que sin sabiduría se oscurece el criterio — respondió —, no se gana el sueldo
que cobra.
TIEMPO COMÚN
1
...los días pasaron solamente, dando vueltas sin fin y monótonas como los ciclos en el
espacio. ¡Tiempo y fracciones de tiempo! Cuántas centurias contó mi hamaca, mientras
como un péndulo oscilaba a compás del.mecerse torpe del navío y cronometraba las
horas y las épocas».
Hermán Melville, en su obra «Mardi»
No te muevas.
Fue el primer pensamiento que se adentró en la mente de Garrard cuando despertó y
quizá con él salvó la vida. Yacía sujeto contra el acolchado, escuchando el redondo
zumbido de los motores. Eso en sí era equívoco; debía ser incapaz de oír totalmente la
superimpulsión.
Pensó para sí: «¿Ha comenzado ya?». Por lo demás todo parecía normal. El DFC-3
había cruzado a... velocidad intestelar y él seguía vivo y la nave funcionando. El navío
estaría en aquel momento a unas 224 veces la velocidad de la luz, casi a 6.700.000
kilómetros por segundo.
Sin saber por qué Garrard no dudó de que así fuese. En las tentativas previas, los
navíos habían partido hacia Alpha Centauri en el adecuado momento, cuando la
superimpulsión debió ser cortada; y la fracción de segundo de imagen residual después
de haberse desvanecido, sujeta a la espectroscopia, mostraba un estela Dopler que
seguía a la aceleración predicha por Haertel, para aquel momento.
Lo malo no era que Brown y Cellini no se hubiesen alejado en buen orden. Era
simplemente que ninguno de ellos volvió a aparecer jamás ni se tuvo tampoco noticias.
Muy despacio abrió los ojos. Notaba terriblemente pesados sus párpados. Pero lo que
podía juzgar de la presión del diván contra su piel, la gravedad era normal; no obstante,
mover sus párpados le pareció casi una tarea imposible.
Después de larga concentración, logró tenerlos abiertos del todo. El chasis de
instrumentos estaba directamente ante él, extendido sobre su diafragma a la altura de la
articulación del codo. Aún sin mover nada excepto los ojos — y esos gracias a a una
sublime paciencia — comprobó cada uno de los instrumentos de medida. Velocidad: 22,4
c. Temperatura de operación: normal. Temperatura del navío: 37 grados centígrados.
Presión del aire: 778 milímetros. Combustible: tanque núm. 1 lleno, tanque núm. 2 lleno,
tanque núm. 3 lleno, tanque núm. 4 lleno nueve décimas partes. Gravedad: 1 g.
Calendario: pagado.
Lo miró con atención, aunque sus ojos parecían enfocarse también muy despacio. Era.
claro, algo más que un calendario... era un reloj para todo propósito, diseñado para
mostrarle el paso de los segundos, también como los diez meses que su viaje se suponía
que duraría hasta llegar a la estrella doble. Pero no había la menor duda: La manecilla
segundera estaba inmóvil.
Aquello fue la segunda anormalidad. Garrard no tuvo impulso de levantarse y ver si
podía hacer funcionar de nuevo el reloj. Quizá la avería era temporal y no tenía
importancia en el pasado. Inmediatamente sonó en su cabeza la sacudida que había
estado taladrando su cerebro durante todo un mes, antes de que el viaje comenzase...
¡No te muevas!
No moverse hasta que conociese la situación, todo cuanto le permitiera el no hacer el
menor movimiento. Fuese lo que fuese, lo que arrebató a Brown y Cellini
irrecuperablemente más allá del conocimiento humano, tenía que ser algo potente y
totalmente por encima de la anticipación. Ambos fueron hombres excelentes, inteligentes,
llenos de recursos, adiestrados hasta el punto de calcular con el error mínimo de un
micrón... Los mejores hombres del proyecto. En sus navíos se efectuaron preparativos
para cualquier problema que se pudiese presentar previsiblemente, lo mismo que también
se hizo con el DFC-3. Por tanto, si no obstante había algo malo, debía ser de una esencia
tal que golpease desde un distrito en cierto modo conocido... y que golpease una sola
vez.
Escuchó el zumbido. Hasta era plácido y no muy alto, pero le conturbó hondamente. La
superimpulsión debía ser inaudible y las cintas de los primeros vehículos de prueba sin
tripulación no registraron aquel zumbido. El ruido no parecía interferir con el
funcionamiento de la superimpulsión ni indicar ningún fallo en esta. Era sólo una
irrelevancia para la que no pudo hallar razones de su existencia.
Pero tal razón existía. Garrard no intentó hacer más que inspirar otra vez cuando
descubrió lo que era.
Increíblemente, se dio cuenta por primera vez que no había respirado ni una sola
alenada desde que recuperó el conocimiento. Sin embargo, no sentía la menor
incomodidad, pero aún contando con eso, el descubrimiento evocó un fogonazo
abrumador de pánico que le hizo casi sentarse rígido en el diván de aceleración. Por
fortuna — o casi parecía después que el pánico comenzó a decrecer el curioso letargo
que afectó a sus ojos y párpados parecía envolver todo su cuerpo entero, porque el
impulso desapareció antes de que pudiese reunir la energía suficiente como para
responder a. él. Y el pánico, por muy agudo que fue durante un instante, resultó
convertirse en algo totalmente intelectual. Al cabo de un momento, se encontró
observando que su fracaso en respirar de ninguna manera le incomodaba por lo que
hasta ahora podía decir que era sólo un hecho allí presente, que esperaba su
explicación...
O que esperaba matarle.
Pero que todavía no lo había hecho.
Motores vibrando; párpados pesados; ausencia de respiración; calendario detenido.
Los cuatro hechos sumados no daban nada como resultado. La tentación de mover algo
— incluso fuese el dedo gordo del pie— era fuerte, pero Garrard la reprimió. Había estado
despierto sólo muy poco tiempo— media hora todo lo más— y ya tenía noción de cuatro
anormalidades. Deberían haber más, otras anormalidades más sutiles que esas cuatro;
pero asequibles a un fácil conocimiento antes de que tuviese que moverse. No tenía nada
particular que hacer, aparte de preocuparse de sus propios deseos; el Proyecto, en la
posibilidad de un fracaso en regresar como el de Brown y Cellini, considerando que este
fracaso pudiese producirse por manipular la superimpulsión, había hecho que todo el
DFC-3 estuviese sujeto sólo a un calculador electrónico. En el sentido real de las cosas,
Garrard debía limitarse a viajar. Sólo cuando la superimpulsión quedase cortada podría
entonces ajustar...
Pack.
Fue un ruido suave, de tono bajo, parecido al del corcho de una botella de vino al ser
destapada. Su fuente semejaba estar a la derecha del chasis de control. Contuvo un
súbito sobresalto de su cabeza en los cojines en la dirección del sonido, con un fuerte
acto de voluntad. Despacio, movió los ojos en aquella dirección.
No pudo ver nada que pudiese haber causado el sonido. El dial de temperatura del
navío no mostraba cambio que pudiera haber indicado que el ruido salió de una diferente
reacción a la contracción o a la expansión... la única explicación posible que podía traer a
su mente.
Cerró los ojos — un proceso que resultó ser tan difícil como había sido abrirlos — y
trató de imaginarse el aspecto del calendario cuando salió de la anestesia por primera
vez.
Después de conseguir una imagen clara y segura, Garrard volvió abrir los ojos.
El sonido procedió del calendario, avanzando la manecilla un segundo. Ahora estaba
inmóvil de nuevo, en apariencia detenida.
No sabía normalmente cuanto tiempo tardaba la manecilla segundera en dar aquel
salto; la cuestión era algo que no se había preguntado jamás. Ciertamente el salto,
cuando se producía el fin de cada segundo, era demasiado rápido para que el ojo pudiese
seguirlo.
Frustradamente se dio cuenta con todas sus facultades mentales, que todo aquel
proceso de pensamiento estaba costando mucho en términos de información esencial. El
calendario se había movido.
Después de todo y antes que ninguna otra cosa, tenía que saber exactamente cuanto
tiempo tardaría en volverse a mover...
Comenzó a contar, dejando un margen perdido arbitrario de cinco segundos. Uno y
seis, uno y siete, uno y ocho... Garrard había llegado hasta ahí cuando se encontró
lanzado en el infierno. Primero, y profundamente sin razón, un miedo enfermizo le recorrió
las venas, haciéndose más y más intenso. Notó en las entrañas una especie de nudo, que
se formaba con infinita lentitud. Todo su cuerpo se convirtió en un campo de pequeñas y
lentas pulsaciones... que no sólo le sacudían, sino que colocaban a sus miembros en
movimientos contrarios y convulsos y que hacían que su piel rozara suavemente por
debajo de las ropas. Contra el fundido otro sonido se hizo audible un tronar casi
subsónico que parecía estar dentro de su cabeza. Aún creció el miedo y con él vino el
dolor y la inquietud... un enderezarse de sus músculos hasta hacerse como madera,
particularmente en su abdomen y hombros, pero afectando sus antebrazos casi con igual
pesadez. Se notó comenzando, muy gradualmente, a doblarse por la mitad, un
movimiento sobre el que prácticamente no podía hacer nada... una clase terrible de
parálisis dinámica...
Duró horas. A su altura, la mente de Garrard, incluso su propia personalidad, estaba
limpia por completo; era sólo un navío de horror. Cuando unas cuantas pocas corrientes
de razonamiento comenzaron a regresar por encima de aquel desierto quemante de
emociones irrazonadas, descubrió que estaba sentado sobre el diván de aceleración y
que con un brazo había hecho retroceder el chasis de control sobre su codo, de manera
que ya no gravitase encima de su cuerpo. Sus ropas estaban húmedas de sudor, que
tozudamente se negaba a evaporarse o a enfriarle. Le dolían algo los pulmones, aunque
seguía sin poder detectar la respiración.
¿Qué demonios había pasado? ¿Fue aquello lo que mató a Brown y Cellini? Porque
mataría también a Garrard... de eso estaba seguro, si sucedía con frecuencia. Le mataría
incluso si tenía que ocurrir sólo dos veces más, si las dos cosas siguientes sucedían a la
primera estrechamente. Y como mínimo le convertirían, con sus defectos, en un cretino
idiotizado; y aunque el computador electrónico pudiese devolver a Garrard y el navío a la
Tierra, no sería capaz de decir al Proyecto lo que ocurrió con este tornado de miedo
insensato.
El calendario dijo que la eternidad en aquel infierno duró tres segundos. Mientras lo
miraba con académica indignación, emitió su Pack y descendió a hacer la duración total
hasta cuatro segundos. Con sombría determinación, Garrard comenzó de nuevo a contar.
Cuidó de establecer el conteo en un plan, absoluto de igualdad, en un proceso
automático que no se detuviese allá en el fondo de su mente, no importaba qué otro
problema abordase, o qué tifón emocional tratase de interrumpirle. El contar compulsivo
no puede ser detenido por nada... ni por los transportes de amor ni por un cúmulo de
agonías. Garrard conocía el peligro de iniciar deliberadamente tal mecanismo en su
cerebro, pero también sabía lo desesperadamente que necesitaba cronometrar aquel tic
tac del reloj.
Empezaba a comprender lo que le había pasado... pero necesitaba la medida exacta
antes de utilizar ese conocimiento.
Claro que había habido especulación en abundancia sobre el efecto posible de la
superimpulsión en el tiempo sujetivo del piloto, pero nada había llegado hasta aquel
extremo.
Alguna velocidad por debajo de la luz, el tiempo sujetivo y objetivo eran exactamente
iguales en lo que concernía al piloto.
Para un observador en la Tierra, el tiempo a bordo del navío parecía enormemente
disminuido en la cercanía de la velocidad lumínica; pero para el propio piloto no habría
cambio en apariencia.
Puesto que volar más allá de la velocidad de la luz era imposible — aunque por
razones ligeramente distintas — tanto por la teoría de la nueva actividad como por las
otras teorías corrientes, no se ofreció ninguna hipótesis que diese una pista a lo que
ocurriría a bordo de un navío que traspasase la velocidad lumínica.
Las teorías actuales ni siquiera permitirían que existiese un navío de tal índole. La
transformación a Haertel, en la que. en efecto, volaba el DFC-3, era no relativista:
mostraba que un tiempo en apariencia alargado de un viaje translumínico, sería idéntico al
tiempo del navío y al de los observadores de ambos extremos de dicho viaje. Pero puesto
que navío y piloto eran parte del mismo sistema, ambos cubrían la misma expresión en la
ecuación de Haertel, por eso no se le ocurrió jamás a nadie que el piloto y el navío
pudiesen conservar tiempos distintos. La simple noción imaginativa de esto era ridícula.
Mi! setecientos uno, mil setecientos dos, mil setecientos tres, mil setecientos cuatro..
La nave conservaba tiempo-navío, que era idéntico al tiempo-observador. Llegaría al
sistema Alpha Centauri dentro de diez meses. Pero el piloto consideraba tiempo-Garrard y
empezaba a aparecer tan duro como si no llegase en absoluto.
Era imposible, pero allí estaba. Algo — casi con certeza un insospechado efecto lateral
del campo de superimpulsión en el metabolismo humano, un efecto que naturalmente no
podía ser detectado en las pruebas robot preliminares de la superimpulsión— había
acelerado la presión sujetiva de Garrard acerca del tiempo y había hecho un trabajo total.
La manecilla segundera comenzó con un lento y preliminar estremecimiento mientras
los interiores del calendario iniciaron la aplicación de potencia. Siete mil cuarenta y uno,
siete mil cuarenta y dos, siete mil cuarenta y tres-..
A la cuenta de siete mil cincuenta y ocho, el segundero comenzó a saltar hasta la
graduación siguiente. Costó en apariencia varios minutos cubrir la pequeña distancia y
varios más quedarse inmóvil por completo. Más tarde todavía, le llegó el sonido Pack.
En un pensamiento febril, pero sin ninguna agitación física real, su mente comenzó a
manipular con las cifras. Puesto que le costaba más contar con un número individual, el
número por tanteo se hacía mayor y en el intervalo entre dos tics del calendario estaban
probablemente más cerca 7.200 segundos que 7.058. Una recapacitación le llevó
rápidamente a la equivalencia que deseaba:
Un segundo en el tiempo-navío equivalía a dos horas en tiempo Garrard.
¿Había estado contando lo que eran para él dos horas completas? No parecía haber la
menor duda en ello. Eso indicaba que tenía por delante un larguísimo viaje.
La longitud de tal viaje le golpeó con una fuerza anonadadora. El tiempo había
disminuido para él teniendo en cuenta un factor de 7.200. O sea que llegaría a Alpha
Centauri precisamente dentro de 72.000 meses.
Lo que significaba...
¡Seis mil años!
2
Después de aquello, Garrard permaneció sentado inmóvil durante largo rato, la camisa
Nessus impregnada de cálido sudor parecía tenerlo en un baño persistente, que se
negaba incluso a enfriarse. Después de todo, no había prisa.
Seis mil años. Tendría comida, agua y aire para todo ese tiempo, o para sesenta o
seiscientos mil años; el navío sintetizaría cuanto necesitase, en realidad, mientras durase
el combustible y este combustible se originaba a sí mismo. Aún cuando Garrard
consumiese una comida cada tres segundos de tiempo objetivo, o del navío, (lo que,
comprendió de pronto, sería incapaz de hacerse porque le costaba a la nave varios
segundos de tiempo objetivo el preparar y servir una comida una vez esta está; tendría
suerte si lograba comer una vez al día, (tiempo-Garrard), no había motivo para tener
escasez de suministros. Esa había sido una de las posibilidades previstas para evitar el
desastre, por los ingenieros del proyecto que prepararon y diseñaron el DFC-3.
Pero nadie había pensado en proporcionar un mecanismo que indefinidamente
repeliera a Garrard. Al cabo de seis mil años, no quedaría nada de él, excepto una débil
película de polvo sobre el DFC-3, es decir, sobre la superficie horizontal del navío. Su
cadáver le sobreviviría un tiempo, puesto que el propio navío era estéril, pero
eventualmente se vería consumido por las propias bacterias orgánicas que llevaba en su
sistema digestivo. Necesitaba tales bacterias para sintonizar parte de sus necesidades de
vitamina B mientras vivía, pero ellas le consumirían sin compasión, una vez hubiese
dejado de ser una cosa tan complicada y delicadamente equilibrada como piloto... o como
cualquier otra cosa clase de vida.
Garrard iba, en resumen, a morir antes que el DFC-3 hubiese llegado muy lejos del Sol;
y cuando después de 12.000 años aparentes el DFC-3 regresase a la Tierra, ni siquiera
su momia estaría a bordo.
El escalofrío que le recorrió producido por lo que le parecía casi una aberración del
pensamiento, producida después de descubrir cual eran sus posibilidades, duró una
enormidad de tiempo y en sí mismo fue la fuente de un apremio y una excitación.. no de la
clase de emoción que debería sentir ante una virtual sentencia de muerte. Por fortuna no
fue tan intolerablemente violento como la última convulsión emocional; y cuando hubo
pasado, dos tics del reloj más tarde, dejó tras de sí un residuo de duda.
¿Supongamos que este efecto de prolongación del tiempo fuese sólo mental? El resto
de su proceso corporal tenía aún que seguir conservando el tiempo del navío; Garrard no
tenía inmediatas razones para creer otra cosa. De ser así, sería capaz de moverse
solamente con arreglo al tiempo-navío, también; le costaría aparentemente muchos
meses completar la más simple de las tareas.
Pero viviría, si ese era el caso. Su mente llegaría a Alpha Centauri seis mil años más
vieja o quizá más loca, que su cuerpo, pero viviría.
Si, por otra parte, sus movimientos corporales iban a ser tan rápidos como su proceso
mental, tendría que tener enorme cuidado. Le sería preciso moverse más despacio y
ejercer la menor fuerza como le fuera posible. El movimiento normal de la mano humana,
en un trabajo como el de levantar un lápiz, tomaba dicho lápiz desde un estado de
descanso, para llevarlo a otro estado de descanso, impartiéndole una aceleración de unos
dos palmos por segundo tras segundo... y claro, decelerándolo en la misma proporción. Si
Garrard tenía intención de impartir el peso de un kilo, que estaba conservando tiempo del
navío, una aceleración de unos 14,440 pies por segundo al cuadrado de su tiempo,
tendría que ejercitar una fuerza de unos cuatrocientos kilos sobre dicho objeto.
La cuestión no era que no pudiese hacerse... sino que costaría tanto esfuerzo como
empujar a un jeep atascado. Nunca sería capaz de adelantar ese lápiz sólo con los
músculos del antebrazo; tendría que aplicar la fuerza de su espalda en ese trabajo.
Y el cuerpo humano no estaba diseñado para mantener indefinidamente esfuerzos de
tal magnitud. Ni siquiera los más poderosos alzadores de pesos, profesionales, se veían
obligados a mostrar su potencia durante cada minuto del día.
Pack.
Era de nuevo el calendario; otro segundo había pasado. Otras dos horas. Ciertamente
había parecido más largo que un segundo, pero también más corto que dos horas.
Evidentemente el tiempo subjetivo era una medida intensivamente recompilada. Incluso
en este mundo de microtiempo — en el que la mente de Garrard, por lo menos, parecía
estar operando — podía hacer que los lapsos entre los tics del calendario pareciesen un
poco más breves al interesarse activamente en algún problema de cualquier clase. Eso
ayudaría, durante las horas de vela, pero ayudaría sólo si el resto de su cuerpo no
conservaba el mismo tiempo que su mente. Si no era así, entonces llevaría una vida
mental increíblemente activa, pero quizá no intolerable, durante los varios siglos de su
tiempo de estar despierto. Y piadosamente estaría dormido durante casi un período igual.
Ambos problemas — el de cuánta fuerza podría ejercer con su cuerpo y cuanto tiempo
podía esperar estar dormido en su mente — emergieron simultáneamente a la vanguardia
de su consciencia mientras permanecía sentado inerte en el diván de aceleración, sus
plazos y duraciones aún muy entremezclados. Después de un simple tic del calendario, el
navío — o parte de lo que Garrard podía ver desde allí — se aposentaba en completa
rigidez. El sonido de los motores, también, no parecía variar de frecuencia o amplitud, por
lo menos por lo que sus oídos podían discernir. Seguía sin respirar. Nada se movía, nada
cambiaba.
Era el hecho de que no lograba detectar movimiento de su diafragma o de su tórax lo
que le decidió por fin. Su cuerpo tenía que estar conservando tiempo del navío, de otro
modo se hubiese desmayado por falta de oxígeno y hubiese muerto asfixiado hacía rato
ya. Esa presunción explicaba, también, las dos increíblemente prolongadas oleadas de
emoción, también en apariencia sin fuente de origen, a través de las cuales había estado
sufriendo: No habían sido nada más ni nada menos que la respuesta de sus glándulas
endocrinas a las reacciones puramente intelectuales que experimentó antes. Había
descubierto que no respiraba, sintió entonces un fogonazo de pánico y trató de sentarse.
Mucho después de que su cerebro hubiese olvidado aquellos dos impulsos ellos se
deslizaron desde el cerebro a sus nervios y hasta las glándulas y músculos interesados, y
entonces, el pánico físico entró en acción. Cuando hubo pasado se encontró sentado,
aunque la corriente de granadina le impidió advertir el movimiento por el que cambió de
posición. El último escalofrío — menos violento y en apariencia asociado con un
descubrimiento de que podía morir mucho antes de que el viaje terminase — actualmente
había sido la respuesta de su cuerpo a una orden mental efectuada mucho antes... la
fiebre abstracta del interés que sintió mientras calculaba el tiempo diferencial por el que
había respondido a las incitaciones.
Evidentemente, iba a tener que tener mucho cuidado con los impulsos intelectuales en
apariencia fríos de cualquier clase... o lo pagaría más tarde con una reacción glandular
prolongada y sobre-cogedora. No obstante, el descubrimiento le produjo una considerable
satisfacción y Garrard permitió que se desarrollase con libertad; con certeza no podría
hacerle daño el sentirse complacido unas cuantas horas, y el plazo glandular podía
incluso ser de ayuda, si le alcanzaba en la carrera que se desarrollaba en su organismo
en un momento de depresión mental. Seis mil años, después de todo proporcionaba un
número ¡considerable de oportunidades para experimentar sensaciones y estados de
ánimo de diversas clases; así que sería mejor encorajinar todos los momentos de placer y
dejar que la post reacción durase tanto como pudiera. Habrían instantes de pánico, de
miedo, de tristeza, que tendría que regular con firmeza nada más que apareciesen en su
mente; en esos momentos Garrard se vería arrojado a cuatro, cinco, seis, quizá diez
horas propias de infierno emocional.
Pack.
Ahí estaba, lo que quedaba muy bien: acababan de transcurrir dos horas-Garrard sin
virtualrnente dificultad de ninguna clase y sin que él especialmente estuviera consciente
de su paso.
Si pudiera reajustarse y acostumbrarse a esta clase de vivir, el viaje puede que no
fuera tan malo como al principio se temió.
El sueño arrancaría porciones inmensas de él y durante los períodos de vigilia podría
dedicarse a una infernal cantidad de tiempo para pensar ¡creativamente. Durante un sólo
día de tiempo-navío, Garrard podía pensar más que cualquier filósofo en la Tierra durante
toda una vida. Garrard era capaz, si se disciplinaba a sí mismo lo suficiente, de dedicar su
mente durante un siglo a examinar las consecuencias de un simple pensamiento, hasta
un último detalle y aún tener milenios de margen para seguir con la meditación de la idea
próxima. ¿Qué panoplias de pura razón no podría haber reunido para el tiempo de los
6.000 años que tenía que pasar? ¡Con suficiente contracción, podría llegar a la solución
del Problema del Mal entre el desayuno y la comida de un simple día de navío y al cabo
de un mes también en la nave, podían hurgar con el dedo en la Primera Causa!
Pack.
No es que Garrard fuese lo bastante confiado como para esperar permanecer en
estado lógico o incluso cuerdo a través de todo el viaje. El panorama era aún sombrío, en
la mayor parte de sus detalles. Pero también estaban allí las oportunidades. Sintió
momentáneamente el que no fuese Haertel, más que él mismo, quien hubiera tenido tal
oportunidad...
Pack.
...porque el viejo podía haber hecho mejor uso de todo aquel tiempo extra de lo que
haría sin duda Garrard. La situación exigía a alguien adiestrado en los más altos rigores
de las matemáticas, para poder aprovecharse hasta el máximo, sin embargo y pese a
todo, Garrard comenzó a sentir...
Pack.
...que extraería un buen resultado por sí mismo y eso le impulsó a darse cuenta de que
(en cuanto retuviese su cordura esencial) regresaría...
Pack.
...a la Tierra después de diez meses terrestres con conocimiento avanzado en muchos
siglos más allá de cualquier otra cosa...
Pack.
...más adelantado de lo que supiese Haertel, o cualquier otro...
Pack.
...que tuviese que trabajar dentro de un tiempo normal de vida. Pack. La perspectiva
general de todo aquello le impresionó. Pack. Incluso el tic del reloj parecía más animoso.
Pack. Sintiose ahora estupendamente seguro Pack con respecto a la orden que se fijó a
sí mismo Pack prohibiendo ser el movimiento Pack, puesto que en cualquier Pack
acontecimiento él Pack ya se había Pack movido Pack sin Pack sufrir Pack el menor daño
Pack Pck Pck Pck Pck pckpckpckpckpcfcpckpck...
Bostezó, se desperezó y se levantó. No debería estar demasiado complacido, después
de todo. Habían muchísimos problemas que necesitaban su examen, tales como
conservar el impulso hacia la consecución de la tarea según el tiempo del navío, mientras
sus centros más altos seguían las ramificación es de algún punto puramente filosófico. Y
además...
y además, acabó de moverse.
¡Más aún que eso; había realizado una complacida maniobra con su cuerpo en tiempo
normal. Antes que Garrard mirase al propio calendario, el mensaje que había estado
pulsando emitiendo hacia él, penetró en su mente. Mientras estuvo disfrutando la oleada
glandular de su anterior sentimiento de satisfacción, no advirtió, al menos
conscientemente, que el calendario estaba acelerándose.
Adiós, vastos sistemas éticos que abrumarían a la humanidad cuando los expusiera,
dejando chicos a los griegos. Adiós, cálculos avanzados durante eones más allá incluso
que las computaciones de un cerebro electrónico. Adiós, cosmologías preparadas por
Garrard, que permitirían un trabajo casi del Todopoderoso y también permitirían la
comprensión de un campo de acción n-dimensional.
Adiós, también, a un proyecto que una vez trató de abordar en el colegio... describir y
contar las posiciones del amor, del que, según el mito, suponía que deberían existir unas
cuarenta y ocho. Garrard nunca pudo llegar más allá de veinte y acababa de perder
posiblemente su última oportunidad de intentar de nuevo el raciocinio.
El microtiempo en el que había vivido acababa de desaparecer, sólo unos pocos
minutos objetivos después de que el navío hubiese entrado en la superimpulsión y él
hubiera salido de la anestesia. La larga agonía intelectual con su contrapunto glandular,
quedaba reducida a la nada. Garrard ahora consideraba el tiempo del navío.
Garrard se volvió a sentar en el diván, incierto entre las sensaciones de amargura o
alivio. Ninguna emoción le satisfizo al final; simplemente se sintió satisfecho. El microtiempo
había sido bastante malo mientras duró; pero ahora que había desaparecido y
todo parecía normal... ¿cómo pudo sobrevivir a una cosa que debió haber matado a
Brown y a Cellini? Eran hombres estables, más estables, según su propia estimación
particular, que el mismo Garrard. Sin embargo, él había sobrevivido. ¿Es que había algo
más que aquello?
Y si lo había... ¿Qué, inconcebiblemente, podría ser?
No hubo respuesta. A su lado, en el chasis de control que él apartó durante el primer
momento de infinito pánico, el calendario continuó con su tic tac. El ruido del motor había
desaparecido. Su aliento vino y se fue con un ritmo natural. Se notó ligero y fuerte. El
navío estaba quieto, tranquilo, inmutable.
El calendario siguió con su ritmo cada vez más rápido. Llegó y pasó la primera hora,
tiempo del navío, del vuelo en superimpulsión.
Pack.
Garrard alzó la vista sorprendido. El ruido familiar, esta vez, había sido la manecilla
horaria saltando una unidad. La unidad segundera estaba ya pasando la pasada media
hora. La segundera giraba como una hélice... y mientras la miraba, aceleró todavía más
hasta hacerse por completo invisible...
Pack.
Otra hora. La media hora había pasado ya. Pack. Otra hora. Pack. Otra. Pack. Pack.
Pack, pack, pack, pack, pck-pck-pck-pck-pck-pck-pckpckpckpcfc... las manecillas del
calendario giraban hacia la invisibilidad mientras el tiempo huía con Garrard. Sin embargo,
el navío no cambiaba. Estaba allí, rígido inviolado, invulnerable. Cuando las saetas del
reloj alcanzaron una velocidad a la que Garrard ya no pudo leer sus marcaciones,
descubrió que una ver más no podía moverse... y eso, aunque su cuerpo entero parecía
ligero como el de un pajarillo, impedía que nada (coherente le llegase a través de sus
sentidos. La habitación perdía luz, se convertía en más roja; o no, era...
Pero jamás vio el fin del proceso, nunca le fue posible mirar desde el pináculo del
micro-tiempo hacia el que la superimpulsión de Haertel le estaba llevando.
3
La falsa muerte se apoderó de él primero.
Que Garrard no muriese por completo, y dentro de un tiempo comparativamente breve
después de que el DFC-3 hubiese entrado en superimpulsión. fue debido al accidente
más casual; pero Garrard no lo supo. De hecho, no supo nada en absoluto durante un
período indefinido, en el que permaneció rígido!con la vista fija, su metabolismo
disminuido hasta la casi nada, su mente casi también profundamente inactiva. De vez en
cuando, una simple ola de actividad metabólica a bajo nivel, le recorría — lo que un
electricista pudo haber catalogado como «contacto de mantenimiento» — en respuesta a
los apremios de alguna ansia oculta de supervivencia; pero estos eran tan básicos a la
naturaleza que no podían ni llegar a su consciente en absoluto. Aquello resultó ser la
seudomuerte.
Y sin embargo, cuando el observador llegó actualmente, Garrard despertó. Pudo sacar
poquísimo sentido de lo que veía o sentía incluso ahora; pero una cosa resultaba clara: la
superimpulsión había sido cortada — y con ella las pocas alteraciones en las
proporciones del tiempo y había una fuerte luz entrando en uno de los ventanales. La
primera parte del viaje había pasado. Habían sido estos dos cambios en su medio
ambiente lo que le restableciera a la vida.
La cosa (o cosas) que le habían restaurado la conciencia en él, sin embargo, eran...¿el
qué? No tenía sentido. Era una construcción, bastante frágil, que por completo rodeaba su
diván de aceleración. No, no era una construcción, sino evidentemente algo vivo... un ser
viviente, organizado de una manera horizontal que se había dispuesto a sí mismo en
círculo en torno a él. No, era un número de seres. Una condensación de todas estas
cosas.
Cómo habían entrado en el navío era un misterio, pero el caso es que estaba allí. O allí
estaban.
—¿Qué tal lo oye usted? — dijo la criatura bruscamente. Su voz o sus voces, vinieron
con igual volumen de cada punto del círculo, pero no de un lugar particular. Garrard no
pudo pensar en ningún motivo porque aquello fuese tan desusado.
—Yo... — dijo—. O nosotros... nosotros oímos con tus oídos. Mira.
Su respuesta, con la inintencionada larga cadena de sonidos de vocales abiertas, sonó
ridícula. Se preguntó porqué estaba hablando un lenguaje tan raro.
Nosotros — ellos — festejamos que hayas podido recuperarte tu-vosotros... de esta
manera — dijo la criatura. Con estrépito un libro de la amplia biblioteca del DFC-3 cayó a
cubierta, junto al diván —. Nosotros festejamos de vez en cuando y todo lugar por una
multitud. Tu eres el ser Garrard. Nosotros-ellos somos las masas clinestéricas, con todo el
amor.
—Con todo el amor — repitió Garrard. El uso del lenguaje de aquel ser o seres que
ambos hablaban era raro; pero de nuevo Garrard no encontró razón lógica para
considerarle equívoco.
—¿Sois... sois tú-vosotros de Alpha Centauri? — dijo dudoso.
—Sí, percibimos tus radiocélulas gemelas, que se muestran para ir más allá de los
orificios de regalo. Nosotros-ellos captamos que el ser-Garrard tenía y tiene mucha
adoración por esos órganos gemelos y que tras ellos hay un cerebro, suave y fuerte por
igual. ¿Cómo oyes?
Esta vez el ser-Garrard comprendió la pregunta.
—Yo soy de la Tierra — dijo —. Pero eso es muy suave y no se muestra.
—Sí — contestó el ser —. Es una armonía como la nuestra, aunque no al principio. Los
todo-devotos escuchan a los amantes de allí, no con la radio-celes. Deja que yo-mío
capte lo de ti-tuyo para que mis demás hermanos y amantes estén en contacto estrecho
con el canal que es fragante para el ser-Garrard.
Garrard halló que le comprendía el discurso sin dificultad. Se le ocurrió un pensamiento
de que para comprender un lenguaje en sus propios términos — sin traducirlo al inglés en
su propio cerebro — se requiere una habilidad que sólo se consigue con dificultad y la
larga práctica. No obstante, instantáneamente su mente dijo «Pero esto es inglés», lo que
era cierto en realidad. La oferta de aquellos seres que se llamaban a sí mismos masas
conglomeradas había sido hecha con una enorme sinceridad y él a su vez albergaba sólo
pensamientos verdaderos de amor, para su propia delicia como para la de sus visitantes;
pensamientos que emanaban de él sin necesidad de decirlo en palabras.
Después de aquello hubieron muchos aparcamientos de navíos y el ser-Garrard captó
las armonías de los conglomerados, dejando su navío con una armonía precisa que
penetraba por inconcebibles orificios y que portaba el amor de los Todo-Devotos, mientras
que los conglomerados se mostraban ellos-suyos.
Trató, también, de decir cómo había salido hacia el amor por causa de la
superimpulsión, que encerraba sólo espacios y tiempos y lo convertía todo en rasgos
característicos. La asamblea de seres conglomerados festejó por tanto a la
superimpulsión, pero él no captó una respuesta en él-ellos.
Entonces el ser-Garrard supo que todo el tiempo había sido devorado y que necesitaba
volver a oír a la Tierra.
—Captaré para usted-vosotros el amor más pleno — dijo a los conglomerados —.
Adoraré a los radioiceles de Alpha y próximo a Centauri, así en la Tierra como en el cielo.
Ahora la superimpulsión debe festejarme y ganarme y hacerme adorar una creación muy
parecida al silencio.
—Pero a ti te volveremos a captar de nuevo — dijo el ser conglomerado —. Después
de que hayas adorado a la Tierra. Eres muy apreciado por el Tiempo, por los Todos-
Devotos. Nosotros-ellos esperaremos tu nueva venida.
Particularmente Garrard no tenía mucha fe, pero dijo:
—Sí, nosotros-ellos haremos un festejo nuevo con los seres conglomerados en alguna
otra radiación. Con todo nuestro amor.
A esto el ser conglomerado hizo y emitió adoraciones y en su centro se cortó la
superimpulsión para volverse a reanudar de inmediato. El navío con los infinitos orificios
del regalo y el ser-Garrard él-otro vio cómo los radioceles gemelos se alejaban.
Entonces, una vez más, vino la falsa muerte.
4
Cuando la velita se encendió en la infinita caverna de la seudomuerte de la mente de
Garrard, el DFC-3 estaba bien adentro de la órbita de Urano. Puesto que el sol era aún
diminuto y distante, no se manifestó espectacularmente a través del cercano ventanal y
nada le llamó sacándole de su sueño post-muerte durante cerca de dos días.
Los calculadores electrónicos le esperaban pacientemente. Ya no eran inmunes a su
control; ahora podía manejar el navío y dirigirlo personalmente a la Tierra, si así lo
deseaba. Pero los calculadores estaban bien diseñados para hacerse cargo del hecho en
el caso de que él pudiese estar verdaderamente muerto para cuando el DFC-3 volviese.
Después de concederle toda una semana, durante la cual él no hizo nada más que
dormir, volvieron a ocuparse de todo. Comenzaron a emitir señales de radio, sintonizadas
a un canal especial.
Una hora más tarde, se recibió por respuesta una señal debilísima. Era sólo direccional
y no produjo ningún sonido dentro del DFC-3... pero fue suficiente para volver a poner en
movimiento el enorme navío.
Eso fue lo que despertó a Garrard. Su mente consciente aún no estaba turbada sobre
la helada espuma de la seudo-muerte; y hasta cuanto podía ver, el interior de la cabina no
había cambiado ni pizca, excepto por el libro caído de la estantería... El libro. Los seres
conglomerados lo hicieron caer. ¿Pero qué diablos era un ser conglomerado? ¿Y qué es
lo que él, Garrard, reclamaba? No tenía sentido. Se acordó confusamente de alguna clase
de experiencia allí, junto a los gemelos de Centauri...
...los radioceles gemelos...
Había otra de aquellas palabras. Parecía tener raíces griegas, pero él no sabía griego...
y además, ¿por qué los centaurianos hablarían griego?
Se inclinó hacia delante y manipuló el conmutador que alzaría la persiana de la
ventanilla delantera, en realidad era un telescopio con una pantalla visera translúcida.
Mostró unas cuantas estrellas y un débil nimbo a un costado que podía ser el Sol. A la
una en punto, en la pantalla apareció un planeta del tamaño de un guisante que tenía
diminutas proyecciones, como mangos de cucharillas de té a cada lado. El DFC-3 no
había pasado Saturno en su camino de ida; en aquel tiempo el planeta estaba al otro lado
del Sol con respecto a la ruta del navío estelar. Pero el planeta era inconfundible,
imposible de tomar por otro.
Garrard iba de regreso a su casa... y estaba vivo aún y cuerdo. ¿Estaba cuerdo
todavía? Aquellas fantasías acerca de los centaurianos — que aún parecían tener sobre
él efectos de una profunda emoción— no apoyaban muy bien a la estabilidad de su
mente.
Pero con rapidez se desvanecía. Cuando descubrió, aferrándose a los fragmentos más
a mano de sus recuerdos que el plural de ser conglomerado era seres conglomerados,
dejó de tomarse el problema en serio. Con toda evidencia una raza de centaurianos que
hablaban griego no se dedicaría a formar frases plurales latinas. Todo el asunto
evidentemente había sido una creación de su semi-inconsciencia.
¿Pero qué encontró junto a las estrellas de Centaurus?
No había respuesta a aquella pregunta, sino se consideraba como respuesta a un
murmullo incomprensible acerca del amor, de los Todos-Devotos y de los seres
conglomerados. Posiblemente, no llegó a ver en absoluto las estrellas de Centaurus,
porque estuvo yaciendo allí, frío como un cadáver, durante veinte meses enteros.
¿O habían sido 12.000 años? Después de las jugarretas que la superimpulsión le había
jugado con el tiempo, no había manera de decir cuál era en realidad la fecha objetiva.
Frenéticamente Garrard puso en acción el telescopio. ¿Dónde estaba la Tierra? Al cabo
de 12.000 años...
La Tierra estaba allí. Lo que comprendió rápidamente, no probaba nada. La Tierra vivía
durante millones de años; 12.000 años no era nada para un planeta. La Luna también
estaba allí; ambas eran plenamente visibles, cerca del lado lejano del Sol, pero no
demasiado lejos como para no recogerlas con claridad, con el telescopio a su máxima
potencia. Garrard incluso pudo ver una clara zona soleada sobre el océano Atlántico, no
lejos de Groenlandia; evidentemente los computadores estaban llevando al DFC-3 a la
Tierra desde unos 23 grados al norte del plano de la elíptica.
La Luna, tampoco había cambiado. Pudo incluso ver en su cara el enorme salpicón de
blanco remedando el soleado océano terrestre, que era el hidróxido de magnesio del rayo
de aterrizaje, enfocando sobre el Mare Vaporum durante los primeros días del vuelo
espacial, con un manchón oscuro en el borde sur que sólo podía ser el cráter Monilius.
Pero tampoco eso demostraba nada. La Luna jamás cambiaba. Una película de polvo
depositada por el hombre moderno en su superficie durante milenios... ¿después de todo,
qué existía en la Luna capaz de originar una corriente de aire y borrarla? El Mare
Vaporum, es decir su rayo, cubría más de 10.000 kilómetros cuadrados; el tiempo no lo
disminuiría, el hombre tampoco podría borrarlo —bien accidentalmente, bien
intencionadamente — en menos de un siglo. Cuando se polvorea una zona de ese
tamaño en un mundo sin atmósfera, el polvo permanece fijo.
Comprobó las estrellas con referencia a sus mapas. No se había movido; ¿por qué iba
a moverse en sólo 12.000 años? Las estrellas de referencia seguían señalando a la polar.
Draco, como un trozo fantástico de cinta, aparecía entre las dos Osas, y Cefeo y
Casiopea, como siempre habían aparecido. Esas constelaciones dijeron sólo que era
primavera en el hemisferio norte de la Tierra.
¿Pero primavera de qué año!
Entonces, de pronto, se le ocurrió a Garrard que tenía un método de hallar la
respuesta. La Luna causa mareas en la Tierra y las relaciones son siempre iguales y
opuestas. La Luna no puede mover cosas en la Tierra sin ser afectada en sí misma... y
ese efecto aparece en el momento angular lunar. La distancia de la Luna de la Tierra
aumenta de manera constante unos casi dos centímetros cada año. Al cabo de 12.000
años debería estar a unos 182 metros más alejada de la Tierra y la reacción es siempre
igual y opuesta.
¿Era posible medir eso? Garrard lo dudaba, pero sacó sus instrumentos de todas
formas y tomó mediciones. Mientras trabajaba, la Tierra se acercó más. Para cuando
hubo acabado su primer cálculo que era inseguro de ¡comprobar — la Tierra y la Luna
estaban lo bastante cerca en el telescopio como para permitir unas medidas mucho más
justas y precisas.
Lo que resultaba completamente innecesario, según comprobó con tristeza.
El cerebro electrónico había traído al DFC-3 no a un sólo observado planeta, sino
simplemente a un punto calculado. Que la Tierra y la Luna no estuviesen cerca de ese
punto cuando el DFC-3 regresase era una conjetura que el calculador no podía efectuar.
Que la Tierra fuese visible desde aquí, ya resultaba bastante bueno y prueba suficiente de
que no había pasado más tiempo que el calculado desde el principio.
Esto apenas era nuevo para Garrard; lo tenía como grabado en el fondo de su cerebro.
En realidad había estado haciendo los cálculos por un motivo, uno sólo: porque en lo
hondo de su mente, ajustada para trabajar por sí sola, había un mecanismo que exigía
que se contase. Hacía mucho tiempo, mientras estaba tratando de cronometrar el tiempo
del calendario del navío, inició un contoneo compulsivo... y parecía que había estado
contando desde entonces.
Ese había sido uno de los peligros conocidos al provocar deliberadamente la actividad
de tal mecanismo mental; y ahora fructificaba, en aquellos perfectamente inútiles
ejercicios astronómicos.
La vista interior se cicatrizaba. Terminó con las cifras bruscamente y aquel zumbido
interior de su cerebro dejó por último de contar. Había estado manejando el ábaco mental
durante veinte meses y Garrard se imaginó alegre al ver que se retiraba, si suspendía la
función contadora y él advertía un inmenso alivio.
Su rayo chirrió y dijo con ansiedad:
—DFC-3, DFC-3. ¿Garrard, me oyes? Estás vivo todavía? Todo el mundo está
frenético aquí abajo. Garrad, si me oyes, ¡respóndenos!
Era la voz de Haertel. Garrard cerró los divisorios tan convulsivamente, que una de las
puntas se clavó en la palma de la mano.
—Haertel, estoy aquí. DFC-3 del Proyecto. Aquí Garrard — y luego, sin saber por qué,
añadió—: Con todo el amor.
Haertel, después de que hubo pasado todo el bullicio, estuvo más que interesado en
los efectos del tiempo.
—Eso con certeza aumenta la multiplicidad de lo que constituye mi trabajo — dijo—.
Pero creo que tendremos que tenerlo en cuenta para la transformación. Quizá incluso
factorizar lo que le iluminaría en cuanto concerniese al piloto. De todas maneras, ya
veremos.
Garrard giró entre sus dedos el refresco que tenía mientras meditaba. En el viejo y
atestado despacho de Haertel, el cobertizo de la administración del proyecto, se sentía
extraño, viejo, comprimido, reducido. Dijo:
—Yo no creo que haré eso, Adolph. Me parece que así logré salvar la vida.
—¿Cómo?
—Ya te dije que me pareció morir al cabo de un rato. Puesto que volví a casa, desde
entonces he estado leyendo; y he descubierto que los psicologistas se preocupan menos
de la individualidad del psique humana que tú y yo. Nosotros dos somos científicos
físicos, así que pensamos en el mundo como algo exterior a nuestra dermis... algo que
tiene que ser observado, pero que no altera el yo esencial. Evidentemente, esas viejas
posiciones solipsísticas no son ciertas. Nuestras mismísimas personalidades, realmente,
dependen en gran parte de todas las cosas a nuestro alrededor, grandes y pequeñas,
cosas que existen más allá de nuestras dermis. Si por algunos medios que fueran posible
hallar uno pudiese arrancar al ser humano de toda sensación e impresión que le venga
del exterior, dejaría de existir como personalidad al cabo de dos o tres minutos.
Probablemente moriría.
—Según dijo Harry Stack Sullivan — repuso con sequedad Haertel—. ¿Y qué?
—Pues — prosiguió Garrard — piensa en lo monótono que es el medio ambiente
dentro de una espacionave. Todo resulta perfectamente rígido, quieto, inmutable, sin vida.
En el vuelo ordinario interplanetario, con tal medio ambiente, incluso el más endurecido
hombre espacial puede salirse de sus casillas de vez en cuando. Conoces tan bien como
yo la psicosis típica de los viajeros espaciales, supongo. La personalidad del hombre se
pone rígida, al igual que cuanto le rodea. De ordinario se recuperan en cuanto llega a
puerto y toma contacto con el mundo más o menos normal.
»Pero en el DFC-3 yo me vi cortado del mundo que me rodeaba de manera mucho más
severa. No podía mirar por las ventanillas... iba en superimpulsión y ahí no hay nada que
ver. No podía comunicarme con la patria porque iba mucho más de prisa que la luz. Y
entonces descubrí que no podía tampoco moverme, durante un rato enormemente largo;
y que incluso los instrumentos que están en cambio constante para el viajero espacial
ordinario no parecían estar en movimiento con respecto a mí. Hasta ellos estaban fijos.
Después de que la proporción del tiempo comenzó a reanimarse, me encontré todavía
en un encierro más imposible. Los instrumentos funcionaban, de acuerdo, pero se movían
demasiado rápidos para que yo los leyera. Toda la situación estaba ahora infinitamente
rígida... y, en efecto, morí. Me quedé helado tan sólido como el navío que me rodeaba y
permanecí de ese modo mientras la superimpulsión estuvo en marcha.
—Por lo que muestra eso — dijo Haertel, con sequedad —, los efectos del tiempo no
pudieron ser muy amigos tuyos.
—Pues lo fueron, Adolph. Mira, tus motores actúan en tiempo subjetivo; lo mantienen
variando a lo largo de continuas curvas... desde muy despacio hasta excesivamente
rápidos... y, supongo, vuelta a empezar de nuevo. Ahora, esto es una situación de cambio
continuo. No estaba marcado lo suficiente, a la larga, para conservarme en la falsa
muerte; pero sí lo bastante como para protegerme de morir del todo, que es lo que creo
que les ocurrió a Brown y a Cellini. Sus hombres sabían que podían cortar la
superimpulsión si llegaran a alcanzar el interruptor y se mataron a sí mismos al intentarlo.
Pero yo sabía que no tenía más remedio que estar sentado y aceptarlo... y, por mi gran
buena suerte tu variación sinuosa de la curva del tiempo hizo para mí que sobreviviese.
—Aja — exclamó Haertel—. ¡Un punto que vale la pena considerar... aunque dudo que
haga muy popular el viaje espacial!
Se quedó sumido en silencio y luego su boca se frunció. Garrard tomó un sorbo de su
bebida.
Por último, Haertel dijo:
—¿Por qué estás tú molesto con esos centaurianos? Me parece que hiciste un buen
trabajo. No es que resultes un héroe... cualquier estúpido puede ser valiente... pero
también veo que pensaste. donde Brown y Cellini evidentemente reaccionaron sólo. ¿Hay
algún secreto en lo que hallaste cuando llegaste a esas dos estrellas?
—Sí — dijo Garrard —, lo hay. Pero ya te he dicho lo que es. Cuando salí de la falsa
muerte, yo era una especie de palimpsesto de plástico en el que cualquier ser hubiese
podido hacer una marca. Mi propio medio ambiente, mi ordinario ambiente terrestre,
estaba infernalmente lejos. Cuando conocí los centaurianos — si lo hice, y no estoy muy
seguro — ellos se convirtieron en la cosa más importante de mi mundo y mi personalidad
cambió para acomodarse y comprenderles. Eso fue un cambio en el que no pude hacer
nada en absoluto.
«Posiblemente les comprendí. Pero el hombre que les comprendió no era el mismo al
que estás hablando ahora, Adolph. Estoy de regreso a la Tierra, y yo mismo tampoco
conozco a aquel hombre. El incluso hablaba inglés de un modo que me produce
escalofríos. Si no puedo comprenderme a mí mismo durante aquel período... y es
verdaderamente que no puedo; ni siquiera me será posible creer que aquel hombre era el
Garrard que conozco... ¿qué esperanza tengo de poderte decir a ti o al proyecto lo que
son centaurianos? Me encontraron en un medio ambiente controlado y me alteraron al
entrar en él. Ahora que se han ido, nada penetra a través; ¡ni siquiera comprendo por qué
pienso que ellos hablaban inglés!
—¿Y tenían ellos un nombre propio, los centauriones?
—Claro — contestó Garrard—. Eran los seres conglomerados.
—¿A qué se parecían?
—Jamás les vi.
Haertel se inclinó hacia delante.
—Entontes...
—Les oí. Creo — Garrard se encogió de hombros y volvió a dar un sorbo de whisky
escocés. Estaba en su casa y se sentía complacido del todo.
Pero en su mente maleable oyó que alguien decía: Así en la Tierra, como el en Cielo; y
luego, con otra voz, que podía también, haber sido la suya misma (¿por qué él ha
pensado en «él-otro»?), Es más tarde de lo que te piensas.
—Adolph — dijo —. ¿Está ya todo? ¿O vamos a seguir adelante desde aquí? ¿Cuánto
tiempo te costará construir un navío espacial mejor que el mío?, un DFC-4?
—Muchos años, muchos años — contestó Haertel, sonriendo con amabilidad—. No te
muestres ansioso, Garrard. Has vuelto, que es mucho más de lo que consiguieron los
otros y nadie te pedirá que vuelvas a salir de viaje. En realidad, creo que es puramente
improbable que construyamos otro navío durante el tiempo que te reste de vida; incluso si
lo hacemos, será pronto para lanzarlo al espacio. Realmente tenemos escasa información
acerca de lo que has encontrado por allá fuera.
—Iré — dijo Garrard—. No tengo miedo de volver... me gustaría ir. Ahora que se cómo
el DFC...se comporta, podría despegar de nuevo, traerte mapas adecuados, cintas, fotos.
—¿De veras crees que podríamos dejar que saliese de nuevo el DFC-3? — dijo Haertel
con el rostro serio —. Garrard, vamos a desmontar ese vehículo, prácticamente molécula
por molécula; ese es el trabajo preliminar para construir un DFC-4. Y no podemos dejarte
ir. Mi intención no es ser cruel, pero, ¿se te ha ocurrido a ti que ese deseo de volver
puede ser el resultado de alguna clase de sugestión post-hipnótica? Si es así, cuanto más
desees volver, más peligroso para nosotros serás. Vamos a hacer que te examinan tan
enteramente como examinaremos al navío. Si esos seres conglomerados quieren que
vuelvas, deben tener un motivo... y queremos conocer ese motivo.
Garrard asintió, pero se dio cuenta de que Haertel podía ver el ligerísimo movimiento
de sus cejas y las arruguitas que se formaron en su frente, las contracciones de los
músculos pequeños que contenían la emisión de las lágrimas sólo para hacer patente en
el resto de su cara el sufrimiento y la pena que sentía.
—En resumen — dijo —, No te muevas.
Haertel pareció educadamente turbado. Garrard sin embargo, no pudo decir más.
Había vuelto al tiempo común de la humanidad y nunca se apartaría de él otra vez. Ni
siquiera, pese a la promesa débilmente recordada, con todo lo que quedase en él de
amor.
UNA OBRA DE ARTE
Al instante se acordó del morir. Lo recordó, sin embargo, como de segunda mano...,
como si estuviese acordándose de una memoria, más que de un acontecimiento actual;
como si él mismo no hubiese estado allí cuando se moría.
Sin embargo, el recuerdo pertenecía por completo a su propio punto de vista, no al de
algún observador destacado y fuera del cuerpo que pudo haber sido, por ejemplo, su
alma. Casi había estado consciente en su mayoría de los desiguales movimientos y
estertores del aire en su pecho. Enturbiándose con rapidez, el rostro del doctor se inclinó
sobre él, se hizo mayor y más próximo y luego desapareció mientras la cabeza del médico
pasaba por debajo de su cono de visión, se volvía de lado para escuchar el sonido de sus
pulmones.
Se hizo todo rápidamente más oscuro y luego, sólo entonces, se dio cuenta de que
aquellos iban a ser sus últimos minutos. Había tratado con dificultad de pronunciar el
nombre de Pauline, pero su memoria no guardaba registro alguno de sonido, sólo el
estertor de la respiración y la película neblinosa que se espesaba en el aire, borrando
todo al momento.
Sólo un instante y luego la memoria había pasado.. La habitación brillaba de nuevo y el
techo, advirtió con extrañeza, se había vuelto de un color verde suave. La cabeza del
doctor se alzó nuevamente y le miró.
Era un doctor distinto. Este resultaba mucho más joven, con un rostro escéptico y unos
ojos relucientes casi febriles. No había la menor duda. Uno de esos últimos pensamientos
conscientes que tuvo, fue el de gratitud por el médico que atendía, allí al extremo, un
médico que no fue el que en secreto le odiaba por sus antiguas asociaciones con las
jerarquías Nazis. En su lugar el doctor que le cuidaba tenía una expresión gastada y
divertida. propia de aquel experto Suizo llamado en el lecho de muerte de un hombre
eminente; una mezcla de preocupación ante la perspectiva de la pérdida de tan ilustre
enfermo, y de complacencia al pensar que. a la edad del anciano, nadie culparía a este
doctor si se moría. A los 85 años la neumonía es una cosa seria, con o sin penicilina.
—Ahora se encuentra usted del todo bien — dijo el nuevo doctor, librando la cabeza del
paciente de una serie completa de pequeños electrodos de plata que estaban aplicados al
cráneo gracias a una especie de redecilla—. Descanse un momento y trate de
tranquilizarse. ¿Sabe usted su nombre?
Respiró con precaución. Nada parecía obstaculizar ahora sus pulmones; es más, se
sentía positivamente saludable.
—Claro — contestó, un poco confuso—. ¿Y usted sabe el suyo?
El doctor sonrió con picardía.
—Parece ser que ha recuperado su genio — dijo—. Me llamo Barkun Kris; soy un
escultor de mentes. ¿Y usted?
—Richard Strauss.
—Muy bien — contestó el doctor Kris y se volvió. Strauss, sin embargo, estaba ya
particularizado por una nueva singularidad. Strauss es también en alemán una palabra;
tiene muchos significados... ostra, ramillete; von Wolzogen pasó muchísimo tiempo
trabajando en todos sus posibles significados cuando escribía el libreto de Feuersnot. Y
ocurrió que era la primera palabra alemana pronunciada bien por él mismo o por el doctor
Kris desde aquel momento de muerte, dos veces ocurrido. El idioma no era ni francés ni
italiano. Se parecía mucho al inglés, pero no al inglés que Strauss conocía; sin embargo,
no encontraba dificultad en hablarlo ni siquiera en pensar en dichos términos de lenguaje.
Bueno, pensó, después de todo aún podré dirigir El Amor de Dafne. No todos los
compositores pueden estrenar su propia ópera después de muerto. Sin embargo, había
algo raro en todo aquello... lo más rarísimo de todo era la convicción, que no se disiparía,
de que en realidad había estado muerto durante breve tiempo. Claro que la medicina
estaba efectuando grandes progresos, pero...
—Explíqueme todo esto —dijo, levantándose sobre el codo. La cama también era
distinta y casi no tan cómoda como aquella en que murió. En cuanto a la habitación,
parecía más el albergue de una dinamo eléctrica que el cuarto de un enfermo. ¿Acaso la
medicina moderna se ocupaba en revivir cadáveres en el suelo de la planta generadora
de energía de las Siemens-Schukert?
—Dentro de un momento — dijo el doctor Kris. Acabó de empujar lo que Strauss
impacientemente creyó que era una máquina hasta su sitio y cruzó acercándose a la
cama—. Vamos. Tendrá usted que admitir muchas cosas sin tratar de comprenderlas,
doctor Strauss. No todo el mundo de hoy es explicable en términos de sus presunciones.
Por favor, métase eso en la cabeza.
—Muy bien. Adelante.
—La fecha — dijo el doctor Kris—, es el año 2161, según su calendario...o, en otras
palabras, han pasado ahora doscientos doce años después de su muerte. Naturalmente,
se dará usted cuenta de que en este tiempo nada queda de su cuerpo excepto los
huesos. El organismo que ahora tiene fue entregado voluntariamente para que usted lo
utilizase. Antes de que se mire en el espejo para ver qué aspecto tiene, recuerde que hay
una diferencia entre el que solía usted ser, al que es ahora, y precisamente en su favor. El
cuerpo que ahora tiene goza de perfecta salud, no es desagradable de ver para las otras
personas y su edad fisiológica oscila entre los cincuenta años.
¿Un milagro? No, seguramente no en aquella nueva época. Era simplemente una obra
de la ciencia. ¡Pero qué ciencia! Era la aspiración eterna de Nietzsche y la inmortalidad
del superhombre combinado todo en una pieza.
¿Y en dónde estoy? — dijo el compositor.
—En Port York, que forma parte del estado de Manhattan, en los Estados Unidos.
Usted encontrará el país menos cambiado en algunos aspectos, de lo que me imagino.
Otros cambios, claro, le parecerán radicales; pero me es difícil predecir cuáles le
sorprenderán de ese modo. Usted, por su parte, necesitará cultivar una cierta dosis de
acomodación.
—Comprendo — contestó Strauss, sentándose —. Una pregunta, por favor, ¿es
posible todavía que un compositor se gane la vida en este siglo?
—Naturalmente que sí — dijo el doctor Kris, sonriendo —. Esperamos que usted lo
logre. Es uno de los propósitos por lo que le hemos... vuelto a traer.
—Entiendo, pues — dijo Strauss, con cierta sequedad—, que todavía hay una
demanda de mi música. Los críticos, en los viejos tiempos...
—No es eso exactamente — repuso el doctor Kris—. Tengo entendido que parte de
sus obras siguen tocándose, pero francamente conozco muy poco acerca del estado
actual de la música. Mi interés es más...
En algún lugar se abrió una puerta y otro hombre entró. Era mayor y más ponderado
que Kris y tenía un cierto aire académico; pero también llevaba la rara bata de cirujano y
miró al paciente de Kris con los ojos relucientes de un artista.
—¿Un éxito, Kris? — dijo—. Felicidades.
—Todavía no están en orden — contestó Kris —. Lo que cuenta es la prueba final.
Doctor Strauss, si se siente lo bastante fuerte, al doctor Seirds y a mí nos gustaría hacerle
unas cuantas preguntas. Queremos estar seguros de que su memoria es clara.
—Seguro. Adelante.
—Según nuestros archivos — dijo Kris —, conocía usted una vez a un hombre cuyas
iniciales eran RKL; eso fue cuando usted dirigía la Staatsoper de Viena — pronunció la
doble A por lo menos dos veces demasiado larga, como si el alemán fuese un idioma
muerto y él tratase de pronunciarlo con alguna especie de acento «clásico»—. ¿Cómo se
llamaba y quién era?
¾Debería ser Kurt List... su nombre propio era Richard, pero no lo utilizaba. Era
ayudante del director de escena.
Los dos médicos se miraron mutuamente.
—¿Por qué se ofreció usted a escribir una nueva obertura a la mujer sin sombra y
entregar el manuscrito a la ciudad de Viena?
—Porque así no tendría que pagar el impuesto de alojamiento en la villa de María
Teresa que ellos me concedieron.
—En el patio posterior de su casa de Garmisch-Partenkirchen había una tumba. ¿Qué
estaba escrito en la lápida?
Strauss frunció el ceño. Aquello era una pregunta que se sentiría muy feliz si no la
respondía. Si uno jugaba con bromas infantiles con respecto a sí mismo, mejor es no
grabarlas en una piedra funeraria y colocarla donde no se pueda dejar de ver cada vez
que se va a sacar el Mercedes.
—Dice — replicó cansino —: Consagrada a la memoria de Guntram, Minnesinger,
muerto de manera horrible por la propia orquesta sinfónica de su padre.
—¿Cuándo se estrenó Guntram?
—En... déjenme que recuerde... creo que en el año 1894.
—¿Dónde?
—En Weimar.
—¿Quién era la «prima donna»?
—Pauline de Ahna.
—¿Qué fue de ella después?
—Me casé con ella es... — comenzó ansiosamente Strauss.
—No — dijo el doctor Kris —. Lo siento, pero carecemos de datos para reconstruir
gente más o menos ordinaria.
El compositor suspiró. No sabía si preocuparse o no. Había amado a Pauline, claro; por
otra parte, sería agradable poder vivir la nueva vida sin verse obligado a quitarse los
zapatos cada vez que se entrase en casa, para no arañar los pulimentados tableros del
suelo. Y también, quizá, agradable llegar a las dos de la tarde sin oír la sempiterna
cantinela de Pauline: ¡Richard... jetzt komponiert!
—Sigan con las preguntas — dijo.
Por razones que Strauss no comprendió, pero que se mostró satisfecho admitiéndolas,
se había separado del doctor Kris y Seirds en cuanto ambos estuvieron satisfechos de
que la memoria del compositor era digna de confianza y su salud estable. Su hacienda,
según le dieron a entender, hacía mucho tiempo que se arruinó — una lástima porque fue
una de las principales fortunas de Europa—, pero le iban a dar bastante dinero como para
buscarse un alojamiento y reanudar la vida activa. Se le proporcionaron también cartas de
presentación que resultaron valiosas.
Costó más de lo que había esperado ajustarse a los cambios que habían tenido lugar
en el campo de la música. La música era, comenzó rápidamente a sospechar, un arte
moribundo, que pronto estaría al nivel no muy superior al de un macizo de flores del
jardín, en lo que había sido su propio siglo. Con certeza no podía denegarse de que
tendía hacia la fragmentación, ya visible en su época, llegando casi hasta la complexión
final en el año 2161. No prestó más atención a las melodías populares americanas, que la
que se había dignado prestar en su vida anterior. No obstante, era evidente que su
método de producción estilo cadena de montaje— todos los compositores de balada
utilizaban abiertamente un mecanismo al estilo de regla de cálculo al que le llamaban
«máquina de los éxitos» —, ahora tenían sus contrapartidas casi a través de la música
seria.
Los conservadores de aquella época, por ejemplo, eran los compositores de tonadillas
de tres al cuarto — siempre, en opinión de Strauss, una pandilla secamente mecánica,
pero nunca más que en estos momentos. Sus dioses — Berg, Schoenberg, von Vevern,
estaban considerados por el público asistente a los conciertos como grandes maestros,
quizá en el lado abstruso, pero tan dignos de reverencia como cualquiera de los Tres B*.
Había sin embargo, una ala de conservadores que mejoraba el procedimiento de
composición de tonadillas. Estos hombres componían lo que se llamaba «música
estocástica», formada escogiendo cada nota individual, mediante consulta con cifras de
números colocados al azar. Su biblia, su texto básico, era un volumen llamado Estética
Operacional, que a su vez derivaba de una disciplina llamada teoría de la información y ni
una palabra de ella parecía rozarse con ninguna de las técnicas y costumbres de
composición que conocía Strauss. El ideal de este grupo era producir música que fuese
«universal» — es decir, enteramente desprovista de ningún rastro de la individualidad del
compositor, por completo una expresión musical de las leyes de la Posibilidad.
Las leyes de la Posibilidad parecían tener un estilo propio, de acuerdo; pero para
Strauss eso parecía el estilo de un niño idiota al que se le dejase aporrear un piano
desafinado, para tenerle entretenido y no cometiese otras travesuras.
Con mucho, el cuerpo mayor del trabajo se producía, sin embargo, en lo que se podía
llamar categoría de «música-ciencia». El término nada reflejaba excepto los títulos de las
obras, que trataban del vuelo espacial, del viaje a través del tiempo y otros asuntos de
una naturaleza romántica o improbable. No había nada cuanto menos científico en aquella
música, que consistía en una mezcla de clichés e imitaciones de sonidos naturales, que
horrorizaron a Strauss al ver la imagen distorsionada y diluida de su propia época.
La forma más popular o música ciencia, era una composición de nueve minutos
llamada concierto, aunque no se parecía en absoluto a la clásica forma de concierto; era
en su lugar una especie de libro rapsodia según las Rachmaninoff... un según muy
relativo. La más típica — canción del «Espacio Profundo», era su título, la escribió alguien
llamado H. Valerion Krafft — comenzaba con un asalto vigoroso del tam tam, después del
cual todas las cuerdas subían por la escala unísono, seguidas a respetable distancia por
el arpa y un clarinete en un paralelo de 6/4. En lo alto de la escala se les unían los
címbalos, lo más forte posible, y la orquesta entera se lanzaba a una especie de melodía
quejumbrosa «mayor-menor»; toda la orquesta, es decir, excepto los cuernos franceses,
que se lanzaban escala abajo de nuevo, en lo que evidentemente se suponía fuese una
contramelodía. La segunda frase del tema era recogida por un solo de trompeta con una
sugerencia de trémolo; la orquesta volvía muriendo a sus raíces para esperar el próximo
estallido y en aquel punto — como un niño de cuatro años podía haber predicho —, el
piano entraba con el tema segundo.
Detrás de la orquesta había en pie un grupo de unas treinta mujeres, preparadas a
entrar en un coro sin palabras que pretendía sugerir la fantasmal aparición del Espacio
Profundo... pero en este punto, también, Strauss había aprendido ya a levantarse y
marcharse. Al cabo de unas cuantas experiencias de esa clase celebró una reunión en el
recibidor de Sindi Noniss, el agente a quien el doctor Kris le había presentado y que se
ocupaba de recomponer el punto de vista del compositor... cosa que estaba muy lejos de
conseguir. Sindi había llegado ya a esperarse esas escapadas por parte de su cliente y
con paciencia las esperaba, de pie bajo un busto de Gian Cario Menotti; pero cada vez le
gustaba menos y últimamente le recibió volviéndose de manera alternativamente rojo y
blanco como el cartel de muestra de un antiguo barbero.
—No debía haberlo hecho — estalló, después del incidente Krafft—. Puede marcharse
en mitad de una nueva composición de Krafft. Ese hombre es el presidente de la
Sociedad Interplanetaria de Música Contemporánea. ¿Cómo voy a convencerles de que
es usted un contemporáneo si sigue despreciándoles?
—¿Y eso qué importa? — contestó Strauss —. No me conoce ni de vista.
—Se equivoca; le conoce muy bien y están vigilando cada movimiento que hace usted.
Es usted el primer compositor mejor que los escultores de mentes pudieron conseguir
jamás, y la SIMC se alegraría de volverlo al punto de partida con un billetito denegando su
admisión.
—¿Por qué?
—Oh — exclamó Sindi —, hay montones de razones. Los escultores son unos
presumidos; lo mismo que los chicos de la SIMC. Cada uno de ellos quiere demostrar al
otro que su propio arte es el rey absoluto. Y entonces tenemos la competición; sería más
fácil hacerle fracasar a usted que dejarle que entrase en el mercado. En realidad creo que
sería mejor que volviese a entrar. Podría poner alguna excusa...
—No — respondió Strauss lacónico —; tengo trabajo que hacer.
—Pues ese es el punto, Richard. ¿Cómo va usted a hacer que le estrenen una ópera
sin los del SIMC? Eso no es como escribir numeritos cortos y solos, algo que no cueste
tanto...
—Tengo trabajo que hacer — repitió y se fue.
Y lo hizo: Un trabajo que le absorbió como ninguno otro proyecto durante los últimos
treinta años de su antigua vida. Apenas su pluma había rozado el papel pautado —
ambas cosas fueron dificilísimas de hallar — cuando se dio cuenta de que nada de su
larga carrera le había proporcionado piedras de toque por las que juzgar qué música
tendría que escribir ahora.
Los viejos trucos acudieron a su mente a millares, seguro: los súbitos inesperados
cambios de clave en la cresta de la melodía; la prolongación de las pausas; el apiadarse
de cuerdas divididas, jugando con los altos armónicos, sobre la cima máxima de un
clímax; la persecución y el rebullir de las frases que pasaban como relámpagos de un
coro de orquesta a otro; los brillantes destellos del metal, la risilla de los clarinetes, las
desdeñosas mezclas de colores para destacar la tensión dramática... todos los trucos.
Pero ninguno de ellos ahora le satisfacía. La mayor parte de su vida anterior estuvo
contento con estas triquiñuelas y con ellas organizó una cantidad impresionante de
trabajo. Pero ahora, era el momento de comenzar de nuevo. Además, alguno de estos
trucos le repelían activamente: ¿Dónde había conseguido la noción, pendiente durante
décadas, de que los violines gritaban al unísono en algún lugar de la estratosfera,
formando un sonido lo bastante interesante como para que valiese la pena de repetirlo
dentro de una singular composición, dejándoles a ellos solos la mayor parte del tiempo?
Y nadie, pensó contento, se aproximó jamás a un nuevo principio mejor equipado. En
adición al pasado que yacía asequible en su recuerdo, siempre tuvo una sólida formación
técnica; incluso los críticos le reconocían ese valor. Ahora que estaba, en cierto sentido,
componiendo su primera ópera— ¡su primera, después de otras quince!— tenía todas las
oportunidades del mundo de lograr una obra maestra.
Y esas eran sus intenciones.
Habían, claro, muchas distracciones menores. Una de ellas, fue aquella búsqueda de
anticuado papel pautado y una pluma y tinta con que escribir. Muy pocos de los
compositores modernos describían su música. Una buena cantidad utilizaba cinta sonora,
reuniendo juntos trocitos de tono y fragmentos sonoros de otras cintas, superponiendo
una cinta a otra y variando los resultados mediante el manejo casi al capricho, de una
serie de mandos en los dispositivos electrónicos reproductores. Casi los compositores de
3-V, por otra parte, escribían sobre la pista misma de sonido, una escritura rápida y
garabateada de líneas singulares que, cuando pasaban a través de un circuito auditivo
fotocelular, producía un ruido razonablemente parecido a una orquesta que tocase
música, con súper tonos y todo lo demás.
Los conservadores más rezagados que hoy escribían sobre el papel, lo hacían con la
ayuda de una máquina de escribir musical. El chisme, tuvo que admitir Strauss, parecía el
fin perfeccionado: tenía registro como un órgano y no era mucho mayor que el doble de
una máquina de escribir corriente, produciendo una página limpia y perfecta. Pero él
estaba satisfecho con sus manuscritos altamente legibles y se negó a abandonar el
sistema, por desgracia, porque sólo logró conseguir una plumilla y tuvo que remendarla
muchas veces al gastarse. No obstante, esto le servía de ayuda para sentirse ligado por
el pasado.
Unirse a la SIMC también le produjo algunos malos momentos, incluso después que
Sindi hubo trabajado por él en torno a los grupitos políticos influyentes. El miembro de la
sociedad que le examinó sus calificaciones para admitirle en el ingreso, le hizo una serie
de preguntas sin mostrar más interés que el que desplegaría un veterinario que
examinase la milésima ternera enferma de su carrera.
—¿Tiene algo publicado?
—Sí, nuevos poemas sinfónicos, unas trescientas canciones, un...
—No cuando usted vivía— dijo el examinador, en cierto modo despreciativo—. Me
refiero desde que los escultores le volvieron, a reconstruir.
—Desde que los escultores... ah, comprendo. Sí, un cuarteto de cuerda, dos ciclos de
canciones, una...
—Bien. Alfie, escribe «canciones». ¿Toca algún instrumento?
—Piano.
—Hum — el examinador se estudió las uñas—. Oh, bueno. ¿Lee música? ¿Usa usted
«escritora», o recortes de cinta? ¿O la máquina?
—Leo.
—Tome — el examinados hizo que Strauss se sentase delante de un visor de
proyecciones. Sobre la iluminada superficie comenzó a aparecer la cinta sin fin de un
papel traslúcido. En el papel había una pista de sonido inmensamente ampliada —.
Sílbeme la melodía de eso y enumere los instrumentos que la hacen sonar.
—Yo no leo ese Musikstichelií — dijo Strauss con frialdad —, ni tampoco la escribo.
Utilizo la notación normal, en papel de música.
—Alfie, escribe: «sólo lee notas» — colocó una hoja de papel de música impreso en el
objetivo del visor —. Sílbeme éso.
«Eso» resultó ser una melodía popular llamada de «Émbolos, bombas de achique y
despreciables pagos a plazos», que se escribió con una «máquina de éxito» en el año
2159 por un político guitarrista que la cantaba durante sus campañas electorales. (En
algunos aspectos, reflexionó Strauss, los Estados Unidos no habían cambiado mucho).
Se hizo tan popular que cualquiera hubiera podido silbarla por el título sólo, aunque no
supiese leer música. Strauss la silbó y demostró su buena fe añadiendo:
—Está en el tono de Si be mol.
El examinador se acercó hasta el piano de color verde, tipo vertical, y dio a una de las
grasientas teclas negras. El instrumento estaba terriblemente desafinado — la nota se
hallaba mucho más cerca al normal La de 440 ciclos por segundo que al Si bemol —, pero
el examinador dijo:
—Eso mismo. Alfie, escribe: «también distingue bemoles». Está bien, hijo, queda usted
admitido. Me alegro de tenerle con nosotros; no mucha gente sabe leer ya esa notación
antigua. La mayor parte se creen demasiado buenos para rebajarse tanto.
—Muchas gracias — dijo Strauss.
—Mi opinión es que si la notación era buena para los viejos maestros, también tiene
que serlo para nosotros. Me parece que en estos días no tenemos gente como ellos.
Excepto el doctor Krafft, claro. Eran «grandes» en la antigüedad... hombres como Shilkrit,
Steiner, Tiomkin y Pearl... y Wilder y Jansen. Tíos grandes.
—Sí, de lo más tirado — contestó educadamente Strauss.
Pero el trabajo prosiguió. Ahora de obritas pequeñas iba ganando algo. La gente
parecía demostrar un interés especial por un compositor que había salido de los
laboratorios de los escultores mentales; y además del propio material, Strauss estaba del
todo seguro, las melodías que componía tenían méritos suficientes para ayudar a su
venta.
Sin embargo, lo que contaba era la ópera. Bajo su pluma crecía y crecía, tan fresca y
nueva como su nueva vida, tan fundada en conocimiento y madurez como su largo
recuerdo ¡completo. Al principio resultó difícil hallar un libreto. Aún cuando era posible que
algo bueno existiese entre los guiones corrientes para los compositores de 3-V — aunque
Strauss lo dudaba — se halló incapaz de decir qué era bueno y qué era malo de entre
todo aquel conglomerado, producido gracias a instrucciones técnicas incomprensibles
para su mentalidad. Eventualmente, y sólo por tercera vez en su carrera, tuvo que buscar
una obra escrita en idioma distinto al suyo que — por vez primera — decidió aceptarlo en
ese lenguaje.
La obra era original de Christopher Fry y se ti-titulaba «Venus observada», que en
todos los sentidos constituía un perfecto libreto de ópera para Strauss como comprendió
gradualmente. Aunque se la llamaba comedia, con una trama compleja en su farsa, era
una obra en verso de considerable profundidad y cierto número de personajes en ella
estaban reclamando a voz en grito música en tres dimensiones, además de la
subcorriente fortísima de tragedia otoñal, tragedia inmanente en el libreto, precisamente
de la clase de mezcla contradictoriamente dramática con la que von Hofmannsthal le
obsequió al entregarle el libro de £1 Caballero de la Rosa, Ariadne en Naxos, y Arabella.
Hay, qué lástima no tener ahora un buen Hofmannsthal, aunque allí había una comedia
ya olvidada que parecía casi un regalo y cuyas oportunidades musicales eran inmensas.
Se tenía, por ejemplo, el fuego conque terminaba el acto dos; ¡qué regalo para un
compositor a quien la orquestación y el contrapunto eran tan importantes como el aire y el
agua! ¡O se podía tomar en el momento en donde Perpetua hace saltar de un disparo la
manzana en la mano de un duque; en aquel momento una sola pasada de referencia
podía añadir el marmóreo Guillermo Tell de Rossini a la textura musical, formando una
especie de nota al pie con ribetes de ironía! Y el parlamento del duque con que caía el
telón y que comenzaba:
¿Debo lamentarlo por mí mismo? En nombre de la inmortalidad.
Lo lamentaré por mí. Ramas y matorrales.
Pardas colinas, valles débiles de bruma,
Un incendio en el lago...
Allí había un parlamento para un gran actor trágico, de alma de Falstaff; la conjunción
final de risa y lágrimas, puntuada por los somnolientos comentarios de Reedbeck, a cuyos
sonoros ronquidos (trombones, no menos de cinco, ¿con sordina?), la ópera terminaría
suavemente...
¿Qué podía haber mejor? Y sin embargo, se había tropezado con la obra sólo por la
más probable sucesión de accidentes. Al principio su plan era tomar una farsa
descacharrante, al estilo de la mujer silenciosa, sólo para ponerse a tono él mismo.
Recordando que Zweig levantó aquel libreto en los viejos tiempos, sacándolo de una
comedia de Ben Jonson, Strauss comenzó a buscar obras inglesas del período posterior a
Jonson y pronto tropezó con terribles muestras de versos heroicos, una de ellas llamada
Venecia defendida, por un tal Thomas Otway. La obra de Fry siguió directamente a la de
Otway en el fichero catálogo y la miró al principio con curiosidad; ¿por qué utilizaría un
escritor del siglo XX el título de una obra más adecuada al siglo XVIII?
Después de leer dos páginas de la obra de Fry, desapareció toda duda y captó la obra
en su interés. Volvía a tener suerte; entre las manos poseía una ópera.
Sindi operó milagros preparando el estreno. La fecha de la primera representación se
fijó antes de que la partitura estuviese terminada, recordando a Strauss agradablemente
aquellos días cuando Fuerstner le arrebató el final de Elecíra, muestra de trabajo antes de
que la tinta se hubiese secado para ir al grabador y entregar el original antes de la fecha
límite señalada para la edición. Sin embargo, la situación ahora era todavía más
complicada, porque parte de la partitura tenía que ser escrita, otra parte grabada en cinta,
otra más redactada en grabados al viejo estilo, para poder afrontar las nuevas técnicas de
ejecución; hubo momentos en que Sindi pareció volverse gris de pies a cabeza.
Pero Venus Observada, fue, como siempre, producida entera por la pluma de Strauss
con tiempo bastante. Escribir la música en primera pasada fue un trabajo infernalmente
duro, mucho más habiendo vuelto a nacer, que cuando experimentó aquellas sensaciones
confusas al despertar en el laboratorio de Barkum Kris, con sus semi tonos conscientes
d”haber estado ya muerto.
Pero Strauss encontró que aún consideraba toda su vieja habilidad para escribir música
casi sin esfuerzo, mientras no parecía perturbarle la casi audible preocupación de Sindi
ajetreado con él en la habitación y percibiendo además los estallidas terribles
supersónicos de los cohetes que circulaban invisiblemente por encima de la ciudad.
Cuando hubo terminado, tuvo dos días libres antes, de empezar los ensayos. En
aquellos, además, nada tendría que hacer. Las técnicas de ejecución de esta época
estaban tan completamente ligadas con las artes electrónicas que reducían su propia
experiencia— él, el maestro Kapellmeister—, de todos, a un primitivismo
desesperanzados.
No le importó. La música, tal y como estaba escrita, hablaría por sí sola. Mientras halló
agradable olvidar la larga preocupación de meses para la puesta en escena. Volvió a la
biblioteca y estuvo examinando curioso y perezosamente viejos poemas, buscando vagos
textos para un par de canciones. Sabía que no debía molestarse en considerar los poetas
modernos; ellos no le podían hablar, y lo sabía. Los americanos de su propia época,
pensó, podían darle una pista para comprender esta América del año 2161; y si alguno de
tales poemas daba cuna a una canción, muchísimo mejor.
La búsqueda fue una especie de descanso y hasta le permitió disfrutar con ella. Por
último tropezó con una cinta que le gustó: Una cinta en la que una vieja voz cascada con
acento de Idaho, quizá del año 1910, en la antigua juventud de Strauss, leía el texto. El
poeta se llamaba Pound; decía la cinta:
...las almas de todos los grandes hombres
mientras los tiempos pasan por nosotros»
Y nos fuimos con ellos, y no somos
más que reflexiones en sus almas.
Así yo soy Dante durante un trecho y soy
un François Villon, señor de las baladas y ladrón
o soy los seres tan sagrados que no me atrevo a
escribir su nombre,
dejemos que la blasfemia obre contra mi nombre,
esto ha sido un instante y que la llama se apague.
Estamos en el centro mismo de los tres radios de
una esfera
de oro fundido, traslúcido, que es el Yo
y dentro de algunos proyectos de forma en sí mismos:
Cristo, o Juan, o el Florentino:
y como el claro espacio no lo es si
se le impone una forma,
para cesar de ser todos los seres del tiempo,
y estos, los Dueños de las Armas, siguen viviendo.
Sonrió. Esa lección había sido escrita una y otra vez, desde Platón en adelante. Sin
embargo, el poema era una historia de su propio caso, una especie de teoría de la
menptenpsicosis que él había sufrido y en su manera formal estaba sufriendo. Encajaría
para hacer con ella un pequeño himno, en honor a su propio renacimiento y al punto de
vista interior del poeta.
Una serie de acordes solemnes y desalentadores se cernían dentro de su oído interior,
contra los cuales podrían ser entonadas las palabras en un susurro alto y suave al
principio... y luego en un dramático pasaje en el que los grandes nombres de Dante y
Villon entrasen sonando como desafíos al Tiempo... Escribió durante un rato en su libreta
de notas antes de reintegrar el carrete a su estantería.
Eso, pensó, eran buenos auspicios.
Y así llegó la noche del estreno, el público entraba por el vestíbulo, las cámaras de 3-V
cabalgaban en soportes invisibles por el aire y Sindi calculó su parte en las ganancias de
su cliente mediante un juego complicado efectuado con sus dedos, la ley básica de lo que
parecía ser que uno más uno da igual a diez. La sala se llenó hasta los topes con gente
de todas las clases sociales, aunque el aspecto del público más parecía de un circo que
de una ópera.
Sorprendentemente asistían casi cincuenta de los encingloteados y aristocráticos
escultores mentales, vestidos con ropas formales que tienen versiones exageradamente
negras de sus batines de cirujano: Ocupaban un bloque de asientos cerca de la parte
delantera del auditorio, en donde las figuras gigantescas de 3-V que dentro de poco
llenarían la «escena» ante ellos, (los verdaderos cantores efectuarían la representación
en un pequeño escenario de los sótanos) parecerían no otra cosa que seres
monstruosamente desproporcionados; pero Strauss supuso que habían tenido en cuenta
ese detalle y lo habían apartado como despreciable.
Había una oleada de murmullos entre el público mientras los escultores comenzaron a
ocupar sus asientos y con esa oleada una subcorriente de excitación, ¡cuyo significado
era desconocido para Strauss. Sin embargo, ni intentó luchar contra ello; bastante trabajo
tenía con reprimir su creciente emoción en aquella noche de estreno, que, a pesar de
todos los años, seguía siendo igual para un artista.
La suave luz, cuyo origen y nacimiento no se veía, empezó a disminuir entre el público
y Strauss subió en el podio. Había una partitura en el atril ante él, pero dudó de si llegaría
a necesitarla. Directamente delante, asomando entre los músicos, estaban las inimitables
cámaras de 3-V, esperando llevar su imagen a los cantores del sótano.
El público guardaba ahora silencio. Este era el momento. La batuta se alzó, y luego
bajó con decisión y el preludio empezó a surgir del foso de la orquesta.
Durante un ratito estuvo inmerso profundamente en la siempre traicionera tarea de
mantener unida a la enorme orquesta y también en convertirla en sensitiva, al flexionar de
la re musical despertada por su mano. Mientras se afirmaba su control y se hacía cada
vez más seguro, la tarea se convirtió en algo menos exigente y fue capaz de prestar más
atención al sonido total de la obra.
Había decididamente algo equívoco en ello. Claro que hay sorpresas ocasionales
cuando alguna pizca de color orquestal sonaba de un «Clan» distinto al que él había
esperado; eso le ocurría a todo compositor, incluso después de toda una vida de
experiencia. Y habían momentos en que los cantantes, entrando en una frase más difícil
de manejar de lo que él calculó, sonaban como si alguien estuviese a punto de perder el
tono (aunque ninguno de ellos equivocó la nota; eran un conjunto de voces estupendo
como el que jamás se puso a sus órdenes).
Pero esos eran los detalles. Lo que estaba mal era la impresión total o conjunta. Estaba
perdiendo no sólo la excitación del estreno — después de todo, no podía durar con la
misma intensidad toda la noche —, sino que también su mismo interés en lo que salía del
escenario y del foso de la orquesta. Gradualmente se cansaba; el brazo que empuñaba la
batuta le parecía cada vez más pesado; cuando llegó al segundo acto en lo que debería
haber sido una erupción apasionada de tonos agudos, estaba tan aburrido que deseaba
volverse a su escritorio y ponerse a trabajar en aquella canción.
Luego terminó el acto; sólo quedaba uno más. Apenas escuchó los aplausos. Los
veinte minutos de descanso en el camerino apenas fueron suficientes para darle las
fuerzas necesarias.
Y de pronto, en mitad del último acto, comprendió.
No había nada de nuevo en la música. Era el viejo Strauss una vez más... pero más
débil, más diluido que nunca. Comparado con la producción de los compositores como
Krafft, indudablemente sonaba a este público como una obra maestra. Pero él sabía la
verdad.
Las resoluciones, la determinación de abandonar los viejos clisés y manierismos, la
decisión de decir algo nuevo... habían quedado en nada contra la fuerza de la costumbre.
Ser traído de nuevo a la vida, significaba traer también a la existencia todos aquellos
reflejos hondamente grabados de su estilo. El sólo tenía que coger la pluma y las viejas
costumbres se apoderarían de él con un automatismo fácil, carentes de control, como es
carente de control el sobresalto del dedo cuando lo abrasa levemente la llama.
Con los ojos bien abiertos; con su cuerpo joven, resultaba un hombre viejo; un hombre
muy viejo. ¿Otros treinta y cinco años de ésto? Nunca. Ya había dicho todo aquello antes,
siglos antes. ¿Casi cincuenta años condenado a repetirlo una y otra vez, con voz más
debilitada a cada instante, dándose cuenta de que aquella deslavazada centuria llegaría a
reconocerle sólo por la miseria actual de su grandeza?... no; nunca, nunca.
Se daba cuenta, con torpeza, de que la ópera había terminado. El público gritaba de
júbilo.. Conocía el sonido. Así habían gritado cuando se estrenó «Día de Paz», pero
vitoreaban al hombre que había sido, no al hombre que «Día de Paz» mostraba que se
había.convertido con cruel claridad. Aquí el sonido era incluso más insignificante: Vítores
de ignorancia y nada más.
Y se volvió despacio. Con sorpresa, y con un sorprendente sentido de alivio, vio que los
vítores iban, después de todo, no dirigidos a él.
Vitoreaban al doctor Barkun Kris.
Kris estaba en pie en el centro del bloque de escultores mentales, haciendo
reverencias al público. Los escultores más cercanos a él se estrechaban la mano unos a
otros. El público creció cuando se abrió paso hasta el pasillo y se adelantó hacia el podio.
Cuando subió y tomó la mano desmadejada de; compositor, el griterío se convirtió en una
especie de ingente delirio.
Kris le levantó el brazo. Los gritos murieron al instante, convirtiéndose en un profundo
susurro. Gracias — dijo con claridad—. Señoras y caballeros, antes de que nos llevemos
al doctor Strauss, digámosle el privilegio que ha sido para nosotros oír este fragante
ejemplo de su pericia. Estoy seguro de que ninguna despedida sería más adecuada.
La ovación duró cinco minutos y. hubiese proseguido otros cinco si Kris no la hubiese
cortado.
—Doctor Strauss — dijo —, en un momento, en cuanto le diga unos cuantos
formulismos, comprenderá que se llama Jerome Bosch, que nació en nuestro siglo y que
tiene su vida propia. Los recuerdos súper impuestos que le han hecho asumir la máscara,
la «personalidad!», de un gran compositor desaparecen. Le digo esto para que pueda
comprender porqué esta gente presente me hace compartir con usted los aplausos.
Se oyó una oleada de asentimientos.
El arte de esculpir mentes... la creación de seres artificiales para disfrute estético...
puede que no llegue nunca a alcanzar tan elevado. Porque usted comprenderá que, como
Jerome Bosch, no tiene ningún talento en absoluto para la música; es ¡más, buscamos
largo tiempo hasta hallar a un hombre que fuese perfectamente incapaz de ejecutar la
melodía más sencilla. No obstante, fuimos capaces de imponerle tal material no
comprometedor, no sólo para la personalidad, sino para el genio de un gran compositor.
Ese genio pertenece por completo a usted... a la «persona» que se cree a sí mismo como
Richard Strauss. Ningún crédito se otorga al hombre que se prestó voluntario a la
escultura. Este es su triunfo y por eso le saludamos.
Ahora la ovación ya no pudo ser contenida. Strauss. con una torcida sonrisa, contempló
cómo el doctor Kris se inclinaba. La escultura de mentes era una especie de crueldad
convenientemente sofisticada para esta época; pero el impulso, claro, siempre existió.
Fue el mismo impulso que hizo a Rembrandt y a Leonardo convertir cadáveres en obras
de arte.
No, no necesitaba decir el doctor Kris que el «Strauss» que había creado estaba tan
vacío de genio como una calabaza hueca. La broma residiría siempre en el escultor, que
era incapaz de captar la falta de profundidad de la música ahora preservada en las cintas
de la 3-V.
Pero, por un instante, una oleada de rebelión recorrió su sistema circulatorio
sanguíneo. «Yo soy yo — pensó —. Yo soy Richard Strauss hasta que muera, y nunca
seré Jerome Bosch, que fue profundamente incapaz de interpretar la más sencilla
melodía.» Su mano, aún sujetando la batuta, se alzó vivamente, pareciendo deliberar
entre dar una orden de iniciación de una melodía que era incapaz de decir.
Dejó que volviese a caer, y en su lugar, por último, se inclinó... no hacia el público, sino
al doctor Kris. Se lamentaba por nada, cuando Kris se volvió a él para decir la palabra que
lo tornaría a hundir en el olvido, aunque, eso sí, lamentaba que ahora no tendría la menor
posibilidad de poner música a aquel poema.
PAGAR AL FLAUTISTA
El hombre de la chaquetilla blanca se detuvo ante la puerta rotulada «.Proyecto
Reeducación — Coronel H.H. Mudgett, Comandante en Jefe» y aguardó mientras el
objetivo del robot examinador hacía un recorrido por su figura. Había cruzado aquella
puerta un millar de veces, pero aquel objetivo escrutador efectuó un trabajo tan
concienzudo de examen como si no le hubiera vista antes jamás.
Siempre lo hacía, porque siempre podría contarse con la remotísima posibilidad de que
«no» le hubiese visto antes, aunque los falibles humanos a quienes iba a presentarse
pensaran lo contrario. Recorrió toda su figura, desde el gris y corto pelo hasta los zapatos
a prueba de reactivos químicos, revisando su breve cuerpo mimbreño y su delgado perfil,
probándole y oliéndole con tanta desconfianza como si fuese una naranja almacenada
dos días más de lo previsto.
—¿Nombre? — preguntó por fin.
—Carson, Samuel, 32-454-0698... —¿Asunto?
—Director médico, Reed. Uno.
Mientras Carson esperaba una conmoción distante y pesada, vino rodando sobre él a
través de los kilómetros de sólido granito que quedaban por encima de su cabeza. En el
mismo instante, las puertas de la puerta — y todo lo demás dentro de su cono de visión —
se enturbiaron penosamente y una puñalada de puro dolor penetró lacerante por su
cabeza. Era el componente supersónico de la explosión y resultaba inofensivo, excepto
que siempre le dolía y le asustaba.
La luz encendida sobre el objetivo escrutador, que hasta ahora iba siendo amarilla,
parpadeó volviendo al rojo y la máquina recomenzó toda la rutina de antes; el sonido de la
bomba la había desajustado. Carson con paciencia soportó la inspección, dio su nombre,
número de serie y misión, una vez más, y en esta ocasión logró que se encendiera el tono
verde. Entró, desplegando al caminar el finísimo cuadrado de papel barato que llevaba
consigo.
Mudgett alzó la vista desde su escritorio y dijo en seguida:
—¿Qué hay ahora?
El médico arrojó el pedazo de papel cuadrado bajo los ojos de Mudgett.
—Resumen de las reacciones de la prensa tras el discurso que Hamelin pronunció
anoche —dijo—. El efecto total va en contra nuestra, coronel. A menos que cambiemos la
opinión de Hamelin, este clamor por la reeducación de los paisanos antes que le dé los
soldados va a hacernos perder la guerra.
El ansia de volver a vivir en la superficie ha estado creciendo durante diez años; ahora
tiene un punto de mira contra quién lanzar sus tiros. Nosotros.
Mudgett masticó el extremo de un lápiz mientras leía el resumen; era un hombre
macizo, tan bajito como Carson, y con el cabello tan gris y corto. Hace un año, Carson le
habría dicho que nadie en el Reed debería colocarse en la boca objetos extraños ni
siquiera una sola vez, para no caer en el hábito; ahora Carson se limitó a esperar. Allí no
había hombre — ni mujer o niño — de entre los 35 millones de supervivientes americanos
«cuerdos» que no tuviese un tic similar. Menos ahora, después de veinticinco años de
vida subterránea.
—Sabe que es imposible, ¿verdad? — preguntó con brusquedad Mudgett.
—Claro que no — repuso Carson impaciente —. No sabe más acerca de la verdadera
naturaleza del proyecto que el resto de la gente. Cree que la «educación» que damos
nosotros es, en cierto modo, una supervivencia técnica... Eso es lo que piensan también
los periódicos, como usted puede ver claramente por el modo que han tenido de redactar
sus editoriales.
—Humm. Si hubiéramos tomado en primer lugar el control directo de los periódicos...
Carson no dijo nada. Era un hecho el control militar de cada faceta de la vida civil y
Mudgett lo sabía. También sabía que el cerebro humano necesita una apariencia de
libertad de pensamiento... y que esa apariencia no puede mantenerse alimentándola sólo
con unos cuantos retazos de noticias de actualidad.
—Supongamos que lo hacemos — dijo por fin Mudgett—. La posición de Hamelin en el
Departamento de Estado nos imposibilita para reducirle al silencio. Pero debería ser
posible explicarle que ningún ser humano sin protección puede vivir en la superficie, no
importa cuántas Recompensas al Mérito haya ganado por su conocimiento de la caza y su
habilidad para aplicar los primeros auxilios. Quizás hasta podríamos llevárnoslo a un
viajecito hasta allá arriba; apostaría a que no ha visto nunca cómo están las cosas en la
superficie.
—¿Y qué pasará si se muere ahí arriba? — dijo Carson con tono pétreo —. Tal y como
están - las cosas, solemos perder las tres quintas partes de cada patrulla de superficie... y
Hamelin carece de experiencia...
—Puede que fuera lo mejor, ¿no es verdad?
—«No» — recalcó Carson —. Parecería como si lo hubiésemos planeado así. A la
mañana siguiente los periódicos tendrían a toda la gente en ebullición.
Mudgett gruñó y marcó una nueva fila de dentelladas en torno al extremo de su lápiz.
—Tiene que haber una solución — dijo.
—La hay.
—¿Y bien?
—Traer al hombre aquí y mostrarle precisamente lo que «estamos» haciendo.
Reeducarle, si es preciso. Una vez comuniquemos a los periódicos que él ha seguido
nuestro curso... bueno, quién sabe, podría sentarles mal. Abusar de sus privilegios
parlamentarios, etcétera, etcétera, etcétera.
—Entonces violaríamos nuestra política básica— contestó Mudgett despacio—.
«Devolver la Tierra a los hombres que por ella lucharon». Sin embargo, la idea tiene algún
mérito...
—Hamelin está ahora en la antecámara dijo Carson—. ¿Le hago entrar?
Durante la segunda semana de guerra la radioactividad nunca subió más allá de un
suave nivel peligroso y aún eso fue de modo transitorio. Aquella semana se llamó la de la
Muerte de las Ciudades. Las pequeñas porciones de cordura retenidas por los soldados
de ambos lados dictaron la prohibición de armas con residuos letales prolongados; no se
dejaron caer bombas de cobalto, ni se emponzoñaron permanentemente territorios. Los
generales recordaban aún que el territorio desocupado, por muy devastado que estuviese,
seguía siendo territorio sin conquistar.
Pero tales consideraciones no se interpusieron en la guerra biológica. Esta era
controlable; uno jamás extendería por el enemigo ninguna enfermedad a menos que no
supiese cómo controlarla. Habrían algunos resbalones, claro, pero el margen de error...
Hubo resbalones. Pero, en su mayor parte, la guerra biológica trabajó estupendamente.
Las grandes fiebres barrieron el globo como mareas, una tras otra. En las ciudades que
habían escapado a los bombardeos el zumbar de los convoyes de camiones portando los
hinchados cadáveres hasta las grandes fosas comunes se convirtió en el único sonido
audible, excepto el esporádico tronar de las pequeñas armas de fuego; y luego también
esto cesó y los camiones se quedaron parados en largas filas enmoheciéndose.
Tampoco fueron los humanos las únicas víctimas. Fiebres del ganado fueron
esparcidas. Mohos del trigo, cornezuelos del arroz, pestes porcinas, enteritis avícolas,
inundaron el aire desde los laboratorios secretos, o fueron soltados bien lejos y a la deriva
mediante flotillas de proyectiles cohete. Cápsulas de gelatina conteniendo veneno para
las agallas llovieron sobre los grandes campos pesqueros de Newfoundland, Oregón,
Japón, Suecia, Portugal. Cientos de especies de animales fueron soltadas como
transmisores secundarios de enfermedades humanas, portando en sus cuerpos las
«bendiciones» de los laboratorios destinados a matar a toda clase de hombres. Se
descubrió qué cantidades minúsculas de las series de antibióticos del grupo de la
tetracilina, muy utilizados como suplementos alimenticios para engordar antes de tiempo a
los animales de las granjas, podían también utilizarse como medio de hacer crecer a los
más terribles mosquitos Anofeles y Aédes, hasta tamaños increíbles que les permitían
volar larguísimas distancias contra el viento portando los gérmenes de una variedad
interesante de malaria que resultaba casi incombatible y los virus de la fiebre amarilla,
también letales en grado sumo.
Para cuando esto acabó, todo individuo que había logrado sobrevivir estaba vegetando
como podía en galerías subterráneas excavadas a más de dos kilómetros de la superficie
terrestre.
Para siempre.
—Sigo sin entender por qué, si como ustedes pretenden, tienen métodos de reeducar
soldados para la vida en la superficie, no pueden hacerlo también con los paisanos. O
educar paisanos en vez de militares —dijo Hamelin.
El Subsecretario, un hombre alto, enjuto, con la parte superior del cráneo calva, frente
muy arrugada, hablando con aquel raro acento neutro — huyendo de todo regionalismo—
del diplomático de carrera, a pesar del hecho de que hacía casi medio siglo que no existía
cosa parecida a embajadores o cónsules en el extranjero.
—Vamos a tratar de explicárselo —dijo Carson—. Pero pensamos que, antes que
nada, será mejor que intentemos explicarle una vez más por qué creemos que eso sería
una mala política... al mismo tiempo que algo fuera de toda cuestión médica.
«Claro que todo quisque desea subir a la superficie lo antes posible. Incluso las gentes
que se han reconciliado con infinitas cavernas y corredores esperan algo mejor para sus
hijos... un rayo de sol, algo de lluvia, la caída de la hoja. Eso es ahora más importante
para todos nosotros que la guerra, que no creemos dure mucho tiempo ya. No tiene el
menor sentido militar, puesto que carecemos de efectivos numéricos para ocupar el
territorio enemigo, como ellos tampoco lo tienen para ocupar el nuestro. Todos lo
comprendemos. Pero también sabemos que el enemigo trata de proseguir con la guerra
hasta el fin. Lo que ellos quieren es la exterminación según sus emisiones de radio de
propaganda y según también los informes del propio Departamento de usted. Así que no
podemos renunciar a la lucha, eso sería un claro suicidio. ¿Sigue mi razonamiento?
—Sí, pero no comprendo...
—Concédame un momento más. Si tenemos que continuar con la lucha sabemos que:
la primera de las dos partes que vuelva a colocar hombres otra vez en la superficie —
para que puedan atacar los objetivos importantes, no sólo mantenerlos aislados dentro de
un mar de plagas— será el bando que llevará esta guerra a su final. Ellos también lo
saben. Tenemos motivos de peso para creer que el enemigo tiene también un proyecto de
reeducación y que está tan adelantado como el nuestro, por lo menos.
—Mirándolo así —interrumpió bruscamente el coronel Mudgett —, nos hallamos en una
posición de tablas por ahogado. Ocasionalmente un saboteador localiza alguna de las
ciudades subterráneas y vierte en ellas pestilencias. Esto ocurre tanto en nuestro bando
como en el de ellos. Pero sólo sucede de manera esporádica y es justo un detallito más
de este asunto de exterminación... en el que nos vemos embarcados, al igual que el
enemigo, más o menos de mala gana. Si logramos colocar primero tropas en la superficie,
nos será posible en breve plazo localizar sus instalaciones más importantes y conminarles
a la rendición con un ultimátum. Lo aceptarán. El otro medio resulta una especie de lento
suicidio mutuo, que es lo que nos pasa ahora.
Hamelin unió las yemas de sus dedos.
—Ustedes, caballeros, me dan sermones acerca de política como si yo fuese un
profano en la materia. Estoy familiarizado con sus argumentos de enviar primero a los
soldados. Creen ustedes estar familiarizados con los míos de enviar primero a los
paisanos, pero se equivocan, porque algunos no han sido en absoluto emitidos por el
Departamento. Voy a contarles unos cuantos y creo que merecerán su estrecha atención.
Carson se encogió de hombros.
—Nada desearía más que me convenciese, señor Secretario. Adelante.
—Ustedes más que nadie deberían saber, doctor Carson, lo cerca que está nuestra
ciudad subterránea de su ruptura psicológica. Para tomar un solo ejemplo, el número de
bandas juveniles que -pululan por esos corredores nuestros ha aumentado en un 400 por
cien desde que comenzaron a difundirse esos rumores acerca del Proyecto de
Reeducación. Otro ejemplo: el número de crímenes individuales sin motivo — crímenes
cometidos sólo para distraer al delincuente de la agobiante monotonía de la vida que
llevamos todos— ha sobrepasado el total de los otros delitos juntos.
»Y en cuanto a la actual insanidad o locura de nuestros treinta y cinco millones de
personas sin hospitalizar todavía, hay cuatro millones de casos que conocemos, cada uno
de los cuales debería ser confinado inmediatamente por presentar síntomas de paranoia
esquizofrénica... lo malo es que si los recluyéramos, nuestras industrias esenciales
sufrirían de falta de mano de obra más devastadora que cualquier cosa que pueda
infligirnos el enemigo. Cada uno de esos cuatro millones de personas constituye un
peligro mayor para sus convecinos y su trabajo, ¿pero cómo podríamos prescindir de
ellos? ¿Y qué se puede hacer con los casos subclínicos no reconocidos, que
probablemente doblan esa cantidad que antes señalamos de cuatro millones? Y en estas
condiciones, ¿cuánto tiempo creen que podremos continuar operando?
Carson se secó la frente.
—No me imaginaba que las cosas hubiesen llegado tan lejos.
—Pues sí han llegado— dijo Hamelin glacial —, y empeoran progresivamente —. Su
proyecto ha ayudado a acelerarlo todo. El coronel Mudgett ha mencionado la apertura de
ciudades aisladas a las pestilencias. ¿He de decirles cómo cayó Louisville?
—Supongo que otra vez fue obra de un espía — dijo Mudgett.
—No, coronel. No fue un espía. Una banda de... de vigilantes amotinados. Estoy
familiarizado con su «slogan», «La Tierra para los que lucharon por ella». ¿Conoce usted
el contra «slogan» que circula entre la gente?
Esperaron. Hamelin sonrió y dijo:
—«Muramos en la superficie». Los amotinados de Louisville se apoderaron del
destacamento militar de la plaza, mataron a la administración de la ciudad y volaron la
galería que conducía a la superficie. Un millar de personas logró salir al aire libre. Al cabo
de veinticuatro horas la ciudad estaba muerta... como los jefes gubernamentales habían
asegurado que ocurriría si lograban comunicarse con el exterior. El aviso no sirvió para
detenerles. Ni protegió a los inocentes ciudadanos que nada tuvieron que ver con la
rebelión.
Hamelin se inclinó de pronto hacia adelante.
—La gente no puede esperar hasta que se le diga cuando les toca el turno de ser
reeducados. Se cansarán de esperar, se cansarán hasta el punto de volverse locos de
vivir al fondo de un agujero. Y se pondrán en marcha.
»Y eso, caballeros, dejará al mundo para que lo disfrute el enemigo, o, más
probablemente, para las ratas. Son los únicos seres inmunes a todo lo que conocemos.
Hubo un largo silencio. Por último, Carson dijo con suavidad:
—¿Por qué nosotros no somos inmunes ya a todo?
¿Eh? Oh..., las nuevas generaciones. Jamás se han visto expuestas a...
—Seguimos teniendo una reserva de gente mayor que sobrevivió a la guerra: gente
que sufrió una o varias de las nuevas enfermedades epidémicas que azotaron al mundo,
algunos llegaron a pasar cinco plagas y, sin embargo, se recuperaron. Ellos siguen
poseyendo sus inmunidades. Lo sabemos; hemos hecho pruebas con ellos. Por las
muestras recogidas ¡conocemos que desde hace diez años no se ha divulgado ninguna
epidemia nueva. Poseemos técnicas inmunizadoras contra todos los males conocidos,
antisueros, antibióticos, etcétera. Supongo que a usted le ponen las inyecciones como a
todos los demás; ahora seríamos muy difíciles de infeccionar y si se produjeran tales
infecciones su curso sería benigno — Carson sostuvo ceñudo la mirada del Subsecretario
—. Ahora, respóndame a esta pregunta: ¿por qué ocurre que, a pesar de todas esas
protecciones, cada individuo de una ciudad abierta al aire libre se muere?
—No lo sé — respondió Hamelin, mirando de hito en hito a ambos hombres—. Pero
ustedes demuestran que algunos de ellos deberían recuperarse.
—Deberían — dijo Carson —. Pero no se recuperan. ¿Por qué? Porque la verdadera
naturaleza de la plaga ha cambiado desde que todo el mundo se refugió bajo tierra. Hay
ahora en el medio ambiente exterior una serie de cadenas bacteriales muladas que
pueden penetrar todos los mecanismos juntos de inmunidad del cuerpo humano. Lo que
eso significa en términos sencillos es que si un germen de esa clase penetrase en su
cuerpo, usted no lo reconocería como invasor. Por tanto no manufacturaría anticuerpos
para combatirlo. En consecuencia, el germen podría multiplicarse sin ninguna cortapisa
y... usted moriría. Lo mismo nos pasaría a todos.
—Comprendo — dijo Hamelin. Parecía haber recobrado su compostura con
extraordinaria rapidez —. No soy un científico, caballeros, pero lo que ustedes me dicen
hacen que nuestra situación parezca perfectamente desesperada. Sin embargo, con toda
evidencia, tienen ustedes alguna solución.
Carson asintió.
—La tenemos. Pero es importante que usted comprenda la situación, de otro modo la
respuesta nada llegaría a significar para usted. Así pues: ¿ahora le parece claro, por lo
que le hemos contado, que ninguna cantidad de reeducación del cerebro de un hombre,
sea soldado o paisano, le permitiría sobrevivir en la superficie?
—Completamente claro — concedió en apariencia Hamelin, sin la menor muestra de
resentimiento. Carson sintió cómo sus esperanzas subían una fracción de milímetro —.
Pero si ustedes no reeducan su cerebro, ¿qué otra cosa pueden reeducarle? ¿Sus
reflejos, quizá?
—No — repuso Carson—. Sus ganglios linfáti-ticos y su vesícula biliar.
Una sonrisa de desdén comenzó a asomar a los delgados labios de Hamelin.
—Necesitan un mejor consejo de relaciones públicas que el que han tenido hasta ahora
— dijo —. Si lo que me dicen es verdad — como, naturalmente, presumo que lo es —
entonces el vocablo «reeducar» no sólo es inapropiado, sino que induce a falsas
conclusiones. Si hubieran elegido ustedes una palabra menos sugestiva y más certera
desde el principio, no les habría causado yo la mitad de las molestias que les causé.
—Estoy de acuerdo en que sobre ese punto estuvimos mal aconsejados. Pero no del
todo por esas razones —repuso Carson—. Claro que el nombre despista; eso resulta a la
vez característico y función de los hombres de los proyectos altamente secretos. Pero en
este caso el nombre «reeducación», por muy malo que parezca, sujetaba a los hombres
que lo eligieron a una tentación fatal. Mire, aunque despiste, también es certero
completamente.
—Juego de palabras — contestó Hamelin.
—En absoluto — intervino Mudgett —. Vamos a ahorrarle a usted el razonamiento
teórico que respalda a nuestro proyecto, señor Secretario, por ahora tendrá que admitirlo
gratuitamente. El hecho es que la habilidad del cuerpo para distinguir entre sus propias
células y las de tejidos extraños — un injerto cutáneo, digamos, o una invasión bacteriana
en la sangre — no es una habilidad hereditaria. Es una reacción aprendida. Todavía más,
si piensa en ello por un momento, verá que así tiene que ser. Las células del cuerpo
mueren también y necesitan ser renovadas; ¿qué ocurriría si quitasen esas células
muertas y se provocase, naturalmente una reacción de anticuerpos, como ocurre con la
destrucción de células extrañas? Moriríamos por choque anafiláctico mientras fuésemos
todavía niños.
Por ese motivo, el cuerpo tiene que aprender a ser selectivo. En los seres humanos,
esa lección se aprende por completo poco después de los treinta días del nacimiento.
Durante ese tiempo intermedio el niño recién nacido está protegido por anticuerpos que
extrae del colestreno, «la primera leche» que obtiene del pecho, durante los tres o cuatro
días inmediatamente después de venir al mundo. No puede generar sus propios
anticuerpos; no se le permite, para sí hablar, hasta que ha aprendido el truquito de limpiar
los residuos del cuerpo sin disparar los mecanismos anticuerpos. Cualquier célula
rotulada con la palabra «personal» tiene que ser tratada de modo distinto.
—Eso me parece bastante claro — dijo Hamelin —. Pero no veo su importancia.
—Bueno, ahora estamos en situación en donde la diferencia entre el yo y el todo
exterior al cuerpo no nos sirve ya de nada. Esas bacterias imitadas han sido «yoificadas»
por la mutación. En otras palabras, alguna de sus moléculas de proteína, probablemente
moléculas de ácido desoxiribonucleico, comportan configuraciones o «unidades de
reconocimiento» idénticas a las nuestras células corporales, de modo que el organismo
no puede distinguir unas de otras.
—¿Pero qué tiene todo esto que ver con la reeducación?
—Esto — respondió Carson—. Lo que hacemos aquí es imponer a las células del
organismo — a todas— un nuevo juego de unidades de reconocimiento para guía de los
ganglios linfáticos y de la vesícula biliar, que son los órganos productores de anticuerpos.
Las nuevas unidades son muy completas y las posibilidades de verse duplicadas por
evolución bacterial, aún en un caso forzado, son minúsculas para que nos recuperemos.
Eso es la reeducación. En pocos momentos, si gusta, demostraremos cómo se hace.
Apagó su quinto cigarrillo en el cenicero de Mudgett y unió pensativamente las yemas
de sus dedos. Carson se preguntó cuánto había absorbido el Subsecretario del concepto
señalado para reconocimiento celular. Tenía que admitirse que era asombrosamente
rápido en captar ideas abstractas, pero la teoría de la inmunidad mediante auto-marcas
era — como todo lo demás en inmunología — casi imposible de explicar a los profanos
por inteligentes que fuesen.
—Este proceso — dijo dudoso Hamelin—, ¿lleva mucho tiempo?
—Unas seis horas por individuo y podemos obrar cada vez sólo con un hombre. Eso
significa que sólo se pueden colocar siete mil soldados en el suelo por cada siglo. Cada
uno tendrá que ser altamente adiestrado como especialista, si es que queremos llevar la
guerra a un rápido final.
—Lo que significa que no pueden ser los paisanos— dijo Hamelin—. Comprendo. No
estoy convencido del todo, pero... sea como sea, veamos cómo lo hace.
Una vez dentro, el Subsecretario trató con todas sus fuerzas de mirar a la vez a todas
partes. La habitación excavada en la roca tenía apenas unos sesenta y cinco metros de
altura. Su mayoría se veía ocupada por la masa del Monitor de Reeducación, un
mecanismo tan alto corno una casa de quince pisos y tan grande como el bloque de una
manzana en cualquier ciudad antigua. Centinelas vigilaban por todas partes y la fachada
de la máquina hervía de técnicos.
—Increíble — murmuró Hamelin—. ¿Ese enorme objeto puede sólo tratar a un hombre
cada vez?
—Correcto — asintió Mudgett —. Por fortuna no tenemos que tratar a todas las células
del cuerpo directamente. Funciona a través de la sangre, reajustando las células por
medio de cambios pequeños en el suero químico.
—¿Qué clase de cambios?
—Bueno — dijo Carson, escogiendo con cuidado cada palabra —, eso es más o menos
un secreto de ultratumba, señor Secretario. Sólo podemos decirle esto: la máquina utiliza
una gran ¡cantidad de azúcares cristalinos complejos que se comportan bastante como
las proteínas del grupo sanguíneo y de tipo orgánico. Se suministran dentro del suero en
cantidades minuto a minuto, bajo un control de alimentación calibrada al segundo en el
que también durante ese tiempo se efectúa el análisis de sangre. Los cálculos que
entraña deciden la cantidad y la naturaleza precisa de cada producto químico introducido
y son enormemente complejos. Mire el tamaño de la máquina. Es, en su efecto mayor, un
riñón artificial.
—He visto riñones artificiales en los hospitales — dijo Hamelin, frunciendo el ceño—.
Son cosas bastante compactas.
—Porque cuanto hacen es extraer los productos de desperdicio de la sangre del
paciente y restaurar el fluido y el equilibrio electrolítico. Esas son funciones menores
verdaderamente de los riñones de los mamíferos superiores. El principal trabajo del
órgano es el control químico de la inmunidad. Si Burnet y Fenner hubiesen sabido eso en
1949, cuando se formuló la teoría del yo, hace tiempo que tendríamos ya en marcha el
sistema de la reeducación.
—La mayor parte del tamaño de la máquina se debe a la sección de cerebros
electrónicos — destacó Mudgett —. En el cuerpo, el cerebro dirige esos cálculos, como
parte de la hemostasis de la existencia. Pero no podemos llegar al gobierno cerebral
desde el exterior; no queda bajo el control consciente. Una vez el cuerpo ha sido
reajustado, dominará al tálamo donde nosotros no podemos — de pronto, dos puertas
batientes en la base de la máquina fueron abiertas y una mesa de operaciones
transportable salió por ellas, conducida por dos asistentes. Encima había un cuerpo,
cubierto hasta la barbilla con una sábana. El rostro que se veía estaba inmóvil y casi
blanco como la cera.
Hamelin miró cómo se llevaban la mesa camilla de operaciones por la enorme caverna
con una mezcla de visible emoción. Dijo:
—Este proceso... ¿es doloroso?
—No, no con exactitud — respondió Carson. El motivo tras la pregunta le interesaba
enormemente, pero no se atrevió a demostrarlo —. Pero cualquier tontería efectuada con
el mecanismo de la inmunidad puede producir síntomas... fiebre, malestar general, etc.
Tratamos de proteger a nuestros sujetos dándoles primero un ligero toque de anestesia.
—¿Toque? — repitió Hamelin —. ¿Se refiere usted a electroshock? No veo cómo...
—Llámele si quiere anestesia dinámica. Damos al hombre una droga que reproduce la
anestesia que el cuerpo mismo se origina en momentos de gran tensión... por ejemplo, en
el campo de batalla, o después de una grave herida. Es algo rápido y libre de efectos
posteriores. No hay ningún secreto, a propósito; la droga citada es 21-hidroxipregnanes
3,20-dionato sódico sintético y se descubrió en el año 1955.
—Oh — exclamó el Subsecretario. El sonoro nombre del producto químico había
producido, como esperaba Carson, un efecto ritualmente tranquilizador.
—Caballeros — dijo Hamelin dudoso—. Caballeros, he de hacerles... una petición
extraordinaria. Y, me temo, que un poco egoísta — soltó una breve risa nerviosa—.
Egoísta en ambos sentidos, si me perdonan la intención. No deben tener la menor duda
en rechazarme, pero...
Bruscamente le pareció como imposible de proseguir. Carson cruzó mentalmente los
dedos y se lanzó adelante.
—¿Le gustaría sufrir usted mismo el proceso? — dijo.
—Bueno, sí. Sí, eso exactamente. ¿Les parece poco lógico? Debería conocerlo, y
también no, ¿no les parece para poder hablar con certeza? Conocerlo íntimamente, por
experiencia personal, no por teoría. Claro que me doy cuenta de que eso contrastaría con
su política, pero les aseguro que no lo convertiría en ningún argumento político ni en
ninguna ventaja... de la clase que fuese. Y quizá tampoco sería una gran brecha en el
proceso de tener a un sólo paisano entre sus siete mil soldados.
¿Conquistado, santo Dios! Carson miró a Mudgett con un rostro muy serio. No debían
aceptarlo con demasiada rapidez.
—Pero Hamelin seguía adelante, casi charlando a torrentes ahora.
—Comprendo sus dudas. Les debe parecer que trato de ganar cierta ventaja e incluso
llegar a la superficie delante de mis amigos. Si les sirve de tranquilidad, me gustaría
alistarme en su ejército avanzado. Antes de que hayan pasado cinco años podría
aprender con toda seguridad alguna pericia técnica que me haría útil a la expedición. Si
ustedes preparasen los documentos para ese efecto, sería muy feliz firmándolas.
—Eso no creo que sea necesario — dijo Mudgett —. Después de que esté usted
reeducado podemos anunciar simplemente el hecho y decir que ha accedido usted a
unirse a la patrulla avanzada cuando llegue el momento.
—Ah — dijo Hamelin—. Veo la dificultad. No, eso haría mi posición del todo imposible.
Si no hay otro medio...
—Perdónenos un momento — dijo Carson. Hamelin se inclinó reverentemente y el
doctor se llevó aparte a Mudgett.
—No abusemos — murmuró —. Se ha excedido usted con toda esa charla acerca de la
noticia a la prensa, coronel. Nos está ofreciendo un soborno... pero es lo bastante listo
para ver que el precio que usted sugiere es el de toda su carrera política; no pagará tanto.
—¿Y qué hacemos pues?—murmuró también Mudgett pero con aspereza.
—Consiga que alguien prepare la clase de contrato informal que sugirió él. Ofrezca
colocarlo sellado y en lugar seguro para que no podamos ser capaces de enseñárselo en
absoluto a la prensa. El se dará bastante cuenta de que el sello se puede romper si
nuestra política llega alguna vez a revisión presidencial... y eso le contendrá decidir
presionando para que se produzca tal revisión. No pidamos demasiado. Una vez él haya
sido reeducado, tendrá que vivir el resto de los cinco años con el conocimiento de que
puede sobrevivir en la superficie cuando se le antoje probarlo... y que no tiene la disciplina
inbuida a nuestros hombres. Apuesto a que él saldrá al exterior antes de que hayan
pasado los cinco años... y entonces, buen viaje.
Volvieron con Hamelin, que estaba contemplando la máquina y murmurando de un
modo penosamente abstracto.
He convencido al coronel — dijo Carson —, de que sus servicios en el ejército pueden
ser muy valiosos cuando llegue el momento, señor Secretario. Si usted quiere firmar,
colocaremos los documentos bajo sello para su propia protección y luego creo que
podríamos encajarle a usted en nuestro programa de hoy para los tratamientos.
—Le estoy muy agradecido, doctor Carson — contestó Hamelin —. De verdad que muy
agradecido.
Cinco minutos después de su inyección, Hamelin estaba tan pacífico como un bendito y
fue llevado en su mesa de operaciones a través de las puertas batientes. La discusión de
una hora acerca de la probable salida, prosiguió en la intimidad del despacho de Mudgett,
trayendo muy pocos frutos adicionales, sin embargo.
—Es nuestro único camino — dijo Carson —. Es lo que esperamos ganar de su visita
torpemente modificada por las circunstancias. Todo origina esto: Hamelin se ha
comprometido él mismo y se ha dado cuenta.
—Pero — respondió Mudgett—, ¿y si tiene razón? ¿Qué hay de todo eso que nos
habló acerca de locura en masa?
—Estoy seguro de que es cierto — dijo Carson, con la voz algo temblorosa a pesar de
sus esfuerzos por controlarla—. Ahí abajo, en los próximos cinco años, la cosa va a ser
más dura de lo que se preveía, coronel. Nuestro único consuelo es que el enemigo debe
tener exactamente el mismo problema; y si podemos derrotarle llegando antes a la
superficie...
—¡Chissst! —exclamó Mudgett. Carson ya había pronunciado su frase. Se preguntó
por qué el objetivo escrutador hacía pasar tan mal momento a un hombre fuera de aquella
puerta y luego le admitía sin ningún aviso a las gentes del otro lado. ¿Acaso ese maldito
chisme no podía llamar?
—Aquí está el estudio preliminar de su «estudiante X», doctor Carson — dijo.
El emisario saludó a Mudgett y se fue. Carson comenzó a leer. Al cabo de un momento,
también empezó a sudar.
—Coronel, mire esto. Después de todo yo estaba equivocado. Desastrosamente
equivocado. No he visto un sistema de distribución del tipo sanguíneo como el de Hamelin
desde que estudiaba medicina incluso entonces era sólo una demostración, no un
paciente vivo en realidad. Mírelo desde el punto de vista genético... fijándose en los
factores de migración.
Pasó el protocolo por encima del escritorio. Mudgett no era en el fondo un científico,
pero era un administrador enormemente capaz, de la casta de los que aprenden en su
negocio los términos técnicos en los que descansa últimamente cualquier proyecto.
Apenas había llegado a la mitad de la lectura cuando sus cejas ganaron altitud como
impulsadas por una ola de sorpresas.
—Carson, ¡no podemos dejar que ese hombre entre en la máquina! Es...
—Ya está dentro, coronel, usted lo sabe. Y si interrumpimos el proceso antes de que
termine, le mataríamos.
—Entonces, matémosle — dijo Mudgett, con aspereza—. Diremos que murió durante el
proceso. Haremos un favor al país.
—Eso olería infernalmente. Además, no tenemos pruebas.
Mudgett agitó excitado el protocolo.
—Eso sólo es prueba para un hematólogo.
—¡Pero, Carson, ese hombre es un saboteador! — gritó Mudgett —. ¡Nadie excepto un
asiático podría tener un sistema tan típico como el suyo! ¡Y tampoco es un producto
híbrido... es algo clásico, con toda probabilidad un georgiano! ¡Y cada movimiento que ha
hecho desde que nos enteramos de su existencia estuvo apuntándonos directamente...
apuntando a engañarnos y hacerle penetrar en la máquina!
—También pienso eso — contestó Carson ceñudo—. Sólo espero que el enemigo no
tenga muchos agentes de tan brillantes dotes como éste.
—Con uno basta — exclamó Mudgett—. Seguro que está cargado hasta el último
centímetro cúbico de su sangre con venenos catalíticos. Una vez comienza la máquina el
proceso con su suero, estamos listos... nos costará años reprogramar el calculador, si es
que se puede lograr. ¡Tiene que ser detenido!
—¿Detenido? — repitió Carson asombrado —. Pues ya está detenido. Eso no es lo que
me preocupa. La máquina lo cortó hace cincuenta minutos.
—¡No puede ser! ¿Cómo es posible? ¡No tiene datos relevantes!
—Claro que sí — Carson se inclinó hacia delante, tomó el lápiz cruelmente masticado
que tenía Mudgett e hizo una señal clara junto a una de las partidas del protocolo.
Mudgett contempló con fijeza la porción subrayada.
—¿Plaquetas Rh XI? murmuró —, ¿Pero qué tiene eso que ver con...? Oh, oh,
comprendo. Ese tipo de plaquetas no existe en absoluto en nuestra población ahora,
¿verdad? Por lo menos, jamás lo vi antes.
—No — dijo Carson, sonriendo con aire lobuno —. Nunca fue común en Occidente y el
programa de 1981 lo barrió por completo. Eso es algo que el enemigo no podía saber.
Pero la máquina sí. En cuanto le proporcione la normal inoculación sensitiva anti-IV, sus
plaquetas comenzarán a disolverse... y será rechazado por una trombosis incipiente— se
echó a reír—. ¡Para su propia protección!
—Pero está introduciendo óxido nítrico en la máquina y de todas maneras quedará
retenido seis horas bajo la anestesia... también para su propia protección — interrumpió
Mudgett. Sonreía a Carson como un idiota —. Cuando salga de la anestesia se creerá
reeducado y enviará al enemigo un informe diciendo que ha emponzoñado nuestra
máquina, para que puedan estar seguros de derrotarnos en la llegada a la superficie. Y se
irá lo más posible: a la superficie... ahí arriba, a la tierra.
—Lo hará — asintió Carson —. Claro que subirá y claro que se morirá. ¿Pero dónde
quedamos nosotros? No podremos ocultar que lo hemos tratado aquí, si hay alguna clase
de encuesta. Su muerte hará aparecer un fraude en cuanto hacemos con nuestros
aparatos. En lugar de pagar a nuestro flautista— ¡y santo cielo fíjese en su nombre! ¡Todo
el tiempo lo teníamos ante nuestras narices! — no importa, no es que paguemos al
flautista; es que lo matamos. Y las plaquetas Rh IV no sólo eran una excusa adecuada
para la prensa y para los seguidores de Hamelin.
—Eso no me preocupa — murmuró Mudgett —. ¿Quién lo sabrá? No morirá en
nuestros laboratorios. El se marchará aquí sano y salvo. No se morirá hasta que salga a
la superficie. Después de eso podemos redactar una estupenda nota necrológica para la
prensa. Heroico empleado del Gobierno, del más alto nivel político, no pudiendo esperar a
conducir a la superficie a sus seguidores, muere por tener demasiada prisa. El Proyecto
Reed lamenta profundamente lo sucedido y recuerda a todos que no hay ninguna técnica
a toda prueba...
Mudgett se detuvo lo bastante para encender un cigarrillo, que era el acto más singular
para un hombre que jamás fumaba.
—De hecho, Carson — dijo—, es algo natural.
Carson lo consideró. Todo parecía coincidir. Y «Hamelin» tendría un certificado de
defunción tan complejo como se merecía... no oficialmente, claro, pero si en los cerebros
de todos los que conociesen los hechos. Su muerte, cuando se produjese, sería debida
directamente a la trombosis que hizo que la máquina reeducadora le rechazase... y la
trombosis es una enfermedad infantil. A menos que os convirtáis en niños pequeñitos...
Esta era la razón justa para ser rechazado del nuevo reino de la Tierra: Anemia de los
recién nacidos.
Suspiró de manera larga y casi con un estertor. No se dio cuenta de que había estado
conteniendo la respiración.
Es verdad — dijo en voz baja —. Ya es hora de pagar al flautista.
—¿Cuando?—preguntó Mudgett.
—¿Cuando? — repitió Carson sorprendido —. Oh, antes de que se nos lleve a
nuestros hijos.
NI BARROTES DE HIERRO
El «Flyaway II», que era lo bastante grande como para llevar un centenar de pasajeros
a Gordon Arpe le parecía dos veces mayor con sólo la tripulación a bordo... grande y
silencioso, con el silencio de su órbita de mil seiscientos kilómetros por encima de la
Tierra.
——¿Cuándo deben llegar? — preguntó por lo menos por cuarta vez el doctor Arpe
(ahora capitán). Su segundo oficial, Friedrich Oestricher, miró el cronómetro y luego
apartó la vista con aire aburrido.
—La primera remesa estará a bordo dentro de cinco minutos —dijo con aspereza—.
Presumiblemente ahora ya habrán llegado al VS-1. Sólo resta transportarlos aquí
mediante el ferry.
Arpe se chupó una uña. Aunque siempre fue un tipo alto, delgado y nervioso, el
morderse las uñas era en él un vicio nuevo.
—Sigo pensando que es una locura llevar pasajeros en un vuelo como este — dijo.
Oestreicher no contestó. Llevar pasajeros no era ninguna novedad para él. Había sido
capitán de un navío de pasajeros en la ruta de Marte durante diez años y lo manifestó: un
joven recio y muy musculoso de unos treinta años, cuyo pelo cortado corto se agrisaba a
pesar de ser cinco años más joven que Arpe. Era el segundo en el mando del «Flyaway
II» sólo porque no tenía conocimientos acerca del nuevo motor. O, para decirlo de otra
manera, Arpe era capitán sólo por ser el único hombre que lo entendía por haberlo
inventado. De esta manera la píldora quedaba dorada para Oestreicher de manera harto
evidente.
Bueno, de todas formas, el primer oficial actuaría como capitán la mayor parte del
tiempo. El propio Arpe. reconocía que le faltaba conocimiento para gobernar una
espacionave. Además, el pensar en los pasajeros casi le causaba terror. Confiaba no
tener con ellos el menor contacto posible.
Pero, además, era una locura transportar a cien profanos — la mitad de ellos mujeres y
niños, para empeorar las cosas — en el vuelo inaugural de un motor interestelar que no
había sido ensayado, basándose sólo en la creencia de un tal doctor Gor-don Arpe de que
el fruto de su cerebro funcionaría. Bueno, claro que ese no era el único motivo. Todo el
proyecto Flyaway, del que Arpe había sido cabeza, creía que funcionaría y lo mismo
opinaba el Gobierno.
Y luego allí estaba la Primera Expedición a Centauro, presumiblemente aún en vuelo
después de doce años; habían escogido hacer el viaje «a la brava», con motor iónico, a
pesar del espectacular viaje de circunvalación en solitario que realizó Garrard; el motor de
superimpulsión de Haertel que lo hizo posible fue considerado como perjudicial para la
cordura de una numerosa tripulación. El descubrimiento de Arpe ¡constituyó una brecha
venturosa totalmente inesperada, ofreciendo la oportunidad de enviar a una remesa de
especialistas adiestrados en ayuda de la Primera Expedición colonizadora, llegando sólo
poco más de un mes después de que sus antecesores desembarcaran. Y si uno envía
ayuda, ¿por qué no enviar familias también... las familias que los de la Primera Expedición
dejaron en la Tierra?
Eso explicaba también lo de las dos tripulaciones. Una de ellas la componían los
hombres del proyecto. Flyaway, hombres que habían construido varias partes del motor, y
que las habían diseñado, o que las conocían íntimamente. La otra estaba compuesta por
hombres que sirvieron en algún tiempo — en ciertos casos dos períodos completados—
bajo las órdenes de Oestreicher en el Servicio Espacial. Había, claro, alguna súper
imposición. La energía que impulsaba el campo motor provenía de un generador de
efectos Nernst: una bola compacto de hidrógeno fundente, mantenida junta en el centro
de la cámara de combustión por un fuerte campo magnético, que transformaba el calor en
electricidad para ser ajustada ésta perpendicularmente en líneas de fuerza magnética. El
mismo generador proporcionaba energía a los cohetes iónicos del vuelo interplanetario
ordinario y así podían ser atendidos por tripulaciones corrientes. Por otra parte, el nuevo
intento de Arpe de superar la ecuación de Lorenz-Fitzgerald entrañaba dar a todo el navío
una masa negativa, un concepto profundamente extraño incluso para los más expertos
viajeros espaciales. Sólo un físico que conociese a los agujeros Dirac lo bastante bien
como para tutearlos podría haber pensado en esa noción.
Pero funcionaría. Arpe estaba seguro. Un cuerpo con masa negativa podría acercarse
muchísimo a la velocidad de la luz antes de que le atrapara la contracción de Fitzgerald y
sin la variación frenética no curva en el tiempo subjetivo que la superimpulsión Haertel no
Fitzgeraldiana sometía al pasajero. Si el campo podía ser mantenido con éxito a pesar de
la contracción, no había motivo para que no se pudiese sobrepasar la velocidad de la luz;
bajo tales condiciones, el navío dejaría total.
Y la polaridad masiva no se comporta como la polaridad en campos electromagnéticos.
Cuando aparece la gravedad, en donde la masa concierne, signos iguales se atraen y
desiguales se repelen. La misma carga del campo debería despedir el objeto cargado
lejos de la Tierra a una velocidad considerable.
Los modelos sin tripulación no proporcionaron ninguna desilusión. Se desvanecieron al
instante, con el fragor de un trueno. Y puesto que cada átomo del navío se veía afectado
por igual, no debería haber sensación alguna de aceleración tampoco... lo que es un
requisito primordial para todo motor ideal. Parecía bueno...
¡Pero no para efectuar la primera prueba con un centenar de pasajeros!
—Aquí llegan — dijo Harold Stauffer, el segundo oficial. Pelo pajizo, mimbreño, era aún
más joven que Oestreicher y poseía una pequeña barbilla combinada con unos rasgos
hermosos dando lo que se suele llamar «una cara débil». Era, ya lo sabía Arpe, tan débil
como una locomotora Diesel; pese a su fisonomía. Ahora señalaba a una de las pantallas
visoras.
Arpe siguió el dedo de su subordinado. Al principio no vio nada más que el buñuelo con
su cubo de rueda en el centro que era el Vehículo Satélite núm. 1, a aquella distancia del
tamaño de una moneda de cincuenta centavos. Luego una llamita plateada cerca del
satélite diferenció al primero de los ferrys viniendo hacia ellos.
—Será mejor que bajemos a la esclusa de aire — dijo Oestreicher.
—Está bien— respondió Arpe distraído —. Adelante. Yo tengo aún que hacer algunas
revisiones.
—Sería mejor que las delegara en otro — dijo Oestreicher —. Es tradicional que el
capitán reciba a los pasajeros a su llegada a bordo. Ellos así lo esperan. Y ese grupo
probablemente estará asustado, considerando lo que tienen que experimentar. Yo de
usted, señor, no rompería la rutina.
—Me puedo encargar de las revisiones — intervino Strauffer, servicial —. Si encuentro
alguna dificultad en el motor, señor, siempre puedo recabar la ayuda de su capataz en
jefe. El puede juzgar si es necesario avisarle a usted o no hace falta.
Estratégicamente derrotado, Arpe siguió a Oestreicher bajando a la esclusa de aire y
puerta hermética del navío.
El primer ferry metió su pulida nariz en el área receptora; el morro no tardó en
destornillarse y alzarse hacia arriba. El primer pasajero en salir era una criaturita vacilante
de dos años, tan abrigada como si esperasen que resistiera «el frío del espacio», de tal
modo que nadie hubiese podido decir si era niño o niña. Se ¡cayó, se levantó sin hacer
caso y se lanzó corriendo hacia delante y gritando:
—Ba-ba-ba-ba-ba tú... ba-ba-ba tú ba-ba... — entonces chilló como transfigurado,
mirando a aquella enorme cueva metálica con ojos de asombro.
—¿Judy? — gritó una voz dentro del ferry—. ¡Judy! ¡Judy, espera a tu mamaíta!
Al cabo de un instante emergió la propietaria de la voz: una chica bajita, rubia, de unos
dieciocho años. La niña para entonces había ya localizado a un tripulante que sonreía
benévolo y corrió hacia él llamándole:
—Papi, papi, papi, papi, papi, — como una ametralladora. La mujer la siguió
ruborizada.
El tripulante no se mostró embarazado. Era evidente que con anterioridad le habían
llamado papá los niños de tres planetas y cinco satélites, lo que con seguridad quizá no
fuera del todo descaminado. Cogió a la nenita y la acarició amable.
—¡Eh. en, Judy! — dijo —. ¡Que te pillo! ¿Dónde se ha metido Judy? ¡No la veo!
Judy rió y se tapó la carita con las manos, juguetona y mirando por entre los dedos.
—Algo va mal aquí — murmuró Arpe, al oído de Oestreicher—. ¿Cómo puede un
hombre que lleva doce años viajando hacia Centauro tener una hija de dos años?
—Yo de usted, señor, no haría esa pregunta — contestó Oestreicher sin mover los
labios—. Los pasajeros jamás forman un todo uniforme. Es mejor acostumbrarse a eso.
El aforismo iba a quedar ampliamente ilustrado. A punto de abandonar el ferry había
una anciana que posiblemente hubo de ser la madre de uno de los tripulantes de la
Primera Expedición a Centauro; según las normas corrientes, ella no estaría en
condiciones de soportar un viaje a través del espacio y seguro que de nada serviría a
ninguno cuando llegase. La seguía una muchachita impresionante, trigueña con un
corpiño ajustadísimo y ceñidos leotardos, con figura de esbelta bailarina. Podría estar en
alguna edad comprendida entre los 21 años y los 41; no llevaba ningún anillo de casada y
la dura expresión de su rostro, por otra parte adorable, no sugería que fuese la esposa de
nadie. Cosa rara, ella también parecía familiar. Arpe dio con el codo a Oestreicher
señalándola.
—Celia Gospardi — dijo Oestreicher, con una esquina de su boca —. Actriz de Tres-V.
Estoy seguro de que la habrá visto actuar alguna vez, señor.
Y sí que la había visto; pero nunca la habría reconocido así con su aspecto actual,
porque ahora no sonreía. Su presencia allí desafiaba cualquier explicación que él pudiese
imaginar.
—Actriz de la pequeña pantalla o no, hay algo irregular en iodo esto — dijo Arpe, en
voz baja—. Evidentemente ha habido un desliz durante las entrevistas. Quizá deberíamos
devolver a la Tierra parte de este lote.
Oestreicher se encogió de hombros.
—Es su navío, señor — dijo—. Sin embargo, mi voto queda en contra.
Arpe apenas le oyó. Si algunos de aquellos pasajeros tenían tan poco derecho al viaje
como parecía... y no habría tiempo para reemplazarlos... Al azar, se dirigió hacia la madre
de la nenita.
—Perdóneme, señora...
La muchacha se volvió sorprendida y con tono placentero dijo:
—¡Oh, capitán!
—Ejem, se me acaba de ocurrir que puede haber habido une, ejem, un error. Los
pasajeros del «Flyaway II» deben ser estrictamente sólo colonos técnicos y, ejem,
parientes legales de los componentes de la Primera Expedición a Centauro. Puesto que
su Judy no parece tener más de dos años y haciendo ya doce años los pasajeros desde...
Los ojos de la muchacha habían tomado ya un tono azul-hielo, la respuesta de ella hizo
que Arpe deseara no haber pronunciado nunca aquellas palabras que aún sin terminar la
frase dejaban entrever algo deshonroso.
—Judy — dijo la joven—, es la nieta del capitán Willoughby, de la Primera Expedición.
Yo soy su hija. Lamento que mi marido no esté vivo para calentarle las orejas por su
impertinencia, capitán. ¿Alguna pregunta más?
Arpe abandonó el campo de batalla sin entretenerse en recoger a sus heridos. Se vio
detenido en su retirada por un muchacho de unos trece años que llevaba unas gafas
asombrosamente gruesas y un mechón de pelo rubio sucio que se extendía en todas
direcciones como un penacho.
Señor — dijo el chico —. Tenía entendido que esto sería un navío de distinta clase.
Parece un EC-Cuarenta y siete de carga. ¿No es cierto?
—En efecto, lo es — respondió Arpe—. Es decir, el casco es el mismo, pero los
motores y su adaptación son nuevos.
—Ajajá — exclamó el muchacho. Le dio la espalda y siguió husmeando.
El ruido crecía a medida que se iba llenando el área de recepción. Arpe se sentía
incómodo al darse cuenta de que Oestreicher le vigilaba con una especie de inconfundible
expresión desdeñosa, pero no pudo escabullirse; un hombrecillo compacto, vestido de
gris, le tenía cogido del brazo.
—Capitán Arpe, soy Forrest, de la Comisión del Presidente que ha de desembarcar
antes de la partida — dijo en un suave murmullo, tan rápidamente que apenas separó una
sílaba de su inmediata anterior—. Hemos hecho investigaciones sobre usted y hemos
descubierto que se halla en condiciones. Sólo queremos que recuerde que su motor es
más importante que ninguna otra cosa a bordo. Lleve a los pasajeros donde quieran ir por
todos los medios factibles, pero si no se puede, lo que quiere el Gobierno es que vuelva
ese motor. Eso quiere decir que en caso necesario lance al vacío a los pasajeros.
¿Entendido?
—Está bien — eso le había estado acuciando desde casi los primeros momentos de su
nombramiento, pero de pronto saltaba a ser una propuesta completamente clara, ahora
que los viajeros estaban llegando en persona. Lleno de súbita emoción, casi horrorizado,
Arpe se despidió del funcionario. Enviando al cuerno la tradición, regresó al puente todo lo
de prisa que pudo, dejando que Oestreicher apechugase con la tarea de recibir a los
recién llegados. Después de todo, Oestreicher sabía cómo proceder.
Pero aún tenía por delante el resto de su pesada prueba. El navío no podía zarpar
hasta «mañana», después de un período de doce horas durante el cual los pasajeros se
acostumbrarían a sus alojamientos y se les respondería a las preguntas suficientes para
que se atrevieran a pasear por las zonas prohibidas del navío. Y todavía tenía que
enfrentarse a la tradicional Cena del Capitán: una ceremonia necesaria durante la que los
pasajeros solían comer en caída libre, sin gravedad, para liberarse de sus primeras
torpezas con las herramientas utilizadas en el espacio y empezaban a conocerse
mutuamente, con la ayuda de los oficiales. Era más que nada un paso inicial y no el
definitivo, al igual que ocurre en los mares con la también llamada Cena del Capitán.
—¿Stauffer, cómo fueron las revisiones?
—Por favor, capitán, llámeme «señor Stauffer» — dijo el segundo oficial,
educadamente—. Está bien, señor. Pedí a su capataz que firmase en el diario de a bordo
conmigo, lo que hizo.
—Perfecto. Gracias... ejem, señor Stauffer. Adelante.
—Sí, señor.
Se presentaba todo como una larga velada. Quizá Oestreicher accediera
voluntariamente a pasar por alto la Cena del Capitán. De todas maneras, Arpe lo dudaba.
Claro que no quería. Hacía tiempo que lo tenía todo dispuesto. Puesto que allí no había
salón la comida se celebró en una de las más pequeñas bodegas, cuya carga se sujetó
temporalmente en los pasillos. Toda la superficie interior de la bodega estaba ocupada
por mesas en forma de silla, a la que los invitados se sujetaban mediante ganchos del
cinturón; el servicio llegaba desde arriba en mitad del aire.
La mesa de Arpe estaba ocupada por el chavalito de trece años que conoció antes, una
enfermera del navío, dos técnicos de los especialistas del pasaje destinados a la colonia,
un oficial del generador Nernst y Ciela Gospardi, que se sentaba junto a Arpe. Puesto que
no tenía hijos suyos, no se la colocó en las mesas destinadas a padres y niños, además,
ella era una celebridad.
Arpe se quedó abrumado al descubrir que no era la única persona famosa a bordo. En
la tabla contigua estaba Daryon Hammersmith, el hombre que en los noticieros llamaban
«el conquistador de Titán». Era inconfundible aquel explorador de anchos hombros y
bravucón, con voz gruesa; constituía un centro natural de la atención, especialmente entre
las mujeres. Caldeaba, pero eso le hacía parecer más un oficial prusiano de la vieja
escuela y tan abrumadoramente masculino y cruel como una pantera de caza.
Durante bastante tiempo, Arpe no tuvo nada que decir. Prefería mejor que aquella
vaciedad de su mente durase; quizá los pasajeros llegasen a la conclusión de que era
taciturno por naturaleza y... Pero el silencio en la mesa del capitán se hizo manifiesto, en
especial por contra posición al ruido que los niños hacían en todas partes. En la mesa de
al lado. Hammersmith comenzaba a narrar historias.
¡Y qué historias! Arpe sabía muy poco de satélites, pero estaba seguro del todo de que
no habían tigres de la nieve en Titán, que se comiesen los cimientos de los edificios, ni
tampoco nativos de tres ojos a quien les gustase calentar la carne humana helada hasta
que sus fluidos cambiasen de Hielo IV a Hielo III. Si los habían, era raro que el libro
escrito por Hammersmith acerca de la expedición de Titán no los hubiese mencionado.
Pero el explorador hacía que el silencio de Arpe fuese más de notar; por lo que el capitán
se dio cuenta de que tenía que decir algo.
—Señorita Gospardi... es un honor para nosotros tenerla en este viaje. Supongo que
tiene un marido entre la Primera Expedición.
—Sí, perra suerte — exclamó ella, mordiendo con sus uniformes dientes blancos un
muslo de ave.—. Mi quinto.
—Oh. Bueno, si al principio no se tiene éxito... ¿no es así lo que se dice? Va a soportar
un largo viaje para estar con él de nuevo. Me alegro de que ahora esté tan segura de su
amor.
—Segurísima — respondió ella con suma tranquilidad—. Es un largo viaje, de acuerdo.
Pero él cometió un gran error cuando pensó que sería demasiado largo para mi.
El muchacho de trece años la miraba con la fijeza de un muchachuelo. Aquella noche
se le presentaba prometedora.
—Claro, Titán ha sido considerablemente domado desde mi tiempo — bramaba jovial
Hammersmith—. Ya he dicho que la nueva cúpula de allí es casi confortable, a excepción
del viento. Ese viento... aún sueño con él de vez en cuando.
—Admiro su valor — dijo Arpe a la estrella de la 3-V, comenzando a sentirse algo
galante. Quizá tenía cualidades de las que nunca sospechó y por tanto las dejó
desvanecerse casi por descuido; parecía hasta ahora comportarse lo bastante bien.
—No es valor — dijo la mujer, agarrando una rebanada de pan de las tenacillas
articuladas que pendientes del techo servían para presentar el servicio—. Es
desesperación. Odio el vuelo espacial. Lo sé muy bien porque he hecho el circuito de la
Luna en turnes artísticas con excesiva frecuencia. Pero voy a hacer que ese piojoso
cobarde vuelva aunque sea la última obra que haga en este mundo.
En un preciso bocado cercenó la tercera parte de la rebanada de pan.
—No hubiese pensado en ello si no hubiera perdido mi sexto esposo por culpa de
Peggy Walton, ese don Juan; debí estar loca. Pero Johnny no se molestó en divorciarse
de mí antes de partir para ese safari en Centauro. Ese fue mi error. Voy a traerlo a rastras
si es preciso.
Dobló el resto del pan y lo partió delicadamente en dos. El muchacho de trece años
parpadeó y apartó la vista.
—No, no puedo decir que eche mucho de menos a Titán — dijo Hammersmith. en tono
meditativo que sin embargo entrañaba un profundo significado —. Me gustan los planetas
desde el cielo, es claro, la mayor parte del tiempo. Mi afición es la micro astronomía...
como incidentalmente hablando, he de decirles que me he labrado una pequeña
reputación en ese campo, estrictamente como aficionado. Comprendo que las estrellas
deberían ser extrañamente claras y brillantes en la zona de Centauro, pero no hay nada
como el espacio abierto para un trabajo serio.
—A decir verdad — prosiguió Celia, aunque para gusto de Arpe había dicho demasiado
la verdad ya—, estoy mortalmente asustada de este atestado ataúd suyo. Pero qué
diablos, de todas las maneras hemos de morir. En la Tierra, todo el mundo sabe que no
puedo estar casada dos años, no importa cuántas cartas de admiradores reciba. O
cuántas declaraciones (honorables o menos honorables). No me hace ningún bien que
tres millones de hombres digan que me aman. Sé lo que piensan en realidad, Cada vez
que cargo con uno de ellos, se me desvanece huyendo.
El trozo doblado de pan desapareció también sin el menor sonido.
—¿Entonces realmente no va usted a ser miembro de la colonia? — preguntó alguien a
Hammersmith.
—No, por lo menos durante una temporada — contestó el explorador—. Llevo allí a mi
prometida —, por lo menos dos series de rostros femeninos se pusieron serias con gesto
plenamente visible —. Queremos establecer allí nuestro hogar, pero espero seguir
adelante con un crucero de ¡calibración. Tengo la teoría de que el motor de nuestro
capitán puede producir algunas dificultades en la navegación. Yo estaré con mis manías
todo el rato; la disposición de este cacharro me conviene estupendamente.
Arpe no parecía estar seguro de lo que acababa de oír. Estaba convencido de la
inexistencia de la micro astronomía como disciplina científica y también estaba segurísimo
de que cualquier crucero de colivación (Hammersmith hasta había utilizado una palabra
equivocada) que requiriese el motor de Arpe debería ser dirigido únicamente por Gordon
Arpe, a menos que antes pasasen por encima de su cadáver.
—Ese hombre — prosiguió Celia Gospardi implacable —, que voy a pescar, lo cogeré
aunque tenga que recorrer toda la galaxia. Ya le enseñaré a no huir de mí sin legalizar
primero nuestra separación.
Con el tenedor apuñaló un meollo de lechuga arrancándole de las tenacillas articuladas
y metiéndola en la salsera de salsa rusa que también volaba por el aire cerca de las
tenacillas.
—¿Dónde se cree que ha ido... A la Legión Extranjera? — preguntó sin dirigirse a nadie
en particular—. ¿El? Es tan inútil que no sabría salir de un supermercado si no tenía en la
mano un mapa. Arpe carraspeaba y boqueaba como un pez. La chica le sonreía cálida,
en medio de una nube de penetrante perfume contra la que los ventiladores del navío
luchaban en vano. Jamás se había sentido menos capitán de un gran navío. En otro
segundo estaría diciendo tonterías. Ya comenzaba a ruborizarse.
—Señor...
Era Oestreicher, inclinándosele para hablarle al oído. Arpe casi se puso a abrazarle
agradecido.
—Diga, señor Oestreicher.
—Estamos preparados para comenzar a deslizamos hacia abajo; El VS-1 ya nos ha
pedido que despejemos la zona un poco antes, en vista del creciente tránsito. Si pudiese
disculparse, le necesitamos en el puente.
—Muy bien. Señores caballeros, por favor, perdónenme; tengo deberes. Espero que
sigan con la cena y que lo pasen muy bien.
—¿Ocurre algo malo? dijo Celia Gospardi, mirándole fijamente a los ojos. El corazón
de Arpe latió con fuerza, casi con la potencia de una prensa hidráulica.
—Nada malo — dijo Oestreicher con suavidad desde detrás de él—. Siempre hay
trabajo que hacer para un oficial. ¿Preparado, capitán?
Arpe con una pataleta se separó de la mesa volando por el aire, esquivando a un
camarero que flotaba en aquella dirección por pocos centímetros. Oestreicher le cogió a
tiempo de impedirle que se diese de cabeza con un costado de la mampara.
—Tenemos dos horas para permitir que los pasajeros acaben de comer y se acuesten
— informó Oestreicher en la sala de control—. Entonces comenzaremos a construir el
campo. ¿Seguro que no será necesaria ninguna precaución contra la brusca aceleración?
Arpe se estaba recuperando; ahora que las preguntas eran técnicas sabía el terreno
que pisaba.
—No> ninguna en absoluto. El campo no significa nada mientras se está construyendo.
Tiene que llegar a cierto límite antes de que haga efecto. Una vez cruce ese punto de la
curva, el efecto es total, inmediato. Nadie notará nada.
—Bueno. Entonces podemos acostarnos para dormir unas cuantas horas. Sugiero,
señor, que el señor Stauffer efectúe el primer turno de guardia; yo el segundo; ese le
dejará a usted en cubierta cuando el motor funcione, si se puede retrasar tanto. Ya nos
hemos colocado en una ligera retrocurva con respecto a VS-1.
—Puede retrasarse cuanto queramos. El campo no cruzará el umbral del punto crítico
hasta que cerremos esa llave.
—Eso tenía entendido comentó Oestreicher—. Muy bien, señor. Entonces coloquemos
los turnos ordinarios y pongámonos en camino a la hora fijada. Para entonces nuestro
apogeo estará muy lejos de la estación satélite. Sería mejor observar la rutina normal,
hasta el momento en que el viaje en sí se convierta en inevitablemente normal.
Eso era prudencia, claro. Arpe sólo pudo hacer una cosa, asentir, aunque dudaba
muchísimo de que pudiese dormir antes de emprender el experimento. El puente se vació,
excepto Stauffer y un joven miembro del grupo Nernst, y el silencio se apoderó del navío.
Por la mañana, mientras los pasajeros dormían,
Arpe cerró la llave.
El «Flyaway II» se desvaneció sin el menor sonido.
2
Mamita, mamita, mamita, mamita, mamita.
Sueño que le veo. Johnny, te amo, estás bajando por la escala para entrar en la
cámara y no puedo seguirle y se ha ido ya y es la hora de mi próximo número.
Espacionave vuelo en ella y Bobby puede verme y toda la gente.
Alguna especie de emergencia, ¿pero entonces por qué no suenan las alarmas? He de
llamar a Stauffer.
¿Papi? ¿Papi? ¿Ba-ba-ba te veo? Papi.
¿Dónde está la botella? Comprendo que no debí dejarme embarcar en aquel juego.
El viento; siempre el viento.
Caer, caer, ¿por qué no puedo dejarme caer? ¿Moriré si paro?
Dos puntos, ocho, tres, cuatro. Dos puntos, ocho, tres, cuatro. Sigo pensando dos
puntos ocho, tres, cuatro; eso es lo que dice el manómetro: dos punto ocho tres cuatro.
Que alguien pare ese viento. Le digo que habla. Le digo que lo oigo, palabras en el
viento.
Johnny, no te veo. Cabalgo en un elefante y él trata de bajar por la escala tras de mí y
se va a romper.
No suenan las alarmas. Todo bien. Pero no puedo pensar. No puedo, mamaíta, escala,
espacionave, pensar por ba-ba-te veo, viento. Papi, botella, segundos, recto. ¿Qué
importa ahora el juego de la botella? ¿Dónde está ese físico del dos punto ocho tres
cuatro, o cómo diablos se llame, Papi, Johnny, Arpe?
Te amo.
¿Moriré si ¡paro?
El viento.
Dos punto.
Mamita.
Alto.
Alto. Alto. Arpe. Arpe. ¿Dónde estás? Todos los demás, alto al pensar, ALTO. Estarnos
leyéndonos los pensamientos uno a otro. Que cada cual trate de parar antes de que nos
volvamos locos. ¿Capitán Arpe, me oye? Venga al puente. ¿Arpe, me oye?
Le oigo. Voy para allá. Dios mío.
Mire ahí en el manómetro de la tensión del campo.
Dos punto, ocho, tres, cuatro.
Sí, usted. Concéntrese- trate de no prestar atención a nada más.
Sí, señor. 2.834. 2.834. 2.834.
Ustedes, las personas, son criaturas a su cargo, traten de tranquilizarlas, vuélvanlas a
acostar. ¡Señor Hammersmith!
El viento... ¿Diga?
Despierte. Necesitamos su ayuda. Aquí Oestreicher. Cubierta estelar inmediatamente,
por favor. ¡Eh, payo!
Pero... De acuerdo, señor Oestreicher. Voy para allá.
Mientras la poderosa personalidad del primer oficial se hacía cargo del control de la
situación, la furiosa tempestad de emoción y ensueño disminuyó... gradualmente hasta
convertirse en una especie de hosco trasfondo de un mar de miedo, marcado por las
espumas blanquecinas de la histeria, y Arpe se sintió capaz de pensar nuevamente en
sus propios pensamientos. No cabía la menor duda: todo el mundo a bordo del Flyaway II
se había convertido súbitamente en telépata total.
—¿Pero cuál podía ser la causa? El campo no, desde luego. No sólo no había nada en
teoría capaz de originar el fenómeno, sino que el campo llevaba ya casi una hora de
efectividad a esta pasma intensidad, sin producir ningún pandemónium como aquel.
—Esa es también mi conclusión — dijo Oestreicher mientras Arpe entraba aún en el
puente —. Se habrá dado cuenta de que ahora podemos mirar al exterior del navío y que
los instrumentos exteriores vuelven a funcionar. Ninguno de esos chismes marcaba hace
algunos minutos; nos quedamos como ciegos nada más atravesar el umbral.
—¿Cuál es la alternativa, entonces? — preguntó Arpe. Hallé que servía de ayuda
hablar en alta voz; le distraía de la subcorriente de pensamientos íntimos de cada cual—.
Debe ser una característica del espacio en que estamos, sea cual fuere éste, ¿Algún
indicio?
—Hay un sol ahí afuera — dijo Stauffer—, y tiene planetas. Dentro de un minuto tendré
las cifras correspondientes. Sin embargo, lo que ya puedo adelantarle es que no se trata
de Alfa Centauro. Es demasiado apagado.
Sin saber porqué, Arpe no había esperado que lo fuera. Alfa Centauro se hallaba en el
espacio normal y este era todo evidentemente menos normal.. Captó las cifras apenas
aparecieron en la superficie del cerebro de Stauffer: Diámetro del primario... mil
seiscientos kilómetros (¿Podía ser correcto ese cálculo? Sí, lo era. Pero resulta increíble).
Número de planetas... seis. Diámetro del planeta externo... unos mil seiscientos
kilómetros; distancia del primario... ochenta millones de kilómetros.
—¿Qué clase de endiablado sistema es éste? — protestó Stauffer —. Seis planetas
dentro de seis unidades astronómicas y el exterior tan grande como un sol. ¡Eso es
imposible dinámicamente!
Cierto que lo era y no obstante, resultaba en algún modo familiar. Gradualmente
empezó a comprender la verdad; sólo hay una clase de sistemas en el que tanto el sol
primario como su planeta exterior eran consistentemente 1/80.000 parte de la distancia de
la órbita más externa. Reprimió esta noción de manera temporal, en parte para ver si era
o no posible ocultar de los demás un pensamiento en aquellas circunstancias.
—Compruebe las distancias orbitales, señor Stauffer. Deberían haber sólo dos cifras
entre los datos.
—¿Dos, señor? ¿Para seis planetas?
—Sí. Usted encontrará que dos de los cuerpos ocupan la misma distancia y que los
otros cuatro están a unos ochenta millones de kilómetros.
—¡Santo cielo! — exclamó Oestreicher. ¡No me diga- señor, que nos hemos metido
dentro de un. átomo!
—Eso parece. Dígame, señor Oestreicher, ¿lo obtuvo de mi pensamiento o lo dedujo
de lo que yo dije?
—Bueno; ahora sabemos algo más: Es posible reprimir un pensamiento dentro de este
medio. He estado reteniendo la idea «átomo de carbón» justo por debajo del nivel de mi
consciencia activa durante varios minutos.
Oestreicher frunció el ceño y pensó: «Eso es bueno saberlo, incrementa la posibilidad
de controlar el pánico...» Despacio, como un navío hundiéndose, el resto del pensamiento
se ocultó. El primer oficial estaba practicando.
—Tenía usted razón con respecto a los planetas, señor — informó Stauffer—. Supongo
que eso significa que su movimiento de rotación será igual lo mismo que su velocidad de
translación. Y que tampoco habrá eclíptica.
—Necesariamente. Son electrones. Ese «sol» es el núcleo.
—¿Pero cómo sucedió? — preguntó Oestreicher.
—Sólo puedo deducirlo. El campo nos da una masa negativa. Nunca encontraremos en
la naturaleza masa negativa, excepto en el microcosmo. Evidentemente es el único reino
en que puede existir... por tanto, puesto que nosotros teníamos masa negativa, nos vimos
colapsados en el microcosmo.
—Fantástico — gruñó Oestreicher—. ¿Se puede salir, señor?
—No lo sé. La masa positiva es permisible en el microcosmo, así que si cortamos el
campo, puede que nos quedemos en el mismo sitio en que estamos. Tendremos que
estudiar el problema. Lo que más me interesa ahora es la telepatía; debe haber alguna
razón para que exista.
Meditó en aquello. Hasta ahora, nunca había creído en la telepatía; su conocido
comportamiento en el macrocosmo había sido tan contrario a todas las leyes físicas que
era fácil asumir su no existencia. Pero las leyes del macrocosmos no tenían aplicación
aquí abajo; esto pertenecía al dominio de la mecánica de los quantum... aunque la
telepatía no obedecía tampoco a esa escuela. ¿Era posible que los campos de la
«parapsicología» formasen parte de la maravillosa estructura de este universo, como los
campos electromagnéticos de este universo en sí eran la maravillosa estructura del
macrocosmo? De ser así, cualquier efecto telepático que apareciese en el macrocosmo
serían los rastros sólo, una filtración o residuo, flotante y a la deriva, más allá de toda
esperanza de control...
Advirtió que Oestreicher iba siguiendo su razonamiento con considerable interés.
—No estoy acostumbrado a pensar en los electrones como poseedores de ninguna
estructura maravillosa — dijo.
—Bueno, todas las partículas atómicas tienen movimiento rotatorio y para medirlo se
tiene que tener alguna clase de punto sobre,1a partícula que se traslade en el espacio de
una posición a otra... por lo menos por analogía. Yo diría que ahora la analogía se ha
establecido; todo cuanto tenemos que hacer es mirar por los ventanales al exterior.
—¿Quiere usted decir, señor, que podemos aterrizar en una de esas cosas? —
preguntó Stauffer. Así lo pienso — repuso Arpe —, sí es que ganásemos algo aterrizando.
Se lo dejo a usted, señor Oestreicher, para que lo decida.
—¿Y por qué no aterrizar? — exclamó Oestreicher, añadiendo, para sorpresa de
Arpe—: La posibilidad de la investigación científica en sí no debería ser pasada por alto.
De pronto, el trasfondo de miedo, que Arpe había logrado ignorar más y más, comenzó
a crecer ominosamente; enormes olas de pánico puro comenzaron a agitarlo.
—Uf — exclamó Oestreicher—. No nos tapábamos lo bastante... hemos olvidado que
podían captar cada palabra descuidada que dijésemos. Y no les gusta la idea.
No les gustaba. Los pensamientos individuales eran difíciles de captar, pero era
evidente ese significado principal. Aquellas gentes estaban decididas a ir a Centauro. La
buena posibilidad de que se viesen atrapadas a un nivel atómico era bastante pavorosa,
pero correr el riesgo de aterrizar sobre un electrón...
Bruscamente Arpe sintió, casi sin palabras que le acompañasen, la cruda fuerza de
Hammersmith arrojándose contra la corriente. La mente del explorador no había estado
en evidencia en absoluto desde la primera impresión; con toda claridad había descubierto
por sí -mismo el truco de enmascarar el pensamiento. Durante un momento un agudo
sentido militar de Hammersmith contrarrestó produciendo lo que podía considerarse un
efecto calmante...
Al filo del puro terror se agitó la masa. Fue Celia Gospardi; acababa de despertar y se
veía despojada por completo de su corteza de bravuconería. Siguiendo aquel grito
insonoro, las olas de pánico se hicieron más altas, más rápidas...
—Tendremos que hacer algo con respecto a esa mujer — dijo tenso Oestreicher. Arpe
advirtió con interés que estaba enmascarando el pensamiento de lo que hablaba, con una
difícil jugarreta técnica; también trató de enmascararlo —. Va a amotinar a todo el navío.
Usted, señor, habló con ella bastante rato anoche; quizá sería mejor que lo intentase
ahora.
—Está bien — asintió Arpe, de mala gana, dando un paso hacia la puerta —. Presumo
que estará en sus...
¡Plaf!
Celia Gospardi estaba en su camarote.
Lo mismo el capitán Arpe.
Ella lanzó un gritito agudo al reconocerle.
—No se alarme — dijo Arpe, con rapidez, aunque estaba tan asustado casi como ella
—. Escuchen, señor Oestreicher y todos los demás: Tengan cuidado con hacer algún
movimiento súbito teniendo en la cabeza un destino definido. Lo más probable es que
lleguen allí sin cruzar la distancia entremedia. Es una característica del espacio en que
nos hallamos.
Le entiendo, señor. ¿Así que la teleportación está a nivel de un simple salto? Debe ser
molesto, de acuerdo.
—Es... usted muy amable... al tratar de... tranquilizarme— dijo la muchacha con
timidez. Arpe advirtió que la joven podía enmascarar lo que pensaba. Tendría que ser
cuidadoso en lo que dijese porque ella, efectivamente, haría circular cada palabra
conocida a través del navío entero. En cierto modo la cosa era mala. Tan atractiva como
la muchacha en su papel de celebridad, era todavía aún más hermosa al verla asustada.
Por favor, señorita Gospardi, trate de contenerse — dijo —. No parece haber ningún
peligro inmediato. El navío es sólido y sus mecanismos funcionan todos como debieran.
Tenemos suministros para todo un año y energía ilimitada; es posible que con relativa
facilidad escapemos de aquí. No hay nada que temer.
—No puedo evitarlo — dijo ella desesperada —. Ni siquiera puedo pensar con
serenidad. Mis ideas se mezclan con las de todo el mundo.
—Todos padecemos de la misma dificultad — contestó Arpe —. Si se concentra,
hallará que puede filtrar los pensamientos de los demás en un noventa por ciento. Y
tendrá que intentarlo, porque si continúa asustada contagiará de su pánico a otra gente...
especialmente a los niños. Las criaturas están indefensas contra las emociones del adulto
aún sin telepatía.
—Lo... lo intentaré.
—Buena chica — y con una ligera sonrisa—: Después de todo, si piensa usted tan
pobremente de su quinto esposo como dice, agradecerá este pequeño retraso en el viaje.
Fue lo más erróneo que podía haber dicho. De inmediato, en el fondo del cerebro de la
muchacha, una voz gritó con insonora angustia: ¡Pero si le amo!
Las lágrimas corrieron por sus mejillas. Sin saber qué hacer, Arpe se fue.
Caminó con cuidado, sin prisa por repetir la sorprendente teleportación. En el puente
principal se vio casi atropellado por un oficial de segunda categoría.
—Perdóneme, señor. Tengo un informe aquí, del cirujano del navío. El doctor Hoy le
dice que es urgente y que sería mejor que fuese usted en persona.
—Oh» Está bien, ¿de qué se trata?
—Con los saludos del doctor Hoyle, señor, le sugiere que se revise la tensión de
oxígeno. Tiene un caso quirúrgico de urgencia... una pasajera... y sugiere que la presión
debe de estar cerca de los tres mil metros.
Arpe trató de pensar en aquello, pero no le decía nada el problema y lo que le decía
era confuso. Conocía a aquellas espacionaves, siguiendo una tradición de tiempo
instalada en el vuelo atmosférico, por costumbre se expresaba la tensión de oxígeno en
términos de metros de altitud con respecto a la superficie de la Tierra; pero tres mil metros
— aunque indudablemente causase alguna molestia—, no parecía representar una baja
concentración peligrosa. Ni tampoco pudo ver relación entre un nivel empobrecido de
oxígeno y un caso de urgencia quirúrgica. Además, estaba demasiado nervioso por
causas de Celia Gospardi.
La entrevista no había terminado del modo en que confiaba en que lo hiciese. Pero
quizá era mejor haberla dejado apenada que dominada por el pánico. Claro, si transmitía
su pena a todo el navío mucha gente la recibiría, personas que tenían motivos para
apenarse tan reales como los de la actriz.
—La pena deja inactivo — dijo Oestreicher, cuando Arpe volvía a entrar en el puente —
. Incluso en lo peor, no crea tumultos. Anímese señor. Yo no lo hubiese hecho mejor, de
eso estoy seguro.
—Gracias, señor Oestreicher — contestó Arpe, ruborizándose. Evidentemente se
olvidó de enmascarar sus pensamientos; «pensar en voz alta era molesto allí». Para
cubrirse, repitió el confuso mensaje de Hoyle.
—¿Eh? — Oestreicher avanzó hasta el tablero de control y contempló los manómetros
Bourdon con una sola mirada general —. Tiene razón. Estamos superando los tres mil
cien metros ahora. Una vez lleguemos a los tres mil quinientos os ordenaré que todo el
mundo se coloque las máscaras. Pensé que me sentía un poco con la cabeza ligera.
Señor Stauffer, ordene un aumento de la presión y ponga en servicio inmediatamente al
pelotón de las burbujas.
—Está bien — respondió Stauffer y salió.
—Señor Oestreicher, ¿qué es todo esto?
—Tenemos una buena filtración, señor... oh, más probablemente, toda una serie de
filtraciones. Hemos de descubrirlas y saber a donde va todo este aire. Podíamos haber
matado ya al paciente de Hoyle.
Arpe gruñó. Sorprendentemente, Oestreicher sonrió.
—En todo hay filtraciones — dijo en tono conversacional—. Esa es la primera ley del
espacio. En la ruta de Marte, cuando sentíamos antipatía por un capitán, solíamos
desearle un viaje interesante. Este es interesante.
—Es usted un psicólogo, señor Oestreicher — dijo Arpe, y logró sonreír—. Muy bien;
¿cuál es el programa ahora? Me siento algo pesado.
—Vamos a efectuar una aproximación a cohete hasta el electrono más próximo, señor,
y nos veremos en movimiento. No hay razón por la que sigamos suspendidos así.
Evidentemente la Tercera Ley del Movimiento no queda anulada aquí abajo.
—Lo que es un respiro — dijo Stauffer con tristeza desde la puerta —. El pelotón de las
burbujas está en movimiento, señor Oestreicher, pero costará un ratito. Capitán, ¿qué
vamos a ver? ¿Ondas Gamma? El espacio en sí no parece estar oscuro en esta zona.
—Las ondas Gamma son demasiado largas — contestó Arpe—. Probablemente serán
ondas Broglie. El firmamento iluminado es probablemente una demostración de la
paradoja de Obler: es como nuestro espacio se mostraría si las estrellas estuviesen
esparcidas a distancias iguales por todas partes.
Eso me hace pensar que hemos de estar dentro de un gran cuerpo de materia. Y el
más próximo era el VS-1.
Ajajá — exclamó Stauffer —, ¿Y qué nos ocurrirá cuando un rayo cósmico primario
venga cargando por aquí y rompa nuestro átomo? Arpe sonrió.
—Ya conoce la respuesta. ¿Ha detectado algún movimiento en este electrón al que nos
acercamos?
—No mucho... sólo un normal movimiento planetario. Casi unos veintidós minutos por
segundo... cosa esperable en relación a la órbita.
—Lo que no sería de esperar en absoluto a menos que vivamos en una escala de
tiempo terriblemente acelerada. Según nuestra escala de tiempo nativa no hemos estado
aquí ni una billonésima de segundo. Podríamos pasarnos el resto de nuestras vidas sin
ver un neutrón libre o un primario cósmico.
—Eso es un alivio — contestó Stauffer; pero parecía algo dudoso.
Guardaba silencio mientras el pequeño mundo crecía gradualmente por las ventanillas.
No se percibía ningún detalle superficial y el albedo era alto. Cuando se acercaron más,
las razones de ambos efectos se hicieron evidentes, porque cada momento que pasaba
los contornos del cuerpo se hacían más turbios. Parecía estar aposentado en una especie
de espesa bruma.
—Ya estamos lo bastante cerca — ordenó Oestreicher—. No podemos hacer aterrizar
al «Flayway» de todas maneras; tendremos que enviar a un par de personas en un cohete
individual. ¿Sugiere usted algo, señor?
—Yo iré — dijo Arpe inmediatamente —. No me perdería por nada del mundo una
oportunidad como esta.
—No se lo censuro, señor — contestó Oestreicher—. Pero ese cuerpo no parece tener
ninguna corteza sólida. ¿Qué pasaría si se hunde hasta el centro?
—No es probable — repuso Arpe —. Tengo un pequeño incremento de masas
negativas y lo conservaré captando el campo del navío con una antena. El electrón es luz,
pero su masa resulta positiva; en otras palabras, me repelerá ligeramente. No me hundiré
mucho.
—Bueno, entonces, ¿quién le acompañará?—. preguntó Oestreicher, enmascarando
cada palabra con el máximo cuidado. Con un observador adiestrado bastaría, pero
necesitará a alguien para manejar el áncora. Me asombra no haber tenido noticias ya de
Hammersmith... ¿se ha fijado lo herméticamente que se ha encerrado en cuanto apareció
este asunto a la luz?
—Sí que lo hizo — repuso Arpe confuso —. Hace una hora que no percibo nada de él.
Bueno, eso es cosa suya; quizá ya haya tenido bastante con Titán.
—¿Qué hay de la señorita Gospardi? — sugirió Stauffer—. Su compañía parece
tranquilizarla, capitán, y eso le daría algo nuevo en qué pensar.
También, por otra parte, sacaría del navío un centro de pánico incipiente con bastante
tiempo como para dejar que las otras personas se calmasen.
—Muy bueno lo que usted dice — dijo Arpe—. Señor Stauffer, ordene que preparen la
chalupa cohete.
3
El pequeño inundo tenía superficie sólida, después de todo, aunque se curvaba tan
gradualmente en la reluciente bruma de su atmósfera que resultaba muy difícil ver. Arpe y
la muchacha parecían estar caminando metidos hasta la cintura en alguna especie de
sustancia atorbellinada y opalescente que portaba en suspensión un polvo metálico
coloide como diminutos lentejuelas. Las débiles repulsiones contra sus trajes espaciales
no se notaban como tales; en su lugar parecía que caminaban en un campo gravitacional
de una décima parte del valor correspondiente al de la Tierra.
—Hay un silencio terrible — dijo Celia.
Advirtió Arpe que los aparatos de radio de sus trajes no funcionaban. Por fortuna, las
propiedades trasmisoras del pensamiento del medio en su torno permanecían inmutables.
—No estoy seguro de que esta materia sea capaz de transmitir ningún sonido —
respondió —. De todas maneras no es un gas de los que conocemos.
Es simplemente una manifestación de lo indefinido. Nadie ha sabido con exactitud la
verdadera naturaleza del electrón; sus límites se pierden con los de la nada en particular.
—Bueno, esto es misterioso. ¿Cuánto tiempo tendremos que estar aquí?
—No mucho. Sólo quiero hacerme alguna idea de su composición.
Se inclinó. Vio que la superficie estaba cubierta con detalles minúsculos, aunque de
nuevo se sintió incapaz de comprender su naturaleza. De trecho en trecho veía sinuosas
escamillas de alguna sustancia brillantemente pulida, parecida al mercurio, y si, formando
una masa irregular, mostrando definidos meniscos. Cuando metió el dedo en ella, la masa
se dentó bruscamente, pero sin romperse ni mojar su guante. Su tensión superficial debía
ser enorme; se preguntó si estaba hecha por completo de idénticas partículas
subfundamentales.
El globo entero parecía estar climatizado, vio que el «aire» también estaba lleno de
venas brillantes, dándole un aspecto instintivamente amarmolado. Las venas no ofrecían
obstáculo alguno a su caminar; en cierto modo, no parecía haber ninguna de ellas en su
inmediata vecindad, aunque las había en abundancia precisamente delante de ellos.
Mientras los dos se movían, su progreso parecía ir acompañado por unas corrientes
pequeñas vagas y adicionales, que comportaban una cierta cantidad de emoción, sin
causa visible de origen, demasiado furtivas para ser identificadas.
—¿Qué es ese material plateado? — preguntó temerosamente Celia.
—Celia, no tengo ni la menor idea. ¿Qué clase de partícula podría ser submicroscópica
con respecto a un electrón? Llevaría un siglo de investigaciones en este mismo lugar para
elaborar siquiera una hipótesis sensata. Todo esto es extraño y nuevo, profundamente
más allá de cualquier experiencia que el hombre haya tenido jamás. Dudo que existan
palabras para describirlo de manera adecuada.
El suelo, también parecía variar de colorido. A la débil luz era difícil decir cuáles eran
sus colores. Las variaciones aparecían como sombras de gris con una pizca azulada o
verdusca de trecho en trecho.
Las ondas emocionales se hicieron un poco más fuertes y de pronto Arpe reconoció la
dominante.
Era dolor.
Con un presentimiento, se volvió bruscamente y miró tras él. Un juego gemelo de
anchas huellas de pisadas negras, tan sólidas y agudamente definidas como si las
hubiesen pintado, estaban marcadas en los retazos de colores.
No me gusta el aspecto de eso — dijo —. Nuestro navío es casi una masa planetaria
en este sistema y somos demasiado grandes para este planeta. ¿Cómo podemos saber lo
que todos estos estupendos detalles significan? Los estamos destruyendo a cada paso,
sin importarnos. Bosques, ciudades, las células de algún organismo, algo indescriptible...
es preciso que volvamos ahora mismo.
Créame, de buena gana — asintió la muchacha.
Las pisadas más antiguas, aquellas que marcaron al salir de la chalupa, empezaban a
platearse en sus bordes, como si empezasen a congelarse, o creciendo alguna especie
de moho capaz de atacar a las sombras. ¿O era que se filtraba la misma sustancia con la
que estaban formadas las porciones serpenteantes de plata? Las conjeturas se
multiplicaban sin fin y también sin hallar respuesta aquí. Arpe no quería pensar en la
mancha grande y ovalada de la propia chalupa cohete que estaría dejando en aquel
extraño suelo que permanecería marcado mucho tiempo después de haberse marchado.
Sólo esperaba que el daño pudiese repararse por sí mismo; había algo en aquel lugar
muy peculiar... algo orgánico.
Hizo que la chalupa cohete se elevase rápidamente y la sacó de la atmósfera
opalescente con un mínimo de ceremonial, arrojándose hacia delante en busca de guía
para captar el multiforme murmullo de los cerebros a bordo del «Flyaway II». Sólo cuando
advirtió que registraba el firmamento visualmente en busca del navío se dio cuenta de que
no estaba consiguiendo nada.
—¿Celia? ¿Puede oírme bien, telepáticamente?
—Tan claro como si hablase, o más. Así me siento mucho mejor, capitán.
—¿Entonces, qué hay de malo con el navío? No capto ni el sonido de un alma. Ella
frunció el ceño.
—Oh, ni yo tampoco. ¿Dónde...? Arpe señaló hacia delante.
—Allí está, donde lo dejamos. Les podíamos oír perfectamente bien a esta distancia
cuando veníamos. ¿Por qué no nos es posible ahora?
Aumentó la velocidad de la chalupa cohete, olvidando toda precaución. Su llegada a la
escotilla de aire del «Flyaway II» fue ruidosa y perdió varios minutos manejando la
chalupa hasta instalar-lar en su sitio preciso y cerrar herméticamente la compuerta.
Entraron produciendo un chirrido poco académico.
No había nadie a bordo del «Flyaway II». Nadie excepto ellos dos.
El telepático silencio no dejó la menor duda en los cerebros de Arpe y de Celia, pero
registraron por entero el enorme navío para asegurarse.
Estaba desierto.
—¡Capitán! — lloró Celia. Le volvía el pánico con plena fuerza—. ¿Qué ha pasado?
¿Dónde se han podido ir? No hay ningún sitio...
—Sé que no lo hay. Pero ignoro todo lo demás. Tranquilícese un momento. Celia, y
déjeme pensar — se sentó en un montante y miró ciego al casco durante un rato.
Respirando el aire enrarecido era ya un trabajo de por sí; deseando no haberse quitado
sus trajes.
Por último, se levantó y volvió al puente, con la chica cogida desesperadamente de su
brazo.
Todo se hallaba en orden. Era como si el navío entero hubiese sido abandonado
simultáneamente y en el acto. La pipa de Oestreicher estaba confortablemente colgada de
su gancho junto a la carta de vuelo; aunque carecía de todo rastro de mezcla autooxigenada
los oficiales jóvenes de Oestreicher bautizaron a la pipa con el nombre
pintoresco de «Barrilete de Pólvora», y su cazoleta estaba aún caliente.
—No puede haber ocurrido más allá de hace media hora — susurró —. Como si
hubiesen todos saltado a la vez... obedeciendo al mismo impulso que me colocó dentro de
su camarote. ¿Pero dónde fueron?
De pronto comprendió la verdad.
Sólo había una respuesta.
Naturalmente se habían ido a la nada.
—¿Qué es eso? — gimoteó Celia —. ¡Veo lo que usted está pensando, pero no tiene
sentido?
—Tiene un sentido perfecto... en este Universo — contestó ceñudo —. Celia, vamos a
tener que trabajar de prisa, antes de que Oestreicher dé algún palo a ciegas y los
resultados sean irrevocables. Por fortuna todo funciona como si la tripulación aún
estuviese aquí atendiendo los mecanismos... lo que de hecho puede que sea verdad... así
que quizá nosotros dos seamos suficientes para realizar lo que tenemos que hacer. Pero
usted tendrá que seguir las instrucciones de prisa, sin equivocaciones, y sin detenerse en
un instante para hacer preguntas.
—¿Qué piensa que hagamos?
—Cortar el campo. No, no proteste, carece usted de la menor idea para saber lo que
eso significa, así que le faltan también motivos para protestar. Siéntese ante aquel tablero
de ahí abajo y vigile mi cerebro a cada instante. En el momento en que piense lo que
tiene usted que hacer después, hágalo. ¿Comprendido?
—No, pero...
—Ya ha comprendido lo bastante. De acuerdo, en marcha.
Rápidamente comenzó a bajar la corriente Nerst que iba a los generadores de campo,
dando instrucciones mentales a Celia en el trabajo delicado de mantener la esfera de
efusión fija en contra de la tensión disminuida.
Al cabo de un minuto tuvo rebajado el campo precisamente una pizca por encima del
nivel crítico; los servos funcionaban sin irregularidad y así, sin mucha sorpresa por su
parte, hacían también los demás aspectos de la tarea que se suponía ser manipulada por
el hombre de siempre.
—Está bien, ahora voy a cortarlo por entero. Habrá un gran retroceso en su tablero.
Procure que el manómetro principal delante de usted a la derecha, en la parte superior del
tablero, quede bajo su control. El mando negro señalado «Manómetro principal» es el que
gobierna la esfera. Cuando yo vea este interruptor, la aguja de su manómetro alcanzará
una marcación por encima de la línea roja. En el mismo instante, gira hacia la izquierda el
mando hasta exactamente la misma cifra de su calibre. Si usted se pasa y baja
demasiado, el campo Nernst morirá y nos quedaremos sin energía. Si usted no la baja lo
suficiente, el campo Nernst estallará. Tiene que acertar al milímetro. ¿Comprendido?
—Eso creo.
—Bueno —dijo él—. Esperaba que todo transcurriese bien. Normalmente la maniobra
se gobernaba automáticamente, excepto para expender energía uniformemente en el
campo moribundo. Y no se atrevieron en aquel momento a operar de manera automática.
Era peligroso. Arpe lo único que logró hacer fue rogar que la primera tentativa de Celia
fuese rápida y segura —. Allá vamos. Cinco segundos, cuatro, tres, dos, uno, corte.
Celia giró el mando.
Por un instante no pasó nada. Luego...
Pandemónium.
—¡El jefe de la escuadrilla de Nerst informa! ¿Qué está usted haciendo? ¡No se han
dado órdenes...!
—¡Capitán! ¡Señorita Gospardi! ¿De donde salieron?
Era Oestreicher. Estaba de pie junto al brazo derecho de Arpe.
—¡Estrellas! ¡Estrellas!—gritaba simultáneamente Stauffer—. ¡En, mirad! ¡Estrellas!
¡Hemos regresado!
Hubo un ruido confuso de mucha gente gritando en el interior del «Flyaway II». Pero en
el cerebro de Arpe se produjo un bendito silencio; la roja espuma de crudos pensamientos
de centenares de personas acababa de desaparecer. Su mente volvía a ser suya,
únicamente suya.
—Muy bien por usted, Celia — dijo. Fue una especie de plegaria—. Lo hicimos a
tiempo.
¿Cómo lo logró, señor? — le preguntaba Oestreicher—. No podemos ni imaginárnoslo.
Estábamos viendo su exploración desde el electrón desde aquí y de pronto todo el
planeta se desvaneció. Lo mismo que el sistema. Nos encontramos flotando enteramente
en otro átomo. Creíamos que lo habíamos perdido para siempre.
Arpe sonrió con debilidad.
—¿Sabían ustedes que se dejaron atrás el navío en cuanto dieron ese salto?
—Pero... eso es imposible, señor. La nave estuvo aquí mismo todo el tiempo.
—Sí, es cierto. Ejercía su privilegio de estar en dos lugares a la vez. Como cuerpo de
masa negativa, tenía alguna de las propiedades de los agujeros Dirac; como tales,
necesitamos tener su eco en alguna parte más del Universo junto a un electrón como una
hondonada y un autofaro, como el pozo y una fuente de los cálculos clásicos. ¿Se vieron
ustedes atascados en alguna masa intercelular del segundo átomo?
—Sí—...afirmó Stauffer—. No podíamos movernos ni salir tampoco.
—Por eso es por lo que maté el campo — explicó Arpe—. Me era imposible imaginar lo
que harían ustedes en tales circunstancias, pero estaba completamente seguro de que el
navío reasumiría su masa normal en cuanto se cortase el campo. Una masa de este
tamaño, claro, no puede existir en el microcosmo, así que la nave tendría que regresar de
manera instantánea. Y en el macrocosmo no es posible que un cuerpo esté en dos
lugares al mismo tiempo. Así que, caballeros, aquí estamos... reunidos.
—Muy bien, señor — dijo Stauffer; pero la voz del segundo oficial parecía un poco
deficiente con respecto a la admiración que debe sentirse por un héroe—. ¿Pero dónde
es aquí?
—¿Eh? Perdóneme, señor Stauffer, ¿pero es verdad que no lo sabe?
—No señor — contestó Stauffer —. Todo lo que puedo decirle es que nos encontramos
en algún lugar cerca de casa y en algún lugar cerca de las estrellas de Centauro.
Seguramente estaremos perdidos, señor.
Su mirada se posó en los manómetros Bourdon.
—También — añadió con rapidez —, seguimos perdiendo aire.
4
La alarma general sólo había afectado a la tripulación, que únicamente podía darse
cuenta de lo raras veces que sonaba en un navío. En cuanto a lo referente a la cuadrilla
de las burbujas, los pasajeros que conocían su significado mantuvieron piadosamente sus
bocas cerradas — quizá Hammersmith les había pedido que guardaran silencio — y el
resto, tranquilizado al volver a ver las estrellas, parecían divertirse viendo cómo aquellos
hombres tan serios y hechos y derechos iban por los pasillos lanzando al aire burbujas o
pompas de jabón. Al cabo de un rato la cuadrilla de las burbujas se fue; su trabajo estaba
ahora inspeccionando los cascos interiores de la nave.
Arpe se sentía abrumado e inquieto.
—Miren — exclamó de súbito—. Esa emergencia quirúrgica de Hoy le... me había
olvidado de ella pero parece tener alguna relación con esta situación del aire del navío.
Veamos...
—Ya viene hacia aquí, señor — respondió Oestreicher —. Le llamé por el timbre tan
pronto como ¡ah, aquí está ahora!
Hoyle era un hombre regordete de cara redonda, con una boca llena de pliegues y una
expresión de eterno reproche. Su blanco uniforme naval era algo absurdo en él. Había
ganado cuatro medallas. Haber por sus descubrimiento en el campo de la medicina
espacial.
—Fue una rotura de la vesícula biliar — dijo antes que nada—. Una mortal casualidad
el que nos hallemos perdiendo oxígeno. Estaba operando cuando tuve que llamar al
capitán, por eso no pude ser más explícito.
—Aja — exclamó Oestreicher —. Su paciente es entonces de raza negra.
—Una mujer de color... una muchacha de dieciocho años e incidentalmente una de las
hembras más hermosas que vi en muchos, muchísimos años.
—¿...Qué tiene que ver el color de su piel? — preguntó Arpe, notando algo petulante la
instantánea comprensión de la situación por parte de Oestreicher.
—Mucho — respondió Hoyle —. Como muchísima parte de las personas de origen
africano, padece de patogenia... una enfermedad o condición hereditaria en la que
algunas células sanguíneas del grupo sanguíneo del grupo hematítico toman una forma
característicamente patógena. En África esto era para poder sobrevivir, puesto que las
personas patogénicas no son tan susceptibles a la malaria como la gente con eritrocitos
normales. Pero esa condición les hace menos capaces de respirar aire empobrecido de
oxígeno..., eso se descubrió allá por el año 1940, durante la época de los vuelos en
aeroplanos a gran altura y sin cabinas presurizadas. No es nada grave y que no se pueda
remediar manteniendo la suficiente cantidad de oxígeno en el aire respirable, pero...
—¿Cómo se encuentra la paciente?
—Moribunda — respondió con llaneza Hoyle —. ¿Cómo iba a estar? La tengo dentro
de una campana de oxígeno, pero no me será posible mantenerla así siempre. Necesito
que en mi sala de convalecencia haya una presión normal... o en caso contrario,
devolverla a la Tierra a toda prisa...
Saludó desmañadamente y se fue. Arpe miró desvalido a Stauffer, que estaba tomando
datos espectrográficos lo más rápido que podía impresionar las placas, rapidez que
quedaba lejos de ser satisfactoria para Arpe, aun sin tener en cuenta el cerebro
electrónico encargado de efectuar los cálculos. El primer intento de orientación —
películas esféricas Schmidt del firmamento aparente, con la esperanza de identificar
cuanto menos una constelación por muy distorsionada que apareciese — no había dado
resultado. Ni el calculador electrónico ni ninguno de los oficiales había sido capaz de
hallar la menor relacionalidad significativa.
—¿Nos serviría de algún bien que encontrásemos al Sol? — preguntó Oestreicher—.
Si efectuáramos otro salto, ¿no nos tendríamos que enfrentar a la misma situación?
—Aquí está Doradus S — anunció Stauffer —. De todas formas, algo es algo para
empezar. Aunque seguro que esta posición es tan informal que no puedo reconocerla.
—Confiemos en que se encuentre la causa de esa filtración — recordó Arpe al primer
oficial —. Pero si no lo conseguimos, creo que puedo calcular un salto rápido... dentro de
nuevo, fuera otra vez. Sin embargo, confío no tener que hacerlo. Podría entrañar vernos
disparados al interior de un átomo pesado... lo bastante pesado como para que sea
inestable.
—¿Buscan el Sol? — una voz tenante, desagradablemente familiar irrumpió en la
estancia. Era Hammersmith, claro. Pisándole los talones iba el doctor Hoyle, con
expresión más desaprobadora que nunca.
—Mire, señor Hammersmith — dijo Arpe —. Estamos en un caso de emergencia. Usted
nada tiene que hacer en el puente.
—Pues ustedes no parecen ir muy adelante con su trabajo — observó Hammersmith,
dirigiendo una penetrante mirada a Stauffer —. Y está también en juego mi vida como la
de todos los demás. Ya es hora de que les eche una mano.
—Nos las arreglamos bien — contestó Oestreicher, el rostro congestionado —. Su
postura en el juego no es mayor que la del resto del pasaje...
—Ah, eso no es cierto del todo — intervino el doctor Hoyle, casi a su pesar—. La
emergencia, médicamente hablando, afecta a la mitad del señor Hammersmith...
—No diga tonterías — repuso Arpe con brusquedad —. Si la urgencia presente afecta
más aún que a todos nosotros, es su paciente quien más perjudicada queda.
—Sí, cierto — dijo el doctor Hoyle, extendiendo los brazos —. Pero es que ella es la
prometida del señor Hammersmith.
Al cabo de un momento Arpe notó que estaba furioso— no con Hammersmith, sino
consigo mismo por haberle dejado estupefacto aquel anuncio. No había nada más
improbable allí que un noviazgo y jamás se le había pasado por la cabeza tal posibilidad.
Con toda evidencia su subconsciente conservaba prejuicios que logró extirpar de su
cerebro consciente hacía treinta y cinco años.
—¿Por qué lo ha mantenido en secreto? — preguntó despacio.
—Para protección de Helen — contestó Hammersmith, con considerable amargura —.
Puede que en Centauro tengamos la posibilidad de lograr un cierto grado de intimidad y
aceptación. Pero si la hubiese conservado junto a mí en la nave, todo el mundo la habría
mirado y murmuraría a sus espaldas. Por eso prefirió ella quedarse un poco al pairo, a
retaguardia, en el anonimato.
Entró un suboficial vistiendo traje espacial excepto el casco y saludó con torpeza.
Luego de alzar el brazo articulado del traje lo dejó en alto, con su brazo descansando en
el interior. Parecía un muñeco que una niña hubiera logrado embutir dentro del cuerpo
hueco de otra mayor.
La cuadrilla de las burbujas se presenta para darle el parte, señor — dijo—. No hemos
logrado encontrar ninguna grieta por la que se produzcan las filtraciones, señor.
—Han perdido el juicio — exclamó con viveza Oestreicher—. La presión sigue bajando.
En alguna parte hay un agujero tan grande como para poder pasar por él la cabeza de un
adulto. De eso no cabe la menor duda.
—No señor — contestó el suboficial con tono de cansancio—. No hay tal agujero. Todo
el navío deja pasar el aire. Nuestra atmósfera se filtra a través mismo del metal. La
proporción de pérdidas es perfectamente uniforme, no importa donde uno la mida, señor.
—¡Osmosis! — exclamó Arpe.
—¿Qué quiere usted decir, señor? — preguntó Oestreicher.
—No estoy seguro, señor Oestreicher. Pero hace rato que me pregunto — como creo
que ha hecho todo el mundo — cómo todo este asunto afectaría a la estructura de la
nave. Evidentemente, ha debilitado los lazos moleculares de cuanto hay a bordo... y ahora
¡tenemos que el buen titanio estructural se comporta al igual que una membrana
semipermeable! Apostaría a que es específico este fenómeno para el oxígeno; además,
una caída en la presión del 20 por ciento es le que está sucediendo aquí.
—¿Qué efecto producirá en la gente? — inquirió Oestreicher.
—Eso pertenece al campo del conocimiento del doctor Hoyle — fue la respuesta de
Arpe —. Pero dudo que afecte a la materia viva. Eso se encuentras en un estado opuesto
de entropía. Pero cuando volvamos deseo que midan el navío. Apuesto que ha crecido
varios metros tanto en su longitud como en su anchura con respecto al tamaño que tenía
cuando fue construido.
—Si volvemos — corrigió Oestreicher, ceñudo.
—¿Matará eso a su sistema motor, señor? — preguntó con tristeza Stauffer.
—Hará mucho más caro el vuelo interestelar — admitió Arpe—. Me parece que
después de cada viaje tendremos que desguazar la nave empleada. Me refiero tras cada
viaje completo de ida y vuelta.
—Bueno, ya desguazamos al «Flyaway I» después de un viaje de ida — contestó
reflexivo Oestreicher—. Eso es progreso, en una fase muy especial.
—Miren, toda esta cháchara no nos lleva a ninguna parte — intervino Hammersmith—.
¿Se fían de mí o no? Si dicen que no, preferiría estar junto a Helen antes de seguir
escuchándoles.
—¿Qué se propone hacer usted que nosotros no hayamos hecho ya? — preguntó
Arpe- advirtiendo que le era imposible no mostrar al explorador su desdeñosa frialdad.
—Enseñarles su oficio — respondió Hammersmith —. Presumo que han establecido
nuestra distancia de Doradus S, para empezar. Una vez tenga ese dato, utilizaré esa
estrella como baliza para colimar mis siguientes mediciones. Luego deseo emplear un
amplificador de imágenes, con un micro voltímetro de lectura directa insertado en el
circuito; supongo que tienen un instrumento de esas características entre el equipo
normal.
Stauffer se lo señaló en silencio.
—Bien — dijo Hammersmith, se sentó y comenzó a escudriñar las estrellas con el
amplificador. El dial le señaló la cantidad de luz emitida por cada astro en la forma de
minúsculas pulsaciones electrónicas. Hammersmith las contempló con furiosa intensidad.
Por último, se quitó el cronómetro de pulsera y comenzó a medir las oscilaciones de la
aguja.
—Ojo de buey — exclamó de pronto.
—¿El Sol? — preguntó Arpe, incapaz de nuevo de apartar el acento de incredulidad de
sus palabras.
—No. Es Hércules DQ, una vieja nova. Micro variable. Cada sesenta y cuatro segundos
varía cuatro centésimas de magnitud. Ahora tenemos dos estrellas para trazar nuestros
parámetros; ¿creen que el calculador electrónico podría darnos la posición del Sol
basándose en esos datos? De todas maneras, intentémoslo.
Stauffer lo intentó. El calculador parecía haber decidido mostrarse torpe aquel día. Sin
embargo, estrechó las zonas de búsqueda a un pequeño sector del firmamento, que
aproximadamente contenía una sesenta estrellas.
—¿Hace el Sol algo por el estilo? — preguntó Oestreicher—. Yo sabía que es una
estrella variable según las radiofrecuencias, pero ¿qué hay acerca de la luz visible?
—Si pudiésemos montar una antena de radiofrecuencia lo bastante grande, tendríamos
al Sol en seguida — dijo Hammersmith con tono preocupado—. Pero con la luz la cosa se
complica... Ejem. Si eso es el Sol, debemos estar más lejos aún de lo que me pensé.
Doctor Hoyle. ¿quiere coger mi reloj y tomarme el pulso?
—¿El pulso? — preguntó asombrado Hoyle—. ¿Se siente enfermo? El aire es...
—Me encuentro estupendamente, he respirado más enrarecido que éste y sobreviví —
repuso Hammersmith con irritación—. Tómeme el pulso para empezar, luego tómeselo a
cuantos estén aquí y deme la medida. Utilizaría a todo el personal del navío si tuviésemos
tiempo, pero no lo tenemos. Si ninguno de estos expertos sabe lo que voy a hacer, que
tenga la seguridad que no perderé preciosos minutos con explicaciones. Maldición, hay
muchas vidas en juego, ¿recuerdan?
Con los labios apretados Arpe asintió en silenció a Hoyle; no se atrevía a hablar. El
médico se encogió de hombros y comenzó a coleccionar latidos del corazón, empezando
por el corpulento explorador. Al cabo de un ratito tenía la cifra media que entregó a
Hammersmith escrita en un pedazo de papel arrancado de su talonario de recetas.
—Bien — exclamó Hammersmith—. Señor Stauffer, haga el favor de suministrarle a
nuestro Bessie estos datos. Permita una tolerancia en variaciones del dos por ciento y
extraiga la cifra con un incremento de cien y un decremento de seis; luego dígame el
porcentaje hallado. ¿Puede hacerlo?
—Es cosa sencilla — Stauffer programó la cinta. El calculador electrónico emitió la
respuesta casi antes de que el segundo oficial hubiese terminado de mecanografiar los
datos; Stauffer entregó a Hammersmith la tira de papel.
Arpe miraba con reluctante fascinación. No tenía la menor idea de lo que hacía
Hammersmith, pero empezaba a creer que después de todo existía una ciencia llamada
micro astronomía.
El silencio era denso mientras Hammersmith escrutaba estrella tras estrella. Por último
suspiró y dijo:
—Ahí lo tienen. De ahora en adelante no tendré más remedio que realizar tareas de
novena magnitud. Ese es el Sol. Incidentalmente les diré que estamos un poco más cerca
de Alfa Centauro que de la Tierra. Aunque Dios sabe que aún hay mucha distancia de
aquí a uno cualquiera de los dos sitios.
—¿Cómo puede estar tan seguro? — preguntó Arpe.
—No estoy seguro del todo, pero sí cuanto se puede estar seguro desde esta distancia.
Elija el lugar donde quiere ir, efectúe el salto, y se lo explicaré después. No podemos
arriesgarnos a matar más tiempo con sermones y conferencias.
—No — contestó Arpe —. No haré tal cosa. No voy a echar por la borda lo que
probablemente será nuestra última probabilidad... el navío no es fácil que soporte más de
un salto... en la base de unos cálculos cuya racionalidad no veo por ninguna parte.
—¿Y qué otra alternativa hay? — preguntó Hammersmith. con ligero desdén—.
¿Sentarse aquí y morir de anoxia y continuar aferrado a esa maldita tozudez?
—El capitán de esta nave soy yo — dijo Arpe, con el rostro enrojecido —. No nos
moveremos hasta que tengamos una explicación satisfactoria de sus pretensiones. ¿Me
comprende? Esa es mi orden y punto final.
Durante unos instantes los dos hombres se fulminaron mutuamente con la mirada,
inmóviles y hieráticos como ídolos, cada uno de ellos dios absoluto de su minúsculo
universo.
Los párpados de Hammersmith se bajaron. Casi en seguida pareció demasiado
cansado como para interesarse de cuanto le rodeaba.
—Está malgastando el tiempo — dijo por último —. Seguramente sería más rápido
comprobar el aspecto luminoso.
—Perdóneme, capitán — intervino Stauffer, excitado —. Acabo de hacerlo. Y creo que
esa estrella es el Sol. Está a una distancia de unos ochocientos años luz...
—¡Ochocientos años luz!
—Sí, señor, por lo menos. La mitad de las líneas espectrales faltan, pero las que
quedan bastan para definir la característica de la estrella mostrando su asombrosa
semejanza con nuestro Sol. No estoy seguro acerca de la estrella que el señor
Hammersmith identifica como Centauro A, pero por lo menos es su doble espectroscopio
y se halla a unos cincuenta años luz más cerca.
—Dios mío — murmuró Arpe—. ¡Ochocientos! Hammersmith volvió a alzar la vista, su
expresión curiosamente similar a la de un perro San Bernardo cuyo barrilito de coñac se
hubiese derramado.
—¿No basta con eso? — preguntó con voz áspera y ronca —. En nombre de Dios,
pongámonos en marcha. ¡Ella se está muriendo mientras nosotros estamos aquí
plantados y enfrascados en una cháchara inútil!
—Si no hay razonamientos, no habrá salto — dijo Arpe pétreo. Oestreicher le dirigió
una peculiar mirada de reojo. En aquel momento Arpe sintió que todo el resquemor
acumulado entre él y su primer oficial estaba a punto de estallar explosivamente, pero aún
así y todo estaba decidido a no ceder y no cedería.
—Muy bien — anunció con suavidad Hammersmith—. La cosa es asi. El Sol es una
estrella variable. Con poquísimas excepciones, las pulsaciones no exceden de la total
emisión media, la constante solar, en un máximo del dos por ciento. El período total es de
273 meses. Dentro de eso hay por lo menos unos sesenta y tres ciclos subordinados.
Existe uno de 212 días. Otro dura sólo una fracción más allá de seis días y medio... olvidé
el período exacto, pero es 1/1250 del ciclo principal, por si quiere trabajar ese dato con
Bessie, su cerebro electrónico.
—Deduje algo por el estilo — dijo Arpe—. ¿Pero qué bien nos hace a nosotros?
Carecemos de tablas para...
—Esos ciclos producen efectos — prosiguió Hammersmith —. El ¡ciclo de seis días y
medio influencia fuertemente el tiempo meteorológico en la Tierra, por ejemplo. Y el ciclo
de 212 días queda reflejado individuo por individuo en la media del pulso humano.
—Aja — dijo Oestreicher—. Ahora comprendo. ¡Esto capitán, esto significa que nunca
podremos perdernos! ¡No mientras el sol sea detectable, podamos identificarle o no!
¡Llevamos en la sangre el único rayo que necesitamos!
—Sí — afirmó Hammersmith—. Eso ocurre. Es mejor tomar una medida de todos los
puntos asequibles, puesto que un individuo puede hallarse demasiado excitado para dar
una cifra justa. Yo mismo lo soy. ¿Sería patentable?, me pregunto a veces. No, es ley de
naturaleza, supongo; además, resulta fácil infringir los derechos de patente, es lo mismo
que patentar el afeitado... Pero es verdad, señor Oestreicher. Usted puede irse tan lejos
como guste, pero el Sol permanece en la sangre. En realidad, jamás abandona su patria.
Alzó la cabeza y miró a Arpe con ojos hundidos y enrojecidos.
—¿Podemos irnos ahora, por favor? — dijo casi en un susurro—. Y, capitán... si este
retraso ha matado a Helen, será usted el responsable ante mí, aunque haya de
perseguirle hasta la estrella más pequeña y remota que Dios haya hecho jamás.
Arpe tragó saliva.
—Señor Stauffer — ordenó —, preparados para el salto.
—¿A dónde, señor? —dijo el segundo oficial —. ¿Volvemos a casa... o vamos a
nuestro destino? Allí estaba el dilema.
—Tras el siguiente salto el «Flyaway II» no valdría para el viaje espacial.
Si llegamos hasta Centauro, se quedarían atascados allí; habrían hecho el viaje
completo que permitía el sistema molecular del navío: Dos saltos.
Además... su motor es más importante que nada más a bordo. Que los pasajeros
vayan don-de quieran ir por todos los medios factibles, pero si no les es posible, el
Gobierno quiere que vuelva el motor... ¿comprendido?
—Contratamos con los pasajeros ir a Centauro— dijo Arpe, sentándose ante el tablero
de control del calculador electrónico—. Ahí es donde iremos.
—Muy bien, señor — contestó Oestreicher. Eran las tres palabras más bonitas que
Arpe había oído en su vida.
La muchacha negra, exquisita incluso en su inmóvil y terrible coma, fue la primera en
ser trasladada del navío al transbordador cohete que la conduciría a tierra, Hammersmith
la acompañó, su rostro grande, distorsionado de angustia.
Entonces comenzó la tarea de evacuar en masa a todos los demás.
Todos — pasajeros y tripulantes del navío—, llevaban ahora máscara.
Después del salto a través del denso rayo cósmico primario que Arpe había elegido, un
núcleo listado que iba hacia Centauro, de todas maneras, el «Flyaway II», filtraba aire
como si estuviese construido de una materia no mucho mejor que gasa quirúrgica.
Parecía un colador.
Oestreicher se volvió a Arpe y le tendió la mano.
—Un gran invento, señor — dijo el primer oficial—. Puede cortarse el motor y
conducirse rutinariamente después de haberse colimado... pero en la patria no lo sabrán
hasta que les llegue la noticia...por radio» dentro de unos cuatro años. Me alegro de haber
viajado en la prueba inaugural.
—Gracias, señor Oestreicher. ¿No echará de menos la ruta de Marte?
—También van a necesitar capitanes interplanetarios aquí, señor — hizo una pausa—.
Será mejor que vaya en ayuda del señor Stauffer para la evacuación.
—De acuerdo. Gracias, señor Oestreicher.
Entonces se quedó solo.
Tenía intención de ser el último en abandonar el navío; después de haber vivido con
Oestreicher y el personal durante tanto tiempo, veía que las tradiciones no nacen de la
nada.
Al cabo de un rato, sin embargo, la puerta de la estancia se abrió violentamente y el
doctor Hoyle entró.
—Patrón, está usted emboscado. Será mejor que salga.
—No — dijo Arpe con voz ronca, sin dejar de contemplar por la vidriera la llameante
partida del transbordador hacia aquel planeta verde y pardo, muy parecido a la Tierra,
excepto por las extrañas formas de sus continentes, a casi dos mil kilómetros allá abajo—.
¿Qué piensa usted, Hoyle? ¿Tiene ella alguna posibilidad?
—No lo sé. Puede decirse que la cosa está a cara y cruz. Quizá. Wilson... era cirujano
de navío en el «Flyaway I» la recogerá en cuanto aterrice. No es ningún joven, pero
cuando vinieron era un médico experto y con un cirujano la edad no importa, sino la
frecuencia con que opera. Pero, ha estado sin sentido muchísimo tiempo. Quizá quede un
poco...
Se detuvo.
—Siga — dijo Arpe—. Dígamelo sin miedo. Sé que estaba equivocado.
—Sufrió falta de oxígeno durante largo tiempo — prosiguió Hoyle sin mirar a Arpe —.
Puede ocurrir que cuando se recobre quede un poco torpe, mentalmente. Puede que no,
también; no hay forma de predecir esas cosas. Pero hay algo seguro; nunca se atreverá a
volver de nuevo al espacio. Ni siquiera regresar a la Tierra. La siguiente ligera caída de la
tensión del oxígeno la matará. Incluso he aconsejado que no vuele en aeroplano y Wilson
está de acuerdo conmigo.
Arpe tragó saliva.
—Lo sabe Hammersmith?
—Sí — replicó Hoyle —, lo sabe. Pero se quedará con ella. La ama.
El transbordador en que viajaban el explorador, su prometida, la hija del capitán
Willoughby, su Judy, y otras muchas personas, ya no era visible.
Con una opresión en el corazón, Arpe contempló cómo Centauro III giraba allá abajo.
Aquel planeta era la puerta de salida hacia las estrellas... para todo el mundo excepto
para Daryon y Helen Hammersmith. La puerta que se había cerrado tras ellos cuando
embarcaron en el transbordador ya no podría abrirse para conducirles a ningún lugar. Era
sólo la puerta de una prisión.
Pero también era, comprendió Arpe de pronto, una prisión que albergaría a un gran
maestro... no en humanidades, pero sí de Humanidad. Arpe, que gozaba de libertad, no
podía enseñar tal cosa.
Era cierto que conocía la forma de hacer algo grande... por ejemplo, viajar hasta las
estrellas. Era verdad que había llevado a Celia Gospardi y a los demás donde quisieron ir.
Era cierto que para su tripulación había llegado a ser una especie de héroe menor; y
también era verdad que él — el doctor Gordon Arpe, en algún tiempo recluso en su
laboratorio, luego improvisado capitán de espacionaves, en escasas ocasiones héroe
mezquino — había recibido un beso de despedida de una estrella de la 3-V.
Pero eso era agua pasada.
De ahora en adelante no le quedaba nada más que hacer que sentarse y mirar cómo
los demás perfeccionaban el motor Arpe; la brecha de cuatro años para la comunicación
entre Centauro y la Tierra le tendría apartado de aquellos experimentos como si fuese un
hombre del Cromañón o Daryon Hammersmith. La próxima vez que Arpe viese a un físico
terrestre, no tendría ni la menor oportunidad de comprender una palabra de lo que aquel
individuo dijera.
Esto era una prisión, también; una prisión que el capitán Gordon Arpe se había creado
él mismo y que luego arrojó bien lejos la llave.
—¿Me perdona, capitán?
—Oh. Lo siento, doctor Hoyle. No me había dado cuenta de que aún estaba aquí —
Arpe miró abajo por última vez, al planeta verde y pardo y aspiró una gran bocanada de
aire —. Digo sólo «Así sea».
FIN
http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!