Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

domingo, 30 de junio de 2013

Ray Bradbury - El Parque de Juegos

Ray Bradbury - El Parque de Juegos




     El seсor Charles Underhill ignorу mil veces el parque de juegos, antes y 
     despuйs de la muerte de su mujer. Pasaba ante йl mientras iba hacia el 
     tren suburbano, o cuando volvнa a su casa. El parque ni le gustaba ni 
     dejaba de gustarle. Apenas advertнa su existencia.
     Pero aquella maсana, su hermana Carol, que habнa ocupado durante seis 
     meses el espacio vacнo del otro lado de la mesa del desayuno, mencionу por 
     primera vez el tema, serenamente.
     -Jim va a cumplir tres aсos -dijo -. Asн que maсana lo llevarй al parque 
     de juegos.
     -їEl parque de juegos? -dijo el seсor Underhill.
     Ya en su oficina, subrayу en un memorбndum con tinta negra: mirar el 
     parque de juegos.
     Aquella misma tarde, con el estruendo del tren todavнa en el cuerpo, el 
     seсor Underhill recorriу el acostumbrado trayecto de vuelta con el 
     periуdico doblado y apretado bajo el brazo para evitar la tentaciуn de 
     leer antes de pasar el parque. Asн fue que, a las cinco y diez de aquel 
     dнa, llegу a la verja de hierros frнos y a Puerta abierta del parque, y se 
     quedу allн mucho, mucho tiempo, petrificado, mirбndolo todo...
     Al principio parecнa que no habнa nada que ver. Y luego, a medida que 
     dejaba de atender a su acostumbrado monуlogo interior, la escena gris y 
     borrosa, como la imagen de una pantalla de televisiуn, fue aclarбndose 
     poco a poco.
     Percibiу ante todo unas voces confusas, dйbiles gritos subacuбticos que 
     emergнan de unas lнneas indistintas, rayas en zigzag y sombras. Luego, 
     como si alguien hubiese puesto en marcha una mбquina, las voces se 
     convirtieron en gritos, las visiones se le aclararon de pronto. ЎY vio a 
     los niсos! Corrнan velozmente por el cйsped del parque, peleando, 
     golpeando, araсando, cayendo, con heridas que sangraban, o estaban a punto 
     de sangrar, o habнan sido vendadas hacнa poco. Una docena de gatos 
     arrojados a unos perros dormidos no hubieran chillado de esa manera. Con 
     una claridad increнble, el seсor Underhill vio las minъsculas cortaduras y 
     cicatrices en caras y rodillas.
     Resistiу parpadeando aquella primera explosiуn de sonido. La nariz 
     reemplazу a los ojos y oнdos, que se retiraron dominados por el pбnico.
     Aspirу el olor penetrante de los ungьentos, la tela adhesiva, el alcanfor, 
     y el mercuriocromo rosado, tan fuerte que se sentнa su gusto acre. Un 
     viento de yodo pasу por entre los hierros de la verja, de reflejos opacos 
     bajo la luz del dнa, nublado y gris. Los niсos corrнan como demonios 
     sueltos por un enorme campo de bolos, entrechocбndose ruidosamente, y 
     sumando golpes y heridas, empujones y caнdas hasta un incalculable total 
     de brutalidades.
     їEstaba equivocado o la luz del parque era de una intensidad peculiar? 
     Todos los niсos parecнan tener cuatro sombras. Una oscura, y tres 
     penumbras dйbiles que hacнan estratйgicamente imposible decir en quй 
     direcciуn se precipitaban sus cuerpos para alcanzar el blanco. Sн, la luz 
     oblicua y deformante parecнa transformar el parque en algo lejano y remoto 
     que Underhill no podнa alcanzar. 0 se trataba quizб de la dura verja de 
     hierro, no muy distinta de las verjas de los zoolуgicos, donde cualquier 
     cosa puede ocurrir del otro lado.
     Un corral de miserias, pensу Underhill. їPor quй insistirбn los niсos en 
     hacer insoportable la vida? Oh la continua tortura. Se oyу suspirar con un 
     inmenso alivio. Gracias a Dios, para йl la infancia habнa terminado, 
     definitivamente. No mбs pinchazos, moretones, pasiones insensatas y sueсos 
     frustrados.
     Una rбfaga le arrancу el periуdico. Corriу tras йl bajando los escalones 
     que llevaban al parque. Alcanzу el diario y se retirу deprisa. Pues 
     durante un brevнsimo momento, sumergido en aquella atmуsfera, habнa 
     sentido que el sombrero crecнa y se hacнa demasiado grande, la chaqueta 
     demasiado pesada, el cinturуn demasiado flojo, los zapatos demasiado 
     sueltos. Durante un instante se habнa sentido como un niсo que juega al 
     hombre de negocios con la ropa de su padre; a sus espaldas la verja se 
     habнa alzado hasta una altura imposible, mientras el cielo le pesaba en 
     los ojos con su enorme masa gris, y el olor del yodo, como el aliento de 
     un tigre, le agitaba los cabellos. Se volviу y corriу, tropezando, 
     cayйndose casi.
     Se detuvo, ya fuera del parque de juegos, como alguien que acaba de salir, 
     estremeciйndose, de un mar terriblemente frнo.
     -ЎHola, Charlie!
     Oyу la voz y se volviу para ver quiйn lo habнa llamado. Allб, en lo alto 
     de un tobogбn metбlico, un niсo de unos nueve aсos lo saludaba con un 
     ademбn.
     -ЎHola, Charlie!
     El seсor Underhill alzу tambiйn una mano. Pero no conozco a ese chico, 
     pensу. їY por quй me llama por mi nombre?
     El niсo sonreнa abiertamente en el aire hъmedo, y ahora, empujado por 
     otras ruidosas criaturas, se arrojу chillando por el tobogбn.
     Underhill observу pensativo la escena. El parque era como una inmensa 
     fбbrica que producнa, ъnicamente, pena, sadismo y dolor. Si uno observaba 
     durante media hora, no habнa allн una sola cara que no se retorciese, 
     llorase, enrojeciese de ira, empalideciera de miedo, en uno u otro 
     momento. ЎRealmente! їQuiйn habнa dicho que la infancia era la mejor edad 
     de la vida? Cuando en verdad era la mбs terrible, la mбs cruel, una йpoca 
     bбrbara donde no hay policнas que lo protejan a uno, sуlo padres ocupados 
     en sн mismos y en su mundo de allб arriba. No, si dependiera de йl, pensу 
     tocando la verja de hierros frнos, pondrнan aquн un cartel nuevo: EL 
     JARDНN DE TORQUEMADA.
     Y en cuanto a ese niсo que lo habнa llamado... їquiйn serнa? Habнa algo de 
     familiar en йl; quizб, escondido en los huesos, el eco de algъn viejo 
     amigo. El hijo, quizб, de un padre exitosamente ulcerado.
     Asн que es йste el parque donde va a jugar mi hijo, pensу el seсor 
     Underhill. Asн que es йste.
     Colgando el sombrero en la percha del vestнbulo' examinбndose la delgada 
     figura en el espejo claro como el agua, Underhill se sintiу invernal y 
     fatigado. Cuando su hermana saliу a recibirlo, y su hijo apareciу 
     sigilosamente, Underhill los saludу con algo menos que atenciуn. El niсo 
     trepу por el cuerpo de su padre, jugando al Rey de la Colina. Y el padre, 
     con los Ojos clavados en la punta del cigarro que estaba encendiendo, se 
     aclarу la garganta y dijo:
     -He estado pensando en ese parque, Carol.
     -Maсana llevarй a Jim.
     -їDe veras? їA ese parque?
     Underhill se estremeciу. Recordaba aъn los olores del parque, y lo que 
     allн habнa visto. Mientras recogнa el periуdico pensу en aquel mundo 
     retorcido con sus heridas y narices golpeadas, aquel aire tan lleno de 
     dolor como la sala de recibo de un dentista, y aquellas horribles y 
     espantosas sensaciones; horribles y espantosas no sabнa por quй.
     -їQuй pasa con ese parque? -preguntу Carol.
     -їLo has visto? -Underhill titubeу, confuso.- Maldita sea, me refiero a 
     los niсos, es una jaula de fieras.
     -Todos esos niсos son de muy buena familia.
     -Bueno, se pelean como pequeсas gestapos -dijo Underhill -. ЎSerнa como 
     enviarlo a un molino para que un par de piedras de dos toneladas lo hagan 
     papilla! Cada vez que imagino a Jim en ese pozo de bбrbaros, me estremezco.
     -Sabes muy bien que es el ъnico parque conveniente en varios kilуmetros a 
     la redonda.
     -No me importa. Me importa en cambio haber visto una docena de garrotes, 
     cachiporras y pistolas de aire comprimido. El primer dнa harбn pedazos a 
     Jim. Nos lo devolverбn en una fuente, con una naranja en la boca.
     Carol se riу.
     -ЎCуmo exageras!
     -Hablo en serio.
     -Jim tiene que vivir su propia vida. Es necesario que aprenda a ser duro. 
     Recibirб golpes y golpearб a otros. Los niсos son asн.
     -No me gustan los niсos asн.
     -Es la mejor йpoca de la vida.
     -Tonterнas. Yo solнa recordar con nostalgia mi infancia. Pero ahora 
     comprendo que era un tonto sentimental. La infancia es una pesadilla de 
     gritos y persecuciones, y volver a casa empapado de terror, de la cabeza a 
     los pies. Si puedo evitarle eso a Jim, lo harй.
     -Serнa perjudicial, y gracias a Dios imposible.
     - O quiero ni que se acerque a ese lugar, ya te lo he dicho. Antes 
     prefiero que se convierta en un recluso neurуtico.
     -ЎCharlie!
     -ЎSн, lo prefiero! Esas bestiezuelas, debнas haberlas visto. Jim es hijo 
     mнo, no tuyo, no lo olvides. -Sintiу en los hombros las delgadas piernas 
     del niсo, los delicados dedos que le alborotaban el cabello.- No quiero 
     que hagan con йl una carnicerнa.
     -Lo mismo le ocurrirб en la escuela. Es preferible que se vaya 
     acostumbrando ahora que tiene tres aсos.
     -He pensado en eso tambiйn. -El seсor Underhill tomу orgullosamente a su 
     hijo por los tobillos, que colgaban como delgadas y tibias salchichas 
     sobre las dos solapas.- Hasta podrнa buscarle un preceptor.
     -ЎOh, Charles!
     No hablaron durante la cena.
     Despuйs de cenar, el seсor Underhill llevу a Jim a dar un paseo mientras 
     Carol lavaba los platos. Pasaron frente al parque de juegos, iluminado por 
     las dйbiles lбmparas de la calle. Era una noche frнa de septiembre, y ya 
     se percibнa la fragancia seca del otoсo. Otra semana mбs, y rastrillarнan 
     a los niсos en los campos, como si fuesen hojas, y los llevarнan a quemar 
     a las escuelas, empleando el fuego y la energнa de la infancia para fines 
     mбs constructivos. Pero volverнan aquн despuйs de las clases, 
     acometiйndose unos a otros, convirtiйndose a sн mismo en veloces 
     proyectiles, dando en el blanco, estallando, dejando estelas de miseria 
     detrбs de aquellas guerras minъsculas.
     -Quiero ir ahн -dijo Jim apretбndose contra la alta verja de hierro, 
     observando a los ъltimos quince niсos que jugaban golpeбndose y 
     persiguiйndose.
     -No, Jim, no puedes querer eso.
     -Quiero jugar -dijo Jim, mirando fascinado, con los ojos brillantes, como 
     un niсo grande pateaba a un niсo pequeсo, que a su vez pateaba a otro mбs 
     pequeсo -. Quiero jugar, papб.
     Underhill tomу con firmeza el brazo menudo.
     -Vamos, Jim, tъ nunca te meterбs en esto mientras yo pueda evitarlo.
     -Quiero jugar.
     Jim gimoteaba ahora. Los ojos se le deshacнan en lбgrimas y tenнa la cara 
     como una naranja arrugada y brillante.
     Algunos de los niсos escucharon el llanto y levantaron la cabeza. 
     Underhill tuvo la horrible sensaciуn de encontrarse delante de una 
     madriguera de zorros, sorprendidos de pronto, y que alzaban los ojos de 
     los restos peludos y blancos de un conejo muerto. Los Ojos malvados de un 
     vidrioso amarillo, las barbillas cуnicas, los afilados dientes blancos, 
     los desordenados pelos de alambre, los jerseys cubiertos de zarzas, las 
     manos del color del hierro con las huellas de todo un dнa de luchas. El 
     aliento de los niсos llegaba hasta йl: regaliz oscuro y menta y jugo de 
     frutas, una dulzura repugnante, una mezcla que le retorcнa el estуmago. Y 
     sobre todo esto, el olor de mostaza caliente de alguien que se defendнa 
     contra un precoz catarro de pecho grasoso hedor de la carne untada con 
     emplasto; el s alcanforados, que se cocinaban bajo una banda de franela. 
     Todos los empalagosos y de algъn modo depresivos olores de lбpices, tizas 
     y borradores, reales 0 imaginarios, removieron en un instante viejos 
     recuerdos. El maнz crujнa entre los dientes y una jalea verde asomaba en 
     las narices que aspiraban y echaban aire. ЎDios! ЎDios!
     Los niсos vieron a Jim, nuevo para ellos. No dijeron una palabra, pero 
     cuando Jim se echу a llorar con mбs fuerza y Underhill comenzу a 
     arrastrarlo como una bolsa de cemento, los niсos los siguieron con los 
     ojos brillantes. Underhill sentнa deseos de amenazarlos con el puсo y 
     gritarles: « ЎBestias, bestias, no tendrйis a mi hijo! »
     Y entonces, con una hermosa impertinencia, el niсo que estaba en lo alto 
     del tobogбn de metal azul, tan alto que parecнa envuelto en una niebla, 
     muy lejos, el niсo con la cara de algъn modo familiar, lo llamу, agitando 
     la mano:
     -ЎHola, Charlie...
     Underhill se detuvo y Jim dejу de llorar.
     -ЎHasta luego, Charlie ... !
     Y la cara del niсo que estaba allн, en aquel alto y muy solitario tobogбn, 
     se pareciу de pronto a la cara de Thomas Marshall, un viejo y hombre de 
     negocios que vivнa en una calle vecina, pero a quien no veнa desde hacнa 
     aсos.
     -Hasta luego, Charlie.
     Luego, luego. їQuй querнa decir ese tonto?
     -ЎTe conozco, Charlie -llamу el niсo -. ЎHola!
     -їQuй? -jadeу Underhill.
     -Maсana a la noche, Charlie. ЎNo lo olvides! -y el niсo se deslizу por el 
     tobogбn, y se quedу tendido, sin aliento, con la cara como un queso blanco 
     mientras los otros niсos saltaban y se amontonaban sobre йl.
     Underhill se detuvo indeciso durante cinco segundos o quizб mбs, hasta que 
     Jim comenzу a llorar otra vez, y entonces, seguido por los dorados ojos 
     zorrunos, en aquel primer frнo del otoсo, arrastrу a Jim hasta la casa.
     A la tarde del dнa siguiente, el seсor Underhill terminу temprano su 
     trabajo en la oficina, tomу el tren de las tres, y llegу a Green Town a 
     las tres y veinticinco, con tiempo para embeberse de los activos rayos del 
     sol del otoсo. Curioso, pensу, cуmo de pronto, un dнa, llega el otoсo. Un 
     dнa es verano, y el dнa siguiente... їCуmo puede uno medirlo o probarlo? 
     їAlgo en la temperatura o el olor? ї0 el sedimento de los aсos, que por la 
     noche se desprende de los huesos, y comienza a circular por la sangre, 
     haciйndolo temblar a uno o estremecerse? Un aсo mбs viejo, un aсo mбs 
     cerca de la muerte, їera eso?
     Caminу calle arriba, hacia el parque, haciendo planes para el futuro. 
     Parecнa como si en otoсo uno hiciese mбs planes que en las otras 
     estaciones. Esto se relacionaba sin duda con la muerte. Uno piensa en la 
     muerte y automбticamente hace planes. Bueno, habнa que conseguir un 
     preceptor para Jim, eso era indiscutible. Nada de esas horribles escuelas. 
     La cuenta en el banco sufrirнa un poco, pero Jim, por lo menos, serнa un 
     niсo feliz. Podrнan elegir a sus amigos. Cualquier bravucуn que se 
     atreviese a tocar a Jim serнa arrojado a la calle. Y en cuanto a este 
     parque... Ўcompletamente fuera de la cuestiуn!
     -Oh, hola, Charles.
     Underhill alzу los ojos. Ante йl, a la entrada del parque, estaba su 
     hermana. Advirtiу en seguida que lo llamaba Charles, no Charlie. El 
     malestar de la noche anterior no habнa desaparecido del todo.
     -Carol, їquй haces aquн?
     La muchacha enrojeciу y mirу el parque a travйs de la verja.
     -No has hecho eso -dijo Underhill.
     Buscу con la mirada entre los niсos que reснan, corrнan, gritaban.
     -їQuieres decir que ... ?
     Carol moviу afirmativamente la cabeza, casi divertida.
     -Pensй que si lo traнa temprano...
     -Antes de que yo llegase, asн no me enteraba, їno es asн?
     Asн era.
     -Buen Dios, Carol, їdуnde estб Jim?
     -En este momento venнa a ver...
     -їQuieres decir que lo dejaste aquн toda la tarde?
     -Sуlo cinco minutos mientras hacнa unas compras.
     -Y lo dejaste. ЎBuen Dios! -Underhill tomу a su hermana por la muсeca.- 
     Bueno, vamos, encuйntralo, Ўsбcalo de ahн!
     Miraron juntos. Del otro lado de la verja una docena de chicos se 
     acometнan mutuamente, unas niсas se abofeteaban, y unos cuantos niсos se 
     dividнan en grupos y corrнan tropezando unos con otros.
     -ЎEstб ahн, lo sй! -dijo Underhill.
     En ese momento, Jim pasу corriendo, perseguido por seis niсos. Gritaba y 
     sollozaba. Rodу por el suelo, se incorporу, volviу a correr, cayу otra 
     vez, chillando, y los niсos que lo perseguнan descargaron sobre йl sus 
     cerbatanas.
     -Les meterй esas cerbatanas en las narices -dijo Underhill -. ЎCorre, Jim, 
     corre!
     Jim se lanzу hacia la puerta. Underhill lo tomу en brazos. Era como alzar 
     una masa arrugada y empapada. Le sangraba la nariz, se le habнan 
     desgarrado los pantalones, estaba cubierto de tizne.
     -ЎAhн tienes tu parque! -dijo Underhill, de rodillas, sosteniendo a su 
     hijo y levantando la cabeza hacia Carol -. ЎAhн tienes a tus dulces y 
     felices inocentes, a tus juguetones fascistas! Que encuentre aquн otra vez 
     a este chico y me vas a oнr. Vamos, Jim. Y ustedes, pequeсos bastardos, 
     Ўvбyanse!
     -Nosotros no hicimos nada -dijeron los niсos.
     -їEn quй se ha transformado el mundo? -dijo el seсor Underhill 
     interrogando al universo.
     -ЎHola, Charlie! -dijo el niсo desconocido, desde el parque. Agitу una 
     mano y sonriу.
     -їQuiйn es йse? -preguntу Carol.
     -їCуmo diablos voy a saberlo? -dijo Underhill.
     -Te verй mбs tarde, Charlie. Hasta luego -dijo el niсo desapareciendo.
     El seсor Underhill se llevу a su hermana y a su hijo.
     -ЎSбcame la mano del codo! -dijo Carol.
     Underhill se fue a acostar temblando de rabia. No podнa dominarse. Tomу un 
     poco de cafй, pero nada detenнa esos temblores. Tenнa ganas de arrancarles 
     los pulposos cerebritos a aquellas groseras y frнas criaturas. Sн, 
     aquellas criaturas melancуlicas, perversas como zorros, con rostros frнos 
     que ocultaban la astucia, la traiciуn y el veneno. En nombre de todo lo 
     que era decente, їquй clase de niсos era esta nueva generaciуn? Una banda 
     armada de palos, cuerdas y cuchillos; una manada sedienta de sangre, 
     formada por idiotas descabellados. Las aguas de albaсal del descuido les 
     corrнan por las venas. Ya en cama, moviу violentamente la cabeza, una y 
     otra vez, del lado caliente de la almohada al otro lado, y al fin se 
     levantу y encendiу un cigarrillo; pero eso no bastaba. Al llegar a la casa 
     se habнa peleado con Carol, y le habнa gritado, y ella le habнa gritado a 
     йl, como un pavo y una pava que chillan en medio del campo, donde todos se 
     rнen de las tonterнas de la ley y el orden, que nadie recuerda.
     Underhill se sentнa avergonzado. Uno no combate la violencia con 
     violencia, no si uno es un caballero. Uno habla con calma. Pero Carol 
     querнa poner al niсo en un torno y que lo despachurrasen. Querнa que lo 
     pincharan, lo agujerearan y descargaran sobre йl todos los golpes. Que lo 
     golpearan continuamente, desde el parque de juegos al parvulario, y luego 
     en la escuela, en el colegio, en el bachillerato. Si tenнa suerte, al 
     llegar al bachillerato los golpes y crueldades se refinarнan a sн mismos; 
     el mar de sangre y saliva se retirarнa de la costa de los aсos y dejarнa a 
     Jim a orillas de la madurez con quiйn sabe quй perspectivas para el 
     futuro, con el deseo, quizб, de ser un lobo entre lobos, un perro entre 
     perros, un asesino entre asesinos. Ya habнa bastante de todo eso en el 
     mundo. Sуlo pensar en los prуximos diez o quince aсos de tortura 
     estremecнa al seсor Underhill. Sentнa la carne entumecida por las 
     inyecciones, herida, quemada, aplastada, retorcida, violada y machacada. 
     Underhill se sacudiу como una medusa de mar echada violentamente en una 
     mezcladora de cemento. Jim nunca sobrevivirнa. Era demasiado delicado para 
     esos horrores.
     Underhill se paseaba por la casa, envuelta en las sombras de la 
     medianoche, pensando en todo esto: en sн mismo, en su hijo, el parque, el 
     miedo. No hubo parte que no tocara y revolviera dentro de йl. Cuбnto, se 
     dijo a sн mismo, cuбnto de esto se debe a la soledad, cuбnto a la muerte 
     de Ann, cuбnto a la nostalgia. їY quй realidad tiene el parque mismo, y 
     los niсos? їCuбnto hay ahн de racional y cuбnto de disparate? Moviу los 
     delicados pesos en la escala, y observу cуmo el fiel se movнa, se detenнa, 
     y volvнa a moverse, hacia atrбs, y hacia adelante, suavemente, entre la 
     mediano, che y el alba, entre lo blanco y lo negro, entre la sana cordura 
     y la desnuda insensatez. No debнa apretar tanto, tenнa que darle al niсo 
     mбs libertad. Y sin embargo... cuando miraba el rostro menudo de Jim veнa 
     siempre en йl a Ann, en los ojos, en la boca, en las aletas de la nariz, 
     en el aliento tibio, en el brillo de la sangre que se movнa bajo la 
     delgada cuchilla de la piel. Tengo derecho, pensу, a tener miedo. Tengo 
     todo el derecho. Cuando uno tiene dos hermosos objetos de porcelana, y uno 
     se rompe, y el otro, el ъltimo, queda intacto, їcуmo ser objetivo, cуmo 
     guardar una inmensa calma, cуmo sentirse de cualquier manera, pero no 
     preocupado?
     No, pensу Underhill caminando lentamente por el vestнbulo, nada puedo 
     hacer sino tener miedo, y tener miedo de tener miedo.
     -No necesitas rondar la casa toda la noche -le dijo su hermana desde la 
     cama, cuando Underhill pasу ante su puerta -. No seas niсo. Siento haberte 
     parecido terca o frнa. Pero tienes que pensarlo. Jim no puede permitirse 
     un preceptor. Ann hubiera querido que fuese a la escuela, como todos. Y 
     debe volver a ese parque maсana, y seguir yendo hasta que aprenda a ser 
     hombre y se acostumbre a los otros niсos. Entonces no reсirбn tanto con йl.
     Underhill callу. Se vistiу en silencio, a oscuras, bajу las escaleras, y 
     abriу la puerta de calle. Faltaban cinco minutos para la medianoche. 
     Caminу rбpidamente calle abajo, entre las sombras de los olmos, los 
     nogales y los robles, tratando de dejar atrбs aquella rabia, aquel 
     orgullo. Sabнa que Carol tenнa razуn, por supuesto. Йste era el mundo en 
     que uno vivнa, y habнa que aceptarlo. Pero йsa era, precisamente, la mayor 
     dificultad. Habнa pasado ya por aquellas pruebas, sabнa lo que es ser un 
     niсo entre leones. Su propia infancia habнa vuelto a йl en las ъltimas 
     horas, una йpoca de terror y violencia. Y no podнa resistir el pensamiento 
     de que Jim pasarнa por todo eso, especialmente una criatura delicada como 
     йl, de huesos delgados, de rostro pбlido. їQuй puede esperarse entonces 
     sino acosamientos y huidas?
     Se detuvo junto al parque, aъn iluminado por una gran lбmpara. De noche 
     cerraban la puerta, pero la luz seguнa encendida hasta las doce. Sentнa 
     deseos de destrozar aquel lugar despreciable, echar abajo la verja de 
     hierro, borrar los toboganes y decirles a los niсos: -ЎVбyanse! ЎVбyanse 
     todos a jugar a los patios de sus casas!
     Quй ingenioso el frнo, el profundo parque. Nunca se sabнa dуnde vivнan los 
     otros. El niсo que te habнa roto los dientes, їquiйn era? Nadie lo sabнa. 
     їDуnde vivнa? Nadie lo sabнa. Uno podнa venir aquн una vez, pegarle a un 
     niсo mбs pequeсo, y luego irse a otro parque. Nunca te encontrarнan. De 
     parque en parque, uno podнa llevar a cabo sus trucos criminales, y todos 
     lo olvidarнan a uno. Se podнa regresar a este mismo parque un mes despuйs, 
     y si el niсito a quien le hiciste saltar los dientes estaba allн y te 
     reconocнa, podнas negarlo. «No, no soy йse. Tiene que haber sido otro 
     chico. Es la primera vez que vengo aquн. No, Ўno soy йse! »
     Y cuando el niсito se diese vuelta, podнas derribarlo de un golpe. Y 
     correr luego por calles anуnimas, un ser anуnimo.
     -Quй puedo hacer realmente?, pensу Underhill. Carol es mбs que generosa 
     con su tiempo. Es muy buena con Jim, eso no puede discutirse. Mucho del 
     amor con que hubiese podido edificar un matrimonio, se lo ha dado a Jim 
     este aсo. No puedo pelearme continuamente con ella a propуsito del niсo, y 
     no puedo decirle que se vaya. Quizб si nos fuйramos al campo eso podrнa 
     ayudar. No, no, imposible; el dinero. Pero no puedo dejar a Jim aquн, 
     tampoco.
     -Hola, Charlie -dijo una voz serena.
     Underhill girу sobre sus talones. Allн, dentro del parque, sentado en el 
     suelo, dibujando con un dedo en el polvo, estaba el solemne niсo de nueve 
     aсos. No alzу los ojos. Dijo Hola, Charlie, sin moverse, con naturalidad, 
     en aquel mundo que se extendнa mбs allб de la dura verja de hierro.
     -їCуmo conoces mi nombre? -dijo Underhill.
     -Lo conozco. -El niсo cruzу cуmodamente las piernas, sonriendo.- Estбs en 
     dificultades.
     -їQuй haces aquн a esta hora? їQuiйn eres?
     -Me llamo Marshall.
     -ЎPor supuesto! Tommy, el hijo de Tom Marshall. Ya me parecнas familiar.
     El niсo se riу suavemente.
     -Mбs familiar de lo que crees.
     -їCуmo estб tu padre, Tommy?
     -їLo has visto ъltimamente? -preguntу el niсo.
     -En la calle, hace dos meses, sуlo un momento.
     -їQuй aspecto tenнa?
     -їQuй?
     -їQuй aspecto tenнa el seсor Marshall? -preguntу el niсo. Era curioso, 
     pero parecнa rehusarse a decir «mi padre».
     -Buen aspecto. їPor quй?
     -Sospecho que es un hombre feliz -dijo el niсo.
     El seсor Underhill mirу las piernas del niсo y vio que estaban cubiertas 
     de costras y araсazos.
     -їNo te vas a casa, Tommy?
     -Me quedй un rato para verte. Sabнa que ibas a venir. Tienes miedo.
     El seсor Underhill no supo quй contestar.
     -Esos pequeсos monstruos -dijo al fin.
     El niсo dibujу un triбngulo en el polvo.
     -Quizб yo pueda ayudarte.
     Era ridнculo.
     -їCуmo?
     -Darнas algo por evitarle esto a Jim, їno es verdad? Cambiarнas de lugar 
     con йl, si pudieses.
     El seсor Underhill, los pies clavados en el suelo, asintiу con un 
     movimiento de cabeza.
     -Bueno, ven maсana a las cuatro de la tarde. Podrй ayudarte entonces.
     -Pero, їde quй ayuda hablas?
     -No puedo explicбrtelo -dijo el niсo -. Es algo relacionado con el parque. 
     En todo lugar donde hay maldad, hay tambiйn poder. Puedes sentirlo, їno es 
     cierto?
     Un viento cбlido recorriу el parque desnudo, iluminado por aquella ъnica 
     lбmpara. Sн, aun ahora, a medianoche, habнa en el parque algo de maldad, 
     pues en йl se cometнan actos malvados.
     -Todos los parques son como йste?
     -Algunos. Quizб йste sea ъnico entre muchos. Quizб dependa de cуmo lo 
     mires tъ. Las cosas son lo que quieres que sean. Mucha gente opina que 
     este parque es magnнfico. Tienen razуn tambiйn. Depende del punto de 
     vista, quizб. Lo que quiero decir, sin embargo, es que Tom Marshall era 
     muy parecido a ti. Se preocupaba tambiйn por Tommy Marshall y el parque y 
     los chicos. Querнa evitarle a Tommy molestias y penas.
     Hablar de la gente como si se encontrara muy lejos incomodaba al seсor 
     Underhill.
     -Asн que hicimos un trato.
     -їCon quiйn?
     -Con el parque, supongo, o el que lo dirige, quienquiera que sea.
     -їQuiйn lo dirige?
     -Nunca lo he visto. Hay una oficina allн, bajo el kiosco, con una luz que 
     no se apaga en toda la noche. Es una luz brillante, azul, algo graciosa. 
     Hay tambiйn un escritorio sin papeles, y una silla vacнa. En la puerta se 
     lee GERENTE, pero nadie vio nunca al hombre.
     -Debe de andar por ahн.
     -Exactamente -dijo el niсo -. 0 yo no estarнa donde estoy, y algunos otros 
     no estarнan donde estбn.
     -Hablas por cierto como una persona adulta.
     El niсo sonriу complacido.
     -їQuieres saber quiйn soy realmente? No soy Tommy Marshall, de ningъn 
     modo. Soy Tom Marshall, el padre. -El niсo siguiу sentado en el polvo, 
     inmуvil, a aquella hora de la noche, bajo la luz alta y lejana. El viento 
     le movнa suavemente el cuello de la camisa, que le rozaba la cara, y 
     arrastraba el polvo fresco.- Soy Tom Marshall, el padre. Sй que te serб 
     difнcil creerlo. Pero asн es. Tenнa mucho miedo por Tommy. Pensaba lo 
     mismo que tъ a propуsito de Jim. Asн que hice este trato con el parque. 
     Oh, hay varios aquн que han hecho lo mismo. Si te fijas un poco los 
     distinguirбs de los otros niсos por la expresiуn de la mirada.
     Underhill parpadeу.
     -Serб mejor que vayas a acostarte.
     -Tъ quieres creerme Quieres que sea cierto. Lo veo en tus Ojos. Si 
     pudieras cambiar con Jim, lo harнas. Deseas evitarle toda esta tortura, 
     ponerlo en tu lugar, ya crecido, con todo el trabajo hecho.
     -Cualquier padre decente simpatiza con su hijo.
     -Y tъ mбs que otros. Tъ sientes todos los mordiscos y puntapiйs. Bueno, 
     ven maсana por aquн. Puedes hacer un trato, tambiйn.
     -їCambiar con Jim? -Era un pensamiento increнble, divertido, pero 
     satisfactorio - їCuбnto tendrй que pagar?
     -Nada. Sуlo tienes que jugar en el parque.
     -їTodo el dнa?
     -E ir a la escuela, por supuesto.
     -їY crecer otra vez?
     -Sн, y crecer otra vez. Ven por aquн maсana a las cuatro.
     -Maсana tengo que trabajar en la ciudad.
     -Maсana -dijo el niсo.
     -Serб mejor que vayas a acostarte, Tommy.
     -No, Tommy no. Me llamo Tom Marshall -dijo el niсo sin moverse.
     Las luces del parque se apagaron.
     El seсor Underhill y su hermana no se hablaron en el desayuno. Underhill 
     solнa llamarla al mediodнa para hablar de esto o aquello, pero aquel dнa 
     no telefoneу. Sin embargo, a la una y media, luego de un mal almuerzo, 
     marcу el nъmero de la casa. Cuando Carol respondiу, cortу la comunicaciуn 
     Cinco minutos mбs tarde volviу a llamar.
     -Charlie, їllamaste tъ hace cinco minutos?
     -Sн -dijo Underhill.
     -Me pareciу oнrte respirar antes de que cortaras. їPara quй llamaste, 
     querido?
     Carol se mostraba comprensiva otra vez.
     -Oh, llamaba, nada mбs.
     -Han sido dos dнas malos, їno es cierto? Tъ me entiendes, їno es cierto, 
     Charlie? Jim debe ir al parque de juegos y recibir unos pocos golpes.
     -Unos pocos golpes, sн.
     Underhill vio la sangre y los zorros hambrientos y los conejos 
     despedazados.
     -Aprender a dar y recibir -decнa Carol -, y pelear si es necesario.
     -Pelear si es necesario.
     -Sabнa que me darнas la razуn.
     -La razуn -dijo Underhill -. Es cierto. No hay escapatoria. Debe ser 
     sacrificado.
     -Oh, Charlie, quй raro eres.
     Underhill carraspeу.
     -Bueno, estб decidido.
     -Sн.
     Me pregunto cуmo serб eso, pensу Underhill.
     -їTodo estб bien? -preguntу ante el telйfono.
     Pensу en los dibujos en el polvo, en el niсo sentado en el suelo.
     -Sн -dijo Carol.
     -He estado pensando -dijo Underhill.
     -Habla.
     -Estarй en casa a las tres -dijo lentamente, separando las palabras como 
     un hombre a quien han golpeado en el estуmago, falto de aliento -. Haremos 
     un paseo, tъ, Jim y yo -dijo con ojos cerrados.
     -ЎMagnнfico!
     -Al parque -aсadiу Underhill, y colgу el tubo.
     Era realmente el otoсo ahora, el frнo real. Durante la noche los бrboles 
     habнan enrojecido, y ahora sus hojas caнan en espiral alrededor de la cara 
     del seсor Underhill, que subнa hacia la puerta de su casa. Allн estaban 
     Carol y Jim, apretados y protegiйndose del frнo, esperбndolo.
     -ЎHola! -se gritaron, abrazбndose y besбndose.
     -ЎAh, aquн estб Jim!
     -ЎAh, aquн estб papб!
     Se rieron y Underhill se sintiу paralizado. Faltaba lo peor del dнa. Eran 
     casi las cuatro. Mirу el cielo plomizo, que podнa derramar en cualquier 
     momento un rнo de plata fundida; un cielo de lava y hollнn y viento 
     hъmedo. Tomу fuertemente a su hermana por el brazo mientras caminaban.
     Carol sonriу.
     -ЎQuй amable estбs!
     -Es ridнculo, por supuesto -dijo Underhill pensando en otra cosa.
     -їQuй?
     Habнan llegado a la entrada del parque.
     -Hola, Charlie.
     Allб lejos, en la cima del monstruoso tobogбn estaba el chico de Marshall, 
     agitando la mano. No sonreнa ahora.
     -Tъ espera aquн -le dijo el seсor Underhill a su hermana---. Serб nada mбs 
     que un momento. Me llevo a Jim al parque.
     -Muy bien.
     Underhill tomу la manita del niсo.
     -Vamos, Jim. No te separes de papб.
     Bajaron los duros escalones de cemento, y se detuvieron en el polvo liso. 
     Ante ellos, en una secuencia mбgica, se extendнan los diagramas, las 
     rayuelas gigantescas, los asombrosos numerales y triбngulos y figuras 
     oblongas que los niсos habнan dibujado en el polvo increнble.
     Un viento enorme bajу del cielo y el seсor Underhill se estremeciу. Apretу 
     con mбs fuerza aъn la mano del niсo y mirу a su hermana.
     -Adiуs -dijo.
     Pues estaba creyйndolo. Estaba en el parque y lo creнa, y era mejor asн. 
     Nada era demasiado bueno para Jim. ЎNada en este mundo atroz! Y ahora su 
     hermana se reнa de йl.
     -ЎCharlie, tonto!
     Y entonces echaron a correr, a correr por el suelo sucio del parque, por 
     el fondo de un mar pйtreo que los empujaba y apretaba.
     -ЎPapб! ЎPapб! -lloraba ahora Jim, y los niсos corrнan hacia ellos. El 
     niсo del tobogбn se acercaba aullando, y las rayuelas giraban en el polvo. 
     Un terror incorpуreo se apoderу de Underhill, pero sabнa quй debнa hacer, 
     quй debнa hacerse, y quй ocurrнa. En el otro extremo del parque volaban 
     las pelotas de fъtbol, zumbaban las pelotas de bйisbol, saltaban los 
     palos, relampagueaban los puсos, y la puerta de la oficina del gerente 
     permanecнa abierta, y habнa un escritorio vacнo y una silla vacнa, y una 
     luz solitaria iluminaba el cuarto.
     Underhill trastabillу, cerrу los ojos y cayу, llorando, con el cuerpo 
     doblado por el dolor, murmurando palabras extraсas, mientras el mundo 
     giraba y giraba.
     -Ya estб, Jim -dijo una voz.
     Y el seсor Underhill, subiу, subiу con los ojos cerrados, subiу por unos 
     ruidosos peldaсos metбlicos, gritando, aullando, con la garganta seca.
     Y luego abriу los ojos.
     Estaba en lo alto del tobogбn. El gigantesco y metбlico tobogбn azul que 
     parecнa de tres mil metros de altura. Unos niсos lo atropellaban, lo 
     golpeaban para que siguiese, Ўtнrate, tнrate!
     Y Underhill mirу. Yallб abajo, un hombre de abrigo negro se alejaba del 
     parque, y allб, en la entrada, una mujer lo saludaba con la mano, y el 
     hombre se detuvo junto a la mujer, y ambos lo miraron, agitando las manos 
     y gritбndole:
     -ЎDiviйrtete, Jim! ЎDiviйrtete!
     Underhill dio un grito. Se mirу las manos, comprendiendo, aterrorizado. 
     Las manos pequeсas, las manos delgadas. Mirу la tierra allб abajo, muy 
     lejos. Sintiу que le sangraba la nariz, y allн estaba el chico de 
     Marshall, junto a йl.
     -ЎHola! -gritу el otro, golpeбndole la boca -. ЎSуlo pasaremos aquн doce 
     aсos! -gritу en medio del tumulto.
     ЎDoce aсos!, pensу el seсor Underhill, atrapado. Y el tiempo es diferente 
     para los niсos. Un aсo es como diez aсos. No, no se extendнan ante йl doce 
     aсos de infancia, sino un siglo, un siglo de esto.
     -ЎTнrate!
     Detrбs de йl, mientras lo pinchaban, aporreaban, empujaban, el hedor de la 
     mostaza, el Vick Vaporub, los manнes, el regaliz masticado y caliente, la 
     goma de menta y la tinta azul. El olor del hilo de las cometas y el jabуn 
     de glicerina; el olor a calabaza de la fiesta de Todos los Santos, y la 
     fragancia de las mбscaras de papel, y el olor de las cicatrices secas. Los 
     puсos se alzaban y caнan, Underhill vio las caras de zorros y, mбs allб, 
     junto a la verja, al hombre y la mujer que lo saludaban con la mano. Se 
     estremeciу, se cubriу el rostro, sintiу que lo empujaban, cubierto de 
     heridas, al borde de la nada. De cabeza, se dejу caer por el tobogбn, 
     chillando, perseguido por diez mil monstruos. Un momento antes de golpear 
     contra el suelo, de caer en un nauseabundo montуn de garras, tuvo de 
     repente un pensamiento.
     Esto es el infierno pensу. ЎEsto es el infierno!
     Y en la caliente multitud demoledora nadie le dijo que no.
http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!