Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

lunes, 14 de enero de 2013

Encuentro final Harry Harrison




Encuentro final

Harry Harrison

Lejos en el futuro, descubrieron una nueva ley natural: lo que va hacia arriba debe volverse circular. Incluso Hautamaki llegó en circulo a la idea.

I

Hautamaki había hecho aterrizar la nave en un trozo de roca recubierto de cascotes, en un señalado y viejo flujo de lava en el lado incorrecto del glaciar. Tjond había pensado, pero sólo para sí, que podían haber aterrizado más cerca; pero Hautamaki era el capitán de la nave y tomaba todas las decisiones. Otra vez, se podía haber quedado en la nave. Nadie la había forzado a que se uniera a este horrendo trepar a lo largo del hielo agrietado. Pero, por supuesto, el quedarse atrás estaba fuera de discusión.
Había una señal de radio de algún tipo allí —en este planeta deshabitado— enviando chillidos y crujidos en una docena de frecuencias. Ella tenía que estar allí cuando lo encontraran.
Gulyas la ayudó a sobrepasar un lugar difícil y ella le recompensó con un rápido beso en su mejilla quemada por el viento.
Era demasiado esperar que eso podría ser cualquier otra cosa que una señal de radio humana, aunque su nave se suponía que estaba cubriendo un área inexplorada. Aun así había una levísima posibilidad de que otros pudieran haber construido esa baliza. El pensamiento de que pudiera no estar en el momento de un descubrimiento de ese tipo era insoportable. ¿Durante cuánto tiempo había estado la humanidad buscando, durante cuántas oscuras centurias?
Ella tenía que descansar, no estaba acostumbrada a este tipo de esfuerzo físico. Estaba atada a la cuerda entre los dos hombres, y cuando se detenía todos se detenían. Hautamaki se detuvo y miró cuando sintió el indeciso tirón en la cuerda, la miró fijamente y no dijo nada. Su cuerpo lo decía todo por él, arrogante, alto, musculoso, bronceado y desnudo bajo el transparente traje de atmósfera. El estaba respirando suave y normalmente, y su rostro nunca cambiaba de expresión mientras miraba el desesperado movimiento de su pecho. ¡Hautamaki! ¿Qué clase de hombre eres, Hautamaki, para ignorar a una mujer con tal mirada agónica?

Para Hautamaki fue la cosa más dura que había tenido que hacer jamás. Cuando los dos extraños habían caminado por la extendida lengua de la rampa de subida a la nave, se había sentido violado.
Esta era su nave, suya y de Kiiskinen. Pero Kiiskinen estaba muerto y el niño que ellos deseaban tener también estaba muerto. Muerto antes de haber nacido, antes de ser concebido. Muerto porque Kiiskinen se había ido y Hautamaki jamás desearía un niño otra vez. Y aun así había trabajo que hacer; habían completado escasamente la mitad de su recorrido cuando el accidente había ocurrido. Regresar a la base de salida hubiese sido un gasto demasiado pródigo de combustible y tiempo, por lo que él había llamado pidiendo instrucciones... y éste había sido el resultado. Un nuevo equipo de reconocimiento, inexperto y tosco.
Ellos dos estaban esperando su primera tarea; lo cual significaba que al menos tenían el entrenamiento, aunque no la experiencia. Físicamente realizarían el trabajo que era necesario hacer. No había que preocuparse acerca de eso. Pero ellos eran un equipo y él sólo era la mitad de uno: y la soledad podía ser una cosa terrible.
Podía haberles dado la bienvenida si Kiiskinen hubiese estado allí. Ahora los aborrecía.
El hombre vino primero, extendiendo su mano.
—Soy Gulyas, como sabe, y ella es mi esposa, Tjond. —Hizo un gesto por sobre el hombro y sonrió con la mano aún extendida.
—Bien venidos a bordo de mi nave —dijo Hautamaki, y unió sus manos en su espalda. Si aquel tonto no sabía nada acerca de las costumbres sociales de los Hombres, él no era quien le iba a enseñar.
—Lo lamento. He olvidado que no intercambian saludos con las manos ni tocan a los extraños. —Aún sonriendo, Gulyas se hizo a un lado para dejar lugar a que su mujer entrara en la nave.
—¿Cómo está usted, capitán? —dijo Tjond. Entonces sus ojos se agrandaron y se sonrojó, cuando vio por vez primera que él estaba completamente desnudo.
—Les enseñaré sus alojamientos —dijo Hautamaki, girándose y alejándose, sabiendo que ellos le seguirían. ¡Una mujer! El las había visto antes en varios planetas, incluso había hablado con ellas, pero nunca había creído que algún día tendría una de ellas en su nave. ¡Qué feas eran, con sus henchidos cuerpos! No había que preguntarse por qué en los otros mundos todas usaban ropas, para esconder esas lamentables protuberancias y el exceso de grasa debajo.
—¡Ni siquiera llevaba zapatos! —exclamó Tjond indignada, mientras que él cerraba la puerta. Gulyas se rió.
¾¿Desde cuándo te ha preocupado la desnudez? No parecía preocuparte durante tus vacaciones en Hie. Y ya sabías cuáles eran las costumbres de los Hombres.
—Eso era diferente. Todos estaban vestidos, o desnudos; es igual. Pero esto, ¡es casi indecente!
—La indecencia de un hombre es la decencia de otro.
—Estoy segura de que no podrías decir eso tres veces más rápido.
—No tiene importancia, de todas formas es verdad. Cuando te desenvuelvas delante de él, probablemente pensarás que nosotros estamos socialmente tan equivocados como a ti te parece que él lo está.
—No lo pienso, ¡lo sé! —dijo ella, poniéndose de puntillas para alcanzar su oreja con sus pequeños dientes, tan blancos y perfectamente delineados como granos de arroz—. ¿Cuánto hace que nos hemos casado?
—Seis días, diecinueve horas y algunos extraños minutos.
—Sólo extraños porque no me has besado en tan terrible y largo tiempo.
El sonrió a su pequeña y encantadora figura, pasó su mano por la tibia firmeza de su cráneo sin cabello y hacia abajo por su derecho cuerpo, tocando los sobresalientes y casi vestigiales capullos de sus senos.
—Eres hermosa —dijo él; luego la besó.

II

Una vez que hubieron atravesado el glaciar, la caminata fue más fácil sobre la compacta nieve. En una hora habían alcanzado la base de la cúspide rocosa. Se extendía sobre ellos contra el verdusco cielo, negro y con grietas. Tjond dejó que sus ojos viajaran hacia arriba en toda su longitud y. deseó poder gritar.
—¡Es demasiado alto! Es imposible trepar. Con el trineo especial podríamos subir.
—Hemos discutido eso antes —dijo Hautamaki, mirando a Gulyas como hacía siempre cuando le hablaba a ella—. No traeré ninguna fuente de radiación cerca del aparato antes de que determinemos de qué se trata. Nada hemos podido sacar de nuestra fotografía aérea, exceptuando que parecía ser una máquina sin vigilancia de alguna clase. Yo treparé primero. Vosotros podéis seguirme. No es difícil en este tipo de roca.
No era difícil..., era de todo punto de vista imposible. Ella trepó y cayó y no pudo subir mucho por la cuerda. Al final desató la cuerda. Tan pronto como los dos hombres hubieron subido por encima de ella, se lamentó desesperanzadamente con la cara entre las manos. Gulyas debió de haberla oído, o sabría cómo se debería de sentir ella al verse dejada atrás, porque la llamó.
—Te echaré una cuerda tan pronto como llegue a la cima, con un lazo al final. Deslízalo sobre tus brazos y te subiré.
Estaba segura de que él no sería capaz de hacerlo, pero aun así tenía que intentarlo. El emisor... ¡podía no ser de fabricación humana!
La cuerda le cortaba en el cuerpo y, sorprendentemente, él pudo izarla hacia arriba. Ella hizo lo .posible para no moverse y balancearse por el risco: luego, Gulyas se acercaba a ella para ayudarla. Hautamaki estaba sosteniendo la cuerda... y ella supo que era la fuerza de esos poderosos brazos, y no los de su marido, los que la habían elevado tan rápidamente.
—Hautamaki, gracias por...
—Examinaremos el aparato ahora —dijo él, interrumpiéndola y mirando a Gulyas mientras hablaba—. Ambos os quedaréis aquí con mi paquete. No os aproximéis, excepto si se os ordena.
Se giró sobre sus talones y, resueltamente, con grandes zancadas, se alejó hacia el afloramiento en el cual se encontraba la máquina. A no más de un paso de ella se detuvo y se apoyó sobre una rodilla; su cuerpo se ocultaba en su mayor parte de la vista, y se mantuvo durante largos minutos en esta posición agachada.
—¿Qué es lo que está haciendo? —susurró Tjond, cogiéndose fuertemente al brazo de Gulyas—. ¿Qué es? ¿Qué es lo que ve?
—¡Venid aquí! —dijo Hautamaki, poniéndose de pie. Había una nota de emoción en su voz que ellos nunca habían escuchado antes. Corrieron, deslizándose en la roca de hielo cristalizado, deteniéndose sólo ante la barrera de sus brazos extendidos—. ¿Qué haremos con ello? —preguntó Hautamaki, sin quitar los ojos de la achaparrada máquina fija en la roca enfrente de ellos.
Había una estructura central, una media esfera de un metal amarillento que se sujetaba fuertemente a la roca, su borde inferior se ajustaba a las irregularidades que había debajo. Desde aquí se proyectaban gruesos y cortos brazos del mismo material, dispuestos alrededor de la circunferencia cercana a la base. En cada brazo había una corta longitud de metal, cada una de las cuales tenía diferentes formas, pero todas estaban apuntando hacia los cielos como dedos indagadores. Un cable grueso como un brazo emergía de un lado del hemisferio y se arrastraba hacia un saliente de la roca más arriba. Allí, repentinamente, se enderezaba y se mantenía derecho, elevándose en el aire sobre sus cabezas. Gulyas apuntó hacia él.
—No tengo idea de para qué sirven las otras partes, pero apostaría que ésa es la antena que nos ha estado enviando las señales que hemos captado cuando hemos entrado en el sistema.
—Podría ser —admitió Hautamaki—. Pero ¿qué hay acerca del resto?
—Una de esas cosas que apuntan hacia el cielo parece como un pequeño telescopio —dijo Tjond—. Realmente, creo que lo es.
Hautamaki dio un grito de enojo y se acercó hacia ella cuando ella se arrodillaba en el suelo, pero ya era demasiado tarde. Puso un ojo al final de un tubo y cerró el otro ojo y trató de ver.
—¡Sí, es un telescopio! —Abrió el otro ojo y examinó el cielo—. Puedo ver el borde de esas nubes claramente.
Gulyas la apartó, pero no había ningún peligro. Era un telescopio, como ella había dicho, nada más. Se turnaron para mirar a través de él. Fue Hautamaki quien se dio cuenta de que se estaba moviendo lentamente.
—En ese caso, todos los otros se deben de estar moviendo, ya que son paralelos —dijo Gulyas, apuntando hacia los ingenios metálicos que poseía cada brazo.
Uno de ellos tenía un ocular no distinto del de un telescopio, pero cuando miró por él sólo había oscuridad.
—No puedo ver nada a través de él —dijo.
—Quizá no estabas pensado para que vieras
—dijo Hautamaki, rascándose su mandíbula mientras miraba fijamente la extraña máquina; luego se alejó para rebuscar en su paquete. Cogió un comprobador de radiaciones múltiples de su caja portadora y lo mantuvo frente al ocular a través del cual, Gulyas había estado intentando ver—. Radiación infrarroja solamente. Todo lo demás es eliminado.
Otra de las cosas semejantes a tubos servía para enfocar rayos ultravioletas, mientras que un enrejado de platos metálicos concentraba las Ondas de radio. Fue Tjond la que expresó lo que todos pensaban.
—Si hemos mirado a través de un telescopio..., ¡quizá todas estas cosas sean telescopios también! Sólo que hechos para ojos extraños, como si las criaturas que los construyeron no supieran quién o qué vendría aquí, e hicieran telescopios de todas clases trabajando en todos los tipos de longitudes de onda. ¡La búsqueda ha terminado! Nosotros..., la humanidad..., ¡no estamos solos en el universo, después de todo!
—No debemos sacar conclusiones apresuradas
—dijo Hautamaki, pero el tono de su voz desmentía sus palabras.
—¿Por qué no? —gritó Gulyas, abrazando a su esposa en un rapto de emoción—. ¿ Por qué no hemos de ser nosotros los que encontremos a los alienígenas? ¡Si existen, después de todo sabíamos que nos cruzaríamos con ellos alguna vez! La galaxia es inmensa, pero finita. Mira y encontrarás. ¿No es eso lo que te dicen cuando entras en la academia?
—Aún no tenemos una evidencia concreta —dijo Hautamaki, tratando de que su propio entusiasmo, que crecía por momentos, no se evidenciara. Era el jefe, debía ser el abogado del diablo—. Este ingenio puede ser de fabricación humana.
—Punto uno —dijo Gulyas, levantando un dedo—. No se parece a nada que nosotros hayamos visto antes. En segundo lugar, está hecho de una aleación desconocida. Y en tercer lugar, está en una sección del espacio que, por lo que sabemos, nunca antes ha sido visitada. Estamos a siglos-luz del sistema habitado más cercano, y naves que hayan podido hacer este tipo de viaje y regresar son de descubrimiento relativamente reciente...
—Y aquí hay una evidencia real..., ¡sin ningún trabajo de adivinación! —gritó Tjond, y ellos corrieron hacia la mujer.
Ella había seguido el pesado cable que luego se transformaba en el aéreo. En la base, en donde se engrosaba y se apretaba a la roca, había una serie de caracteres grabados. Debía de haber cientos de ellos, elevándose desde el nivel del suelo hasta sobre sus cabezas, cada uno de ellos claro y distinto.
—Esos signos no son humanos —dijo Tjond, triunfalmente—. No tienen ni el más ligero parecido con cualquiera de los caracteres escritos de los idiomas conocidos por el hombre. ¡Son nuevos!
—¿Cómo puedes estar segura? —dijo Hautamaki, olvidándose de sí mismo lo suficiente como para dirigirse a ella directamente.
—Lo sé, capitán, porque es mi especialidad. He sido entrenada en filología comparada y especializada en abiciología, la historia de los alfabetos. Es, probablemente, la única ciencia que está en contacto con la Tierra.
—Imposible.
—No, vayamos lentamente. La Tierra debe de estar a mitad de camino en torno a la circunferencia de la galaxia desde el punto en el que nos encontramos ahora. Si recuerdo correctamente, una comunicación de ida y vuelta tardaría unos cuatrocientos años. La abiciología es un estudio que sólo puede crecer en las franjas exteriores; tratamos con un núcleo de factores inalterables. Los viejos alfabetos de la Tierra son parte de la historia y no pueden ser cambiados. Los he estudiado todos, cada carácter y cada detalle, y he observado sus mutaciones a través de los milenios. Se puede observar que no importa cómo los alfabetos son modificados o cambiados, siempre retendrán elementos de sus progenitores. Esta es la letra «L» de la forma en que ha sido adoptada para un proceso de computación. —La grabó en la roca con la punta de su cuchillo, luego grabó otro signo ondulante cerca del anterior—. Y ésta es la lamedh hebrea, en la que se puede observar la misma forma esencial. El hebreo es un proto-alfabeto, tan antiguo que es casi increíble. Y aun así se conserva la figura del ángulo recto. Pero estos caracteres..., no hay nada en ellos que yo haya visto antes.
El silencio se extendió mientras Hautamaki la miraba, la estudiaba como si la verdad o la falsedad de sus palabras debiera estar escrita de alguna forma en su rostro. Luego, sonrió.
—Aceptaré tu palabra sobre ello. Estoy seguro de que conoces tu campo muy bien. —El se alejó hacia su paquete y comenzó a sacar más y más instrumentos de pruebas.
—Has visto eso —murmuró Tjond en el oído de su marido—, me ha sonreído.
Tonterías. Es probablemente el primer rictus de una avanzada congelación debida al intenso frío.
Hautamaki había colgado un peso del tubo del telescopio y estaba tomando el tiempo de su movimiento sobre el suelo.
—Gulyas, ¿recuerdas el período de rotación del planeta? —preguntó.
—A grandes rasgos eran unas dieciocho horas estándar. La computación no era exacta. ¿Por qué?
—Eso es lo suficientemente correcto. Estamos a unos 85 grados de latitud norte, lo cual está de acuerdo con el ángulo de esos brazos rígidos, mientras que el movimiento de estas esferas...
—Neutraliza la rotación del planeta, moviéndose a la misma velocidad, pero en la dirección opuesta. ¡Por supuesto! Debería haberlo visto.
—¿De qué estáis hablando? —preguntó Tjond.
—Apuntan al mismo lugar en el cielo todo el tiempo —dijo Gulyas—. A una estrella.
—Podría ser otro planeta de este sistema —ayo Hautamaki; luego movió la cabeza—. No, no hay ningún motivo para ello. Es algo de fuera. Lo sabremos después de que oscurezca.
Estaban cómodos en los trajes de atmósfera y tenían suficiente agua y comida. La máquina fue fotografiada y estudiada desde cada ángulo, y teorizaron sobre su posible fuente de energía. Las horas fueron pasando hasta que anocheció. Había algunas nubes, pero desaparecieron antes de que se pusiera el sol. Cuando la primera estrella apareció en el cielo que se oscurecía, Hautamaki se dobló sobre el ocular del telescopio.
—Sólo cielo. Está demasiado claro aún. Pero hay alguna especie de brillante red que está apareciendo en el campo, cinco líneas delgadas radiadas de afuera adentro, desde la circunferencia exterior. En lugar de cruzarse desaparecen a medida que llegan al centro.
—Pero señalarán la estrella que sea en el centro del campo... ¿sin oscurecerla?
—Sí. Las estrellas están apareciendo ahora.
Era una estrella de una magnitud siete, aislada cerca del borde de la galaxia. Parecía un lugar común en todos los aspectos, excepto por el hecho de que estaba aislada sin vecinos cercanos incluso en términos estelares: Se turnaron para mirarla, marcándola de forma que no hubiera error posible.
—¿Iremos allí? —preguntó Tjond, aunque era una afirmación más que una pregunta.
—Por supuesto —respondió Hautamaki.

III

Tan pronto como la nave llegó a la atmósfera, Hautamaki envió un mensaje a la estación más próxima. Mientras esperaban estudiaron el material que tenían.
Con cada resultado que obtenían crecía el entusiasmo. El metal no era más duro que algunas de las aleaciones que usaban ellos, pero su composición era completamente diferente y el proceso de fabricación también era desconocido, ya que había hecho las moléculas de la superficie más densas. Los caracteres no tenían ningún parecido con ningún alfabeto terrestre o humano. Y la estrella a la que apuntaban los instrumentos estaba más allá de los límites de la exploración galáctica.
Cuando llegó el mensaje, señal registrada, hicieron saltar la nave al momento hacia el curso cuidadosamente computado. Las instrucciones recibidas eran de investigarlo todo, informar de todo, y esto era lo que estaban haciendo. Teniendo registrados sus movimientos planeados estaban libres. Ellos, ellos, iban a hacer el primer contacto con una raza extraña; ya habían hecho contacto con uno de sus artefactos. No importaba lo que sucediera luego, el honor sin lugar a dudas era de ellos. La siguiente comida se tornó naturalmente en una celebración, y Hautamaki se suavizó lo suficiente como para permitirles otros intoxicantes como el vino. Los resultados fueron casi desastrosos.
—¡Un brindis! —gritó Tjond, parándose y tambaleándose sólo un poco—. ¡Por la Tierra y la humanidad, que ya no está sola!
—No está ya sola —repitieron, y el rostro de Hautamaki perdió parte de la alegría de la fiesta, que había ganado con anterioridad.
—Os pido que me acompañéis en un brindis —dijo él—, por alguien que vosotros nunca habéis conocido, y que debería estar aquí para compartir esto con nosotros.
—Por Kiiskinen —dijo Gulyas. Había leído los registros y conocía la tragedia que aún estaba fresca en los pensamientos de Hautamaki.
—Gracias. Por Kiiskinen. —Bebieron.
—Desearía que hubiésemos podido conocerle —dijo Tjond, un poco de femenina curiosidad estaba haciéndole cosquillas.
—Un hombre excelente —dijo Hautamaki; parecía ansioso de hablar ahora que el asunto había sido mencionado por vez primera después del accidente—. Uno de los más exquisitos. Estuvimos doce años en esta nave.
—¿Teníais... niños? —preguntó Tjond.
—Tu curiosidad no es adecuada —reconvino Gulyas a su esposa—. Creo que sería mejor que nos fuéramos.
Hautamaki levantó la mano.
—Por favor. Entiendo vuestro natural interés. Nosotros, los Hombres, sólo hemos poblado una docena de planetas y supongo que nuestras costumbres son curiosas para vosotros; aún estamos en minoría. Pero si hay alguna preocupación es sólo vuestra. ¿Estáis preocupados por ser bisexuales? ¿Besarías a tu esposa en público?
—Es un placer —dijo Gulyas, y lo hizo.
—Entonces entendéis lo que quiero decir. Nosotros sentimos de la misma manera y a veces actuamos igual, aunque nuestra sociedad sea monosexual. Fue un resultado natural de la ectogénesis.
—No natural —dijo Tjond, con un asomo de rubor en las mejillas—. La ectogénesis necesita un óvulo fértil. Los óvulos provienen de las hembras; una sociedad ectogenética lógicamente debería de ser una sociedad de hembras. Y una sociedad de sólo machos es innatural.
—Todo lo que hacemos está falto de naturalidad —le dijo Hautamaki, aparentemente tranquilo—. El hombre es el resultado del medio ambiente cambiante. Cada persona que viva alejada de la Tierra está viviendo en un ambiente «no natural». La ectogénesis en estos términos no es más rara que vivir, como hacemos ahora, en un casco de metal dentro de una manifestación irreal del espacio-tiempo. Que esta ectogénesis combine el plasma del germen de dos células de machos en lugar de que sean un huevo y un espermatozoide no tiene más relevancia que tus senos rudimentarios.
—Estás siendo insultante —dijo ella, ruborizándose.
—No lo intento. Han perdido sus funciones, por lo tanto son degenerativos. Vosotros los bisexuales sois tan poco naturales como nosotros los Hombres. Ninguna de las dos opciones es viable en el medio ambiente antinatural que hemos creado.
La excitación provocada por el reciente descubrimiento aún les poseía, y quizá los estimulantes y el enojo habían bajado el poder de control sobre sí misma de Tjond.
—¿Cómo te atreves a llamarme antinatural? Tú...
—¡Te olvidas de ti, mujer! —explotó Hautamaki, echando fuera las palabras, y poniéndose de pie de un salto—. Esperas penetrar en los detalles íntimos de mi vida y te sientes insultada cuando menciono alguno de tus propios tabúes. ¡Los Hombres están mejor sin tu especie! —Tomó un profundo y tembloroso aliento, se giró y dejó la habitación.
Tjond se mantuvo en sus alojamientos durante casi una semana después de esa tarde. Trabajaba en sus análisis de los caracteres y Gulyas le traía las comidas. Hautamaki no mencionaba lo sucedido, y cortaba a Gulyas cuando éste trataba de disculpar a su mujer. Pero no protestó cuando ella apareció nuevamente en la sección de los controles, aunque volvió a su primera costumbre de hablar sólo a Gulyas, nunca dirigiéndose a ella directamente.

—¿Realmente quiere que vaya? —preguntó Tjond, cerrando sus tenacillas sobre un pequeño y singular cabello que estorbaba la marfileña perfección de su frente y de su cráneo. Se lo quitó y se tocó su entrecejo—. ¿Te has dado cuenta de que realmente tiene cejas? Justo aquí, grandes y sombreadas cosas como un atavismo. Incluso tiene cabello en la base de su cráneo. Desagradable. Apuesto a que los Hombres entresacan sus genes para la calidad de hirsuto, no puede ser un accidente. No me has contestado. ¿Pidió que yo estuviera allí?
—Nunca me das la oportunidad de que conteste
—le dijo Gulyas, suavizando sus palabras con una sonrisa—. No ha pedido por ti por tu nombre. Eso sería esperar demasiado. Pero él dijo que habría una reunión de toda la tripulación a las diecinueve horas.
Ella puso un toque de rosado maquillaje en los lóbulos de sus orejas y en su nariz; luego cerró bruscamente su caja de cosméticos.
—Estoy lista, si tú lo estás. ¿Iremos a ver qué es lo que quiere el capitán?
—En veinte horas saldremos del salto espacial
—les dijo Hautamaki cuando se reunieron en la sección de control—. Hay una buena posibilidad de que encontremos a la gente, los alienígenas, que han construido el aparato. Antes de que probemos lo contrario, supondremos que son pacíficos. ¿Bien, Gulyas?
—Capitán, ha habido una gran controversia con respecto a las hipotéticas intenciones de cualquier raza que pueda ser encontrada. No ha habido acuerdo real...
—Eso no importa. Soy el capitán. Las evidencias hasta ahora indican que la raza está buscando contacto y no conquista. Yo lo veo de esta manera. Nosotros tenemos una vieja y rica cultura; por lo tanto, mientras hemos estado buscando otra forma de vida inteligente hemos estado explorando y registrando en naves de este tipo. Pero una cultura más pobre puede tener un número de naves escaso para este tipo de exploración. De ahí la razón de los aparatos. Muchos de ellos pueden ser fácilmente distribuidos por una sola nave sobre una gran área del espacio. Sin duda alguna debe de haber otros.. Todos ellos sirven para llamar la atención hacia una estrella en particular, un punto de encuentro de algún tipo.
—Eso no prueba intenciones pacíficas. Puede ser una trampa.
—Lo dudo. Hay muchas formas mejores de satisfacer deseos de guerra que la de poner elaboradas trampas como ésta. Pienso que sus intenciones son pacíficas, y ése es el único factor que importa. Hasta que les encontremos cualquier acción estará, basada en suposiciones. De ahí que ya haya desechado todo el armamento de la nave..,
—¿Has qué?
—...Y te pido que abandones todo el armamento personal que puedas tener.
—Estás arriesgando nuestras vidas, sin siquiera consultarlo con nosotros —dijo Tjond, enojada
—No es así —contestó, sin mirarla—. Has arriesgado tu vida cuando has entrado en el servicio y prestado el juramento. Obedecerás mis instrucciones. Todas las armas aquí dentro de una hora; quiero la nave limpia antes de que salgamos. Nos reuniremos con los extraños armados sólo con nuestra humanidad... Puedes pensar que los Hombres van desnudos por alguna perversa razón, pero eso es incorrecto.
Hemos descartado las ropas como estorbos para una total compenetración con nuestro medio ambiente; es tanto una acción práctica como simbólica.
—¿No estarás sugiriendo que nosotros nos quitemos nuestras ropas, o sí? —preguntó Tjond, aún enojada.
—No. Haced como os parezca. Sólo estoy tratando de explicar mis razones para que de alguna forma mantengamos una unidad de acción cuando nos encontremos con las criaturas inteligentes que construyeron el aparato. La Inspección sabe que estamos aquí. Si no regresamos, un posterior equipo de contacto estará protegido con todo el armamento de muerte que posee la humanidad. Por lo tanto, les daremos a nuestros alienígenas todas las oportunidades de que nos maten.,., si es eso lo que tienen planeado. La retribución llegará. Si no tienen intenciones guerreras haremos un contacto pacífico. Eso, en sí mismo, es una razón suficiente como para arriesgar la vida de uno cien veces. No tengo que explicaros la monumental importancia de este contacto.
La tensión creció a medida que el tiempo de la salida se acercaba. Las armas cortas, cargas explosivas, venenos del laboratorio —incluso los largos cuchillos de la cocina— hacía ya tiempo que habían sido eliminados. Estaban los tres en el área de control cuando sonó la campanada y salieron de regreso en el espacio normal. Allí, en el borde de la galaxia, la mayoría de las estrellas estaban concentradas en un lado. Hacia adelante yacía un pozo de negrura con sólo una estrella brillando.
—Esa es —dijo Gulyas, balanceando hacia atrás el analizador espectral—, pero no estamos lo suficientemente cerca como para obtener una observación clara. ¿Vamos a dar otro salto ahora?
¾No —dijo Hautamaki—. Quiero hacer algunas observaciones mediante los aparatos.
Las sensitivas pantallas comenzaron a resplandecer tan pronto como la presión cesó, oscureciéndose lentamente. Había ocasionales explosiones de luz en su superficie cuando escasas moléculas de aire golpeaban; luego, esto desapareció. La pantalla delantera se hundió en la oscuridad del espacio exterior y en su centro apareció la imagen de la estrella.
—¡Es imposible! —se asombró Tjond desde el asiento del observador detrás de ellos.
—No es imposible —dijo Hautamaki—. Sólo es imposible que tenga un origen natural. Su existencia prueba que ¡o que vemos ha sido construido. Procederemos.
La imagen de la estrella se quemaba irrealmente. La estrella misma en el centro era suficientemente normal..., pero ¿cómo explicar los tres anillos entrelazados que la circundaban? Tenían las dimensiones de las órbitas planetarias. Incluso si eran tan tenues como la cola de un cometa, su construcción demostraba un increíble progreso. ¿Y cuál podría ser el significado de las luces coloreadas de los anillos, aparentemente orbitando como enormes electrones?
La pantalla centelleó y la imagen desapareció.
—Sólo puede ser una baliza —dijo Hautamaki, quitándose el casco—. Está ahí para llamar la atención, al igual que el emisor que nos llevó hacia el último planeta. ¿Qué raza con la capacidad de construir naves interestelares podría resistir la atracción de una cosa como ésta?
Gulyas estaba alimentando el computador con las correcciones del curso.
—Es desconcertante —dijo—. Con la habilidad física de construir estas cosas, ¿por qué no habrán construido una flota espacial para salir e intentar establecer contactos, en lugar de intentar traerlos aquí?
—Espero poder contestar esa pregunta lo antes posible. Aunque probablemente la respuesta esté en cualquier cosa que componga la psicología alienígena. Para su manera de pensar, quizá sea ésta la manera más obvia. Y tendréis que admitir que ha funcionado.

IV

Esta vez, cuando hicieron la transición del salto espacial, los resplandecientes anillos de luz llenaban las pantallas delanteras. Los receptores de radio estaban funcionando, buscando automáticamente las longitudes de onda.
Irrumpieron produciendo sonidos en un gran número de bandas simultáneamente. Gulyas bajó el volumen.
— Es el mismo tipo de emisión que recibíamos desde el anterior emisor — dijo —. Muy directo. Todas las transmisiones provienen de ese dorado planetoide, o lo que sea. Es grande, pero no parece tener las dimensiones de un planeta.
— Estamos en camino — le dijo Hautamaki —. Tomaré los controles, ve si puedes conseguir alguna imagen en los circuitos de vídeo.
— Sólo interferencia. Pero estoy enviando una señal, una visión de esta cabina. Si tienen el equipo correcto serán capaces de analizar nuestra señal y compararla... ¡Mira, la pantalla está cambiando! Están trabajando de prisa.
En la pantalla de visión estaban formándose ondas de color. Luego apareció una imagen, primero borrosa, luego más clara. Tjond la enfocó y la hizo claramente visible. Los dos hombres la miraron fijamente. Detrás de ellos, Tjond abrió la boca con asombro.
—¡Por lo menos no son serpientes o insectos, agradezcamos eso a la fortuna!
El ser en la pantalla les estaba mirando con la misma intensidad. No había forma de estimar su tamaño relativo, pero seguramente era humanoide. Tres largos dedos, fuertemente unidos por una membrana, con un pulgar oponible. Sólo la parte superior de su figura era visible, y ésta estaba cubierta por ropas, por lo que no se veían más detalles anatómicos. Pero la cara del ser se mantenía clara en la pantalla, de color dorado, sin cabellos, con grandes y casi circulares ojos. Su nariz, si hubiese sido humana, habría parecido rota, desparramada sobre su cara, las aletas de forma acampanada. Esto y el partido labio superior, le daba una horrible apariencia a los ojos humanos.
Pero esta vara de medición no debía ser aplicada. Según los estándares alienígenos podía ser hermosa.
—S'bb'thik —dijo la criatura.
La voz era de tono agudo y parecía chillar.
—Igualmente, te doy la bienvenida —dijo Hautamaki—. Ambos hablamos idiomas y aprenderemos a entendernos mutuamente. Venimos en son de paz.
—Quizá nosotros vengamos en son de paz, pero no puedo decir lo mismo de esos alienígenas —interrumpió Gulyas—. Mira la pantalla tres.
Esta mostraba una agrandada visión de una cosa emplazada en el planetoide al que se estaban acercando. Un grupo de oscuros edificios se elevaban de la dorada superficie, coronados por un bosque de antenas y artefactos aéreos. Formando anillos alrededor del edificio había estructuras circulares montadas sobre achaparrados ingenios tubulares que parecían pesados soportes de armas. La similitud se incrementaba por el hecho de que los numerosos emplazamientos habían rotado. Los abiertos orificios estaban rastreando la nave que se acercaba.
—Estoy disminuyendo rápidamente la velocidad de nuestro acercamiento —dijo Hautamaki, apretando los botones de control en una rápida secuencia—. Pon el plato de repetición aquí y enciende una visión amplificada de esas armas. Averiguaremos sus intenciones rápidamente.

Una vez que el movimiento relativo de la nave con respecto al dorado planetoide había sido detenido, Hautamaki se giró y señaló la pantalla de repetición, lentamente haciendo hincapié en la imagen de las armas. Luego se golpeó a sí mismo en el pecho y levantó sus manos frente a sí, los dedos muy abiertos y vacíos. El alienígena había observado su mudo espectáculo con sus brillantes ojos dorados.
Movió su cabeza de un lado a otro y repitió el gesto de Hautamaki, golpeándose a sí mismo en el pecho con su largo dedo central y luego apuntando a la pantalla.
—Ha entendido al momento —dijo Gulyas—. Esas armas están desviándose, hundiéndose fuera de la vista.
—Continuaremos nuestro acercamiento. ¿Estás registrando esto?
—Vista, sonido, lecturas completas de cada instrumento. Hemos estado grabando desde el primer momento que hemos visto la estrella, alimentando las cintas en la bóveda blindada, como has ordenado. Me pregunto cuál será el próximo paso.
—Ellos ya lo han dado... Mira.
La imagen del alienígena se alejó de la pantalla y trajo lo que parecía ser una esfera de metal que sostenía suavemente en la mano. Desde la esfera se proyectaba un saliente en forma de pipa de metal con una palanca a mitad de camino de su longitud. Cuando el alienígena presionó la palanca, oyeron un siseo.
—Un tanque de gas —dijo Gulyas—. Me pregunto qué significará. No..., no es gas. Debe de ser un aspirador. Mira, la pipa está succionando esos granos en la mesa. —El alienígena mantuvo la palanca presionada hasta que se detuvo el siseo.
—Ingenioso —dijo Hautamaki—. Ahora sabemos que hay una muestra de su atmósfera dentro del tanque.
No había ninguna propulsión mecánica visible, pero la esfera llegó precipitadamente hacia la nave. La esfera se detuvo, justo fuera de la nave y claramente visible desde las pantallas de visión, fluctuando en un pequeño arco.
—Algún tipo de rayo de fuerza —dijo Hautamaki—, aunque no se registra nada en los instrumentos del casco. Esa es una cosa que me gustaría aprender a hacer. Voy a abrir la puerta exterior de la escotilla mayor.
Tan pronto como la puerta se abrió la esfera se precipitó y desapareció de la vista y luego vieron a través del fonocaptor que había dentro del cerrojo de aire que había caído suavemente dentro de la cubierta. Hautamaki cerró la puerta y señaló a Gulyas,
—Coge un par de guantes aislantes y lleva e! tanque al laboratorio. Pasa el contenido a través de los procedimientos de examen habituales para comprobar la atmósfera planetaria. Tan pronto como hayas tenido las muestras, vacía el tanque y llénalo con nuestro propio aire, luego lánzalo a través de la compuerta.
Los analizadores trabajaban con la muestra de aire alienígena, y presumiblemente ellos estaban haciendo lo mismo con el tanque de aire de la nave. Los análisis eran rutinarios y rápidos, el informe apareció en forma de código en el panel de control.
—Irrespirable —dijo Gulyas—, al menos para nosotros. Parece que hay suficiente oxígeno, más que suficiente, pero cualquiera de esos compuestos sulfurosos abriría agujeros en nuestros pulmones. Deben de tener un metabolismo muy recio para inhalar una mezcla de ese tipo. Una cosa es cierta: nunca competiremos por los mismos mundos...
—¡Mirad! La figura está cambiando —dijo Tjond, llamando la atención de ellos nuevamente hacia la pantalla visora.
El alienígena había desaparecido y el punto de visión parecía estar en el espacio encima de la superficie del planetoide. Un bulto transparente en su superficie llenaba la pantalla, y mientras observaban el alienígena entró en él desde abajo. La escena cambió otra vez, y luego estaban viendo al alienígena desde dentro de la cámara con paredes claras. El alienígena se acercó al foco, pero antes de llegar a él se detuvo y se inclinó sobre lo que parecía ser aire fino.
—Hay una pared transparente que divide el domo por la mitad —dijo Gulyas—. Estoy comenzando a coger la idea.
El foco se alejó del alienígena, giró alrededor hacía la dirección opuesta en la cual había una abertura cortada en el claro material de la pared. La puerta estaba abierta en el vacío del espacio.
—Eso es suficientemente obvio —dijo Hautamaki, levantándose—. La pared central debe de ser hermética, por lo tanto puede ser usada como habitación de conferencias. Iré. Manteneos registrándolo todo.
—Tiene todo el aspecto de una trampa —
Hautamaki se rió, era la primera vez que le oían hacerlo, mientras se ponía el traje de presión.
—¡Una trampa! ¿Crees que se hubieran tomado tantas molestias para atraparme? Tal presunción es ridícula. Y si fuera una trampa..., ¿piensas que es posible mantenerse alejado de ella?

Se empujó a sí mismo, alejándose de la nave. Su vestida figura flotaba alejándose, volviéndose más y más pequeña.
Silenciosamente, acercándose el uno al otro sin siquiera darse cuenta de ello, observaron el encuentro en la pantalla. Vieron a Hautamaki entrando suavemente a través de la puerta abierta hasta que sus pies tocaron el suelo. Se giró para ver que la puerta se cerraba, mientras que de la radio oyeron un siseo, muy débil al principio, luego más y más alto.
—Suena como si estuvieran presurizando la habitación —dijo Gulyas. Hautamaki asintió.
—Sí, lo puedo sentir ahora, y hay una lectura en el indicador exterior de presión. Tan pronto como alcance una presión normal me quitaré el casco.
Tjond comenzó a protestar, pero se detuvo cuando su marido comenzó a levantar la mano advirtiéndola. Esta era una decisión de Hautamaki.
—Parece perfectamente respirable —dijo Hautamaki—, aunque tiene cierto olor metálico.
Dejó el casco a un lado y comenzó a quitarse el traje. El alienígena estaba de pie ante la división y Hautamaki caminó hasta que se encontraron frente a frente, casi de la misma estatura. El alienígena presionó su mano llanamente contra la pared transparente y el humano puso la mano sobre el mismo lugar. Se encontraron, tan cerca como pudieron, separados tan sólo por un centímetro de sustancia. Sus ojos se unieron y se miraron durante largo tiempo, tratando de leer intenciones, tratando de comunicarse. El alienígena se giró primero, caminando hacia una mesa cargada de objetos. Cogió el más cercano y se lo mostró a Hautamaki para que lo viera.
Kilt —dijo el alienígena. Parecía un trozo de piedra.
Hautamaki se dio cuenta, por primera vez, de que también tenía una mesa en su lado de la división. Parecía poseer los mismos objetos que la otra mesa, y el primero de ellos era un trozo de piedra ordinaria. Lo cogió.
—Piedra —dijo, luego se giró hacia el foco de televisión y hacia los invisibles observadores en la nave—. Parece que lo primero será una lección de lenguaje. Es obvio. Haced que sea registrado aparte. Luego podemos programar el computador para hacer la traducción mecánica en caso de que ellos no lo estén haciendo.
La lección de lenguaje progresó lentamente una vez que las reservas de simples nombres con referencias físicas habían sido agotadas. Se mostraron películas, obviamente preparadas con anterioridad, mostrando acciones simples, y poco a poco verbos y los tiempos verbales fueron intercambiados. El alienígena no hacía ninguna tentativa de aprender su idioma, sólo trabajaba para lograr una mayor exactitud de identidad entre las palabras. También ellos estaban grabando. Mientras que la lección de idioma progresaba, el ceño de Gulyas se frunció, y comenzó a tomar notas, luego una lista que comprobó. Finalmente interrumpió la lección.
—Hautamaki..., esto es importante. Averigua si ellos sólo están acumulando un vocabulario o si están también alimentando un MT con este material.
La respuesta vino del propio alienígena. Movió su cabeza hacia los lados, como si estuviera escuchando una voz lejana, luego habló a través de un ingenio en forma de taza al final del cable. Un momento más tarde, la voz de Hautamaki habló, sin tono, ya que cada palabra había sido grabada separadamente.
—Yo hablo a través de una máquina... Hablo mi habla..., una máquina habla vuestro hablar a vosotros... Soy Liem..., necesitamos más palabras en la máquina antes de que hablemos bien.
—Esto no puede esperar —dijo Gulyas—. Dile que queremos una muestra de algunas de las células de sus cuerpos, cualquiera. Es complejo, pero trata de hacérselo llegar.
Los alienígenas estuvieron de acuerdo. No pidieron un espécimen a cambio, pero aceptaron uno. Un recipiente precintado trajo una tira congelada de lo que parecía tejido muscular a la nave. Gulyas se dirigió hacia el laboratorio.
—Hazte cargo de las grabaciones —le dijo a su esposa—. No creo que esto tarde mucho.

V

No tardó mucho. Antes de una hora había regresado, llegando tan silenciosamente que Tjond, intentando prestar atención a la lección de lenguaje, no se dio cuenta que estaba allí hasta que se detuvo a su lado.
—Tu cara —dijo—. ¿Qué está mal? ¿Qué has descubierto?
El le sonrió secamente.
——Nada terrible, te lo aseguro. Pero las cosas son diferentes de lo que habíamos pensado.
—¿Qué es? —preguntó Hautamaki desde la pantalla.
Había oído las voces de ellos y se había girado hacia el foco.
—¿Cómo va la lección de lenguaje? —preguntó Gulyas—. ¿Me puedes entender, Liem?
—Sí —dijo el alienígena—. Casi todas las palabras están claras ahora. Pero la máquina tiene una capacidad limitada de unos pocos miles de palabras, por lo tanto mantén una conversación simple.
—Entiendo. Las cosas que quiero decir son simples. Primero una pregunta. Tu gente, ¿proviene de algún planeta orbitando en alguna estrella cercana?
—No. Hemos viajado un largo camino hasta esta estrella, buscando. Mi mundo hogar está allí, entre esas estrellas de allí.
—¿Toda tu gente vive allí?
—No, vivimos en muchos mundos, pero todos nosotros somos hijos de los hijos de los hijos de gente que vivía en el primer mundo hace muchísimo tiempo.
—Nuestro pueblo también se ha establecido en muchos mundos, pero todos procedemos de un mundo —le dijo Gulyas, luego miró el papel que tenía en sus manos. Le sonrió al alienígena que estaba en la pantalla frente a él, pero había algo terriblemente triste en su sonrisa—. Provenimos originariamente de un planeta llamado Tierra. Ese es el lugar de donde vosotros provenís también. Somos hermanos, Liem.
—¿Qué locura es ésta? —le gritó Hautamaki, su rostro enrojecido y enojado—. Liem es humanoide, ¡no humano! ¡No puede respirar nuestro aire!
El no puede respirar nuestro aire, o quizá ella —respondió Gulyas, quedamente—. Nosotros no usamos la manipulación de los genes, pero sabemos que es posible. Estoy seguro de que descubriremos la forma en que la gente de Liem fue alterada para vivir bajo las condiciones en las que actualmente vive. Puede ser mediante selección natural y mutación normal, pero parece un cambio demasiado drástico para ser explicado de esa forma. Pero eso no es importante. Esto sí. —Tendió dos hojas de notas y fotografías—. Puedes verlo por ti mismo. Esta es la cadena DNR del núcleo de una de mis propias células. Esta es la de Liem. Son idénticas. Su gente es tan humana como lo somos nosotros.
—¡No puede ser! —movió la cabeza asombrada Tjond—. Mírale, es tan diferente... y el alfabeto..., ¿qué hay acerca de ello? No puedo estar equivocada sobre eso.
—Sólo hay una posibilidad que no has tomado en cuenta, un alfabeto totalmente independiente. Tú misma me has dicho que no hay la más leve semejanza entre las ideografías chinas y las letras occidentales. Si el pueblo de Liem sufrió un desastre cultural que les obligó a reinventar completamente la escritura, tendrías ahí tu alfabeto alienígena. Con respecto a lo que parecen..., considera los miles de siglos que han pasado desde que el hombre dejó la Tierra y verás que las diferencias físicas son menores. Algunas son naturales y otras pueden haber sido artificialmente creadas, pero el plasma del germen no miente. Somos todos los hijos del hombre.
—Es posible —dijo Liem, hablando por vez primera—. Me han informado de que nuestros biólogos han llegado a las mismas conclusiones. Nuestras diferencias son menores que nuestras semejanzas. ¿Dónde está esta Tierra de la que venís?
Hautamaki señaló el cielo encima de ellos, el abigarramiento estelar de la Vía Láctea, brillante de estrellas.
—Allí lejos, al otro lado del corazón de la galaxia; en pocas palabras, a mitad de camino alrededor del centro de la galaxia.
—El centro de la galaxia explica parcialmente lo ocurrido —dijo Gulyas—. Tiene miles de años-luz de diámetro y cerca de 10.000 grados de temperatura. Hemos explorado sus bordes. Ninguna nave puede penetrar o incluso acercarse demasiado a causa del polvo de estrellas que lo circunda. Por eso nos hemos extendido hacia afuera, lentamente, circulando por el borde de la galaxia, alejándonos de la Tierra. Si nos hubiéramos detenido a pensar sobre ello nos hubiéramos dado cuenta de que la humanidad se estaba moviendo también hacia el otro lado, en la dirección opuesta alrededor de la rueda.
—Y alguna vez nos teníamos que reunir —dijo Liem—. Ahora os doy la bienvenida, hermanos. Y estoy triste porque sé lo que eso significa.
—Estamos solos —dijo Hautamaki, mirando la masa de millones de estrellas—. Hemos cerrado el círculo y nos hemos encontrado sólo a nosotros. La galaxia es nuestra, pero estamos solos. —Se giró, sin darse cuenta que Liem, el dorado alienígena, el hombre, se había girado al mismo tiempo de la misma manera.
Quedaron de cara hacia afuera, mirando a la infinita profundidad e infinita negrura del espacio intergaláctico, vacío de estrellas. Confusos y distantes, había manchas de luz, microscópicos borrones sobre la oscuridad; no eran estrellas, sino universos-islas, como aquel en cuyo perímetro estaban.
Estos dos seres eran diferentes en muchas formas: en el aire que respiraban, el color de sus pieles, sus lenguajes, maneras, culturas. Eran tan diferentes como la noche y el día; el flexible material de la humanidad había sido tejido por los incontables siglos hasta que no se pudieron reconocer el uno en el otro. Pero el tiempo, la distancia y la mutación no pudieron cambiar una cosa; aún eran hombres, aún eran humanos.
—Entonces, es cierto —dijo Hautamaki—, estamos solos en la galaxia.
—Solos en esta galaxia.
Se miraron el uno al otro, luego miraron hacia afuera. En ese momento midieron su humanidad bajo la misma regla y eran iguales.
Porque se habían vuelto al mismo tiempo y miraron hacia afuera, hacia el espacio intergaláctico, hacia la infinitamente remota luz que era otra isla galáctica.
—Será difícil llegar allí —dijo alguien.
Habían perdido una batalla. No había derrota.


http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!