Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

lunes, 14 de enero de 2013

¡Esta noche se rebelan las estrellas! Gardner F. Fox




¡Esta noche se rebelan las estrellas!

Gardner F. Fox


En los pozos negros encontró la sabiduría de los ancianos perdida hacía cincuenta mil años. Durante un día, Angus el Rojo tuvo la victoria en su mano derecha. Pero fue demasiado corta la mirada, demasiado vago un pensamiento como para sostener a la multitud alborotada de las estrellas contra la guardia de hierro de la Ciudadela.

I

Los pozos eran iguales a la bostezante boca del espacio mismo, oscuros e insondables, extendiéndose en cavidades sin fondo, la profundidad de las cuales la gente de Karr sólo podía adivinar. Algunos decían que el dios Stasor moraba en las centelleantes y negras profundidades. Otros declaraban que la vaciedad era el hueco interior del planeta. Ninguno tenía razón.
Todos los hombres temían los pozos. Sólo un hombre de cincuenta mil años conocía su increíble secreto, y él vivía en una ciudad invisible...

Angus el Rojo huía como un galgo asustado a través de las retorcidas callejuelas de la Ciudad Más Baja. Una apagada luz artificial que provenía de las blancas paredes de las torres de la Ciudadela arrojaba un brillo resplandeciente a lo largo de su desnudo pecho, se reflejaba en los adornos metálicos de su ancho cinturón de cuero y en los pliegues musculares de sus largas piernas. Patinó en un charco, se enderezó y se zambulló en la oscuridad de un portal en forma de arco. Se volvió a las sombras, sintiendo abiertamente la quemazón de la nueva marca en su hombro que lo señalaba como un pirata.
Vagamente, oyó los gritos y los golpes repetidos de los pies de la policía de Diktor mientras buscaban su presa por las calles, cazándole. Su corazón se agitó sorda y velozmente bajo el alto arco de sus costillas. Angus sonrió torcidamente.
Era un buscado pirata del espacio, recién liberado de las celdas que había debajo de palacio. Pero era algo más que eso para el Diktor de Karr. Era un noble de Karr, que había huido al espacio y establecido un nido de águilas en un asteroide abandonado, que se había convertido a sí mismo en una cruzada. de un solo hombre contra Stal Tay, gobernador de Karr por la gracia del dios Stasor.
—Encontraré un camino —juró el pirata en las sombras, escuchando los gritos y las corridas de los guardias, los agudos y desollantes disparos de sus armas calóricas.
Hubo un tenue sonido detrás de la gruesa puerta de roble. Angus apartó su espalda desnuda, que aún tenía cicatrices y verdugones de la madera húmeda. Apretó uno de sus grandes puños y se mantuvo en silencio, esperando.
Era un hombre alto, de cintura estrecha y anchos hombros. Su boca era fina, pero curvada en las comisuras como si estuviera acostumbrada a sonreír. Cabellos rojizos y muy cortos que le daban a su dura y curtida cara una expresión fiera. Sus ojos azul oscuro brillaban entornados de la forma habitual en un hombre del espacio.
La puerta de roble se abrió. Una forma encapuchada estaba en la oscuridad de la arcada extendiendo una delgada y vieja mano hacia él. En el lugar de donde colgaba la capucha sólo había una tenue penumbra blanca en el lugar de la cara.
—El Jerarca te verá y te salvará, Angus —dijo el anciano—. Entra. El espera que escuches a la razón.
—¿El Jerarca? —resopló el hombre delgado, con incredulidad—. El es carne y uña con Stal Tay. Me hará volver con las muñecas cargadas de grilletes.
El encapuchado movió la cabeza y susurró:
—Rápido, rápido... ¡No hay tiempo para discutir!
Un grito en una calle a menos de dos metros de distancia decidió al semidesnudo y herido Angus. Movió sus hombros en un amargo encogimiento y se deslizó atravesando la puerta. La aldaba golpeó en la puerta y una mano cogió la suya. Una voz, gentil por la edad, dijo suavemente:
—Sígueme.

A una distancia de unos cincuenta metros de la puerta, las paredes comenzaron a brillar. Angus miró a su guía y vio a un anciano, un miembro de la Jerarquía, un culto sacerdotal de científicos que eran honrados y protegidos por el Diktor. Treinta años antes, cuando la gente de la Ciudad Más Baja había sido diezmada por la enfermedad, habían tomado por asalto el bloque de edificios en los cuales trabajaban los científicos.
Habían destruido máquinas y matado hombres.
La gente de la Ciudad Más Baja no eran más que salvajes y las supersticiones paganas que ostentaban eran fomentadas por Stal Tay. Le placía al Diktor creer que la ciencia era algo sólo reservado a los ricos. Por lo tanto, Stal Tay intervino. Separó a los científicos del mundo de los hombres v les dio un pequeño mundo que se llamaba la Ciudadela.
Angus v el científico atravesaron corredores que se doblaban v retorcían en forma delicada. Todo estaba en silencio en este túnel subterráneo. Una vez Angus oyó el apagado murmullo de un río escondido buscando una salida al gran Mar Car Carolan. El agua se condensaba en exudadas gotas en las frías paredes de piedra.
Luego fueron yendo hacia arriba a través de unos escalones de piedra labrados a mano hacia una arcada en la cual se estaba abriendo una pesada y ennegrecida puerta. Las luces brillaban detrás del pórtico en una gran habitación con un alto techo en forma de arco.
Vio a Tandor, de pie, grande y macizo entre los encapuchados sacerdotes; las luces de la pared brillaban en su cabeza calva. Les había costado su trabajo traerlo desde la Ciudad Más Baja, vio Angus. Tenía marcas de cortes, y la sangre aquí y allá se había secado sobre su burda túnica de lana.
Un hombre alto con una capucha blanca bordeada de púrpura se acercó hacia ellos. Dijo:
—He salvado a tu hombre de las torturas del Diktor. El dinero puede mucho en la Ciudadela. Incluso el primer capitán de un pirata no es más valioso que un puñado de sestetins.
Angus se encogió de hombros.
—¿Qué quiere de mí? El Jerarca asintió.
—Me han dicho que eres un hombre sensible. Esta noche liberaré a Tandor después de que me hayas prestado un servicio.
—¿Qué servicio?
El Jerarca lo estudió cuidadosamente,,
—¡Matar al Diktor!
Angus soltó una risa burlona.
—Igual me podía pedir que le trajera el Obro del Nardo. ¡Tendría las mismas posibilidades!
—Quizá te pueda pedir eso también, después de que hayamos acabado.
—¿Y si me niego?
El Jerarca suspiró. Sus negros ojos brillaron en la sombra de su capucha.
—Romperé tus piernas para que no puedas correr, y dejaré que Stal Tay mande sus hombres por ti. Pondré dagas calentadas al rojo vivo en los ojos de Tandor hasta que él confiese vuestros crímenes» Yo...
Angus frunció el ceso.
—Creía que el Diktor era su amigo.
—Nos mantiene encerrados en la Ciudadela como si fuéramos sus esclavos. Los descubrimientos científicos que hacemos dice que son suyos. Ha enviado las plagas de las que luego la gente culpa a los científicos.
—Le mataré —dijo Angus. Pero pensó para sí: «Sólo jugaré durante un tiempo. O lo prometo o me rompen las piernas.»
Guiaron a Angus hasta una pequeña habitación en la que le esperaba un hombre encapuchado con vestidos que eran de vivos colores rojos y ocres, entrelazados de oro y adornados con joyas. El científico dijo fríamente:
—Tomarás el lugar del Embajador de Nowk. Es pelirrojo y grande, con una cicatriz en la cara como la tuya.
El aire nocturno era tonificante cuando Angus salió con el encapuchado científico a través de un portal de piedra y hacia un largo y bruñido carruaje. Recogió su capa de negro satén a su alrededor y se zambulló en la acolchada suavidad del carruaje.
El encapuchado murmuró:
—Todo está arreglado. Una bailarina, de nombre Berylla, bailará para el Diktor. Justo después de esto, él planea llamarte a su lado para discutir el nuevo tratado de comercio con Nowk. La bailarina te dará la señal cuando ella termine. Cuando seas convocado golpea en el cuello del Diktor. Ha sido preparada una maniobra de distracción bajo la forma de borrachos revoltosos. En la excitación podrás huir.
Angus tocó la esbelta daga en su costado y asintió.

El Diktor de Karr era un hombre grande. Era sólido de espaldas y delgado en la cintura. Su cabeza estaba calva, y tenía una dentada cicatriz a lo largo de su sien derecha. Estaba sentado en su trono cubierto de joyas y tamborileaba con sus dedos sin descanso sobre el brazo labrado a mano del trono.
A su lado estaba sentada una mujer de ojos negros y de cabello del color del ala de cuervo. La suave materia de su vestido colgaba para suavizar las caderas y los orgullosos senos. Observaba al nuevo Embajador de Nowk, que pasaba entre los invitados, incapaz de decidir si el hombre era feo o reciamente atractivo. Pero era grande, con largos y enormemente musculosos brazos y piernas, y tenía la mirada de un luchador.
Moana se rió suavemente. Había música en su voz y arte en la forma de sus movimientos mientras que él se iba acercando. Los ojos de ella recorrieron la gran figura de él lenta y sosegadamente.
Angus se detuvo al pie del estrado y se inclinó, saludándoles. Era un pirata, pero había estado en las grandes capitales de los Seis Mundos.
—¿Su primera visita a Karr? —sonrió Stal Tay.
—La primera, excelencia.
—¿Le agrada la corte que mantenemos?
Angus conocía las tabernas y las inundadas, y húmedas calles de la Ciudad Más Baja. Sabía que sus habitantes eran esclavos de la Jerarquía y del Diktor y de su pequeña tertulia. Las mujeres danzaban y alcahueteaban siguiendo los deseos de los ricos... de lo contrario, les hacían en secreto ciertas cosas. Sabía que los hombres envejecían antes de tiempo, trabajando para pagar las raras joyas que Moana y otras como ella ostentaban.
Pero murmuró:
—Plegasston de Nowk ha dicho: «Para el bien del Estado, el mayor número posible debe disfrutar de la mayor cantidad de sus más altas recompensas.» Pero Plegasston de Nowk era un soñador.
Moana le indicó con un gesto la silla de oro que había a su lado. Ella dejó que las puntas de sus dedos tocaran la mano de él cuando se sentó.
—Cuénteme acerca de usted, Ben Tal. Angus sonrió con sarcasmo.
—Soy un pariente de su Eminencia de Nowk. Eso lo explica todo acerca de mí. Pero usted... Es sacerdotisa del dios Stasor. Ha ido al pozo negro para encararse con él. Ha oído sus pronunciamientos.
Moana puso cara de desagrado y se encogió de hombros. Melodías de música bajaron del estriado techo y se difundieron a través de la habitación. Los negros ojos de ella brillaron.
—No me hable de religión, Ben Tal. Cójame en sus brazos y bailemos.
Ella era tibia y fragante, siguiendo los movimientos de él. Los negros ojos de ella lo seducían mientras que sus manos iban de su brazo al hombro y de allí a su cuello. Hacía que los momentos volaran. Sentado con ella en una mesa y dejando que ella le alimentara juguetonamente, casi olvidó su misión.
Y entonces...
La habitación se oscureció. Los escondidos músicos hicieron que sus instrumentos danzaran con un ritmo salvaje. Y en un círculo de luz dorada, su blanca piel brillando caprichosamente a través de un vestido de diamantes, una mujer se cimbreó hacia el suelo enfocado.
Y Angus recordó. Estaba allí para matar a un hombre.
La mujer que estaba al servicio de los Jerarcas . era una llama de fuego, con el enjoyado vestido que la poblaba de vivos rayos girando alrededor de ella. Hizo piruetas, se cimbreó y brincó. Estaba quieta... y era una tormenta de movimientos. Se reía. Lloraba. Insultaba y hacía zalamerías. Era todo lo que cualquier mujer había sido.
Angus vio sus ojos disparándose, cazándole. Se deslizaron sobre su amplio pecho y sobre sus largas piernas, sobre su mandíbula cuadrada y sobre su, corto cabello pelirrojo muchas veces sin reconocerle. Sólo cerca del final, cuando el reflejo del foco de luz que seguía su danza lo tocó a él también, ella le reconoció,
Su sorpresa hizo que tropezara, pero se recuperó rápidamente. Giró alrededor de la habitación, los diamantes tintineando suavemente. Se lanzó en la Danza de la Guirnalda de Gemas, e hizo de ella una cosa viva. Cuándo se acercó a las negras cortinas se detuvo un instante, movió su brazo con la señal convenida, y se fue.
El Diktor levantó una mano e hizo un gesto. Angus se inclinó frente a Moana y se levantó. Con todo su inmenso control, que había desarrollado en las solitarias sendas de las estrellas, combatió el deseo de su mano de tocar la daga.
Se agachó para tomar asiento. Ahora su mano derecha estaba escondida por su cuerpo y la puso sobre la daga.
La fina hoja murmuró, saliendo de su funda. Angus se inclinó hacia delante y la lanzó hacia la garganta que tenía enfrente.
Cuatro manos salieron del aire y se cogieron a su puño. Lo tiraron hacia abajo debido a la sorpresa y por el peso de sus cuerpos. Se cayó de su silla rodando, golpeando al hombre de su izquierda, haciéndolo caer sobre Stal Tay.

Log hombres gritaban. Una mujer chillaba. Angus elevó su fuerte puño izquierdo en un pequeño arco y pegó con él en los músculos del estómago del hombre que estaba a su derecha. El hombre gruñó y retrocedió. Angus se mantuvo libre, su limpia y aún desnuda daga en la mano.
Brincó sobre Stal Tay, pero otros guardias venían corriendo. Uno se abalanzó sobre la daga, cogiéndola con ambas manos. Otro golpeó al pirata en las piernas con su hiriente cuerpo. Un tercer hombre se colocó a horcajadas sobre su espalda, enganchando su mandíbula con el antebrazo. Esto fue cuando el resto de ellos le pegaron.
Angus cayó dentro de una masa de carne que luchaba y maldecía. Los guardias gritaban triunfalmente, pero Angus había peleado en tabernas vociferantes de la Ciudad Más Baja, había luchado con esclavistas de sal en las dunas del desierto, había mantenido peleas desde Karr a Rimeron. Se levantó. Sus puños iban de arriba abajo. Su mano derecha se disparó, golpeando la muñeca de un guardia. El guardia gritó y se cavó, quejándose.
Angus respiró a través de la distendida nariz, saltando hacia atrás; sus puños golpeaban en costillas y mandíbulas. Peleaba para ganar terreno y casi lo había logrado. Pero un guardia levantó su pie en un golpe salvaje antes de que el pirata pudiera evitarlo. El hombre golpeó sus piernas y lo hizo caer. Angus cayó bajo una docena de saltarines soldados. Sucio y ensangrentado, Angus movió la cabeza v se rindió.
Moana estaba de pie por encima de él, riendo con desprecio a través de la curiosa y asombrada luz en sus ojos. Sus blancos senos se elevaban y descendían rápidamente bajo su escasa ropa.
—La pequeña bailarina te conocía, Ben Tal. He notado eso. Pero ella nunca ha estado fuera de la Ciudad de Karr. Y ésta es tu primera visita. ¿Quién eres?
Angus se encogió de hombros mientras que un guardia le levantaba y le sentaba rudamente en una silla ante el Diktor. Tenía una mueca en la cara. Tenía un gesto parecido a amargas cenizas que se prolongaba desde las comisuras de sus labios. Su vientre temblaba bajo la brillante tela de sus calzones. Le parecía escuchar la lenta voz del Jerarca.
«Si fallas, morirás.»
El Diktor movió una mano. Los guardias lo levantaron, lo arrastraron a través de los adornos de terciopelo y a lo largo de un corredor de piedra, hacia una pequeña habitación. El Diktor y Moana le siguieron, pisándole los talones. Fue el Diktor el que cerró la puerta con el cerrojo.
—¿Quién te ha enviado? —preguntó suavemente el rechoncho dictador—. ¿Quién ha pagado por mi muerte? Dime eso, y saldrás de aquí como un hombre libre.
Angus movió la cabeza. Se encontró con los ojos color avellana del Diktor, que tenían una mirada torva.
Stal Tay sonrió.
—Berylla, la bailarina, te conoce. Siempre puedo enviar por ella, ya lo sabes.
Moana había estado caminando alrededor de Angus. Se acercó, puso una mano en la túnica que rodeaba su pecho como un guante y la rasgó. Sus hombros musculosos quedaron al descubierto, en el lugar en el que los inflamados y entrelazados triángulos brillaban.
—¡Un pirata! —gritó Moana. El Diktor abrió mucho los ojos.
—Por supuesto. Ahora le reconozco. Angus el Rojo. Mis hombres le capturaron hace una semana. Pero ¿cómo, en el nombre de Stasor, has podido huir?
Angus dijo brevemente:
—¿Importa cómo?
—No. —Stal Tay se alejó y se sentó en una silla torcida y cruzó sus pesadas piernas. Sus poderosos dedos tamborilearon brevemente sobre el brazo de madera de la silla—. Pero el hecho de que volvieras después de huir... eso es importante.. No te hubieses quedado en la Ciudad de Karr a no ser que tuvieras que hacerlo. ¿Quién ha hecho que te quedaras? Ciertamente no me odias tanto como para arriesgar tu cuello con tan escasas probabilidades.
Angus sonrió sarcásticamente a través de su miedo.
—Un millón de personas te odian, por si te interesa saberlo. Mantienes a los hombres y a las mujeres de la Ciudad Más Baja en una enorme pobreza para vosotros poderos comprar joyas y lujos. Subvencionas a la Jerarquía usando su ciencia para que vuestra vida sea más fácil y más segura. ¿Por qué negarles a esos pobres diablos que están debajo lo que les podrías dar de forma tan barata? Calor. Luz. Energía para poder operar con algunas pocas máquinas. Déjales que prueben algo de la vida que no sea lodo y ropas húmedas y camas duras.
—Oh —rió suavemente el Diktor—. Plegasston de Nowk ha ganado un adepto. ¿Qué más ha dicho él, Angus?
—Dijo que el gobierno y la ciencia deben servir al pueblo, y no esclavizarle. ¿No e»seña Stasor eso también?
Moana rió lentamente. Sus ojos negros se mofaban de él. Ella dijo:
—¿Quieres oír lo que Stasor dice acerca del gobierno, de la ciencia y del pueblo. Angus el Rojo? Déjeme que le lleve a través del Velo, Eminencia. Deje que sea el dios el que hable con el incrédulo.
El Diktor apenas sonrió, mirando desde el hombre a la mujer. Movió la cabeza. Moana se puso al lado del robusto dictador. Sus negros ojos miraron directamente a Angus. El trató de entender su expresión.
El Diktor se levantó.
—He usado la razón, Angus. Tú eres un pirata. Has asaltado mis caravanas del espacio. Me has robado y saqueado. Lo repito, lo olvidaré todo, incluso te recompensaré, si me dices quién te ha enviado aquí esta noche.
Los negros ojos de Moana quemaron, mirándole desde su pálido y blanco rostro. Ella tocó su carnoso labio superior con la punta de su roja lengua.
—Si pudiera ver a Stasor —murmuró Angus, tratando de comprender lo que Moana quería que él dijera. Cuando ella asintió casi imperceptiblemente, continuó—: Quizá él haga que cambie mi decisión. Si Stasor dice que he sido un tonto, entonces todo en lo que he creído se habrá deshecho. En ese caso desearía servir a su Eminencia.
Los negros ojos de Moana rieron, aplaudiéndole silenciosamente. El Diktor frunció el ceño pensativamente. Se volvió hacia la chica.
—¿Serás tú su compañera de súplica?
Angus sabía lo que eso significaba. Si él encontraba una forma de escapar, el Diktor tendería ese encantador y blanco cuerpo en el tormento en su lugar, pondría las tenazas calentadas al rojo vivo en esos muslos, en esos pechos y en esa cara, usaría clavos y ganchos con púas. El nunca podría dejar que ella sufriera esa desdicha.
Quizás el Diktor sabía eso. Sonrió un poco mientras que Moana prometía. Se fue, sin volver a mirar a Angus.
Moana dijo suavemente:
—Era todo lo que podía hacer, Angus... Te hubiese llevado al foso esta noche si no hubiese podido posponerlo.
—No me debes nada —le contestó él, encrespado.
—Sin embargo, sí que te debo. Mi hermano enfureció al Diktor hace un año. Fue enviado a los pantanos de sal de Ptixt. Tú tomaste a la fuerza la caravana que le llevaba y lo liberaste. Mi hermano vive a salvo escondido en una de tus ciudades piratas. Recuerdo eso, Angus. Algunas veces las buenas obras se pagan. ¿Qué dice Plegasston de Nowk acerca de esto?
Ella pasó por delante de él y a través del arco de la puerta.
El siguió su cuerpo cimbreante a lo largo de corredores llenos de colgaduras, hacia pequeñas habitaciones, y pasaron por puertas de madera de roble. Ella llegó a una pared desnuda, se acercó y presionó con las rosadas puntas de sus dedos sobre la piedra de color rojo.
—Las circunvoluciones de las puntas de mis dedos encienden el mecanismo de un interruptor dentro de la piedra —explicó ella—. Es mejor que cualquier llave.
En algún lugar, un motor ronroneó desganadamente y la pared de roca comenzó a moverse. Se abrió hacía un lado y dejó a la vista un corredor que se perdía en las profundidades. Las paredes estaban provistas de una luminiscencia azulada que brillaba intensamente, alumbrando el camino.
Angus vio el pozo mucho antes de que llegara a él. Un cerco de metal bordeaba la brillante negrura, que parecía empujar hacia arriba, como si tratara de liberarse de lo que fuera que le amarraba. Brillaba débilmente y temblaba. Vibraba y palpitaba con algo cercano a la vida misma.
Angus se detuvo, mirándolo fijamente. Puso una mano fuera y la empujó hacia la oscuridad. Se sentía ligero y punzante, pensó que aquello sabría como un vino pesado.
Moana cogió su otra mano. Murmuró:
—Ven —y dio un paso hacia el pozo.
La oscuridad se zambulló todo alrededor de Angus. La sintió en su piel, en los poros de sus brazos y manos y piernas. Le hacía sentir mareado, por lo que quería reír. Era como caminar en el aire, andar en esta cosa.
Bajaron en el pozo y se quedaron de pie en un espacio extraño, en el cual sólo había oscuridad, no mitigada por luz alguna. Hacía frío. Desganadamente, Angus pudo oír lo que pensó que era música.
—Desea ir hacia delante —oyó que una voz musical susurraba.
Flotó sin esfuerzo.
——(Dónde estamos? —preguntó en voz alta.
—Fuera del espacio. Fuera del tiempo. En la moda del dios. Pronto veremos a Stasor.
Un brillante punto rojo ardió, y envió arroyos de llamas en la oscuridad.
En el lugar en el que había estado el punto rojo estaba Stasor.
Su cara flotaba en una niebla blanca, anciana, sabia y apenada. Sus vagamente veteados párpados estaban cerrados. La frente era alta, redondeada, recubierta de blanquísimo cabello. A cada lado de la gran nariz aguileña, tenía altos y sobresalientes pómulos. Los párpados temblaron y se elevaron lentamente.
Angus miraba mudamente a la viva sabiduría. Se preguntaba muy dentro de sí cómo debería ser Stasor, para saber lo que esos ojos sabían; cuántos mundos debía de haber visto, cuántos pueblos tendría que haber visto crecer hasta la grandeza, la degeneración y la muerte.
—Has entrado en el pozo. He sentido tus emanaciones. ¿Qué quieres? Moana dijo:
—Soy vuestra sacerdotisa, Stasor. He traído un hombre a veros.
—Deja que hable el hombre. Angus humedeció sus labios. Frunció el ceño, tratando de encontrar las palabras. Musitó:
—He sido sentenciado a morir por intentar asesinar al Diktor de Karr. Es un hombre malo.
—¿Qué es el mal, hijo mío? ¿Es un hombre malo porque se opone a tus deseos? Angus gruñó:
—Es una maldición para su raza. Envía la muerte y las enfermedades sobre su gente cuando le desobedecen. Mantiene el progreso alejado de ellos. Los esclaviza cuando podrían ser dioses.
—Eso es lo que tú crees. ¿Qué dice el Libro del Nardo?
Moana murmuró:
—El Libro del Nardo está perdido, Gran Señor. Stasor se mantuvo en silencio durante un largo rato. Finalmente, dijo:
—El Libro debe ser encontrado. En él están los secretos de la Gran Raza. Id a la Ciudad de los Ancianos. Allí encontraréis el Libro.
—Tampoco nadie sabe hoy dónde está la Ciudad.
Está perdida con todos los secretos de la Gran Raza.
La Ciudad está más allá del Mar Car Carolan, más allá de las Tierras Llameantes. Id allí.
Los labios se cerraron. Los párpados cayeron. Rápidamente la anciana cara cayó en la nada. Sobrevino la negrura y les presionó a su alrededor.
Angus se giró lentamente, como en un sueño. Aún en ese trance parecido al sueño se encontró a sí mismo mirando a tres altas y encapuchadas figuras que se mantenían como centinelas.
Moana gritó.
Una de las figuras encapuchadas levantó un brazo e hizo un gesto de confianza.
—No hay ningún motivo para temer. El Jerarca nos ha enviado para que os llevemos a su presencia.
Moana se estremeció. Angus sintió su fría mano buscando la suya, tratando de esconderla en su mano. Cogidos de la mano se obligaron a seguir a las encapuchadas formas. Se zambulleron juntos a través de la negrura, moviéndose sobrenaturalmente, sin movimientos musculares.
Una cortina semicircular de temblorosas motas azuladas enfrente de ellos era como una brillante mancha en la oscuridad. Una de las formas encapuchadas se giró y esperó. Dijo:
—Otro pozo, Moana. El pozo de la Jerarquía. Nosotros, también, conocemos el camino a este mundo.
—¿Qué es la negrura? —preguntó Angus.
—¿Qué sabe el hombre? Fue pensado y construido por la Gran Raza antes de que se fueran.
Estaban en el pozo, yendo hacia arriba a través de su extraña superficie. Chisporroteaba y burbujeaba todo a su alrededor, vibrando en toda la piel.
Pasaron el pozo y se encontraron en una habitación desnuda, de bajo techo.
Un encapuchado abrió una puerta para ellos y se mantuvo a un lado.
El Jerarca estaba sentado en una silla labrada y adornada de terminaciones de oro. Su pálida y ascética cara se oscurecía bajo la sombra de su gran capucha. Los miró fijamente; tenía una tenue sonrisa en sus labios. Los miró durante tanto tiempo que Angus preguntó impacientemente:
—¿Qué es lo que quiere de nosotros? ¿Está Tandor libre?
Moana abrió la boca asombrada, el repentino conocimiento despertó su mente. El Jerarca la barrió con sus ojos y suspiró.
—Tandor está libre. Cumplo mis promesas. Has intentado y has fallado, pero aun así has intentado. Ahora...
Hizo una pausa, las puntas de sus dedos estaban apretadas, meditaba mirando a Angus.
—Hace muchos miles de eones, antes de que nuestra raza existiera, todo Karr pertenecía a la Gran Raza. Vivió mucho tiempo en este mundo antes de irse.
Angus hizo una mueca.
—Su sacerdote ha dicho eso. Quiere decir... El Jerarca habló pacientemente, como si le estuviera enseñando a un niño.
—No ha muerto. Ha continuado, en otro plano de la existencia. Todo debe progresar. Esa es una ley inmutable de la naturaleza. La Primera Raza progresó, mucho más lejos de nuestro entendimiento, más allá de las leyes naturales tales como las conocemos nosotros. Ellos existen hoy. . en algún lugar fuera.
»Stasor, por ejemplo. —El Jerarca dirigió sus negros y ardientes ojos hacia Moana—. Algunos piensan que es un dios. Es un miembro de la Gran Raza.
Moana exclamó rudamente:
—¡Blasfemia! Dice blasfemias acerca de Stasor. El Jerarca se encogió de hombros.
—Digo que vuestro Stasor es un hombre cuadridimensional, que no está atado por nuestra tres dimensiones. El y sus semejantes se han ido a ese otro mundo. Han dejado leyes tras ellos para que guíen a los que vengan detrás. Han dejado los pozos. Eran una gran raza, los Mayores, y los pozos negros son su más grande descubrimiento. Esas leyes que han dejado están contenidas en el Libro del Nardo. ¡Quiero ese libro!
—¿Qué?
El Jerarca sonrió gentilmente.
—¿Con los secretos de los Mayores en las puntas de mis dedos piensas que el Diktor nos puede mantener encerrados en la Ciudadela?
Una débil esperanza ardió en el pecho de Angus.
—¿Quiere decir que no estarán más enclaustrados? ¿Significa que darán la ciencia al pueblo y les ayudarán?
—¡Bah! —respondió bruscamente el Jerarca—, ¿El pueblo? ¡Cerdos! Se revuelcan en su miseria y la aman. —Sus quemantes ojos negros brillaron fanáticamente—. No. Quiero decir que yo, y no el Diktor, ¡gobernaré a Karr!
«El también está loco —pensó Angus—. El y el Diktor, locos por la ambición de poder. Si el Diktor muere y el Jerarca gobierna, no cambiará nada. Incluso las estrellas se rebelarán contra eso».

II

La calle estaba oscura, excepto por la luz de la luna que brillaba débilmente a través de los dentados techos y se reflejaba gris y levemente en los redondeados bordes de los guijarros. Angus y un hombre encapuchado hicieron una corta carga, corrieron hacia las sombras, y trotaron a paso lento.
Por encima de ellos una señal crujía en herrumbrosas cadenas. Angus miró hacia atrás al inmenso bulto de piedra de la Ciudadela en el lugar en que se elevaba desde la roca sólida. Detrás de la Ciudadela las delgadas y delicadas cúspides de los palacios descollaban sobre la limpia y fragantemente perfumada Ciudad Más Elevada. Allí arriba, no había humedad. No había olor de basura podrida. Los patricios no sabían lo que parecían los residuos cocidos en un plato grasiento, o cómo olían las coles asadas o qué horrible mezcla vendían los vinateros en el gran Centro Comercial.
Angus dijo:
—Aún no veo por qué el Jerarca se molesta en enviarme a mí a la búsqueda del Libro. Tiene un montón de científicos que podrían hacer un trabajo mucho mejor que yo para encontrarlo.
Los labios del hombre se movieron en la oscuridad de la capucha.
—¿Cómo piensas que el Diktor nos mantiene encerrados en la Ciudadela, pelirrojo? Tiene el espectrograma de cada uno de nosotros en el palacio, unido a los controles centrales. Cada tiempo determinado, hace que sus capitanes comprueben nuestra ubicación. Cuando los impactos vibratorios nos tocan reflejan en las pantallas nuestros espectros. Si alguno de nosotros está fuera de lugar—más allá de los límites de la Ciudad de Karr, significa eso— envía una patrulla para que nos encuentre y nos capture. Hemos perdido muchos buenos hombres de esta forma antes de que nos resignáramos. Una vez que un científico es capturado por el Diktor es destruido. Instantáneamente.
—¿No hay nadie más que os pueda ayudar? El científico mostró su desdén con un movimiento de sus labios.
—¿Quién? ¿Alguien del pueblo? Han corrido tan rápido para traicionarnos que ni siquiera un theto-galgo podría alcanzarles. Odian al Diktor, pero creo que más nos odian a nosotros.
Detrás de ellos, la sombra de un hombre con una cicatriz en zigzag en su cara se despegó desde debajo de una cornisa sobresaliente y, silenciosamente, los siguió.
Angus y el científico atravesaron calles estrechas, bajaron escalones de piedra y a través de un gran cuadrado. A un lado las rojas luces de la taberna del Ciervo Manchado brillaban y los gritos y las risas fanfarronas de los hombres se mezclaban con las penetrantes y excitadas risas de las mujeres.
El científico miró a su alrededor nerviosamente, mojó sus labios con la lengua.
—No me gusta esta sección. Está demasiado cercana a los muelles. Hay otras ratas aparte de las de cuatro patas.
Un negruzco y romo instrumento en la mano de un hombre semidesnudo golpeó por detrás la cabeza del encapuchado. Angus se adelantó, su puño izquierdo apretado. Le dio al hombre grande en un lado de la boca y la cabeza giró violentamente. Su mano derecha ya estaba en movimiento mientras que la izquierda golpeaba. Alcanzó al hombre con su mano derecha y éste retrocedió hacia la pared de ladrillos.
—Tranquilo, Angus —gruñó una voz a sus espaldas, con un dejo de risa en ella.
Angus giró rápidamente, con los dientes al descubierto. Cuando vio la calva cabeza del gigante que estaba enfrente de él se rió rudamente.
—¡Por los dioses, Tandor! ¡Entonces el Jerarca realmente ha mantenido su palabra!
—Hemos oído que ha faltado sólo unas pulgadas para que mataras a ese canalla que vive en el palacio. ¡Tsk! El Jerarca lo sintió; con suerte, Stal Tay podría estar ya muerto. Sí, él me ha dejado ir. Tan pronto como se enteró de que tú y la sacerdotisa estabais entrando en el pozo negro.
Angus se arrodilló y retiró la capucha del científico. Había una hinchazón apelotonada en la parte de atrás de su cabeza. Angus dijo:
—Pensé que le habías roto el cráneo cuando le golpeaste. —Miró al hombre que estaba recostado en la pared de ladrillo—. Lo lamento, amigo. Creí que eras un salteador de caminos.
—Tandor me dijo que eras rápido. No me mentía. —El hombre hizo una triste mueca, sintiendo la mandíbula.
Tandor le dio un empujón con el hombro a Angus, y cogió al encapuchado. Guió el camino a través de las calles; los brazos y piernas del hombre que había sido golpeado se balanceaban inertes. Tandor preguntó:
—¿Adonde te estaba llevando?
—A una nave-globo escondida. Se supone que debo encontrar el Libro del Nardo. El Jerarca tiene a Moana como rehén.
Tandor silbó suavemente, con los ojos muy abiertos.
—Me cambió a mí por la chica. ¡Es un hombre listo el Alto Sacerdote!
La risa llegó a ellos desde él interior mal iluminado de la taberna, al mismo tiempo que el seco olor a vino y el tufo de la carne sudorosa. Tandor le dio un golpe a la puerta de roble para abrirla y caminó a lo largo de la pared con su carga. Una chica con un harapo a su alrededor corrió hacia Angus, apretando ebriamente sus labios húmedos contra los de él. Ella arrojó una copa de vino de madera, el rojo vino saltando por los bordes, gritando :
—¡El Yunque! ¡Para Angus el Yunque, el único amigo que tenemos!
El rugido hizo eco en sus oídos mientras que Angus entraba en la pequeña habitación que había a un lado. Tandor empujó una silla hacia Angus, acercándose hacía un jarro de madera. Gruñó:
—¿Irás a la búsqueda del Libro?
Angus extendió las piernas y acercó una copa llena hacia él. Miró fijamente hacia el negro líquido. Finalmente dijo;
—Sí, lo haré.
—¿Por qué?
—Porque yo he visto cómo viven en la Ciudad Más Elevada. He visto la vida que llevan y he visto la vida de esa gente que está ahí fuera, en la gran habitación.
Tandor hizo un extraño sonido con su garganta.
—No pensarás que apreciarán el que les cambies la vida, ¿verdad?
Angus miró pensativamente. Sonrió.
—Sé hacia dónde se dirige nuestra raza, ahora. Seremos como Stasor, el hombre detrás del Velo, algún día. Cuanto más se quede el Diktor u oíros como él en el poder, más tiempo tardaremos en acercarnos a esa meta.
Tandor hizo una mueca que le hacía parecer un
—A algunos hombres les gusta ser mártires. Es una debilidad del cerebro. —Frunció el ceño, y golpeó con la palma de la mano la parte superior de la mesa de madera—. Digo que es una locura. Deja que el Jerarca y el Diktor se apuñalen el cuello el uno al otro. Volvamos a las sendas de las estrellas, Angus. Fuera, donde el hombre pueda respirar y estirarse.
Angus movió la cabeza.
—Toma la nave tú. Sigue haciendo correrías, si quieres. Yo me quedo. Quiero encontrar respuesta a una pregunta.
—¿Qué pregunta?
—¿Qué es la ciencia?
—Qué es... Estás loco. Yo lo sé. De todas las preguntas, es la más estúpida. La ciencia es un arte concebido para mejorar el nivel de vida de la clase patricia. Ahí está. ¿Eso te responde?
—Digo que la ciencia debe de ser algo que beneficie a todos. ¿Por qué tenemos antorchas mientras que la Jerarquía utiliza lámparas y paredes incandescentes para la iluminación? ¿Por qué no tenemos hornos en lugar de chimeneas o electronizadores en lugar de armas de percusión?
Tandor sonrió con afectación.
—Es más seguro.
Angus se levantó y caminó en la ahumada habitación de roble. Bajo la luz rojiza su pecho y sus brazos enormemente musculosos parecían recubiertos de rojo. Los mechones de rojo cabello en su cráneo redondo, de mandíbula cuadrada, reforzaban la ilusión. Puso sus manos en las caderas y se plantó frente a su lugarteniente.
—Me volví pirata cuando el último Diktor ejecutó a mi padre por indulgencia con sus criados. El Diktor dijo que él estaba rompiendo la disciplina gubernamental. Tomé a mí madre y huí al espacio. Encontré un lugar seguro en Yassinan. He construido un imperio pirata con tu ayuda. Ofrecería todo eso, toda la fortuna que hemos amasado en Yassinan, ¡para desmontar este tinglado!
Tandor se dio una palmada y rascó su palma en lo liso de su calva. Dijo secamente:
—Me haces volverme loco, Angus. No estás satisfecho con las cosas. Siempre tienes que cambiarlas. ¿Es que la vida no está suficientemente llena para ti ahora?
Angus le ignoró.
—Si pudiera conseguir el Libro del Nardo y liberar a Moana y alejarla hacia la seguridad, quizá podamos tener una posibilidad. Si pudiéramos desarrollar la ciencia en Yassinan lo podríamos hacer.
—¿Por qué preocuparnos por Moana?
—Porque ella se convirtió en mi compañera de súplica. Sabes lo que eso significa para alguien como el Diktor. —Angus dio una palmada en su ancho cinturón de cuero con decisión—. Lo haré. Iré en su nave-globo y trataré de encontrar el Libro. Tandor, te quedarás aquí. Reclutarás hombres que peleen por nosotros.
El hombre grande de la cabeza calva asintió sombríamente. Se sirvió vino de la jarra de madera, y vació la copa que estaba llena hasta los bordes de un largo trago. Se secó los labios en la palma de la mano y ésta se la secó rascándose la cabeza.
—Te he oído. Pienso que estás loco, pero te escucho. ¿Qué vas a hacer con eso?
Su pulgar apuntó al cuerpo desmayado del científico con la larga ropa y la capucha. Angus se encogió de hombros.
—Volverá en sí. Cuando lo haga le contaré que he peleado con el asaltante. Mientras tanto, averigua qué nave-globo pretende darme. ¿Puedes hacer eso?
El hombre grande rugió:
—Tandor puede hacer cualquier cosa. Lo averiguaré sin moverme de esta habitación. —Levantó la voz y vociferó. Cuando la puerta se abrió y una cara se asomó, Tandor hizo una mueca—. Encuentra a Plisket, esa rata de los muelles, y envíalo aquí.
Plisket entró cojeando, haciendo una mueca a Angus y agachando la cabeza. Se abrieron mucho sus ojos cuando oyó lo que Tandor quería. Rió entre dientes.
—La Jerarquía intriga como un montón de tontos. Todos fuera de la Ciudadela les odian. Lo que sucede es que yo odio más al Diktor. Me dieron oro para que les construyera una nave.
—¿La Espumadera? —preguntó Tandor—. ¿Esa maravilla de nave que me estabas describiendo?
—Es una maravilla de nave. Incorpora el...
—No importan los detalles —reconvino Angus, apoyando las palmas de sus manos en la mesa—. ¿Es ésa la nave que la Jerarquía quiere que use?
—Puede serlo. Es la única que está libre. Y, Angus, si vas a utilizarla, recuerda que se puede sumergir. Y también tiene cuatro velocidades, dos más que...
Tandor golpeó la mesa con sus manos, haciendo que las copas bailotearan.
—Suficiente, suficiente. Plisket, tu lengua se mueve tanto como la cola de un galgo. Angus, ¿estás listo?
Angus estiró su alto y musculoso cuerpo. Se levantó y dobló su delgada estatura sobre la superficial respiración del científico y se lo colgó a las espaldas al estilo de los bomberos. Caminó firmemente y sin interrupción, mientras se dirigía hacia la puerta de roble.

El hombre con la cicatriz en zigzag en su mejilla se escondió en la oscuridad que proyectaba una segunda planta sobresaliente, mientras que una puerta crujía y se abría. Sus ojos brillaron observando a Angus emerger con el cuerpo encapuchado sobre un hombro. El hombre escondido tocó una perilla brillante que estaba unida a su muñeca, hizo girar la perilla y la llevó a su boca.
Angus no le vio ni le oyó murmurar en el transmisor de voz. Se elevó, acomodando el cuerpo sobre su hombro. Comenzó a trotar, con enormes zancadas que parecían devorar el espacio. Fue al lugar en el cual el matón de Tandor había golpeado a un científico. Llegó a unos diez pasos detrás del sitio y se detuvo. Bajó al hombre a tierra y comenzó a zarandearlo.
—Despierte..., no le ha golpeado tan fuerte. Hombre, muévase..., así está mejor... ¿Me ve? ¿Quién soy yo? Angus. Bien. ¿Está mejor? Muy bien..., levántese... Le echaré una mano.
El científico se balanceó débilmente, trató de sonreír.
—Le dije que era un lugar para ratas. ¿Qué ha sucedido?
—Le he pegado. Le he llevado a usted un poco, pensando en que él podría regresar. Hemos perdido algún tiempo.
—Lo lamento. Haré un informe para el Jerarca. Le agradará saber que no huiste con él. Angus cortó fríamente:
—No dejaré a Moana en manos de ese demonio de Diktor. El Jerarca sabe eso. El encapuchado asintió:
—Es igual, se lo diré. Me gustas, Angus. Si alguna vez puedo ayudarte, recuérdame, Thordad.
—¿Está realmente bien? ¿Podrá continuar?
—Sí, puedo. De prisa. No te preocupes por mí. Me las arreglaré.

Vieron la esfera sobresaliente de la nave-globo en el instante en que emergían de la calle flanqueada de achaparrados edificios enfrente del agua. Era una esfera de dorado brillo, cabalgando suavemente sobre las olas del mar, pese a su tamaño; ocasionalmente rozaba contra las suaves cuerdas que la mantenían atada al muelle. A la luz de la luna brillaba majestuosa, e inspiraba temor sobre las mojadas y redondeadas piedras del muelle. Su suave movimiento de slip-slup sobre las olas la hacía parecer viva bajo la brisa cargada de sal que llegaba desde el mar.
El científico se detuvo.
—Te dejo aquí. ¿Sabes cómo ir hasta las Tierras Llameantes? Bien.
Thordad extendió su mano huesuda. Angus hizo una mueca y la cogió. Le dijo sarcásticamente:
—Dígale al Jerarca que le vaya sacando el polvo a un estante de su biblioteca. Lo llenaré con el Libro del Nardo.
Thordad se sonrió, se giró y se internó en la oscuridad de una callejuela. Angus quedó allí, los ojos brillándole ante el armatoste de la nave. Oyó el viento silbando en los techos y en las esquinas de las calles. Teniendo los ojos y los oídos ya ocupados no pudo oír el grito sofocado de Thordad cuando una mano se le cerraba en la garganta, ni tampoco pudo ver la daga chorreando carmesí en la mano del hombre con la cicatriz en forma de zigzag, elevándose para caer una y otra vez en el cuerpo de Thordad.
Angus atravesó la pasarela y avanzó hacia la puerta curvada. Presionó un botón y la puerta se deslizó en su lugar. Las luces se desparramaron hasta la completa iluminación, revelando temblorosos brillos metálicos y abrazaderas en cruz, un resplandeciente suelo rojizo y largos bancos de paneles de control. Tubos brillantes, calentándose lentamente, inundaban la gigantesca habitación con un suave color azulado.
Angus estudió los medidores. Bajó una palanca que tenía el mango rojo. A lo lejos, debajo, los motores recubiertos de plástico vibraron, ronroneando, mostrando su poder. Lentamente, el gran casco de la nave-globo comenzó a moverse, circundando la bola interior. El fino margen de aire-espacio, cargado con magnetos regulados electrónicamente, hizo un suave y ronroneante sonido cuando la bola exterior comenzó a rotar cada vez con mayor rapidez. La bola interior, un gigantesco giroscopio suspendido en un campo magnético, se mantenía firme mientras que el globo exterior giraba rápidamente.
La nave-globo parecía una gran bola que una mano gigante estuviera impeliendo a través del agua. A medida que aumentaba la velocidad, el agua iba siendo lanzada con mayor rapidez hacia los costados, abriendo camino a la nave. Su forma, diseñada para que tuviera la mínima fricción con el agua, danzaba a lo largo de las olas con terrorífica velocidad. Angus observaba la gran cantidad de oscilante e inquieta agua que habla delante de él, vio pasar grandes olas encrespadas y largas, observó el ir y venir de inmensos oleajes, hendidos por el casco globular. Se dedicó al mapa de luz y estudió su progreso, haciendo cambios en la aguja indicadora de la dirección.
Se dirigió hacia afuera a través del difícil Mar Car Carolan, hacia las Tierras Llameantes, las cuales ningún hombre vivo había visitado con anterioridad.

El Diktor se giró, dejando la contemplación de las espesas bandas de luz brillando a través de la adornada pantalla de espectrogramas. Un joven asistente con chaqueta dorada y calzones tocó un botón cuando se le ordenó y la pantalla se oscureció.
Las colgaduras sobre el arqueado vano de la puerta al final de la habitación se levantaron cuando entró un oficial, juntó los talones e hizo una reverencia. Su voz era áspera:
—Teoman ha regresado, Eminencia. Trae noticias del pirata.
El Diktor se acercó a grandes zancadas, barriendo hacia atrás su capa con un brazo corto pero extremadamente musculoso. Hizo un gesto perentorio y las ondulantes cortinas se levantaron. Un hombre con una cicatriz en forma de zigzag en su mejilla, meneando su cabeza hacia abajo y hacia arriba, entró con timidez en la habitación.
—El pirata se ha ido en una nave-globo a través del Mar Car Carolan, Altísimo Señor. Un científico de la Clase Dragón le estaba asistiendo. Apuñalé al científico, pero no pude alcanzar a Angus a tiempo.
El Diktor se mordió el labio.
—¿Moana?
El espía movió su cabeza casi calva.
—Ningún signo de ella, Eminencia. Ella no estaba con él.
El Diktor le arrojó una bolsa de monedas a Teoman e hizo un gesto de despedida. Dio bruscamente una orden y comenzó a recorrer la habitación a grandes zancadas, mientras el oficial se apresuraba a salir a cumplirla.
El oficial regresó con dos asistentes vestidos de rojo, quienes llevaban sobre ruedas una máquina achaparrada, las lámparas y los engranajes dentro de una caja transparente. En lo alto del resplandeciente tope de metal de la máquina había un micro.
El Diktor se dobló y puso sus labios sobre el micro. Dijo irritadamente:
—Asunto: el Mar Car Carolan y el territorio anexo. Pregunta: ¿Qué hay, si es que hay algo, de valor científico, que se, pueda encontrar en esa zona?
Hubo un leve zumbido de los engranajes y de los pistones. Una suave y gentil voz respondió:
—Por el oeste bordean al Mar Car Carolan las Tierras Llameantes y el Desierto de las Muertas Piedras Blancas. En el este está el continente de Karr Mayor. En el sur las masas de hielo, que son estériles. Al norte las regiones polares. Más allá de las Tierras Llameantes hay un mar interior alimentado por debajo por las aguas del Mar Car Carolan. Más allá de ese mar está el desierto. Es una tierra deshabitada. No hay nada de interés científico en esa región, exceptuando la zona volcánica de las Tierras Llameantes.
La máquina dio un golpecito seco y calló. El Diktor suspiró. Tendría que ir a ver al dios Stasor. No deseaba hacer eso porque tenía el sentimiento de que los miembros de la Gran Raza no le aprobaban ni a él ni sus métodos.

Incluso muy lejos en el mar, Angus sintió el calor que venía hacia él en agitadas olas. Neblinas, formadas por el agua calentada hasta el punto de ebullición, se elevaban como blancos palios para ocultar a sus ojos las Tierras Llameantes. Pero aquí y allá, a través de las fisuras hechas por la brisa,, podía ver inmensas lenguas de fuego, rojas y hoscas, levantándose desde la tierra.
Angus condujo la nave-globo hacia la blanca neblina. Burbujas gigantescas se rompían bajo ella, arrojando vaho y vapor sobre la nave. Dentro del globo el calor era feroz.
Angus estaba pegajoso, con el sudor que le corría por el rostro y el cuerpo. Estaba minando sus energías. Cuando los controles comenzaron a nublarse en sus ojos, supo que ya había tenido suficiente. Sus dedos tocaron la caliente palanca de control y tiró de ella hacia delante.
Navegó a varios kilómetros de la neblina y se detuvo, galopando sobre el oleaje del mar. Murmuró:
—Estoy acabado. Terminado. No puedo pasar por arriba y no puedo pasar por debajo... ¿o puedo? ¿No dijo Plisket algo acerca de esto? ¡Espera..., espera..., seguro! Dijo que esta cosa se podía sumergir.
Angus se levantó y cruzó la habitación. Había un pequeño estante en la pared de metal con información. Hizo correr sus ojos sobre los títulos, se elevó y alcanzó un libro de geofisiología.
Se dobló consultando las páginas que hablaban de la oceanografía subterránea. Su dedo señaló un párrafo: «Desde el Mar Car Carolan un río subterráneo alimenta el mar interior que hay entre las Tierras Llameantes y el Desierto de las Muertas Piedras Blancas.»
Le llevó un largo tiempo, buscando a ciegas en el agua caliente que había a su alrededor. Fue hacía las profundidades rodando sobre el dentado fondo del mar. Los generadores de oxígeno estaban trabajando cuando encontró el gran y oscuro orificio destacando delante, bajo sus luces de mar.
Fue un duro trabajo el de maniobrar el globo a través del túnel submarino. Todo a su alrededor estaba lleno de las mudas estampidas de los fuegos volcánicos, enviando hacia arriba chorros de lava fundida, llamas y cenizas. Agua arremolinada, negra y espesa pasaba sobre el redondeado casco.
Cuando el agua se aligeró, supo que estaba fuera del túnel. Angus envió el globo hacia arriba a toda velocidad. Irrumpió a través del agua hacia el aire limpio. Las Tierras Llameantes quedaban detrás. Delante, a través de la azulada extensión del mar interior, se extendía una vasta zona de arena y rocas.
Angus ancló la nave-globo. Se arrojó sobre la borda y se zambulló hacia la blanquísima arena. El sol estaba tibio arriba y la arena caliente frenaba sus botas. Angus puso una cantimplora en su hombro y ató un paquete de pastillas de comida en su cintura.
Caminó durante dos días y una noche, antes de encontrar un camino semiescondido que formaba un arco sobre el desierto. El camino terminaba cuatro días después, en las tierras yermas. El agua se le había acabado y el bolsillo de piel que contenía sus pastillas de comida estaba vacío.
«No puedo regresar—pensó—, He estado caminando una semana entera desde que dejé el mar interior.»
Angus se giró y tropezó. El sol golpeaba en sus hombros desnudos, en lo que quedaba de su vestimenta destrozada. Con cada soplo de arena sus pies se levantaban, y algo huía de su espíritu.
Vio una roca marrón, con su dentado extremo sobresaliendo de la arena. Corrió torpemente hacia ella, esperando que desde su extremo pudiera ver las cúspides de una distante y nebulosa ciudad. Pero sólo había más arena y más movedizas y curvas dunas, y el desganado tinte azul del horizonte.
Se quedó en el desnudo dedo de roca y juró. Invocó los dioses antiguos: la fecunda Ashtal, diosa del amor y del sexo; Grom, que peleaba con los soldados; Jethad, que amaba la sabiduría. Les llamó para que le prestaran atención y los maldijo, hacia arriba y hacia abajo, hacia delante y hacia atrás.
En su furia, cogió la cantimplora vacía y la arrojó con fuerza.
Ahogándose, se detuvo a mitad de una maldición.
¡La cantimplora había desaparecido en medio del aire!

El Jerarca cerró los puños de sus manos como garras. El encapuchado, que estaba arrodillado ante su labrada silla, tembló. El Jerarca murmuró:
—¿Estás seguro?
—Hemos seguido su espectrograma en la pantalla, Excelencia. ¡Lo hemos seguido hasta que ha desaparecido!
Las negras esferas en el delgado y blanco rostro del jefe de los científicos brillaron con fanático ardor. A través de, sus finos labios, profirió con voz ronca:
—Me ha engañado. Ha tenido a sus piratas esperando para que le recogieran una vez que estuviese seguro, lejos de mí.
—Ha penetrado a través de las Tierras Llameantes —dijo con voz trémula el encapuchado—. Le hemos visto hacer eso. ¿Pasaría a través de todos esos problemas para que le recogieran en el desierto? Podría haber escapado desde el Mar Car Carolan.
—Es una evidencia de su ingenio. Quería estar seguro de estar completamente alejado del poder del Diktor.
—¿El Diktor?
—¡Tonto! Iré al Diktor y le daré a Moana para que pruebe sus torturas. Le diré que Angus planeó con Moana su asesinato. ¡Ah! Los torturadores trabajarán sobre ella durante largo tiempo; creo. Cuando Angus oiga eso...
El Jerarca meditó. Sonrió.
—Incluso podré hacer de eso una trampa para él. Cuando él regrese, habiendo oído lo que le ha sucedido a Moana, le estaré esperando.

Angus se deslizó, bajándose de la roca con e! corazón en la boca. «La cantimplora ha desaparecido en el aire —pensó—. ¡Se elevó y cuando bajaba, desapareció!»
Había algo enfrente de él. Quizá fuera un campo de fuerza escondido en las movedizas y arremolinadas nieblas que se elevaban de las desérticas tierras.
Sí pudiera encontrar la cantimplora y descubrir qué era lo que le permitía volverse invisible...
Angus estaba débil. Sus rodillas le fallaron cuando intentó dar otro paso. Intentó reunir la fuerza de los músculos y los nervios de su gran y descarnado cuerpo. Dio un paso hacia delante, luego otro.
Al tercero, cayó. Extendió sus manos.
Sus manos partieron las grises neblinas que había enfrente de él, pero no evitaron su caída. Sus desnudas piernas se golpearon contra redondas piedras y entonces sus palmas se alargaron y tocaron el gastado pavimento de una calle de ciudad.
—¡Dioses! —murmuró el pirata, levantando su cabeza, sus azules ojos brillando como carbones en su bronceado rostro.
La gris neblina se movió, debilitándose. A través de sus jirones, al igual que la carne de una mujer desnuda se revela detrás de velos de humo, brillaron extrañamente redondeadas y suavísimas paredes labradas de amaranto y ocre, rojo y junquillo amarillo. Aquí y allá una cúpula de perlado champaña se mantenía inclinada con un toque de bermellón. Las casas en el borde de la ciudad eran bajas, pareciendo que se volvían cada vez más altas hacia el centro, en donde un alto y esbelto edificio elevaba su cúspide.
Angus respiró profundamente, haciendo correr sus manos a lo largo de los rígidos músculos de sus muslos. Se giró y miró fijamente detrás de él, en donde se suponía que debían estar las calientes arenas. Vio sólo neblina, movediza y temblorosa.
Angus bajó por la calle, pasó por edificios en los que las ventanas estaban vacías, a través de desiertas intersecciones; sus pisadas sonaban fuertemente en la quietud de la ciudad muerta.
Caminó hasta que la entrada de la torre central estuvo frente a él. Adornada con heráldicas divisas —Angus reconoció a Stallion, el de los ojos llameantes, de la olvidada Shallar, y el rampante Dragón de Domeer— la inmensa puerta era una masa brillante de esmeraldas incrustadas en los labrados, tan delicados que parecían haber sido hechos sobre papel.
Las puertas se abrieron ante un toque, revelando cuadrados de metal rojo y amarillo extendiéndose hacía delante, debajo de una brillante cúpula de reluciente jade. En el centro del vestíbulo había un bajo reborde de metal, cerca de una burbuja de una iridiscencia verde grisácea. Se acercó al reborde, se dobló sobre él y miró hacia abajo.
—¡Uno de los pozos negros! —murmuró Angus.
A través de la luminiscente burbuja sólo podía ver la negrura, un chorro de la nada que parecía vivo.

Un paso sonó en el enlosado metálico, detrás de él.
Angus se giró.
Un hombre estaba allí, recostado en una torcida pértiga, sonriendo gentilmente. Estaba vestido con una floja prenda de lana, blanca como la nieve que cae. Sus brazos y piernas estaban desnudos y bronceados. Su rostro, aunque arrugado y marcado, parecía casi juvenil.
—He esperado muchos años —dijo él suavemente— y nadie había venido nunca. Ahora, al fin, hay alguien que ha encontrado la ciudad. ¡Bien venido! ¡Te doy la bienvenida a la Torre de los Ancianos!
—¡Stasor! —gritó Angus, reconociéndolo súbitamente.
—El Stasor que tú conoces, sí. Uno de mi raza es escogido para que pase cien años como Guardián de la Ciudad, para que espere a cualquiera que venga a buscar sus tesoros. Tú eres el primero que lo ha encontrado.
Angus dijo:
—Una vida de soledad. ¿Valemos tanto? El anciano, rió.
—Nosotros no morimos, al menos no como vuestra raza conoce la muerte. Es uno de nuestros logros. Como la negrura en la que me viste por vez primera.
—¿La negrura? —Angus se giró, mirando el reborde de metal que rodeaba el surtidor del pozo negro—. ¿Qué es? Debe de haberlos en todo el planeta. Nadie sabe lo que son.
—Es el más grande producto de nuestra raza. Hace muchos eones, un científico descubrió que un átomo puede ser dividido para crear una devoradora energía. Durante años, los más grandes científicos de los Mayores estudiaron el hecho. Eventualmente construyeron máquinas que podían albergar tan increíble poder. Finalmente, después de muchos siglos, desarrollaron los pozos.
»Los pozos no son más que la radiación atómica, energía pura, embotellada en vastas cámaras revestidas de stalabasil. Lista para usar en todo momento.
»En los primeros días, los hombres morían de tal radiactividad. A medida que el tiempo pasó y que manipulamos más y más, nuestros cuerpos evolucionaron, de tal forma que las dolorosas quemaduras que causaban la muerte se convirtieron en meros picores a lo largo de la terminación de los nervios. Vuestra propia raza, que evolucionó en Karr después de que los Mayores se fueran, también es inmune a ella.
—Reservas de energía —murmuró Angus, rascando la mano en el muslo—. Si se pudiera captar esa energía y llevarla a canales de producción...
Sus azules ojos se agrandaron mientras que la respiración se le cortaba en la garganta. Stasor sonrió; su vieja cabeza asentía.
—Eso es lo que usamos los Mayores. Cargábamos nuestras máquinas con ella. No necesitábamos combustible, no había que recargar depósitos ni tanques. Siempre estaba allí, lista para usar.
—¿Lo menciona el Libro del Nardo? El anciano asintió,
—Todos nuestros secretos están contenidos en el Libro del Nardo. ¿Quieres verlo?
Subieron por unos escalones en forma de espira! y hacia una habitación en la cual pesadas colgaduras de oro brillaban espléndidas. En un soporte de madera yacía un libro cerrado; sus tapas eran de oro sólido, sus hojas de pergamino eran de un pálido rosa.
—Ábrela —dijo el Guardián.
Angus se dobló y levantó la tapa. Dio una ojeada a la arcaica escritura grabada al aguafuerte en el grueso pergamino.
«Cada hombre tiene en sí mismo la semilla de su propia inmortalidad. Debe progresar o morir. Y la raza es como el hombre. ¿Quién puede decir qué camino tomará el progreso? Un hombre no puede saber su propio futuro. Tampoco lo puede saber la raza. Este es el Libro del Nardo, primero de la Raza Mayor. Como estímulo para todos los pueblos que vengan después de nosotros, dejamos esta corta transcripción de nuestro pasado.»
Angus levantó los ojos. Miró fijamente al Guardián, quien asintió. Rápidamente, el pirata tocó e! pergamino, pasando las páginas. Sus agudos ojos azules examinaron detenidamente los grabados mientras leía la historia de aquellos que se habían ido. Examinó fórmulas matemáticas y astronómicas, ecuaciones químicas, gráficos biológicos.
Susurró:
—¡La historia entera de la raza, contada en los avances de sus científicos!
—Es todo lo que vive.
—No lo entiendo, por supuesto. Cojo un pensamiento, aquí y allá. Pero la ecuación entera...
—¿No la entiendes?
—No.
El anciano sonrió. Dijo repentinamente;
—¿Te gustaría ver algunos de estos logros en acción? ¿Te gustaría ver los mundos en un espacio tridimensional, las islas del universo, las galaxias, las estrellas y los planetas?
Angus dijo:
—He estado entre los Seis Mundos. He visto otros sistemas a través de telescopios.
El anciano se rió. Era un tipo de risa espontáneo y feliz.
—No me refería a verlos de esa manera. Ven, déjame que te muestre lo que mi raza es capaz de hacer—, Angus le vio sonreír extrañamente, las comisuras de sus labios bajándose, como si compartiera una extraña broma consigo mismo.
No usaron la escalera esta vez. Entraron en una habitación desnuda en la cual las paredes, el techo y el suelo eran de acero resplandeciente. El anciano tocó un botón en la puerta.
La habitación en la que estaba el Libro desapareció.
En su lugar había una cámara redonda con una cúpula transparente que revelaba las estrellas titilando incontables kilómetros más arriba. En el medio de la habitación, que de otra forma hubiese estado sin muebles, había un bajo y liso estrado con sillas remachadas mediante sus curvadas patas de metal dentro del estrado. Un panel de controles estaba nivelado en el suelo de la plataforma.
El anciano le guió hasta el estrado. Se sonrió, doblándose sobre el panel de controles.
—Este es el tipo de observatorio que tu raza tendrá algún día. No tendrán que depender de pulidos espejos y luz y gruesas lentes. Básicamente el principio de esto es el mismo que el de la habitación teleportadora que hemos usado para llegar hasta aquí. Lo que hacemos es usar los factores espacio y tiempo coordinados. Es igual que pilotar una nave en un océano sin cartas marítimas. Si se sabe dónde está la Estrella Polar se puede ir a donde se quiera. Se giró y se acercó a una silla.
—Ahora estamos listos. Quédate tranquilo, no importa lo que veas, o lo que piensas que ves. Sólo relájate.
La reflejada luz de la habitación estaba menguando. La negrura cayó a través de la cúpula transparente y los rodeó. Era similar al Observatorio de Estrellas que Angus había visitado en Mawk... o lo era, hasta que Angus vio estrellas a su lado y por debajo de él.
Una nebulosa que estaba a incontables años luz de lejanía se acercó rápidamente hacia ellos. Era una rueda tejida de plata en la lejanía, pero se rompió en grandes manchas de negro espacio para disolverse en otro sistema estelar sin forma o nebulosidad notable.
Se precipitaron sobre un planeta rojizo y se dejaron caer en su atmósfera. Estudiaron grandes edificios de piedra y metal que se elevaban a gran altura entre las nubes. Pequeños artefactos voladores y grandes cargueros volantes poblaban los cielos. El anciano dijo:
—Este pueblo sabe usar la ciencia sabiamente. Han construido una civilización que le da a cada hombre todo lo que necesita.
Dejaron el planeta rojo, barrieron años luz a través de pesadas neblinas hacia un globo verdoso que giraba majestuosamente en la luz de su sol distante. Debajo de ellos, exuberantes y tropicales junglas levantaban frondas y ramas hacia las humeantes nieblas. En algún lugar de esa masa compacta de vegetación un animal gritaba en agonía. A través de una hendidura en los árboles, Angus vio a un hombre desnudo achaparrado y peludo, con una lanza con punta de piedra en la mano, huyendo de la saltarina furia de un tigre gigante. Él gran gato acababa de dar su último brinco, hundiendo sus garras en la temblorosa carne del hombre, cuando la niebla los separó y escondió.
—Un mundo joven —dijo Stasor, suavemente—, con toda la vida por delante para encontrar su propio destino.
Salieron otra vez al espacio y encontraron un planeta en el que gobernaban insectos gigantes, en donde una torpe criatura bajo la forma de un hombre, pero desprovisto de mente, era usado para las tareas pesadas. Otro planeta mostraba lagartos morando en mansiones extrañamente labradas. Un tercero mostraba seres inteligentes que parecían rojizas medusas colgando en medio del aire mediante algún tipo de suspensión mental.
—Todo esto —explicó Stasor con un movimiento de su mano— son sólo rarezas. La vida a través de todo el universo, a lo largo de sus incontables años-luz, sigue un modelo como el nuestro. Criaturas que nosotros llamamos hombres, con dos brazos, dos piernas, dos ojos, una nariz y una boca, respirando a través de pulmones, han sido las razas dominantes a causa de circunstancias como la gravedad y la atmósfera, sobre las cuales ellos mismos no tienen control. Un ejemplo más, y terminamos...
Volaron a través de galaxias estelares, a través del desparramado universo en el cual las estrellas binarias y enanas y las gigantes roías alternaban contra el negro vacío como una cortina adornada con lentejuelas. Pasaron por el Grupo Magallánico y por la Nebulosa de Andrómeda. Se precipitaban a tanta velocidad que las estrellas se nublaban un poco, incluso a las increíbles distancias espaciales, hacia otra galaxia.
Stasor encontró una pequeña estrella. Estaba rodeada por nueve planetas. Escogió el tercero a partir de la estrella, y llevó su plataforma de observación a través de la ionosfera.
Angus se inclinó hacia delante. Le gustaba este mundo. Le recordaba vagamente a Karr, con sus verdes pastos y sus oscilantes océanos.
—Sus habitantes lo llaman Tierra. Un pacífico lugar. Mira hacia allí, podrás ver la ciudad más claramente ahora.
Tenía graciosas espirales y redondas y acogedoras moradas. Naves gigantes descansaban al lado de los blancos y relucientes muelles. La gente caminaba de un lado a otro vestida con ropajes claros y ligeros. Había un aire de radiante contento.
Stasor dijo:
—Esta es la edad de oro de esta gente. Durará durante largo tiempo. Pronto colonizarán otros planetas cercanos. Al final, dentro de algunos millones de años, esta gente gobernará casi todos los universos conocidos. Y aun así su ciencia, comparada con la nuestra, es un juego de niños.

Angus sintió un toque de celos.
—¿Por qué deberán ellos gobernar los mundos? Nosotros, la gente de Karr...
—Espera. Quiero mostrarte este mundo hace trescientos años.
Tocó una palanca. El mundo que había debajo de ellos se alejó, disparado hacia atrás en el espacio. Angus gritó maravillado.
—Se está alejando de nosotros.
—Estoy yendo hacía atrás en el tiempo. Recuerda, éste es un universo expansivo. Ha recorrido un largo camino en los pasados trescientos años, yendo hacia la estrella fija Vega. Tenemos que seguirlo.
Esta vez, no había mundo encantador. Sólo había tierra ennegrecida, achicharrada y chamuscada. Grandes montículos de acero se elevaban desde la tierra, como las costillas ennegrecidas de algún gigante caído en un pantano de estiércol. Desde el oeste venían siete finas y delgadas formas, a gran velocidad por el aire. Desde el ennegrecido suelo venían formas más pequeñas y más finas para interceptarlas. Las más pequeñas eran como avispas en su lanzamiento y velocidad. Las formas no tenían ninguna posibilidad. Cayeron en masas de rojas llamas, velozmente.
Stasor anunció:
—Esta es su última Guerra. Durará aún diez años más. Las siete formas que has visto eran bombarderos cargados hasta en las alas de bombas atómicas. Las naves más pequeñas eran cazas, su armamento estaba compuesto de armas de fisión, una invención de un científico americano.
—¡Diez años más! —se asustó Angus—. Sólo tienen tierra ennegrecida en la que vivir.
—Viven bajo tierra —explicó Stasor» Angus musitó:
—Hay una diferencia tan aguda entre este mundo j lo que será dentro de trescientos años a partir de ahora.
—El americano que Inventó el arma de fisión —explicó Stasor— guiará a su mundo al pináculo. El organizará los restos de lo que quede de la civilización después de la Ultima Guerra, impulsará los casamientos interraciales y nacimientos. El resultado biológico de eso será, naturalmente, una nueva y diferente raza en el curso de los años. Será ésa la raza que irá desde la Tierra hacia las estrellas.
Angus observó a Stasor pensativamente.
—Está pensando que lo que el americano ha hecho con su gente lo podría hacer yo con la mía.
El anciano se encogió de hombros. Se acercó y giró los diales. Murmuró:
—Karr tiene entablada una lucha tan mortal como la que has visto, excepto que los enemigos con los que pelea son el estancamiento y la degeneración.
—Si pudiera lograr que el Diktor le diera al pueblo la ciencia de la Jerarquía... —musitó Angus.
—Donde hay esperanza hay nueva vida —sonrió Stasor gentilmente—. Sin ciencia que beneficie sus vidas el pueblo de Karr no tiene ninguna esperanza.
Angus se desató amargamente:
¾El Diktor es demasiado poderoso. No hay ninguna manera de derrocarle.
¾Te enseñaré una forma ¾murmuró el anciano.

Stal Tay mantenía a la corte delante de su trono de rubí. Estaba sentado con la mano derecha en su rodilla, doblado hacia delante, los finos labios curvados en una sonrisa. Delante de él estaba el Jerarca, rígido de rabia; sus negros ojos ardían bajo la sombra de su blanca capucha. A la izquierda del Jerarca una casi desnuda Moana estaba encogida en el frío suelo de piedra; en sus muñecas y en los tobillos tenía grilletes, su blanca carne brillaba a través de los rotos ropajes. Stal Tay se mofó:
—Ha venido demasiado tarde, Jerarca, Sé adonde fue Angus el Rojo, a lo que fue, y quién le ha enviado.
—Fue hecho por vuestros intereses —profirió con voz ronca el científico—. La he traído a ella para que le pueda decir la verdad.
Stal Tay lanzó una breve mirada sobre la llorosa Moana.
—Tantas cosas extrañas son hechas en mi nombre hoy en día. En eso, estoy casi inclinado a creeros; pero lo que realmente me interesa es saber si Angus encontró...
El Diktor cortó su discurso abruptamente. Se levantó casi la mitad de su trono, los dedos fuertemente agarrados a los enjoyados brazos del trono. El Jerarca se giró rápidamente. Incluso Moana giró su cabeza para mirar; los sollozos aún sacudían su cuerpo.
Un brillo amarillo se estaba formando en medio del aire, un palmo más arriba de las losas de la Cámara de Audiencias. El amarillo resplandeció, centelleó y desapareció. En el lugar en el que estaba el color había ahora una negra plataforma con tres sillas, cuyas patas curvadas estaban remachadas al piso de la plataforma, un hombre se giró desde el panel de control que se elevaba entre las sillas, un hombre de cabellos rojos y cuerpo bronceado. El hombre les miró y se rió,
—Angus —gimió Moana.
—Captúrenlo —se enfureció Stal Tay.
Angus se dobló, levantó algo y lo mantuvo en alto. Brillaba a la luz que se filtraba a través de las arqueadas ventanas de la Cámara de Audiencias. Angus dijo:
—Este es el Libro del Nardo. He venido a comerciarlo contigo, Stal Tay.
El Diktor se volvió a sentar en su trono, haciendo un gesto a sus guardias de que se mantuvieran al margen. Dijo:
—¿Qué quieres a cambio del Libro?
—A Moana.
—Moana —repitió el Diktor sorprendido—. ¿Es eso todo? Cógela.., pero espera. ¿Cómo sé que no es un truco? ¿Cómo sé que me darás el Libro?
Angus dio un paso de la plataforma hacia el suelo de la habitación. Puso el Libro con sus tapas de oro en el suelo.
—He ido a la Ciudad de los Ancianos. Me encontré con Stasor y tomé el Libro del Nardo de él. He venido a traéroslo. Veo que he llegado justo a tiempo de salvar a Moana.
Stal Tay se levantó.
—Esa cosa que conduces. ¿Qué es? Dime su secreto y te perdonaré. Angus se rió en su cara.
—Stasor lo llama un teleportador. Cambia de posición en el espacio, junta sectores del espacio en un instante. En él, un hombre puede moverse desde aquí hasta cualquier lugar de Karr. Stasor sabe muchas cosas, Stal Tay. ¡Una de las cuales es cómo hacerte salir de ese trono!
El rostro del Diktor se puso violeta. Comenzó a hablar, pero sus ojos se detuvieron en las cubiertas de oro del Libro del Nardo y pudo controlar su furia.
—¡Llévatela —dijo—, antes de que piense que el Libro del Nardo no vale lo que tus insultos!
Con los hierros de sus grilletes sonando, la chica se puso al lado de Angus y dejó que él la levantara hacia la plataforma. Entonces, Angus se giró y estudió al Diktor a través de sus estrechos párpados.
—Te estoy dando el Libro ahora, Stal Tay. Pero es justo que te advierta: ¡Regresaré por él!
Se subió a la plataforma, giró un botón en el panel de control. La plataforma desapareció y la dorada burbuja reapareció, y luego también desapareció.
Moana sollozaba mientras la plataforma volaba a través de movedizas nieblas blancas. Angus se arrodilló a su lado y usó su desintegrador en las cadenas de sus grilletes. Ella dijo:
—El Diktor enviará hombres para que te capturen. Nunca te dejará huir con esto. Sólo has ganado una victoria temporal.
Angus se rió entre dientes.
—Estará demasiado ocupado con el Jerarca y el Libro del Nardo como para perseguirme en seguida. —Dejó caer los restos de las cadenas en el suelo de la plataforma—. Ninguno de los científicos de la Ciudadela entenderá las ciencias que contiene el Libro. Le dirán eso a Stal Tay, que no les creerá. Entonces habrá una pequeña guerra entre el Diktor y ¡a Jerarquía. Una vez que haya una brecha entre ellos, entraremos nosotros.

La plataforma se asentó sobre algo sólido. Los velos dorados se disiparon como a causa de un viento, para dejar al descubierto los brillos ennegrecidos por el humo de una habitación de taberna. Tandor estaba allí, una jarra de madera en una mano, extendiéndose hacia delante desde un lado de la mesa, con la otra mano tenía fuertemente asido el borde de la mesa, mirándoles fijamente a ambos.
Angus ayudó a bajar a Moana. Tandor se bebió de un trago el jarro y lo arrojó sobre la mesa. Demandó :
—¿Y bien? ¿Os habéis dado la gran panzada? ¿Listos para las sendas de las estrellas?
—Aún no, Tandor.
Tandor gruñó y se rascó la calva cabeza con la palma de su mano. Rezongó:
—Aún serás un mártir. Ya verás. Angus el Rojo, ¡que murió para salvar nada!
El pirata le hizo una mueca, apoyando las palmas de sus manos abiertas sobra la mesa.
—Si gano, sabes lo que pasará, ¿no es así? Tú y yo tendremos que gobernar en Karr. Serás mi mayordomo. Usarás finas ropas y tomarás decisiones y escucharás a la gente quejarse.
Tandor aulló, saltando tan rápidamente que su silla salió rodando. Golpeó la mesa con sus roanos.
—¡Yo, no! —vociferó—. No quiero una oficina ni gentes que se estén quejando para arruinarme la vida. Yo...
Angus movió una mano y la aplastó sobre el pecho de Tandor y la mantuvo allí. El gigante calvo se mordió los labios. Y se volvió tan silencioso como una almeja y tan quieto como ella.
La puerta se estaba abriendo.
Algo que parecía un hombre, que estaba sumergido en blancos vendajes desde la punta de los dedos hasta la cabeza, con dos pequeñas ranuras para los ojos y un agujero por boca, estaba entrando en la habitación. La mano de Tandor desapareció y se elevó provista de un desintegrador.
—Angus —susurró la aparición—, ¡Angus el Rojo! Necesito ayuda.
El pirata cruzó la habitación, cogiendo en sus brazos a la vendada criatura, bajándola hasta el lecho. Murmuró:
—Esta es la segunda vez que estás en este lecho, Thordad. ¿Qué te ha sucedido?
—Cuando te dejé en el muelle con la nave-globo, uno de los espías de Stal Tay me apuñaló y me dejó por muerto. El Jerarca envió hombres por mí. Me curaron y me estaban llevando a la Ciudadela cuando el Diktor nos encontró. Me envió a sus cámaras de tortura.
El hombre tembló debajo de sus vendajes. Los ojos, a través de las ranuras, estaban enormemente abiertos con horror, ante el recuerdo de los dolores.
—El Diktor quería saber qué era lo que buscaba e! Jerarca. Yo no debía decírselo. Antes de eso, el Diktor me confrontó con el Jerarca, quien se deshizo de mí. ¡Le dijo a Stal Tay que hiciera de mí lo que quisiera!
El rabioso odio se sintió en la voz de Thordad. Envió un frío mensaje a lo largo de la columna vertebral de Angus. El pirata se acercó más a la boca vendada.
—El Diktor dejó durante tres días a sus bestias sobre mí. Fue horrible. Pero salí. Creo que me volví loco de dolor. Pude llegar hasta la casa de mí primo, en la cual fui vendado y parcialmente curado. Luego he venido aquí. Tú eres la única esperanza que nos queda. ¡Tienes que hacer algo, lo que sea, para detener a ese loco y al Jerarca!
Angus escondió las manos en su chaqueta.
—Tú, Tandor. ¿Qué noticias tienes?
—Yo también he estado ocupado —gruñó Tandor, mirando con curiosidad a Thordad—. He levantado a los hombres y mujeres de la Ciudad Más Baja. He enviado por los piratas de Yassinan, he enviado por soldados a las ciudades de Streeth y Fayalat. Tenemos un conjunto de luchadores con espadas y lanzas y con algunos desintegradores. Pero con el conocimiento científico de Stal Tay y de la Jerarquía, estamos derrotados antes de empezar.
Angus se rió.
—Aún no. Stasor me ha prometido ayuda. Tenemos que encontrarle y tomar las armas que me ha prometido. Subamos todos al teleportador.
Cuando estaban sentados en las sillas unidas a la plataforma, Angus levantó la palanca. Una neblina dorada se formó alrededor de ellos, espesándose. Hubo un instante de frialdad...
La niebla dorada desapareció. El teleportador estaba delante de la fuente, en la Torre de los Ancianos. Angus gritó desde la máquina:
—¡Stasor, he regresado!
No hubo respuesta. Sólo el silencio de las muertas paredes de la ciudad muerta respondió.
Fue Moana quien encontró el pequeño trozo de seda manchado de sangre que había sido desgarrado de la ropa de Stasor. Sin una palabra, se lo tendió a Angus.
El estómago le dio vueltas cuando lo vio. Miró a la chica y luego a Tandor.
—El Diktor ha venido por él. Si Stasor le revela los secretos del Libro del Nardo, ¡Stal Tay no puede ser vencido!
Tandor encogió sus inmensos hombros.
—Yo sabía eso hace tiempo. Todos moriremos. Es sólo un problema de dónde y cuándo.

En el tiempo que Angus le había dado, Tandor había creado una pequeña ciudad de tiendas a lo largo de los bordes de piedra de los Riscos Sangrientos. Aquí llegaron los piratas de Yassinan, la soldadesca hambrienta de las ciudades estelares de Fayalat y Kor. Aquí había gitanas semidesnudas y seguidores de campo, luchadores y sujetos soeces. Aquí había capitanes deshonrados y juventudes sin estrenar que poseían espadas y un ardiente deseo de usarlas.
En el rojo fuego de una forja de armero, Angus el Rojo le alcanzaba un arma de cañones en forma de anillos que obtenía el poder de una dinamo portátil puesta en un pequeño carro de dos ruedas.
El armero dijo:
—Es débil y tosca, pero es lo mejor que puedo hacer. El rayo eléctrico obtiene su fuerza de la dinamo que está en el carro. La energía viaja a lo largo de la línea de conducción hacia la brecha. Un pequeño transformador lo traduce en un delgado chorro de fuerza. Los he visto en los museos. He hecho esquemas. Con más tiempo, lo podría hacer mejor.
Angus puso una sonrisa en sus labios y la mantuvo mediante su poderosa voluntad. Su mano golpeó la espalda del hombre. Le dijo:
—¡Lo has hecho muy bien, Yoth! Sigue así. ¡Haz todas las que puedas!
El armero movió su cabeza sombríamente.
—No serán nada al lado de los desintegradores que Stal Tay tendrá. ¡Incluso sus rayos sonoros harán más daño que esto!
Tandor llegó contoneándose a través de los hombres semidesnudos y velludos que peleaban con sables romos y lanzas de guerra. Había polvo en su cara y canales de sudor bajaban por su amplio pecho. Se abrió de piernas, y miró ceñudamente a Angus.
—Estás tan loco como un sacerdote de Grom. Nos mantienes aquí cuando sería mejor que nos desparramáramos por los Seis Mundos.
Angus dijo:
—Estos son los hombres más rudos de la galaxia. Si ellos no pueden tomar la Ciudadela, nadie podrá. Una vez que hayamos barrido con la espada a los hombres del Diktor...
Tandor rugió. Se levantó de puntillas y movió sus brazos, y en su calva cabeza las venas le sobresalían.
—¡Igualmente podríamos barrer con nuestras espadas a Ashtal el Sinvergüenza! —rugió—. El Diktor barrerá las calles con sus rayos desintegradores cuando nos vea acercarnos. Quizá quieres ser mártir, pero yo tengo mejores cosas en las que emplear mi vida. Iré con esa gitana...
Angus le cogió por la piel de su capa y le movió.
—Olvida a tus gitanas. Iremos a la Ciudad Más Baja por la noche. Todos nosotros, con una semana de anticipación. Dormiremos en diferentes casas leales. Dentro de dos semanas en la Noche de la Serpiente. La gente bailando y cantando en las calles. Vino. Mujeres.
Tandor hizo una mueca.
—Eso suena bien.
—A la hora del Perro tomaremos la Ciudadela. Habrá tanto ruido por las calles que sacaremos a latigazos a cada hijo de su madre a las calles esa noche, y les haremos gritar para que cubran nuestros movimientos. ¡Nadie notará nuestro avance!
Atacaremos la Ciudadela desde cada calle. Algunos de nosotros entrarán. Diez calles, diez compañías, cada una de ellas será una cuña volante para entrar y matar a Stal Tay. Ese es nuestro primer trabajo. Después de eso...
Angus siguió hablando, haciendo esquemas en la arena caliente. No vio al vendado Thordad, que salió dé una tienda, se puso al lado de ellos, observándoles y escuchándoles. Thordad se giró después de un rato, luego volvió a la tienda, en la cual se sentó temblando y mirándose fijamente las manos.
Tampoco lo vio Angus esa noche cuando apuñaló al guardia y huyó en un haml a través del desierto hacia la ciudad de Karr. Encontraron al guardia, pero pensaron que era la víctima de un amante celoso, ya que tenía reputación de seductor.
Los días se convirtieron en semanas, y los fuegos ardieron y los metales centellearon y las forjas y los yunques nunca descansaron. Espadas y escudos y lanzas, dagas y torpes rayos eléctricos, fueron forjados para manos ansiosas.
Abandonaron el campamento en la desganada neblina de un temprano amanecer. En hamls de cuellos de oveja y a pie, en carros o en robados coches a propulsión, dejaron la base de los Riscos Sangrientos. Llegaron a Karr de a dos o de a tres y se escondieron en las tabernas y en las casas de techos de paja. La ciudad les conocía y la ciudad se los tragó y la ciudad dormitó, esperando.
En la taberna del Ciervo Manchado, Angus el Rojo caminaba inquieto. Tandor, con un brazo alrededor de su gitana, estaba tragando un nuevo tonel de vino importado. Moana estaba blanca de rostro, pálida y silenciosa en una mesa.
Angus dijo:
—No me gusta. No me gusta. Tengo la sensación de ser un lobo olisqueando en las mandíbulas de una trampa.
Tandor quitó sus labios del cuello de la gitana, lo suficiente como para decir:
—Todo está tranquilo. ¿Qué más quieres?
—Es justamente eso. Está demasiado tranquilo. No hay guardias de la Ciudadela intentando capturarme. No hay arrestos para cinco días. ¡Ni siquiera patrullas por las calles!
—Bien. Entonces dejémoslo y volvamos a Yassinan. Te gustará Yassinan, cariño. —Tandor se acurrucó en el cuello de la chica—. Tengo una gran casa allí. Mucho vino. ¡Mucho mejor que éste!

La ciudad se mantuvo tranquila durante cinco días. En la mañana de la Noche de la Serpiente, explotó con energía. Hombres y mujeres, con máscaras y disfraces, se paseaban y cantaban. Bebían y bailaban y la Ciudadela tramaba sobre ellos.
El día pasó. Tandor y Angus estaban ocupados, manteniendo algún tipo de orden entre sus luchadores, manteniéndoles alejados de los toneles de vino, alistándolos para sus tareas: Tandor fue pasando revista en las tabernas y en las tiendas de vinos con mano pesada, golpeando a medida que caminaba, a menudo metiendo a algún infortunado en un tonel de vino, después de haberle golpeado contra la cabeza del otro que tenía sostenido boca abajo en sus manos.
Angus iba más circunspectamente, deteniendo las peleas de las mujeres ebrias y armando a sus seguidores, quienes aumentaron a la luz de las antorchas durante la larga Noche de la Serpiente. Reunió a sus tropas y les encontró las armas.
—¡Esta noche se rebelan las estrellas!
A la hora del Perro, diez compañías de luchadores de fiera mirada salieron de las sombras de las diez calles cubiertas de guijarros y comenzaron a marchar...
Y entonces el Diktor golpeó.
Los rayos de sonido vinieron primero, cortando las filas delanteras, convirtiéndolas en sangrienta pulpa. Los disintores entraron en acción. Los hombres caían silenciosamente bajo el rápido relampagueo de los rayos purpúreos.
Era una matanza.
Aquí, un desnudo mercenario de Fayalat podía hundir su hoja en unos pocos cuellos mientras que se mantenía detrás de una pared de carne muerta. Allí, un soldado de Kor podía tomar a tres soldados de Stal Tay con él, antes de que fuera a visitar a sus antepasados. Pero los fogonazos y los rayos brillaban en la oscuridad y la multitud alborotada era echada atrás.
En el lugar en el que Angus el Rojo peleaba con un carro de electrorrayos barriendo con la redondeada punta de su arma dentro y fuera de las sombras, los hombres de la Ciudad Más Baja se mantenían un rato más. Peleaban con la ferocidad de atrapados thots, porque los fosos de Stal Tay clamaban por ellos.
—¡Manteneos firmes! —rugía Tandor; su espada era una línea de barrido mortal en los lugares en que circulaba y caía.
—Hacia atrás —gritaba Angus—. ¡Hacía atrás para rehacernos! Nos han atrapado, los asquerosos perros.
Un hombre con la cara vendada se mantuvo un rato fuera de las sombras, apuntando. Gritó:
—¡Cincuenta oblis para el hombre que me traiga a Angus el Rojo!
—¡Thordad! —gritó Angus, y supo cómo le habían traicionado. Thordad había visto una ocasión para ser recompensado y la había aprovechado. Había visto la chusma que servía a Angus y conocía el poder de disciplina de los guardias del Diktor. Se había ido llevándose los planes de Angus. Y esta trampa era el resultado.
Angus se olvidó de los otros. Apuntó cuidadosamente el electrorrayo. Un fino fulgor salió de él. Tocó a Thordad en la cara y en el cuello. Un cadáver sin cabeza rodó a los pies de los guardias cuando avanzaban.
Su avance cogió a Angus y a los hombres que estaban con él. Les hicieron retroceder a través de las calles, rodeando los flancos. Aporrearon el centro con los rayos de sonido hasta que los hombres gritaron en la agonía de las piernas trituradas y los pechos hundidos.
Angus luchó como un enloquecido grifo. Usó el electrorrayo como una escoba, barriendo delante de él. Empujó frente a sí el carro de dos ruedas, sin el cual el electrorrayo era inútil porque no tenía la dinamo.
Una repentina acometida de los guardias cogió a Angus en una vorágine de hombres que maldecían y chillaban.
Le golpearon y le arrastraron hacia atrás, hacia el resplandeciente reborde de metal de uno de los pozos negros, que se abría torvo y silencioso en la calle cubierta de guijarros. Le martillearon con las hojas de las espadas y rompieron el carro con hachas de cabeza metálica.
Angus trastabilleó y cayó. Se levantó lentamente, su espalda apretada contra el reborde del pozo, la barra redonda del electrorrayo aún estaba en sus manos.
«Todo ha terminado —se dijo a sí mismo, mirando las espadas que venían hacia él—. He fracasado y moriré, al igual que Moana y Tandor, y todo el resto de esta abigarrada multitud que intentó elevarse por sus medios.»
Angus aporreó con su barra redonda y un hombre cayó rodando a sus pies.
—¡Venid! —rugió el pirata—. ¡Aquí está mi última parada, aquí, al borde del pozo! Habéis vencido a Angus el Rojo. Ved cómo muere un hombre libre.
Angus se detuvo, los ojos muy abiertos.
¡El pozo!
Uno de los negros pozos de Karr...»

¿Qué era lo que Stasor había dicho de estos pozos? «Los pozos no son más que una radiación atómica, energía pura, embotellada en vastas cámaras revestidas de stalabasil. Lista para usar en cualquier momento.»
Lista para usar.
Con la furia salvaje de los bárbaros, Angus dejó caer el tubo redondo sobre los rostros de los que le presionaban. Lo querían vivo y eso le daba el precioso momento que necesitaba.
Hizo restallar el electrorrayo alto en e! aire, lo balanceó de forma que el pesado cordón que lo unía al carro volara alto y lejos sobre el reborde de metal del pozo. Cayó abajo y abajo hacia las negras profundidades.
Angus apretó el botón.
Un devorador arroyo de negra niebla salió disparado de la redondeada punta. Tocó a los soldados del Diktor que se lanzaban ya a su captura, los tocó y...
¡Los devoró!
Cuando las negras neblinas desaparecieron también los soldados del Diktor desaparecían. Desaparecían en la desolación de las abiertas calles y paredes deshechas.
Tandor rugió.
Los piratas de las estrellas rugieron su gozo.
Angus movió el arma y tocó el botón otra vez. Las negras nieblas volaron hacia fuera, subieron por una calle y bajaron por otra. Cuando acabó, ya no había soldados que le hicieran frente. Las calles de la Ciudadela yacían vacías, invitadoras.
Avanzaron en una devoradora ola de furia, la furia de los luchadores que han mirado las órbitas vacías del cráneo de la Muerte y aún viven. La noche ya no tenía más terrores para ellos, sino que ya estaban sintiendo la fragancia de la victoria. Otros hombres vinieron de la Ciudad Más Baja, hombres que llevaban armas de fabricación casera, torpes cachiporras y hachas.
Angus cogió a un Tandor cubierto de sudor por un brazo.
—¡Esta arma! El cordón de fuerza que cayó en el pozo negro. Eso es lo que lo ha hecho. Es un arma de los Mayores. El pozo la alimenta, le da fuerza...
—¿Qué importa eso? —rugió Tandor, moviendo una nueva espada en su mano—. ¡Ha funcionado!
—Pero no podrá trabajar si no consigo dejar el cordón de fuerza en el pozo.
Tandor parpadeó, gruñendo mientras el entendimiento venía a su mente.
—Huh. Eso es diferente. Pask. Gatl. Sonal. A mí. Dio órdenes crispadamente, luego se volvió hacia Angus.
—Recorrerán la Ciudad Más Baja buscando alambre de cobre. Acoplaremos una extensión al cable para que puedas llevarlo donde quieras.
Angus asintió.
—Pon una fila de hombres a ambos lados de él. Mantenlos allí. Haz que luchen por ese cable con sus vidas. Si fallan, moriremos.
Tandor escogió a sus hombres, grandes todos ellos, con las cicatrices de muchas batallas en sus caras, que certificaban su experiencia. El cordón fue alargado con resplandecientes longitudes de cable de cobre, aislado y sólidamente acoplado.
Con el arma en las manos, Angus gritó a su multitud armada desde los escalones de las calles, hacia arriba, desde la miseria y pobreza de la Ciudad Más Baja, hacia las limpias y blancas cercanías de la Ciudadela.
La guardia personal del Diktor hizo una salida contra ellos, pero la negra neblina les barrió. Cuando el Jerarca envió sus tropas para que se unieran a las del Diktor, la neblina se cernió sobre ellos una vez y luego se evaporó, dejando los jardines de la Ciudadela libres de oposición.
Había terminado.
Caminaron a través de los jardines, por los corredores y en los vestíbulos del palacio. Los hombres se mantenían sin armas, el miedo endurecía las líneas de sus rostros.
Tandor rugió:
—El Diktor, perros estúpidos. ¿Dónde está?
Los hombres apuntaban y al final sus dedos señalaron el gran bulto dorado de la Cámara de Audiencias.
El Diktor y el Jerarca estaban de pie frente al trono de rubí. Eran hombres derrotados, esperando la muerte, sus mejillas tenían un tinte verde ceniciento.
Angus dijo:
—Si le habéis hecho daño a Stasor tardaréis un año en morir.
El Diktor hizo un gesto de cansancio.
—Está encadenado, en los fosos más bajos. No le hemos hecho daño. No quería traducir el Libro del Nardo. Pero aun así, su muerte no nos era de ninguna utilidad. Está vivo. Podía haber cambiado de idea.
Entonces comenzó a explicarle a Angus cómo había trazado su itinerario mediante el espectrograma, cómo sus hombres habían seguido la ruta de Angus para traer al dios de Karr a la Ciudadela, utilizando las naves-globo. Dijo:
—Estabas vencido. Barrido. Mis mensajeros me dijeron que estabas acorralado, tus hombres destrozados. Y aún..., aún has llegado hasta aquí...
La locura brillaba en los ojos del Diktor. Su mano derecha se movió con la rapidez de la luz, y el metal azul de un desintegrador hizo fuego desde la suave luminiscencia de las paredes.
El Diktor fue rápido, pero lo fue más Tandor. Su mano se hizo borrosa y una resplandeciente espada larga cruzó el metro y medio que les separaba. El impacto empujó el cuerpo muerto del Diktor tres escalones hacia el trono de rubí. Cayó en su base y una fuente de sangre comenzó a manar.
El Jerarca se encogió de hombros y se puso una píldora en la boca. El veneno actuó con increíble rapidez. Estaba cayendo mientras que la puerta de la cámara se abría para dejar paso a un sonriente Stasor, apoyado en su báculo.
Angus y Moana estaban en las alturas de la Ciudadela y miraban hacia abajo, hacia la Ciudad Más Baja. Y no veían los techos de paja, en su lugar había pulcras casas, calles limpias y niños saludables. Hombres y mujeres caminaban orgullosos, sus cuerpos limpios, disfrutando de la nueva vida que Stasor y el Libro del Nardo les podían traer. Todo llevaría su tiempo. Pero llegaría.
Moana se movió gentilmente. Su mano cogió la de él. El la cogió de la barbilla, levantó su cabeza y sus labios se posaron sobre los de ella.
Unos cientos de pasos más lejos, Tandor hizo una mueca.
—Un mártir, ya lo decía yo —le dijo a la noche.
Pensó en una mujer morena de la nobleza que había quedado viuda en la pelea de la noche. Tandor se rascó la cabeza y se rió. Salió de puntillas de los jardines.


http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!