Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES Carro barato japon Cursos first certificate en bilbao
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Las tres leyes robóticas 1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes. Manual de Robótica 1 edición, año 2058

-

-

.

-

Seguidores

viernes, 11 de enero de 2013

SCI-FI SPECIAL - EL CONSTRUCTOR , Philip K. Dick

SCI-FI SPECIAL



EL CONSTRUCTOR
Philip K. Dick


—¡E.J. Elwood! —dijo Liz con tono inquieto—. No escuchas nada de lo que decimos y, además, tampoco comes. ¿Qué diablos te sucede? A veces no puedo entenderte.
La respuesta tardó en llegar. Ernest Elwood continuó con la vista fija en la semioscuridad que se alzaba tras la ventana, como si oyera algo que ellos no oían. Por fin suspiró, se levantó de la silla, como si fuera a decir algo, pero derribó con el codo su taza de café; se giró para sostenerla y luego secó el café que se había derramado por un lado.
—Lo siento —murmuró—. ¿Qué decíais?
—Come, querido —dijo su esposa. Miró a los niños para comprobar si también habían dejado de comer—. Sabes que me cuesta mucho preparar tus comidas.
Bob, el mayor, cortaba en pedacitos el hígado y el bacon, pero, por descontado, el pequeño Toddy había apartado los cubiertos al mismo tiempo que E.J. y contemplaba su plato en silencio.
—¿Lo ves? —dijo Liz—. No les das buen ejemplo a los niños. Comed, se va a enfriar. No os gusta el hígado frío, ¿verdad? No hay nada más desagradable que el hígado y la grasa del bacon fríos. La grasa fría cuesta más de digerir que cualquier otra cosa, especialmente la grasa de cordero. Querido, come, por favor.
Elwood asintió. Asió el tenedor y se llevó guisantes y patatas a la boca. El pequeño Toddy le imitó, grave y serio, como una réplica en miniatura de su padre.
—Oye —dijo Bob—, hoy hubo un ejercicio de bombardeo atómico en la escuela. Nos tiramos bajo los pupitres.
—¿Es eso cierto? —preguntó Liz.
—Pero el señor Pearson, nuestro profesor de ciencias, dice que si arrojaran una bomba aquí toda la ciudad sería destruida, así que no entiendo de qué sirve refugiarse bajo el pupitre. Creo que deberían darse cuenta de lo que han conseguido con tantos avances científicos. Hay bombas que pueden arrasar kilómetros y kilómetros de extensión, sin dejar piedra sobre piedra.
—Cuántas cosas sabes —se asombró Toddy.
—Oh, cállate.
—Niños —dijo Liz.
—Es verdad —insistió Bob—. Conozco un tipo del Cuerpo de reserva de los Marines, y dice que tienen una nueva arma capaz de destruir las cosechas de cereales y envenenar los suministros de agua. Son una especie de cristales.
—¡Santo cielo! —exclamó Liz.
—No había cosas como éstas en la última guerra. El desarrollo de la energía atómica coincidió casi con el final, y no tuvieron oportunidad de emplearla a gran escala. —Bob se volvió hacia su padre—. ¿A que sí, papá? Apuesto a que cuando estuviste en el ejército no teníais ningún arma verdaderamente atómica...
Elwood dejó caer su tenedor. Empujó la silla hacia atrás y se levantó. Liz le miró asombrada, con la taza en alto. Bob se quedó boquiabierto, interrumpido en mitad de la frase. Toddy no dijo nada.
—Querido, ¿qué ocurre?
—Nos veremos más tarde.
Le vieron salir del comedor, todavía perplejos. Oyeron que entraba en la cocina, abría la puerta trasera y la cerraba con estrépito detrás de él.
—Ha salido al patio de atrás —dijo Bob—. Mamá, ¿era así antes? ¿Por qué se comporta de una forma tan extraña? Es la psicosis de guerra que padeció en las Filipinas,
¿verdad? En la primera guerra mundial le llamaban shock, pero ahora saben que es una forma de psicosis de guerra. ¿Es algo por el estilo?
—Comed —dijo Liz con las mejillas encendidas de rabia. Agitó la cabeza—. Este hombre... No consigo imaginar...
Los niños comieron.
El jardín estaba en penumbra. El sol se había puesto y el aire era frío, poblado de miríadas de insectos nocturnos. Joe Hunt trabajaba en el jardín de al lado, recogiendo hojas caídas bajo su cerezo. Saludó con un gesto a Elwood.
Elwood descendió con paso lento hacia el garaje. Se detuvo, las manos hundidas en los bolsillos. Algo inmenso y blancuzco se erguía junto al garaje, una enorme sombra pálida recortada contra la oscuridad del anochecer. Una cierta calidez creció en su interior mientras miraba, una calidez extraña, una especie de orgullo, una mezcla de placer y... excitación. Siempre le exaltaba contemplar el barco. Incluso cuando empezó a construirlo había sentido los latidos acelerados de su corazón, el temblor de las manos, el sudor que cubría su rostro.
Su barco. Sonrió y se acercó más. Palmeó el sólido casco. Qué hermoso barco, cómo cobraba forma. Casi terminado. Había empleado mucho tiempo y esfuerzos en la tarea: tardes libres, domingos, y, a veces, horas robadas al sueño durante la madrugada, antes de ir a trabajar.
Le apetecía más por la mañana, cuando el sol brillaba tenuemente; el aire era fresco y perfumado y todo estaba húmedo y centelleante. Eran sus momentos favoritos, sin nadie que le molestara o le hiciera preguntas. Palmeó el casco de nuevo. Sí, una gran cantidad de trabajo y material. Madera y clavos; aserrar, martillar y combar. Claro que Toddy le había ayudado. No habría podido hacerlo solo. Si Toddy no hubiera trazado los planos y...
—Hola —dijo Joe Hunt.
Elwood se volvió. Joe le miraba, apoyado en la valla.
—Lo siento —se disculpó Elwood—. ¿Qué decía?
—Tu mente estaba a muchos millones de kilómetros de distancia —dijo Joe. Exhaló una bocanada de humo del puro que fumaba—. Bonita noche.
—Sí.
—Tienes un barco precioso, Elwood.
—Gracias —murmuró Elwood. Retrocedió hacia la casa—. Buenas noches, Joe.
—¿Cuánto tiempo llevas trabajando en ese barco? —Hunt reflexionó un momento—. Algo así como un año, ¿no? Unos doce meses. Seguro que te ha costado mucho tiempo y trabajo. Creo que cada vez que te veo estás acarreando madera, aserrando y martillando.
Elwood asintió y caminó hacia la puerta trasera.
—Hasta tus hijos trabajan. Al menos, el mocoso. Sí, un barco excelente. —Hunt hizo una pausa—. A juzgar por el tamaño, vas a emprender una larga travesía. ¿Adónde me dijiste que irías? Lo olvidé.
Hubo un silencio.
—No te oigo, Elwood. Habla en voz alta. Con un barco tan grande, debes...
—Olvídalo.
—¿Qué te pasa, Elwood? —rió Hunt—. Sólo bromeaba un poco, te estaba tomando el pelo. Pero ahora, en serio, ¿adónde irás con eso? ¿Lo remolcarás hasta la playa y lo botarás? Conozco a un tipo que tiene un pequeño velero; lo monta sobre un remolque y lo empalma al coche. Suele ir una vez a la semana al embarcadero, pero tú no puedes meter eso en un remolque. Me contaron que un tipo construyó un barco en su sótano. ¿Sabes lo que descubrió cuando hubo terminado? Que el barco era demasiado grande para pasar por la puerta...
Liz Elwood fue a la puerta trasera, encendió la luz de la cocina y salió al patio, cruzada de brazos.
—Buenas noches, señora Elwood —dijo Hunt, llevándose la mano al sombrero—. Hermosa noche.
—Buenas noches. —Liz se volvió hacia E.J.—. Por el amor de Dios, ¿entras o no? —habló en voz baja y firme.
—Desde luego. —Elwood se aproximó a la puerta—. Ya voy. Buenas noches, Joe.
—Buenas noches —contestó Hunt. Miró como el matrimonio entraba. La puerta se cerró y la luz se apagó. Hunt meneó la cabeza—. Un tipo raro, cada vez más raro, como si viviera en otro mundo. ¡Él y su barco!
Volvió a su casa.
—Ella sólo tenía dieciocho años —dijo Jack Fredericks—. pero va se las sabía todas.
—Las chicas del sur son así —comentó Charlie—. Son como frutas, frutas jugosas, maduras, un poco húmedas.
—Recuerdo un pasaje de Hemingway parecido —dijo Ann Pike—. pero no sé en qué libro. Compara una...
—¿Y la manera en que hablan? —dijo Charlie—. Es insoportable.
—¿Qué tiene de mal su forma de hablar? —preguntó Jack—. Es diferente, pero te acostumbras.
—¿Porqué no pueden hablar bien?
—¿Qué quieres decir?
—Hablan como... como la gente de color.
—Porque provienen de la misma zona —explicó Ann.
—¿Estás diciendo que esa chica era negra? —preguntó Jack.
—No, claro que no. Acaba tu pastel. —Charlie consultó su reloj—. Casi es la una. Hemos de regresar ala oficina.
—Aún no he terminado de comer —dijo Jack—. ¡Esperad!
—Hay mucha gente de color que se ha trasladado a nuestra zona —dijo Ann—. Una agencia inmobiliaria que está apenas a una manzana de mi casa tiene un letrero que dice: «Bienvenidas todas las razas». Casi me caigo cuando lo vi.
—¿Qué hiciste?
—Nada. ¿Qué podía hacer?
—¿Sabes que si trabajas para el gobierno puedes tener a un chino o a un negro en la mesa de al lado? —preguntó Jack—. Y no hay nada que hacer.
—Excepto largarte.
—Viola tu derecho a trabajar —aseguró Charlie—. ¿Cómo se puede trabajar así? Contestadme.
—Hay demasiados rojos en el gobierno —dijo Jack—. Todo esto ha pasado porque empezaron a contratar gente sin fijarse en la raza, cuando Harry Hopkins estaba en la WPA.
—¿Sabes dónde nació Harry Hopkins? —preguntó Ann—. Nació en Rusia.
—Ése era Sidney Hillman —aclaró Jack.
—Da igual —dijo Charlie—. Habría que echarlos a todos.
Ann miró con curiosidad a Ernest Elwood. Estaba sentado tranquilamente, leyendo el periódico, y no decía nada. La cafetería bullía de ruidos y de movimiento. Todo el mundo comía y charlaba.
—¿Estás bien, E.J.? —preguntó Ann.
—Sí.
—Está leyendo lo de los White Sox —dijo Charlie—, de ahí su concentración. Escuchad, la otra noche llevé a mis chicos al partido y...
—Vamos —dijo Jack, levantándose, hemos de irnos.
Todos se pusieron de pie. Elwood dobló su periódico en silencio y lo guardó en el bolsillo.
—Oye, estás muy callado —le dijo Charlie mientras salían al pasillo. Elwood alzó la vista.
—Lo siento.
—Quería preguntarte algo. ¿Te apetece venir el sábado por la noche a echar una partidita? Hace un montón de tiempo que no juegas con nosotros.
—No le invites —dijo Jack, que estaba pagando en la caja—. Sólo le gustan juegos raros: los dados, el béisbol, escupir en la mier...
—Me gusta el póquer —dijo Charlie—. Vamos, Elwood, cuantos más seremos más reiremos. Un par de cervezas, conversación, alejarse un poco de la mujer...
—Uno de estos días organizaremos una fiestecita sólo para hombres. —Jack se guardó el cambio y guiñó un ojo a Elwood—. ¿Sabes a lo que me refiero? Conseguimos algunas chicas, vamos a un espectáculo... —dibujó unas formas sinuosas en el aire.
—Quizá. Me lo pensaré.
Elwood se alejó, pagó la comida y salió a la calle, iluminada por el sol. Los otros seguían adentro, esperando a Ann. Había ido al lavabo.
Elwood se giró de pronto y se alejó de la cafetería con pasos rápidos. Dobló la esquina y desembocó en Cedar Street, frente a una tienda de televisores. Vendedores y empleados que salían de comer pasaban riendo y hablando: fragmentos de conversación se derramaban sobre él como las olas del mar. Se quedó de pie en la entrada de la tienda, con las manos en los bolsillos, como si se refugiara de la lluvia.
¿Qué le ocurría? Quizá debería ir al médico. Todo le molestaba, la gente, los sonidos. Ruido y movimiento por todas partes. No dormía lo suficiente, tal vez por culpa de la dieta. Y trabajaba mucho en el patio. Cuando se acostaba estaba agotado. Elwood se frotó la frente. Gente, ruido, conversaciones, innumerables formas que se movían por las calles y las tiendas.
Un enorme aparato de televisión parpadeó y emitió un programa sin sonido en el escaparate de la tienda; las imágenes brincaban alegremente. Elwood lo contempló sin interés. Una mujer con mallas hacía acrobacias; primero abrió varias veces las piernas en línea recta, luego hizo la rueda y después ejecutó saltos peligrosos. Caminó sobre las manos, con las piernas balanceándose sobre su cabeza, y sonrió al público. Luego desapareció y, en su lugar, entró un hombre vestido con elegancia que paseaba un perro.
Elwood consultó su reloj. Faltaban cinco minutos para la una. Tenía cinco minutos para llegar a la oficina. Bajó a la acera y se asomó a la esquina. Ann, Charlie y Jack no estaban a la vista. Se habían ido. Elwood caminó con parsimonia frente a los escaparates, con las manos en los bolsillos. Se detuvo frente a una tienda de artículos baratos y contempló a las mujeres que se empujaban y agolpaban sobre los mostradores de quincalla, tocando, cogiendo y examinando las cosas. Se fijó en el escaparate de una farmacia que anunciaba un remedio contra la micosis, una especie de polvos que recubrían dos dedos gordos del pie hinchados y llagados. Cruzó la calle.
Se detuvo en la otra acera para contemplar ropas de mujer, faldas, blusas y jerséis de lana. Una fotografía mostraba a una chica vestida con elegancia quitándose la blusa para enseñar al mundo su atractivo sostén. Elwood pasó de largo. El siguiente escaparate contenía maletas, baúles y artículos de viaje.
Maletas. Se paró y frunció el ceño. Un vago pensamiento cruzó por su mente, demasiado vago para percibirlo en su totalidad. Sintió una repentina y profunda necesidad interna. Consultó su reloj. La una y diez. Llegaba tarde. Apresuró el paso hacia la esquina y esperó con impaciencia a que cambiara el semáforo. Un montón de hombres y mujeres se apretujaron contra él y bajaron a la calzada para coger el autobús. Elwood clavó la vista en el autobús. Frenó y se abrieron las puertas. La gente se precipitó en su interior. Elwood, sin pensarlo más, se unió a la cola y subió. Las puertas se cerraron y buscó monedas para pagar el billete.
Un momento después, se sentó junto a una inmensa mujer entrada en años que sostenía un niño en el regazo. Elwood entrelazó las manos, miró al frente y esperó, mientras el autobús se dirigía al distrito residencial.
Cuando llegó a casa no había nadie. La casa estaba oscura y fría. Fue a la alcoba y sacó sus ropas viejas del armario. Iba a salir al patio cuando Liz apareció en el sendero particular cargada de paquetes.
—E.J. —dijo—, ¿qué sucede? ¿Por qué estás en casa?
—No lo sé. Me he tomado el día libre. Todo va bien.
Liz colocó los paquetes sobre la valla.
—Por el amor de Dios, me asustas —le miró fijamente—. Te has tomado el día libre.
—Sí.
—¿Cuántos llevas este año? ¿Cuántos en total?
—No lo sé.
—¿Que no lo sabes? ¿Cuántos te quedan?
—¿Para qué?
Liz le miró. Luego cogió los paquetes y entró en la casa. Elwood frunció el ceño. ¿Qué pasaba? Fue al garaje y empezó a sacar madera y herramientas al jardín, y las amontonó junto al barco.
Contempló aquel armazón cuadrado, grande y cuadrado como una enorme y sólida caja de embalar. Lo había construido con innumerables tablones. Tenía una cabina cubierta con una gran ventana y el techo embreado. ¡Un auténtico barco!
Comenzó a trabajar. Liz no tardó en salir de la casa. Atravesó el patio en silencio, de modo que no advirtió su presencia hasta que fue a buscar clavos largos.
—¿Y bien? —preguntó Liz.
—¿Cómo? —Elwood se detuvo.
Liz se cruzó de brazos.
—¿Qué pasa? —se impacientó Elwood—. ¿Por qué me miras así?
—¿De veras te tomaste un día libre? No te creo. Volviste a casa sólo para trabajar en... en eso.
Elwood dio media vuelta.
—Espera —ella le siguió—. No me rehuyas. Quédate ahí.
—Tranquila, no me grites.
—No te grito. Quiero hablar contigo, quiero preguntarte algo. ¿Puedo? ¿No te molesta hablar conmigo?
Elwood asintió con la cabeza.
—¿Por qué?. —dijo Liz en voz baja, pero con energía—. ¿Por qué? ¿Me lo vas a decir? ¿Por qué?
—¿Por qué qué?
—Eso. Esa..., esa cosa. ¿Para qué sirve? ¿Por qué estás en el patio en pleno día? Esto dura desde hace un año. Anoche, en la mesa, te levantaste sin decir palabra y te fuiste. ¿Por qué? ¿Por qué te comportas así?
—Casi está terminado —murmuró Elwood—. Unos cuantos retoques y...
—¿Y luego qué? —Liz se plantó frente él, cortándole el paso—. ¿Y luego qué? ¿Qué vas a hacer con ese trasto? ¿Venderlo? ¿Botarlo? Todos los vecinos se reirán de ti. Toda la manzana sabe... —su voz se quebró de súbito—... sabe lo que estás haciendo: Los niños se burlan de Bob y de Toddy. Dicen que su padre está..., está...
—¿Está loco?
—Por favor, E.J., dime por qué lo haces, por favor. Quizá comprenda. Nunca me lo has dicho. Tal vez serviría de algo. ¿No pues hacerlo?
—No puedo —dijo Elwood.
—¿No puedes? ¿Por qué?
—Porque no lo sé. No sé para qué sirve. Quizá no sirva para nada.
—¿Trabajas sin ningún motivo?
—No lo sé. Me gusta lo que hago. Es como esculpir madera —agitó las manos con impaciencia—. Siempre he tenido una especie de taller. Cuando era un niño construía modelos de aviones a escala. Tengo herramientas, siempre he tenido herramientas.
—Pero ¿por qué vienes a casa en horas de trabajo?
—Me pongo nervioso.
—¿Por qué?
—Yo... oigo hablar a la gente y me molesta. Quiero alejarme de ellos. Me molestan sus modales, su forma de actuar. Tal vez sufra claustrofobia.
—¿Quieres que te consiga una cita con el doctor Evans?
—No, no, me encuentro bien. Por favor, Liz, si no te apartas no podré ponerme a trabajar. Tengo ganas de terminar.
—Y ni siquiera sabes por qué lo haces —Liz meneó la cabeza—. Has trabajado todo este tiempo sin saber por qué, como un animal que sale por la noche a cazar, como un gato que merodea entre los setos. Dejas tu trabajo y a nosotros para...
—Apártate.
—Escúchame: tira el martillo y entra en casa. Te pones el traje y te vas a la oficina, ¿me oyes? Si no lo haces, no permitiré que entres en casa nunca más. Rompe la puerta con el martillo, si quieres, pero la cerraré con llave de ahora en adelante si no te olvidas del barco y vuelves a trabajar.
Hubo un silencio.
—Apártate de mi camino —dijo Elwood—. He de terminar.
—¿Vas a seguir? —E.J. la apartó—. ¿Pretendes continuar como si no hubiera sucedido nada? Algo anda mal, algo anda mal en tu cabeza. Estás...
—Basta —dijo Elwood, mirando detrás de su mujer.
Liz se volvió.
Toddy les observaba en silencio desde el sendero, con la bolsa del almuerzo bajo el brazo. Mostraba una expresión grave y solemne. No les dijo nada.
—¡Tod! —exclamó Liz—. ¿Tan tarde es?
Toddy atravesó el patio en dirección a su padre.
—Hola, chico —le saludó Elwood—. ¿Cómo fue la escuela?
—Bien.
—Me voy a casa —dijo Liz—. Hablaba en serio, E.J.; no olvides lo que dije.
Subió el sendero y cerró la puerta de golpe.
Elwood suspiró. Se sentó en la escalerilla apoyada a un costado del barco y dejó el martillo en el suelo. Encendió un cigarrillo y fumó en silencio. Toddy aguardó sin hablar.
—¿Qué tal, jovencito? —dijo por fin Elwood—. ¿Qué me cuentas?
—¿Qué quieres que hagamos, papá?
—¿Hacer? —sonrió Elwood—. Bueno, no falta mucho, algunos detalles sueltos. Pronto acabaremos. Examina el puente; creo que nos quedan algunas tablas por clavar —se frotó el mentón—. Casi terminado. Hemos trabajado durante mucho tiempo. Puedes empezar a pintar, si quieres. Quiero que pintes la cabina; de rojo, creo. ¿Cómo quedaría en rojo?
—Verde.
—¿Verde? Muy bien. Hay algo de pintura verde en el garaje. ¿Quieres prepararla?
—Claro.
Toddy corrió hacia el garaje.
Elwood le siguió con la mirada.
—Toddy...
—¿Sí?
—Toddy, espera. —Elwood avanzó lentamente hacia él—. Quiero preguntarte algo.
—¿Que es papá?
—A ti no te importa ayudarme. ¿verdad? ¿No te imparta trabajar en el barco?
Toddy miró con gravedad a su padre. No dijo nada. Ambas se miraron durante largo rato.
—¡Muy Bien! —exclamó Elwood—. Ya puedes empezar a pintar.
Bob llegó par el sendero en compañía de dos chicos de la escuela secundaria.
—Hola, papá —saludo— ¿Como va todo?
—Bien.
—Mirad —dijo Bob señalando al barco— ¿Veis eso?¿Sabéis lo que es?
—¿Qué es? —preguntó uno.
—Es un submarino atómico. —Bob abrió la puerta de la cocina. Sonrió, y los dos chicos le imitaron—. Va lleno de uranio 235. Papá va a ir a Rusia con él. Cuando haya acabado, no quedará nada de Moscú.
Los chicos entraron en la casa y cerraron la puerta a sus espaldas.
Elwood contempló el barca. La señora Hunt, que hacía la colada en el patio vecino. hizo una pausa para mirar a Elwood y su obra.
—¿Funciona realmente con energía atómica, señor Elwood? —preguntó.
—No.
—Entonces. ¿con qué funciona? No vea velas. ¿Qué clase de motor lleva? ¿Vapor?
Elwood se mordió el labio. Era extraño que nunca hubiera pensado en ese detalle. No tenía motor de ninguna clase. No tenía velas, ni caldera.
No le había puesto motor, ni turbinas, ni carburante. Nada. Era un casco de madera, una caja inmensa: nada más. Nunca había pensado en cómo lo haría funcionar, nunca en toda el tiempo que él y Toddy estuvieron trabajando.
Una oleada de desesperación cayó sobre él. No había motor, nada. No era un barco, sino una enorme casa de madera, clavos y alquitrán. Nunca se iría, nunca podría abandonar el patio. Liz tenía razón: era como un animal que penetra en el patio de noche para cazar y matar en la oscuridad, para luchar ciegamente, sin objetivo ni comprensión, igual de instintivo, igual de patético.
¿Para qué lo había construido? No lo sabía. ¿Adónde iba a ir? Tampoco lo sabía. ¿Cómo funcionaría? ¿Cómo lo sacaría del patio? ¿Para qué servía trabajar sin objetivo, en la oscuridad, como una alimaña nocturna?
Toddy le había ayudado desde el principio. ¿Por qué lo había hecho? ¿Lo sabía? ¿Sabía el niño para qué servía el barco, para qué lo construían? Toddy nunca lo había preguntado porque confiaba en su padre.
Pero él lo ignoraba. Él, su padre, tampoco lo sabía, y no tardaría en estar terminado, preparado, a punto. ¿Y luego qué? Toddy tiraría pronto la brocha, vaciaría el último bote de pintura, apartaría los clavos y los trozos de madera sobrantes, colgaría el martillo y la sierra en el garaje otra vez. Y entonces preguntaría, plantearía la pregunta que nunca había hecho y que debía, finalmente, llegar.
Y no podría responderle.
Elwood se irguió y contempló la gran mole que había construido, esforzándose en comprender. ¿Por qué había trabajado? ¿Cuál era el objetivo? ¿Cuándo lo sabría? De hecho, ¿lo averiguaría algún día? Permaneció allí durante un tiempo incalculable, con la mirada perdida en el infinito.
Sólo lo comprendió cuando las enormes gotas negras de lluvia empezaron a caer a su alrededor.
FIN

http://www.wikio.es Peliculas add page Wikio juegos gratis Blogalaxia  Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online juegos

.

enlaces

Archivo del blog

Etiquetas

scifi (103) philip k. dick (56) SCI-FI (52) relato (51) Isaac Asimov (42) poul anderson (35) ray bradbury (33) Arthur C. Clarke (29) SCI-FI SPECIAL (29) fredric brown (12) Harry Harrison (11) alfred bester (10) cuento (10) SPECIAL (9) Brian W. Aldiss (7) Issac Asimov (7) douglas adams (7) cronicas marcianas (6) relatos (6) serie (6) star trek (6) star wars (6) varios autores (6) Clark Ashton Smith (5) Crimen en Marte (5) Philip K. Dick. (5) al abismo de chicago (5) antes del eden (5) paradoja (5) 334 (4) Arthur C.Clarke (4) Frederik Pohl (4) Robert A. Heinlein (4) Robert Silverberg (4) Thomas M. Disch (4) YLLA (4) creador (4) david lake (4) el nuevo acelerador (4) fantasía (4) gitano (4) guardianes del tiempo (4) recopilacion (4) Asimov (3) Bob Shaw (3) Civilizaciones Extraterrestres (3) Domingo Santos (3) EL RUIDO DE UN TRUENO (3) Fritz Leiber (3) Gordon R. Dickson (3) H. G. WELLS (3) Herbert George Wells. (3) Jack Vance (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert f. young (3) alba de saturno (3) brian aldiss (3) damon knight (3) el enemigo (3) h.g.wells (3) j.g. ballard (3) las naves del tiempo (3) seleccion (3) stephen baxter (3) 100 años (2) 1ªparte (2) 2ªparte (2) ACTO DE NOVEDADES (2) ALGO PARA NOSOTROS (2) Afuera (2) Alfonso Linares (2) BESTIARIO DE CIENCIA FICCION (2) BILL (2) C. S. Lewis (2) CALIDOSCOPIO (2) CELEPHAÏS (2) CENTINELA (2) CHICKAMAUGA (2) CIUDAD IMPLACABLE (2) CUANDO LA TIERRA ESTÉ MUERTA (2) CURA A MI HIJA (2) Cuentos (2) DELENDA EST... (2) DEUS IRAE (2) EL ASESINO (2) EL CENTINELA (2) EL HOMBRE BICENTENARIO (2) EL JOVEN ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (2) EL ULTIMO CONTINENTE (2) EL UNICO JUEGO ENTRE LOS HOMBRES (2) El proyecto Prometeo (2) El viaje más largo (2) Fuera de Aquí (2) Fundacion (2) H. P. LOVECRAFT (2) HEREJÍAS DEL DIOS INMENSO (2) HOMBRES y DRAGONES (2) IVAR JORGENSON (2) James Blish (2) John W. Campbell (2) Jr. (2) Juan G. Atienza (2) LAS DORADAS MANZANAS DEL SOL (2) LOS POSESOS (2) La Última Pregunta (2) MUTANTE (2) Masa Crítica (2) No habrá otro mañana (2) Norman Spinrad (2) OBRAS ESCOGIDAS (2) PREMIO HUGO (2) Podemos Recordarlo Todo por Usted (2) REFUGIADO (2) Robert Bloch (2) RÉQUIEM POR UN DIOS MORTAL (2) TEMPONAUTAS (2) ULTIMÁTUM A LA TIERRA (2) VALIENTE PARA SER REY (2) Valentina Zuravleva (2) WARD MOORE (2) ZOTHIQUE (2) algunas clases de vida (2) anochecer (2) antologia (2) avatar (2) belen (2) ciberpunk (2) csifi (2) cuentos cortos (2) el abismo del espaciotiempo (2) el astronauta muerto (2) el factor letal (2) el idolo oscuro (2) el joven zaphod (2) el orinal florido (2) el tiempo es el traidor (2) enlaces (2) entreprise (2) fantasia (2) frederick pohl (2) fundacion y tierra (2) guia del autoestopista galactico (2) howard fast (2) la clave (2) la guerra de las galaxias (2) la maquina del tiempo (2) la rata de acero inoxidable te necesita (2) los depredadores del mar (2) los espadachines de varnis (2) los superjuguetes duran todo el verano (2) lovecraft (2) minority report (2) paul anderson (2) pesadilla despierto (2) robot CITY (2) varios (2) volvere ayer (2) ¿quo vadis? (2) ÁNGELES TUTELARES (2) ..... (1) 03 (1) 2 (1) 2001 (1) 2001 - UNA ODISEA ESPACIAL (1) 2001.una odisea espacal (1) 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1) 2010:odisea dos (1) 27/09/2010 (1) 2ª parte de Guardianes del tiempo (1) 30 Días Tenía Septiembre (1) 3ªparte (1) ? (1) A LO MARCIANO (1) A. E. VAN VOGT (1) A. Hyatt Verrill (1) ABUELITO (1) AC (1) ACCIDENTE DE CHERNOBIL (1) ACCIDENTE NUCLEAR (1) ADIÓS (1) ADIÓS VINCENT (1) AGENTE DEL CAOS (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AGUAS SALOBRES (1) ALFANA Philip K. Dick (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ALMURIC (1) AMANECER EN MERCURIO (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ATAQUE DESDE LA CUARTA DIMENSION (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVERíA (1) Abandonado en Marte (1) Adam Villiers (1) Aguas Profundas (1) Al Estilo Extraterrestre (1) Alan Barclay (1) Alberto Vanasco (1) Alfonso Álvarez Villar (1) Aventura en la Luna (1) Avram Davidson (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) BUENAS NOTICIAS (1) BUENAS NOTICIAS DEL VATICANO (1) BUTTON (1) Barry Longyear (1) Barry N. Malzberg (1) Basilisk (1) Bill. El Final De La Epopeya (1) Brian Daley (1) Bóvedas de acero (1) CABALLEROS PERMANEZCAN SENTADOS (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CANDY MAN (1) CANTATA (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHERNOBIL (1) CIBERIADA (1) CIENCIA FICClON (1) CIENCIA-FICCION (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) CLIFFORD D. SIMAK (1) COLONIA (1) COMPRAMOS GENTE (1) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (1) CONFUSIÓN EN EL HOSPITAL (1) COSA CERCANA (1) COTO DE CAZA (1) CREADOR .DAVID LAKE. (1) CUAL PLAGA DE LANGOSTA (1) Carol Emshwiller (1) Christopher Anvil (1) Ciencia Ficción (1) Ciencia-Ficción (1) Cleon el emperador (1) Clive Jackson (1) Cordwainer Smith (1) Cosas (1) Crónicas Marcianas (1) Cuerpo de investigación (1) Cuidado (1) Cómo Descubrimos Los Números (1) DANIEL F. GALOUYE (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIMENSIONAJE (1) DR. BLOODMONEY (1) Dan Simmons (1) David R. Bunch (1) Delenda Est (1) Dentro del cometa (1) Descargo de responsabilidad (1) Dominios remotos (1) Donald F. Glut (1) E. B. White (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ALEPH (1) EL AMO A MUERTO (1) EL ANDANTE-PARLANTE HOMBRE-SIN-PENA (1) EL ARBOL DE SALIVA (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL BACILO ROBADO Y OTROS INCIDENTES (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CRIMEN Y LA GLORIA DEL COMANDANTE SUZDAL (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS DE LA ANTOLOGÍA VISIONES PELIGROSAS DE HARLAN ELLISON (1) EL DEDO DEL MONO (1) EL DERECHO A LA MUERTE (1) EL DIA DE LOS CAZADORES (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FLAUTISTA (1) EL GRAN C (1) EL GRAN INCENDIO (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HURKLE (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL JUEGO DE ENDER (1) EL LIBRO SECRETO DE HARAD IV (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL NÁUFRAGO (1) EL OBSERVADOR (1) EL OCASO DE LOS MITOS (1) EL PACIFISTA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PEATÓN (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL SEGUNDO VIAJE A MARTE (1) EL SHA GUIDO G. (1) EL SISTEMA SOLAR INTERIOR (1) EL SONDEADOR DE TUMBAS (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) EN PUERTO MARTE Y SIN HILDA (1) ENERGIA NUCLEAR (1) ESTACION DE TRANSITO (1) ESTACION DE TRANSITO 2ª PARTE (1) ESTACIÓN DE TRANSITO (1) EXILIO (1) Edgar Rice Burroughs (1) Edwin Balmer (1) El Electrobardo de Trurl (1) El Ordenador Encantado y el Papa Androide (1) El Parque de Juegos (1) El Planeta Perdido (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Ruido del Trueno (1) El ataque del bebé gigante (1) El año del Rescate (1) El canto del chivo (1) El cuento de navidad de Auggie Wren (1) El efecto entropía (1) El exterminador (1) El fin de la eternidad (1) El gambito de los klingon (1) El pesar de Odín el Godo (1) El robot que quería aprender (1) El valor de ser un rey (1) El verano del cohete (1) El árbol de la vida (1) Encuentro final (1) Espacio oscuro (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estrella del mar (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) FANTASÍAS DE LA ERA ATÓMICA (1) FLORES DE CRISTAL (1) FUNDACION 1º (1) Farenheit 451 (1) Fases (1) Floyd L. Wallace (1) Formación de la República (1) Fuego negro (1) GASOLINERA GALACTICA (1) GRUPO GALÁCTICO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUERRA TIBIA (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) George Orwell (1) Guion Blade Runner (1) Guión para Alíen III (1) HEMOS LLEGADO (1) HF (1) HOLA Y ADIÓS (1) Harry Bates (1) Herbert George Wells (1) Historia del hombre que era demasiado perezoso para fracasar (1) Huérfanos de la Hélice (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO (1) ICARO DE LAS TINIEBLAS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS (1) IMPERIOS GALÁCTICOS I (1) INVISIBILIDAD (1) Invariable (1) J.G.Ballard (1) JACINTO MOLINA (1) Jinetes de la Antorcha (1) John Kippax (1) John R. Pierce (1) Jorge Luis Borges (1) Julio Cortázar (1) Kit Reed (1) LA BRUJA DE ABRIL (1) LA CRIBA (1) LA FRUTA EN EL FONDO DEL TAZÓN (1) LA GRANJA EXPERIMENTAL (1) LA LUNA (1) LA MÁSCARA (1) LA NUBE DE LA VIDA (1) LA PAREJA QUE AMABA LA SOLEDAD (1) LA PREGUNTA QUO (1) LA PRUEBA SUPREMA (1) LA RUINA DE LONDRES (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SIRENA (1) LA TIERRA (1) LA VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) LARRY NIVEN (1) LAS ARMERÍAS DE ISHER (1) LAS PALABRAS DE GURU (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LAZARUS II (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LO QUE SUCEDIÓ POR BEBER AGUA (1) LOS CLANES DE LA LUNA (1) LOS HOMBRES METÁLICOS (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS INTERMEDIOS (1) La Fe de nuestros padres (1) La Hormiga Eléctrica (1) La Luz de las Tinieblas (1) La historia de Martín Vilalta (1) La invasión de los hombres de los platillos volantes (1) La isla del Dr. Moreau (1) La máquina del tiempo (1) La última respuesta (1) La única partida en esta ciudad (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cascadas de Gibraltar (1) Las corrientes del espacio (1) Los Santos (1) Los crímenes que conmovieron al mundo (1) Los hijos del mañana (1) Los malvados huyen (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MARIDOS (1) MARTE ENMASCARADO (1) MAS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (1) MATRIARCADO (1) MINICUENTOS DE CRONOPIOS (1) MINORITY REPORT (1) MUCHO.MUCHO TIEMPO (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Medida de seguridad (1) Miriam Allen de Ford (1) Mucho mucho tiempo (1) Mundos cercanos (1) Murray Leinster (1) NECROLÓGICA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NORTEAMERICANA (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) OH (1) Objetivo la Tierra (1) Octavia E. Butler (1) PAUL NASCHY (1) PLENISOL (1) POST BOMBUM (1) POUL ANDERSON (1) PREMO (1) PROXIMA CENTAURI (1) Pamela Sargent (1) Patrulla del Tiempo (1) Paul W. Fairman (1) Perdido en el banco de memoria (1) Persiguiendo a Bukowski (1) Philip Wylie (1) Phillip K. Dick (1) Polvo mortal (1) Prohibida la entrada (1) R. A. Lafferty (1) RECUERDO A BABILONIA (1) Ray Bradubury (1) Razon (1) Richard Wilson (1) Robert Barr (1) Robert E. Howard (1) Roger Zelazny (1) SACRIFICIO (1) SATURNO (1) SCI-FI SPECIAL - CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) SCI-FI SPECIAL.EL CAÑÓN (1) SER UN BLOBEL (1) SFI-FY (1) SIMULACRON-3 (1) SNAKE (1) STEPHEN KING (1) SUPERTOYS LAST ALL SUMMER LONG (1) Sale Saturno (1) Sangre (1) Scifiworld (1) Selección (1) Shakespeare de los monos (1) Si encuentran ustedes este mundo malo deberían ver algunos de los otros (1) Sitges 2011 (1) Solamente Un Eco (1) Soldado no preguntes (1) Stanislaw Lem (1) Star Trek/4 (1) Star Trek/6 (1) Star Trek/7 (1) Starship Troopers (1) Sucedió mañana (1) Sueñan los androides con ovejas eléctricas (1) TANTRA (1) THE THING FROM ANOTHER WORLD (1) TODO VA BIEN (1) TOREO TELEDIRIGIDO (1) TRASPLANTE EXPERIMENTAL (1) Talento (1) Tantras (1) The Best of Jack Vance (1) The Empire Strikes Back (1) Tomás Salvador (1) Treinta Días Tenía Septiembre (1) Tres relatos (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN AUTOR PRETENDE HABER VISTO A DIOS PERO NO PUEDE EXPLICAR LO QUE HA VISTO. (1) UN TRABAJO SEGURO (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) URSULA K. LEGUIN (1) Un Trozo de Noche (1) Una Princesa De Marte (1) VETERANO DE GUERRA (1) VICTOR HUGO (1) VIERNES (1) VINCENT (1) VINIERON DEL ESPACIO EXTERIOR (1) VOLVERÉ AYER (1) VOTACION JERARQUICA (1) Vance Aandahl (1) Viernes 13 (1) Vivian Ibarra (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) Vonda N. Mclntyre (1) W.G. Wells (1) William Gibson (1) Y la Roca Gritó (1) YO OS SALUDO (1) Yo robot (1) ZAPHOD Y UN TRABAJO SEGURO (1) a.beltran chandler (1) a.e.van vogt (1) alan dean foster (1) alerta (1) alguien me aprecia ahi arriba (1) alien mind (1) alto (1) amanece en mercurio (1) amarillo (1) ambrose bierce (1) amor.i love... (1) andre carneiro (1) antigravedad (1) aprended geometria (1) aprendiz de jedi (1) astronauta (1) atipico (1) autor. autor (1) aventuras (1) ayuda alienigena (1) azael (1) azul (1) babel-17 (1) bajo (1) bautizo (1) biografia (1) blanco (1) borges (1) ciberia (1) ciberpuk (1) ciencia ficcion (1) cirncia ficcion (1) ciudad (1) coeficiente intelectual (1) coleccion (1) comienzo (1) compre jupiter (1) computador (1) constelacion (1) crono (1) cronopolis (1) cuando chocan los mundos (1) cuando la tierra este muerta (1) cumpleaños (1) cómo ocurrió (1) dark vader (1) delfos (1) demonio (1) edward bryant (1) el arbol de la buena muerte (1) el brujo cautivo (1) el color de mas alla del espacio (1) el cuento final (1) el detalle (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) el experimento (1) el experimento maligno (1) el hacedor de universos (1) el hombre del agujero (1) el hombre mecanico (1) el imperio contra ataca (1) el jardin del tiempo (1) el mundo de satan (1) el pacto de la corona (1) el pasado muerto (1) el pesar de odin el godo (1) el planeta errante (1) el renegado (1) en (1) enterprise (1) eric lavin (1) espacio (1) estraterrestre (1) exiliados al infierno (1) f.valverde torne (1) fantasma (1) fenix brillante (1) fin (1) fred saberhagen (1) fredic brown (1) fritz leibert (1) google (1) gris (1) grupo galactico (1) guardianes del tiempo ii (1) guerras (1) h.p (1) hageland (1) hector g.oesterheld (1) hijo de sangre (1) historia ficcion (1) historias de un futuro projimo (1) humillacion (1) imagenes (1) iq (1) john boorman (1) john e.muller (1) john varley (1) julio de miguel (1) la aventura del asesino metalico (1) la batalla final (1) la calavera (1) la cruzada de liberty (1) la espada oscura (1) la hormiga electrica (1) la jaula (1) la luz (1) la mente alien (1) la morada de la vida (1) la máquina de cazar (1) la oscuridad (1) la piedra de las estrellas (1) la rata de acero inoxidable (1) la telaraña de los romulanos (1) la tumba del astronauta (1) la ultima medicina (1) la ultima pregunta (1) la vision del eden (1) las ruinas circulares (1) lester del rey (1) los hombres de la tierra (1) los hombres metalicos (1) los inmortales (1) ls criba (1) luna de miel en el infierno (1) luz de otro dia (1) marte (1) martin amis (1) moscas (1) niebla.hierba y arena (1) no habra tregua para los reyes (1) noche de verano (1) normal (1) norteamericano (1) novela (1) novela corta (1) novelas (1) ofiuco (1) oraculo (1) original pelicula bladerunner (1) otros (1) ovni (1) paul auster (1) perturbacion solar (1) pesadilla en rojo (1) philip j.farmer (1) planeta prohibido (1) policia 1999´ (1) polis (1) portico (1) postnuclear (1) psifi (1) punto decisivo (1) ratas espaciales (1) recopilador (1) replicantes (1) requiem por un dios mortal (1) retato (1) robin scott (1) robots (1) rojo (1) rusa (1) saliva (1) samuel r. delany (1) segunda fundacion (1) sida (1) slan (1) srar treck (1) stanley weinbaum (1) star trek/8 (1) starcraft (1) tanque comun n.º2 (1) tenefonía móvil (1) terrestre (1) tiempo (1) tragedia en el dark star (1) trangulo (1) una cruz de siglos (1) una galaxia llamada Roma (1) una marciana tonta (1) una odisea marciana (1) vale la pena leerme (1) venganza (1) verde (1) viajeros en el tiempo (1) viajes en el tiempo (1) viajes temporales (1) vih (1) vinieron del espacio esterior (1) vol.1 (1) wallpapers (1) y la roca grito (1) y mañana seran clones (1) yo os saludo.maridos (1) zardoz (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿Dónde están los dioses?busquedas (1) ¿HABRA SIDO UN ANDROIDE? (1) ¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Quién hay ahí? (1) Ábrete a Mí. Hermana Mía (1)

-

GALERIAS/IMAGENES/WALLPAPERS/AVATARS

GALERIA 1 GALERIA 2 GALERIA 3 GALERIA 4 GALERIA 5 GALERIA 6 GALERIA 7 GALERIA 8 GALERIA 9 GALERIA 10 GALERIA 11 GALERIA 12 GALERIA 13 GALERIA 14 GALERIA 15 GALERIA 16 GALERIA 17 GALERIA 18 GALERIA 19 GALERIA 20 GALERIA 21 GALERIA 22 GALERIA 23 GALERIA 24 GALERIA 25 GALERIA 26 GALERIA 27 GALERIA 28 GALERIA 29 GALERIA 30 GALERIA 31 GALERIA 32 GALERIA 33 GALERIA 34 GALERIA 35 GALERIA 36 GALERIA 37 GALERIA 38 GALERIA 39 GALERIA 40 GALERIA 41 GALERIA 42 GALERIA 43 GALERIA 44 GALERIA 45 ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

GOTICO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR

↑ Grab este animador del título

100 AUTORES

↑ Grab este animador del título

666

↑ Grab este animador del título

A CUERDA Y CUCHILLO

↑ Grab este animador del título

APOCRIFOS-GNOSTICOS

↑ Grab este animador del título

ART-HUMAN-LIGUE

↑ Grab este animador del título

BUSQUEDAS/PETICIONES

↑ Grab este animador del título

CLOUD

↑ Grab este animador del título

DARK BIOGRAFHY

↑ Grab este animador del título

DESDE EL LADO OBSCURO

↑ Grab este animador del título

EL BARDO

↑ Grab este animador del título

EL MUNDO AVATAR 2

↑ Grab este animador del título

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab este animador del título

HABLANDO

↑ Grab este animador del título

IMAGENES DE CULTO

↑ Grab este animador del título

LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

↑ Grab este animador del título

LA ESCUELA DE LA OSCURIDAD

↑ Grab este animador del título

LICENCIAS ,CONDICIONES Y POLITICA DE CONTENIDOS

↑ Grab este animador del título

LINKS - ENLACES

↑ Grab este animador del título

La Vida....vivir con Sida

↑ Grab este animador del título

MADE IN JAPAN // ORIENTE

↑ Grab este animador del título

MITOS Y LEYENDAS

↑ Grab este animador del título

RIMAS , FRASES , CITAS ...

↑ Grab este animador del título

SCI-FI SPECIAL

↑ Grab este animador del título

SIR SNAKE PETER PUNK

↑ Grab este animador del título

SUCESOS

↑ Grab este animador del título

THE DARK-SIDE // LITERATURA // ESCRITOS

↑ Grab este animador del título

TODO AVATARS

↑ Grab este animador del título

UN POCO DE ... " TODO "

↑ Grab este animador del título

UTILIDADES Y "CURIOSIDADES"

↑ Grab este animador del título

EL CUENTACUENTOS

↑ Grab este animador del título

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!